sábado, 2 de marzo de 2013

EL SALVADOR: Francisco Laínez renuncia a su militancia en ARENA


Francisco Laínez - Foto de LA PRENSA/Borman Mármol

LPG - 2 de Marzo de 2013 - Amadeo Cabrera

Carta de dimisión será conocida por cúpula del partido el lunes 

El excanciller de la República y exmiembro del COENA, Francisco Laínez, renunció ayer por la tarde al partido ARENA denunciando en su carta de dimisión presentada al presidente del COENA, Jorge Velado, “posturas insensatas que recurrentemente transgreden e irrespetan los liderazgos del partido”.

Laínez, que entregó personalmente la misiva de renuncia a Velado, asegura que personalmente ha sido blanco de esas actitudes, cuando buscó la candidatura presidencial y cuando el candidato, Norman Quijano, demandó su renuncia en un ambiente conflictivo a causa de “campañas sucias, acusaciones y especulaciones sin fundamento”.

“Las bases con las que surgió y creció ARENA distan mucho con el presente, donde algunos responsables de la alta dirección, ignoran el valor de la ética y el compromiso con el que deben actuar (...)”, lamenta Laínez.

El exfuncionario de dos gobiernos areneros también denuncia en su misiva “el trato irrespetuoso basado en la descalificación y el insulto por no compartir visiones a muchos líderes que se han entregado sin reservas al crecimiento y fortalecimiento del partido a lo largo de los años”.

Laínez, que fue apartado en dos procesos de selección del presidenciable arenero, asegura que el mayor Roberto d'Aubuisson, máximo líder y fundador de ARENA, jamás permitiría que en el partido “se marginaran liderazgos” y se llegara a una elección del candidato “con tantos desaciertos y falta de preparación”.

“Esta no es la ARENA que yo he conocido y con la cual me siento a gusto trabajando. Debido a lo anterior y considerando que las visiones en este momento en el partido son diferentes, y las cuales no comparto, prefiero respetuosamente dar un paso al costado”, asegura el exdirigente arenero.

Laínez asegura que no buscará unirse al partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), formado por diputados disidentes areneros que en 2009 se revelaron a la dirigencia del partido tricolor.

La carta de renuncia de Laínez tiene una fuerte advertencia para con el partido de cara a las elecciones presidenciales del 2 de febrero del próximo año. “ARENA se arriesga a perder las elecciones si sigue optando por la ‘política del avestruz’, evadiendo el reconocimiento de sus errores, resquebrajando la unidad partidaria y marginando liderazgos.”

Laínez confirma que su salida del COENA fue a solicitud de Quijano, y la liga a que con él compitió por la candidatura. “Resulta extraño que la única solicitud para dirimir al cargo fuera precisamente dirigida a la persona que con fuerte respaldo de las bases compitió codo a codo contra el candidato seleccionado”, dijo.

LA POLITICA EN CUBA HOY

Jorge Gómez Barata

Para ser ministro, diputado o presidente en Cuba, lo primero es no desearlo ni buscarlo. En la Isla las funciones políticas son ejercidas como deberes, a veces a regañadientes y siempre de modo temporal. Algunos presuntos entendidos de buena o mala fe, aunque igualmente equivocados, anuncian que Raúl Castro: “Ha designado a Miguel Díaz-Canel Bermúdez como su sucesor…”

Aunque disfruta de enorme influencia, el mandatario cubano no tiene ese poder, con certeza no lo quiere y, excepto circunstancias sobrevenidas, quien lo suceda a término tendrá que ser electo o reelecto diputado, elevado por la Asamblea Nacional al Consejo de Estado y en otra votación (todas secretas) designado presidente de ese órgano. En Cuba el presidente no designa al vicepresidente sino que lo hace una asamblea de más de 600 diputados, tampoco el vice presidente es un sucesor, excepto en la eventualidad de que falte el presidente.

Como cualquier otro de los secretarios provinciales del Partido, por lo general universitarios que han realizado su servicio social, militado en la juventud comunista y en las organizaciones estudiantiles y, en el caso de los varones, cumplido el servicio militar, Miguel Díaz-Canel que ejerció esa función en las provincias de Villa Clara y en Holguín a lo largo de unos veinte años cuenta con formación y experiencia suficiente como para asumir tareas mayores.

