sábado, 31 de marzo de 2012

OTRA VEZ VIERNES SANTO JUNTO A NAVIDAD EN CUBA

Por Francisco Forteza

   LA HABANA, 31 (ANSA) - El presidente cubano, Raúl Castro, aplicará un receso nacional, por ahora excepcional el 6 de abril, Viernes Santos en la liturgia católica, "en consideración" de una petición que le hizo Benedicto XVI y como prueba de que sigue el fortalecimiento de las relaciones de la Iglesia y el Estado cubano.

    Los cubanos, católicos o no, descansarán el próximo viernes. El asueto dictado por el gobierno podría prolongarse definitivamente pero queda en manos de "los órganos superiores de la Nación la determinación definitiva", anunció la nota.

    La petición sobre la posibilidad del receso laboral nacional hecha por Benedicto XVI a Castro fue divulgada a la prensa el 27 pasado, durante la visita del Papa de tres días a Cuba, por el Padre Federico Lombardi, vocero del Vaticano. La respuesta fue un día después aunque ahora se anunció públicamente. El comunicado oficial explicó que "momentos antes de su partida" Castro le dijo a Benedicto XVI que accedía a la petición.

    La decisión aparece como un reflejo de las "buenas relaciones actuales" entre la Iglesia Católica y el Estado cubano.

    Además de su encuentro e intercambio de saludos de bienvenida y despedida con el presidente cubano, Benedicto XVI celebró una reunión con el ex mandatario cubano Fidel Castro, el cual se desarrolló con gran cordialidad, según la Iglesia.

    Fue Fidel Castro, entonces presidente del país, el que ordenó en 1997 la restitución como fecha nacional de asueto de las Navidades, una bienvenida anticipada al papa Juan Pablo II, que vino a este país por cinco días en enero de 1998.

    Generalmente la desaparición de las Navidades y el Viernes Santo como fechas nacionales de receso laboral son atribuidas por algunos historiadores al enfrentamiento del gobierno de Castro con la Iglesia Católica, a causa de que tras el triunfo de su ejército rebelde contra el régimen de Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959, se implantó en Cuba un sistema sobre bases marxistas.

    En una etapa inicial quienes apoyaban el nuevo proceso, especialmente los jóvenes comunistas, organizaban trabajos voluntarios el día de Navidad para desestimular la celebración, para la cual fue suspendido el apoyo oficial en 1969.

    Sin embargo, las autoridades cubanas nunca relacionaron las cancelaciones de fechas religiosas como estatales con las desavenencias con la Iglesia Católica.

    La explicación fue que esos asuetos interferían la buena marcha de la producción azucarera nacional, pieza fundamental de la economía nacional en esos tiempos y que estaba en plena zafra cada diciembre.

    No obstante, las celebraciones en privado no fueron nunca reprimidas. Las familias católicas y muchas no católicas conservaron la costumbre de tener una cena de Nochebuena, aunque no se descansara el 25 de diciembre.

    La restauración de la Navidad en 1997 fue considerada como un hito en el proceso de restablecimiento de las relaciones Iglesia-Estado en Cuba.

    De acuerdo con estudios, la "religiosidad" en este país que sigue siendo socialista tuvo un proceso de restauración desde entonces, pero el catolicismo, que era mayoritario antes de 1959, sigue siendo minoritario ahora, superado por las creencias de Santería y a causa de los avances de otras denominaciones cristianas.

    El anuncio de hoy sobre el receso laboral del Viernes Santo parece indicar que pese a "diferencias ideológicas" -el Papa actual cree que el Marxismo perdió su influencia universal en tanto que el gobierno de Castro busca consolidarlo-, la compleja relación tiene espacio sobre el cual avanzar más.

FF-RIA/ACZ 
31/03/2012 17:44 


España prepara el mayor ajuste de su historia

EN EL PRESUPUESTO DE RAJOY, LA CIFRA DEL AJUSTE RONDA LOS 37.900 MILLONES DE EUROS

Tras la huelga general que sacó a la calle a 800.000 personas en toda España en rechazo de su reforma laboral, el gobierno conservador subió la apuesta al mandar al Congreso una propuesta de congelar salarios y achicar el gasto público.

De Página 12

Las protestas contra la reforma laboral de anteayer, como ésta en Girona, no impidieron el ajuste anunciado ayer.

