domingo, 9 de septiembre de 2012

Mensaje de Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo de la Ciudad de México

Andrés Manuel (@lopezobrador_) – 09-09-12

Asamblea informativa del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) 

Amigas y amigos:

Primero agradecerles por su presencia, apoyo y respaldo. Están aquí de todo el país, mujeres y hombres que vienen por su voluntad, por sus convicciones.

Aquí, no hay acarreados. 

Les agradezco su presencia en estos momentos, en estos tiempos definitorios, muy importantes.

Como todos sabemos, el Tribunal Electoral decidió validar la elección presidencial, a pesar de las evidentes violaciones a la Constitución y a las Leyes.

Muy poco tengo que decir sobre lo torcido del proceso electoral, porque casi todo es de dominio público. Si acaso subrayo, aunque tampoco es novedad, que se violó el artículo 41 de la Constitución que establece que las elecciones deben ser libres y auténticas.

El distintivo de esta contienda fue el uso del dinero a raudales para comprar millones de votos. En los hechos, el candidato del PRI rebasó por mucho, los topes de gastos de campaña que establece la ley y, aunque se demostró el uso de dinero de procedencia ilícita, prevaleció el cinismo y la impunidad.

Tampoco hubo equidad en la actuación de los medios de comunicación. Por el contrario, la mayoría de los periódicos, la radio y, sobre todo, la televisión, en especial Televisa y Milenio, se convirtieron en los principales patrocinadores de Peña Nieto.

Ante estas violaciones, las autoridades electorales se hicieron de la vista gorda. Los Consejeros del IFE y los Magistrados del Trife demostraron que son personajes sin convicciones, acomodaticios, seleccionados a modo para formar parte del engranaje del régimen antidemocrático que predomina. 

Se podrá replicar que esto ya lo sabíamos y que, a pesar de ello, decidimos participar en la contienda. Sin embargo, puedo argumentar, ese es mi punto de vista y respeto otras opiniones, que siempre debe intentarse la transformación por la vía pacífica y electoral. Respeto otros puntos de vista, pero no considero a la violencia como alternativa. 

Pienso que la violencia produce más sufrimiento y se terminan imponiendo con mayor facilidad quienes no tienen la razón, pero cuentan con el aparato de fuerza para reprimir. La violencia, que se oiga bien y que se oiga lejos, en vez de destruir al régimen autoritario lo perpetúa y eso no lo queremos. 

Al mismo tiempo, mantengo la convicción de que, aún en condiciones difíciles, adversas, enfrentando a los poderes más siniestros, se pueden lograr cambios profundos, siempre y cuando exista una voluntad colectiva, dispuesta a ejercer a plenitud sus derechos y a no permitir ningún régimen de opresión. Sostengo, esa es mi creencia, fe y convicción, que cuando el pueblo decide ser dueño y constructor de su propio destino, no hay nada ni nadie que pueda impedirlo. 

Pero también estoy consciente y quisiera que todos llegáramos a esa conclusión. Este proceso virtuoso de toma de conciencia y participación ciudadana, no es fácil de lograr. Lleva tiempo, requiere de mucho trabajo educativo con la gente y de predicar con el ejemplo; exige temple, convicciones y perseverancia. 

Quienes estamos en esta causa, debemos saber que llegar al gobierno para mantener el régimen dominante es relativamente fácil, pero el triunfo de la justicia sobre el poder implica fatigas y confrontación política. Los procesos de cambios estructurales suelen ser lentos y complicados, pero son indispensables y gloriosos.

Basta con recordar la historia: Hidalgo proclamó la abolición de la esclavitud y ese anhelo de justicia se hizo realidad un siglo después. Las reformas liberales se consumaron luego de 30 años de cruentas luchas internas y de invasiones extranjeras. En 1910, Francisco I. Madero convocó al pueblo a la Revolución para derrocar a la dictadura porfirista con el lema del Sufragio Efectivo y, aún cuando se avanzó en la atención de demandas sociales, todavía no hay democracia en México. 

De modo que no es sencillo lograr una transformación pacífica y profunda como la que nosotros queremos y necesita el país. Hay que enfrentar intereses creados muy poderosos que se oponen de manera rotunda a perder sus privilegios.

Los defensores del régimen de corrupción imperante, como lo vimos en las recientes elecciones, utilizan todo su poderío: sus medios de comunicación, sus relaciones de complicidad y, sobre todo, cuantiosos recursos económicos. A esa prepotencia hay que agregar, y eso es lo que más les ayuda, el atraso político y la pobreza extrema que se padece en el país.

Tenemos que aceptar que todavía hay muchos mexicanos, de todas las clases sociales, susceptibles al engaño y a la manipulación. Están, por ejemplo, y lo digo de manera respetuosa, quienes en las pasadas elecciones decidieron no apoyarnos porque creen en las vulgaridades y calumnias que difunden de nosotros los voceros de los dueños de los medios de información.

Sin embargo, no fue la desorientación lo que más influyó para impedir el cambio de régimen; en esta ocasión, lo determinante fue el uso del dinero para traficar con la pobreza de la gente. 

Ya hemos visto cómo Peña Nieto, con sus patrocinadores y cómplices, obtuvieron la mayoría de los votos en el medio rural y en las colonias más pobres y marginadas de las ciudades. 

No se trata de juzgar a quienes por necesidad venden su voto. La perversidad es de aquellos que, valiéndose del hambre y de la miseria, compran la voluntad de los desposeídos.

Esta es, sin duda, la mayor inmoralidad que se registró durante la elección presidencial y, al mismo tiempo, este es el gran desafío que tenemos por delante, porque si no hacemos nada para contrarrestar esta práctica inhumana y corrupta, nunca habrá una auténtica democracia en nuestro país.

Permitir a los poderosos que, encima de empobrecer al pueblo, se beneficien electoralmente de sus carencias, es aceptar que se instaure un sistema de esclavitud moderna en el que, entre más miserable y debilitado se mantenga al pueblo, menos esfuerzos serán necesarios para oprimirlo. En otras palabras, tolerar este retroceso significa dejar que los pobres se conviertan en peones y que haya amos que les compren su libertad.

Enfrentar esta infamia es una razón más para seguir adelante. Aquí es oportuno recordar que luchamos por ideales, no por cargos. Por más que nos haya dolido este nuevo fraude, no debe haber motivo para el desaliento y la rendición. Por el contrario, debemos sentirnos orgullosos de tener la encomienda de regenerar la vida pública y lograr el renacimiento moral de México. 

Además, hay que tomar en cuenta que, en poco tiempo, hemos avanzado mucho. Nuestro movimiento ha contribuido a cambiar la mentalidad de amplios sectores del pueblo de México. Hemos puesto al desnudo al actual régimen con sus formas de control y manipulación. Se ha hecho evidente que el PRI y el PAN representan lo mismo. Que no hay diferencia entre Elba Esther Gordillo, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Diego Fernández de Cevallos, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. ¿Hay diferencias?

Ahora se sabe más sobre los que verdaderamente mandan y hay más claridad sobre su proceder y sobre su avaricia. 

Esto ha sido, estimo, la mayor aportación social y política de nuestro movimiento. Tengamos presente que no se puede cambiar lo que no se conoce y también pensemos que lo que bien se comprende, difícilmente se olvida.

Fruto de este trabajo de concientización ha sido el despertar de muchos ciudadanos de las clases medias, que en las pasadas elecciones por primera vez nos dieron su respaldo. Aquí aprovecho para mandarles el mensaje de que nunca traicionaremos su confianza. 

Somos testigos, también, del surgimiento del movimiento estudiantil de nuestro tiempo, el #YoSoy132. 

Estos jóvenes han sabido estar a la altura de las circunstancias, han levantado el orgullo de muchos otros y les han dado poderosas razones para luchar por el derecho a la información, la justicia y por la democracia. Es un movimiento limpio, auténtico, independiente y creativo, un movimiento estudiantil, un movimiento de los jóvenes, al grado que podemos proclamar que ya se tiene relevo generacional y eso no es poca cosa. 

