lunes, 5 de diciembre de 2011

Cuentos represivos y la verdad oculta

Por Lorenzo Gonzalo*

Foto Virgilio Ponce-Martianos-Hermes-Cubainformación

Durante el mes de setiembre del presente año, la prensa internacional se desgañitó gritando denuncias contra Cuba por lo que ellos llaman “represión brutal”, golpizas salvajes” y cosas por el estilo, contra oposicionistas cubanos. En los meses posteriores, hasta la fecha, han arreciado esos ataques.

No volveremos a explicar con mucho detalle porqué la oposición en Cuba no puede ser interpretada en los mismos términos que en los Estados Capitalistas, pero sí lo señalaremos nuevamente porque a veces es necesario llover sobre mojado para que la arcilla permita ser moldeada.

En Cuba no encontramos oposición política en el sentido que tradicionalmente empleamos el término en otros países. El mecanismo político tiene células esenciales que nacen en los barrios y se extienden hacia arriba. Aunque no es totalmente abierta y presenta diversos escollos que impiden canalizar la espontaneidad decisoria del conglomerado contiene todas las avenidas para una real participación mayoritaria de la población. Este mecanismo es de por sí un importante factor para transformar el tipo de actividades llamadas de oposición en un proceso de selección electoral.

Cuando la miseria o la represión social afecta a las grandes mayorías de un conglomerado humano, las explosiones sociales se hacen inevitable y los dirigentes surgen del fondo del descontento. No importa cuánto se proponga la prensa local esconder los hechos. El liderazgo de Lech Walesa en Polonia, Václav Klaus en Checoslovaquia y las revueltas que provocaron el desmerengamiento del llamado Estado Soviético, prueba que las represiones se hacen inútiles si las salidas de las crisis no son atendidas con prontitud y en función de la mayoría poblacional. El mismo ejemplo corresponde a los Estados de derecha como el Chile de Pinochet o la dictadura de Batista en el caso cubano.

El malestar y las revueltas desmantelaron el Estado Soviético, el error del Partido fue dejarse corromper. El dudoso papel de un cuerpo de esa naturaleza, como medio para organizar un Estado, rigiendo sobre el flujo de las ideas y las voluntades, se desplomó por no escuchar la marejada social y no actuar a tiempo rectificando lo andado.

Es cierto, que en el caso de los países pertenecientes al Bloque Soviético la prensa internacional y las poderosas inversiones de Estados Unidos y de los países del Occidente europeo, dirigidos a derrocar los gobiernos del oriente de Europa, influyeron en la disolución de ese proyecto, pero el poder de convocatoria que tuvieron ciertas figuras surgidas en los años previos, adquirió su mayor fuerza alentada por la incapacidad del gobierno de turno para impulsar reformas viables para el proyecto socialista en cuestión.

No hay freno para evitar la protesta social cuando una sociedad no encuentra salida a situaciones que se hacen desesperadas.

No es el caso de Cuba hasta el momento y no se vislumbra que pueda serlo.

La renovación de la dirección del poder fue el mayor obstáculo en los países del denominado socialismo real, como también lo ha sido en las dictaduras de derecha al estilo Pinochet, Rafael Videla en Argentina y otros. El círculo cerrado que determina por decreto o por la imposición de una cúpula militar, quiénes deben asumir las funciones cívicas o administrativas, termina por agotar su poder de mando y mina cualquier otro propósito de poder, no importa cuan humanista o racional pueda ser.

En Cuba ese estilo provino de la experiencia rusa y desde hace algún tiempo busca avenidas que, sin forzar situaciones objetivas, provea un curso adecuado de relativa espontaneidad para el surgimiento de representantes legítimos y estables. Los Estados que logran avanzar y rebasar las crisis con un mínimo de represiones y prohibiciones son aquellos que menos fuerza ejercen para determinar quiénes deben ser sus representantes locales u otras instituciones. Incluso la experiencia histórica indica que, mientras menos se limitan los nacimientos de nuevas instituciones, mayores probabilidades de que una selección natural las consolide o disuelva, sin mayores consecuencias. Al decir esto tampoco queremos significar que pueda apelarse a la anarquía, porque ningún Estado, al margen de criterios ideológicos, puede darse ese lujo so pena de perecer.

En Cuba, no solamente esto se vislumbra como posible a la luz de las reformas que se están realizando y del ajuste de dirección que emprende el nuevo liderazgo que comenzó hace cuatro o cinco años, sino que cada día surgen comentarios de buena crítica de personas nuevas y muchos de esos pensamientos se publican en la prensa de carácter nacional. Aunque aún falta mucho para proliferar un espectro mediático que de cabida a mayor pluralidad, con alcance para amplios sectores, se perciben cambios y sobre todo opiniones que apuntan en ese sentido. El pensamiento que queda reducido a prensa de poca o ninguna circulación poco a poco parece que podrá alcanzar a un mayor espectro de lectores.

Lo que no es palpable dentro de la opinión pública y el sentir de la ciudadanía, es la existencia de corriente alguna que proponga un cambio de planes respecto al tipo de Estado. No hay dudas que el fin es crear un Estado Socialista, lo cual ya no significa un desconocimiento de las leyes que regulan la economía en el mundo que vivimos, sino una administración de sus funciones orientadas al mayor beneficio colectivo.

La dificultad estriba en que Cuba está a 90 millas de Estados Unidos y dicho país no ha cejado en su objetivo de controlar cuanto ocurra en esa pequeña Isla. Pero al margen de esa situación y a pesar de los recursos que Washington emplea para minar la autoridad del gobierno cubano, no ha surgido una protesta o un liderazgo, que aglutine y mueva voluntades en contra de los actuales acontecimientos sociales y políticos. La prensa cubana incluso es más benigna que la soviética en términos de ocultar sucesos. Los llamados disidentes u opositores cubanos han sido mencionados en varias ocasiones en el periódico oficial Granma y en programas televisivos y esto no ha causado un crecimiento de las pocas personas que componen esos grupos. Como buena prensa oficial el propósito ha sido descalificarlos, pero no es menos cierto que al hacerlo, los exponen al conocimiento público, lo cual podría favorecer simpatías si la situación fuese tan crítica como para buscar salidas fuera del actual sistema en fase de organización. Al contrario, muchos los ven como un obstáculo a las posibles soluciones planteadas por la dirección del gobierno.

Hasta la fecha, lo que ha caracterizado a esas mínimas expresiones de supuesta oposición, es una enorme voracidad por agarrar algún céntimo del fondo de 20 millones asignado este año por Washington para derrocar al gobierno cubano.

La ausencia de un poder de convocatoria y de una corriente de ideas que desafíe el proyecto social y de Estado que se lleva a efectos en Cuba, hace que los pequeños grupos interesados en llamar la atención sobre la existencia de un movimiento oposicionista en la Isla, se dediquen a inventar represiones virtuales y adopten provocaciones que la prensa internacional se encarga de editar y vender como grandes acontecimientos.

Todo es un gran montaje, que poco a poco han convertido en una industria de la desinformación, dirigida especialmente a Europa, con el propósito de justificar ese Bloqueo Blando llamado “posición común”, asumido por los países del euro, y cuya política le fue exigida por la Administración Bush a las naciones europeas a cambio de un trato cordial.