El gobierno de España presentó ayer el Presupuesto 2012, que contiene el mayor ajuste de la democracia, tras la huelga general que sacó a la calle a 800.000 personas en toda España en rechazo de su reforma laboral. La cifra total del ajuste ronda los 37.900 millones de euros. El proyecto de ley, que será debatido a partir del martes en el Congreso, incluye una reducción del gasto público, la eliminación de las deducciones en el impuesto a sociedades y una suba temporal del IVA en algunos bienes y servicios. El presidente del gobierno adelantó que los ministerios gastarán un 15 por ciento menos que el año pasado. Además, los sueldos de los empleados públicos quedarán congelados.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró que los presupuestos que aprueba el gobierno serán austeros y que convencerán al eurogrupo. “España va a dejar de ser un problema, especialmente para los españoles, pero también para la propia Unión”, remarcó De Guindos a la entrada del Eurogrupo que se reúne en Copenhague para examinar el presupuesto español. El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, afirmó por su parte que España está en una situación muy difícil, por lo que instó al gobierno de Rajoy a proseguir con los ajustes presupuestarios y las reformas estructurales. La Unión Europea (UE) exigió a España una reducción para este año del déficit del actual 8,5 por ciento al 5,3 por ciento del PBI, lo que se traduce en un recorte de 35.000 millones de euros. Sin embargo, el Ejecutivo español prevé una contracción del 1,7 por ciento del PBI y un aumento del desempleo hasta el 24,3 por ciento de la población activa en 2012.

Desde que asumió el poder en diciembre de 2011, Rajoy aprobó un tijeretazo de 15.000 millones de euros, en torno de un 1,5 por ciento del PBI, a través de un recorte directo del presupuesto público de casi 9000 millones de euros y un aumento de impuestos con el que espera recaudar 6000 millones de euros.

La factura de la luz de cerca de 20 millones de hogares y pequeñas y medianas empresas subirá un 7 por ciento a partir de mañana. El aumento de la tarifa eléctrica de último recurso (TUR), anunciado ayer, prevé un recorte de los costos eléctricos por valor de 1700 millones de euros, principalmente en distribución, transporte y pagos por capacidad.
El aumento de la luz permitirá incrementar los ingresos del sistema en 1400 millones de euros. El objetivo de esta reforma es repartir equitativamente entre consumidores y empresas el peso de las últimas resoluciones del Tribunal Supremo en relación con el déficit de tarifa, que ronda los 24.000 millones de euros.

Para las grandes empresas, la luz se encarecerá entre el 0,91 y el 4,1 por ciento y la bonificación que reciben por permitir que se les interrumpa el servicio en caso de necesidad caerá en unos 60 millones, dijo el titular de Industria.

El Gobierno también aprobó reformas en el sector del gas. La TUR del gas subirá una media del 5 por ciento y se suspenderán también la puesta en marcha de nuevas regasificadoras en la península, la autorización administrativa de gasoductos planificados y la modificación en la retribución de los almacenamientos subterráneos. Según Industria, con la caída de la demanda y el intenso ritmo inversor que se mantuvo en los últimos años, el incremento de la tarifa del gas resultó insuficiente para satisfacer los costos, lo que generó un déficit de 300 millones a cierre de 2011, cifra que superaría los 500 millones este año si no hubiera reformas.

La reforma laboral y los ajustes fueron rechazados ayer masivamente en las calles de toda España como colofón de la primera huelga general convocada por las dos grandes centrales obreras del país, Comisiones Obreras (CC.OO.) y la Unión General de Trabajadores (UGT), contra el gobierno de Rajoy. El día después de esa medida de fuerza, los líderes de CC.OO. y la UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, reiteraron a Rajoy que el gobierno debe corregir la reforma laboral en profundidad. Los dirigentes sindicales dieron al gobierno plazo para negociar hasta el 1º de mayo, fecha en la que podrían anunciar una nueva huelga general. El Ejecutivo español, por su parte, dejó en claro que los pilares de la reforma no se tocarán. Sin embargo, los episodios violentos que tuvieron lugar en Barcelona durante la jornada de huelga pusieron de manifiesto que el deterioro del clima social es cada vez mayor. También aprobó una reforma laboral calcada de las recetas fondomonetaristas, que abarata y facilita el despido y abre la puerta a bajas masivas de salarios de forma unilateral, con el argumento de que la flexibilidad incentivará la contratación.

Pero ninguna de estas medidas consiguió aún frenar la escalada del desempleo, aunque el gobierno espera que la reforma laboral tenga efecto en el mediano plazo.

En medio de esta situación, ayer se conoció, según el último informe sobre el efecto de la crisis elaborado por el Consejo General del Poder Judicial, que los desalojos en España aumentaron 21,8 por ciento durante el 2011, con un total de 58.241 procedimientos. Esa cifra involucra los desalojos de inquilinos y también a propietarios de viviendas que no pueden cumplir con el pago de sus obligaciones hipotecarias.

