domingo, 18 de marzo de 2012

Autoridades estadounidenses arremeten contra indignados en Nueva York

Publicado en Cubadebate el 18 Marzo 2012

Las autoridades estadounidenses arremetieron este sábado otra vez contra los miembros de Occupy Wall Street, cuando estos intentaban recuperar el parque Zuccotti de Nueva York, lugar donde nació el movimiento.

Los agentes de la ciudad destruyeron las recién instaladas carpas de los activistas, rebautizado ya como la Plaza de la Libertad, y arrestaron a más de 20 personas.

Un desfile de protesta, que empezó la tarde de este sábado, aumentó considerablemente tras llegar nuevos participantes y muchos declararon su intención de quedarse en la plaza por la noche. Poco antes de la medianoche, los manifestantes erigieron unas carpas improvisadas de cartón y lona, violando así la norma que impide refugiarse en el parque.

La Policía desencadenó entonces una agresión brutal, arrestando gente y creando caos entre la muchedumbre.

A los representantes de la prensa se les impidió entrar en la plaza “por razones de seguridad”. Se informa de que algunos manifestantes están instalando presuntamente barricadas en el sur del parque para defenderse de los agentes.

La protesta de este sábado había sido organizada con motivo del medio año de existencia de este movimiento que lucha contra la injusticia política y social en Estados Unidos.

Los activistas del movimiento afirman que la tregua de invierno y los meses sin protestas callejeras en Estados Unidos fueron “para trabajar con las comunidades locales a fin de crear y expandir una red de relaciones”.

Demostrando que no se dan por vencidos ante la polémica iniciativa federal HR 347 que penaliza las protestas, los activistas de Ocupa Wall Street declaran que tienen planes grandiosos para los próximos meses: en su página web el movimiento exhorta a sus partidarios a celebrar el próximo 1 de mayo con una huelga general y una serie de manifestaciones y marchas.


"DISPOSICION" PARA RESOLVER CASO GROSS

LA HABANA, 18 (ANSA)- La emisora Radio Habana Cuba aseguró hoy que el gobierno cubano "ha trasladado" al de Estados Unidos "la disposición a encontrar una solución humanitaria" al caso de Alan Gross, un estadounidense que está en prisión en La Habana. 

    Gross fue arrestado en diciembre de 2010 bajo acusaciones de cometer espionaje y fue juzgado y condenado a 15 años de prisión en 2011. La radioemisora estatal expuso que Gross fue sentenciado "al quedar demostrado que introdujo en Cuba medios para crear redes internas como parte de un programa dirigido a promover acciones desestabilizadoras y subvertir el orden constitucional".

    "La comunidad judía en Estados Unidos es reticente a afrontar el caso de Gross", estimó. "Alega que Gross estaba en Cuba trabajando para el gobierno federal norteamericano, y por ende ahora liberarlo es responsabilidad de Washington y el gabinete de Barack Obama, subrayó la radioemisora citando un reciente artículo de la revista estadounidense The Jewish Daily Forward.

    "La reserva general entre los judíos a convertir el expediente en una causa célebre, proviene del hecho de que su misión no era nada altruista, como han querido demostrar algunos medios de prensa", agregó Radio Habana Cuba. Afirmó que no obstante, "el gobierno cubano ha trasladado a la actual administración norteamericana la disposición a encontrar una solución humanitaria al caso sobre bases recíprocas".

BY2/JMG 
18/03/2012 15:29 



Chávez volvió y promete paliza electoral

EL PRESIDENTE VENEZOLANO PRONUNCIO UN ENCENDIDO DISCURSO EN EL PALACIO DE MIRAFLORES

El mandatario estuvo casi un mes en La Habana, donde le extirparon un tumor cancerígeno en una zona del cuerpo que no fue informada. Chávez adelantó que el tratamiento de radioterapia lo llevará a cabo en Venezuela. 

Tomado de Página 12

Rodeado de familiares y funcionarios, Chávez habla desde el balcón del Palacio de Miraflores, en Caracas.

