martes, 3 de enero de 2012

Hablemos de los Cinco y de los aviones a control remoto

Maurice Lemoine*

Tomado de Cubaperiodistas.cu  -  03 de enero de 2012

Hace poco tiempo, el 28 de septiembre, cerca de Boston (Estados Unidos), un «aspirante a yihadista» que quería atacar el Pentágono y el Congreso fue detenido e inculpado. Graduado en física, Rezwan Ferdaus, que había comprado en agosto un avión F-86 Sabre a escala de modelo, pensaba cargarlo de explosivos C-4 y teledirigirlo contra los dos símbolos del poder norteamericano. La petición fiscal indica que quería contar con otras dos copias de aviones caza de menos de 2 metros de largo y 1.60 de ancho, para utilizarlas como aviones « drone » con el mismo propósito.  

Paradójicamente, los agentes del FBI que lo detuvieron, impidiendo este posible crimen, no fueron ni acosados ni encarcelados, no hablemos ya de entablar un proceso judicial. 

La reflexión anterior puede parecer descabellada, incomprensible. Y sin embargo…
En los años 90, en Miami y desde una relativa sombra, cierto número de grupos anticastristas – Alfa 66, Omega 7, Partido Nacional de Unidad Democrática (PUND), etc… – organizan y llevan a cabo incesantes infiltraciones, ataques y atentados contra Cuba. La Fundacion Nacional Cubano-americana (FNCA), la más importante de las organizaciones en el exilio, de apoyarlas lo hace bajo la manga, preocupada de guardar su condición de organización « pública » y « exclusivamente política ». Sin embargo, con el objetivo de hacer más fuerte la presión sobre la Isla, este respetable círculo se dota de una estructura clandestina, el Frente Nacional Cubano (FNC). Su creación se trama durante los congresos anuales de la FNCA realizados en Naples (Florida) y en 1993 en Santo Domingo (República Dominicana). Una veintena de dirigentes participan en esas reuniones como Jorge Más Canosa (entonces presidente de la FNCA), Alberto Hernández, Luis Zuñiga Rey (quien dirigirá el FNC), Horacio García, Roberto Martín Pérez, José Francisco « Pepe » Hernández (actual presidente de la FNCA), Ángel Alfonso Alemán, Guillermo Novo Sampol, etc. 

Uno de los miembros de la Junta Directiva, el empresario José Antonio Llama Muñoz, aporta a título personal un millón 471 mil 840 dólares para financiar futuras operaciones. Para ello, crea una sociedad tapadera, la Nautical Sports Inc y contrae un préstamo en la International Financial Bank. Gracias a estos fondos y a otros, el grupo paramilitar pronto dispone de un helicóptero, siete embarcaciones rápidas, explosivos y… diez modelos de aviones a escala dirigidos por control remoto para utilizarlos contra objetivos económicos cubanos o en un atentado a Fidel Castro. 

Para infiltrar estos grupos criminales e informar a La Habana de las operaciones en preparación, cinco agentes antiterroristas cubanos – Gerardo Hernández, Ramón Labañino, René González, Fernando González y Antonio Guerrero – se encontraban en Miami desde principios de los 90. 

Conocemos cómo sigue la historia (al menos parcialmente). Si los planes que implicaban los diez mini aviones teledirigidos no siguieron adelante fue a causa de la captura accidental, en 1997, del yate « La Esperanza » (que pertenecía a Llama Muñoz), que transportaba hacia la Isla Margarita (Venezuela) un comando encargado de asesinar a Fidel Castro, con ocasión de una cumbre Iberoamericana. Sometidos a investigación y bajo presión, los conspiradores se apresuraron a librarse de ese material comprometedor. Al final, los cuatro hombres de este comando fueron absueltos por la justicia norteamericana.  

En cambio, la acción preventiva de los « Cinco » agentes « no declarados » del gobierno cubano, les costó el ser detenidos en 1998 y después condenados en diciembre de 2001, en Miami, por la jueza Joan Lenard, por « conspiración » de espionaje, apenas retando a la imaginación (de quince años a dos perpetuas más quince años). No obstante, en 1999, mientras estaban encarcelados, Llama Muñoz, sin que su testimonio hiciera inmutarse a nadie, confirmaría la legitimidad de su misión. Sometido a serias dificultades financieras que lo habían llevado a la ruina y volviéndose contra sus amigos de la FNCA, presenta una denuncia y, reconociendo la financiación del terrorismo, evoca el papel de su aporte de fondos en la adquisición, entre otros, de los famosos diez aviones a control remoto. 

Volviendo a la detención de Rezwan Ferdaus, podemos permitirnos elaborar un teorema – dicho « Teorema Clinton-Bush-Obama » : « Lanzar modelos de aviones a escala cargados de explosivos sobre objetivos americanos es un crimen; intentar de impedir que los mismos alcancen blancos cubanos es merecedor de ser condenado en un calabozo. » 

De su calabozo en Marianna (Florida), uno de los « Cinco », René González, condenado a quince años de prisión, salió el 7 de octubre. Su abogado había presentado una moción pidiendo que pudiera regresar sin dilación a su país, Cuba. El 16 de septiembre, tras la carta de petición de la fiscal Caroline Heck Miller, que representa al gobierno de Estados Unidos, la jueza Lenard se negó, alegando que si accedía a esta petición, no podría « evaluar si el pueblo estadounidense está protegido de futuros crímenes que el condenado podría cometer ». Así pues, René está obligado a vivir los tres próximos años en « libertad vigilada » en territorio norteamericano. 

Se puede hablar de crueldad gratuita: tras quince años de prisión injusta, le seguirá siendo imposible vivir con sus hijas, Ivette e Irma y sobre todo de poder ver al fin a su mujer a quien, desde hace once años, las autoridades norteamericanas rechazan el visado para visitarle. Se puede hablar también de irresponsabilidad: la extrema derecha cubana en Miami, en el sentido visceral de la palabra, odia a los « Cinco ». Y no ha renunciado a sus métodos expeditivos. En el 2008, debido a sus desencuentros con la FNCA, Llama Muñoz fue víctima de un atentado. Que hubiera escapado no significa que el peligro haya pasado – y con más razón con respecto a René. 

Se sabe ahora que no hay nada que esperar de la « justicia » norteamericana para la liberación de los « Cinco ». En cuanto a la buena voluntad del « Premio Nobel de la Paz » Barack Obama para corregir esa injusticia, mejor olvidarla. Para presionar a Washington, queda la solidaridad internacional. A lo largo de estos años, en Europa, en América latina, en los mismos Estados Unidos, decenas de miles de personas han firmado peticiones que exigen la liberación de Gerardo, Ramón, René, Fernando y Antonio. No se debe detener el esfuerzo. En este sentido, cabe recordar que Nicaragua – o por lo menos los sandinistas –, tal vez sin saberlo, tienen una deuda con los « Cinco ».  