Abro un paréntesis para reconocer que hubo ciudadanos de todos los sectores que nos ayudaron a convencer a empresarios y a integrantes de clases medias, que debido a las campañas de desprestigio, mantenían una mala imagen de nosotros. Solo menciono, por no poder hablar de todos, a Alfonso Romo, Demián Bichir, León Larregui, Epigmenio Ibarra, Luis Mandoki, Manuel Clouthier, Dolores Heredia, Tomás López Rocha, Paco Ignacio Taibo, Lorenzo Rojas Guzmán y María Antonieta Laso. 

También va a quedar para la historia el gabinete que presentamos, por la honestidad y experiencia de las personas que propusimos: Marcelo Ebrard, Rogelio Ramírez de la O, Juan Ramón de la Fuente, Claudia Sheinbaum Pardo, Javier Jiménez Espriú, Fernando Turner, Adolfo Hellmund López, María Luisa Albores, René Drucker Colín, Víctor Suárez Carrera, Sergio Rodríguez Cuevas, José Agustín Ortiz Pinchetti, Genaro Góngora Pimentel, Miguel Torruco Marqués, Raquel Sosa Elízaga, Bertha Elena Luján Uranga, Bernardo Bátiz Vázquez, Manuel Mondragón y Kalb, Elena Poniatowska Amor, Jorge Eduardo Navarrete López y el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En contraste, para que se vea la diferencia, ya estamos viendo que en el gobierno de Peña Nieto ocuparán los puestos más altos, los hombres y las mujeres del más bajo nivel moral. 

Pero, sobre todo, agradezco a los cerca de 16 millones de mexicanos, que expresaron con su voto su firme decisión de abolir el actual régimen de corrupción, injusticias y privilegios. Estoy seguro que, aún con los resultados oficiales, están satisfechos por haber actuado con dignidad y decoro, y no formar parte del mundo de la simulación y del conservadurismo. 

A todos, hombres y mujeres de México, a todos los que participan en este movimiento les digo que nadie se desanime, que no debemos decir adiós a la esperanza. 

Tengo elementos para afirmar que el actual régimen está en su fase terminal, ya caducó; carece de consenso. La mayoría de los mexicanos no lo respalda, aunque muchos no lo expresen abiertamente. Baste decir que a pesar de tratarse del supuesto regreso del PRI a Los Pinos, la gente no festejó; al contrario, hay duelo nacional. El pueblo tiene un instinto certero y sabe que por desgracia nada bueno se puede esperar, que continuará el empobrecimiento, la corrupción, la inseguridad y la violencia. 

A los hombres del régimen solo les queda el dinero y el aparato de manipulación y de fuerza. Pero el dinero no lo es todo, no es Dios, deja de dominar en la medida en que la gente va tomando conciencia. Ahí está el ejemplo de millones de pobres que, a pesar de sus necesidades, no vendieron su voto. 

Asimismo, el control que ejercen los potentados a través de los medios de comunicación es, cada vez, menos determinante. El caso Peña Nieto es un ejemplo; pensaron que bastaba con la publicidad, con lo mediático, y no les resultó, tuvieron que recurrir a la compra de voluntades. 

Y, en cuanto al uso de la fuerza, es cosa de no caer en ninguna provocación, no dar pretextos para que los violentos nos acusen de violentos, no caer en ninguna provocación, porque éstos son halcones, especialistas en la provocación y en reprimir a los ciudadanos. Eso lo tenemos que tener muy presente: nuestro movimiento ha sido, es y seguirá siendo pacífico. Y también debe quedar claro que un dirigente puede poner en riesgo su vida, pero no tiene el derecho de poner en riesgo la vida de los demás y no olvidar lo que dijo Talleyrand a Napoleón: “Las bayonetas sirven para todo, menos para sentarse en ellas”. 

De modo que, ánimo amigas y amigos, es poco lo que falta. Uno, dos, tres, seis años, una década, son como un suspiro, representan un abrir y cerrar de ojos en la historia nacional. 

Quienes luchamos por una transformación que servirá a varias generaciones, debemos aprender a medir el tiempo de un modo distinto. No nos debe preocupar tanto cuanto dure consumar la obra de transformación. Lo importante es no dejar de caminar hacia ese ideal. Si tenemos la fuerza necesaria para resistir, veremos el triunfo de nuestra causa y, en cualquier circunstancia, habremos ayudado mucho a quienes vienen detrás de nosotros para lograr el cambio anhelado. 

Amigas y amigos:

Por estar concentrado en la defensa de nuestro juicio de inconformidad para demandar la invalidez de la elección presidencial, no respondimos a las interrogantes en cuanto al futuro de nuestro movimiento, pero ahora es el momento de hablar sobre lo que sigue. Empiezo con lo obvio, diciendo que lucharemos toda la vida hasta alcanzar el objetivo superior de transformar a México.

Con mucha claridad, hace unos días expresé mi rechazo al fallo del Tribunal Electoral que declaró válida la elección presidencial. Dije que nunca vamos a jugar el papel de paleros del régimen antidemocrático. Por el contrario, lo decimos con franqueza, así como ellos se esmeran en mantener el régimen de corrupción, nosotros estamos empeñados en abolir ese régimen de corrupción, de injusticias y de privilegios y no vamos a dar tregua ni vamos a otorgar ninguna ventaja. 

Considero que haríamos mal en darle vuelta a la página, como si nada hubiese pasado. Sería tanto como prestarnos para dejar cancelada, en los hechos, la vía democrática. Tenemos que pensar que en todos nuestros actos tienen que estar presentes los jóvenes, las nuevas generaciones, no tenemos nosotros derecho a cancelar el futuro de millones de mexicanos. Debemos dejar siempre a salvo el derecho de las nuevas generaciones a vivir con justicia y dignidad.

En consecuencia, reitero, no voy a reconocer a Peña Nieto como presidente legítimo de México. 

Esta postura forma parte, como aquí se ha dicho, del plan de desobediencia civil, que incluye el compromiso de seguir luchando bajo el principio de la no violencia, sin caer en provocaciones, sin afectar a terceros y, sobre todo, de oponernos por medios pacíficos a la aplicación de las llamadas reformas estructurales como la pretendida reforma laboral, la fiscal, la energética y todas aquellas medidas que se tomen en contra de los intereses del pueblo y de la nación.

También debe quedar de manifiesto que vamos a proteger a los jóvenes, a los luchadores sociales y a cualquier ciudadano u organización que padezca del acoso del régimen autoritario. No permitiremos la violación de los derechos individuales y colectivos de los mexicanos. 

Vamos a seguir trabajando en el fortalecimiento del Movimiento Regeneración Nacional, MORENA. El día de hoy, se ha dado a conocer la convocatoria para elegir a los órganos de dirección en los estados, así como al Consejo y al Comité Ejecutivo Nacional de MORENA. 

Además, en los congresos distritales que se celebrarán a partir del día 12 de septiembre, entre todos decidiremos, desde abajo, de manera democrática, si MORENA continúa como asociación civil o se constituye en partido político. En lo que a mí respecta, voy a participar el 15 de septiembre como delegado efectivo en la asamblea donde me corresponde, en Copilco, de esta ciudad. 

Invito a todos a que sean parte de los delegados que participaremos en los 300 congresos distritales que se llevarán a cabo en todo el país. También informo que asistiré del 10 de octubre al 11 de noviembre a los 32 congresos estatales y, desde luego, estaremos presentes en el congreso nacional que celebraremos el 19 y 20 de noviembre.

De modo que lo primero será consolidar la organización interna de MORENA, manteniendo el carácter de movimiento amplio, plural e incluyente. Es decir, MORENA continuará siendo un espacio abierto a todos los ciudadanos, a todas las corrientes de pensamiento y a todas las clases sociales. 

MORENA seguirá sembrando ideas y haciendo conciencia. Fortaleciendo valores culturales, morales y espirituales. En esta nueva etapa se pondrá énfasis en la formación política de los jóvenes. Se mantendrá el periódico Regeneración y se continuarán usando las redes sociales para difundir nuestro proyecto, fijar posiciones y contrarrestar la propaganda de los medios de información al servicio del régimen.

Con MORENA defenderemos a los que sufren injusticias, a los más pobres y necesitados, protegeremos a los débiles y cuidaremos el patrimonio nacional, herencia de las futuras generaciones. Y hay algo en especial que evitaremos con toda nuestra fuerza: la privatización del petróleo. Adelanto que nos opondremos a cualquier reforma al artículo 27 Constitucional, con la pretensión de entregar el petróleo a particulares, nacionales y extranjeros. 