Los secretarios del Partido en las provincias cubanas son las  máximas autoridades políticas y gubernamentales en ese nivel, orientan a las organizaciones sociales y de masas, son responsables por la aplicación de las políticas económicas y sociales y ejercen la presidencia del Consejo de Defensa; de ese modo se entrenan en todas las funciones que normalmente realizan los jefes de gobierno, excepto en la conducción de la política exterior.

En el caso de este ingeniero en Electrónica de 52 años concurre el hecho de que al ejercer las funciones de dirección de la Unión de Jóvenes Comunistas y del Partido en su provincia natal, donde también se desempeñó como profesor universitario, alcanzó la condición de líder local, cosa que dicho sea de paso no siempre logran los directivos formados y promovidos con arreglo a la llamada política de cuadros.

Reputado como eficaz, asequible y tolerante; así como dado a los métodos colegiados, a la  vez que responsable y exigente, Miguel Díaz-Canel es un socialista convencido, ideológicamente seguro y con antecedentes que indujeron al presidente Raúl Castro a proponerlo y al parlamento a elegirlo para sus actuales responsabilidades.

Tal vez de haber tenido la opción, Díaz-Canel hubiera preferido otro destino pero con certeza asumirá el que la Revolución le depare. Mañana será otro día, por ahora, como ha hecho a lo largo de toda su vida se dedicará  a trabajar y a servir al país. Entre tanto: buena suerte y éxitos. Allá nos vemos.

La Habana, 02 de marzo de 2013

Que la cultura nos distinga


La Feria del Libro es una fiesta para la familia cubana. Autor: Calixto N. Llanes
Nelson García Santos 
digital@juventudrebelde.cu
1 de Marzo del 2013 23:43:39 CDT
El Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, subrayó la gran acogida que tiene la Feria del Libro. También se refirió al trabajo que se realiza para perfeccionar nuestro socialismo
SANTA CLARA, Villa Clara.— Como uno de los acontecimientos culturales más importantes del país, calificó aquí a la Feria del Libro Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.
El también miembro del Buró Político, luego de participar en la presentación de los libros Diario de la amistad y Periodista de provincia, del reportero José Antonio Fulgueiras, respondió preguntas de la prensa provincial y nacional.
Durante el intercambio enfatizó que la familia cubana se planifica para participar en este evento que contribuye a hacer más cultas y mejores a las personas. Al ampliar sobre el tema, subrayó que cuando un pueblo toma como un momento importante en su vida algo que tiene que ver con las emociones y los sentimientos, dice mucho de su cultura.
Díaz-Canel Bermúdez significó que debemos defender el desarrollo de la espiritualidad y de la capacidad de la gente para sentir. Podemos llegar al desarrollo económico, pero lo que nos va a distinguir será la manera en que apreciemos ese avance, y tiene que ser por los conocimientos y la cultura. Y a esto contribuye la Feria, precisó.
El Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros también se refirió a lo que se hace para perfeccionar nuestro socialismo.
Al responder una pregunta, puso el ejemplo de humildad ofrecido por la dirección histórica de la Revolución en la recién constituida Asamblea Nacional del Poder Popular, al compartir sus méritos con el resto de las generaciones que han tenido el privilegio de educarse en su ejemplo.
Significó que son muchos los jóvenes que hoy desempeñan un rol protagónico en nuestra sociedad, que se está perfeccionando de una manera muy organizada, inteligente y científica.
Enfatizó, además, que la Revolución es del pueblo, y al final todas las generaciones tienen un mismo propósito, que es defender a Cuba del imperialismo y salvaguardar nuestra soberanía e independencia.

Soldados presos en Chile y ley contra violencia destacan en Bolivia


La Paz, 2 mar (PL) El juicio en Chile y posterior liberación de tres soldados bolivianos prisioneros en aquel país y el paso por el Legislativo de la Ley contra la violencia a la mujer, robaron titulares hasta hoy en la prensa boliviana.