UNA DEUDA NICARAGÜENSE CON LOS CINCO CUBANOS 

Desde los años 80, a las redes terroristas anticastristas que actuaban en Miami y que infiltraron los « Cinco », estaba vinculado, en América Central, un tal Luis Posada Carriles, responsable de la explosión del avión de la Cubana de Aviacion que, en 1976, arrancó la vida a 73 personas. Detenido en Venezuela por ese crimen, Posada Carriles se escapó en agosto de 1985, con la ayuda de la FNCA y de la Central Intelligence Agency – la cual necesitaba de su « experienCIA ». Es así que el terrorista fue traslado a El Salvador donde, en un operativo encubierto, en la base aérea militar de Ilopango, bajo las órdenes del teniente coronel Oliver North, organizó el transporte de armas y abastecimiento para la « contra », mientras rapatriaba cocaína desde Colombia para financiar la operación.

Eso pertenece al pasado. Desde aquel tiempo, Nicaragua ha hecho muchos esfuerzos para conseguir una necesaria reconciliación nacional. Pero la Historia es la Historia. Los « Cinco » y los sandinistas lucharon en la misma trinchera. Por eso la consigna debe ser: « Ni perdón (para Estados Unidos mientras no sean liberados) ni olvido (de los « Cinco ») ». ¡Levantemos nuestras voces para ellos! 

* Periodista francés (Le Monde diplomatique)

(Fuente: Nuevo Diario, de Nicaragua)

El catálogo de la CIA para matar a Fidel Castro


La revista Life hace un repaso por todas las estrategias fallidas que intentaron acabar con la vida del líder cubano.

Tomado de Plano Informativo.com  -  Excélsior 03 ENE 2012 | 12:52

Fidel Castro tal vez tenga tantos intentos de asesinato como detractores.

Desde que el líder de la Revolución Cubana tomó el mando de su país, en 1959, sus enemigos, encabezados por Estados Unidos, lo han perseguido con todo tipo de artimañas para, en el mejor de los casos, derrocarlo, o matarlo.

Según datos del Libro de Récords Guinness, el ex presidente cubano sobrevivió hasta el 2006 a 638 intentos de asesinato, convirtiéndose en la persona a la que más veces se ha intentado asesinar en la historia.

Luego de los rumores de ayer en la red social Twtter sobre su supuesta muerte, la revista estadunidense Life hizo un repaso por las estrategias fallidas que Washington llegó a utilizar para acabar con la vida del ex gobernante, que en 2008 cedió el poder a su hermano menor, Raúl Castro.

Muerte acuática

Conociendo la afición que el mayor de los Castro tenía por el buceo, los servicios de inteligencia norteamericanos propusieron regalarle un traje venenoso que hiciera efecto al primer uso. El problema radicó en que no encontraron la manera de cómo lograr que el comandante aceptara un obsequio bastante inusual.

Otra propuesta fue colocar una concha explosiva en el lugar preferido de Fidel para practicar buceo. La idea fue rechazada por varias razones, entre ellas: un accidente de ese tipo levantaría muchas sospechas.

Calada mortal

La pasión de Castro por el tabaco también fue pretexto para un intento de asesinato.

El plan era colocar sustancias tóxicas en el alijo personal de puros del revolucionario. Aún existe el debate respecto a si esta maquinación tenía el objetivo de asesinarlo o conseguir que se le cayera la barba, otro de los símbolos del Castrismo.

Una confabulación similar pretendía impregnar sus puros con sustancias alucinógenas para que el líder cubano hiciera el ridículo en público.

Otro complot sugería incluir material explosivo en el tabaco, con la intención que al encenderse ocurriera un estallido.

Ningún plan fue llevado a cabo por las dificultades que representaba llegar hasta los cigarrillos personales de Castro.

Banquete venenoso

La CIA también intentó envenenar a Fidel por medio de los alimentos, colocando bacterias probadas, pero la oportunidad de utilizarlas nunca se materializó.

Quitarle la barba

Con ayuda de la mafia, a la que Castro arrebató los casinos durante la revolución, la CIA planeó eliminar a Castro, aunque no está claro si alguna de las estrategias se llegó a poner en práctica.

Uno de los planes era colocar sales de talio, utilizadas como agente para remover cabello, en los zapatos de Fidel con la intención de que perdiera la barba, a manera de humillación. Hasta el día de hoy el vello facial permanece, indemne, en el rostro del ex mandatario.

Amores que matan

Una ex amante de Castro fue preparada por la CIA para envenenarlo con el uso de unas píldoras que debían ser vertidas en bebidas o alimentos. Pero el plan se vino abajo cuando las píldoras se derritieron en el escondite: un frasco de crema.

Agente

El agente de la CIA Feliz Rodriguez se ofreció como voluntario para asesinar a Fidel Castro con un rifle con mira telescópica en 1961, pero nunca obtuvo el permiso para hacerlo.

Estrategia no oficial

En el año 2000, el operador de la CIA Luis Posada Carriles, un cubano anticastrista vinculado al terrorismo, colocó 200 gramos de explosivo bajo el podio donde Castro daría un discurso en Panamá.

El equipo de seguridad del líder cubano descubrió el atentado.

Invasión desastrosa

El 17 de abril de 1961 las fuerzas armadas norteamericanas hicieron uno de sus mayores ridículos en una ocupación fallida a Cuba, que terminó con la captura de los soldados estadunidenses y un fuerte coraje del flamante presidente John F. Kennedy.

El Anticristo

Sacando provecho de las creencias católicas de la mayoría de los cubanos, los estadunidenses intentaron hacer creer a los isleños que Castro era el Anticristo, sugiriéndoles un levntamiento social para derrocarlo.

El desempate de Obama

Por Juan Gelman

Tomado de Página 12

Barack Obama acaba de superar a W. Bush: no cerró Guantánamo, inaugurado por su antecesor; amplió a Pakistán las guerras en Irak y Afganistán y su política económica y social no cambió la dirección que le imprimiera W. Pero pocos días después de cumplirse, el 15 de diciembre, el 220º aniversario de la Carta de Derechos que los Padres Fundadores de EE.UU. erigieron en modelo democrático, Obama promulgó una ley que recorta las libertades civiles más, pero mucho más que la Patriot Act de su predecesor. La National Defense Authorization Act (NDAA), aprobada por el Congreso, faculta a las fuerzas armadas a encarcelar por tiempo indeterminado, sin cargos ni proceso y en prisiones militares, a todo estadounidense sospechado de terrorista, aunque viva en el extranjero. Adiós al derecho de defensa y a un juicio civil, adiós a la presunción de inocencia del acusado hasta que su culpabilidad se pruebe.