Amigas y amigos: 

En lo que a mí corresponde, en esta nueva etapa de mi vida, voy a dedicar toda mi imaginación y trabajo a la causa de la transformación de México. Lo haré desde el espacio que representa MORENA, por esta razón me separaré de los partidos del movimiento progresista. 

No se trata de una ruptura, me despido en los mejores términos. Me separo de los partidos progresistas con mi más profundo agradecimiento a sus dirigentes y militantes. 

Agradezco todo el apoyo que recibí de militantes y dirigentes del partido Movimiento Ciudadano, antes Convergencia. 

Estoy obligado a decir que en los momentos más difíciles, siempre contamos con el respaldo decidido de militantes y dirigentes del Partido del Trabajo, del PT, en particular, de su dirigente, Alberto Anaya.

Agradezco, en especial, a los militantes y dirigentes del PRD, partido en el que me tocó participar desde su fundación, del cual fui dirigente nacional, y en el que milité durante estos últimos 23 años. Tengo en el PRD muchos amigos, que en todo momento me dieron su confianza y respaldo y, en correspondencia, considero que les di lo mejor de mí y los representé con entrega y dignidad. Estamos a mano y en paz. 

Estoy seguro que esta decisión ayudará a renovar y a fortalecer al movimiento progresista. Además, siempre que se trate de la defensa del pueblo, siempre que se trate de defender el patrimonio nacional y de luchar por la transformación del país, por estas causas superiores, estaremos dispuestos a caminar juntos y llegaremos a acuerdos para actuar como una sola organización.

Amigas y amigos:

Iniciamos una nueva etapa. Vamos a recomenzar, porque así lo exigen las circunstancias. Hagámoslo con el mismo entusiasmo de siempre. Sigamos despertando y organizando a los ciudadanos. 

Cuando me preguntan qué es MORENA, y me piden que lo diga de manera breve, digo que MORENA es organizar, concientizar, defender al pueblo y a la nación. Eso es MORENA.

Que no nos angustie y detenga el qué dirán nuestros adversarios. Lo más importante es sentirnos bien con nosotros mismos, con nuestras conciencias y con el prójimo.

Comparto con ustedes mi experiencia, que es semejante a la de muchos otros luchadores sociales, muchos luchadores sociales que hay en nuestro país. 

Llevamos años batallando, trabajando con intensidad, avanzando y recibiendo reveses. Hemos aprendido que, aún en condiciones difíciles y adversas, con el predominio del régimen antidemocrático, se va avanzando en la creación de conciencia, en la organización del pueblo y en la conquista de espacios políticos.
Se van logrando victorias parciales.

Una prueba de ello, por solo poner un ejemplo, es el triunfo del movimiento progresista en Tabasco. Es memorable que este año, a pesar del caudal de dinero utilizado para la compra de votos y otras trampas, el pueblo de mi tierra, lo digo con mucho orgullo, el pueblo de mi agua dijo basta y se pudo ganar la gubernatura del estado, luego de 80 años ininterrumpidos de gobiernos priistas. Sí se puede.

Esta experiencia es, repito, una prueba de que se pueden ir avanzando y obteniendo victorias parciales, al mismo tiempo que se van creando las condiciones para alcanzar el hermoso ideal de ver triunfar la justicia sobre el poder.

La fórmula es luchar, resistir, no claudicar, avanzar, caer y levantarse, recomenzar y así, hasta la victoria final.

Todo depende de no perder la fe, de no desmoralizarse, de comprender que los procesos de transformación son tardados, pero sublimes; hacernos a la idea de asumirlos como forma de vida, porque hasta en lo personal producen dicha y grandeza. Es decir, podemos ser felices si dedicamos nuestra existencia a procurar el bienestar y la felicidad de otros. Además, la vida es demasiado corta para desperdiciarla en cosas que no valen la pena.

Amigas y amigos:

Créanme que estoy consciente de la molestia, del coraje, el desánimo, la impotencia, del dolor y de los malestares del alma que sienten millones de mexicanos luego de este nuevo fraude electoral. Pero debemos superar todas estas tristezas y decepciones, pensando que nada es en vano, hasta en las peores circunstancias, nuestra labor significa limpiar el camino a las futuras generaciones, a nuestros hijos, a nuestros nietos; es promover la aurora, la llegada de una nueva vida, de una patria nueva, del reino de la justicia y del humanismo.

Y a los dirigentes sociales y políticos de nuestro movimiento, les recuerdo que debemos guiarnos por valores más elevados, mucho más elevados que nuestros propios intereses personales. Aunque a algunos les pueda parecer una utopía, la forma en cómo pensamos y lo que hacemos, recuerdo que nada se puede hacer sin ideales. 

Cuando pensemos que no se puede, recordemos que Hidalgo enseñó que “el pueblo que quiere ser libre lo será, que el poder de los reyes es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos”. 

Y cuando no tengamos lo suficientemente claro el por qué estamos en esta lucha, no olvidemos las palabras de Morelos, cuando les dijo a sus allegados: “Quiero que hagamos la declaración de que no hay otra nobleza que la de la virtud, el saber, el patriotismo y la caridad; que todos somos iguales, pues del mismo origen procedemos; que no haya privilegios ni abolengos. 

Que todo el que se queje con justicia tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario. 

Que como la buena ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben de ser tales a que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia, y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto. 

Que se eduque a los hijos del labrador y del barretero, como a los del más rico hacendado y dueño de minas”. 

Y cuando necesitemos fortalecer nuestras convicciones, emulemos a Juárez cuando decía “que el enemigo nos venza o nos robe, si tal es nuestro destino; pero nosotros no debemos legalizar un atentado entregándole voluntariamente lo que nos exige por la fuerza”.

Y cuando nos falte idealismo, pensemos en ese extraordinario luchador social, Ricardo Flores Magón, que decía: “Cuando muera, mis amigos quizá escribirán en mi tumba: ‘aquí yace un soñador’, y mis enemigos: ‘aquí yace un loco’. Pero no habrá nadie que se atreva a estampar esta inscripción: ‘aquí yace un cobarde y un traidor a sus ideales’”.

Por todas estas consideraciones, aquí, en el Zócalo, corazón político y cultural de la República, decimos a los cuatro vientos que no claudicaremos. Que con la misma fe de siempre, vamos de nuevo a entregarnos al fecundo trabajo de despertar a los que faltan, para que todos juntos logremos el renacimiento de México.

Antes de terminar, quiero preguntarles: ¿Vamos adelante? ¿Vamos a seguir luchando?

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Que reviva México!

Putin critica a Europa y mira a Asia


   VLADIVOSTOK Y MOSCU, 9 (ANSA) - El presidente de Rusia, Vladimir Putin, propinó un codazo a Europa por su investigación sobre el gigante del gas de su país, Gazprom, mientras abrazó a la región Asia-Pacífico, al cierre de la cumbre APEC en Vladivostok, este domingo, en el extremo oriente ruso.

    Putin criticó "la actitud no constructiva" de la Unión Europea (UE) por la apertura por parte de la Comisión europea de una investigación para comprobar si Gazprom obstaculizó a la competencia en ocho miembros del bloque.

    "Pensamos que se trata de un acercamiento no constructivo", dijo Putin durante una conferencia de prensa en la jornada de cierre de la Cumbre del grupo de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC). "Nos desagrada que suceda esto", destacó.

    Al respecto, la Comisión europea (ejecutivo de la UE) anunció el martes pasado la apertura de una investigación formal contra Gazprom, por sospechas de obstaculizar la competencia y de manipular los precios en varios países de Europa central y oriental.

    Por su parte, la empresa rusa aseguró el miércoles que respeta las normas de los países en los que opera.

    "Gazprom presta mucha atención a respetar todas las normas de derecho internacional y de la legislación de los países en que realiza actividades", escribió el grupo en un comunicado.

    Los países en los cuales se sospecha que Gazprom manipuló los precios (Polonia, República Checa, Eslovaquia, Bulgaria, Hungría, Lituania, Letonia y Estonia) tienen una fuerte dependencia de los suministros de gas ruso.