Los tres militares volvieron la víspera al país, luego de una semana intensa en Chile, que incluyó su presentación en dos oportunidades ante tribunales para responder por una supuesta entrada a aquel país en posesión de un arma de guerra.

José Luis Fernández, de 20 años de edad, Augusto Cárdenas (19) y Alex Choque (18) volvieron la víspera a Bolivia y fueron recibidos como héroes en la central ciudad de Oruro, en un acto donde estuvieron presentes sus familiares y varios ministros del Estado.

En la misma loza del aeropuerto internacional de la referida ciudad les brindaron honores militares y fueron ascendidos a cabos, con lo cual terminó la incertidumbre de 32 días de encierro en una cárcel de máxima seguridad, cercana a la norteña ciudad chilena de Iquique.

Los tres militares fueron apresados el pasado 25 de enero por carabineros chilenos, cuando perseguían en la frontera común a una partida de contrabandistas.

Según declaraciones de los propios guardias, los carabineros los sorprendieron mientras custodiaban un vehículo que los contrabandistas querían entrar a Bolivia, y luego de obligarlos a adentrarse por 10 minutos en territorio chileno, avisaron de que tenían prisioneros.

El gobierno boliviano reclamó su liberación desde los primeros instantes e insistió en la inocencia de los soldados, en tanto acusó a Chile de violar tratados internacionales y bilaterales, pero Santiago insistió en que comparecieran ante la justicia.

Las más importantes personalidades políticas bolivianas pidieron la liberación de Fernández, Choque y Cárdenas, incluso más de uno consideró que el apresamiento de ellos era una venganza chilena por la demanda boliviana de conseguir una salida soberana al océano Pacífico.

Los tres militares, que pasarán el fin de semana en Oruro, llegarán el próximo lunes a esta capital, donde serán condecorados en un acto en el cual estará presente el presidente Evo Morales.

Mientras, el proyecto de Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia fue aprobada en la Cámara de Diputados, pero retornó a la misma luego que en la de Senadores le hicieron varias modificaciones, las cuales fueron aceptadas también, para pasar después al Ejecutivo, listo para su promulgación.

La mayoría de la población femenina del país tiene cifradas grandes esperanzas en el referido proyecto de ley, entre ellas la ministra de Autonomías, Claudia Peña, quien se mostró optimista en cuanto a su efectividad, aunque con reservas.

Peña insistió en que el trabajo en el referido proyecto se aceleró tras la muerte de la periodista Hanalí Huaycho a manos de su esposo, el teniente de la Policía Jorge Clavijo, pero aclaró que en ella se trabajaba desde hacía mucho tiempo.

"No se ha tomado a la rápida. Ha sido trabajada con mucha seriedad y es, además, muy completa. Ahora hay que asegurar los presupuestos para su implementación, aunque no todo pasa por el dinero", destacó.

Según Peña, "la violencia de género es preocupante y hay que tomar determinaciones importantes, tanto a nivel de gobierno central, como de autonomías".

Por otra parte, destacó que "hay estructuras mentales que se atraviesan cada día, en cada lugar, en cada cosa, y que impiden que la mujer tenga el reconocimiento social que merece".

Para la ministra de Autonomías, "hay discriminación constante, toda una estructura mental que debemos empezar a cambiar, para lograr que la mujer sea vista como un elemento importante de la sociedad, trascendental en la familia".

Por último, insistió a Prensa Latina que "para conseguirlo, se necesita del Estado, pero también del apoyo y la comprensión de toda la sociedad".