La “posición común” es una política que le exige condiciones ideológicas a Cuba, a cambio de préstamos y preferencias comerciales que Europa acostumbra otorgar a los países subdesarrollados. En esencia es una copia en miniatura del Bloqueo de Estados Unidos.

Miami, 2 de diciembre del 2011

*Lorenzo Gonzalo periodista cubano residente en los EE.UU. y subdirector de Radio Miami


Arabia Saudita maneja la posibilidad de dotarse de armamento nuclear

El príncipe saudí lamentó que Israel no se haya suscrito el TPN para declarar su armamento nuclear. (Foto: Archivo)

TeleSUR 05-12-2011

El príncipe saudí Turki al-Fayçal, un importante miembro de la realeza de Arabia Saudita afirmó este lunes que existe la posibilidad de que su país adquiera armamento nuclear, ante la carrera armamentista que mantienen naciones de la región como Israel.

“Habiendo fracasado todos nuestros esfuerzos y los del mundo para convencer a Israel de renunciar a sus armas de destrucción masiva como también a Irán, es nuestro deber con respecto a nuestros pueblos pensar en todas las opciones posibles, incluyendo la adquisición de dichas armas”, manifestó el príncipe durante un foro sobre la situación de la región en la ciudad saudí de Ryad.

Turki advirtió también, sobre una carrera nuclear que emprendan los países del Medio Oriente, que ''una catástrofe que afecte a uno de nosotros caerá sobre todos nosotros".

El representante de la monarquía saudí lamentó que Israel no haya firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear (TPN) y cuente con programas nucleares fuera del control internacional.

Asimismo, Turky negó que el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) tenga pretensiones de expandirse ni de interferir en los asuntos internos de otras naciones y añadió que la intención es proteger la seguridad y solidaridad de sus pueblos.

"La región es una de las pocas regiones que consiguieron buenas tazas de crecimiento a pesar del estancamiento económico internacional", comentó y añadió que la zona podría experimentar un crecimiento de ocho por ciento.

El pasado octubre, el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, calificó a Israel de "amenaza" para el Medio Oriente por estar dotado de una bomba nuclear y denunció que el Gobierno israelí ejerce "terrorismo de Estado".

En el mundo son ocho los países que poseen armas nucleares, cinco de los cuales pertenecen al Consejo de Seguridad: Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, y China.

"India y Pakistán, adquirieron el carácter de países poseedores de armas nucleares en 1974 y 1998 respectivamente. Los siete mencionados reconocen ese carácter. Israel, en cambio, nunca ha reconocido su carácter de país nuclear" acotó.

Según los expertos, Tel Aviv debe tener un estimado de 200 a 500 armas de este tipo sin siquiera hacer mención de ellas en los organismos internacionales como la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA)

De estas naciones Estados Unidos es la que posee el mayor arsenal de armas nucleares del mundo y ha sido el único país en lanzar una bomba atómica a población civil, sin embargo, acusa Irán de supuestamente ocultar bajo su programa civil otro de naturaleza clandestina y de ambiciones bélicas.


DEFINICIÓN DE POLÍTICA

Jorge Gómez Barata

La política es zurrón de sueños y continente de decepciones. Carrera o servicio, benevolente y letal, pragmática o idealista, es el arte más difícil, la más compleja de las ciencias sociales y el más degustado coctel de palabras. En ella se expresan los intereses de las clases y los grupos sociales, las elites y los partidos, se dirimen los asuntos estatales, se forman consensos y metas compartidas y con ella en los labios y en las mentes son declaradas las guerras y firmada la paz. Ninguna actividad humana ocasiona tanta euforia ni genera decepciones mayores. Las maniobras políticas son tan imaginativas como sucias.

En los ámbitos políticos cuentan: evocaciones, señas, risas, muecas y pronósticos, incluso la coquetería; son posibles extrañas cohabitaciones y en función de la táctica o la estrategia, ocurren enroques largos y cortos, incluso enlaces y divorcios de conveniencia como también gestaciones, abortos y alguna que otra violación; también nacen seres teratogénicos. En tales zonas de la realidad se despliegan alianzas imposibles y se deshacen coincidencias obvias.

En la política se libran batallas con ideas y palabras, se proclaman victorias que jamás se han obtenido, se convierten reveces en victorias, mientras debutan y se eclipsan los liderazgos, se inventan iconos y gigantes con pies de barro, incluso títeres y medran los traficantes de indulgencias, mientras se suman y decantan adeptos y se dirime la cuestión del poder.

En su esencia más profunda, la lucha política recuerda a una zona franca moral donde los engaños se confunden con habilidades y se generan estados en los cuales mentir o incumplir promesas no es pecado y cambiar de bando no significa traicionar.

El protagonista, objeto y sujeto de la política es un ente impredecible; para algunos una deidad, para otros un monstruo: la masa (a veces confundida con el pueblo), voluble, apasionada y manipulable, que adquiere identidad ante el peligro o la victoria y al grito de: ¡Fuego!, ¡Viva! o ¡Gol!, se arrebata; sin solución de continuidad cambia de la euforia al pánico y puede aplastar o encumbrar sin hacer diferencia. Sin sonrojarse la masa es capaz de linchar al caudillo que aclamó la víspera y de asistir a ejecuciones y luego alborotar en las tabernas.

Hay en la política un lado amable y ético reservado a los líderes auténticos y honrados, a las vanguardias, a los soñadores, a los reformadores y a los revolucionarios, que no impide que lo más abundante sean los diálogos entre sordomudos, las zancadillas y las paradojas. Ninguna fe ha producido tantos natos mártires como ella.

Paradójico es que en respuesta a la crisis la España que la izquierda decía indignada vote por la derecha, que los chilenos sustituyan a una popular presidenta socialista por un oligarca derechista cuyo nombre frecuentemente aparece unido a la zaga de Pinochet y que en Estados Unidos la frustración (indignación la llaman ahora) pueda convertir en presidente a una criatura decantada por la historia y las gentes como Newt Gingrich.

En política se puede crear una organización de más de 30 países sin sede, dirección ni presupuesto capaz de tomar veinte acuerdos sin previamente decidir cómo se adoptan, y que dice no copiar de Europa y elige como estilo, forma y palabra la “troika”.

La más reciente paradoja es que la izquierda se esmere para construir la CELAC y conceda la palabra primero a Felipe Calderón (tuvo la delicadeza de hablar en Castellano) y, en indescifrable retruécano, entregue el batón a la derecha más extremista del área y escuche a un panameño, exponente del conservadurismo oligárquico, reclamar la sede.

La política es también una excusa para agradecer como debe agradecerse a Porfirio Lobo, que no perturbara el descanso de los próceres con nuevas invocaciones al “sueño de Bolívar” ni diera loas a la democracia que lo hiciera presidente.

Porque de la política siempre se espera más, es eternamente inconclusa y a sus obras invariablemente les falta terminación: Allá nos vemos.

La Habana, 05 de diciembre de 2011

Ejército de Uruguay "no aceptará homicidas"

MONTEVIDEO, 5 (ANSA) - El Comandante en Jefe del Ejército uruguayo, Pedro Aguerre, dijo hoy que esa fuerza "no aceptará homicidas", tras identificarse el jueves los restos del maestro y periodista Julio Castro, asesinado por la dictadura militar en 1977.

El pronunciamiento de Aguerre es el primero que realiza un oficial de su grado tras revelarse un caso de homicidio perpetrado por uniformados durante el régimen.

