viernes, 3 de febrero de 2012

Halcones reclaman amenaza "más creíble" contra Irán

Por Jim Lobe

WASHINGTON, 2 feb (IPS) - El gobierno del presidente Barack Obama debe tomar medidas para hacer más creíbles las amenazas de ataque de Estados Unidos, o Israel, a Irán, según el cuarto de una serie de estudios publicados por un grupo de trabajo bipartidista dominado por los halcones (ala más belicista) de Washington.

Entre otras iniciativas, Estados Unidos debe aumentar su despliegue naval en el Golfo, ampliar la frecuencia y la dimensión de sus ejercicios militares allí y aumentar las posibilidades ofensivas de sus aliados en la región para persuadir a Irán de frenar su programa nuclear, según el informe auspiciado por el Bipartisan Policy Center (BPC, centro de política bipartidista).

Este país también debe ofrecer a Israel varios buques cisterna y municiones para ampliar su arsenal actual.

"No abogamos por un ataque militar de Israel, pero creemos que una amenaza más creíble servirá para aumentar la presión para que Irán negocie", indicó el general de la Fuerza Aérea, Charles Wald, uno de los presidentes del equipo de trabajo, en una declaración divulgada con el informe de 76 páginas, publicado el miércoles 1.

Si esas medidas, combinadas con sanciones económicas más duras, no logran su objetivo, Washington deberá lanzar una "operación quirúrgica efectiva contra el programa nuclear de Irán", con ataques aéreos y el despliegue de unidades de sus Fuerzas Especiales durante algunas semanas, según el grupo.

Titulado "Meeting the Challenge: Stopping the Clock" (Haciendo frente el desafío: deteniendo el reloj), el último estudio fue publicado en un clima de incertidumbre, si no de abierta confusión, sobre las intenciones de Israel y de Estados Unidos, así como las del propio régimen iraní.

La respuesta retórica de Teherán a las duras sanciones económicas y contra su industria petrolera, implementadas por Washington y la Unión Europea, fue desafiante.

Sin embargo, altos funcionarios de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) , con sede en Viena, que terminaron esta primera semana de febrero una visita de tres días a Irán, indicaron que sus anfitriones se mostraron más comunicativos que en otras oportunidades, y aclararon sus preguntas sobre las posibles aplicaciones militares de su programa nuclear.

Hay otra visita prevista para dentro de tres semanas.

Paralelamente, algunas autoridades de este país han emitido señales contradictorias en los últimos meses, desde reiteradas declaraciones sobre que Washington espera reanudar las negociaciones de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania y que un ataque militar sería contraproducente, hasta fijar límites que Irán no podría atravesar sin provocar una respuesta militar.

Los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas son China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia.

El Congreso legislativo, donde tiene mayor influencia el lobby proisraelí, parece dispuesto a aprobar nuevas sanciones económicas, aún antes de que entren en vigor las medidas más drásticas tomadas hasta ahora: las de excluir a las empresas extranjeras con vínculos con el Banco Central de Irán del sistema financiero de Estados Unidos.

En cuanto a Israel, el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu parece acompañar los esfuerzos de Washington de contener las tensiones que alcanzaron un punto máximo tras el asesinato el mes pasado de un científico iraní especializado en cuestiones nucleares, que se presume fue perpetrado por el Mossad

En cierto momento, el propio Netanyahu sugirió que la estrategia de sanciones estaría teniendo el efecto deseado, en tanto el ministro de Defensa israelí Ehud Barak declaró que la posibilidad de un ataque a Irán estaba "lejos".

Pero el BPC claramente se puso del lado de los halcones, incluso reprendió a algunas autoridades israelíes y estadounidenses por mostrar reservas sobre una operación militar.

"Al mostrar esa incertidumbre, los líderes iraníes dejarán de tener claro que sus acciones tendrán consecuencias que exceden a su capacidad de respuesta", se queja el equipo en el estudio.