lac/hm

Argentina, mal ejemplo para el FMI

Por Hedelberto López Blanch
Portal Ajintem 28 febrero 2013
El Fondo Monetario Internacional (FMI) emitió por primera vez en su historia una “declaración de censura" contra Argentina donde le pide llevar a cabo, sin demora, medidas correctivas para mejorar la calidad de los datos de inflación y crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).
Con su acostumbrada prepotencia el organismo emplazó al Gobierno a modificar la metodología de elaboración de sus informes oficiales sobre estadísticas macroeconómicas, antes del 29 de septiembre.
Y es que Argentina tiene una deuda con el FMI porque después de que esa nación padeció regímenes neoliberales que destruyeron su economía, los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner cometieron la osadía de cancelar la deuda con ese organismo internacional dirigido y controlado por Estados Unidos y por las naciones desarrolladas de Europa.
La valentía cometida y el ejemplo de independencia económica ofrecido por los Kirchner se convirtieron en una herida en el corazón de esa institución que durante décadas ha obligado a las naciones del tercer mundo a aceptar empréstitos leoninos que al sumarles los altos impuestos se convierten en impagables.
Para que los deudores cumplan sus compromisos de pagos, el FMI los obliga a tomar medidas extremas que van desde las privatizaciones del sector público hasta acciones de austeridad que afectan a la gran mayoría de la población.
Como indica un viejo refrán “El que siembra vientos cosecha tempestades”, y eso mismo le sucedió al FMI cuando ayudó a que Buenos Aires cayera en la década de 1990 y principio del 2000 en la crisis económica y social más profunda de su historia.
Argentina que desde hace varios años rechazó someterse a cualquier evaluación del FMI, asegura que sus cifras oficiales son completamente adecuadas.
La presidenta Cristina Fernández, tras la amenaza del organismo, respondió en su cuenta de Twitter "Argentina, fue alumna ejemplar del FMI en los 90 que siguió todas y cada una de las recetas y cuando explotó en 2001 le soltaron la mano".
Y preguntó: "¿Dónde estaba el FMI que no pudo advertir ninguna crisis? ¿Dónde estaba cuando se formaron no ya burbujas sino globos aerostáticos financieros mundiales? ¿Dónde estaba uno de sus ex directores cuando el Bankia, que él dirigía, debió ser auxiliado con miles de millones de euros?".
Resulta beneficioso recordar la situación que padeció ese país del cono sur tras los gobiernos de derecha neoliberales de Carlos Ménem y Fernando de La Rúa.
Los años en el poder de Ménem (1989-1999) fueron el preámbulo para llevar al país hacia la debacle económica, pues eran tiempos en que el FMI, el Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) obligaban a las naciones a ceñirse al Consenso de Washington cuyas prioridades eran el libre mercado, las privatizaciones y una globalización desmedida.
No en vano, en 1998, el entonces presidente FMI, Michel Camdessus durante un discurso en la ONU, puso a Argentina como “ejemplo de las transformaciones” y a Ménem como “el campeón de las reformas”, pues su administración abrió los servicios y la industria al capital extranjero y permitió la importación indiscriminada de mercancías.
Como el peso argentino tenía valor similar al dólar, los productos importados eran más baratos que los nacionales pero a la vez resultaba difícil exportar, lo que fue generando un alto déficit comercial que durante un tiempo se remedió con la venta de las empresas de servicios públicos.