Son conocidas las torturas y humillaciones propinadas a los presos en Guantánamo y aún padecen, los que quedan, exactamente la misma situación. Este hecho despertó protestas débiles en EE.UU., finalmente se trataba de extranjeros. La amenaza de que los estadounidenses mismos se vean sometidos a semejante trato provocó las reacciones más inesperadas, aun antes de que Obama diera su plácet al engendro. El New York Times publicó una columna de opinión de los generales (R) Charles C. Krulak y Joseph P. Hoar, del cuerpo de marines, nada avara en adjetivos (www.nytimes.com, 12–12–11).

(La NDAA) “es equivocada e innecesaria: el presidente ya cuenta con el poder y la flexibilidad que requiere una lucha efectiva contra el terrorismo... las leyes en vigor facultan a los militares a detener a los capturados en el campo de batalla, pero esta disposición extendería el campo de batalla a EE.UU.”. Agregan que la disposición no sólo viola el espíritu de la legislación que limita el uso de las fuerzas armadas en cuestiones de seguridad interna, “sino también nuestra confianza en el personal de servicio, que se alistó pensando que nunca se le pediría que volviera sus armas contra nuestros compatriotas”. Subrayan que la medida “reduce, si no elimina, el papel de las cortes federales en los casos de terrorismo... desde el 11/9, las inciertas e inexpertas comisiones militares condenaron solamente a seis acusados de terrorismo, mientras que los tribunales civiles sentenciaron a más de 400”. Una consideración muy práctica.

Forbes distrajo un poco de su permanente atención a los multimillonarios para titular así una de sus columnas: “La NDAA es la amenaza más grande a las libertades civiles que los estadounidenses enfrentan” (www.for bes.com, 5-12-11). “Y qué hay de la inocencia hasta que la culpabilidad se pruebe. Y qué hay de un gobierno con límites. Estamos afrontando el acabóse. O mantenemos las libertades intrínsecas de nuestra república constitucional o rompemos ese proyecto entero en nombre de la seguridad librando sin término esa infructuosa, cara y en última instancia contraproducente Guerra contra el Terror.”

Al parecer, juicios tan duros hicieron vacilar a la Casa Blanca y varios asesores sugirieron la posibilidad de que la ley fuera vetada. Pero Obama, citando vagos cambios introducidos en el texto, pegó la vuelta en U y descartó el veto incurriendo en lo que un editorial del New York Times calificó de “una rendición política completa, que refuerza la impresión de una presidencia que se mueve a tropezones” (www.nytimes.com, 15-12-11). A saber si fue realmente así.

El patrón de la Casa Blanca agitó el fantasma del veto “pero no porque tuviera alguna objeción a la sustancia de la ley –señaló el Christian Science Monitor–. En realidad el presidente, que es un ex profesor de derecho constitucional, quería retener la facultad de aplicar sus disposiciones, es decir, el encarcelamiento militar por tiempo indeterminado, a los ciudadanos estadounidenses que, en virtud de la Constitución, tienen derecho a un juicio expeditivo y público y a la protección jurídica debida. El Congreso capituló” (www.csmonitor.com, 28–12-11). No fue Obama el que izó bandera blanca.

El profesor de derecho Jonathan Turley, de la Universidad George Washington, trazó el historial de las violaciones de los derecho civiles y humanos cometidas por el gobierno Obama, desde el permiso para usar ese tormento llamado “submarino” hasta el bloqueo de la investigación y procesamiento de torturadores del ejército y la CIA (www.latimes.com, 29–11-11). “Con el tiempo, la elección de Barack Obama podrá considerarse como uno de los sucesos más devastadores en nuestra historia de las libertades civiles”, concluye Turley.

La Carta de Derechos, primera enmienda de la Constitución de EE.UU., aprobada en 1791, garantiza, entre otras, la libertad de expresión y de reunión, el derecho, entre otros, a no ser sometido a torturas y a un juicio rápido con un jurado imparcial. Pareciera que el ex profesor de derecho constitucional olvidó todo lo que sabía.

Cuba va

Publicado en Cubadebate el 3 Enero 2012
Viva Cuba. Foto: Kaloian

Adrián Carmona

En la madrugada del 1 de Enero de 1959 entraron victoriosas las primeras tropas rebeldes a la capital cubana. Ese mismo día Fidel llega triunfante a Santiago de Cuba, declarándola provisionalmente capital de Cuba. Las masivas manifestaciones de alegría y júbilo por parte del hasta entonces oprimido pueblo de Cuba simbolizaron la caída definitiva de la dictadura de Fulgencio Batista. De este modo, lo que comenzó con el viaje de 82 guerrilleros en un pequeño yate, el Granma, terminó con la primera victoria guerrillera en la historia de América sobre un ejército regular apoyado económica y militarmente por EEUU. Y todo esto, tan sólo a 90 millas de las costas de Florida.

La cercanía a las costas de Estados Unidos y el carácter progresista y de clase de la revolución cubana pusieron desde un primer momento a la isla en el punto de mira de su poderoso vecino. Los Estados Unidos no podían permitir que la mecha de la revolución prendiese en toda América Latina, pues esto significaría una importante pérdida de hegemonía y un cambio notable de la correlación de fuerzas a nivel internacional. Se inicia pues una política de acoso que tiene su apogeo en el intento fallido de invasión de Playa Girón. Tropas mercenarias cubanas entrenadas y fuertemente armadas por la CÍA y el Pentágono intentaron tomar posiciones en la isla para establecer un gobierno provisional contrarrevolucionario que sería la antesala de la intervención explícita de los Estados Unidos. Ese mismo año, miles de jóvenes cubanos regresaban a la Habana para informar al gobierno que la campaña de alfabetización lanzada por la revolución cubana había sido un éxito: Cuba quedaba libre de analfabetismo [1]. Más de 50 años después, y a pesar de un bloqueo criminal que ha supuesto pérdidas a la isla por valor de 975 mil millones de dólares [2], Cuba sigue asombrando al mundo. Como comenta el periódico británico The Independent [3]:

“Las estadísticas son suficientes por si solas para volver verde de envidia al padre de un escolar promedio británico: existe un estricto máximo de 25 niños por aula de primaria, muchas de las cuales tienen solamente 20. Los estudiantes de secundaria se dirigen a clases de sólo 15 alumnos - menos de la mitad que la norma británica”

Por otro lado [3] , “Cuba gasta el 10 por ciento de su presupuesto en educación, comparado con el 4 por ciento en el Reino Unido y sólo el 2 por ciento en los Estados Unidos, de acuerdo a la Unesco. El resultado es que tres de cada cinco cubanos mayores de 16 años se encuentran en algún tipo formal de educación superior. [...] En sólo medio siglo, Cuba ha desarrollado uno de los sistemas educativos más exitosos, admirado en todas partes, del Reino Unido a Canadá y Nueva Zelanda.”