El exilio que no existe


Por Lázaro Fariñas*
En esta ciudad de Miami, en la que he vivido por más de cincuenta años, los términos generalmente están invertidos. Casi siempre lo que aquí se afirma como verdad, es en realidad mentira. Lo que se bautiza como grandioso, la mayor parte de las veces es insignificante. Lo que se califica como totalidad, casi siempre es mínimo o minoritario.
Hace años atrás, al comienzo de la Revolución, llegaron huyendo de la justicia una cantidad bastante significativa de personas comprometidas con el régimen de Fulgencio Batista. Unos por malversadores y otros por asesinos, salieron corriendo de Cuba en aquellos primeros días y meses de 1959. Aquí se encontraron con cubanos emigrados que residían en esta ciudad, la mayoría de ellos personas que habían emigrado a los Estados Unidos buscando una mejor vida, por razones puramente económicas y muy alejadas de los problemas políticos de Cuba. Es verdad que también había un grupo de exiliados políticos, pero la mayor parte de estos regresaron a Cuba inmediatamente después del triunfo revolucionario. Así fue que, los criminales del régimen batistiano y sus compinches, los ladrones malversadores que vinieron junto con ellos, crearon las bases para esto que hoy en día se conoce mundialmente como el Exilio Político Cubano de Miami. Y yo me pregunto, ¿exilio?
En realidad, el comienzo de todo el llamado exilio, no es nada más que la fuga hacia otro país de una serie de delincuentes, asesinos y malversadores, que huyendo de la justicia busca refugio en un lugar que les abre las puertas y los acepta. No son personas que, por motivos políticos, son perseguidos por las autoridades de su país y buscan asilo en otro. Son personas que, habiendo cometido delitos comunes, salieron huyéndole a la justicia. En verdad, a eso no se le puede llamar exilio político. Como mejor se puede calificar es como santuario de delincuentes.
Poco después de la llegada de esos tránsfugas de la justicia, empezaron a llegar a Miami personas que, a pesar de no haber cometido ningún delito, se opusieron a los cambios revolucionarios que se estaban llevando a cabo en Cuba. Burgueses que no aceptaban perder parte de sus privilegios, personas que no estaban de acuerdo con una revolución social profunda y algún que otro revolucionario que solo estaba dispuesto a aceptar una revolución limitada. Al principio, los batistianos y los recién llegados no se mezclaban, al contrario, se repelían y se recelaban. Los batistianos llamaban a los que llegaban como fidelistas sin Fidel y estos a la vez los acusaban de esbirros de la tiranía. No fueron pocos los desencuentro entre unos y otros. Muy pocos eran los que llegaban como exiliados políticos, como personas que habían actuado contra el gobierno revolucionario y por sus actividades subversivas tuvieron que abandonar la isla. La mayor parte de aquella temprana emigración de los primeros años lo hicieron por no estar de acuerdo con el nuevo sistema que se estaba implantando en la isla y no por ser perseguidos políticos. A muchos les confiscaron sus negocios, pero a ninguno les confiscaron sus viviendas ni los obligaron a salir de Cuba. Salieron como emigrados y no como exiliados políticos. Ahí consiste el engaño en la terminología, ya que los verdaderos exiliados políticos eran muy pocos, y no como se ha querido hacer ver, que todo el que salía de Cuba lo hacía por razones políticas. Si eso fuera verdad, entonces habría que rebautizar a todas las comunidades de latino americanos que viven en los Estados Unidos y llamarlas el exilio mejicano, el dominicano, el hondureño, el salvadoreño, además de los otros como el exilio italiano, el exilio irlandés, británico y exilio a cuantas comunidades distintas de emigrados componen esta gran nación.
Al pasar los año, tanto se ha repetido el nombre del "exilio político cubano", que todos lo llaman así, a pesar de que ese exilio no existe. Centenares de miles de cubanos viajan a Cuba todos los años. Millones de dólares se mandan a la isla como remesas familiares. Decenas de vuelos parten semanalmente del aeropuerto de Miami hacia diferentes ciudades de Cuba. Aquí no hay exilio, aquí hay una comunidad de cubanos emigrados que trabajan por una vida mejor y que conviven con un grupo de descarados, pícaros y anticubanos, que viven del cuento, tumbándole el dinero a los contribuyentes de este país para hacerle daño a Cuba.

*Lázaro Fariñas periodista cubano residente en EE.UU.

ARGENTINA: “Pretenden que absorbamos la crisis que ellos padecen”

DURA REACCION DEL GOBIERNO FRENTE AL DOCUMENTO QUE IMPULSARON LOS PAISES CENTRALES CUESTIONANDO LOS LIMITES A LAS IMPORTACIONES

El canciller Timerman respondió que el reclamo de Estados Unidos, la Unión Europea y otros países, en su mayoría desarrollados, es injustificado porque las importaciones en 2011 mostraron la mayor tasa de crecimiento entre los socios del G-20.

De Página 12

El Gobierno afirma que las importaciones argentinas en 2011 mostraron la mayor tasa de crecimiento entre los países del G-20.