Al ir desapareciendo el ingreso de capitales (no quedaban empresas que vender) se produjo un generalizado endeudamiento comercial y público pues hasta se privatizó el sistema estatal de jubilaciones y se remplazó por las Administradoras de Fondos de Jubilación Privada (AFJP).
Esta ofensiva de monopolización privativa, que también se impuso en el sector agropecuario, estuvo acompañada por los grandes medios de comunicación los cuales promovían que para llegar a la modernización absoluta había que prescindir de la agricultura familiar, la soberanía alimentaria y del cuidado de la biodiversidad.
Para finales de 1997 Argentina detuvo su expansión económica, se estancó y en 2001 entró en una abismal depresión cuando el ex presidente Fernando De la Rúa acabó de endeudar al país y prohibió el uso de los depósitos bancarios.
Estos episodios neoliberales dieron lugar a la paralización de los bancos y de casi todo del país; la declaración de moratoria de la abultada deuda; la devaluación del peso argentino y la represión de las manifestaciones, saldada con numerosos muertos.
El desempleo se situó en el 27 %, la deuda externa alcanzó decenas de miles de millones de dólares, el hambre y la miseria se extendieron por todo el territorio nacional (la mitad de los 37 millones) con las consecuentes muertes de menores, mientras la asimetría entre una minoría rica y la mayoría pobre se acentuaba.
En el año 2002, ante la violenta crisis, cerraron sus puertas 115 000 pequeños comercios que lanzaron a las calles a otros 400 000 empleados.
El Producto Interno Bruto decreció durante varios años consecutivos y en el 2002 cayó a 10,9 %.
En 2003 el 51,5 % de la población, o sea, 18,5 millones de argentinos vivían en la pobreza. Docenas de niños murieron por desnutrición y seis de cada 10 menores de 14 años no tenían cómo alimentarse ni contaban con alguna protección gubernamental.
Con la renuncia de De la Rúa y la llegada de Eduardo Duhaldé en enero de 2002 se implementaron medidas económicas que se reforzaron tras el triunfo de Néstor Kirchner en mayo de 2003 y continuaron con la presidencia de Cristina a partir de 2007 hasta la fecha, las que lograron sacar al país de la debacle.
También se instauró el programa gubernamental de Asignación Universal por Hijo que ayudó a reducir la pobreza extrema entre los jubilados y los menores de edad.
Por eso, con mucha fuerza y suficiente razón, la presidenta en su réplica al Fondo puntualizó: "Argentina en 2003, en soledad, sin acceso al mercado financiero internacional, creció en 10 años el 90 % de su PIB, el mayor de su historia, construyó un mercado interno con inclusión social y políticas contra cíclicas; le pagó al FMI y reestructuró dos veces, en 2005 y 2010, su deuda defaulteada con 93 % sin volver a pedir prestado al mercado financiero internacional, para terminar con la lógica del endeudamiento eterno [...]"
Ante estas realidades cabe preguntarse, ¿acabará el FMI de comprender que América Latina no es la misma de las décadas de 1980 y 1990 cuando imperaban en la región gobiernos que obedecían los dictados de Washington? Claro, hay que comprender que Argentina es un mal ejemplo para los que siguen sus consejos como Grecia, Portugal, España, Irlanda, los cuales no saben cómo salir del hueco neoliberal.

