martes, 8 de noviembre de 2011

Rescatan del olvido palabras moribundas como ababol, chiticalla o zorrocloco

Pilar García Mouton y Álex Grijelmo han reunido en un libro un sinfín de términos que están a punto de pasar a mejor vida

Tomado de La Vanguardia - Cultura | 08/11/2011 - 15:05h

·

Madrid. (EFE/Ana Mendoza).- Evitar que caigan en el olvido voces como ababol, archiperres, chiticalla, encocorar, siguemepollo o zorrocloco es uno de los objetivos del libro Palabras moribundas, en el que Pilar García Mouton y Álex Grijelmo han reunido un sinfín de términos que están a punto de pasar a mejor vida.


El libro contiene más de 150 entradas y pretende dar "una segunda vida" a ciertos términos cuyo significado ignora la mayoría de los hablantes y a otros que disfrutan de buena salud en diversas zonas de España o de Hispanoamérica pero son desconocidos en el resto.

Esta obra "es un pequeño museo de las palabras, pero un museo interactivo porque uno ve las palabras en el libro y sale con ellas", afirma en una entrevista con Efe el presidente de esta agencia y periodista Álex Grijelmo, divulgador del lenguaje y autor de varias obras relacionadas con ello.

Se trata de "acercar palabras que todos tenemos en la trastienda, propias del lenguaje rural en algunos casos y que empiezan a desprestigiarse porque ya no se utilizan en las ciudades", añade García Mouton, profesora de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y especialista en Geolingüística y Dialectología.

Y es que en la trastienda quedaron arrumbadas hace tiempo voces como "acerico", en su acepción de "almohada pequeña que se pone sobre las otras grandes de la cama para mayor comodidad"; "alifafes" (achaques leves), "andancio" (enfermedad epidémica leve) o "siguemepollo", esa "cinta que como adorno llevaban las mujeres, dejándola pendiente a la espalda", según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

Palabras moribundas, editado por Taurus, tiene su antecedente inmediato en el programa de Radio Nacional de España "No es un día cualquiera", que, dirigido por Pepa Fernández, se emite los fines de semana, aunque el libro "es radicalmente distinto", aclara la filóloga.


Grijelmo llevó en dicho programa la sección Palabras moribundas desde septiembre de 2004 hasta julio de 2007, y a partir de esa fecha se hizo cargo de él García Moutón.

El gran poder evocador de muchas de las voces incluidas en el libro es una de sus mayores riquezas. También su capacidad de emocionar.

Términos como la "achicoria" que sustituía al café en la posguerra, cuando este era un artículo de lujo; la "aljofifa" que se utilizaba para fregar el suelo antes de que se inventase la fregona, o como "guateque", esa fiesta que organizaban en casa los jóvenes, generalmente aprovechando la ausencia de los padres, trasladarán a muchos lectores a su infancia o juventud.

Este singular diccionario contiene la historia de cada palabra, porque eso "contribuye a darles prestigio y a que la gente las vuelva a querer", indica García Mouton, autora de El español de América y de Cómo hablan las mujeres, entre otros ensayos.


Así, los que no son del oriente español se enterarán de que "ababol" es sinónimo de amapola ("eres más del campo que los ababoles", se dice) y de "persona distraída, simple, abobada", y verán además que "archiperres" significa "cosas inútiles" y figurará en la próxima edición del DRAE.

"Chiticalla" (persona que calla y no descubre ni revela lo que ve) es "una palabra antiquísima, documentada en el siglo XVI, como parte del refrán 'No hay casa do no haya su chiticalla'", según recuerdan los autores.

También es antigua "encocorar" ("fastidiar, molestar con exceso"), y que es poco usada, lo mismo que sucede con "zorrocloco" ("hombre tardo en sus acciones y que parece bobo, pero que no se descuida en su utilidad y provecho"), que sigue viva en Canarias.

