viernes, 24 de mayo de 2013

Más de 20 países representados en jornada por antiterroristas cubanos


Washington, 24 mayo (PL) Más de 20 países estarán representados del 30 de mayo al 5 de junio en Washington en la jornada que pedirá la libertad de los antiterroristas cubanos aún presos en Estados Unidos.

Además, cerca de una veintena de importantes eventos se efectuarán durante la denominada Segunda Jornada 5 días por los 5 en Washington DC, según actualizó hoy a Prensa Latina el Comité Internacional por la Libertad de los luchadores antillanos.

Una de las acciones que ha despertado mayor interés entre activistas y amigos solidarios de esta causa, es la manifestación del 1 de junio frente a la Casa Blanca, bajo el lema "Ya basta! Libertad para los Cinco cubanos ahora!", precisó un comunicado.

Esa protesta pacífica exigirá "el fin a las restricciones de viajes, que se retire a Cuba de la unilateral lista de países patrocinadores del terrorismo, el fin del bloqueo genocida y el cierre del centro de detención y tortura en la base naval de Guantánamo", destacó el Comité.

La propia fuente acotó que también el 1 de junio, pero en la noche, la legendaria luchadora Ángela Davis pronunciará un discurso sobre justicia social y el caso de los Cinco en la Iglesia St. Stephens.

A esta semana de actividades concurrirá igualmente una delegación de cubanos emigrados residentes en la ciudad de Miami. De acuerdo con el Comité Internacional, Andrés Gómez, coordinador nacional de la Brigada Antonio Maceo, señaló que ellos irán a la capital estadounidense porque luchar por los Cinco es una manera de defender "a nuestro pueblo y a nuestra familia para que puedan vivir en paz, libres de terrorismo".

El documento amplió que desde Nueva York y otras ciudades norteamericanas saldrán autobuses hacia Washington, mientras grupos canadienses de Vancouver, Toronto y Quebec ya confirmaron su asistencia.

Conocidos a nivel mundial como los Cinco, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González, fueron arrestados el 12 de septiembre de 1998 en Miami.

"Han estado presos injustamente por casi 15 años, (monitoreaban organizaciones terroristas (de origen cubano) asentadas en Miami con el objetivo de impedir la ejecución de planes criminales (como los que han dejado más de tres mil 400 víctimas fatales en la isla en los últimos 50 años)", recordó el grupo solidario.

Destacó el texto que René González, quien recuperó su libertad al renunciar a la ciudadanía estadounidense, luego de haber cumplido su condena, instó al presidente Barack Obama a tener coraje y otorgarles un indulto a sus compañeros todavía confinados en cárceles federales.

Organizado por el Comité Internacional, en la cita de Washington demandarán a "Obama que como Premio Nobel de la Paz 2009 y en su condición de presidente y además como abogado ponga fin a esta colosal injusticia".

Junto a los anfitriones, parlamentarios, juristas, escritores, periodistas, organizaciones de derechos humanos y activistas procedentes de Argentina, Barbados, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, El Salvador, Reino Unido, Francia, Alemania, Grecia, Haití, Italia, México, Nicaragua, Puerto Rico, España, Suecia y Venezuela compartirán en la segunda edición de esta Jornada.

tgj/dfm

Obama buscando la llave

Edmundo García

Noto al Presidente Barack Obama muy preocupado con la crisis sobre la cárcel de Guantánamo. ¿Será que teme dejar en su legado la prueba más clara de una promesa incumplida? Porque cerrar esa prisión, situada en el territorio soberano de otro país, en territorio soberano de Cuba, fue uno de los principales slogans que usó en su campaña del 2008 para decirle al pueblo norteamericano que él no era como George W. Bush. Y aquella vez, la gente le creyó. Hoy no mucho y el Presidente Obama enfrenta el escándalo de una huelga de hambre de casi un centenar de reos en la propia prisión de Guantánamo; de manifestantes uniformados en ropa color naranja para reclusos frente a la Casa Blanca y hasta de una pacifista que le desafiaba en la National Defense University donde ayer ofrecía un discurso sobre este tema. Pero se me ocurre una idea que quizás pueda ayudar al Presidente a salir del problema. La expongo como me vino a la mente. Es algo que ni siquiera he conversado con los amigos y amigas con quienes acostumbro a hablar este tipo de cosas.