Estados Unidos, la Unión Europea y otros 12 países, varios de ellos desarrollados, elaboraron un documento donde critican la política de administración de comercio que aplica la Argentina. La declaración se difundió luego del encuentro que tuvo lugar ayer en la Organización Mundial de Comercio (OMC). El canciller Héctor Timerman aseguró que el documento fue fogoneado por los Estados Unidos, pero celebró que no lo hayan firmado los BRIC y remarcó que Argentina no va a cambiar su postura, pues no aplica más restricciones que las de países centrales. “Pretenden que absorbamos la crisis que ellos padecen. Por eso nos vamos a defender”, afirmó.

Las críticas de ayer se suman a la reciente suspensión del sistema de preferencia arancelaria por parte de Estados Unidos y un informe que a fines de febrero difundió la Unión Europea sobre “trabas” al comercio. Todo da forma a un combo a través del cual se manifiesta la presión de los países centrales para desactivar controles comerciales en los países periféricos y así “exportarles” la crisis.

Por ahora se trata de un hecho de fuerte relevancia política, aunque sin impacto en términos económicos. Podrían verse afectadas las exportaciones en un mediano plazo si se iniciara un pedido de consulta en la OMC y el mismo transcurriera con éxito todas las instancias legales sin que Argentina modifique su conducta comercial. Sin embargo, en el Gobierno desestiman que la situación tome ese carácter, así como también que se pueda llegar a poner en peligro el sillón que Argentina ocupa en el G-20.

“Estados Unidos fue el que motivó esta declaración, convenció a algunos países pero no logró que otros como China, Rusia o India se sumaran. Nosotros no vamos a ceder. ¿O acaso Argentina puede exportar hacia esos países todo lo que quiere? Todo el mundo hace política comercial. Cuando Estados Unidos tenía excedente financiero, había plata dulce en Argentina, ahora se quieren llevar nuestro excedente financiero y colocar sus mercancías. Vamos a aguantar este embate”, manifestó el canciller Héctor Timerman a Página/12.

El Gobierno envió el jueves a Ginebra, donde se encuentra la sede de la OMC, a la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Nahón, quien participó ayer del encuentro del Consejo de Mercancías y dejó asentada la postura oficial argentina. La actual política de comercio no incumple la normativa de la OMC, las importaciones en 2011 se incrementaron sensiblemente desde todos los orígenes y Argentina defiende su derecho a tener una política de desarrollo, son los tres argumentos que utilizó el gobierno nacional para defenderse.

Bajo presión


Estados Unidos, los 27 miembros de la Unión Europea, Israel, Japón, Corea, México, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Suiza, China Taipei, Tailandia, Australia y Turquía fueron los países que firmaron la declaración contra la Argentina, fueron 40 de las 157 naciones que participan en la OMC. El documento advierte que Argentina haría uso “excesivamente amplio de las licencias no automáticas de importación y la ‘preaprobación’ de todas las importaciones –en relación con las declaraciones juradas anticipadas–”, así como también critica los pedidos a las empresas para que equilibren su balanza comercial.

Computadoras portátiles, electrodomésticos, acondicionadores de aire, tractores, máquinas y herramientas, automóviles y autopartes, plásticos, productos químicos, neumáticos, juguetes, calzado, textiles, prendas de vestir, maletas, bicicletas y productos de papel estarían viéndose afectados. En ningún momento se citan datos concretos sobre comercio, y en cambio se alude a versiones periodísticas sobre las medidas comerciales.

Si bien en el Consejo de Comercio de Mercancías son comunes las preguntas o declaraciones de determinado país sobre las medidas comerciales de otro, las “declaraciones conjuntas” son poco habituales, especialmente con la firma de tantos estados. Desde 2008, el único antecedente en algún modo similar es el reclamo compartido por la UE y Noruega sobre los métodos de valoración aduanera de Ucrania.

Reacción oficial


“Dicen que si bien no hay información oficial, muchos medios de prensa reflejan la situación. Nosotros pedimos que sustenten el reclamo con datos, pero no tenían nada. Ya estaba todo cocinado y tenían el texto escrito. Sin embargo, muchos países no se sumaron a la posición de Estados Unidos, que no quiere bajo ningún modo que Argentina sea un modelo a seguir, nos persiguen”, indicó Timerman. China, Rusia e India no suscribieron la declaración, destaca Cancillería. Del mismo modo actuaron la mayoría de los países latinoamericanos. Chile y Perú, por ejemplo, ya habían presentado quejas por la política comercial argentina, aunque decidieron no adherir a la declaración conjunta difundida ayer.

La postura del gobierno nacional se basa en varios argumentos. Por un lado, Nahón resaltó en Ginebra que las importaciones argentinas en 2011 mostraron la mayor tasa de crecimiento entre los países del G-20 y fueron las segundas de mayor incremento en América, apenas detrás de Colombia. Las compras a Africa crecieron un 94,3 por ciento; a Asia, 34 por ciento; a América, 29,4; a Europa, 28,7; y a Oceanía, 25,7 por ciento. Además, Cancillería subrayó que las herramientas utilizadas para efectuar la administración de comercio “están en el marco de la OMC”.