    Putin dejó entender claramente que el Kremlin puede jugar en dos mesas y que, si la europea tambalea por la crisis, la otra se vuelve cada vez más interesante: la verdadera locomotora de la economía mundial está en los 21 países de la APEC, un área que va de China a Chile y Estados Unidos, en la cual vive el 40% de la población mundial, se concentra el 44% del comercio internacional y se produce el 54% del producto Interno Bruto (PIB) del planeta.

    "Una amplia cooperación con nuestros vecinos de Asia-Pacífico es una de nuestras prioridades", explicó Putin al trazar la nueva ruta de la política exterior rusa.

    Porque Moscú, en efecto, quiere relanzar su rol de puente entre Europa y Asia, también con miras a la futura Unión Euroasiática, que el propio presidente desea crear con las cenizas de la ex Unión Soviética.

    Rusia, en tiempos de crisis en la eurozona, parece cada vez más interesada en "engancharse" con la región Asia-Pacífico, suministrando energía a países necesitados de ella (Gazprom, por ejemplo, anunció que en los próximos 20 años los volúmenes de gas superarán los que aporta al Viejo Continente), y atrayendo inversiones industriales y de infraestructuras en su propio "Far east", atrasado y despoblado.

    Un ejemplo es la nueva fábrica de la "joint venture" ruso-japonesa Sollers-Mazda, recientemente inaugurada por el presidente en Vladivostok.

SAV-DS/ACZ 
09/09/2012 23:08 


Más de 19.000 niños sin techo en Nueva York


   NUEVA YORK, 9 (ANSA)- Más de 19.000 niños viven sin techo en Nueva York, un triste record para la ciudad estadounidense y una cifra que es la más alta desde los tiempos de la Gran Depresión.

    Según informó el periódico Daily News, muchos de ellos lo definen como un día de pesadilla, como "vivir en un infierno".

    "Estoy cansada de esta existencia", dijo Francheska Luciano, de 7 años, sentada en la vereda frente a un refugio en el Bronx, donde fue acogida y vive desde enero pasado con su madre y dos hermanas, de 4 y 2 años.

   Ahora esperan ser transferidas a un refugio a Brooklyn.

   "Esta área es verdaderamente peligrosa, no puedo salir porque tengo miedo", dijo la niña.

    Según el analista político Patrick Markee, "desde los tiempos de la crisis de 1929 que Nueva York no alcanzaba los casi 20.000 niños sin techo".

    Los sin techo en la ciudad están aumentando un total del 17% respecto al año pasado, pero el número de niños sin casa creció al 18%, es decir que llegó a cerca de 2.000 más desde mayo pasado.

    "Si la tendencia continúa en Navidad seguramente se superará los 20.000 pequeños sin techo", resaltó Markee.

COR-MAC/ACZ 
09/09/2012 22:31 


Honduras: un país concesionado y contaminado por la actividad minera

Ollantay Itzamná
Bajo un sol abrasador, con rostros cansados y enrojecidos por el calor tropical, empuñando pancartas y clamando justicia socio ambiental, ingresan a la casi indiferente ciudad de Santa Bárbara (Honduras), varios centenares de manifestantes contra la minería irresponsable, luego de una caminata de varios kilómetros. No existen reporteros, ni cámaras de TV. Sólo la presencia comprometida de radio emisoras locales o regionales como la Radio Progreso de la Compañía de Jesús.
Una de las manifestantes porta una pancarta que dice: “Por mí, por mis hijos, por mi patria. Minería no y no”. Don Daniel Martínez, de 53 años de edad, dirigente del Movimiento Ambientalista Santabarbarence (MAS), indica que: “Esta manifestación es en defensa del agua y en contra de las 64 concesiones mineras metálicas que el Gobierno aprobó para el Departamento de Santa Bárbara”. Éste departamento mide 5,024 Km2, por su territorio recorren los principales ríos del país (Ulúa y Chamelecón). Desde la década de los 40 del pasado siglo, diferentes empresas extranjeras se han turnado explotando la mina El Mochito, en el Municipio de las Vegas (Santa Bárbara), y terminaron matando con mercurio y cianuro el lago más importante del país, el Lago Yojoa. En la actualidad, vecinos empobrecidos del lugar se organizan para intentar restaurar dicho lago.
Don Daniel indica además: “El proyecto minero Quitaganas, en el Municipio del Níspero (Santa Bárbara), destruirá por completo la montaña del Malapón y el río Malapa que suministra de agua a más de 6 mil personas del lugar”. Otra de las manifestantes indica: “Yo soy de esta ciudad de Santa Bárbara. Yo se que tarde o temprano las minas terminarán expulsándonos o matándonos también a quienes vivimos en esta ciudad. Por eso estoy en protesta contra los proyectos mineros. Ojalá que todo el pueblo despertara a tiempo, y luchemos todos juntos”.
Según el libro Minería en Honduras, publicado, en 2009, por ASONOG, en Honduras, desde 1996, se han otorgado 372 concesiones mineras, de las cuales, para el 2009, 315 estaban en exploración y 57 en explotación. De cada 100 km2 del territorio nacional, 31 están concesionados para la explotación minera. La mayoría de estas concesiones son para minas a cielo abierto (que utilizan cianuro), método altamente letal para el ambiente, la gente y su cultura. La misma publicación señala que, en los últimos 5 años, las empresas ganaron 9, 920 millones de lempiras (522 millones de dólares), y sólo entregaron al país en impuestos 618 millones de lempiras (32 millones de dólares). Es decir, de cada 100 lempiras que ganan, sólo 16 dejan al país. (ASONOG, 2009)
En los años 80 del siglo XIX, Honduras recibió alrededor del 55% de las ganancias por exportaciones de la plata extraída de la mina El Mochito. Pero, al inicio de los 90 del siglo XX, la suma total por las exportaciones de minerales aportó con menos del 2% al PIB, y menos del 0.3% al empleo en Honduras. (OXFAN, 2011:9). Para el 2009, según reportes del Banco Central de Honduras, la actividad minera representaba el 0.75% del PIB. Las remesas enviadas por emigrantes hondureños en el exterior son 30 veces más grandes que los ingresos económicos generados por las empresas mineras. ¿En qué mentalidad cabe asumir costos socioambientales y culturales irreversibles a cambio de un insignificante ingreso económico?
Es inamisible que durante la Colonia española la actividad minera privada haya pagado el quinto real (20%) en impuestos a la Corona, y, ahora, no pague ni el 3% en impuestos al Estado “independiente” de Honduras. Sobre todo, durante esta “primavera alargada” de los precios de los minerales en el mercado internacional.
En Honduras, las empresas mineras deciden dónde, cómo, cuánto tiempo y con qué tecnología explotar los yacimientos mineros. Siempre cuidando su rentabilidad, convirtieron y convierten al Congreso Nacional en meros tramitadores sumisos de concesiones mineras. Existen normativas para el Estudio de Impacto Ambiental, pero dichos estudios son también financiados por las mismas empresas.
Llega a tal grado la prepotencia del sector privado en Honduras que, en este momento, diputados del Congreso Nacional “socializan” los contenidos del proyecto de la nueva Ley de Minería (propuesto por las empresas mineras) prioritariamente con los trabajadores de las empresas mineras. En el Departamento de Santa Bárbara, dicha socialización la realizaron sólo con los trabajadores de la mina El Mochito, y se negaron debatir con las organizaciones sociales, según indica Don Daniel, dirigente del MAS.
Esta conducta criminal e impune de las empresas mineras contra poblaciones enteras, siempre en colusión los gobiernos de turno, genera odio y repudio incluso en las conciencias más adormecidas. Desde Argentina, pasando por Bolivia, Perú, Panamá, Honduras hasta México, el clamor por el agua y el repudio a las obras mineras se constituye en la espina dorsal del despertar simultáneo y sigiloso de esta Abya Yala escarbada y envenenada por siglos de la avaricia metálica. Hace doscientos años, los procesos de las “independencias” inconclusas se emprendieron en nombre de la libertad. Al parecer, ahora, el repudio al crimen minero y el clamor por el agua se constituye en un catalizador para proseguir con los proyectos emancipatorios de los pueblos en el siglo XXI. 
Ollantay Itzamná, indígena quechua, abogado y antropólogo

A LOS AMIGOS DE SIEMPRE

Esteban  Morales

UNEAC

DEBEN EXISTIR MUCHAS PREOCUPACIONES EN NUESTROS AMIGOS, POR LA SUPERVIVENCIA DEL PROYECTO CUBANO.