En materia de política sanitaria, Cuba también ocupa un papel privilegiado a escala internacional con un promedio de 62,7 médicos por cada 10.000 habitantes y 4,9 camas de hospital por cada 1.000 habitantes [4]. La mortalidad infantil en la isla es de 5,3 infantes por cada 1000 nacimientos, frente a los 7 por cada 1000 de los Estados Unidos [4]. Actualmente, mas de 20.000 estudiantes extranjeros estudian medicina en Cuba [5] y, sólo en 2011, 40 estudiantes de medicina estadounidenses becados de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) terminaron sus estudios con la intención de regresar a su país para practicar la medicina entre los más desfavorecidos [6]. Al mismo tiempo, la misión médica cubana en Haití se ocupa de la inmensa mayoría de los casos de cólera que sacuden la isla [7,8]

“No hay duda de que la misión cubana ha sido vital en Haití. Fue uno de los contingentes más grandes de ayuda internacional en responder después del terremoto de enero 2010 que precipitó una crisis en Haití. Y desde el brote de la cólera, la misión ha tratado a más de 76.000 casos de la enfermedad. Solamente 272 de esos pacientes han muerto - una proporción mucho menor, de 0,36 por ciento, que el promedio en Haití en su conjunto, en el que un 1,4 por ciento de los casos terminan en la muerte , de acuerdo con el Ministerio de Salud.”

Por otro lado, la organización internacional Save the Children informó que Cuba ocupa el 8º puesto en una lista de 161 naciones a la hora de cuidar niños enfermos [9], por delante de Alemania (10º), Francia (12º), Reino Unido (14), Estados Unidos (15) o España (30). Igualmente, en la categoría de países poco desarrollados, Cuba es el mejor país para ser madre por delante de países como Chile, Brasil, Argentina, México o Israel [10]. Cuba es también el único país americano junto a Estados Unidos y Canadá que ha conseguido eliminar virtualmente la transmisión del virus del sida de madre a hijo y la sífilis congénita [11].

Pero no sólo en materia educativa y sanitaria podemos aprender de Cuba. En un periodo de intensa lucha de clases como el actual, donde el capital financiero escenifica su dominio en Europa a través de gobiernos tecnócratas que no han sido ni tan siquiera fruto de la democracia formal a la que nos tiene acostumbrados el capitalismo, el debate por parte de casi 9 millones de cubanos de las actuales reformas económicas que se suceden en Cuba es buena prueba de ello. Mientras que en Europa y en el resto de países capitalistas, la clase trabajadora se ve despojada de la capacidad de opinar sobre las reformas antisociales que intentan dar una vuelta de tuerca más en su explotación, en Cuba el pueblo opinó discutió en más de 163 000 reuniones los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución [12].

Referencias

[1] Margarita Alarcón Perea, Dos batallas un mismo aniversario, Cubadebate.
[2] Ramón Pedregal Casanova, 48 años de bloqueo estadounidense, Cubadebate.
[7] Randal C. Archibold Cuba Takes Lead Role in Haiti’s Cholera Fight, The
New York Times.


YouTube Preview Image 


Salim Lamrani lanza un reto y muchas verdades

Edmundo García/La noche se mueve

El historiador Salim Lamrani

El conductor de este programa alternativo, que se transmite en un espacio radial de Miami, entrevista al historiador Salim Lamrani. Lamrani es escritor y periodista francés;  profesor universitario. Doctorado por el Centro de Investigaciones Multidisciplinarias del Mundo Ibérico en la Universidad de París-Sorbona IV. Especialista en medios de información y en las relaciones Cuba-EEUU. Conocedor de la realidad cubana de primera mano a través de estudios y visitas regulares. Recientemente ha disertado en Miami sobre el tema del papel de los medios en el tratamiento del tema de Cuba. Como periodista y estudioso ha entrevistado a figuras del gobierno, de la cultura y de la llamada disidencia.

PROGRAMA: La Tarde se Mueve (Miami. 14.50 AM, 5:00-6:00 PM)
PERIODISTA: Edmundo García
INVITADO: Prof. Salim Lamrani
FECHA: Jueves 29 de diciembre. 2011
-EDMUNDO GARCÍA: Salim Lamrani, en la conferencia que diste aquí en la Alianza Martiana hace algunas semanas, fuiste bastante crítico del papel de los medios, y citaste el ejemplo en torno a cómo abordan la temática cubana y diste un grupo de informaciones, de detalles y de estadísticas de Amnistía Internacional y cómo eso se refleja en los medios. Creo que por ahí debería comenzar esta entrevista, esta conversación entre tú y yo.
-SALIM LAMRANI: Bueno yo creo que hay que empezar con el siguiente postulado: los grandes grupos económicos y financieros del mundo controlan el sector de la prensa; y el papel de la prensa ya no es proporcionar al lector, a la opinión pública, una información veraz,  verificable, sino controlar el mercado de las ideas y defender el orden establecido. De ahí que la objetividad de los medios es un mito; ellos defienden intereses muy precisos.
Tú evocas la cuestión de los derechos humanos, es la problemática por excelencia que se usa cuando se trata de Cuba… No cuenten conmigo para decirles que no existe ninguna violación de los derechos humanos en Cuba; pero si yo quiero formarme una opinión veraz, verificable, sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y ver si existe alguna especificidad en ese campo, respecto al resto del mundo, solo tengo que acudir a una fuente internacional que sería Amnistía Internacional, y que publica cada año un informe detallado sobre la situación de los derechos humanos en Cuba; ahora, el postulado de los medios es el siguiente: “Cuba es un país que viola los derechos humanos y que se desmarca del resto del continente americano, por ejemplo, por las violaciones de los derechos humanos.” Podemos comparar este postulado de base con la realidad de los hechos y acudir al Informe. Según el Informe de Amnistía Internacional de abril del 2011, en el continente americano, el país que menos viola los derechos humanos o que mejor los respeta es Cuba. No crean lo que estoy diciendo, vayan al sitio en Internet de Amnistía Internacional que el Informe se publicó en tres idiomas: francés, inglés y español. Amnistía Internacional es una organización que no podemos calificar de pro cubana por la siguiente razón: es que rompió las relaciones diplomáticas con Cuba desde 1988. O sea, hay un abismo entre la retórica mediática de base y la realidad de los hechos. Usted podría decirme que Colombia y Honduras no son ejemplos en términos de derechos humanos; o sea que la comparación entre Cuba y Honduras no es muy explícita.

