viernes, 23 de agosto de 2013

Presidente colombiano llama a reunión urgente a equipo de paz

Bogotá, 23 agosto (PL) El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó hoy al equipo de paz gubernamental regresar al país para evaluar el alcance del comunicado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) sobre una pausa en las conversaciones.

Tras una reunión con altos funcionarios del Gobierno en el aeropuerto militar de Catam, el mandatario subrayó que tomó la decisión de llamar al equipo para evaluar el alcance de esa decisión de la guerrilla. "Reanudaremos las conversaciones cuando lo consideremos conveniente", sostuvo.

"En este proceso el que decreta las pausas y pone las condiciones no son las FARC-EP", dijo. "He tomado la decisión de llamar a los negociadores para que se vengan inmediatamente a evaluar el alcance de ese comunicado y del comportamiento frente a iniciativas que lo único que están buscando es acelerar la solución de este conflicto".

La víspera Santos propuso definir un proyecto de ley estatutaria que permitiría que los posibles acuerdos de paz se puedan presentar en un día que coincida con las próximas elecciones.

Tras este anuncio, las FARC-EP decidieron hoy "hacer una pausa en la discusión de la Mesa, para centrarse exclusivamente en el análisis de los alcances de la propuesta gubernamental, sin detrimento de la consulta interna que deben hacer como organización".

La delegación de paz de esa guerrilla señaló que el "Gobierno comunicó al país su decisión de apelar al referendo como mecanismo de refrendación, sin para nada mencionar los procedimientos de construcción democrática de lo que sería refrendado".

En otro comunicado, el jefe del equipo del Gobierno colombiano en los diálogos, Humberto de la Calle, afirmó que el proyecto de ley presentado la víspera no convoca a un eventual referendo, ni determina su contenido.

El exvicepresidente sostuvo que "la eventual concreción de este o cualquier mecanismo depende de lo que las delegaciones acuerden en La Habana", sede de las conversaciones con la que las partes buscan llegar al fin del conflicto armado, político y social.

Desde un inicio, las FARC-EP han abogado por una Asamblea Constituyente para garantizar "que la gente común del país, y la Colombia excluida puedan aportar iniciativas para crear leyes fundamentales para la consecución de un futuro con marco en la justicia social y soberanía".

lac/may

DE LAS BAJAS COLATERALES A LOS DRONES

Por Manuel E. Yepe

Lo que el gobierno de los Estados Unidos identifica como “bajas colaterales” cual si fueran un mal inevitable universalmente aceptado como acompañante de un objetivo militar justo según los principios del derecho internacional, no son realmente subproductos indeseables, sino el objetivo esencial de sus acciones bélicas: su propósito terrorista.

Cuando el Presidente de los Estados Unidos amenaza al gobierno de cualquier otro estado con su extraordinario poderío militar, es obvio que lo que está en el centro de su intimidación es presionar al pueblo de la nación en cuestión para que éste fuerce a su gobierno a que ceda ante Washington por temor a las “bajas colaterales” que tendría que soportar. El miedo a las “bajas colaterales” está llamado a influir en los pueblos con tanta o mayor fuerza que las bajas de soldados, la destrucción de instalaciones militares e incluso que la humillación nacional por la derrota.

El hecho de que el volumen ofensivo  norteamericano supere con mucho la capacidad defensiva del “enemigo” determinará la existencia de abundantes “daños colaterales” y efectivamente es esto lo que siempre ocurre.

Pero las enormes “bajas colaterales”, cuya difusión por los medios de prensa  en Estados Unidos es mínima pero que siempre alcanza gran publicidad en los demás países –especialmente en el agredido-, están destinadas a aterrorizar a los pueblos amenazados. Son sus auténticas armas terroristas.

Sin embargo, hasta principios de 2010, unos 5 mil soldados estadounidenses habían muerto en las guerras de Irak y Afganistán, muchos más que los 2 mil 973 que, según datos del gobierno de Estados Unidos, murieron a causa de las acciones terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. El síndrome de Vietnam ronda nuevamente a la Casa Blanca y la estrategia que plantea la élite del poder estadounidense a sus militares es  la de librar guerras “sin bajas propias”, partiendo de la formidable disparidad de medios bélicos y el amplio control de los medios de prensa que Washington ejerce.