Ya de regreso en Venezuela, el presidente Hugo Chávez congregó ayer a una multitud en el Palacio de Miraflores, desde donde brindó un encendido discurso de cara a las elecciones del 7 de octubre. “La paliza que le vamos a dar a la derecha venezolana va a ser memorable, eso va a ser la paliza más grande que en jornada electoral alguna se haya dado en la historia, no sólo de Venezuela, sino en casi todo el mundo”, arengó Chávez para el deleite de los miles de venezolanos que le dieron una calurosa bienvenida. El único rival que competirá contra el candidato con el 60 por ciento de la intención de votos es el gobernador Henrique Capriles. Toda la oposición se encolumnó detrás de este candidato en unas primarias a las que asistieron tres millones de personas. El mandatario estuvo casi un mes en La Habana, donde le extirparon un tumor cancerígeno en una zona del cuerpo que no fue informada. Chávez adelantó que el tratamiento de radioterapia prescripto por los médicos lo llevará a cabo en Venezuela. “Ahora tengo que comenzar el tratamiento de la radioterapia, en los próximos días, la radioterapia para atacar cualquier nueva amenaza. Este cáncer no podrá con Chávez tampoco”, confirmó el presidente.

Durante su estadía en la isla, el mandatario mantuvo todos sus poderes de gobierno, dictó numerosas órdenes y aprobó la expulsión del gobernador del Estado de Monagas, José Briceño, de su mismo Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Durante el reencuentro con sus seguidores, Chávez acusó a la oposición de recurrir a la agenda del miedo, a la vez que se refirió a los ataques que su equipo de gobierno recibe constantemente.

En tal sentido, citó los ataques de que es objeto el ministro de Defensa, Henry Rangel Silva. “A todos los ministros los atacan mucho, pero eso es bueno, que la oposición ataque. Estaría muy preocupado si a Rangel Silva lo estuvieran alabando. Si ladran los perros es porque vamos cabalgando, sigamos cabalgando Rangel Silva”, exclamó.

El joven gobernador de Miranda replicó ayer en un acto esas acusaciones.

“Cuando uno está en una situación de debilidad, oye, la debilidad tiene que ser precisamente para humanizarse, para abrir su corazón, para permitir que entre Dios en su corazón”, dijo el candidato de la oposición a las elecciones presidenciales de octubre.

Sobre la campaña electoral, ratificó que no se trata de una batalla cualquiera. “Nos estamos jugando la vida de la patria, el futuro, mas nunca volveremos a perder la patria”, afirmó.

En sus palabras, le recordó al pueblo que están en la primera etapa de organización y preparación de la campaña por la segunda reelección. “Las calles son del pueblo, no de la burguesía”, resaltó Chávez, quien a los 57 años repasó que en este momento de duro percance de salud recibió por consejo de Fidel Castro respetar las prescripciones médicas. “Tengo que ser muy disciplinado, tener una disciplina de soldado, de un recluta, ni siquiera de general.” Respecto de su regreso a Venezuela, el presidente brindó pasajes poéticos. “Es imposible que no sienta cada vez que retorno a la patria una especie de galopar indómito que surge de lo más profundo de las entrañas. Esta nueva etapa es el retorno definitivo”, fue su inspirada alocución. Luego aseguró que fue una operación exitosa la que se le practicó en La Habana el 26 de febrero. “Pido al pueblo que me acompañe en esta nueva etapa decisiva en la que tenemos que reivindicar como nunca el valor de la revolución que estamos llevando a cabo”, imploró.

“He vuelto con mucha voluntad, fe en Dios, mucho amor, que es la más grande de todas las fuerzas, y el compromiso que tengo con ustedes de vivir para seguir construyendo la patria nueva y bonita”, destacó.

Tras dar un paseo por Caracas luego de llegar de Cuba anoche, Chávez reveló que durmió tranquilo y oyó el canto de los gallos. “Esta mañana me desperté muy temprano para reiniciar aquí en mi país el tratamiento para continuar con la recuperación después de la exitosa operación.”

El jefe de Estado destacó la labor del vicepresidente de la República, Elías Jaua, y de todo su tren ministerial. “Estuvieron trabajando junto al pueblo mientras me encontraba en proceso de recuperación en Cuba. También agradezco a los cantores, a toda la juventud bolivariana, a los trabajadores, mujeres y hombres revolucionarios, soldados bolivarianos, Frente Campesino, Frente Francisco de Miranda, a los estudiantes y los militantes del PSUV por acompañarme en el Balcón del Pueblo, en este primer contacto directo con ustedes y con el pueblo, después de nuestra llegada anoche a tierra venezolana”, dijo.

