martes, 18 de junio de 2013

Una mujer libre, decidida a presidir la refundación Honduras

Ollantay Itzamná

Honduras, un país nublado en el imaginario internacional, que hace noticia por sus golpes de Estado y su thanatocracia (imperio de la muerte), no termina de sorprendernos a quienes aún no hemos renunciado a nuestra capacidad de admiración por lo aquello que termina de nacer.

Aquí, hay más apóstoles y profetas que en la Biblia. Hay más pastores que profesores. Hay más iglesias que escuelas y hospitales. La gente sabe y creen más en el pecado que en los derechos. En definitiva, aquí se premia la creencia (fe) y la sumisión, y se castiga con la muerte civil la rebeldía y el pensamiento.

Pero, en esta sociedad “cristiana” y machista que se desintegra violentamente por alguna irredenta maldición “divina” inconmensurable, irrumpe una mujer “irreverente” para disputarle el poder a los predilectos y privilegiados de la historia republicana.

Xiomara Castro, candidata presidencial del Partido Libertad y Refundación, Libre, no es sólo la materialización sociopolítica de la desobediencia de los empobrecidos en Honduras. Ella también expresa el inicio de la insubordinación a la dominación masculina institucionalizada por la tradición.

En los hechos, la correlación entre el Partido Libre y el Frente Nacional de Resistencia Popular no es del todo evidente. Pero, la empatía y la complicidad entre lo que expresa Xiomara Castro y los sentimientos/aspiraciones de las y los excluidos y empobrecidos de Honduras es más que evidente. Esta complicidad, convertida en incontenible multitud en éxtasis política sin precedentes es lo que pone nerviosos a los actores de la clásica “democracia” hondureña.

A casi cinco meses de las próximas elecciones presidenciales, Xiomara Castro, candidata de Libre, no sólo desafía la permanencia del centenario bipartidismo (nacional y liberal) hondureño, sino también al mismo quehacer político, privilegio de los machos.

Una mujer libre que desafía un nefasto destino

“Mi primer acto como Presidenta de Honduras será convocar a una Asamblea Constituyente Soberana y Originaria para refundar Honduras, con la participación popular”, fue una de las irreverentes promesas de Xiomara Castro, el pasado domingo, a una multitud reunida en la primera Asamblea Nacional de Libre.

“Honduras nunca más será plataforma del Imperio para atacar a los países vecinos. Nunca más someteremos nuestra soberanía a los intereses extranjeros”, le dijo al gobierno de los EEUU., a quien también le prometió construir relaciones internacionales en el marco del respeto.

Consciente de las reacciones violentas del Imperio y de los actuales dueños de Honduras ante las promesas de cambios históricos, la candidata de Libre llamó a las y los hondureños a organizarse, a articularse, en redes sociales para defender el proceso de “la revolución democrática y cultural”.

“Esta Patria es nuestra. Y la refundación comienza en nuestra propia casa, y en nuestras consciencias”, desafió Xiomara a la multitud que con los ojos preñados de lágrimas aún no podía creer las palabras y energías que emanaban de aquel inédito discurso.

“Vamos, vamos, vamos pueblo a derrotar al bipartidismo, a la oligarquía y al neoliberalismo (…) Si los vencimos en las calles, los derrotaremos en las urnas”, arengó esta silenciosa y silenciada mujer a la multitud que sentía comerse su futuro promisorio al compás del legendario discurso.

Es verdad, que todo discurso en campaña electoral tiende a ser demagogia política. Pero, también es cierto que cuando un pueblo se despabila e identifica a su portavoz político con carisma y mística, es capaz de hacer de la política el arte de lo posible convirtiendo su mayoría demográfica en mayoría política.

El solo hecho que una mujer dispute el poder a los privilegiados, en una sociedad patriarcal como es Honduras, es ya un destello de que la insubordinación hondureña ya no es sólo social, sino también política.

La zafra

Nuria Barbosa León

Año 1970, amanecer de rutina en el campamento para movilizados al corte de caña de San Pedrito, en el municipio de Artemisa. El de pie casi de madrugada, la higiene entre sueños cansados, silencio por el cuerpo estropeado ante un esfuerzo físico de varios días, desayuno de leche en un jarrito de aluminio, formación para recibir las noticias en el matutino, informe de los resultados alcanzados por los movilizados, convocatoria a cumplir con la tarea de alcanzar los Diez Millones.

En el corte Máximo Rivero Frómeta, deslumbra por su destreza, alcanzada desde una niñez ligada a la caña en la finca Chapala, ubicada en la comunidad de El Salvador, provincia de Guantánamo.

El producto de la sacarosa brindó por mucho tiempo el sustento a una prole de diez hijos, quienes aprendieron a dar filo a la mocha, andar escasos de ropas y descalzos por las guardarrayas, beber el jugo de la caña como único alimento en el día, festejar la comida cuando se conseguía, dormir en hamacas y apilados en la casa de horcones de madera, techo de guano y piso de tierra.

Para él y su familia, la Revolución cumplió con un sueño, añorado, bendecido y necesario. En los primeros años todos los días hubo un discurso para aplaudir, una medida de cambio a celebrar, una tarea por cumplir, una jornada para acudir.

Las difíciles condiciones del campamento: literas en grandes naves bajo techo, duchas de agua fría en los alrededores, baño colectivo, comedor con bastante comida en bandejas metálicas y reuniones diarias, se alivian con los chistes diarios y la convicción de no ser un flojo o rajaó.