Vamos a pensar en voz alta. George W. Bush inauguró la cárcel de Guantánamo en enero del 2002, llegando a tener hasta 800 presos. Contó con apoyo legislativo y de parte de la opinión pública aprovechando con oportunismo la sensibilidad generada por los atentados terroristas de septiembre de 2001. Según dijo el Presidente Barack Obama en su discurso de ayer él persiste en el criterio de cerrar esa prisión, aunque no tenga el mismo apoyo legislativo que en su momento tuvo Bush para abrirla. La cárcel o campo de detención de Guantánamo tiene hoy 166 presos y de ellos 86 han recibido el visto bueno para salir. A pesar de eso, todavía no existen acuerdos bilaterales claros ni apoyo congresional para ejecutar la transferencia. En el caso específico de los presos de origen yemení existe una moratoria que bloquea el proceso en traspaso. Se puede entender hasta cierto punto alguna prudencia del Presidente, pues se conoce que en Yemen una gran parte del territorio escapa al control estatal y gubernamental, lo que podría ser aprovechado por los prisioneros transferidos para incorporarse a yihad, ya sea por venganza, resentimiento o por tener ideas religiosas fundamentalistas. 

Pero en su discurso de ayer en la Universidad de Defensa Nacional (NDU) el Presidente Obama pareció bastante creíble en su declaración de que retomaba la promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo. Recalcó que la premisa jurídica que había permitido a Bush mantener prisioneros encerrados por tan largo tiempo ya se había declarado inconstitucional. También se refirió a que en tiempo de recortes de presupuesto el gobierno no debía permitirse gastar cada año 150 millones de dólares para mantener en prisión a 166 reclusos; lo que significa casi 1 millón de dólares anuales por cada uno de ellos. Más otros 200 millones para mantener funcionando la prisión, según estimados del Departamento de Defensa. El Presidente Obama reconoció que ha tratado de cerrar Guantánamo y que anteriormente ya ha transferido a 57 detenidos. A pesar de que el Congreso puso obstáculos para que salieran de Guantánamo al extranjero o al territorio continental de Estados Unidos. Los calificó de obstáculos sin sentido, porque las prisiones en el territorio norteamericano son seguras.

Entonces el problema para el Presidente Obama es qué hacer con los prisioneros que le quedan. En Estados Unidos son un problema y los gobiernos y legislaturas estatales no tienen entusiasmo por acogerlos. No puede llevarlos a Irak, ni a Afganistán y en Pakistán se ha creado un problema de recelo con las tropas norteamericanas después de la operación contra Bin Laden y el sobrevuelo de drones. El propio Presidente Obama ha reconocido esa situación y Nawaz Sharif, quien recientemente ganó las elecciones en Pakistán, ha reiterado lo que el parlamento de ese país ya legisló: que no permitirá que Estados Unidos viole la soberanía del territorio.

Como les dije al principio, en este artículo me estoy dejando llevar libremente por mi intuición y es ella la que me dice que si el Presidente Obama quiere, y lo solicita, hay un país y un gobierno muy cerca del suyo que ya tiene experiencia en solucionar problemas como el que se le presenta. Un gobierno que ha participado en la firma de acuerdos de paz en África; que ha ayudado a los presidentes españoles Felipe González y José María Aznar a resolver problemas con grupos armados en su país; que ha recibido reconocimiento de los ex presidentes colombianos Andrés Pastrana y Álvaro Uribe, y del actual Presidente de Colombia Juan Manuel Santos por la ayuda en solucionar problemas derivados del enfrentamiento con organizaciones guerrilleras; de un gobierno que fue evaluado por el ex Presidente de Estados Unidos Jimmy Carter como un factor de equilibrio internacional.