“Recibimos esta noticia con sorpresa y malestar. Defendemos la potestad que tiene Argentina de llevar adelante políticas de comercio administrado como lo hace la mayoría de los países del mundo, incluso los que hicieron este planteo”, indicó la ministra de Industria, Débora Giorgi. Según la información de la OMC, sólo en el último año numerosas investigaciones se han abierto por trabas comerciales impuestas por Estados Unidos.

Si Estados Unidos y los demás países que firmaron la declaración decidieran proseguir con la avanzada, podrían realizar un pedido de consulta ante la OMC, el cual deberá estar respaldado de documentación que refleje el daño comercial. De comprobarse, podría confeccionarse un caso, que si potencialmente se resolviera a favor de los denunciantes, permitiría que esos países estén avalados para aplicar represalias comerciales, con perjuicio para las exportaciones argentinas.

“Para confeccionar un caso ante la OMC, los países denunciantes deben tener documentación que respalde su reclamo, y aquí quedó claro que no la tienen”, indicó a este diario una alta fuente del Gobierno. Por otro lado, también circularon versiones de que Estados Unidos podría impulsar que Argentina sea echada del G-20. “Argentina es socio fundador y es ridículo pensar que los países como Brasil, India o Sudáfrica se vayan a plegar a la postura de Estados Unidos”, respondió la misma fuente.

INMUTABLE POLITICA DE HOSTILIDAD HACIA CUBA


Por Manuel E. Yepe
Aunque todas las encuestas de opinión muestran que la mayoría de los ciudadanos estadounidenses discrepa de la política oficial de su país respecto a Cuba, hasta los más partidarios de la normalización de los vínculos con la isla vecina suelen partir de concepciones erróneas -o al menos inexactas- en cuanto al origen y los aspectos más censurables de esta política.
La más extendida de estas concepciones es la de que el curso hostil de las relaciones con el pequeño país vecino es incorregible por la presión política que ejerce la inmigración de origen cubano radicada en la Florida cuyo apoyo la hace intocable en períodos de elecciones federales.
Pero la inmigración cubana no es la más numerosa en Estados Unidos, ni siquiera entre las hispanas.
Tampoco el llamado lobby cubano es un grupo de presión característico pues no responde, como los demás en el Congreso, a un gobierno extranjero que lo utiliza para ejercer influencia en la política exterior de Washington como extensión del trabajo de sus embajadas. El lobby cubano se manipula desde adentro como grupo de presión contrario a las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.
La responsabilidad por la existencia y “fortaleza política” del llamado lobby cubano en el Congreso no radica verdaderamente en la comunidad de inmigrantes cubanos en la Florida sino en una estrategia de dominación de la derecha ultra conservadora de Estados Unidos con objetivos políticos claramente definidos que incluyen el mantenimiento de la tensión en el Estrecho de la Florida.
Las leyes estadounidenses conceden a inmigrantes cubanos, con fines promocionales y como acción de guerra contra la isla, prerrogativas tales como admisión automática, ubicación laboral al arribo, asistencia económica y privilegios en el proceso para recibir la condición de residentes y luego la  ciudadanía, beneficios que no son brindados a inmigrantes de otras nacionalidades.
Buena parte de los cubanos llegados durante 3 primeros años que siguieron al triunfo revolucionario en la Isla fueron reclutados por los cuerpos de inteligencia estadounidenses para ser utilizados en acciones agresivas contra Cuba, dada su experiencia represiva adquirida al servicio de la tiranía derrocada. Algunos sirvieron, así mismo, para el desarrollo acciones de guerra sucia contra las fuerzas patrióticas que -siguiendo el ejemplo cubano- se lanzaban a la lucha contra las tiranías militares impuestas por Washington en varias naciones de la región.
Así se conformó un ejército informal de personas de habla hispana, capaz enmascarar la mano estadounidense en acciones de violencia contrarrevolucionaria como la genocida operación Cóndor que en mayor o menor medida sufrió toda Latinoamérica.
La fortaleza económica del “exilio cubano” nació del dinero mal habido extraído de Cuba, en grandes cantidades, ante la previsible caída del dictador Fulgencio Batista, al que se sumó el que llevaron consigo los prófugos de la justicia que huyeron junto al tirano.
Creció con el financiamiento de la CIA para sabotajes en Cuba y los presupuestos del Departamento de Estado para la creación de organizaciones de terroristas “pro-democratización” de Cuba que, en ocasiones, incursionaban en el narcotráfico con la  protección que les garantizaba la CIA y el dominio de la logística y las comunicaciones con que esta agencia les había habilitado.
Los abundantes recursos financieros asignados al proyecto aportaron relevancia social en el Sur de La Florida a esta formación de mercenarios presentados por los medios dominantes como “luchadores por la libertad y la democracia”. Otros cubanos que emigraban por temor a los efectos del bloqueo y ante la creciente agresividad militar de Estados Unidos, o directamente afectados por la radicalización del proceso revolucionario, fueron sumándose a los esfuerzos estadounidenses por recuperar el dominio de la Isla y evitar la propagación de su ejemplo.
Veinte años después muchas de esas personas, enriquecidas y amparadas por la CIA y demás agencias de inteligencia a las que  habían servido, fueron transformadas en políticos estadounidenses. Desde entonces dedicaron su tiempo a hacer terrorismo contra Cuba en el terreno de la política en Estados Unidos y a emplear sus puestos para socavar la política exterior hacia Cuba, favoreciendo sus agresivas agendas.
La administración de Reagan hizo el milagro de lavar sus expedientes para llevarlos a ocupar cargos políticos en todos los niveles. Algunos son hoy congresistas federales integrados en la extrema derecha conservadora de Estados Unidos y jurados enemigos de las relaciones con Cuba.
Es esa la razón por la que los desmanes del “lobby cubano” no son atribuibles a los cubanos, sino al orden establecido en Estados Unidos, que podría desecharlo en cualquier momento, como tantas veces lo ha hecho con quienes le han servido y han dejado de serles útiles.
La Habana, 31 de Marzo de 2012