Un día, Máximo llega al campo y conoce que en la otra brigada cortaba Fidel Castro en una faena de trabajo voluntario. En un momento de receso para tomar agua, ve al Comandante entre un grupo de curiosos que deseaban entablar algún tipo de diálogo.

Se concentra en su tarea, y arremete la mocha a una feroz velocidad. Su deseo, derribar la mayor cantidad de caña para cumplir con la norma del día, lo antes posible, y ayudar en la contracandela a otra persona rezagada.

Siente la proximidad del líder de la Revolución, con el cuerpo sudoroso bajo el uniforme verde olivo. Entonces, no hubo tiempo que perder, el brazo subió y bajó sin cansancio, no hubo fatiga, no hizo falta otra consigna o frase. Su empeño: demostrar la seguridad en el triunfo.

*Periodista de Granma Internacional y Radio Habana Cuba

PENSAMIENTO Y CULTURA POLITICA

Jorge Gómez Barata

En la política se hace lo que se puede aunque se piensa lo que se quiere. Lo que define a los movimientos y a las vanguardias políticas, no son sólo sus realizaciones y sus victorias, sino sus proyectos: “Sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria”

Las ideas políticas son productos de grandes procesos sociales conceptualizados por las mentes más brillantes y los hombres más sabios. De este modo se formaron las doctrinas asociadas a la condición humana y las teorías acerca de la convivencia que no se legitiman porque prueben verdades, sino porque son el sostén de la lucha por la libertad y la felicidad.

La cultura política se asocia al poder y expresa los intereses de clases pero también contiene valores universales y entre sus componentes esenciales figuran la moral y la ética y sobre todo la búsqueda del bien común y la justicia social. Entre sus cualidades figuran la diversidad y el sentido dialectico.

En términos culturales no cabe la exclusividad ideológica, como tampoco  hablar de cambio, reformas o ajustes y mucho menos de desmontaje. En esos ámbitos funcionan otros códigos; nada puede hacerse por decreto y las prácticas autoritarias carecen de vigencia.

El socialismo real pereció entre otras cosas porque el dogmatismo, asociado a la falta de libertad para la crítica y la investigación en los campos de la filosofía y las ciencias sociales, condujeron a un empobrecimiento de la cultura política que desde la Unión Soviética se propagó por el movimiento comunista. Por una extraña paradoja el dogmatismo impide el florecimiento de las ideas que pretende imponer.

Una vez incorporadas a la cultura y a la conciencia de los individuos y de los militantes, las ideas erróneas tienen tanta fuerza y vigencia como las atinadas. Hay gente que se opone a las reformas no porque contradigan sus intereses, sino porque contradicen ideas en las que ha creído y hay posiciones conservadoras adoptadas de buena fe.

Las consecuencias políticas del fenómeno cultural aludido fueron devastadoras. Muchas veces la crítica y los alientos creadores se asumieron como “revisionismo” y la adopción de determinados credos, llegó a considerarse una variante de la “disidencia” y un acto hostil que debía ser combatido. De ese modo, el pensamiento involucionó y se tornó excluyente y de revolucionario pasó a conservador, cerrándose vías y posibilidades para renovar y enriquecer sistemáticamente la teoría revolucionaria.

Aunque jurídica y políticamente legítimo, el poder constituido sobre la base de ideas erróneas, sigue cursos errados, no porque quiera hacer el mal sino porque cree que hace lo correcto. Cuentan que en medio de la crisis en los países de Europa Oriental hubo líderes que no atinaban a admitir que la clase obrera, presuntamente la base sobre la que se sostenía el socialismo y la más interesada en sostenerlo, se manifestara contra el sistema.

En Cuba, donde el marxismo-leninismo forma la esencia de la cultura política y está inscripto en los documentos políticos, incluso en la Constitución como doctrina oficial y en esa calidad se enseña mediante el sistema educacional, sería pertinente reflexionar para, a los avances logrados en la conciencia de las masas, sumar criterios filosóficos, económicos, incluso políticos enriquecedores.

Como en otras manifestaciones, la cultura política se refina, se hace sutil y diversa y puede aplicarse con maestría y virtuosismo. Imponer ideas, de cualquier modo que se haga, no enriquece la cultura política sino lo contrario. Propagar y enseñar preceptos errados puede conducir a deudas culturales difíciles de saldar. Allá nos vemos.

La Habana, 18 de junio de 2013

A 60 AÑOS DE UN GRAN CRIMEN

Pedro Martínez Pírez

El monumento habanero a los esposos Rosemberg

Quien venga a La Habana y vea en un parquecito próximo a la Plaza de la Revolución José Martí el monumento a los esposos Rosemberg, recordará uno de los crímenes cometidos por Estados Unidos, hace hoy sesenta años.

El monumento a los esposos Julius y Ethel Rosemberg es obra del laureado escultor cubano ya fallecido José Delarra, quien tiene también entre sus monumento otro que consagra los crímenes cometidos por el imperio en Hiroshima y Nagasaki.

Pocos países del mundo tienen en su haber tantas violaciones de los derechos humanos como Estados Unidos de Norteamérica.

Y Cuba, en la Primera Declaración de La Habana dada a conocer al mundo el 2 de septiembre de 1960 en la voz de Fidel Castro, ante más de un millón de cubanos reunidos en la Plaza de la Revolución, condenó ese crimen.

La democracia –subrayó Fidel-- no es compatible con la oligarquía financiera, con la existencia de la discriminación del negro y los desmanes del Ku-Klux Klan, con la persecución que privó de sus cargos a científicos como Oppenheimer, que impidió durante años que el mundo escuchara la voz maravillosa de Paul Robeson, preso en su propio país, y que llevó a la muerte, ante la protesta y el espanto del mundo entero y pese a la apelación de gobernantes de diversos países y del Papa Pío XII, a los esposos Rosemberg.