Además de Wald, ese equipo está presidido por el exsenador del Partido Demócrata por el estado de Virginia, Charles Robb.

El grupo de 13 personas está integrado por destacados funcionarios retirados, varios parlamentarios de ambos partidos, así como tres distinguidos neoconservadores del gobierno de George W. Bush (2001- 2009).

Se trata del exsubsecretario de Defensa para asuntos políticos, Eric Edelman, el asesor para Medio Oriente del exvicepresidente Dick Cheney (2001-2009), John Hannah, y el exsecretario de Estado ajunto para el control de armas y no proliferación, Stephen Rademaker.

Al igual que en anteriores informes sobre Irán, el grupo estuvo dirigido por Michael Makovsky, quien fue consultor de la controvertida dependencia del Pentágono creada en 2002 para encontrar pruebas de los vínculos entre Al Qaeda y Saddam Hussein (1937-2006) y justificar la invasión de Iraq del año siguiente.

"Evitar que Irán se dote de capacidad nuclear es el desafío más urgente en materia de seguridad nacional que afronta Estados Unidos", reitera el informe desde el principio de su texto.

Además, alega que la República Islámica no será tan fácil de "disuadir" o "contener" si tiene la bomba atómica como lo son otras potencias nucleares, incluida la propia Corea del Norte. Sostiene al mismo tiempo que Irán podría producir suficiente uranio enriquecido para tener un arma nuclear en un plazo de dos a seis meses, "si quisiera".

El informe propone un acuerdo negociado como el principal objetivo para mejorar la credibilidad de Estados Unidos y de las amenazas de Israel contra Irán, pero Makovsky dijo a IPS que el equipo se oponía a una solución que permitiera a Teherán seguir enriqueciendo uranio.

La mayoría de los especialistas de este país coinciden en que es poco probable que la República Islámica acepte dejar de enriquecer uranio. Teherán dio a entender que solo accedería a limitar el enriquecimiento a 3,5 por ciento y a mejorar el régimen de inspecciones de la AIEA

"Nuestro informe dice claramente que Irán debe cerrar su programa nuclear", indicó Makovsky.

Un ataque israelí contra la República Islámica "implicaría serios riesgos". Pero Washington "no podría permanecer neutral ante un conflicto entre Israel e Irán", según el informe.

"Si Israel ataca e Irán toma duras represalias, Estados Unidos tendrá que responder, es decir que podríamos vernos envueltos en un conflicto sin haber podido elegir nosotros el momento", observa.

"No alentamos a Israel a atacar a Irán, pero Estados Unidos debe dejar claro que nuestro país nunca abandonará a Israel", añade.

El informe propone objetivos iraníes para atacar en caso de conflicto bélico, y prevé asistencia humanitaria en caso de que fuera necesaria.

"Estados Unidos perdería apoyo internacional para las operaciones militares contra Irán, o para futuras acciones contra otros países, si descuida las consecuencias humanitarias de un ataque", remarca el estudio.

El informe reconoce que la población estadounidense está cansada de guerras, después de las de Iraq, Afganistán y Libia, y más en tiempos de crisis económica.

"El régimen iraní no supone la misma amenaza que el Tercer Reich, pero tampoco derrotarlo requiere de un esfuerzo hercúleo", concluye el informe. 



Presidente de Cuba llega a Venezuela para participar en cumbre del ALBA



TeleSUR 03-02-2012

El presidente de Cuba, Raúl Castro, llegó este viernes a Venezuela donde fue recibido por su par venezolano, Hugo Chávez, para participar en la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) que se realizará el próximo 5 de febrero en Caracas (capital).

El mandatario cubano también participará este sábado en los actos conmemorativos del 20 aniversario de la rebelión cívico-militar de 4 de febrero de 1992.

Raúl Castro viajó junto con el vicepresidente Ricardo Cabrisa y el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, también se encuentra en la capital venezolana, donde participa en un Consejo Político para debatir la agenda de la cumbre.