"El Ejército Nacional no es una horda", indicó en conferencia de prensa Aguerre, quien dejó en claro que "el Ejército Nacional no aceptará, tolerará ni encubrirá a homicidas o delincuentes en sus filas".

El Comandante sostuvo que "el detonante" de su comparecencia fue "la confirmación de la identidad del señor Julio Castro" y los detalles que las pruebas científicas sobre "algunas circunstancias que rodearon el deceso". Aguerre leyó su declaración y no aceptó preguntas de los medios de comunicación presentes.

"Hoy sentimos que estamos abocados a manifestar un punto de inflexión por el peso de la realidad y con el objeto de despejar las dudas que tanto la sociedad como la propia fuerza pueden albergar ante el accionar y pensar de este nuevo comando que recién hace unas semanas comenzó a caminar", indicó Aguerre.

Por otra parte, aseguró: "no tengo conocimiento de ningún pacto de silencio para encubrir delitos dentro de la fuerza que comando, pero aún desconociendo si ha existido o existiera hasta la actualidad dicho pacto, desde este momento doy la orden de su revocación inmediata".

ACZ
05/12/2011 21:48

12 de diciembre de 1989

Dagoberto Gutiérrez


La brillante ofensiva militar de noviembre de 1989 había sacudido los cimientes del poder del régimen y el ejército guerrillero del FMLN había demostrado que una solución militar a la guerra solo era posible en el largo plazo, y probablemente exigiría una intervención militar directa de los Estados Unidos.


Los combates de noviembre pasaron con sus pasos de acero y tras once días de combatir en Ciudad Delgado nos movimos hacia el volcán de San Salvador. Fue una noche larga, de perros nerviosos y aulladores. Y la larga columna guerrillera salió por la Colonia Guardado rumbo al volcán. No estábamos cansados de combatir pero dejábamos en los combates de Delgado, las vidas preciosas de Rudi, el lanza cohetero luminoso, y de Ende, veterano combatiente. Delgado había sido nuestra escuela, ahí aprendimos lo necesario para el combate en la ciudad, y habíamos mantenido intactas nuestras líneas. También cultivamos el respaldo de la población. Ahí nos enteramos del asesinato de los sacerdotes jesuitas, el 16 de noviembre. Y ahí supimos que nos equivocamos en la planificación cuando supusimos que el ejército no bombardearía Ciudad Delgado por la gran población civil del lugar. En efecto, los criminales bombardeos exigieron que la población civil saliera para salvar sus vidas, y los guerrilleros quedamos combatiendo en un pueblo abandonado por sus habitantes. Esas noches eran plenamente silenciosas y los ruidos se movían en silencio de esquina a esquina. Las noches oscuras eran movidas por un fino vientecillo que levantaba tímidas polvaredas.


Salimos después de las 6:00 de la tarde y llegamos a los primeros cafetales del volcán a las 11:00 de la mañana del día siguiente. Toda la ruta estuvo tranquila, pero la marcha fue, como todas las marchas, cuidadosa, planificada y silente. No subimos mucho el volcán porque nos dirigíamos al Hotel Sheraton a apoyar a las unidades guerrilleras que lo ocupaban. Sin embargo, al aproximarnos al área urbana, aledaña al hotel, nos dimos cuenta que el ejercito ocupaba las instalaciones y que la guerrilla ocupante se encontraba detrás de nuestras líneas y arriba de nosotros, en el volcán. Esa mañana fue tensa porque unidades aéreas del enemigo parecieron detectar nuestras posiciones, y se inició un fuerte operativo aéreo buscando ubicarnos y atacarnos. Cada combatiente se aferró a los pequeños plantíos de café, casi fundiéndose con la planta, y confundiendo el verde del uniforme con el verde del cafeto, mientras los helicópteros, como buitres hambrientos buscaban nuestra ubicación, afanosa y fallidamente.


Ese día se inició una fuerte experiencia de grandes unidades guerrilleras operando en el volcán de San Salvador. Hasta ese momento nuestro teatro de operaciones había sido el cerro de Guazapa, donde conocíamos cada recodo del camino y cada árbol y cada roca, y cada garrobo y cada hoja de los arboles, y en donde teníamos, además, obras ingenieras que nos protegían de eventuales bombardeos. El volcán de San Salvador era un teatro totalmente diferente y sin ninguna obra ingeniera, en donde tradicionalmente operábamos pequeñas unidades de gran movilidad, y con rutas logísticas seguras.


El día 28 de noviembre, a las 5:00 de la tarde, nuestro ejército de más de 400 combatientes, entre hombres y mujeres, inició una larga marcha de cerca de 12 horas, para atacar la Col. Escalón, en San Salvador, a donde llegamos a las 5:00 de la mañana. Empezamos a combatir una hora después. Luego de ocupar durante un día áreas de esa colonia nos retiramos y los combates cesaron. La operación nos costó la muerte de Damián y de Manuela e iniciamos una guerra de movimientos en el volcán.


El enemigo elaboró una estrategia consistente en buscar el choque y el contacto con nuestras unidades para ubicar nuestras posiciones y luego usar los medios aéreos, y por supuesto que esto nos ponía en peligro, aunque en los combates sostenidos nunca nos produjeron ninguna baja fatal, pero esa situación se prolongó hasta el 12 de diciembre.


El 11 de diciembre ordenamos a nuestras unidades preparar obras ingenieras con todo lo que se tuviera a la mano, hasta con tenedores y cuchillos, con palos duros y con piedras. En las últimas horas de la tarde movimos el hospital hacia el Cerro de Guazapa y parte pequeña de la fuerza se movió con médicos, enfermeras y heridos. En realidad, habíamos decidido movernos el 12 de diciembre, pero preveíamos la inminencia de un ataque fuerte del enemigo sobre nuestras fuerzas.


En efecto, a la altura de las 9:30 de la mañana, cuando los rayos del sol espejeaban sobre las hojas brillantes de los cafetales, un rápido choque con unidades de las FPL arriba de nuestras posiciones, fue la señal para que se desencadenara el mayor ataque aéreo que habíamos visto en muchos años y bandadas de helicópteros y de aviones atacaron nuestras posiciones. Los cohetes de los helicópteros derribaban los árboles, mientras las ametralladoras parecían zurcir con sus balas un tejido de muerte que cruzaran nuestras líneas, pero a esas alturas, cada combatiente tenía una pequeña trinchera y un refugio donde protegerse. Las bombas de 500 libras nos sepultaban de tierra y polvo, y todo parecía una especie de ataque victorioso que terminaría con la fuerza guerrillera. Los aviones se elevaban, regresaban, atacaban y volvían a atacar y los helicópteros se turnaban para vaciar su ametralladoras eléctricas, tronchando las ramas de café, hiriendo a arboles vigorosos de los cafetales. El humo de las bombas se movía como animal vengativo por nuestra posición, mientras entre una y otra oleada del ataque, pequeñas unidades nos alejábamos lenta y seguramente de ese teatro de operaciones. El ataque furioso cesó de la misma manera que empezó y un silencio de acero se instaló sobre los cafetales, y el humo y el polvo se fue disipando lentamente y nos dedicamos, de manera rápida, a hacer el recuento de los daños.