Ejemplo claro de palabra revitalizada, indica Grijelmo es "azafata", que se utilizaba "siglos antes de que existieran los aviones (era la criada que le servía a la reina los vestidos y alhajas que se tenía que poner), y se reutilizó en un campo muy distinto de aquel donde había nacido".

"Quizá, en vez de decir patchwork dentro de un tiempo digamos 'almazuela'", y "pizarrín" podría sustituir al lapicero electrónico, añade el autor de "La gramática descomplicada".


Hay términos que dejan de usarse porque son sustituidos por extranjerismos, como "córner", que desplazó a "cornijal" (esquina de un terreno).

"Los mozos que juegan en la era al fútbol, por la mañana pueden poner el tractor en el cornijal y por la tarde lo quitan para sacar el córner. Parece que córner da más prestigio", comenta Grijelmo.

Y hay voces que se pasan de moda, como "superferolítico" ("excesivamente delicado, fino, primoroso"). "Los hablantes son muy receptivos a las modas, pero no siempre las palabras nuevas se quedan", indica García Mouton, cuya voz preferida es "rendibú". "No me hagas el rendibú", le decía su abuela.

La de Grijelmo es "ultramarinos", ese local donde se vendían los productos procedentes de América. "Es muy evocadora y hasta hueles el cacao", asegura.


Independientes se inclinaron por Ortega

Raúl Obregón, Director Ejecutivo de la firma encuestadora, considera que la división opositora, la desaparición de los “fantasmas de los 80” y el “trabajo de hormiga” del Frente Sandinista, posibilitaron el triunfo del mandatario nicaragüense

Por Ary Pantoja | Nacionales

Raúl Obregón, Director Ejecutivo de la firma M&R. Archivo / END

Los resultados electorales que dieron al Presidente Daniel Ortega un triunfo de más del 62% de los votos válidos, no representan una sorpresa para el director ejecutivo de la firma encuestadora nacional M&R Consultores, Raúl Obregón, quien desde 2009 advirtió a la oposición la manera como el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y en particular el mismo Ortega, venía subiendo en las encuestas de intención de votos.
Obregón señaló que los dirigentes opositores nunca le hicieron caso, y más bien descalificaron los resultados de las encuestas, alegando que no representaban fielmente la intención de los votantes, sobre todo del denominado “voto independiente”.
Y es precisamente al “voto independiente” al que apuntaron Ortega y el FSLN, según la explicación de Obregón.
“El cambio no ha sido de la noche a la mañana; esto se empezó a manifestar hace año y medio. En 2007, Ortega subió (en simpatía) por un estado emotivo de la gente en términos de esperanza, y sube al 52% de aprobación, pero en un lapso de ocho meses volvió a bajar a su nivel histórico, de más de 30% de aprobación”, explicó.
No obstante, Obregón señaló que para septiembre de 2009 “se empezó a dar un proceso de cambio en las actitudes de la población, y un proceso lento de subir en aprobación (a favor de Ortega)”.
Obregón también atribuye el triunfo de Ortega con ese porcentaje al hecho de que los funcionarios del gobierno y miembros del partido FSLN, siempre están al frente de situaciones de emergencia, como el caso de las lluvias que azotaron el país, precisamente, en septiembre de 2009.
“El Frente Sandinista y su líder Daniel Ortega, en circunstancias de desastres naturales, se potencian y se ponen sus botas de hule, su capote amarillo y van a las calles donde está la gente, y eso les ayuda”, explicó.
Según Obregón, en los dos primeros años de su gobierno, Daniel Ortega se dedicó a “fortalecer sus bases y a consolidar su 38%”, y “luego, pareciera que el FSLN empezó a trabajar con aquellos sandinistas que se les habían apartado”.
El representante de la consultora recordó que el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, en la elección de 2006, logró entre el 6 y el 7% de votos que provenía de sandinistas que se habían separado del FSLN, “pero después, en 2008, lo vemos (al MRS) en las encuestas con el 1% (de simpatía), porque pareciera que el FSLN les fue restando”.
“A partir de septiembre de 2009, ellos (el Frente Sandinista) empiezan a trabajar con los independientes, y empezamos a escuchar mensajes del liderazgo del Frente Sandinista, principalmente de la señora (Rosario) Murillo, diciéndole a su gente a través de los medios de comunicación masiva, que hay que tratar a la población con cariño”, explicó.
Obregón expresó que, en su mensaje, Murillo expresó que los activistas del FSLN deben ser como los pastores, “que deben andar de casa en casa”.
“Hay que tener en cuenta que el Frente Sandinista y sus militantes, por naturaleza, han sido excluyentes; es decir, si no pensabas como ellos, te descalificaban; pareciera que ellos han cambiado eso, y a partir de 2009, han venido siendo incluyentes y tratando a la gente, independientemente de sus concepciones políticas e ideológicas, y así han venido subiendo”, enfatizó.