Rodríguez junto con los cancilleres de las naciones del bloque revisarán durante la jornada la estructura organizativa del organismo y evaluarán las experiencias obtenidas durante siete años para incorporar un conjunto de ajustes que dinamicen el funcionamiento de la Alianza.

En la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Venezuela propondrá la creación de una zona económica entre los países miembros del bloque, que en 2010 adoptaron el Sucre como moneda.

Impulsado por Cuba y Venezuela, el ALBA está integrado por Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas.

Irán responderá a todas las amenazas petroleras o militares de Occidente



TeleSUR 03-02-2012

El ayatolá iraní, Alí Jamenei, aseguró este viernes que Irán responderá a todas las amenazas petroleras o militares de Occidente con sus "propias amenazas", que serán "aplicadas en el momento adecuado" para defender la soberanía de su desarrollo nuclear con fines pacíficos y civiles.

Jamenei enfatizó durante un discurso pronunciado en el 33 aniversario de la Revolución Islámica, que las amenazas "se convertirán en desventajas (para los que las profieren). Ante las amenzas de guerra y las amenazas petroleras, nosotros también tenemos nuestras propias amenazas que serán aplicadas en el momento adecuado, si es necesario", enfatizó Jamenei.

"Se nos ha amenazado diciéndonos que 'todas las opciones están sobre la mesa' pero toda guerra será diez veces más perjudicial para Estados Unidos que sus amenazas, que no hacen sino mostrar su importancia", advirtió.

En varias ocasiones, Estados Unidos y su aliado Israel han amenazado a Irán de atacar militarmente y aplicar sanciones internacionales para impedir que la nación islámica desarrolle su programa nuclear, que según los occidentales tiene objetivos "bélicos".

Para Jamenei, las últimas amenazas de intervención militar contra Irán lanzadas por EE. UU. "prueban el fracaso norteamericano" contra las argumentaciones de Irán. "Por eso recurren a la fuerza", dijo.

Por otra parte, el número uno iraní dijo que la República Islámica apoyará a todo aquel que se oponga a Israel, país que calificó como "un tumor canceroso".

La intervención de Jamenei se produce después de que el diario estadounidense The Washington Post informara este jueves que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, cree que Israel puede tomar la decisión de atacar Irán la próxima primavera.

"Panetta cree que hay muchas probabilidades de que Israel ataque a Irán en abril, mayo o junio" próximo, indicó el periódico.

Tanto Panetta como otros cargos de la administración de EE.UU. han afirmado en las últimas semanas que Irán podría "cruzar una línea roja" si se dedica a su desarrollo nuclear, por lo que "todas las opciones incluida la militar serían posibles".


Israel posee ojivas nucleares no declaradas y se ha negado en reiteradas oportunidades a firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear, que por el contrario, si está rubricado por Irán.

La semana pasada, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó que Irán tiene la responsabilidad "política y legal" de plegarse totalmente a las resoluciones del Consejo de Seguridad de ese organismo para probar que su programa nuclear es "genuinamente para propósitos pacíficos".

El Consejo de Seguridad de la organización internacional ha emitido hasta ahora cinco resoluciones relacionadas con el programa nuclear iraní, que ha sido apoyado por varios países.

Asimismo, la Unión Europea (UE) decidió imponer un embargo petrolero a Irán y sancionar al Banco Central iraní.

Pese a las represalias, el Gobierno de Mahmud Ahdmadineyad insiste en que su proyecto nuclear es exclusivamente civil y con objetivos pacíficos, por lo que ha enfatizado que no renunciará a la energía atómica para usarla con fines médicos y energéticos.

En noviembre de 2011, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) aseguró que considera creíbles una serie de alegaciones facilitadas por parte de una decena de servicios de inteligencia que apuntan a que Irán trabaja supuestamente en el desarrollo de un arma nuclear.