Tomemos el siguiente ejemplo; comparemos la situación de los derechos humanos en Cuba y en la Unión Europea. ¿Por qué la Unión Europea? Porque desde 1996 la Unión Europea impone a Cuba una posición común por la situación de los derechos humanos. ¿Qué cosa es una posición común? Es el principal pilar de la política exterior de Bruselas hacia La Habana y que limita los intercambios diplomáticos, políticos y culturales. Es curioso, que el único país del continente americano víctima de una posición común sea Cuba; cuando según Amnistía Internacional el país que menos viola esos mismos derechos humanos es Cuba. Esa es la primera contradicción. Ahora hay que evaluar, desde luego, la legitimidad de la Unión Europea para erigirse en juez de esta cuestión de los derechos humanos; porque para poder estigmatizar a un país sobre esa cuestión hay que ser irreprochable.
¿Qué dice Amnistía Internacional? Según el informe de abril del 2011, en Internet, público, gratis, 23 de los 25 países que votaron después sanciones políticas, diplomáticas y culturales contra Cuba, en aquella época eran 27… 23 de esos países, presentan, según Amnistía Internacional, una situación en derechos humanos que es peor que la de Cuba. Tomemos por caso, que me concierne más, el caso de Francia, somos la patria de los derechos humanos; sin embargo, yo invito a todos los radiooyentes a ir al sitio de Amnistía Internacional, de tomar el informe sobre Cuba y el informe sobre Francia, y compararlos y sacar sus propias conclusiones; o sea que ese es un ejemplo de la manipulación mediática. Repito, Cuba no presenta una hoja blanca en cuestión de derechos humanos. Hay algunas críticas que Amnistía Internacional hace a Cuba como cuestión de la libertad de expresión, libertad de asociación, etc. Pero cuando comparamos eso con la realidad que existe en nuestros continentes, y en el propio continente americano, vemos que se trata de una manipulación enorme.
-EG: ¿Tú pudieras dar datos, ejemplos, de cosas que suceden en la Unión Europea, y sin embargo la Unión Europea mantiene a Cuba bajo una posición común?
-SL: Vamos a dar algunos ejemplos específicos. Para Cuba jamás Amnistía Internacional ha reportado casos de asesinato político por las fuerzas del orden. En Reino Unido y varios otros países… hay esterilización forzosa de mujeres procedentes de minorías étnicas, torturas en las cárceles, represiones violentas y masivas de manifestaciones públicas, con gases lacrimógenos, etc., discriminación hacia niños en el sistema educativo, niños procedentes de minorías étnicas que es el caso de República Checa o de Eslovaquia. Podría multiplicar los ejemplos, graves.
-EG: ¿En Austria? Te oí decir en una conferencia que diste que había una situación en Austria con las minorías étnicas.
-SL: Hay en Austria gravísimas violaciones; pero además son violaciones legales, hay una ley que discrimina a ciertas minorías, hay declaraciones públicas y discriminantes de la más alta autoridad del estado, del Presidente, no solo en Austria sino también en Francia, cuando el Presidente Sarkozy hizo esa declaración contra las minorías de Romania. O sea vemos con esa realidad que hay una gran hipocresía de la posición común Europea. En realidad lo que le importa a la Unión Europea no es tanto la situación de los derechos humanos en Cuba sino el sistema político, económico y social que hay en Cuba.
-EG: Salim, me gustaría, tocando otro aspecto que muestra el análisis comparativo a partir de la propia Amnistía Internacional en el tema, en el asunto migratorio entre EEUU y Cuba, con otros países de América Latina; es decir, ¿emigran más los cubanos? ¿Emigran menos que los de otros países de esta misma región? ¿Cuáles serían las causas en uno y otro caso?
-SL: Efectivamente, la problemática migratoria es una problemática que se politiza cuando se trata de Cuba. Siempre yo leo en la prensa el postulado siguiente: “Los cubanos emigran masivamente a los EEUU, lo que ilustra el fracaso del sistema económico, político y social”; y sin embargo no veo después de ese postulado, de esa afirmación de base, datos, estadísticas, cuando sabemos que existen las estadísticas respecto a la emigración cubana hacia EEUU del 1820 hasta el 2010.
Veamos un poco lo que era la realidad migratoria entre EEUU y Cuba en el año 1959. Cuba, un pequeño país de 6 millones de habitantes ocupaba el segundo rango en el continente americano en términos de emisión migratoria hacia EEUU. El primer país siempre fue México por razones demográficas, geográficas e históricas evidentes. Cuba, ese pequeño país de 6 millones de habitantes en el 1959, tenía una emisión migratoria más fuerte que todos los países de la América Central y todos los países de América del Sur, reunidos. O sea que un solo país de América Latina, Cuba, emitía más emigrantes hacia EEUU que el total, que la suma de veinte países de América Latina. Eso se encuentra, son fuentes del servicio de inmigración de EEUU que se pueden encontrar en Internet; de fácil acceso.

Después, a partir de julio de 1960, EEUU y la administración Eisenhower más precisamente, emite, impone las primeras sanciones económicas contra Cuba; las que constituyen un factor objetivo de incitación a la emigración, legal e ilegal, porque la situación económica se vuelve más difícil y del otro lado EEUU acepta a los emigrantes. En 1966, en noviembre del 66, el Congreso Americano aprueba lo que se llama la Ley de Ajuste Cubano. ¿Qué cosa es la Ley de Ajuste Cubano? Es una pequeña ley de un par de páginas, página y medio como máximo, que estipula que todo cubano que emigra legal o ilegalmente, pacífica o violentamente, hacia EEUU, el primero de enero del 59 o después, consigue automáticamente, al cabo de un año, el estatus de residente permanente; es una ley única en el mundo y que constituye un factor formidable de incitación a la emigración legal e ilegal; ahora, es importante apuntar la fecha para ver el contenido político de esa ley: 1ro. De enero del 59 o después; o sea que el cubano que llegó el 31 de diciembre del 58 no puede acudir a la Ley de Ajuste Cubano. Vemos el contenido político; o sea que era un arma contra el proceso revolucionario cubano.

Veamos ahora las últimas estadísticas; las que consulté fueron las del 2006. No quisiera referirme a las del 2010, no tengo las cifras exactas en mente. Podríamos imaginar o suponer que tomando en cuenta la realidad migratoria en 1959 (segundo rango en el continente Americano), agregando a esa realidad sanciones económicas (factores de incitación a la emigración), Ley de Ajuste Cubano (factor de incitación a la emigración), podríamos pensar que Cuba superó a México en el rango; pero vemos que no es el caso, México sigue ocupando el primer rango en términos de emisión migratoria hacia EEUU. Cuba ya no ocupa el segundo rango, Cuba no ocupa el quinto rango sino que ocupa el décimo rango.

Repito, se pueden encontrar en Internet, esas fuentes, esas cifras en sitios de los servicios de inmigración. O sea que en América Latina hay nueve países que tienen una emisión migratoria más fuerte que la de Cuba; sin embargo, jamás se ha usado esa problemática para denigrar al gobierno de El Salvador, de México, de Jamaica, de República Dominicana…

Usted me podrá decir que no se puede comparar la realidad migratoria de un país como México con más de 100 millones de habitantes, con un pequeño país como Cuba de 11 millones de habitantes, y ese es un punto interesante. Comparemos la realidad migratoria de Cuba en el 2006, once millones habitantes, con la realidad de El Salvador, con 5.75 millones de habitantes; menos de 6 millones de habitantes. El Salvador en el año 2006 tuvo una emisión migratoria tres veces mayor a la de Cuba; sin embargo jamás se ha hablado, se ha usado esa problemática para denigrar el sistema político y económico neoliberal en El Salvador, o denigrar a su gobierno. O sea que vemos que se trata de una estigmatización discriminatoria. Si de verdad quisiéramos darle una explicación política y usar la emigración como un termómetro de legitimidad de un gobierno o un sistema, si vemos las cifras, solo podemos llegar a la siguiente conclusión: que el gobierno y el sistema cubanos son unos de los más legítimos que hay en el continente americano; repito, si partimos del postulado de que la emisión migratoria es ilustrativa del buen funcionamiento de un sistema, o no.