Los espías y los agentes

Por Lorenzo Gonzalo*
Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación
Jonathan Pollard quizás no sea una persona conocida por muchos. 
Nacido en Texas, abrazó la religión judaica y en la década del ochenta comenzó a trabajar como analista de la comunidad naval estadounidense. Poco tiempo después de ocupar el mencionado cargo, conoció al israelita Aviem Sella, quien se había graduado en la universidad de New York y quien supuestamente estaba de licencia como coronel combatiente de la fuerza aérea israelita. 
Al poco tiempo de conocerse el señor Aviem, o sea el coronel Aviem, en el año 1984, le pidió determinada información que estaba dentro de su radio acción como analista de inteligencia. El señor Jonathan, quizás llevado por la mentalidad teocrática que algunos judíos tienen sobre el Estado de Israel, accedió al indecente pedido, no sin antes aceptar algunas dádivas como complemento. 
Aviem le regaló un anillo de diamantes, 10,000 dólares y le ofreció entregarle 1,500 dólares todos los meses a cambio de documentación periódica, la cual era cuidadosamente fotografiada en las noches por los servicios de inteligencia israelíes y devueltas temprano en las mañanas a Pollard para que las regresase a su sitio. 
Obviamente que estamos en presencia de un caso de espionaje. 
El señor es estadounidense, trabaja en una de las áreas más sensibles que tiene un Estado, y entrega información a un tercer país. En este caso la encomienda fue por dinero, pero las razones por las cuales lo hizo son irrelevantes. 
Fue detenido en 1987, juzgado y condenado a cadena perpetua.  
En aquel tiempo se dijo que se trataba de uno de los casos de espionaje que mas daño le había ocasionado al Estado. 
Recientemente, en diciembre del año 2012, nuevas investigaciones del caso, revelaron que según la comunidad de inteligencia, en realidad las informaciones entregadas por solicitud expresa del coronel Aviem, no implicaban directamente la seguridad nacional estadounidense pues estaban relacionadas específicamente con Pakistán, Arabia Saudita y la entonces Unión Soviética. 
Coincidentemente con estas nuevas declaraciones, 28 años después de condenado el señor Pollard, nos enteramos que el Primer Ministro de Israel Benjamín Netanyahu, se propone solicitar del Presidente Obama en la próxima visita que tiene planeada el Presidente estadounidense a Israel, país supuestamente aliado, que deporte al señor Pollard. 
Durante años Israel negó que Jonathan fuese un espía y no fue hasta 1998 que lo reconoció como tal, no sin antes concederle la ciudadanía israelí en 1995. 
La comunidad de inteligencia se niega a aceptar que Pollard sea deportado a Israel por considerarlo un mal precedente para alguien que evidentemente traicionó al país y la confianza de altos órganos de la seguridad nacional. 
No sabemos cuál será la reacción del Ejecutivo en ese sentido, si concederá o no la deportación del espía estadounidense a Israel, pero traemos el caso a colación porque hace trece años que Cuba reclama que sean devueltos al país cinco agentes que fueron apresados, mal juzgados y condenados en Miami, por un delito que nada tiene que ver con el espionaje. 
Estas cinco personas fueron reclutadas por la seguridad cubana y enviados a Estados Unidos de Norteamérica, para vigilar en la ciudad de Miami a personas de origen cubano que se dedicaban y continúan haciéndolo, a conspirar en contra del gobierno cubano y lo que es peor aún, en planear actos de terrorismo en Cuba. 
Ninguno de ellos trabajaba como funcionario del Estado en áreas sensibles. Es más algunos de ellos cooperaron con la contrainteligencia estadounidense para que esta pudiese capturar a delincuentes de origen cubano, traficantes de droga y activos terroristas y paramilitares que laboraban febrilmente para realizar actos de sabotaje en Cuba, introduciendo armas y personal por las costas. Acciones que realizaron de acuerdo a los mandos de la inteligencia cubana porque de esa manera contribuían con su labor de impedir que se realizaran actos terroristas en Cuba. 
Quienes conocemos la especial dinámica del proceso revolucionario cubano sabemos cuáles eran las funciones de estos cinco agentes y las razones por las cuales fueron enviados específicamente a Miami. Pero aquellos que desconocen la realidad de estas cinco personas o aquellos que simplemente puedan pensar que se trata de una maniobra política más del gobierno cubano, pueden leer el libro llamado Los Últimos Soldados de la Guerra Fría, escrito por el biógrafo Fernando Morais. 
Moraís es el biógrafo de Paulo Coelho, ese novelista brasileño que ha roto todos los record de venta con sus novelas de corte espiritual y humanista. 
Morais, con un estilo que permite ver los sucesos mientras leemos, ha condensado en poco más de 350 páginas una historia de terror que solamente creemos posible en las novelas de ciencia ficción. 
Cuando nos adentramos en la trama, donde los protagonistas son estos cinco agentes, con una documentación que evidentemente proviene de todas las partes afectadas, descubrimos la existencia de personas que son capaces de planear y colocar bombas en las zonas turísticas de Cuba, derribar aviones de pasaje en pleno vuelo, disparar contra embarcaciones ancladas en puertos civiles de Estados Unidos de Norteamérica y cometer otros tipos de crímenes de lesa humanidad. 
La devolución de estos cinco agentes a su familia y a su país, estamos seguros que no enfrenta objeción alguna por parte de la comunidad de inteligencia estadounidense, no sólo porque no trabajaban para ninguna de las instancias del Estado, sino porque ocasionalmente como ya mencionamos, los ayudaron en su tarea de localizar terroristas y narcotraficantes.
Leyendo Los Últimos Soldados de la Guerra Fría, descubriremos que la conducta de estos cinco agentes está sustentada en la dignidad y el más elemental principio de las obligaciones ciudadanas. Lo hecho por estas personas es en realidad la obligación de cualquiera que tenga un mínimo de decencia. Ningún ciudadano con una mínima noción de civismo se negaría a denunciar terroristas a las autoridades. 
Quien tiene que condecorar a estos cinco agentes cubanos presos en cárceles estadounidenses, no es el Estado cubano, sino el Estado de la unión estadounidense y luego enviarlos de vuelta a sus familias y a su pueblo. 
No sabemos si el Presidente Obama deportará al estadounidense Jonathan Pollard al Estado teocrático de Israel, que como mal aliado, es capaz de espiar y aprovecharse de la confianza que los judíos tienen en Estados Unidos de Norteamérica, espiando y mordiendo la mano a quien les da de comer. Realmente la decisión que tomen no nos desvelaría cualquiera que esta sea.  
Sin embargo, objetivamente analizadas las cosas, no creemos que deba continuar posponiéndose el regreso de estas CINCO personas, que no son espías y que fueron condenados como tales, por las presiones y la desinformación de alguna prensa cobarde de Miami, temerosa de los terroristas que los agobian con ruines amenazas. 
Cuba cambia, no importa que oficialmente digan que no reforman nada. Los hechos hablan por sí solos. Sin embargo habiendo transitado Cuba hacia una sociedad más abierta, al tiempo que ha dejado de hacer todo aquello que se aducía como razón por el gobierno estadounidense para sostener su irracional bloqueo a la Isla y habiendo abrazado el camino de la institucionalización, Washington sigue sin cambiar. 
Creo que es hora para la Casa Blanca de escoger entre la dignidad y la deshonra. Pienso que debe hacerlo con la misma disposición que lo hicieron esos cinco Agentes Cubanos que permanecen injustamente prisioneros en cárceles estadounidense, por combatir el terrorismo y ser consecuentes con el discurso oficial de Washington….o es que solamente se trata de un discurso comercial??? 
Esto es, en resumen, cómo lo pienso yo y cómo lo veo.
Lo escribo para deleite de quienes entienden, para los que no quieren entender y para aquellos que nunca entenderán.
*Lorenzo Gonzalo periodista cubano residente en EE.UU., Subdirector de Radio Miami.