La radio operativa del mando empezó a recibir la información de los daños y ese 12 de diciembre de 1989 no tuvimos ni un tan solo herido y mucho menos ninguna baja mortal, y casi de inmediato, la fuerza intacta se reagrupó, y en el mayor del sigilo y del orden, empezamos a movernos, y al medio día almorzamos con frijoles y tortillas recién cocinados. Y aprovisionados de agua nos retiramos a las 4:00 de la tarde hacia el Guazapa invencible. Y la guerra siguió.


ANTE PROVOCACIÓN CONTRA CUBA

Embajada de la República de Cuba

El Salvador

NOTA DE PRENSA

EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS AUTORIZA PROVOCACIÓN CONTRA CUBA

El llamado Movimiento Democracia en Miami con el delincuente Ramón Saúl Sánchez Rizo, es una organización terrorista y provocadora, creada el 13 de julio de 1995. Ahora se constituye en promotora de las llamadas flotillas, que en 17 ocasiones han violado las aguas territoriales de Cuba. Aunque anuncia ser de corte pacífico, su estructura militar compuesta por un presidente; un jefe de operaciones; un jefe naval, uno de seguridad y otro a cargo del grupo aéreo, revelan su verdadera esencia.

Tiene además una emisora llamada Radio Democracia, que transmite cientos de horas instigando a la subversión interna y a la comisión de delitos.

Sánchez Rizo, ha sido miembro de los grupos terroristas, Jóvenes de la Estrella, Organización para la Liberación de Cuba y otras del mismo corte.

Actúa en coordinación con los llamados Hermanos al Rescate, otra agrupación similar, que tiene como cabecilla al agente de la CIA José Basulto León.

Estas flotillas han sido utilizadas para introducir explosivos en el territorio cubano, como sucedió el 12 de julio de 1995, al ser detenido el terrorista Omelio Sánchez y otros tres miembros del llamado Partido Unidad Nacional Democrático, PUND, en posesión de doce libras de explosivo C-4. Formaban parte de una flotilla y desembarcarían en Sagua la Grande, Villa Clara.

También han lanzado artefactos de propaganda teledirigidos hacia las costas cubanas; empleado reflectores de gran potencia, que han puesto en peligro la aviación civil; arrojado propaganda en envases, que han recalado en territorio cubano y dañado su fauna marítima. También han preparado transmisiones de señales de televisión ilegales hacia Cuba desde la embarcación Democracia.

Tras la firma de los acuerdos migratorios en 1995 entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos, el mencionado Hermanos al Rescate se vinculó estrechamente al Movimiento Democracia y participó en la organización de las flotillas provocadoras del 13 de julio y el 2 de septiembre de ese año.

El 13 de julio de 1995, tres embarcaciones violaron las aguas jurisdiccionales cubanas, mientras cinco aeronaves, junto a una avioneta de otra organización terrorista y un helicóptero penetraron también en el espacio aéreo, donde realizaron peligrosos vuelos rasantes sobre nuestras unidades navales, mientras que dos aeronaves de Hermanos al Rescate sobrevolaron la ciudad de La Habana e hicieron filmaciones que se transmitieron en la televisión de Miami. Pocos meses más tarde, el 9 de enero de 1996, tres avionetas C-337 de la misma organización violaron nuevamente el espacio cubano al norte de Guanabo y Santa María del Mar, cercanas a la capital, lanzando octavillas en diferentes puntos del litoral habanero incitando al desorden.

Este proceder a tensionado las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y obligó a la aprobación del decreto presidencial 6867 de 1996 del gobierno de William Clinton para disuadir a los perturbadores, por medio del cual se creó una zona de exclusión de doce millas, que prohibía a embarcaciones dirigirse a Cuba sin el debido permiso de las autoridades norteamericanas.

El 9 de julio de 2003 el gobierno de Estados Unidos negó autorización a la provocadora flotilla para salir de la zona de seguridad y entrar en aguas de Cuba, entonces argumentó que “perturbaría” las relaciones internacionales.

También la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) advirtió a los organizadores de que cualquier intento de transmitir señales de televisión hacia Cuba sería considerado un acto ilegal, incluso aunque transcurriera en aguas internacionales.

Estaba previsto que llevarían en la flotilla un transmisor denominado Teledemocracia para enviar señales ilegales hacia Cuba, con el propósito de irrumpir ilegalmente en la televisión nacional. Ante la advertencia federal, el transmisor fue llevado en la embarcación Democracia con un cartel que rezaba Censurado.

En esta provocación participarían cinco barcos y cinco avionetas. El Servicio de Guardacostas del Séptimo Distrito, con sede en Miami, y el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. negaron el permiso con el propósito de evitar un incremento de las tensiones entre Estados Unidos y Cuba. La argumentación de estas agencias norteamericanas para lograr la prohibición en el 2003, hizo un recuento de las veces que estas flotillas ingresaron sin permiso a aguas cubanas “colocando en grave peligro a los tripulantes y a los barcos de los guardacostas operando en el área”. Esta flotilla será la decimoséptima organizada por el provocador Movimiento Democracia.

Esta nueva provocación promovida para el próximo 9 de diciembre ha sido aprobada por la administración de Barack Obama, quien dice trabajar para distender las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, contrario a la decisión de su predecesor George W. Bush y a la posición de su copartidario William Clinton.

Medios de prensa locales de Miami y voceros de los provocadores aseguraron que el jueves 2 de noviembre del 2011 tuvo lugar una reunión entre el Director del Buró Cuba en el Departamento de Estado, Peter Bremman y el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez. La reunión se celebró en el Departamento de Estado en Washington DC.

En esta reunión Bremman, según los organizadores, habría aprobado la acción subversiva y el Movimiento Democracia se comprometió a permanecer en aguas internacionales. La jornada provocadora será desde el 9 hasta el 11 de diciembre con el objetivo de crear tensiones entre Estados Unidos y Cuba y apoyar a los grupúsculos mercenarios internos.

Ese día comenzará la llamada Operación Marítima, a pesar de anunciarse como de contenido humanitario, ha asumido una preparación militar. Estará integrada por barcos, que zarparán a las siete de la mañana desde la Conch Harbor Marina en Cayo Hueso para llegar frente a La Habana al caer la tarde.

Los flotilleros, al llegar la noche, comenzarán durante tres horas el lanzamiento de poderosas emisiones de luz o fuegos artificiales directamente hacia el cielo, que serán vistos desde las costas de La Habana, Pinar del Río y Matanzas. Esto pondrá en peligro la navegación aérea y podría causar cierta inquietud en una parte de la población capitalina que reside cerca del litoral.

Se estimulan, para tres días de provocación, acciones colaterales de desorden interno en Cuba, lo cual está en franca violación de la convivencia entre países, previstas en decenas de Convenciones amparadas por el Derecho Internacional, de las cuales el gobierno de Estados Unidos es signatario. Ahora, al permitirla, ha devenido en favorecedor de esta agresión subversiva.

¿Qué pasaría si grupos de derechos humanos cubanos promovieran y anunciaran acciones similares para colocarse en territorio marítimo norteamericano a doce millas de las costas de Miami y realizaran acciones similares con total impunidad y permiso del gobierno cubano?