Cuando en el 2010 escribí sobre la corrupción  y me ocurrió lo que todos saben, fue inevitable que se preocuparan mucho. No se entendió nunca, cómo era posible tomar una medida política del carácter de la  que se ejecutó,  ante la denuncia que se hacía.

Aquello escritos, como se dice, atravesaron el vendaval de las incomprensiones y hoy hemos avanzado en ese tipo de críticas.  Nuestra máxima dirección política, consecuentemente con lo que había venido diciendo desde que tomó el mando, la acuñó: corrupción es equivalente a contrarrevolución. Todos los revolucionarios respiramos  profundamente  descansados. El asumir la crítica era una realidad y nadie estaba en el derecho de acallarla.

Pero debemos continuar avanzando.  Una masa importante de nuestros intelectuales revolucionarios asume valientemente la crítica de nuestras realidades, como ha sugerido Raúl, pero aun no es posible sentir a fondo y confiadamente, que están haciendo lo que deben, aunque estén convencidos de ello.

Aun cierta burocracia acecha, sin desaprovechar la oportunidad  de decirnos a los intelectuales que estamos equivocados, que al parecer las cosas no pueden ser  tal y como Raúl nos ha dicho. Mientras que todos los que asumimos la crítica de nuestra sociedad  estamos, junto con Raúl,  convencidos de  que es el único modo de salvar el proceso.

Qué querría decir Raúl Castro con que “corrupción es equivalente a contrarrevolución”. Sin dudas tal afirmación es dolorosamente abarcadora. Porque encierra entre otros los peligros siguientes:

-En primer lugar, que el que se corrompe, ya se pasó al enemigo.

-Trata de desprestigiar el discurso político de la Revolución en su momento más crítico.

-Da elementos para que se diga que no son todos los que están,  ni están todos los que son. Lo cual como un ataque directo a la dirigencia del país, atenta  contra todo proceso que pretenda hacer avanzar la remodelación económica, realizar los ajustes sociales necesarios y lograr el cambio de mentalidad.

-En medio de la difícil situación material que vive el país, da un ejemplo funesto de cómo solucionar los problemas individuales.

-Quien se corrompe es prácticamente imposible que mantenga otros valores, por lo cual, el siguiente paso es colaborar con quienes le facilitan su labor, corrompiendo a otros y poniéndolos a todos  al servicio de la subversión.

Pero existe una forma más sutil   encubierta de corrupción, que medra entre nosotros,  y que no pocos le restan importancia, porque la practican sistemáticamente  o porque  no la ven  con el  grado de peligrosidad con que miran  la de los altos funcionarios.

Se trata de una corrupción de poca monta materialmente, practicada de a poco, de manera directa  entre funcionarios de bajo nivel, que poseyendo la posibilidad de mover ciertos recursos, los intercambian como si se tratara de un simple trueque de mercancías.

Se trata del funcionario, que administra una cafetería y le consigue los dulces y la cerveza al amigo que va a celebrar los 15 de la hija;  mientras  que este último, administrador de una fábrica, le suministra las lozas y el cemento que el primero necesita para levantar una habitación adicional. Un simple intercambio entre dos. Donde no media dinero sino bienes  y en el que no pocos se hacen los de la “vista gorda”, esperando que le llegue  su turno de practicarlo también. Vía por la cual, de manera ilegal, se escapan una increíble cantidad de recursos, cuyo  destino debiera ser  el comercio con la población. Este tipo de corrupción no es menos nociva que la otra, debido a las razones siguientes:

-Su poco valor monetario la hace aparecer como simples favores de amigo. Lo que se ha popularizado bajo el término de “resolver”.

-Por lo general, en el centro de trabajo,  se trata de algo que casi  todos dominan, pero que dejan pasar. Porqué no les importa, por temor a la represalia  o porque piensan que un día les puede tocar.

-Tiende a crear un nivel de compromiso entre los que administran y el resto  de los trabajadores, que pueden considerarse en el derecho de disfrutar de esas ventajas ilegales en algún momento.

-Es muy fácil de ocultar dentro de la contabilidad y los controles económicos.

-Al no mediar dinero la peligrosidad de su práctica es bastante reducida.

-No obstante, el grado de corrupción de este modelo de su ejercicio, corroe la autoridad hasta de las propias organizaciones políticas en el centro de trabajo.

Luego con la corrupción, en todas sus características de práctica y niveles, estamos ante un fenómeno, que solo es posible derrotarlo, si todos los sectores sociales participan, declarándole una guerra generalizada  que perfeccione la conciencia de lo que ella significa y provea a todos,  los instrumentos  para combatirla. Ello significa,  transparencia informativa, discusión abierta y dotar a todos de la confianza de que la crítica oportuna y eficiente  siempre será bien recibida.