Julius y Ethel Rosemberg fueron falsamente acusados de espionaje atómico a favor de la desaparecida Unión Soviética y ejecutados en la silla eléctrica el 19 de junio de 1953 en el país que cínicamente se proclama como el más democrático del mundo.

Por eso algunos líderes latinoamericanos de hoy llaman constantemente a sus pueblos a no olvidar.

(Para ALER-CONTACTO SUR les habló desde Radio Habana Cuba Pedro Martínez Pírez) Junio 19-2013.

RÉGIMEN ESPAÑOL: La acusación cifra en 22 millones que se repartió el PP en sobresueldos

ELMUNDO.es | Agencias | Madrid

Actualizado martes 18/06/2013 16:35 horas

El PP habría pagado hasta 22 millones de euros en sobresueldos a 40 dirigentes 'populares' entre los años 1990 y 2011, según consta en documentación en manos del juez Pablo Ruz. Según informa hoy La Sexta Noticias, la acusación popular ejercida por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa en el 'caso Bárcenas' ha reclamado al magistrado de la Audiencia Nacional comprobar si cada uno de esos dirigentes fue declarando a Hacienda las cantidades de dinero que fueron recibiendo.
En su escrito, la acusación adjunta una tabla donde detalla las cuantías totales percibidas por los 40 dirigentes durante los 21 años mencionados. En ella recoge el sueldo parlamentario, los sobresueldos recogidos como "gastos de representación" y la suma total de ambos, donde se aprecia las enormes diferencias entre unos y otros. En algunas etapas, de hasta cuatro veces más.
La lista del dinero percibido como sobresueldo durante esos 21 años la encabeza Mariano Rajoy con 1.580.752 euros. De momento, el presidente del Gobierno y del PP es el único que ha hecho públicas sus declaraciones, aunque sólo desde 2003. En ellas sí constan esas cantidades, pero la acusación popular quiere saber si también en las del resto de miembros del PP.
En ese ránking de sobresueldos, el segundo en liza es Luis Bárcenas, con 1.471.662 euros. Y tras él, Juan Carlos Vera (1.422.331) y Álvaro Lapuerta(1.329.667). Por detrás, el actual vicesecretario del PP Javier Arenas(1.154.138), el presidente del Senado, Pío García-Escudero, (1.130.613) y el ex secretario general Ángel Acebes (1.005.250).
No llegan al millón de euros en todos estos años pero completan esta lista, la ministra de Sanidad, Ana Mato, con 804.407 euros, el ex presidente y ex líder del PP José María Aznar, con 782.695, y cierra este 'top 10' Francisco Álvarez-Cascos, con algo más de medio millón de euros (577.790).

Reacción del PP y del PSOE

Frente a las acusaciones de cobro de sobresueldos, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, ha reiterado su defensa del sistema de retribuciones que rige para los cargos de su partido subrayando que es "legal" y "transparente".
En rueda de prensa en el Congreso, Alonso ha señalado que los cargos del PP cobran sus retribuciones de forma "legal", mediante nómina que se ingresa en cuenta, y que además el partido informa anualmente al Tribunal de Cuentas de la partida que destina a sueldos.
Su conclusión es que el sistema retributivo del PP "se ajusta a la legalidad" y que es "transparente". De hecho, espera que con la futura Ley de Transparencia esas condiciones lleguen "a todas partes".
Por su parte, la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha emplazado a los dirigentes del PP que cobraron sobresueldos a que sean "valientes" y lo confiesen "antes de tener que hacer cola delante de un juzgado". Rodríguez ha incluido a Rajoy, entre los destinatarios de ese emplazamiento porque, en su opinión, "toda España tiene una pregunta para él: ¿Qué cobró cuando era líder de la oposición?".
Tras defender que los parlamentarios cobren sólo el sueldo que perciben de la Cámara correspondiente, Rodríguez ha tachado de "exorbitantes" las cantidades que se atribuyen a esos sobresueldos y ha insistido en que su partido ha pedido en varias ocasiones que Rajoy comparezca en el Congreso para dar cuenta de este tema.
La dirigente socialista ha recordado que, cuando acudió al programa de TVE 'Tengo una pregunta para usted', Rajoy no supo contestar a una ciudadana que le preguntó cuánto cobraba. Rodríguez ha apuntado que ahora "Toda España tiene una pregunta para él: ¿Qué cobró cuando era líder de la oposición?". "Y esa pregunta requiere ya una respuesta y que esta vez sea la verdad", ha concluido.

BRASIL: Convocan a nueva protesta tras jornada histórica

SAO PAULO, 17 (ANSA) - Los organizadores de las protestas en Brasil convocaron para hoy a una manifestación frente a la catedral de la ciudad de Sao Paulo, luego de que por todo Brasil el lunes por la noche se manifestaran 250 mil personas.

    La convocatoria fue realizada por el Movimiento Passe Livre (MPL) que lucha contra los aumentos en las tarifas del transporte público en Sao Paulo y otras ciudades.

    La convocatoria hecha por las redes sociales llama a la protesta en la Plaza da Sé, frente a la catedral de la mayor ciudad sudamericana.

    Esta mañana manifestantes continuaban frente a la casa de gobierno del estado de Sao Paulo reclamando contra el gobernador Geraldo Alckmin, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), de quien dependen el tren, los autobuses suburbanos y el metro.