La respuesta estadounidense sería inmediata y drástica, se movilizaría, sin dudas, su defensa antiaérea, se pondrían en alertas las fuerzas guardacosteras y el mismo Departamento de Estado, que ha aprobado esta agresión para el 9 de diciembre, enviaría una contundente advertencia al gobierno de la Isla donde afirmaría que tal hecho constituye una amenaza para su seguridad nacional y no la toleraría.

Este es otro ejemplo del doble rasero vigente en esta administración norteamericana cuando se trata de sus terroristas de origen cubano, en este año preelectoral, que busca dinero y votos de cara a las elecciones de noviembre próximo.

5 de diciembre de 2011

Neonazis alemanes crearon versión antisemita de “Monopoly”

El juego de mesa tenía campos de concentración para asesinar judíos, gitanos, homosexuales; al trío de le atribuyen 10 muertes.

Dpa
Publicado en La Jornada: 05/12/2011 08:45

Berlín. El trío neonazi alemán al que se atribuyen al menos diez asesinatos en la pasada década creó su propio "Monopoly", una versión antisemita y racista del popular juego de mesa, informan hoy medios alemanes.

Los radicales Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, fallecidos misteriosamente a principios de noviembre en una caravana incendiada en el este de Alemania, y su compañera, Beate Zschäpe, desde la misma fecha en una prisión cerca de Colonia, diseñaron el juego Progomly y lo mandaron fabricar.

Era bien diferente al original Monopoly: empezaba en una cruz gamada, tenía paradas en campos de concentración en vez de en estaciones y casillas en las que se adjudicaban sádicas tareas como "dejar a los judíos apresados en el próximo campo de exterminio", indica el diario Bild en su edición de hoy.

Una cámara de gas costaba 3 mil, un campo de concentración 4 mil.

Quien dominaba los cuatro campos en los que se aniquilaba a judíos, gitanos y homosexuales, entre otros, podía exigir cuatro veces el precio de su alquiler.

Y si el jugador caía en la casilla de "visita del Führer" y gritaba bien alto Heil Hitler, se llevaba automáticamente todo el dinero depositado en el centro del tablero.

Según informaciones confirmadas por la Oficina de Protección de la Constitución de Turingia, un órgano dependiente del Ministerio del Interior que hace las funciones de servicios secretos, con los beneficios de su venta a radicales de derecha, el trío buscaba sufragar parte de los costes derivados de sus actividades delicitivas.

La misma oficina precisó que la célula extremista, proveniente de la ciudad de Jena, en el este de Alemania, creó el Progromly en 1997, un año antes de desaparecer en la clandestinidad durante 13 años, hasta hoy.

Existen indicios de que justo después de esa fecha, empezó a fabricar camisetas con lemas neonazis para seguir obteniendo ingresos, asegura Bild.

Los tres neonazis ya habían dejado atónita a la opinión pública alemana después de que se descubriera en la casa que compartían en la ciudad germano-oriental de Zwickau un bizarro vídeo creado con montajes de la Pantera Rosa, en la que la célula que se autodenominaba "Resistencia Nacionasocialista" reivindicaba los asesinatos y se burlaba de las víctimas mostrando sangrientas fotografías de sus cadáveres.

El trío asesinó entre 2000 y 2006 a ocho turcos y a un griego. En 2007 mató a una mujer policía. Las autoridades alemanas detuvieron a cuatro presuntos cómplices hasta el momento.


Putin afirma que resultados de legislativas permitirán "desarrollo estable del país"

El partido de Putin consiguió 238 diputados de un total de 450. (Foto: Ria Novosti)

TeleSUR 05-12-2011

El primer ministro de Rusia, Vladimir Putin declaró este lunes que los resultados de los comicios legislativos del domingo demostraron lo que ocurre en Rusia y permitirán un "desarrollo estable del país", toda vez que la población le otorgó un respaldo del 49,54 por ciento de los votos al partido Rusia Unida.

"Es un resultado óptimo que refleja la situación real en el país. Podemos garantizar el desarrollo estable de nuestro país", dijo Putin en la sede del partido oficialista Rusia Unida, vencedor según el escrutinio preliminar de los votos.

El partido de Putin consiguió 238 diputados de un total de 450, es decir, 12 escaños por encima de la mayoría absoluta, según "la distribución preliminar de mandatos" anunciada por la Comisión Electoral Central de Rusia.

Rusia Unida, sin embargo, perdió la mayoría de los dos tercios que le permitirían modificar la Constitución. En 2007, el partido de Putin alcanzó 315 escaños de los 450, es decir, 64,3 por ciento.

La mayoría absoluta en la Duma (Cámara baja del Parlamento) es de 226 diputados.

A pesar de no alcanzar un número de votos similar al de hace cuatro años, Vladimir Putin destacó que los comicios demostraron que Rusia Unida es el partido más influyente de Rusia y que es responsable de los éxitos y errores del gobierno.

Tal y como quedaron los resultados, el Partido Comunista, segundo en las legislativas, tendrá 92 diputados, indicó Vladimir Churov, presidente de la Comisión Electoral Central. El partido Rusia Justa, de centro-izquierda, obtuvo 64 escaños y el Partido Liberal Demócrata, nacionalista de extrema derecha, 56.

Ante la pérdida de la mayoría constitucional en el Parlamento por Rusia Unida, el líder del Partido Comunista, Guennadi Ziuganov, dijo que los "electores se negaron a otorgarle la confianza a las autoridades" y que, por lo tanto, el Kremlin tendrá que negociar con la oposición en el Parlamento.

Un total de 110 millones de personas fueron llamadas a las urnas para elegir entre siete partidos políticos a los diputados que ocuparán los 450 escaños de la nueva Duma por primera vez para un mandato de cinco años, tras una reforma constitucional.

En las legislativas del domingo participaron al menos 650 observadores internacionales acreditados para supervisar la marcha de la votación en cualquier lugar del país.


CUBA: CIENCIA Y PROBLEMA RACIAL 50 AÑOS DESPUES ( III parte )

Dr. C. Esteban Morales Domínguez

UNEAC

ALGO DE LA PRODUCCION EXTERNA SOBRE LA RACIALIDAD EN CUBA

Somos muy pocos en Cuba aun, los que nos adentramos en la contemporaneidad del tema racial. Mientras que una buena parte de la producción fuera de la Isla, sí aborda ampliamente la actualidad cubana, de manera directa o con un sentido de búsqueda critica para abordar esa actualidad.

De modo que las investigaciones, ya publicadas, más amplias, que se han hecho sobre la problemática racial dentro de la sociedad cubana actual, tal y como ha quedado definida en la introducción de este ensayo, muy pocas han sido realizadas por académicos e intelectuales cubanos, que vivan en la Isla. Lo cual es evidente y sería suficiente como para demostrar lo lejos que estamos los académicos cubanos de haber tratado el tema racial referido a la contemporaneidad cubana, como si lo han tratado otros académicos fuera de Cuba , particularmente en los Estados Unidos.

Mientras que en Cuba, a lo largo de todo un periodo que abarca desde principios de los años sesenta, hasta comienzos de la segunda mitad de los ochenta, no se abordaba el tema, por considerarlo como un asunto resuelto, en los Estados Unidos, había ya una muy larga experiencia en el tratamiento del tema racial. De modo que en casi todas las universidades norteamericanas existen los estudios etnoraciales, con una extensa bibliografía publicada, y una prolífica experiencia científica, especialmente metodológica, en el abordaje de tales temáticas mencionadas.