La Habana, Agosto 29 del 2012

Cuando la parodia raya en tragedia

Noam Chomsky*
La Jornada – 09-09-12
No es fácil escapar de nuestra piel y ver al mundo de una forma diferente a como se nos presenta día con día. Pero es útil intentarlo. Probemos con algunos ejemplos.
Los tambores de guerra están batiendo cada vez con más fuerza respecto de Irán. Imaginemos que se invirtiera la situación.
Irán está librando una mortífera y destructiva guerra de bajo nivel contra Israel, con participación de las grandes potencias. Sus líderes anuncian que las negociaciones no están llegando a nada. Israel se niega a firmar el tratado de no proliferación nuclear y a permitir inspecciones, como ha hecho Irán. Israel sigue rechazando los abrumadores exhortos internacionales para establecer una zona sin armas nucleares en la región. A lo largo de todo el proceso, Irán cuenta con el apoyo de su padrino, la superpotencia.
Los líderes iraníes anuncian entonces sus intenciones de bombardear a Israel. Destacados analistas militares iraníes señalan que el ataque podría ocurrir antes de las elecciones en Estados Unidos.
Irán puede utilizar su potente fuerza aérea y los nuevos submarinos enviados por Alemania, armados con misiles nucleares y estacionados frente a la costa de Israel. Sea cual fuera el calendario, Irán cuenta con que la superpotencia que lo respalda participe en el ataque, si es que no lo encabece. Leon Panetta, secretario estadunidense de Defensa, declara que si bien no está en favor de un ataque de esa naturaleza, como país soberano Irán puede actuar conforme más le convenga.
Todo esto, por supuesto, es impensable aunque de hecho está sucediendo con los personajes invertidos. Es verdad, las analogías nunca son exactas y ésta es injusta... para Irán.
Al igual que su padrino, Israel recurre a la violencia a voluntad. Persiste en los asentamientos ilegales en los territorios ocupados, algunos de ellos ya anexados, en un desafío descarado del derecho internacional y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En repetidas ocasiones ha lanzado ataques brutales en contra de Líbano y de la enclaustrada población de Gaza, matando a decenas de miles de personas sin ningún pretexto creíble.
Hace 30 años, Israel destruyó un reactor nuclear iraquí, acto que recientemente ha recibido encomios, evitando las sólidas evidencias, incluso de los servicios secretos estadunidenses, de que ese bombardeo no le puso fin al programa de armas nucleares de Saddam Hussein, sino más bien lo inició. El bombardeo de Irán podría tener el mismo efecto.
Irán también ha lanzado agresiones, pero en los últimos siglos sólo lo hizo durante el régimen del sha, que contaba con el apoyo de Estados Unidos, cuando conquistó las islas árabes del golfo Pérsico.
Irán emprendió su programa de desarrollo nuclear con el sha, con el fuerte apoyo oficial de Estados Unidos. El gobierno iraní es brutal y represivo, como lo son los aliados de Washington en la región. Su aliado más importante, Arabia Saudita, es el régimen fundamentalista islamita más extremo y gasta enormes fortunas para difundir sus doctrinas radicales wahabitas en otros países de la región. Las dictaduras del golfo Pérsico, también aliados favorecidos por Estados Unidos, han reprimido durante cualquier intento popular por participar de la primavera árabe.
El Movimiento de los Países No Alineados –los gobiernos de la mayoría de la población mundial– se reunió recientemente en Teherán. El grupo ha endosado fervorosamente el derecho de Irán a enriquecer uranio y algunos de sus miembros, como India, por ejemplo, aplican el duro programa de sanciones estadunidenses sólo de forma parcial y con reticencias.
Los delegados del Movimiento de los Países No Alineados reconocen la amenaza que domina la discusión en Occidente, articulada lúcidamente por el general Lee Butler, ex jefe del comando estratégico de Estados Unidos: Es peligroso en extremo que, en el caldero de animosidades que llamamos Medio Oriente, una nación se equipe con armas nucleares, lo cual inspira a otras naciones a hacer lo mismo.
Butler no se refería a Irán, sino a Israel, que en los países árabes y en Europa se considera que constituye la mayor amenaza para la paz en la región. En el mundo árabe, Estados Unidos está clasificado en el segundo lugar de las amenazas mientras que Irán, aunque no lo quieren, provoca mucho menos miedo. Efectivamente, muchas encuestas señalan que la mayoría considera que la región sería más segura si Irán tuviera armas nucleares para contrarrestar las amenazas que perciben.
Si Irán efectivamente está avanzando para dotarse de armas nucleares –cosa que hasta ahora no saben los servicios secretos estadunidenses–, podría deberse a que se siente inspirado a hacerlo por las amenazas israelíes y estadunidenses, emitidas sistemáticas en violación explícita de la Carta de Naciones Unidas.
¿Por qué entonces el discurso occidental oficial presenta a Irán como la mayor amenaza para la paz mundial? La razón principal es reconocida por las fuerzas armadas y los servicios secretos estadunidenses e israelíes: Irán podría disuadir a Estados Unidos e Israel de recurrir a la fuerza.
Aun más, Irán debe ser castigado por su exitosa rebeldía, que fue la acusación de Washington contra Cuba hace medio siglo, y que sigue siendo la fuerza motriz de los ataques estadunidenses contra la isla, a pesar de las condenas internacionales.
Otros eventos que se presentan en la primera plana de los diarios podrían beneficiarse también si los vemos desde otra perspectiva. Supongamos que Julian Assange hubiera publicado documentos rusos que revelaran información importante que Moscú quisiera ocultar del público, y que las demás circunstancias fueran idénticas.
Suecia no titubearía en realizar su único interés anunciado, aceptando el ofrecimiento de interrogar a Assange en Londres. Declararía que si el fundador deWikileaks regresara a Suecia (como él mismo ha aceptado hacer) no sería extraditado a Rusia, donde son muy escasas las posibilidades de que tenga un juicio justo.
Suecia sería reconocida por su posición conforme a sus principios. Julian Assange sería elogiado por realizar un servicio público; lo que, por supuesto, no obviaría la necesidad de tomar las acusaciones en su contra tan en serio como en cualquier otro caso de ese tipo.
La noticia más destacada del día en Estados Unidos son las elecciones. Louis Brandeis, juez de la Suprema Corte estadunidense, ofreció una perspectiva muy apropiada con estas palabras:Podemos tener democracia en este país, o podemos tener la riqueza concentrada en manos de unos cuantos, pero no podemos tener las dos cosas al mismo tiempo.
Guiados por esa perspectiva, la cobertura de las campañas electorales deberían concentrarse en el efecto de la riqueza en política, analizado ampliamente en el reciente estudio de Martin Gilens, Prosperidad e influencia: La desigualdad económica y la fuerza política en Estados Unidos. Él encontró que la gran mayoría esincapaz de influir en la política del gobierno cuando sus preferencias divergen de las de los ricos, los cuales básicamente obtienen lo que quieren cuando algo les importa.
No es sorprendente, pues, que en una reciente clasificación de los 31 miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, Estados Unidos haya quedado en el lugar número 27 en términos de justicia social, a pesar de sus extraordinarias ventajas.
Ahora bien, el tratamiento racional de los asuntos tiende a evaporarse en las campañas electorales, en formas que a veces rayan en la comedia.
Para poner un ejemplo, Paul Krugman asegura que el tan admirado Gran Pensador del Partido Republicano, Paul Ryan, reveló que sacó sus ideas sobre el sistema financiero del personaje de una novela de fantasía –Atlas Shrugged, de Ayn Rand–, que aboga por el uso de monedas de oro en lugar de papel moneda.
Solamente queda inspirarnos en un escritor realmente distinguido, Jonathan Swift. En Los viajes de Gulliver, los sabios de Lagado llevan consigo a cuestas todas sus pertenencias, que utilizan en los trueques sin las molestias del oro. Entonces la economía y la democracia podrían florecer verdaderamente. Y, lo mejor de todo, las desigualdades se reducirían notablemente, lo que sería un regalo para el espíritu del juez Brandeis.
* Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, Massachusetts

Se separa AMLO de PRD y buscará nueva fuerza política


El ex candidato a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, durante el mitin en el Zócalo, donde dijo que va a "dedicar toda mi imaginación y trabajo a la causa de la transformación de México". Notimex
En su discurso en el Zócalo, el político tabasqueño manifestó que Morena entra a una etapa de reflexión para determinar democráticamente si sigue como asociación civil o se constituye en partido político.
Alma E. Muñoz y Enrique Méndez
La Jornada 09/09/2012 11:54
México, DF. Andrés Manuel López Obrador anunció que se separa de los partidos del Movimiento Progresista para "dedicar toda mi imaginación y trabajo a la causa de la transformación de México". En su discurso ante un zócalo prácticamente lleno, manifestó que "no se trata de una ruptura, me despido en los mejores términos". Estamos "a mano y en paz" con el PRD.
El ex candidato presidencial anunció que Morena entra a una etapa de reflexión para determinar democráticamente si continúa como asociación civil o se constituye en partido político.
"Hoy se ha dado a conocer la convocatoria para elegir a los órganos de dirección (del movimiento) en los estados, así como al consejo y al comité ejecutivo nacional de Morena". Por mi parte, adelantó, participaré el 15 de septiembre como delegado efectivo en la asamblea que me corresponden, en Copilco, ciudad de México.
Afirmó que lo primero será "consolidar la organización interna de Morena, manteniendo el carácter de movimiento amplio, plural e incluyente. Es decir, Morena continuará siendo un espacio abierto a todos los ciudadanos, corrientes de pensamiento y clases sociales".
López Obrador reiteró que no va a reconocer a Enrique Peña Nieto como presidente de México y también, de forma pacífica, a manifestarse en contra de las llamadas reformas estructurales.
En su discurso resaltó que se inicia una nueva etapa. "Vamos a recomenzar porque así lo exigen las circunstancias. Hagámoslo con el mismo entusiasmo de siempre", declaró.
Peña Nieto no será reconocido por Morena
El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) resolvió no reconocer a Enrique Peña Nieto como presidente de México y recurrir a la desobediencia civil pacífica, que incluye realizar el 1 de diciembre acciones "contra la imposición en todas las plazas públicas del país".
Desde el zócalo capitalino, donde se lleva a cabo la asamblea de López Obrador, el movimiento acordó un plan de acción que establece: acciones informativas y culturales en plazas públicas todos los fines de semana, promover el establecimiento de un tribunal popular electoral, con posibilidad de réplica en los estados, rechazar la Ley Federal del Trabajo, conmemorar el 2 de octubre la matanza de estudiantes "para recordar lo que ha representado y representa el PRI".
Asimismo, convocar a todos los ciudadanos y movimientos a realizar una campaña por la democratización de los medios de información, un boicot a medios como Televisa y a exigir nuevas concesiones de medios.
Javier Jiménez Espriú afirmó que se trata de una lucha sin cuartel por hacer valer la democracia.
Propuso que las más altas instituciones académicas del país realicen un análisis servido y profundo sobre la sentencia del Tribunal Electoral. "Harán una gran aportación al bienestar de la nación". Convocó a no dejar que se cierre el expediente sobre las pasadas elecciones; es importante que la gente la conozca. Tenemos que hacer prevalecer el imperio de la verdad, resaltó.
Raquel Sosa, por su parte, dijo que los 5 millones de integrantes de Morena "participaremos en acciones de resistencia civil", y adelantó que integrarán consejos estatales, municipales, distritales; nombrarán un comité ejecutivo nacional y delegados a un Congreso Nacional, a realizarse el19 y 20 de noviembre para decidir el futuro del movimiento.
"Hoy son días que la izquierda debe reflexionar el papel que debe jugar en los próximos años, porque tenemos vocación de gobierno y queremos poner desde ahora un proyecto, en donde podamos poner sobre la mesa una agenda que le beneficie a los millones de mexicanos que votaron por la izquierda y que sea el futuro para ganar la presidencia de la República", señaló.
En estos momentos habla López Obrador, quien se ha manifestado en contra de la violencia.
La gente ha gritado constantemente "revolución, si hay imposición".
Previo a las palabras del tabasqueño, Paco Ignacio Taibo II señaló, al tomar la palabra desde el templete, que se inaugura la etapa más larga de la resistencia popular.
"Nos vamos a meter en sus sueños y nos vamos a convertir en su peor pesadilla", aseguró el escritor ante miles de personas apostadas en la explanada del Zócalo. "No prometemos días tranquilos", resaltó.
Se encuentran presentes, entre otros, el gobernador electo de Tabasco, Arturo Núñez; el senador Alejandro Encinas; el presidente municipal electo de Acapulco, Luis Walton; Jesús González Schmall, Clara Brugada, Héctor Vasconcelos y más.