    Brasil registró la mayor manifestación popular de protesta contra diversos asuntos desde que en 1992 se lanzaron a las calles para pedir la renuncia del entonces presidente Fernando Collor de Mello, involucrado en una red de mafia y corrupción por la cual terminó renunciando en diciembre de ese año.

    Desde el gobierno, la presidenta Dilma Rousseff calificó las protestas, que incluyen a comités populares contra el gasto en la Copa del Mundo 2014, como "legítimas" y "propias de la democracia".

    En 12 ciudades brasileñas los reclamos llegaron a niveles históricos: en Brasilia, la capital, manifestantes que repudiaban la represión policial del sábado pasado cuando se inauguró la Copa de las Confederaciones subieron al techo del edificio del Congreso Nacional.

    En Rio de Janeiro, unas 100 mil personas marcharon y un grupo ingresó a la Asamblea Legislativa, tras lo cual se produjo una represíon de la policía. las críticas se enfocaron en el gobernador Sergio Cabral y el alcalde Eduardo Paes, ambos del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) y aliados clave de la presidenta Rousseff. Hubo agencias bancarias y tiendas rotas por los manifestantes en la Avenida Rio Branco.

    En Curitiba, manifestantes ingresaron a la sede del gobierno del estado de Paraná y en Porto Alegre 11 personas fueron detenidas tras la represión de la policía.

    El gobernador de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, del Partido de los Trabajadores (PT) aceptó discutir la baja de la tarifa.

    (ANSA). PLG/MRZ 

18/06/2013 15:59 

El gas sarín es tan volátil como las promesas de Washington

Por Thierry Meyssan

¿Utilizó Siria o no gas sarín contra la oposición armada? Después de haber ocupado grandes espacios en las columnas de los periódicos, la pregunta ha encontrado una respuesta positiva, según París, Londres y Washington, que afirman que la línea roja ha sido cruzada. La guerra sería por lo tanto inminente. En realidad, ya es tarde para este juego mediático. A la luz del derecho internacional, Siria no es firmante de la Convención sobre las armas químicas y puede, por lo tanto, utilizarlas libremente. De nada vale inventar una historia en la que Damasco hizo supuestamente uso de armas químicas. De todas formas, la guerra está a punto de terminar.

RED VOLTAIRE | BEIRUT (LÍBANO) | 16 DE JUNIO DE 2013

La cuestión del uso de gas sarín por parte de las tropas regulares sirias ya parece un juego de tontos. Al ser interrogado sobre ese tema, el 23 de julio de 20012, el vocero del ministerio sirio de Relaciones Exteriores, Jihad Makdisi, declaraba que era posible que su país tuviese ese tipo de armas, para utilizarlo única y exclusivamente contra sus enemigos externos. Aquella declaración fue interpretada por la prensa de los países de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo como una amenaza contra los «rebeldes», en la medida en que Damasco afirma que estos son –como ya sucedió en Nicaragua– bandas de «Contras» entre los que se cuentan grandes cantidades de extranjeros. Pero la respuesta siria se refería claramente –y sin dejar espacio a la duda– a los países miembros de la OTAN y a Israel. El vocero sirio fue entonces extremadamente claro sobre el hecho que ningún arma de ese tipo sería utilizada contra «insurgentes» sirios.

Poco importa, la clara declaración de Jihad Makdisi era demasiado conveniente para una OTAN que, en 2003, no vaciló en inventar la existencia de «armas de destrucción masiva» en Irak. En dos ocasiones, el 20 de agosto y el 3 de diciembre de 2012, el presidente estadounidense Barack Obama advertía después a Siria sobre el uso de armas químicas. «Si empezáramos a ver cantidades de armas químicas circulando o utilizadas, eso modificaría mis cálculos y mi ecuación», declaró primeramente. Y después dijo: «Quiero ser absolutamente claro con Assad y con quienes están bajo su mando: el mundo está mirándoles, la utilización de armas químicas es y será considerada completamente inaceptable. Si cometen ustedes el trágico error de utilizar esas armas químicas, habrá consecuencias y ustedes responderán por ello.»

Los halcones liberales y los neoconservadores hacen entonces campaña a favor de una intervención militar occidental. Según dicen, Siria está viviendo una «primavera árabe» salvajemente reprimida por un «dictador». La comunidad internacional estaría por lo tanto en la obligación de intervenir, en nombre de toda una serie de grandes ideales. Nada dicen, claro está, sobre los años de preparación y el financiamiento que la OTAN y las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo han dedicado a esa «primavera árabe», para apoderarse de los recursos energéticos de Siria e imponer en ese país un régimen sionista-islamista. En un artículo publicado en el Washington Post, la profesora Anne-Marie Slaughter, ex directora de planificación del equipo de Hillary Clinton de 2009 a 2011, compara así la actitud supuestamente indolente de Obama en Siria con el caso de Ruanda [1].

En 2003, la prueba sobre las «armas de destrucción masiva» de Irak venía de un testigo inesperado. El jefe de la misión de inspectores de la ONU, Hans Blix, confirma oficialmente ante el Consejo de Seguridad que ese tipo de armas ya no existe en Irak desde 1991. Pero un tal Hussain al-Shahsristani –científico exiliado– ofrece un testimonio que da la razón al entonces secretario de Estado Colin Powell: Saddam Hussein tiene armas químicas, bacteriológicas y nucleares. Afirmaciones confirmadas desde Londres por el International Institute for Strategic Studies(IISS). Los hechos se encargarían de desmentir ambas declaraciones. Después de invadir, saquear y destruir Irak, Washington admitirá que… se equivocó… mientras que su falso testigo se convierte en primer ministro adjunto del Irak «liberado» y el IISS sigue destilando sus monsergas.