Desde tempranas horas de ayer, miles de personas procedentes de varias parroquias de la capital se concentraron para darle la bienvenida al líder bolivariano y esperar su alocución. Chávez llegó al país en la noche del viernes, en compañía de su madre, doña Elena Frías, y sus hijas Rosa Virginia y María Gabriela.

Cuba despliega ciencia y conocimiento contra el cáncer

Un anticuerpo monoclonal humanizado para el tratamiento de los tumores en el cerebro es uno de los productos más novedosos de la ciencia cubana, que logra sustituir un fármaco al que nuestro país no puede acceder por el bloqueo estadounidense
Mayte María Jiménez 
mayte@juventudrebelde.cu
17 de Marzo del 2012 22:07:18 CDT
Una estrategia cubana para el tratamiento de los tumores de cerebro, que combina nuevas técnicas quirúrgicas con la inmunoterapia, a partir del Nimotuzumab, un anticuerpo monoclonal humanizado, del Centro de Inmunología Molecular, constituye una de las terapias más impactantes desarrolladas por nuestro país en los últimos años para combatir esta enfermedad.
La doctora Silvia Salva, neurocirujana del Hospital Hermanos Ameijeiras, al frente de la sección de Neurooncología de la Sociedad Cubana de Neurocirugía, explicó a JR que este producto no solo muestra resultados muy alentadores, sino que constituye una alternativa efectiva, capaz de sustituir un citostático por vía oral, cuya compra no está permitida a Cuba por el bloqueo estadounidense.
La doctora señaló que estos logros son de gran impacto, pues los tumores de cerebro han tenido un incremento en la población, incluso en personas jóvenes.
Junto a este fármaco, destaca el CIGB-128 del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), también para el tratamiento de tumores cerebrales, aunque está en fase de estudio menos avanzada.
Otra de las novedades que sobresalen en la biotecnología cubana para combatir enfermedades invasivas, es el desarrollo de una vacuna terapéutica contra el Virus del Papiloma Humano (PVH): la principal causa de cáncer de cérvix en el mundo y Cuba.
La doctora Isis Torrens, jefa de sección de Cáncer de Investigaciones Biomédicas y al frente del proyecto de vacuna terapéutica contra el cáncer de cérvix del CIGB, explicó que hasta el momento la cirugía es la única terapia para remover la zona afectada, pero es muy invasiva en el caso de las féminas en edad reproductiva, además de que no garantiza que con los años haya una recidiva.
«De ahí que el desarrollo de una vacuna terapéutica no solo apoyaría el tratamiento actual, sino que en un futuro podría sustituirlo. Realizamos un estudio fase I que se terminó en 2008, y ya estamos en el segundo momento y, hasta ahora, los resultados han sido muy positivos», apuntó.
En Cuba anualmente se registran unos 1 500 casos nuevos de cáncer de cérvix, y un 50 por ciento de ellos muere. La especialista alertó sobre la necesidad de que las féminas se realicen la prueba citológica, pues es la mejor manera de detectar a tiempo la presencia del PVH.
Lorenzo Anasagasti, vicedirector de Investigaciones del Instituto de Oncología, comentó también sobre el HeberPAG, desarrollado por el CIGB, a partir de un estudio para el tratamiento del cáncer de piel no melanoma.
Este producto antitumoral ha obtenido una respuesta muy positiva en los pacientes que ya habían recibido tratamientos de quimioterapia tópica y cirugía. De hecho un 50 por ciento de los tratados presentaron una respuesta muy prometedora.
En Cuba el cáncer de piel es el más frecuente, con unos 4 000 nuevos casos al año. Afecta más a los hombres, aunque ya la incidencia se iguala en pacientes de uno y otro sexo sin distinción de edad, pues el clima aquí es muy agresivo y la población tiende a descuidarse y se expone a las radiaciones.

La cultura de un ejército

Por Juan Gelman

Tomado de Página 12

Esa cultura, ¿consiste sólo en la moral de combate? Pareciera que sí para las fuerzas armadas de EE.UU. Y para sus gobiernos: W. Bush autorizó la tortura y se recuerda cómo se aplicó en Abu Ghraib a ciudadanos inermes. Obama autorizó las ejecuciones extrajudiciales, que comandos especiales practican en Irak, Irán, Afganistán y no sólo. No debiera sorprender entonces que efectivos estadounidenses hayan ejecutado el domingo que pasó –y porque sí, no en el campo de batalla– a diesiséis civiles afganos en la sureña provincia de Kandahar.