Ortega empieza ascendencia
En esas circunstancias, agregó Obregón, a finales de 2009, Ortega llega a un 40% de aprobación. Para septiembre de 2010, llega al 46%, “en un proceso paulatino”.
“Esto (los resultados electorales) se viene construyendo desde hace dos años. Lo que pasa es que (la oposición) no lo quería ver. Cuando en septiembre de 2009 hicimos un primer ejercicio de intención de votos y nos da 47% de aprobación (a favor de Ortega) y --todavía no estaba Fabio Gadea-- Ortega sale con un 45% de intención de votos, nadie quiso aceptar eso, y nos dijeron: ‘Imposible, si siempre ha tenido el 38’”, explicó Obregón.
Para Obregón, estos resultados electorales del 6 de noviembre son producto de que la oposición “se durmió en sus laureles”.
“Esto se venía previendo, y como encuestadores, en nuestras comparecencias públicas, veníamos advirtiendo: ‘Ojo con el independiente’, en este país quien gana elecciones se llama independiente, no son liberales ni son sandinistas”, señaló.
Obregón criticó, por ejemplo, que los liberales del PLC “siempre se han vanagloriado de que los que ganan elecciones en Nicaragua son liberales; falso de toda falsedad, son los independientes”, reiteró.
Y, precisamente, Obregón responsabiliza a los liberales por la debacle electoral que sufrieron, tanto del lado del Partido Liberal Constitucionalista, como del Partido Liberal Independiente, PLI, por no atender, a su juicio, al votante independiente, ni hacer caso de las advertencias que les hizo la firma encuestadora a través de los constantes sondeos de opinión y las comparecencias públicas y privadas.

Programas impactaron
Para Obregón, tampoco se puede descartar el impacto que tuvieron los programas gubernamentales como el Plan Techo, Hambre Cero y Usura Cero, entre la población votante, sobre todo en el elector independiente.
"En las encuestas nuestras, cuando se le preguntó a la gente qué es lo que más le atrae, sobre todo en el sector independiente, la gente habla del Plan Techo; cuatro de cada 10 nicaragüenses hablan del Plan Techo como lo que más les atrae; en segundo lugar aparece el programa Usura Cero; en tercer lugar el programa Bono Productivo, y, al final, las Casas para el Pueblo”, expresó.
El efecto de estos programas en el votante independiente es de tipo “aspiracional”, es decir, de aspirar a tener algo que no tiene, como una casa, un título de propiedad, etcétera, y que solo este gobierno les puede garantizar.
Para el experto en encuestas, en estas elecciones el votante independiente también perdió el miedo a los “fantasmas de los años 80”, como el hecho de que si ganaba Ortega las elecciones (de 2006), volvería la guerra, los racionamientos, la escasez, el Servicio Militar. “Todo eso desapareció”, agregó.