¿Controlar o crecer?

EL DILEMA DE LOS DIRIGENTES CHINOS
Gustavo-Adolfo Vargas | Opinión
Managua, Nicaragua | elnuevodiario.com.ni - 9 de septiembre de 2012
Tras la muerte de Mao(1976), todo el proceso que China ha vivido se ha articulado en torno al objetivo de encontrar una vía conducente al florecimiento del país, ideal asociado a dos variables: modernización y soberanía. Sun Yat-sen (1911) y Mao (1949) lo intentaron a su manera. Ese tesón nacional finalmente se impuso a cualquier otra consideración ideológica, los éxitos alcanzados en las últimas décadas exceden toda duda.
Persisten poderosas sombras que amenazan su estabilidad y continuidad. El objetivo está más cerca que nunca, desarrollándose a partir de una interna definición de los mecanismos y cadencias del proceso, prestando atención a la subsistencia de las capacidades propias y evitando seguir puntualmente los consejos provenientes del exterior cualquiera fuese su forma o finalidad.
El fin del aislamiento y la aceptación de la interdependencia se producen paralelamente a la reafirmación de esa vocación soberana, acorde con una trayectoria histórica cada vez más exaltada, sin más restricciones que las libremente consentidas. Como garante de este proceso se erige el Partido Comunista de China (PCCh), progresivamente alejado de su original ideario clasista y revolucionario; afirmándose como gestor burocrático de una emergencia cuyo principal sustrato ideológico evoluciona hacia un nacionalismo.
Se ha conformado la mayor ruptura de toda su historia, generando una estrecha relación con el mundo externo que no ha derivado en sumisión especialmente respecto a los principales centros de poder.
Un férreo control sobre el Ejército Popular de Liberación, la economía y los nuevos colectivos emergentes, garantizan de facto que la presencia de la economía privada no altere su capacidad para condicionar el rumbo de los acontecimientos y no surja la aparición de actores rivales, cuyo potencial cuestione su poder.
Ello se ha logrado a través del control partidario-estatal de los principales sectores estratégicos de la economía del país, en manos de una oligarquía orgánica cuya composición variable, es determinada por el departamento de organización del Comité Central.
De esta forma, el reformismo económico avanza asido del conservadurismo político recubriendo las posibilidades de que tal desarrollo no derivará en una pérdida de control de su orientación y, quizá de la capacidad para preservar la estabilidad y la soberanía. Es bien sabido que quien controla el PCCh, controla el proceso, pero quien controla la economía acabará controlando a este.
Tal circunstancia podría explicar el hecho de que la disputa ideológica no es la base del “enfrentamiento” entre China y Estados Unidos, cuya más profunda motivación es la resistencia oriental a dejarse enmarañar en las envolventes redes de la superpotencia.
A Estados Unidos no le preocupa que el PIB de China llegue a superar el propio, sino su obstinación en impulsar un proyecto alternativo, su afirmación como un polo de poder no asimilable que erosione y extenúe su hegemonía global.
Las presiones de Estados Unidos hacia China, se orientan a asegurar su propio status hegemónico, para ello intentará atraerla hacia una carrera armamentista interviniendo en sus embrollos vecinales en las aguas próximas y entorpecerá la viabilidad de sus alianzas externas, valiéndose de la recurrida arma utilizada por China: la economía, incluyendo la presión sobre el yuan.
El problema medular que afronta China, es cómo garantizar un elevado ritmo de crecimiento para afirmar su proyecto nacional. La crisis global, que a primera vista ofrece ventaja al gigante asiático, acaso resulte errada y llena de matices.
Un nuevo modelo de desarrollo basado en la potenciación del consumo interno, el impulso tecnológico, social, ambiental, etc., se revelan insuficiente para preservar aquella dinamia, que seguramente requiera más tiempo para consolidarse. Análogamente, se refiere que la economía privada es la única que mantiene un elevado ritmo de crecimiento (46% en 2011) frente a la colectiva (34% en 2011) o estatal (15% en 2011).
En tal contexto, no es extraño que Wen Jiabao afirmara en marzo de 2012, que la dinamización de la economía china pasa por el estímulo de la inversión privada y una progresiva liberalización de las industrias monopolizadas; las resistencias burocráticas son importantes, explican su contradictoria y escasa implementación, al suprimir las barreras mayormente administrativas.
El cambio también facilitaría el logro de una mayor profundidad estratégica a los capitales exteriores que podrían ganar suficiente entidad para influir decisivamente en órdenes clave de su economía, afectando así las capacidades internas de preservación de la soberanía. ¿Controlar o crecer? Al parecer, ese es el dilema al que se enfrentan los dirigentes chinos.
* Diplomático, Jurista, y Politólogo