Esta vez son Francia y el Reino Unido quienes están a cargo del trabajo de intoxicación. Las dos potencias coloniales que se repartieron el Medio Oriente en 1916 ponen hoy todo su empeño en provocar una intervención militar occidental, a pesar de los 3 vetos rusos y chinos. El 27 de mayo, precisamente la víspera de una reunión crucial de los ministros europeos sobre la posible entrega de armas a los «rebeldes», el diario francésLe Monde publica un trabajo de Jean-Philippe Remy, quien dice haber sido testigo del uso de gas sarín en Damasco. El reportero francés trae muestras de sangre y de orina y las entrega a un laboratorio militar… también francés. Reacción inmediata del ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, y –acto seguido– del gobierno británico, que denuncia un «crimen de guerra». Para terminar, según la Casa Blanca: «nuestra comunidad de inteligencia atestigua que el régimen de Assad ha utilizado armas químicas, incluyendo gas sarín, a pequeña escala contra la oposición en múltiples ocasiones durante el año pasado».

El problema es que, en realidad, no hay problema:

En primer lugar, el uso del gas sarín está prohibido desde 2007 por la Convención sobre las armas químicas, que no ha sido ratificada ni por Israel ni por Siria [2]. El hecho es que tanto Siria como Israel pueden fabricar, poseer e incluso utilizar legalmente ese tipo de armas sin cometer por ello un «crimen de guerra».

En segundo lugar, aunque París, Londres y Washington se desgañiten “confirmando” que las tropas regulares sirias usaron gas sarín, el hecho es que eso es más que muy poco probable. El caso que menciona el diario Le Monde no puede ser más sorprendente: el Ejército Árabe Sirio lo utilizó en Jobar, un barrio de Damasco, sin que el gas cruzara la calle y afectara a la población civil del resto de la capital. Los combatientes supuestamente afectados no mostraron convulsiones, lo cual indica una muy baja concentración de gas. Y al parecer se les dio tratamiento con atropina y otros de carácter local, como gotas en los ojos, lo cual es perfectamente inútil tratándose de un gas que penetra a través de la piel. En otras palabras, ante la realidad de los hechos, las pruebas franco-anglo-estadounidenses resultarán probablemente tan endebles como las que presentaron George W. Bush y Tony Blair para justificar la agresión contra Irak.

Y si el uso de gas sarín es una abominación tan grande que exige una intervención internacional, cabe preguntarse por qué las declaraciones de Carla del Ponte, miembro de la Comisión investigadora del Alto Comisionado de los Derechos Humanos, no suscitaron la misma reacción. El 5 de mayo de 2013, la señora Carla del Ponte declaraba a la televisión suiza que: «Durante nuestra investigacion –o sea que nuestro equipo investigador interroga en los países vecinos a las diversas víctimas y a los médicos en los hospitales de campaña en el terreno– lei la semana pasada en un informe que hay indicios concretos, aunque no estén probados aún de manera irrefutable, de que se ha utilizado gas sarin. Y de que lo han utilizado los opositores, o sea los rebeldes, no el gobierno.» Las palabras de la magistrada no hacían más que confirmar las declaraciones del propio Ejército Sirio Libre que, el 5 de diciembre de 2012, hacía públicos sus esfuerzos por dotarse de armas quimicas y amenazaba a los alauitas con utilizarlas contra ellos [3]. Pero no hubo reacción e incluso la propia Comisión a la cual pertenece la señora Carla del Ponte se apresuró a desmentir rotundamente sus declaraciones, a pedido de la Alta Comisionada, Navy Pillay. A falta de una orden política, las declaraciones de la ex fiscal helvética pasaron a considerarse una simple opinión personal.

Habiendo admitido el uso de gas sarín por el ejército regular, la Casa Blanca tiene ahora un pretexto para legalizar lo que ya venía haciendo desde el inicio del conflicto: entregar armas a los «Contras»  [4]. Aprovechando la ocasión, el general Salim Idriss, comandante del Ejército Sirio Libre (ESL), hizo de inmediato un pedido de armamento antitanque y de cohetes antiaéreos. Ese material puede ser útil, pero no decisivo porque lo que su «ejército» necesita ahora son hombres, más que armas. Pero como las entregas estadounidenses se limitarían a armas ligeras y municiones, la guerra se está acabando. Washington ya no espera conquistar Siria sino tan sólo lograr que el ESL liquide al Frente al-Nusra. Los que creyeron sus promesas acabarán pagando los platos rotos. Turquía está paralizada por un levantamiento contra la política de la Hermandad Musulmana, representada por el primer ministro Erdogan, mientras Washington acaba de obligar al emir Hamad al-Thani a ceder el trono de Qatar a su hijo Tamim. El momento de la nueva reparticion del Medio Oriente, entre rusos y estadounidenses, está muy cerca.


[1] «Obama should remember Rwanda as he weighs action in Syria», por Anne-Marie Slaugter, The Washington Post, 26 de abril de 2013.
[3] «Los Contras sirios presentan su laboratorio de armas químicas», Red Voltaire, 6 de diciembre de 2012.
[4] «Exclusive: Obama authorizes secret U.S. support for Syrian rebels», por Mark Hosenball, Reuters, 1º de agosto de 2012.