Daniel Ortega celebra en acto público su "contundente victoria"

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, logró la victoria con el 62,65 por ciento de votos. (Foto: EFE)

TeleSUR 08-11-2011

El electo presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, celebrará este martes en un acto público su “inmensa y contundente victoria” lograda en las elecciones generales del pasado 6 de noviembre, en las que el mandatario obtuvo el 62,65 por ciento de los votos, informó su jefa de campaña y primera dama nicaragüense, Rosario Murillo.

“El Presidente de todas las familias nicaragüenses, el comandante Daniel, estará compareciendo (este martes) para reconocer al pueblo nicaragüense que eligió continuar por este buen rumbo que lleva” la nación centroamericana, declaró a los medios oficiales la Primera Dama.

Murillo agradeció al pueblo de Nicaragua “el cariño y la confianza” que recibió Ortega en una "histórica jornada de afirmación de su propia voluntad soberana y de su espíritu invencible".

"Nicaragua ha vivido una fiesta de amor, paz y vida, una fiesta de juventud eterna, todos somos jóvenes, todos volvimos a nacer", insistió.

“Con una profunda vocación democrática” los nicaragüenses reclamaron “el derecho a ser respetados”, enfatizó.

La Jefa de campaña y Primera Dama explicó que el electo mandatario nicaragüense y su gabinete trabajaron este lunes en nuevos planes de asistencia médica, alimentaria, social y de infraestructura.

La entrega de paquetes solidarios alimentarios para la navidad son unos de los planes de asistencia que el Gobierno nicaragüense ofrecerá a su pueblo, indicó Murillo.

Asimismo, dijo que la distribución de láminas de zinc, bonos productivos, sillas de rueda, títulos de propiedad y construcción de obras viales serán otros los proyectos que implementará el Ejecutivo.

Este lunes, el Consejo Supremo Electoral (CSE), con el 85,8 por ciento de las mesas escrutadas, declaró vencedor a Ortega con un millón 320 mil 619 votos, equivalentes, al 62,65 por ciento, frente al 30,96 por ciento (652 mil 585 votos) de su principal rival, el empresario Fabio Gadea, que denunció un "fraude inaudito” en los comicios.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, saludó este lunes las elecciones en Nicaragua. Afirmó que los comicios demostraron la "madurez" de los nicaragüenses y suponen un avance para la "democracia y la paz" en el país centroamericano.

"Pese a ciertos vaticinios sobre posibles tensiones y actos de violencia, la madurez del pueblo nicaragüense y su vocación por la paz marcaron el carácter pacífico con el que se cerraron los comicios generales del domingo", sostuvo Insulza en un comunicado.

"En Nicaragua, ayer (domingo) avanzó la democracia y la paz", reiteró.

Tras las elecciones generales en las que resultó vencedor Ortega, miles de simpatizantes sandinistas celebraron el triunfo del mandatario. Los festejos estuvieron hasta la tarde de este lunes en todo el país y se espera que se reactiven este 8 de noviembre.


Silvio Rodríguez: "En Cuba sabemos que hay que hacer cambios y evolucionar"

Editado por Julio Pérez

La Habana, 8 nov (RHC) El autor de “Ojalá” llega a Argentina: el 10 se presenta en Córdoba; el 12 , en Rosario, y el 18 en Ferro. Desde La Habana, anticipa su visita y comenta sobre los logros de la revolución cubana y de lo que falta por hacer.

“Eramos como los Beatles”, rememora Silvio Rodríguez sus días de la Nueva Trova cubana en exclusiva para Miradas al Sur desde La Habana a punto regresar a la Argentina para presentarse en Córdoba, Rosario, Montevideo y Buenos Aires: “Haré canciones que considero inevitables, algunas de mi último disco y también un par del que voy a empezar a grabar dentro de poco”.El cantautor cubano había pisado la Argentina hace 27 años, junto a Pablo Milanés, y acabaron realizando 14 presentaciones a lleno total en el Estadio de Obras Sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires. “Recuerdo que las primeras veces que vinimos había gente con pancartas de bienvenida en el aeropuerto. Al día siguiente teníamos que ir a la policía, que retenía el pasaporte y nos daba un documento con foto y huellas dactilares para circular. Y después aquellos conciertos apoteóticos, aviones en que hasta los pilotos venían a saludarnos, estar en las portadas de todos los periódicos y revistas”, dice Silvio.