Lo que quiero decirle al Presidente Obama es que piense y se acerque al gobierno cubano, con discreción, de forma constructiva y respetuosa, y converse qué se puede hacer con los presos que le quedan en la prisión de Guantánamo, que en fin de cuentas está enclavada en el territorio nacional de Cuba. No sé si Cuba respondería a su pedido, pero me parece que el Presidente Obama debería intentarlo a juzgar por los positivos resultados obtenidos en los casos mencionados anteriores. Todo el mundo ganaría si pide al gobierno cubano, y este acepta, que cree condiciones para recibir a todos o algunos de esos prisioneros. Estos estarían satisfechos por haber salido de las rejas y las cercas; y Estados Unidos y la comunidad internacional pudieran estar seguros que desde Cuba no se fraguará ningún atentado porque todo el mundo sabe, empezando por el Departamento de Estado, que Cuba es un país que condena y combate el terrorismo. Es precisamente por combatir el terrorismo a solicitud de gobernantes de otros países que Estados Unidos mantiene hipócritamente a Cuba en una llamada lista de países patrocinadores de ese flagelo mundial. El gobierno de Estados Unidos no podrá desconocer por mucho más tiempo, públicamente, que en la lucha contra el terror el expediente de Cuba inspira un alto respeto en el mundo.     

MEDICOS A BRASIL: GOL EN PUERTA PROPIA

Jorge Gómez Barata

En un círculo donde se comentaba el proyecto de contratar médicos cubanos para labor en zonas rurales de Brasil, un circunstante aludió la declaración de Geraldo Ferreira Filho, presidente de la Federación Nacional Médica Brasileña acerca de que: “…La importación de médicos de “bajo costo” no es la solución…” Otro de los presentes comentó: “Con el salario de cinco estrellas del futbol brasileño se financiaría la contratación de los galenos cubanos por un año”.

Me parece ─dije otro─ que se están mezclando vacas con caballos y  recordó una historia ─según él─ contada por Luis Buñuel de cuando el rey cesanteó a los cortesanos, incluyendo al médico. ¿Qué hará usted doctor? Preguntó angustiado el chambelán copero. Nada que no sea esperar ─respondió el galeno─. Por decreto el rey puede hacer cientos de condes y duques, el papa ordenar sacerdotes y crear cardenales, pero ninguno puede hacer  un médico. ¡Son límites del poder! 

Es exactamente lo que ocurre con Brasil y otros países que, bendecidos por la naturaleza, aceptablemente administrados por algunos de sus gobernantes y favorecidos por coyunturas propicias, debutan como potencias emergentes a las cuales el dinero y los recursos no les basta para resolver a la vez todos los problemas sociales acumulados, algunos de los cuales, como es el caso de la salud no pueden esperar.

El problema de Brasil no es sólo que tenga un déficit de 54 000 médicos y que formarlos le tomaría años, sino que no puede asegurar que una vez titulados se resignen a prestar servicios en aéreas rurales y lugares remotos. La inmensa mayoría desean trabajar en áreas urbanas y prefieren las especialidades mejor remuneradas. Según el Ministro de Salud en el más reciente concurso realizado para cubrir 13 000 plazas en zonas apartadas, sólo lograron atraer a 3 800 profesionales.

El rechazo a la contratación de médicos de otros países, no es social ni profesional y ni siquiera gremial, es elitista, mercantil e inhumano. No se trata de un repudio gratuito a los cubanos sino de una actitud de desdén hacía los pobres de su tierra. Al declinar por intereses mezquinos la colaboración cubana, los burócratas de la Federación Médica de Brasil pueden estar anotando un gol…en puerta propia. Allá nos vemos.

La Habana, 24 de mayo de 2013

Siria acepta participar en reunión de Ginebra


   GINEBRA, 24 (ANSA) - El gobierno ruso anunció hoy que el régimen de Bashar al Assad aceptó en principio participar en la conferencia internacional sobre Siria prevista en junio próximo en Ginebra, Suiza.

    "Damasco expresó su disponibilidad en principio de participar en la conferencia internacional para que los sirios encuentren por sí solos un camino político hacia la solución" de la crisis, dijo el portavoz de la Cancillería rusa, Alexsandr Lukashevich.

   Estados Unidos y Rusia propusieron una conferencia sobre Siria en Ginebra en junio próximo, después de una similar realizada hace un año en la misma ciudad.

MAO/ACZ 
24/05/2013 13:39