Planteémonos la siguiente pregunta: ¿qué ocurriría mañana si el gobierno de los EEUU aprobara una Ley de Ajuste Mexicano? No durante 40 años y más; 1966 a 2011 son 45 años… 46 años. No durante 4 años ni durante 4 días. Imaginemos lo siguiente: que el gobierno de los EEUU imponga o adopte una Ley de Ajuste Mexicano durante 4 horas nada más. ¿Qué ocurriría en México según ustedes? Les dejo que hagan ustedes mismos la respuesta.
-EG: Salim Lamrani, me gustaría escuchar tu valoración sobre cómo has visto la relación Cuba-EEUU en materia comercial. Me gustaría saber tu opinión sobre el balance económico de las relaciones Cuba-EEUU en estos tres primeros años de la administración Obama.
-SL: Hay que reconocer que el gobierno de Obama difiere de la precedente administración Bush por el estilo, por la forma; es un hombre más culto, más inteligente y con un discurso nuevo, porque durante su campaña electoral hizo la constatación siguiente: la política de EEUU hacia Cuba había fracasado. Cincuenta años de sanciones económicas hacia Cuba, con el objetivo de derrocar al gobierno cubano, e implementar un cambio de régimen eran un fracaso total. Las sanciones económicas contra Cuba son el principal obstáculo al desarrollo de la isla, son anacrónicas porque se remontan a la Guerra Fría, son crueles porque afectan a las categorías más vulnerables de la sociedad cubana: las mujeres, los niños, los ancianos; y son ineficaces porque no han logrado el objetivo de poner término al proceso revolucionario.
Obama hizo una constatación lúcida que demuestra su inteligencia; sin embargo no podemos juzgar a Obama por su retórica sino por sus hechos. Tenemos que reconocer que anuló las restricciones de los viajes de la comunidad cubana en EEUU; hay que recordar que entre el 2004 y el 2009 los cubanos de EEUU solo podían viajar a Cuba 14 días cada tres años; en el mejor de los casos si conseguían un permiso del Departamento del Tesoro; y para conseguir ese permiso había que justificar la presencia de un familiar directo en Cuba; para nosotros un primo, un tío, una tía, un sobrino es un familiar directo; pero no, la administración Bush dio una definición de la familia que solo se aplicaba a los cubanos; solo formaban parte de la familia los abuelos, los padres, los esposos, hijos y nietos. O sea una política cruel que dividía a las familias. Obama, como hombre lúcido, eliminó esas restricciones, pero lamentablemente tenemos que constatar que la administración Obama ha sido más constante en la aplicación estricta de las sanciones económicas y de la aplicación de multas a empresas extranjeras que violan las reglas del comercio; empresas europeas, por ejemplo.

Yo mencionaba la posición común que se adoptó en el 96, la fecha no es una casualidad; ¿por qué se adoptó en el 96? ¿Qué ocurrió en EEUU en el 96? El Congreso de EEUU adoptó la Ley Helms-Burton que tiene un carácter extraterritorial porque afecta a las empresas europeas; entre otras. Carácter extraterritorial… porque una ley no puede aplicarse a otros países, la ley francesa no se puede aplicar a Italia; la ley inglesa no se puede aplicar en Alemania; sin embargo la ley sobre las sanciones económicas contra Cuba se aplica a Francia, a Suiza, etc. Recientemente el Banco UBS tuvo que pagar una multa de 100 millones por haber tenido una cuenta bancaria que pertenecía a Cuba, en dólares. Aplicación extraterritorial de las sanciones económicas bajo Obama; hay, repito, una contradicción entre su retórica, de “cambio”, y la realidad de los hechos que hace que cada año para prorrogar el estado de sitio económico contra Cuba recurra a una ley de 1917, la Ley de Comercio con el Enemigo.
-EG: Quisiera abordar con Salim una arista que él ha desarrollado en sus investigaciones y tiene que ver con el tratamiento de la política de bloqueo o de embargo en la prensa; es decir, ya no como un problema económico y político sino como un elemento de publicidad y de manipulación ideológica… cómo ves tú este tratamiento en la prensa internacional, en la prensa Occidental.
SL: Hay un hecho muy revelador; en la historia de las votaciones de Naciones Unidas la resolución que haya conseguido más votos, cada año, es la resolución contra las sanciones económicas (contra Cuba). En octubre de 2011 por vigésima vez, una inmensa mayoría de la comunidad internacional, 186 países, votaron por el levantamiento de esas sanciones económicas; sin embargo este hecho, mediático, ha sido suprimido, censurado, ignorado en la prensa. La prensa Occidental habla mucho de los problemas económicos que hay en Cuba; y los hay, y serios. Y sin embargo nunca evoca, repito, el principal obstáculo al desarrollo económico de la nación; que es el embargo comercial o bloqueo, podemos llamarlo como queramos.