De modo, que al producirse el conocido proceso de acercamiento de muchos negros norteamericanos a Cuba, incluso de izquierda, lo primero que salto a la vista, fueron algunos problemas principales:

-En Cuba no se hablaba del tema racial. Observándose temor a abordarlo.

- No se encontraban siquiera, que la población estudiantil, particularmente universitaria, estuviese clasificada por el color de la piel. Cómo se evidencio en la visita del congresista Charles Rangel a la Universidad de la Habana.

-Los negros norteamericanos que visitaban Cuba, se percataban con facilidad de la poca representación de negros y mestizos en muchos de nuestros ámbitos sociales, económicos, culturales etc.

-No encontraban una producción científica y ni siquiera literaria, suficiente, que abordara el tema con amplitud y contemporaneidad.

-En múltiples conversaciones celebradas con ellos, discutían como era que Cuba se encontraba tan al margen del tratamiento del tema .Estas conversaciones, se celebraban a nivel académico, pero no pocas veces al más alto nivel político, cuando los miembros del Lobby Transafrica visitaban Cuba.

- Se percataban del racismo existente en Cuba (por supuesto, lo sobredimensionaban, a partir de sus apreciaciones, influidas por la realidad norteamericana).Pero apreciaban claramente de que el discurso oficial, no coincidía con la realidad.

- En cuanto comenzaron algunos contactos académicos sobre el tema, se observaron tres posiciones fundamentales, como contenido de esos contactos: los que realmente venían a estudiar con interés académico la realidad del tema racial en Cuba, lo cual se expresaba en la intención de comprender, ante todo, sus antecedentes históricos, diferenciándolos de sus peculiaridades en Estados Unidos; los que trataban de imponer a ultranza un conjunto de principios metodológicos para el estudio del tema en Cuba, basándose en la experiencia norteamericana; y los peores, aquellos que trataban de convertir el estudio del tema en un instrumento político para la subversión interna. Como ya lo tenemos en la actualidad.[1]

En Cuba no estábamos preparados para lo que debíamos enfrentar y a pesar de lo que hemos avanzado, aun no lo estamos totalmente, por las razones siguientes:

-El tema racial no forma parte de la educación a ningún nivel del sistema. Aun hoy en la escuela cubana no se menciona el color, y lo que no entra a la escuela, no pasa a la cultura.

-Solo muy recientemente el tema racial ha entrado en nuestras proyecciones de investigación y de la política científica.

-El tema no tiene como tal un espacio en la investigación científica dentro de la educación superior .Por tanto, no existe el mecanismo de retroalimentación, que nos pueda garantizar la relación indispensable que debe existir entre educación, ciencia, cultura y medios masivos en el tema racial. Que es lo que debe generar la conciencia racial, de que aun carecemos en Cuba. Por lo que es solo recientemente, que el tema comienza a tener un abordaje en la política.[2]

Entonces no es difícil reconocer las desventajas aún existentes, en nuestra producción intelectual sobre el tema.

Por tanto, no se trata solamente de que el tema no sea abordado en la educación superior, sino que el asunto es más complejo y debe ser visto en sistema. Pues con la educación no es suficiente.

Como antecedente temprano, de la producción externa sobre el tema, está la obra de la cubana residente en los Estados Unidos, Lourdes Casals (ya fallecida), Race relation in contemporary Cuba, Minority Rigths Group, report No. 7, 1979, pp. 11-27.

Cuando Lourdes Casals producia esta obra, aun en Cuba era arriesgarse a ser acusado de racista y de divisionista, escribir algo sobre la contemporaneidad del tema racial en Cuba.

Más tarde, Isabel castellanos y Jorge Castellanos, cubanos residentes en Miami, publicarían la obra en cuatro volúmenes, “Cultura afrocubana “, editorial Universal, USA, 1990-1994.

Un intelectual haitiano, residente en Cuba durante muchos años, René Depestre, publicaría sobre el tema, en Letree de Cuba, en la Revista Presence Africaine No. 5 pp. 42-105.

Pero los resultados más recientes han sido los de Carlos Moore: Fidel Castro, los negros y África y “Pichón “; de Jorge de La Fuente, su libro: Una nación para todos; de Mark.Q. Sawyer, su obra: Racial politics in post-revolutionary Cuba. Y los libros, que abarcan otros períodos, como los de Rebecca Scott, Aline Helg, así como los trabajos de Ada Ferrer, Laurence Glasco y otros.[3]Algunos de corte histórico, pero todos enfocados hacia un apoyo o interpretación de la realidad contemporánea del tema.

Tales producciones, por lo general, representan aportes, que nosotros en Cuba, si los hemos producido, al menos, no los hemos podido dar a conocer, dado el sentido limitado y tan esporádico de nuestras publicaciones sobre el tema, en cuanto a la actualidad del mismo se refiere. Solo hacia la segunda mitad de los años ochenta, es que comienza una producción importante sobre el tema, aunque todavía, como ya hemos visto, mas referido al siglo XIX y principios del XX, y solo, hacia comienzos de los 2000, refiriéndose a la realidad contemporánea del tema.

Casi todos son autores con producciones importantes sobre la realidad cubana actual, en cuyo estudio, los que vivimos en Cuba, debiéramos alcanzar cierta supremacía, porque además, [4]esos investigadores se nutren, en medida muy importante, de las fuentes bibliográficas y documentales cubanas que se encuentran en la Isla.

Teniendo que reconocer, que son muchos más los esfuerzos investigativos realizados por los académicos cubanos en Cuba, que los que han encontrado el beneficio de su plasmación en las publicaciones.[5]

La obra de todos los autores externos mencionados, lo primero que hacen es reconocer la existencia de la discriminación y el racismo en Cuba. Yo diría, lo más importante, además de ser algo que en Cuba demoramos mucho en reconocer y que habíamos negado, sobre todo en el discurso oficial, durante un largo periodo. Por lo que es posible encontrarse con análisis objetivos y mesurados, valiosos documentalmente, como los que realiza en su libro Alejandro de la Fuente; pero también análisis críticos, racistas del peor corte, como os que realiza Carlos Moore en su libro Fidel Castro, los Negros y África.

Ambos análisis pudieran ser reconocidos, casi como los dos extremos de lo que se ha publicado sobre Cuba, fuera de la isla, referidos a la contemporaneidad del tema racial en Cuba.

El análisis que realiza Carlos Moore en su obra Pichón, aunque es autobiográfico, y no es necesario dudar que esa haya sido su experiencia personal, pretende dentro de ello, extraer experiencias que no son generalizables, mucho menos para un periodo como los momentos actuales, en que ya la situación de los antillanos en Cuba, es mas de asimilación que de discriminación. Lo que ocurre con la producción de Carlos Moore se explica, dado las fuentes de donde ha extraído sus financiamientos (CIA, USAID ), sus conexiones con Holden Roberto ( mercenario africano del FNLA ) y sus tareas dirigidas a manejar el tema racial en Cuba como instrumento de la política de subversión del proceso revolucionario en la Isla.[6]

El resto de las obras, como las de Ada Ferrer, Aline Helg y Rebecca Scott, para señalar tres ejemplos importantes, resultan ser verdaderos aportes historiográficos, de gran valor para el estudio de la esclavitud y de los problemas relativos a la república, e incluso la contemporaneidad del tema. Tratándose de investigaciones, que provienen de un proceso de producción intelectual en el tema, que se comenzó a hacer mucho antes de que en Cuba comenzáramos su abordaje desde la contemporaneidad.