El desarrollo tecnológico aportó para este propósito los vehículos aéreos no tripulados, también conocidos como drones o abejones. Son aviones controlados por "pilotos" desde la tierra que, en su versión bélica, siguen autónomamente una misión previamente programada.

Su utilización  ha crecido rápidamente por sus ventajas más notables: pueden volar sin parar durante más tiempo; son mucho más baratos que los aviones militares, y no hay peligro para la vida de los tripulantes porque combaten sentados bien lejos, ante a una mesa.

Sus inconvenientes son de orden moral, ético y humanitario, pero Estados Unidos dispone de gigantescos recursos para controlar los medios de divulgación y reprimir las indiscreciones que hagan públicos las violaciones de este carácter.

Comoquiera que, con el uso de drones, los atacantes están lejos de los horrores de la guerra, en completa seguridad y distantes de la zona de conflicto, sin ver al “enemigo” como seres humanos, tales horrores no juegan el papel disuasivo que normalmente aportan en las batallas.

Tienden a  convertirse en deshumanizados soldados de gatillo alegre con su armamento controlado a distancia en combates en los que una de las partes tendrá todas las bajas y la otra ninguna, al menos en las “guerras” que hasta ahora se están librando entre países separados por una enorme brecha tecnológica.

Tanto los drones estadounidenses Predator como los Reaper británicos-israelíes son operados desde bases próximas a los objetivos pero controlados vía satélite desde las bases Nellis y Creech de la Fuerza Aérea de EEUU en el desierto de Nevada, cerca de Las Vegas.

Los drones armados fueron usados inicialmente en los Balcanes,  contra los países que integraban la federación de Yugoslavia, y desde entonces han servido otros objetivos siniestros del Pentágono y la CIA en Afganistán, Irak, Yemen, Somalia y Palestina, así como en la guerra no declarada de la CIA en Pakistán.

Se conoce que Estados Unidos tiene dos formaciones de drones: una operada por la USAF y otra por la CIA.

La CIA utiliza drones en Pakistán y otros países para asesinar extrajudicialmente a supuestos "líderes terroristas".  Las protestas de otras naciones por las violaciones de sus soberanías obligaron en determinado momento al Presidente Obama a anunciar la revisión de la política de drones. Supuestamente, los ataques solo ocurrirían cuando hubiera “certeza suficiente” de que no se producirían muertes de civiles inocentes… pero apenas transcurrido un mes de este anuncio se conocieron nuevas muertes de niños como “bajas colaterales” en ataques de drones.

La Habana, 23 de agosto de 2013

Obama ve 'grave' el ataque químico en Siria pero avisa de los riesgos de una intervención

Rusia y la UE piden una investigación 'independiente'
Un activista con máscara de gas donde ocurrió el ataque. | Reuters

El Mundo.es  -  Eduardo Suárez (corresponsal) | Nueva York

Actualizado viernes 23/08/2013 15:00 horas

Barack Obama se ha pronunciado este viernes por primera vez sobre el ataque químico denunciado hace unos días por los opositores sirios. El presidente ha definido lo ocurrido como "un acontecimiento importante" y ha afirmado que es motivo de "grave preocupación". Pero ha optado por volver a solicitar a la ONU que investigue lo ocurrido y ha defraudado a quienes le piden una intervención militar contra el régimen de Bashar Asad.

"Lo que hemos visto indica que esto es claramente un acontecimiento importante que suscita una grave preocupación", ha afirmado Obama durante una entrevista en la CNN. "Estamos en contacto con la comunidad internacional, estamos empujando en la ONU para mejorar las acciones contra el régimen y hemos llamado al Gobierno sirio que permita investigar a los inspectores de la ONU, que son quienes están sobre el terreno".