Entre las víctimas había nueve niños, uno de ellos de dos años de edad. “¿Era este niño un talibán?”, preguntó Gul Bashra, su madre. “Todavía no he visto a un talibán de dos años de edad. No hay talibán aquí. Ellos (los estadounidenses) siempre nos están amenazando con perros y con incursiones nocturnas de helicópteros”, subrayó (AP, 11-3-12). Varios pobladores de las dos aldeas donde se produjo la matanza atestiguaron que los soldados entraron borrachos, pero eso no explica todo. Además, el alcohol estaría acompañado por una sensación de impunidad.

Esto también se explica. El 19 de noviembre del 2005, un grupo de marines masacró a 24 iraquíes desarmados en Haditha, una ciudad de la provincia de Al Anbar del occidente de Irak, niños, mujeres y ancianos entre ellos. Una corte marcial desestimó los casos de siete de los ocho efectivos juzgados y el sargento Frank Muterich, el único bajo proceso, se declaró culpable de negligencia en el cumplimiento del deber y se descartó el cargo inicial de homicidio involuntario. Como el resto de los involucrados, el sargento no pasará un solo día en la cárcel, aunque haya reconocido que ordenó a sus hombres “tiren primero y pregunten después” (www.nyti mes.com, 27-1-12).

Hay matanzas que ni siquiera pasan a la justicia militar. El New York Times informó que en el 2008 dos marines al frente de un pelotón se dedicaron a balacear indiscriminadamente a coches y pasantes afganos a lo largo de 16 kilómetros matando a 19 civiles e hiriendo a otros 50. Adujeron que habían sido tiroteados y que tuvieron que defenderse. Ninguno fue procesado. Un cable diplomático dirigido al Departamento de Estado que filtró Wikileaks revela que en el 2006, en Irak, efectivos estadounidenses allanaron varias casas y ejecutaron a un hombre, cuatro mujeres, dos niños y tres infantes no precisamente talibanes (//wi kileaks.org/cable/2006/04/06). Nadie fue acusado, nadie fue condenado.

Estas matanzas se han repetido a lo largo de toda la ocupación de Afganistán y es notoria la benevolencia con la que el Pentágono acepta y aun confirma las falsas explicaciones de sus autores. Pero hay un caso diferente que de algún modo las sintetiza: el descubrimiento de un grupo de soldados que se juramentaron en secreto para matar civiles iraquíes y afganos por deporte. Se desconoce el número exacto de víctimas que tienen en su haber (www.nytimes.com, 3-10-10). Solían descuartizarlas, fotografiar sus restos y llevarse un dedo, algún diente, como trofeo (www.rollingstone.com, 27-3-11).

Los elementos del autobautizado “Kill Team” fueron procesados y recibieron penas relativamente menores en relación a sus crímenes; excepto el sargento Calvin Gibbs, jefe del grupo, que fue condenado a perpetua pero podrá salir en libertad bajo palabra en menos de diez años (www.guardian.co.uk, 11-11-11).

El presidente afgano Hamid Karzai calificó la masacre de Kandahar de “verdadero asesinato” y exigió una investigación a fondo. El general John Allen, jefe de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés) de los ocupantes, se apresuró a declarar su absoluta dedicación a “asegurar que todo aquel que sea hallado culpable sea considerado plenamente responsable” de los hechos (www.isaf.nato.int, 11312). El escándalo provocó otras manifestaciones de alto nivel.

El presidente Obama convirtió a la matanza en otra cosa: “El incidente –dijo– es trágico y horrible y no representa la índole excepcional de nuestros militares ni el respeto que tiene EE.UU. por el pueblo de Afganistán” y reiteró su voluntad de que se investiguen los hechos con rapidez (//uk.news.yahoo.com, 11-3-12). El secretario general de la ONU Ban Ki-moon expresó su tristeza y destacó: “Seguiremos urgiendo a todas las autoridades y al personal militar que están empeñados en estas operaciones que presten el máximo cuidado a la protección de la población civil” (Reuters, 14-3-12).

Se percibe “la índole excepcional” de la fuerzas armadas de EE.UU. y cómo cuidan a los civiles del país invadido. Porque las masacres cometidas son la lógica consecuencia del entrenamiento que reciben y del desprecio por el diferente, por el Otro, así como de algunas cosas más que pervierten la cultura social de la primera potencia del mundo.