Mujeres al poder en Cuba

Por Ida Garberi*
Foto Virgilio Ponce -Martianos-Hermes-Cubainformación
“Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano? Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa” . Eduardo Galeano.
Dice un proverbio cubano que el hombre siempre tiene la última palabra en una discusión: “Sí mi amor.”
Y aunque no siempre se cumple esa regla, la mujer ha ido ganando espacio tanto en la fuerza laboral, de la que forma el 47 por ciento del total, así como en los cargos de decisión política, económicos, culturales y científicos.
El creciente poder adquirido por las mujeres en Cuba no siempre va acompañado de la correspondiente equidad y respeto, porque rezagos de una crianza patriarcal y machista aún persisten.
En Cuba, las políticas sociales trazadas por la Revolución establecieron las bases para lograr la participación e integración social femenina. La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) ha desarrollado una importante labor en el reconocimiento y difusión de estos resultados, contribuyendo de modo decisivo a la lucha social por eliminar la inequidad de género.
Algunas cifras ya superadas porque datan de 12 años, bastan para aquilatar las profundas transformaciones que acompañan el progresivo empoderamiento femenino: las mujeres eran el 43,3% de la fuerza laboral, el 66,1% de la fuerza técnica, el 27,6% de los parlamentarios.
En poco más de una década, al inaugurarse la Octava Legislatura del parlamento cubano, la presidenta de la Comisión Electoral Nacional, Alina Balseiro, detalló que la Asamblea se renovó en el 67 por ciento y los diputados tienen un promedio de edad de 48 años.
El 48.86 por ciento de los 612 diputados electos son mujeres, el 37.09 por ciento negros y mestizos y el 82.68 por ciento graduados universitarios.
En el Consejo de Estado designado el 24 de febrero, de 31 miembros, 13 son mujeres y dos de estas, en el cargo de Vicepresidentas, Gladis Bejerano, Controladora General de la República, graduada en Ciencias Sociales y Lázara Mercedes López Acea, Miembro del Buró Político y Primera Secretaria del Comité Provincial del Partido en La Habana. Es ingeniera forestal de profesión.
A nivel provincial, de los 15 territorios, 10 seleccionaron a mujeres para ocupar la presidencia de esos gobiernos locales.
Bibliografía:
Empoderamiento femenino en Cuba. Criterios para su análisis en las Cooperativas de la Doctora Tania Caram León Profesora FLACSO-Cuba.
Cuba: un hito en la historia de la Revolución de Ángel Guerra Cabrera.
*Ida Garberi editora de italiano de Prensa Latina y Cubadebate.