Robert Redford critica el modelo periodístico actual basado en noticias no confirmadas

Publicado en Cubadebate el 31 Marzo 2012

Robert Redford dice que los documentales han reemplazado a los periódicos como la fuente principal de los medios de comunicación, en cuanto a periodismo investigativo.
El astro del cine, quién encarnó al reportero que investigaba el asunto Watergate en “Todos los hombres del presidente”, Bob Woodward, afirma que los estándares de los periódicos se encuentran en “decadencia pronunciada.”

“De ahí que los documentales se hayan vuelto tan importantes”, le dijo a la BBC. “Quizás sean una forma mejor de verdad.”

Redford llevó a la capital británica varios documentales para el debut del Festival de Cine de Sundance en su versión londinense en abril.

El evento, de cuatro días, promocionará algunas de las películas vistas en su sede original, Utah, el pasado enero.

Lanzado en 1978, Sundance es una muestra del cine independiente y ha ayudado a iniciar las carreras de directores como Steven Soderberg y Quintin Tarantino.

El festival debutó dos años después de “Todos los hombres del presidente”, que trataba sobre la forma en que dos reporteros del Washington Post lanzaban la noticia del escándalo Watergate, que condujo directamente a la renuncia del presidente Richard Nixon.

Cima informativa

En una extendida entrevista con la BBC, Robert Redford afirma que las revelaciones marcaron una especie de “cima informativa” para los periódicos estadounidenses.

“Sobrevino cuando los periódicos habían alcanzado una cúspide de moralidad y profesionalismo y tuve mucha suerte”, dice.

“Creo que es bastante obvio que se ha registrado una decadencia desde entonces, pero nunca me imaginé que sería una decadencia tan pronunciada y drástica, que las reglas que gobernaban el periodismo -por ejemplo, el que uno necesitaba dos fuentes para lanzar una noticia- desaparecerían”.

“Los instrumentos de la responsabilidad fueron abandonados en beneficio de las primicias no confirmadas. Creo que eso dañó el periodismo. La gente en mi país se pregunta cómo se puede tener acceso a la verdad.”

Los críticos señalarán que los periódicos han descubierto varios escándalos en años recientes, pero Redford dice que los directores de cine hacen una labor más profunda, dado que los largos tiempos de producción del cine permiten hincar el diente de mejor manera que los titulares periodísticos.

“Ahora se pueden mostrar cosas en documentales que, tal vez, el gobierno o alguna gran corporación podría ocultar”, dice.

“Una de las películas que traemos a Londres se llama Chasing Ice (”A la siga del hielo”) y es un documental que demoró años, que registra la reducción de las capas de hielo y cómo el cambio climático está afectando al ecosistema natural de la Tierra.

“Es realmente intenso y, yo creo, incontrovertible”.

“Si se hace un documental respaldado por pruebas fehacientes, es de gran valor para el público. Aunque haya mucha gente que lo niegue dentro de nuestro sistema político, lo que es una locura.

A pesar de su fe en el poder de los documentales, Redford mantiene su escepticismo respecto a su capacidad para afectar las políticas.

“¿Puede cambiar algo una película? No. Quizás, apenas la moda”, afirma.

“Nos engañamos, lamentablemente, si pensamos que una película va a cambiar todo un sistema o un gobierno.”

El astro, de 75 años, también expresó su descontento con el estado actual de la política estadounidense.

“Nuestro congreso no es para nada el mejor ni el más brillante”.