LAS GUERRAS QUE VIENEN


Por Manuel E. Yepe
Los bochornosos y tristes desenlaces que para las fuerzas armadas de los Estados Unidos de América han tenido las guerras libradas por ese país luego del final de la segunda guerra mundial, debían haber conducido a la única superpotencia del mundo actual a buscar caminos de paz para intentar mantener su hegemonía global en el terreno de la economía y la política, como líder del capitalismo mundial. Así lo indicaría la lógica más simple.
Pero el asunto no es tan lógico, ni tan simple. Sencillamente porque, si bien las inocultables debacles en el terreno militar han llevado a la nación estadounidense -como entidad sociopolítica- a una situación de crisis económica por efecto de su astronómica deuda interna y externa incompatible con si liderazgo mundial, contradictoriamente, las guerras repercuten opulentamente en el complejo militar industrial y demás corporaciones que comúnmente se identifican como el poder real estadounidense.
Por increíble que parezca, siguiendo un patrón fundamentalista neoliberal capitalista, los resultados de las guerras imperialistas de Estados Unidos aportan resultados inversamente proporcionales al gobierno central (la nación y la ciudadanía) y a los consorcios que rigen la nación sin haber sido electos y representan apenas un uno por ciento de la ciudadanía.
Las mayores conflagraciones recientes, las de Vietnam, Irak y ahora Afganistán, han concluido con las fuerzas militares de Estados Unidos abandonando esos países agredidos “con el rabo entre las piernas” y el sabor amargo de haber sufrido muchos miles de bajas propias, mientras que los grandes consorcios se llenan los bolsillos como abastecedores de material bélico, combustibles, agua potable y vituallas a las fuerzas atacantes y, en la medida que la situación lo permita, a los atacados.
No es que hayan faltado los esfuerzos por hallar fórmulas para limitar o disimular las bajas propias. El uso de un número cada vez mayor de minorías e inmigrantes en los combates –promovidos o aceptados deliberadamente para ese fin- ha dado algún resultado, pero insuficiente.
La utilización de tecnologías que alejan a los militares propios del peligro de entrar en combates cuerpo a cuerpo así como los cohetes y bombas “inteligentes”, condujeron a los actuales drones o aviones  no tripulados que se suponen capaces de infligir golpes y otras atrocidades impunemente a los defensores del país agredido.
Para diligencias de inteligencia, sabotaje, apoyo táctico u otra actividad que imprescindiblemente requiera presencia en el terreno, se generalizó el uso de mercenarios, eufemísticamente designados como contratistas. Mas recientemente, se está hablando de la utilización de “contratistas” extranjeros para evitar que ciudadanos estadounidenses asuman riesgos actuando como contratistas y sean capturados sin la protección de los tratados internacionales de trato a los prisioneros de guerra.
Una vez consumada la ocupación de un país, o una parte de ésta, comienza para las corporaciones el muy remunerativo negocio de abastecer a un mercado cautivo, sin competencia que acerque los precios al valor de las mercancías.
Luego vendrá (si llega) el fabuloso negocio de la reconstrucción de las ciudades en ruinas, casi sin infraestructura y con los servicios públicos mas elementales destruidos. Un cuadro dantesco para el gobierno local que tendrá que asumirla por las decenas de miles de civiles muertos, pero maravilloso escenario de oportunidades para las corporaciones llegadas en hombros de los ocupantes.
El gobierno invisible se ocupará de controlar que los medios fundamentales de información (mainstream media) cubran las espaldas de la Casa Blanca a fin de habilitarla para las nuevas guerras por venir.
La prensa, la televisión, los libros, las películas, hablarán de retiradas estratégicas y no de humillantes derrotas de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Tal fue el caso en Vietnam y en Irak, y nadie duda que lo será en el corto plazo en Afganistán.
De cualquier manera, tendremos que acostumbrarnos a la idea de que las derrotas estadounidenses en las guerras que promueve Washington, no serán suficientes para lograr que el imperio deje de imponer a la humanidad, una tras otra, guerras devastadoras en cualquiera de los muchos oscuros rincones del Tercer Mundo de que hablaba George W. Bush.
Será necesaria una toma de conciencia del problema por la opinión pública mundial. En primer lugar la estadounidense, que ya ha comenzado a mostrar capacidad para identificar al verdadero criminal:
¡El famoso 1%!
La Habana, 17 de Marzo de 2012