Lo que se esconde tras la afirmación de que las remesas son el “motor” de la economía cubana


El pasado viernes 14 de junio dediqué unos minutos del programa La Tarde se Mueve (Miami, 1450 am) a comentar el distorsionador artículo “Las remesas son el motor de la economía cubana” publicado el día antes por Juan Carlos Chávez en el libelo miamense El Nuevo Herald. Quiero volver sobre él porque además de mentir, ahora quieren que la gente se crea esas mentiras en nombre la ciencia. Y como no hay Universidad ni Instituto de alto nivel académico que haga una investigación que le convenga a la derecha cubanoamericana, entonces se la inventan. Inventan el globo y de paso la institución que lo infla ¿Qué hace Juan Carlos Chávez en su articulito? Pues basándose en un llamado “estudio”, repite contra Cuba las mentiras de siempre. “Estudio” que no sale de Harvard, ni de la London School of Economics, ni de la Universidad Nacional Autónoma de México, ni de la Universidad de La Habana: sale de un engendro llamado Havana Consulting Group creado en Miami. ¿Dónde si no?

Dice El Nuevo Herald que el “estudio” titulado “Remesas a Cuba: el motor más potente de la economía cubana” descubrió que en el año 2012 el envío de remesas a Cuba superó a “los principales rubros” de la economía de la isla. De ahí Juan Carlos Chávez copia un número favorable a las remesas y sitúa por debajo de él al total de la industria azucarera, el turismo, la exportación de níquel y parte de la industria biotecnológica. ¿De dónde saca estos datos Havana Consulting Group? Pues según el propio periodista de “expertos familiarizados con el tema”, que por supuesto no identifica. Hasta aquí los hechos y hasta aquí la ciencia; después de unos párrafos todo se deshace en frases inexactas; por ejemplo, que tal sumatoria es “descomunal”, o que el incremento de un indicador demográfico “se dibuja en el horizonte”, o que un pronóstico se va a cumplir “gústele a quien le guste y pésele a quien le pese”. Aquí se ve que el lenguaje del llamado Havana Consulting Group degrada a algo inexacto y metafórico que tiene muy poco de ciencia. ¿Cómo hizo Juan Carlos Chávez para documentar su artículo? ¿Acaso leyó el tal “estudio”? Él mismo lo deja saber al final: llamó por teléfono al flamante director del grupo, un tal Emilio Morales, y este le comentó lo que le vino en gana. Así de simple. Porque de una cosa pueden estar seguros: Juan Carlos Chávez no entendió (si lo leyó) el cacareado estudio del Havana Consulting Group, que es una descarga graficada en par de páginas recogida en la web del grupo.

La intención del Havana Consulting Group y de El Nuevo Herald no es científica sino propagandística. Por eso yo no me voy a fajar con sus cifras; aunque debo decir que después de pensarlas muy bien no me parecen realistas. Como dije en La Tarde se Mueve del viernes pasado (http://latardesemueve.com/grabaciones) el objetivo de toda esta alharaca está resumido en el título del artículo de Juan Carlos Chávez; quien al decir que las remesas son “el motor de la economía cubana” está sugiriendo que Cuba no funcionaría como país y que somos nosotros, la emigración cubana, los que merecemos el título de salvadores y sostenedores de la nación. Y eso es falso. Es una mentira, aunque debo decir que me gustaría que las remesas a Cuba sean el doble o el triple de lo que dicen esos “expertos”.

¿Qué es en fin de cuentas el Havana Consulting Group? Pues puede decirse que es el blog de su director Emilio Morales, uno de los tantos funcionarios cubanos que cuando vienen a menos se resienten y se radican en Miami. Como Morales hay decenas y decenas de ex burócratas que se venden como poseedores de los últimos secretos de la política y la economía cubana y al final resulta que no tienen nada en la bola. Emilio Morales ha publicado un libro con una de las muchísimas editoriales que hay en Internet, libro que el autor tiene que pagarse porque un editor o agente no se arriesga con un mamotreto así. La promoción de ese panfleto titulado “CUBA: ¿Tránsito silencioso al capitalismo?” dice: “Uno de los libros más notables que conozco sobre la realidad económica cubana. Leyéndolo uno descubre que en la Isla existen todos los elementos para dar el salto a la prosperidad y el desarrollo tras la desaparición de la dictadura”. ¿No identifican quién es el autor de ese lugar común? Claro que lo saben: El adivino de Carlos Alberto Montaner. Pero les tengo otro dato: ¿Saben quién es miembro y jefe de noticias del flamante Havana Consulting Group? Pues Wilfredo Cancio Isla, productor del Canal 41 y sucesor de Armando Pérez Roura en Miami. Cancio Isla fue empleado de El Nuevo Herald y en esa época se ufanaba diciendo que Juan Carlos Chávez era una persona muy cómoda para  trabajar el tema cubano porque como no sabía nada de Cuba hacía todo lo que le ordenaran. ¿Sigue Juan Carlos Chávez a las órdenes de Cancio Isla, a las órdenes de Juan Tamayo o a las órdenes de quien le da órdenes a estos dos?

La manipulación por El Nuevo Herald del llamado “estudio” del Havana Consulting Group pudo haber tenido en un inicio solamente el objetivo de difamar a Cuba, pero con la entrada de Wilfredo Cancio Isla en el equipo de ese grupo pudiera haber una intención más grave. Cancio Isla es una persona relacionada con acciones concretas contra Cuba que no tienen que ver con el periodismo. Todo el mundo sabe, y se demostró en el caso de la presión sobre la visita del trovador Vicente Feliú a Washington DC (http://latardesemueve.com/archives/740), que Cancio Isla tiene relaciones fluidas con la oficina de la Congresista Ileana Ros-Lehtinen y que antes las tuvo con la de Lincoln Díaz-Balart hasta el punto de aparecer en su nómina de pagos. Tampoco debe olvidarse que fue uno de los periodistas pagados por el gobierno de Estados Unidos para crear animadversión contra Los Cinco durante su juicio en Miami. El peligro de este tipo de propaganda contra Cuba está en que si se convence a la Congresista Ros-Lehtinen y a otros legisladores de que las remesas son el “motor” de toda su economía, le están poniendo en bandeja de plata algo que siempre han querido: la eliminación o reducción de dichas remesas familiares. Todo con el fin de provocar que el llamado “motor” se pare y traiga hambre, desesperación y miseria para hacer implosionar al país. Ileana Ros-Lehtinen ya no tiene el poder que tenía, ni en Washington DC ni en Miami, pero su pérdida de sentido de la realidad puede inducirle sueños y conspiraciones macabras.