Los inspectores del OIEA, sin embargo, no disponen de pruebas contundentes y basan su análisis en las informaciones "creíbles" de sus voceros, a los que protegen bajo el anonimato.

Ciberguerra vs Cuba: Los gobiernos incómodos del “Cuarto Mundo”

Publicado en Cubadebate el 3 Febrero 2012

Por Mauricio Manuel Reyes, especial para Cubadebate

Un proceso de desarrollo tecnológico vertiginoso y cada vez más global ha generado una revolución en las infocomunicaciones, que transforma progresivamente el modo de pensar, producir, consumir, comerciar, gestionar y relacionarse entre las personas, estableciéndose como cultura el concepto de “virtualidad real”, es decir, lo real no es solo el mundo físico como hace 20 años, sino la unidad entre lo tangible y el universo virtual.

Según un artículo divulgado por la agencia BBC Mundo el 25 de enero pasado, la red digital global avanza como un voraz huracán y pocas veces hay oportunidad para detenerse en el camino y reflexionar sobre su crecimiento. Donde antes reinaban las ventas de estéreo hoy imperan las de auriculares. Si nos subiéramos a una máquina del tiempo y viajáramos 10 años atrás descubriríamos que para tomar una foto, escuchar música o filmar un video se empleaban tres dispositivos diferentes. Pero ahora estas actividades -y otras más- se han mudado a un solo equipo: el teléfono inteligente.

Como es lógico, un proceso de evolución tecnológica como este, dominado por monopolios que responden a las minorías más poderosas, favorece el amplio acceso para determinados segmentos o capas sociales y genera una asimetría con relación a otros grupos poblacionales - carentes de importancia para los intereses del capitalismo global - que los desconecta cada vez más de los servicios que generan poder cultural y económico. A esta masa de personas sin posibilidades reales de incidir de forma plena en el mundo profundamente interconectado, algunos investigadores lo denominan el “Cuarto Mundo”.

En ese escenario internacional desigual avanza la sociedad cubana, que utiliza su limitado acceso al ciberespacio como herramienta educativa al servicio de sus ciudadanos y para la difusión de la verdad; mientras el mayor imperio de la historia, mediante un bloqueo económico y comercial, le impide a esta pequeña isla obtener los recursos necesarios para extender los servicios en la web a su pueblo. Ese gobierno que nos ataca y sus aliados europeos, generan campañas mediáticas, mediante las cuales divulgan falacias como el supuesto temor del gobierno cubano a liberar el acceso pleno a Internet y sus redes sociales, a la vez que censura toda información sobre la permanente agresión tecnológica que enfrenta nuestro país.

Este cerco no tiene precedentes en la historia desde la segunda mitad del siglo pasado, cuando muchos de los avances científico-técnicos se convirtieron en instrumentos indispensables para la cruzada contra el Socialismo, como parte de la Guerra Fría.

La administración Obama ha aprobado millonarios fondos dirigidos a fomentar el cibermercenarismo en la isla; difamar sobre Cuba a través de las tecnologías de la comunicación, así como conformar plataformas digitales diseñadas expresamente para evadir el control del Estado cubano. El propio diario The New York Times publicó en el mes de junio del 2010 que la Casa Blanca lidera un esfuerzo global para crear una Internet a la “sombra” o “Internet en una maleta” y sistemas de telefonía móvil para “disidentes”, con el objetivo de “minar gobiernos incómodos”, lo que incluye proyectos secretos dirigidos a establecer redes independientes y garantizar a varios usuarios el acceso inalámbrico al ciberespacio mediante plataformas portátiles (Wi-Fi), fáciles de transportar por fronteras.