“La calidad del intercambio intelectual se ha visto perjudicada por un montón de gente que se ha presentado de candidato. Es vergonzoso. Creo que nuestro país ha descendido, en algunos casos, drásticamente”.

Durante su carrera, que incluye clásicos como “El golpe” y “Butch Cassidy y Sundance Kid”, Redford ha interpretado a un político una sola vez, en 1972, en “El candidato”.

Su personaje era un joven e ingenuo político cuyos ideales se corrompen en la búsqueda del poder. Tal vez no cause sorpresa saber que Redford nunca ha considerado ser candidato en la vida real.

“Es demasiado mediocre. No se puede ser uno mismo, como se puede ver en la televisión”, dice.

“¿Siente uno que cualquiera de estas personas es realmente sincera, natural? A menos que estén tan locos, que son sinceros”.

(Tomado de la BBC)

En Cuba antiterrorista René González



La Habana, 30 mar (PLRené González, uno de los cinco antiterroristas cubanos condenados a largas penas en Estados Unidos, llegó hoy a la isla en visita privada y familiar, luego de la autorización de una jueza para que bajo varias condiciones se reúna con su hermano gravemente enfermo. (Reporte Radial PL)

Según una nota informativa divulgada en el Noticiero Nacional de Televisión, René arribó minutos después del mediodía.

El 24 de febrero pasado, René había presentado, a través de su abogado, una moción de emergencia ante la Corte para el Distrito Sur de Florida, en la cual solicitó que se le autorizara a visitar a su hermano gravemente enfermo en Cuba.

Casi un mes después, el 19 de marzo, la jueza Joan Lenard, quien ha estado a cargo del caso de los Cinco desde el inicio de su proceso judicial, autorizó el viaje a Cuba por 15 días, bajo un grupo de condiciones como la obtención de todos los permisos necesarios para viajar por parte del Gobierno estadounidense.

También fijó los requisitos de la entrega del itinerario detallado del viaje, su localización en Cuba e información de contacto en el país, así como el mantenimiento de comunicación telefónica sistemática con su oficial probatorio.

Asimismo, la Jueza dejó claro que todas las condiciones de la libertad supervisada de René permanecen invariables y tiene que regresar a los Estados Unidos en cuanto se cumplan dos semanas, a partir de la fecha del viaje.

Después de haber sufrido 13 años de injusta prisión, René se encuentra bajo un régimen de libertad supervisada, por otros tres años, durante los cuales deberá permanecer en los Estados Unidos, lo cual constituye una sanción adicional.

La decisión de autorizar el viaje de René se corresponde plenamente con las condiciones establecidas para su libertad supervisada, las cuales permiten que viaje a Cuba, previa aprobación del oficial probatorio o de la jueza.

Incluso, el propio Gobierno de los Estados Unidos, que se ha opuesto a todas las mociones presentadas por René para que se le permita tanto su regreso definitivo a Cuba como la visita temporal a su hermano, reconoció que las condiciones de su libertad supervisada no le prohíben viajar a nuestro país.

Al respecto, ya desde el 7 de marzo del 2011, la Fiscalía argumentó que "los términos de la libertad supervisada de René no le impiden viajar a Cuba durante ese período". Nada le impedirá solicitarle a su oficial probatorio (o a la corte, si le es negado por este) un permiso para viajar a Cuba a visitar a su esposa, sus padres ancianos u otros".

En la moción presentada por su abogado, René expresó que cumplirá con los términos establecidos para la visita y regresará a los Estados Unidos.

Pese a las condiciones impuestas, nuestro pueblo, con hondo respeto, le da la bienvenida a la Patria a nuestro querido René y no ceja en la lucha por su regreso definitivo junto a sus cuatro entrañables hermanos, precisa la nota informativa.

René González, junto a sus compañeros Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, fue detenido en 1998 en Estados Unidos por monitorear grupos violentos que desde Miami actúan contra la isla.


DE LA CONFRONTACIÓN POLITICA AL DEBATE DE IDEAS (I)