Tierna flor cubana

Este 18 de junio se recuerda la muerte de una mujer extraordinaria que hablaba bajito, con su tono pausado y dulce, aunque luchaba muy alto y con firmeza de mármol

Vilma con Fidel y Raúl en la clausura del Tercer Congreso de la FMC. Autor: Archivo

Luis Hernández Serrano 
digital@juventudrebelde.cu
17 de Junio del 2013 23:00:00 CDT

Una casa donde se escondía Vilma Espín en Santiago de Cuba fue invadida por la tiranía, y ella tuvo que saltar hacia el tejado contiguo. Cuando la vecina la vio desde su patio, la creyó una virgen, y se arrodilló diciendo: «¡Milagro, milagro!», confusión que aprovechó la bella luchadora clandestina para escapar.

Entonces la valiente joven encubría su identidad con el seudónimo de «Alicia», que después se vio obligada a cambiar por «Mónica» y «Déborah». Más tarde, como «Mariela», pasó a ser la legendaria guerrillera del II Frente Oriental Frank País, que al triunfo de 1959 nuestro pueblo conoció por su verdadero nombre: Vilma.

Descendiente de franceses que un día huyeron de la primera Revolución en este hemisferio, en su árbol genealógico estaba el yerno de Carlos Marx y fundador del Partido Comunista Francés, el santiaguero Paul Lafargue, primo de su abuela materna.

Intranquila e interesada por saberlo todo, tuvo la ventaja de contar con maestros que fueron hijos de mambises y le enseñaron la verdadera historia de Cuba, como uno de ellos, en el séptimo grado, que era hijo de un ayudante de Antonio Maceo. La misma Vilma reconoció que ese era el germen de su rebeldía.

Igualmente dijo que ella y sus cinco hermanos se moldearon en la herencia de sus padres, bajo los principios éticos de justicia y moral, el no soportar los abusos, correr en auxilio de los agredidos y no decir mentiras ni groserías.

Días antes de ser asesinado, Frank País designó a Vilma coordinadora del M-26-7 en la provincia de Oriente, hasta que en junio de 1958, ya muy perseguida, se unió a las fuerzas guerrilleras del Ejército Rebelde en el II Frente Oriental, que dirigía el comandante Raúl Castro Ruz.

Justicia, honradez, honestidad, la verdad, el amor al estudio y a la lectura, el disfrute de la música, la afición por los deportes y la vida en contacto con la naturaleza, fueron sus principales valores.

Cuando el asalto al Moncada, el 26 de julio de 1953, en un temerario acto de rebeldía, Vilma acudió al Cuartel (tras cuyos muros ya se estaba torturando y asesinando a los prisioneros del ataque) para pedir ver a los héroes, mientras que en su hogar (como muchos en Santiago) se protegía a los combatientes perseguidos.

Acudió al Moncada el día 27 de julio en unión de Asela de los Santos; llegaron hasta las postas. Los guardias las creyeron familiares de los militares y las dejaron pasar, pero no pudieron ver los cadáveres. Acabaron por preguntarles qué buscaban, y Vilma les respondió que estaban allí para conocer la verdad y apreciar qué cara tenían los jóvenes valientes. Pudieron salir no se sabe cómo.

Tras el crucial suceso, Frank País organizó Acción Revolucionaria Oriental (ARO) para preparar un alzamiento y allí con él estaba Vilma. Cuando Fidel salió de la cárcel, todos ellos se sumaron a las filas del M-26-7, a instancias de Frank, como lo hizo ella.

El 30 de noviembre de 1956 participó en ese alzamiento armado en apoyo del Granma y su casa se convirtió en el cuartel general del Movimiento en Santiago. El 2 de enero de 1957 encabezó la marcha de las madres enlutadas por los asesinatos de la dictadura y se enfrentó a los esbirros batistianos.

Aunque procedía de una familia acomodada, fue capaz de asumir en Santiago las más diversas tareas y estar a la par de los hombres en la lucha. Así latió el corazón de su ciudad natal ante su muerte, el lunes 18 de junio de 2007, a las 4:14 p.m., luego del agravamiento en sus últimas semanas de la larga enfermedad que la aquejaba. Había nacido en Santiago de Cuba el 7 de abril de 1930.

Y no obstante nacer y criarse sin carencias materiales, nunca le acompañaron ni el lujo, ni las estridencias. La marcaron también un sentido muy alto del compañerismo y su alejamiento de lo banal y lo superficial.

Cuando al timón de un vehículo Vilma trasladaba a la mayoría de los 50 hombres que irían hacia el campamento de El Marabuzal, para unirse a los guerrilleros, uno de los casquitos del ejército en el punto de control militar de la carretera, al mirarla serena y elegante, le dijo a otro de ellos: «No la registres, déjala pasar; esa es la rubia hija del ganadero Espín».