Red en una maleta. Un equipaje lleno de equipos suficientes para configurar una red autónoma, metropolitana Wi-Fi. La New America Foundation, un grupo de investigación no partidista, está desarrollando una red portátil, WiFi, basada en que podrían ser llevados a regiones enemigas de EEUU para crear redes independientes de una red controlada por el gobierno. Crédito: Philip Scott Andrews / The New York Times

Bajo esta estrategia injerencista, es “legal” para el Ejecutivo estadounidense fabricar “ciberdisidentes” o mercenarios virtuales orientados a difundir mensajes manipulados o realizar llamamientos a la desobediencia civil en Cuba, empleando plataformas como Twitter, Facebook, Blogs y otras.  Ante esta hostilidad permanente, no se descarta que en el futuro inmediato se incremente las acciones subversivas hacia la isla con el empleo de las tecnologías, e incluso se generen acciones de ciberguerra, que supone la intervención directa del Ejército en una guerra con todas las de la ley, apelando al uso de las redes informáticas que controlan las infraestructura crítica de cualquier país.

De hecho, el jefe de la Casa Blanca recientemente facultó al Departamento de Defensa para desarrollar operaciones ofensivas en el ciberespacio si Estados Unidos se ve “amenazado” por sus “adversarios” incluso, si estas acciones no fueran suficiente por el  “daño” causado a la nación norteña, se prevé aplicar la opción de intervención militar. Para su materialización Obama creó el Cibercomando como infraestructura y el marco legal lo estableció con la “Estrategia Internacional Estadounidense para el Ciberespacio”.

La Ciberguerra es potenciada por el imperialismo para subvertir a otras naciones, convirtiendo a Internet en un campo de batalla, donde se emplean como armas las herramientas informáticas, computadoras y redes digitales. En ese esquema, la estrategia subversiva no es secundaria, sino la antesala de la guerra frontal en la que intervienen las armas y que siempre comienza con la fabricación de los pretextos para la invasión. Contra Cuba se materializa a través de la propagación permanente en la web de contenidos contrarrevolucionarios por mercenarios en la isla o individuos y organizaciones anticubanas radicadas en el propio territorio estadounidense y en países aliados de Europa.

El financiamiento para estas actividades proviene de los 20 millones anuales de dólares que el Congreso de los Estados Unidos destina para la subversión contra el país caribeño, el cual se canaliza a través de la USAID, organización especializada en planes desestabilizadores contra Cuba. Según un artículo publicado en el sitio digital “Las Razones de Cuba”, esta entidad ha contado con 150 millones de dólares desde 1990 para destruir la Revolución, sin éxito alguno.

Este derroche del dinero de los contribuyentes norteamericanos, generó preocupación en el senador John Kerry, quien en el 2010 cuestionó la utilidad real de estos fondos ante la inefectividad de las acciones subversivas planeadas contra la isla durante décadas.

Otra organización de esta misma cofradía que también se incorporó a la estrategia subversiva contra Cuba empleando el componente tecnológico como instrumento esencial, es el Instituto Republicano Internacional (IRI), nacida en 1983 bajo el auspicio del entonces presidente Ronald Reagan.

El pasado año la prensa plana, la televisión y radio cubanas, puso al descubierto los planes del IRI dirigidos a entregar equipos de comunicación a personas en la isla y crear plataformas digitales “independientes” con el objetivo de “romper” el supuesto bloqueo informativo; incrementar el acceso y el flujo de información sobre “democracia, derechos humanos y la libre empresa hacia, desde y dentro de Cuba, a través de acceso sin censura a Internet”, particularmente a partir de proveer tecnología de punta capaz de evitar las “restricciones del gobierno cubano”, nada más parecido a un intento de desestabilización interna al estilo de lo ocurrido en naciones de África del Norte y Medio Oriente o la fórmula empleada con Libia.

En los últimos años el IRI ha financiado contratos para el mantenimiento y apoyo de proyectos tecnológicos en Cuba, de carácter injerencistas. Estos cubren el viaje, costos de consultoría, algún hardware y hospedaje de administradores de redes, servicio de telefonía móvil y el apoyo a la conformación de páginas web por blogueros al servicio de Washington.