Otra forma de tortura: el confinamiento en solitario


Esta práctica provoca el repudio de grupos y activistas de los derechos humanos. Autor: Internet
A diario, más de 80 000 reclusos en Estados Unidos pasan sus condenas en total aislamiento, una transgresión de los derechos humanos aplicada preferentemente a prisioneros políticos, minorías étnicas y enfermos mentales
JuanaCarrasco Martín 
juana@juventudrebelde.cu
8 de Septiembre del 2012 20:54:42 CDT
En Estados Unidos hay 2 266 800 personas adultas encarceladas, según datos del año 2010 del Buró de Estadísticas de la Justicia, el 0,7 por ciento de la población; adicionalmente 4 933 667 estaban en probatoria o libertad bajo palabra, una suma que ubica al 3,1 por ciento de los adultos residentes en situación de vínculo con el sistema penitenciario, la mayor tasa de todo el mundo. En el 2008, el diez por ciento de esa población penal estaba condenada de por vida. Son datos que pueden encontrarse en la Internet y van diciendo bastante de un sistema que busca castigar, sin ahondar mucho en agravantes que incrementan el delito, como las desigualdades, la pobreza y la discriminación racial; y por otro lado, ese sistema no intenta la rehabilitación del reo, sino someterlo a dolorosas y hasta desproporcionadas penas y sufrimientos.
Hablaremos de una de ellas: la práctica bastante extendida del confinamiento en solitario, que provoca el repudio de grupos y activistas de los derechos humanos, los cuales, desde hace décadas, comenzaron a catalogar de tortura ese encierro en incomunicación, que en no pocas ocasiones tiene entre sus principales víctimas a prisioneros políticos, disidentes, reclusos rebeldes y condenados a cadena perpetua.
Recientemente, Al Jazeera en su publicación digital, citaba a Robert Saleem Holbrook —sentenciado a perpetua sin condicional, a la edad de 16 años, porque participó en un robo donde resultó una persona muerta, y que ha pasado la mayor parte de su vida tras las rejas—, quien aseveraba que esas unidades de control vuelven locos a los hombres. «…no es una sorpresa que la mayoría de los reclusos enviados a ellas son prisioneros políticos de conciencia, abogados de prisión o jóvenes prisioneros rebeldes. Esta es la clase de reos que ocupan las unidades de control en el sistema penitenciario de Estados Unidos».
Son decenas de miles los penados en EE.UU. encerrados en esas condiciones de incomunicación total por largos períodos, tan extensos que algunos han pasado más de 30 años continuos en tan cruel contexto carcelario, bestial para cualquier humano, sea cual sea el delito cometido, porque les priva hasta el extremo de su categoría de ser social. «No solo de pan vive el hombre», dice el proverbio, y se trata del normal funcionamiento de su cerebro…
La intención es obvia, un castigo adicional que apunta a destruir a la persona, privándola de estímulos emocionales, intelectuales y físicos, porque el confinamiento solitario significa que ni siquiera tienen contacto con otros reos o los propios guardias cuando están en administración segregada en las Unidades de Control, como oficialmente se nombra a lo que en las prisiones se conoce como «el hueco» y lockdown, unas verdaderas cámaras de tortura, donde el prisionero es encerrado en una pequeñísima habitación, casi siempre de 13 por ocho pies, según la mayoría de las descripciones.
Un reporte de 2008 del Departamento Correccional de Michigan a la legislatura del Estado, reconocía que a diario el número promedio de reclusos en administración segregada durante el año fiscal 2007-2008, en ese territorio, fue de 1 294. Y los periodistas de Solitary Watch, Jean Casella y James Ridgeway, calculaban que «basado en los registros disponibles, hay por lo menos 80 000 prisioneros en confinamiento solitario cada día en las prisiones y cárceles estadounidenses, incluidos 25 000 de largo tiempo en las «supermax» o prisiones de máxima seguridad.
El tema sale de vez en cuando en la gran prensa, y en un reciente artículo en The Washington Post, sobre la situación en Virginia, anotaba que «44 Estados… usan el confinamiento solitario». Aunque el reportaje exponía críticamente la situación, sin embargo, limitaba tan infame práctica solo a las supermax, sin contar que habitualmente en cada prisión estadounidense, sean federales o locales, existen las Unidades de Casas de Seguridad (SHU), las Unidades de Casas de Restricción, las Unidades de Manejo Especial y otras celdas para el encierro total aislado de los reos que se estime por las autoridades de la instalación penal.
Sin embargo, en los anales de la jurisprudencia norteamericana, se supone que el confinamiento solitario, que tenía como basamento la penitencia y reforma del condenado, fue mayoritariamente abandonado en 1913 —hace casi una centuria—, porque desde entonces se consideró que el castigo era perjudicial y no producía beneficio, por el contrario incrementaba un comportamiento impulsivo, cuando esa herramienta disciplinaria era, por lo general, para enfrentar y corregir una acción violenta cometida en la cárcel.
Pero un siglo después continúa como método común y los reportes demuestran que durante las décadas de los 80 y los 90 del pasado siglo, se incrementó su uso como forma de penalización.
Algunas prisiones sobresalen por su utilización. Solo en la californiana Pelican Bay, son más de 500 los prisioneros que llevan diez años o más en incomunicación total. Y de la Unidad de Control de Marion, considerada como el prototipo de la supermax moderna, y por eso ha servido de modelo al resto de las prisiones de máxima seguridad, es de empleo extendido el confinamiento en solitario.
Un ex guardia de la Penitenciaría de Marion, Ralph Arons, declaró sobre ese estilo de trabajo con la población penal: «El propósito de la Unidad de Control de Marion es controlar las actitudes revolucionarias en el sistema de prisión y en la sociedad a la larga».
Siniestras consecuencias
Una encuesta nacional sobre la disciplina y las prácticas formales e informales de penalización en las prisiones del país norteño, conducida hace ya más de dos décadas, concluía que «el confinamiento solitario, la pérdida de privilegios, las palizas físicas» y otras formas de privación y persecución eran «prácticas disciplinarias comunes» que se «utilizaban rutinaria, caprichosa y brutalmente» en las prisiones de máxima seguridad de EE.UU. Nada de esto ha cambiado.
En las supermax, donde está el dos por ciento de la población penal estadounidense, los prisioneros habitualmente pasan sus horas de sueño y vigilia encerrados en pequeñas celdas, sólidamente selladas con puertas de acero y carentes muchas veces hasta de ventanas. Apenas pueden salir una hora para ducharse y hacer ejercicio en solitario en un pequeño espacio también cerrado, pero tampoco eso se cumple con regularidad con los reclusos que, por lo general no tienen acceso a actividades educacionales o recreacionales u otras fuentes de estimulación mental, y en las pocas ocasiones en que salen de tal encierro lo hacen esposados de pies y manos, con cadenas en su cintura y escoltados por dos o tres oficiales correccionales.
Hay una característica especial para los enviados a ese castigo: cuando se entra en una celda de aislamiento no se sabe cuánto tiempo durará la pena, porque simplemente el período es indefinido… y son mazmorras diseñadas para los supuestamente incorregibles, peligrosos y violentos, aunque muchos de los confinados no clasificarían en verdad en esas categorías. Por demás, castigo tan inhumano quiebra todos los derechos e incluso leyes y convenciones internacionales que han sido firmadas por EE.UU.
En primer lugar son una agresión a la dignidad humana, es un tratamiento desproporcionado, humillante, cruel, perverso, brutal, degradante, que viola los derechos humanos básicos. Es como hacer vivir a un hombre —o mujer, o menor, porque también se aplica contra ellos— en una tumba. Es la destrucción emocional, física y psíquica, es el fermento para, en muchos casos, hacer crónica la depresión, la ansiedad, las alucinaciones, incrementar la claustrofobia, la ira, la angustia, y el descontrol de los impulsos, o dejarlos casi como vegetales al caer en estados catatónicos.
Estudios psicológicos demuestran que a medida que pasa el  tiempo, puede producirse pérdida de la concentración, de la capacidad de pensar o de recordar. Con el confinamiento en solitario se traspasa los límites de lo que una persona puede tolerar. Es incrementar penas y sufrimientos. Por eso se le considera una forma de tortura.
Algunos casos en solitario
Aún cuando esos estudios sobre el sistema son suficientes, de ellos hacen caso omiso las autoridades penitenciarias de EE.UU.
Más de un ejemplo de reclusos sometidos a tal castigo alcanzan notoriedad, y debemos citar a los tres Panteras Negras de Angola 3, uno de los más siniestros presidios de ese país, situado en Luisiana. Solo uno de ellos logró ser liberado luego de 29 años en solitario, Robert King, pero ya entraron en los 40 años de encierro en aislamiento Albert Woodfox y Herman Wallace, por quienes hay una campaña internacional a favor de su libertad, en la que está incluida hasta Amnistía Internacional.
Otro es Russell Maroon Shoats, un prisionero político que ya tiene 70 años de edad y de ellos ha pasado 40 en diferentes penitenciarias y 30 años en solitario, incluidos los últimos 20 ininterrumpidamente; 23 de cada 24 horas diarias.
Pero Solitary Watch publicaba el 17 de agosto que en una cárcel de un pequeño pueblo de Georgia había muerto en solitaria y por negligencia médica, Fabian Avery III, un muchacho de 17 años, horrenda historia que había reportado el diario Atlanta Journal-Constitution, cuando la madre del menor está llevando a proceso judicial al departamento de policía, a la enfermera y al doctor del correccional, y a cuatro oficiales penales, reclamando violaciones de los derechos civiles y malas prácticas, porque fueron ignoradas las graves condiciones médicas de su hijo.
Fabian pesaba 153 libras cuando fue arrestado en diciembre de 2010, acusado de un robo de menor cuantía; luego fue transferido de la cárcel del Condado Fulton, el 15 de febrero de 2011, porque había hacinamiento en esa instalación y un mes después, el 18 de marzo, apareció muerto en su celda de aislamiento de seis por diez pies, sobre un colchón en el suelo, en la cárcel municipal de Mize Street en el pueblo de Pelham, al sur de Georgia. Pesaba solo 108 libras.
Según los documentos, el 24 de febrero se quejó de los primeros síntomas: náuseas, dolores estomacales, luego vómitos, dolores en el bajo vientre y se defecó sin asistencia y se le dio el mínimo de atención, murió de apendicitis y complicaciones de obstrucción intestinal.
Lo habían puesto en «el hueco» tras ese primer reporte de estar enfermo porque no se limpiaba o duchaba…
No se requieren más comentarios.