Jorge Gómez Barata
Hay quienes sostienen que por su sentido de la trascendencia, la Iglesia Católica no conoce las urgencias y cumple sin prisa la misión social que ella misma se ha asignado. El papa Benedicto XVI no vino a Cuba a defender la Iglesia que en el pasado protagonizó una aguda confrontación política, sino a continuar la obra de sintonizar la del presente con el acontecer nacional, aunque sin renunciar a ninguno de sus postulados.
La jerarquía católica comprende hoy aquello que en los años cincuenta del siglo XX asumieron laicos católicos cubanos, principalmente de clase media  que militando en organizaciones católicas, en el 26 de Julio o en el Directorio Revolucionario o por cuenta propia se integraron a la oposición política o a la lucha armada contra Batista.
Debido a la presencia de extranjeros con antecedentes o vocación reaccionaria en el clero cubano, a los vínculos de la jerarquía con la oligarquía nativa y al clima de rechazo visceral y primitivo al comunismo; así como por los tempranos vínculos de la Revolución con la Unión Soviética, la curia, muchos curas y laicos se agruparon en torno a la contrarrevolución, produciéndose una colusión con las políticas de los Estados Unidos.
Entonces, la confrontación no fue ideológica ni conceptual sino política, lo cual explica el largo y difícil camino que ha sido necesario recorrer para alcanzar el clima de avenencia vigente. Como otra muestra de su originalidad y autoctonía, la Revolución y la Iglesia Cubana, han logrado lo que ningún otro país socialista alcanzó.            
El proceso ha sido largo y no exento de traumas, aunque afortunadamente de una parte y de la otra han prevalecido las corrientes más moderadas y avanzadas. La Iglesia cubana fue receptiva a los ecos del Concilio Vaticano II (1962-1965) y de las conferencias episcopales de Puebla (1979) y  Medellín (1968), a la vez que el encuentro de Fidel Castro con elementos de la Iglesia Católica chilena en 1971 y con las protestantes en Jamaica en 1977, matizaron la percepción del  liderazgo cubano. La presencia en Cuba de nuncios vaticanos afines a esas posiciones influyó positivamente.
En la misma época se realizó el Encuentro Eclesial  Cubano (1986) que avanzó en machihembrar el desempeño de la Iglesia cubana con la realidad del país, curso que coincidió con las aperturas auguradas por la rectificación conducida por Fidel Castro, apareció el libro Fidel y La Religión y en 1992 fue reformada la Constitución que suprimió el ateísmo como orientación oficial y confirió carácter laico al Estado. Por esa época, el Partido Comunista abrió sus filas a  los creyentes.
El ascenso de Jaime Ortega a cardenal en 1994, así como las visitas de Fidel Castro al Vaticano en 1996 y del papa Juan Pablo II a Cuba en 1998 alimentaron la avenencia y la moderación, corrientes reforzadas bajo la administración del presidente Raúl Castro que ha lucido a gran altura en la discreta y eficaz conducción de la relación con la Iglesia para la exitosa visita de Benedicto XVI.
Entre lo más significativo en esos procesos figura la apertura conducida por la Revolución, que luego de la desaparición de la Unión Soviética y el socialismo real, amplió los márgenes de tolerancia hacía las religiones, las iglesias y los creyentes y la posición de la jerarquía católica que condujo a la Iglesia cubana a una toma distancia respecto a las políticas y las posiciones de los Estados Unidos, de la curia de Miami y de elementos internos vinculados a ellas.
Durante la misa de Benedicto XVI en Santiago de Cuba el obispo de aquella ciudad, Monseñor Dionisio García Ibáñez no dejó lugar a dudas respecto a esa orientación: “Dondequiera que estemos, llevamos con orgullo el nombre de cubanos…Recelamos de toda injerencia foránea en nuestros asuntos…”  
Una muestra de cómo ese clima está presente incluso en la liturgia es que al diseñar la celebración del 400 aniversario del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, la mayor manifestación de fe religiosa en toda la historia de Cuba, la Iglesia promovió la inclusividad al pasear por campos y ciudades a una “virgen mambisa” que entre los ornamentos de su manto incluye el Escudo Nacional, de modo que unos pudieran homenajear a la Patrona de Cuba desde la fe y otros desde el patriotismo.
Ese era parte del camino recorrido y el escenario de la sociedad cubana cuando hace unos días desembarcó el segundo papa que visita la isla en una misma generación. Los que esperaban a un activista político o a un místico, erraron; también los que  creyeron que el papa evadiría la confrontación entre el racionalismo y el materialismo, con la fe y con la perspectiva que la convierte en doctrina social y concepción del mundo.
En su más reciente artículo, utilizando como ejemplo la revelación de informaciones acerca de la existencia de otros mundos donde pudiera haber vida inteligente, Fidel Castro contó algunos de sus diálogos con integrantes de la comitiva que acompañó a Juan Pablo II que siendo sacerdotes eran receptivos a hipótesis sumamente avanzadas y, a la luz de nuevas y sorprendentes revelaciones, llamó a profundizar los conocimientos acerca de la realidad y el mundo circundante.
Bienvenido el momento en que trascendida la confrontación política, podemos filosofar. Para la academia cubana no se trata de mirar para otro lado y hacer oídos sordos a la necesidad de profundizar en campos como los aludidos por Benedicto XVI que propone un debate que puede ser fructífero en torna al concepto de la verdad y a su relación dialéctica con la libertad, la razón y la fe y otros asuntos igualmente subjetivos, terrenos en los cuales, con la humildad de los buenos propósitos, me propongo incursionar. Allá nos vemos.
La Habana, 31 de marzo de 2012