Luego de convertirse en una de las pocas mujeres en Cuba en graduarse el 14 de julio de 1954 como Ingeniera Química Industrial, en la Universidad de Oriente, ella fue al Instituto Tecnológico de Massachussets, en Boston, donde cursó un postgrado en esa rama.

Su legado no se puede encerrar en una foto, una firma, una cifra, un gesto, una entrevista o un discurso. Es y será siempre muchísimo más que todo eso para las presentes y futuras generaciones: ejemplo multiplicado en tanto pueblo que no cabe en estatuas, monumentos, memoriales y plazas.

Fue, junto a los nombres de Celia Sánchez Manduley y Haydée Santamaría Cuadrado, un paradigma de mujer comprometida con la Patria, con la Revolución, con el Partido y con Fidel.

«Mi querida tarea»

Así llamó Vilma a la FMC que fundó el 23 de agosto de 1960, luego de cumplir el encargo de Fidel de la unificación de las organizaciones femeninas, a cuya conformación se consagró con singular desvelo hasta el último minuto de su vida. Y nunca abandonó el sano orgullo que sintió por sus cuatro hijos y ocho nietos, en medio del constante quehacer que la tuvo inmersa en cuerpo y alma en la causa que defendió hasta la muerte; incierta, como decía José Martí, cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

Transformó mentalidades, modificó costumbres y educó. Fueron hondas razones de su vida estar al frente de la FMC, de los Círculos Infantiles, del Instituto de la Infancia, de la Comisión de Atención y Prevención Social, del Centro Nacional de Educación Sexual y de la Comisión de la Juventud, la Infancia y la Igualdad de la Mujer, de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Fue vicepresidenta durante muchos años de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM).

Líder femenina, defendió como nadie los derechos de la familia desde la experiencia y la pasión de ser esposa, compañera, madre y abuela, sin dejar todo lo que le tocó ser por ir a la vanguardia.

Su impronta en la Revolución Cubana nos hace verla con la flor en el pelo y el fusil en la mano, al lado de Celia y de Haydée, casándose con Raúl al bajar de la Sierra y luego con sus hijos pequeños y sus nietos. También en el trabajo voluntario cortando caña, limpiando escuelas, abriendo círculos infantiles, discutiendo derechos familiares, visitando cafetales, abrazando a una deportista o a una obrera agrícola, saludando a luchadores vietnamitas o africanos, dirigiendo un congreso, cuestionándose un programa de radio o de televisión, exigiendo respeto para la imagen femenina y el derecho a la diferencia.

Alertó sobre la doble jornada de la trabajadora, los obstáculos a las potencialidades de las féminas, las arraigadas tradiciones que arrastran prejuicios y la discriminación flagrante.

Mereció el título de Heroína de la República de Cuba, y la Universidad de Oriente le otorgó en el año 2000 el título de Doctora Honoris Causa.

En el ll Frente Oriental

Ella conoció a Fidel y a Raúl en México, en 1955, colaboró en cierta medida con el proyecto del yate Granma y ya en 1957 participó en una reunión de la dirección del Movimiento 26 de Julio en la Sierra. Poco después integró su dirección nacional.

La admiración que la bella, valiente e inteligente santiaguera provoca en el comandante Raúl Castro, jefe de ese frente, se transforma luego en amor y tras el triunfo revolucionario formaron una familia donde siempre ha primado «la sencillez y una gran calidad humana», como la describieron José Ramón Fernández y Asela de los Santos.

Asela lo recuerda: «Un día me dice: “Amiga, quiero decirte una cosa”… y le digo: “Sí, ya sé, que tú y Raúl son novios”… Y pregunta: “¿Cómo tú lo sabes?”… “Porque todos los compañeros nos hemos dado cuenta que están enamorados”.  Se casaron el 26 de enero de 1959 en Santiago».

Vistió de falda la Revolución

Según una bella crónica del colega José Alejandro Rodríguez, Vilma se fue por uno de esos delicados senderos de la plenitud que ella desbrozó para las cubanas, desde aquellos años montaraces. Sacudió los hogares, abrió a los vientos huracanados de la redención las puertas y ventanas, los fogones y hasta los armarios perfumados de la intimidad. Vistió de falda la Revolución Cubana y le confirió la matriz de la ternura, desde los cruentos años de la montaña y el llano. Desafió con suma feminidad las pretericiones de género y familia que subyacían y aún subyacen en la gran liberación del ser humano.

Y declaró, finalmente: Toda la obra social de la Revolución, puertas adentro de la fachada hogareña de la comunidad, lleva la impronta de esta mujer, una dama que no confundió el socialismo con la ramplonería y el desaliño. No se acomodó bajo el edredón de su acolchado origen, ni acaparó la cultura de su familia en vanidades personales. Fue, en fin, diría el columnista, guerrillera, combatiente y novia entre pólvora y fogonazos, y depositó toda la urdimbre de sus sueños libertarios en el canastillero de una insólita vida con los humildes y por los humildes.

FUENTE: Discurso de Asela de los Santos en velada solemne, Teatro Karl Marx, 19 junio 2007; «Los secretos de Déborah», JR, 22 agosto 1999; «Entre los imprescindibles», JR, 19 junio 2007; Noticia sobre la muerte de Vilma, JR, 19 de junio 2007; «Hasta siempre, Vilma», Marta Rojas, Granma, 19 junio 2007;  «El camino que nos deja», JR, 20 de junio 2007; «No hay conquista de la mujer cubana que no lleve el sello de Vilma», discurso de José Ramón Machado Ventura, 20 de junio 2007;  «Oyendo a Vilma», Arleen Rodríguez Derivet, JR, 20 de junio 2007.