Tratándose del libro de Mark Q. Sawyer, “Racial Politics in Post-revolutionary Cuba”, en la isla, nosotros nunca hemos abordado los asuntos relativos a la política racial, pudiéndose encontrar solo un análisis crítico referido a la no utilización de la variable color de la piel.[7]

Todo ello, es indicativo de nuestra desventaja actual, dentro de la cual, podemos, como muchos lo hacen, compartir el tratamiento investigativo de nuestras realidades con colegas de afuera, pero lo que no podríamos nunca seria soslayar la necesidad de abordar nuestros propios problemas sobre la temática racial en particular.

En realidad, debiéramos tratar de estar en condiciones de no tener que ceder a nadie el abordaje investigativo de temas que son nuestro y que deberían ser abordados por nosotros. No debiéramos permitir que nadie nos cuente nuestra propia historia, o nos explique nuestra realidad. Pues alguien dijo en una ocasión, que “quien controla el pasado, domina en el presente “, y yo agregaría, “nos puede diseñar el futuro a nuestras espaldas”. Por lo que no deben existir zonas de la realidad cubana, sobre las cuales nuestra intelectualidad no esté en condiciones de aportar un discurso científico propio. Y particularmente, en lo que al tema racial se refiere, en la contemporaneidad, estamos en pañales.

Existen varios centros, en los Estados Unidos, que estudian Cuba, y el tema racial nunca había sido parte de sus prioridades; sin embargo, ahora proliferan muchos grupos interesados en esta temática. Sobre todo, estimulados, porque se trata de un tema para el cual parece haber dinero.[8]

Por su parte, provenientes principalmente de Miami, se están publicando artículos, por personas prácticamente desconocidas, más con objetivos políticos y de supervivencia económica de sus autores, que por aportar al tema. Artículos hechos más para tratar de desacreditar a Cuba, que otra cosa; de muy baja factura científica e intelectual y nada académicos. Por lo que se trata de una producción meramente propagandística, que no aporta absolutamente nada al tratamiento del tema racial, desde ninguna perspectiva, ni para Cuba ni para los Estados Unidos. Prueba de ello es, que ningún académico de los que tratan el tema racial seriamente, se refiere nunca a esa producción.[9]

Como si no fuera suficiente, ampliando lo antes expresado, se observa un desequilibrio importante, casi abismal, entre la divulgación de esa obra de rescate cultural, artístico literario y cinematográfico, etc. y la aún muy limitada atención que ha tenido la divulgación de los trabajos desde las ciencias sociales, referidos a la contemporaneidad del tema racial. Aunque ello ha respondido también a los prejuicios, ya muy lentamente, en fase de superación, que provoca el tema racial visto desde la contemporaneidad. Y al atraso sufrido por el tratamiento del tema, como resultado de su largo período de silencio, marginación y represión. A lo que se agrega también, la poca producción. Resultado de lo cual, no podemos decir todavía que tengamos un discurso científico interno, alternativo fuerte sobre el tema, que nos ilustre a nosotros mismos y sobre todo, que nos preserve de las interpretaciones, mal intencionadas o no, que puedan llegarnos del propio patio y del exterior.[10]

ALGUNAS CONSIDERACIONES FINALES

Al hacer un balance general sobre ,el tratamiento del tema racial durante los últimos cincuenta años, en términos de su contemporaneidad, es posible observar, que sólo recientemente comienza a ser abordado como algo específico y como un asunto de la sociedad cubana actual, ya que anteriormente, apenas había sido tratado, y quienes hoy lo abordamos, aun corremos el riesgo de no ser comprendidos o de ser acusados de divisionistas y de racistas, o de ambas cosas a la vez, por algunas personas, que podemos hallar en cualquier nivel y lugar de las estructuras de la sociedad cubana actual.

No obstante, en los últimos años, se observa que la producción y el debate sobre el tema racial se amplia, pudiendo apreciarse también una divulgación del mismo aunque modesta aun.

Pero venimos de muy atrás en la atención del tema; su silenciamiento por más de treinta años, su insuficiciente estudio desde la actualidad, la desconexión aun presente entre el estudio del fenómeno de la esclavitud y sus consecuencias para la sociedad cubana contemporánea, el prejuicio de tratarlo a veces solo como un tema que induce a la división social, así como la poca atención brindada a la variable color de la piel , como una variable de diferenciación social en la Cuba actual, han producido un atraso en el abordaje del tema, tanto metodológico como teórico y político, que sólo en los últimos años comienza a ser superado, aunque todavía muy lentamente.[11]

Sobre todo, la ausencia de un debate académico y político articulado, la casi ausente conexión del tema con la prensa y la producción bibliográfica, han generado un fenómeno de disfuncionalidad cultural, que resulta vital solucionar, para lograr una dinámica ascendente del tema en la sociedad cubana actual, que contribuya a la búsqueda de una cultura general e integral, la más amplia justicia social y la verdadera democracia. La ciencia tiene que encontrar modelos de análisis y estamos muy lejos aún de haberlos logrado en el tratamiento científico del tema racial, proyectado hacia la contemporaneidad.

Un elemento sustantivo e ineludible en el análisis de la problemática racial cubana, resulta ser la necesidad del estudio a fondo de las peculiaridades de la colonización, la esclavitud en Cuba y sus consecuencias. Mucho se ha avanzado en este aspecto, pero aun lo articulamos poco con las características con que se presenta el fenómeno de la racialidad en la Cuba contemporánea.[12]Por lo general tales estudios se quedan en el siglo XIX, o avanzan aun muy poco dentro del siglo XX.

Después de que Arango y Parreño primero y José A. Saco, no lograron que se excluyera al negro de la sociedad cubana , ni tampoco pudieron hacerlo desaparecer, sometiendo a la población a un proceso de blanqueamiento, o devolviéndolos a África, la dificultad mayor que se le presenta al negro y al no blanco en general hoy, es la de cómo lograr vivir cada vez mejor dentro de una sociedad que ha generado durante siglos, la cultura y los mecanismos de su exclusión.

Es que el componente racista que subyace en nuestra cultura, no responde sólo a mecanismos generados desde la esclavitud, o más bien la esclavización del negro, sino también a los producidos por una mentalidad criolla blanca, racista, que siguió viendo en el negro un ser inferior, aunque éste dejase de ser esclavo. Mentalidad que se ha trasladado de generación en generación y que aun sobrevive en no pocos de nosotros.

Esto quiere decir, por ejemplo, que al “negro blanqueado” por el título comprado para Él por su padre, se le permitía vestir de frac, usar botines, camisa blanca de cuello, corbata, bombín y leontina. Pero, si por esas casualidades de la vida, un día se quedaba desnudo, pasaba a ser un negro más, e incluso, mientras se arreglaba la confusión, podía hasta ser llevado al cepo. Es que en toda América y en Cuba en particular, la esclavitud tomó color, y frente a esa realidad, no hay solución de mimetismo posible.[13]

Es que el racismo es un sistema, y como tal opera. Si sólo eliminamos una pieza, las demás se ajustan para cumplir la función de la pieza que falta. Se trata de un mecanismo autoregenerable. Esto quiere decir, que para que el no blanco o el negro no sean discriminados, hay que operar con todas las palancas del sistema al mismo tiempo.