Algunos datos: Cuba no le puede vender absolutamente nada a EEUU, solo le puede comprar, con restricciones, materias primas alimenticias desde el 2000. Hay que recordar que el mercado histórico y natural de Cuba siempre fue EEUU. En el 59, el 73 por ciento de las exportaciones cubanas iban a los EEUU, y Cuba importaba el 63 por ciento de lo que consumía; o sea que esa ruptura unilateral del comercio entre Cuba y los EEUU constituye el principal obstáculo.
Pero es más, las sanciones económicas tienen un carácter extraterritorial; voy a dar un par de ejemplos precisos. Si una empresa francesa que fabrica pasteles, ustedes saben que los pasteles franceses son muy buenos, quiere exportar sus pasteles a EEUU, porque es la primer economía del mundo, el principal mercado mundial y es una ambición económica exportar y vender esos pasteles, para que Francia, una empresa francesa pueda vender esos pasteles, tiene que demostrarle al Departamento del Tesoro que sus pasteles no contienen un gramo de azúcar cubana. Cuba no le puede vender absolutamente nada a EEUU, en este caso tampoco le podrá vender a Francia. Tomemos otro ejemplo, Mercedes Benz, la empresa alemana que fabrica quizás los mejores carros del mundo, para que esa empresa Mercedes Benz pueda exportar sus carros a EEUU tiene que demostrarle al Departamento del Tesoro que sus carros no tienen ni un solo gramo de níquel cubano; entonces Cuba no puede vender su níquel a EEUU, pero tampoco podrá venderle a Alemania. Esos son ejemplos claros del impacto de las sanciones económicas.
-EG: Pero en la prensa, ¿cómo se ve eso en la prensa, Salim?
-SL: Hay una censura total de esto. Los lectores lo saben, la opinión pública lo sabe, ¿cuál es el efecto de las sanciones económicas? ¿Por qué hay 186 países que votaron en contra de las sanciones económicas? No es porque hay 186 países amigos de Cuba. Cuba tiene muchos amigos en el mundo, pero no todos. Por ejemplo, toda la Comunidad Económica Europea votó contra esas sanciones, y la Comunidad Económica Europea tiene una política hostil hacia Cuba. Porque la comunidad internacional sabe cuál es el impacto dramático de las sanciones económicas en la población cubana. Las sanciones económicas no afectan a los dirigentes, afectan al pueblo. Entonces yo no entiendo esa lógica de apoyar esas sanciones incluso por sectores, que tienen una opinión divergente al gobierno de La Habana; yo puedo entender que alguien piense distinto al gobierno de La Habana, pero de verdad que si lo que le importa es el bienestar de su pueblo, no tiene más remedio que condenar incondicionalmente las sanciones económicas contra Cuba.
-EG: Salim Lamrani, en la retórica pública de la administración Obama ahora se trata de canalizar la idea de que EEUU no puede avanzar más, no puede normalizar las relaciones con Cuba porque el obstáculo que están planteando es el contratista preso en La Habana Alan Gross; y tal pareciera que si se libera a Gross todo se va a normalizar, ¿cómo tú ves este nuevo pretexto que pone la administración norteamericana para no avanzar más?
-SL: Primero, hay que poner en la mesa el postulado correcto, cuando la administración Obama dice: “Esperamos señales o reciprocidad para poder normalizar las relaciones”, es un postulado equivocado porque Cuba no impone sanciones económicas a EEUU; Cuba no ocupa una parte del territorio norteamericano por la fuerza, como es el caso de Guantánamo; Cuba no financia a la oposición interna con el objetivo de subvertir el orden; la agresión, la hostilidad, el estado de sitio, repito, es unilateral. Cuba no tiene que hacer concesiones a EEUU, porque podrá decir… vemos el caso más emblemático de los derechos humanos; yo repito, invito a todos los radio oyentes a tomar el Informe de Amnistía Internacional sobre los derechos humanos en EEUU y compararlo con el de Cuba. Yo repito que es una retórica, un argumento que carece de fundamento porque EEUU no tiene absolutamente ninguna autoridad moral para disertar sobre la cuestión de los derechos humanos.
Evoquemos ahora el caso de Alan Gross. Alan Gross es un contratista que desarrollaba un programa de la USAID destinado a socavar el gobierno cubano, el sistema cubano, con el objetivo público de cambio de régimen, suministraba a sectores de la disidencia material altamente sofisticado como teléfonos satelitales; eso está controlado en Cuba. Uno no puede entrar con un teléfono satelital en Cuba, ¿por qué?, porque la realidad es que Cuba es un país que sufrió 50 años de terrorismo; con el teléfono satelital uno puede dar una indicación para alguien, y que ponga una bomba o no sé qué. Washington dijo que Alan Gross solo viajó a Cuba para ayudar a la pequeña comunidad judía de La Habana; bueno, escuchemos lo que dice la propia comunidad judía, ¿qué dice? Las principales organizaciones judías dijeron una y otra vez que no tenían ningún contacto con Alan Gross. Y que no necesitaban de su ayuda porque mantenían excelentes relaciones con el gobierno de La Habana, y muchísimas otras relaciones con comunidades judías de EEUU y del resto del mundo que les suministran todo lo que ellos necesitan. En realidad (Alan Gross) formaba parte de un programa, quizás no le hayan expresado cuáles eran los riesgos que corría; pero la realidad es que Alan Gross violó la ley, cometió un delito grave; delito que en Francia se castigaría con 30 años de cárcel.
Yo creo que también en ese caso, que además de ser un caso político es un caso humanitario, la reciprocidad es importante, se puede resolver este tema de Alan Gross. Si EEUU libera a los cinco presos políticos, uno salió pero está en libertad condicional, me refiero a los que integraron (infiltraron) clandestinamente algunas entidades violentas del exilio cubano para impedir que realizaran atentados terroristas y que fueron condenados a penas que van desde 15 años hasta dos cadenas perpetuas. Yo creo que si la administraciónObama, repito, que es una administración lúcida con respecto a la anterior, quiere resolver este problema, pueden hacer un intercambio de presos: sueltan a los cinco y yo estoy convencido que el gobierno de La Habana haría lo mismo y soltaría a Alan Gross. Yo creo que no hay que esperar ningún gesto unilateral de ninguna parte, el diálogo, la negociación, solo puede desembocar en algo positivo.

-EG: ¿Tú crees que la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba puede ayudar en este tópico de Alan Gross-Los 5? Además del propio proceso electoral norteamericano, que no se puede dejar de tener en cuenta… ¿eso puede ayudar a encontrar una solución?
-SL: Yo creo que la visita del Papa, de Su Santidad, será beneficiosa. No solo para Cuba sino también para las relaciones entre La Habana y Washington. Varios miembros de la Iglesia Católica norteamericana y cubana, eminentes miembros, publicaron hace poco, unas dos o tres semanas, una declaración que pedía que de un lado Cuba soltara a Alan Gross por razones humanitarias, y que EEUU soltara a Los 5. Yo creo que la voz del Vaticano es una voz importante en la escena internacional, y estoy seguro de que el gobierno de La Habana le prestará una atención importante, y espero que el gobierno de Obama haga lo mismo y que se puedan atenuar las tensiones que existen entre ambos países desde hace 50 años.
-EG: Profesor Salim Lamrani, usted entrevistó hace algún tiempo a la multipremiada, yo diría a la plusmarquista de los premios en Cuba que es Yoani Sánchez; usted publicó una entrevista que fue repicando en muchos medios de comunicación. Después Yoani trató de decir que la entrevista había sido manipulada por usted. Después supimos que supuestamente el Presidente Obama le había respondido unas preguntas, que finalmente fue el propio Jonathan Farrar, embajador, quien escribió las preguntas y las respuestas. Yoani nos decía que había enviado las preguntas al Presidente Raúl Castro; después supimos por Wikileaks que nunca había enviado el cuestionario. Y quedó en que ella iba a demostrar que Usted había manipulado aquella entrevista con ella. Me gustaría una visión suya a estas alturas del tiempo, sobre aquel momento con Yoani Sánchez y sobre las declaraciones que no deja de hacer Yoani Sánchez. Yoani Sánchez tiene una capacidad para sorprendernos increíble.
-SL: Bueno, Yoani Sánchez respecto a la entrevista que yo le hice tuvo tres versiones diferentes. Primera versión que publica en su blog, es que fue una charla amena, agradable. La segunda versión fue que la entrevista había sido mutilada. O sea que yo había censurado cosas que ella habría dicho. La tercera versión fue que yo hubiera inventado respuestas; entonces yo el reto que le hice a Yoani Sánchez y que le repito otra vez es que ella publique en su blog las respuestas que yo hubiera inventado. Si las publica y yo no publico las grabaciones, quedaré mal. Yo sigo de modo atento lo que publica Yoani Sánchez y me di cuenta de que había desmentido cosas sobre el embargo, sobre Batista, que están en la entrevista; y sobre Los 5. Lo que hice en un artículo que yo publiqué que se llama “La diplomacia norteamericana y la disidencia cubana”, fue publicar precisamente (el audio de) todo lo que ella había negado. Invito a que siga negando lo que yo hubiera inventado, y si yo no publico lo que ella niega, quedaré mal yo.