El presidente ha admitido que no espera una respuesta positiva del régimen de Damasco. Pero ha asegurado que el conflicto sirio es un rompecabezas que una intervención militar estadounidense por sí sola no podría resolver. "No esperamos cooperación teniendo en cuenta lo que ha ocurrido en el pasado", ha afirmado sobre Asad. "Lo que sí creo es que la situación en Siria es muy difícil y esta noción de que EEUU puede resolver un problema sectario y complejo es exagerada".

"Lo que hemos visto a veces es que la gente llama a una acción inmediata, se lanza en algo que no termina bien y nos mete en situaciones muy difíciles que pueden resultar en intervenciones muy costosas, caras y difíciles que alimentan el resentimiento en la región", ha advertido Obama y ha añadido que "la gente espera que EEUU sea un país que haga algo más que proteger sus propias fronteras. Pero eso no quiere decir que nos involucremos en todo inmediatamente. Tenemos que pensar estratégicamente qué es lo mejor para nuestros intereses nacionales a largo plazo".

El presidente estadounidense ha advertido de que "si Estados Unidos ataca otro país sin un mandato de la ONU y sin pruebas claras que se puedan presentar, eso planteara preguntas sobre su respeto al Derecho internacional".

Obama ha afirmado durante la carrera por la reelección que el uso de armas químicas era la línea roja que le haría reconsiderar su decisión de no intervenir en el conflicto civil sirio. Hace unos meses investigadores independientes confirmaron que el régimen las había usado en varios ataques y la Casa Blanca anunció que pronto empezaría a armar a los rebeldes sirios. Pero desde entonces se han registrado muy pocos avances y las tropas de Asad han recuperado la iniciativa gracias a la pasividad de Occidente y al respaldo de países como Rusia.

"Aún estamos reuniendo pruebas sobre este hecho concreto pero es muy preocupante", ha afirmado Obama este miércoles. "Cuando empiezas a ver armas químicas usadas a gran escala, eso empieza a chocar con nuestros intereses nacionales: evitar que proliferen armas de destrucción masiva y proteger a nuestros aliados en la región. Es justo decir que Siria es un asunto que requerirá la atención de Estados Unidos y espero que de la comunidad internacional por muy difícil que sea el problema".

El secretario de Estado John Kerry y su colega ruso Sergei Lavrov acordaron este miércoles solicitar una investigación independiente sobre la masacre denunciada por la oposición. Una llamada que concuerda con las palabras del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que el martes urgió al Gobierno sirio a permitir indagar a los inspectores: "No hay ninguna razón por la que ninguna de las partes podría declinar esta oportunidad de averiguar la verdad del asunto. Cualquier uso de armas químicas en cualquier parte y en cualquier circunstancia violaría el Derecho internacional y podría acarrear consecuencias graves a sus autores".

La UE urge a investigar el ataque

La Unión Europea (UE) ha llamado este viernes a la comunidad internacional a dejar a un lado sus diferencias e impulsar de forma urgente una investigación sobre el supuesto uso de armas químicas en Siria y la celebración de una conferencia de paz para tratar de poner fin al conflicto.

"La comunidad internacional debe mostrar ahora unidad de forma urgente y asegurar que se lleva a cabo una investigación creíble y profunda", ha dicho la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, en un comunicado sobre el posible uso de este tipo de armamento.

Según Ashton, en paralelo se debe avanzar "sin retrasos" en un "proceso diplomático" en línea con la conferencia de paz de Ginebra que impulsan Kerry y Lavrov.

"Tenemos que superar nuestras diferencias. Se lo debemos al pueblo sirio, que es quien está sufriendo", ha subrayado la responsable europea, que ha considerado "desgarradora" la alarmante cifra de niños que se han visto obligados a dejar sus hogares en Siria.

Según ha informado hoy la ONU, el número de niños refugiados en países vecinos por la guerra civil en Siria ha alcanzado ya un millón. Ashton ha insistido en la urgencia de dar pasos para acabar con un conflicto en el que "demasiada gente ha sufrido durante demasiado tiempo y ha perdido demasiado". "La comunidad internacional debe actuar ahora con sentido de urgencia y responsabilidad", ha señalado.