Hay que operar con la conciencia de la identidad racial y con la educación. Es que la discriminación racial que se ejerce, lleva implícito el mecanismo, de una conciencia arraigada en las elites dominantes, de que el racismo puede ser utilizado como un instrumento de poder. Por lo cual, los estereotipos raciales negativos pueden seguir alimentándose dentro de un contexto social de más altos niveles de educación y de cultura. Por lo cual, sólo con la educación no basta, porque podemos estar generando” racistas cultos”, que serían peores.

Por eso en la república, que era más desarrollada, educacional y culturalmente, que la colonia, los estereotipos raciales, los prejuicios raciales, la discriminación racial y el racismo, no cedieron espacio. Es que estos últimos no provienen simplemente de la ignorancia, ni de la incultura, sino de un contexto social en el que la discriminación racial y todos sus atributos complementarios, son utilizados como instrumentos de dominación y control social, de elitismo y de explotación, contra aquellas personas a las que siempre se les mantiene en un plano de desventaja económica, política, social y cultural. Porque detrás de todo ello están siempre también los intereses de clase.[14]

Por eso la educación es clave para terminar con el racismo, pero no suficiente, pues hace falta educar también en la dirección de dotar a todos de una conciencia de que el problema racial existe. Es decir, hay que prodigar una educación antirracista y antidiscriminatoria.

Hemos avanzado, se va abriendo paso lentamente un debate, se trabaja fuertemente. Pero hasta que el problema no sea un asunto y una preocupación de toda la sociedad cubana y debatido por toda ella, no lo vamos a resolver.[15] Porque el racismo en la Cuba actual, no es un simple problema de colores, ni de grupos, sino de toda la sociedad cubana. Una disfuncionalidad cultural de la sociedad cubana que tiene que ser combatida con todas las fuerzas para extirparla del cuerpo social. Lo cual puede ser una tarea en extremo larga aun, pero lo más importante es que enrumbemos por ese camino. Porque como dice un viejo proverbio chino, “el camino más largo, comienza por el primer paso”.

Sin dudas, la existencia de una comisión, organizada por las más alta dirección, bajo la conducción de la Biblioteca Nacional de Cuba, llamada “Grupo de Reflexión Sobre la Racialidad en Cuba”, y la Comisión de lucha contra el racismo y la discriminación racial de la UNEAC, Comisión Aponte ), donde se están abordando seria y extensamente los problemas de los estereotipos, la discriminación y el racismo, en la Cuba de hoy, junto a otras Instituciones que las apoyan , harán posible avanzar por el camino de las soluciones.

La Habana, Septiembre del 2011

[1] Para ampliar sobre este aspecto, ver del Autor de este ensayo: “Frente a los retos del Color en Medio del Debate por el Socialismo”. Dossier IPS, mayo del 2011.

[2] Solo recientemente, los compañeros Raúl castro y Ricardo Alarcón, se han referido al mismo. El primero, calificándolo de “vergüenza”; el segundo hablando de la necesidad de tratarlo dentro de los mecanismos de trabajo de la Asamblea Nacional.

[3] Varios trabajo de los autores mencionados aparecen en Historia Social No.22, Valencia, España, 1995. También en América Negra , Revista de la Pontificia Universidad Javeriana, Colombia, No. 15, diciembre de 1998.En el caso de Rebecca Scott, se trata de su libro: La Emancipacion de los esclavos en Cuba. La transición al trabajo libre 1860-1899, y de Aline Helg: Lo que nos corresponde en la lucha de los negros y mulatos por la igualdad en Cuba 1866-1912.”Dentro de las obras mencionadas, se destacan por su sentido negativamente crítico los libros de Carlos Moore, plagados de generalizaciones a partir de sus experiencias personales, como lo es su más reciente obra Pichón, con una fuerte tonalidad de racismo en sus aseveraciones y llenos de críticas contra el gobierno cubano.

, [4] Ejemplo típico lo constituye la producción investigativa del Instituto de Antropología del CITMA, que una parte sustancial de ella espera aun para ser publicada.

[5] No existe hoy en Cuba una presencia sobre el tema racial en la prensa, como si existió durante los años 20 y 30.No es difícil reconocer, que múltiples investigaciones realizadas sobre el tema por el Centro de Antropología, referidas a la contemporaneidad, quedaron engavetadas.

[6] Para ampliar sobre este asunto ver: Boletín Desde la Ceiba, “Estamos con Cuba”, Declaración de los activistas, intelectuales y artistas afro norteamericanos en solidaridad permanente con la revolución cubana, ¿Quien en Carlos Moore? La habana, marzo 14 del 2011.

[7] Asunto solo mencionado con amplitud en la obra de Esteban Morales. Aunque no un análisis como tal de la política racial, sino más bien de las fallas cometidas al aplicar la política social, sin tomar en consideración el color de la piel.

[8] Los centros que de manera clásica han estudiado Cuba, como El Programa Cuba de la John Hopkins University, el Centro de Estudios Cubanos de la Universidad de La Florida, etc., nunca se interesaron por el tema racial. Entonces este ha pasado a ser atendido por algunos grupos interesados en captar el dinero de la USIA y de la propaganda contra Cuba.

[9] Esos son los casos de de algunos artículo aparecidos recientemente, haciendo oportunismo a partir de la elección de Barak Obama como presidente.

En particular Carlos Moore ha nucleado a un conjunto de personas, que lanzaron contra Cuba, en diciembre del 2009, un documento agresivo y racista, que cimentaba sus planteamientos sobre la misma base en que se apoya la crítica contrarrevolucionaria contra Cuba.

[10] Ver: Los Retos del Color en medio del Debate por el Socialismo”. Donde pueden observarse claramente dos posiciones frente al tema racial.IPS, abril 2011.

[11] Aun el tema pernocta en ambientes enclaustrados y entre personas, a veces muy pocas instituciones, interesadas en el mismo. No existe un debate público sobre el tema racial en la Cuba de hoy .Muchos además lo ignoran, o no desean escuchar nada al respecto, o lo atacan cínicamente como algo que nos viene de fuera. Un intelectual nuestro, del cual me reservo el nombre, llego a decir, que “ese era un tema que lo habían traído de Estados Unidos, los negros que viajaban a ese país, para fastidiar con el internamente en Cuba”.

[12] Uno de los peligros, que apenas hemos comenzado a superar, es el de que alguien desde fuera, apoyándose en nuestro poco vuelo aun en el tratamiento del tema racial en la contemporaneidad, trate de imponernos parámetros y principios teóricos y metodológicos para abordarlo. Paradójicamente tal peligro no viene de nuestros enemigos, sino incluso de una parte de la intelectualidad norteamericana que es aliada de nuestra causa.

[13] Ver nuestro ensayo, Cuba: color de la piel, nacion, identidad y cultura. ¿Un desafío contemporáneo? Publicado en el Libro V del Concurso Internacional” Pensar a Contracorriente “o en el Portal Cubarte.

[14] Para ampliar al respecto ver del Autor: Cuba Socialista No. 46, pp. 43-45.

[15] Una visión más completa de como vemos los asuntos a solucionar, pueden verse del Autor, “Desafíos de la Problemática racial en Cuba”. Revista Temas No. 56.