-EG: ¿Usted la está retando?
-SL: La estoy retando, por supuesto. A que haga eso en su blog, o en declaraciones en la prensa como lo hizo.
-EG: Lo cierto es que la prensa parece que ha tomado una posición común, de que además de todos esos premios que tiene, que nadie que critique a Yoani Sánchez se le publique esa crítica; es como si Yoani Sánchez fuera el hijo prodigio, la Santa Magdalena, no sé… La prensa censura las críticas a Yoani Sánchez.
-SL: En eso yo… Quizás haya sido yo el único periodista que le haya hecho una entrevista sin complacencia. Y yo le permití que expresara sus puntos de vista. Hay muchas contradicciones en la historia de Yoani Sánchez; que todo periodista honesto y profesional debería subrayar; por ejemplo, Yoani Sánchez describe la realidad cubana de modo apocalíptico, que es la antecámara del infierno; cuando uno lee su blog ve que es una visión tremenda de la realidad cubana y sin embargo tenemos que ella viajó a Suiza, la perla de Europa, uno de los países más ricos del mundo, se quedó dos años y decidió regresar. De dos cosas una: o Yoani Sánchez no dispone de todas sus capacidades mentales, lo que no creo; o la realidad que ella pinta es menos oscura de lo que pretende. También yo me pregunto cómo en tan poco tiempo, del 2007 hasta ahora, ella haya podido conseguir tantos premios; en total, desde un punto de vista económico, representan casi 300 mil euros; que son casi 22 años de salario mínimo en Francia; representan 1487 años de salario mínimo en Cuba. Yo no creo en las casualidades; yo creo que detrás de Yoani Sánchez hay poderosos intereses.

Y por ejemplo, ella que es tan expresiva en su blog, que se presenta como la transparencia personificada, no publicó que se reunió con Bisa Williams, la más alta funcionaria del gobierno de Obama que ha visitado Cuba, secretamente en su apartamento. Tampoco, y eso arroja una sombra sobre su credibilidad, algo que tú mencionabas… dijo que le había hecho una entrevista a Obama que… bueno… en realidad no me sorprende mucho que haya sido Farrar el que haya respondido, eso es casi normal en casi todos los países del mundo, siempre son altos funcionarios quienes responden por el Presidente, el Presidente firma; lo que sí cuestiona su credibilidad y ella lo dice públicamente, y en la entrevista me lo afirmó a mí, es que le había mandado las preguntas a Raúl Castro y que él no le hubiera respondido. Pues le confesó a Jonathan Farrar, que lo dijo en el cable de Wikileaks, que en realidad nunca le había mandado las preguntas. Eso, y lamento decirlo, arroja una luz sobre su credibilidad.

-EG: Si hay un tema que Usted conoce por origen, Usted es un francés de origen argelino, y ha visto “las primaveras” que han ocurrido en el mundo árabe, en el norte de África; la pregunta, que le he ido haciendo a otras personas: ¿cuál es su interpretación de este hecho, y la sorpresa para algunos que esperaban que en Cuba también, y realmente, en Cuba no?
-SL: Yo creo que es difícil expresar, o explicar las grandes tendencias históricas del mundo árabe en tan poco tiempo, pero para resumir, en todos esos países, Egipto, Tunicia, Yemen, desde hace décadas hay gobiernos dictatoriales aliados del mundo Occidental, siempre protegidos, defensores de cierto modelo económico que oprimían a su pueblo. Llegó el momento en la situación económica y social que fue tan difícil que la desesperación de la gente se expresó mediante esa primavera árabe.
La gente, como tú subrayabas, se pregunta por qué eso no ocurre en Cuba; por una razón sencilla: es que en Cuba la primavera cubana ocurrió en el 59. No estoy diciendo que no haya sectores insatisfechos en la población cubana; pero esos sectores insatisfechos saben que el cambio, que tiene que ocurrir, ocurrirá dentro de Cuba, sin intervención extranjera. Los cubanos también saben lo que pueden perder; viven en condiciones de vida, a pesar de ser modestas, a pesar de todas las vicisitudes cotidianas, que son excepcionales si tomamos en cuenta la problemática del Tercer Mundo. Cuba tiene una esperanza de vida de 78 años; una de las más altas, quizás la más alta del Tercer Mundo; una tasa de mortalidad infantil de 4.8 por mil, la más baja del continente americano incluyendo Canadá y los EEUU; y la más baja del Tercer Mundo. Cuba tiene un índice de desarrollo humano nada comparable con lo que existe en el resto de planeta, del Tercer Mundo sobre todo. O sea que comparar, demuestra que los postulados mediáticos sobre la naturaleza del gobierno cubano son falsos.

Si el gobierno cubano fuera un gobierno que impusiera su autoridad por la fuerza, el pueblo cubano se hubiera rebelado, rebelado desde hace tiempo; el cubano no es un pueblo cobarde, y hay que leer la historia de Cuba para darse cuenta de ello. El pueblo cubano se rebeló contra el imperio español, se reveló contra la dictadura de Machado, contra la dictadura de Batista, o sea que hay un consenso entre la sociedad cubana para salvaguardar el sistema que tienen, para eliminar las restricciones y prohibiciones excesivas; mejorar, pero dentro del sistema, no piden un cambio de sistema en Cuba, piden una mejora del sistema. Y esa es la gran diferencia entre un gobierno popular, como el de Cuba, y dictaduras militares como la de Egipto.

Vimos hace un par de semanas la terrible represión que ocurrió en Egipto, ¿cuál fue la posición de EEUU? Fue expresar su preocupación, “preocupación”… imagínense ustedes que esas cosas ocurrieran en Cuba. Yo estoy absolutamente convencido que hasta Luxemburgo pediría una invasión militar de la isla.
-EG: Muchísimas gracias al Prof. Salim Lamrani por haber compartido con la tarde se muevo. Les deseo un próspero y feliz 2012.
-SL: Felicidades a ti y a todos los radio oyentes.
-EG: Yo regreso en vivo la semana que viene. Absolutamente: Feliz 2012 para todos ustedes.