Esa estrategia, cuya finalidad a simple vista parece inofensiva y así lo intenta promover el gobierno estadounidense y sus mercenarios, es un plan concebido para la subversión y el espionaje contra nuestro país. Para su aseguramiento envían emisarios que recorren toda la isla, contactan, entrenan y abastecen a los cibermercenarios, lo cual constituyen actos ilegales del gobierno de los Estados Unidos. Si fuera Cuba la que pretendiera cambiar el régimen imperante en esa nación e introdujera ilegalmente tecnología para crear redes de “disidentes”, no cabe dudas que su Ejecutivo lo consideraría un acto de guerra y el Cibercomando del Pentágono junto con la IV Flota atacarían inmediatamente a nuestra isla.

En estas aventuras subversivas con el empleo de tecnologías de punta, el IRI es acompañado por otra ONG: la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), creada en 1962 por mandato de la OEA y auspicio de la CIA, es una de las beneficiadas de los fondos de la USAID, para promover la desestabilización interna en la isla. Según el sitio web Cuba Money Proyect, en el año 2007, de un total de 13.3 millones de dólares distribuidos por la USAID, firmó un contrato por 2.3 millones para apoyar a la contrarrevolución en nuestro país; y en el 2009, de un presupuesto asignado de 15 620 000 millones de dólares, recibió 3 millones para iguales fines contra la mayor de las Antillas. Con este financiamiento garantiza el suministro para los mercenarios de blackberries, móviles de última generación, Bgan y otros artefactos, que necesitan activarse desde terceros países a altísimos costos.

Después de este análisis, es indudable que Cuba figura como un blanco seguro dentro del esquema de subversión, delito electrónico y ciberguerra patrocinados por Estados Unidos. En su legítima defensa, nuestro país debe continuar potenciando su incorporación al proceso global de desarrollo de las infocomunicaciones dirigido a lograr el avance socioeconómico que deseamos, pero también a fortalecer el combate ideológico en Internet y sus redes sociales.

Para una nación que según la Unión Internacional de Telecomunicaciones ocupa el cuarto lugar mundial en habilidades potenciales de sus ciudadanos en el empleo de las infocomunicaciones, de un rango de 152 naciones, constituye un reto emplear sus capacidades en la defensa ante un enemigo que no descansará de agredirnos a través de disímiles vías, incluido el ciberespacio, por la sencilla razón de haber escogido un destino diferente para su pueblo. Como afirmara nuestro Comandante en Jefe en su Reflexión del 24 de enero pasado, perdurar como “La fruta que no cayó” nunca en el seno del imperio.

DENUNCIAN "CIBERGUERRA" DE EEUU CONTRA SISTEMA CUBANO

LA HABANA, 3 (ANSA) - Estados Unidos estaría reforzando una "ciberguerra" contra Cuba para "desestabilizar" su sistema político, sostuvo hoy el sitio estatal Cubadebate, que llamó a organizar la "defensa" cubana en Internet.

    El artículo culpó al Instituto Republicano Internacional (IRI), estadounidense, de financiar "contratos para el mantenimiento y apoyo de proyectos tecnológicos en Cuba, de carácter injerencista" y unió ello a "aventuras subversivas" contra este país, en las cuales participan, según explicó, órganos de Washington como la CIA y la USAID.

    Recordó sin mencionarlo el caso del estadounidense Alan Gross, quien cumple en La Habana una sanción de 15 años de prisión bajo acusaciones de atacar la soberanía de Cuba distribuyendo medios digitales entre opositores para promover la "desestabilización de la sociedad cubana".

    Cubadebate estimó que para Cuba "constituye un reto emplear sus capacidades en la defensa ante un enemigo que no descansará de agredirnos a través de disímiles vías, incluido el ciberespacio".

BY2-DS/DFG 
03/02/2012 15:11