Por entonces, con Milanés componían una dupla inseparable a la hora de representar el mascarón de proa de la canción revolucionaria. Luego, ambos regresarían por separado. Y Silvio volvería más para actuaciones testimoniales que para recitales propios, como en el acto de repudio al Alca en Mar del Plata o la asunción de Cristina Fernández en la Plaza de Mayo.

–En 2008 dijo que le gustaría cantar en el Teatro Colón. ¿Lo hará en esta próxima visita, piensa que el Gobierno de la Ciudad lo permita, ahora que lo declararon Huésped de Honor?
–Parece no ser mi karma que actúe en el Colón. Hace unos años dijeron que no se podía porque lo estaban arreglando. Cuando lo terminaron, dijeron que tampoco se podía. No me quedó clara la dificultad, pero no vamos a insistir. Lo más importante es encontrarnos con la gente que quiere que le cantemos.

–Estuvo en los Estados Unidos, luego de muchas idas y vueltas para obtener el permiso de actuar. ¿Cómo lo recibió el público allí?
–En el verano pasado hicimos seis conciertos en excelentes auditorios y con buen público. Por la explosividad de la gente, supongo que buena parte eran cubanos y latinoamericanos. La prensa especializada sin duda estuvo, porque salieron críticas, por cierto buenas, incluso en The New York Times. En el segundo concierto que hicimos en el Carnegie Hall tuvimos el honor de ver a Pete Seeger, un ícono de la canción norteamericana, además de un enorme amigo que ya anda por los 90 años.

De aquellas actuaciones con Pablo Milanés no sólo los separa poco más de un cuarto de siglo. Hay también diferencias personales y políticas que los distancian desde hace dos décadas. Hace menos de un mes, unas declaraciones de Milanés ácidamente críticas hacia la revolución desataron una serie de respuestas rotundas de artistas e intelectuales de la isla, pero las del autor de “La Maza” fueron certeras y dolorosas para con el ex compañero de escenarios. Aunque las diatribas fueran compartidas (de hecho lo son), el escenario elegido por Milanés (la Florida, TV y Radio Martí) desató la polémica que Rodríguez zanjó con un “perdonen, pero yo me muero como viví”.

–¿Piensa actuar en Miami alguna vez o supone que se convulsionará demasiado?
–El año pasado evitamos Miami porque allí algunos medios, que pertenecen a cubanos de derecha, suelen ejercer mucha presión sobre los que vivimos en la isla. Todo está muy politizado, ofensas incluidas. No hay un clima distendido, en el que cada cual pueda manifestarse como realmente es. Por eso actuamos en Orlando, a donde fueron algunos de Miami.

–Alejado de las actuaciones públicas, se dedicó más a componer, grabar y recorrer las cárceles de Cuba en una función social de llevarle cierto aire de esperanza y poesía a quienes están privados de libertad. Después, se dedicó a cantar por los barrios y suburbios de la isla. ¿Cómo resultó esa experiencia y cuál es el balance que hace?
–No era la primera vez que cantaba en las cárceles cubanas y espero que no sea la última. Esos conciertos suelen ser muy edificantes porque los reclusos necesitan sentir que no fueron olvidados por la sociedad. Los conciertos por los barrios más pobres los continuamos en septiembre. Van a ser unos 30 en total y después vamos a seguir por los lugares del interior que más nos necesiten. En la realidad económica de Cuba solo un segmento tiene acceso a los teatros. El arte, como yo lo entiendo, tiene que volver a los lugares de donde surge. Eso hacemos.

–¿Qué cosas lo inspiran para componer una canción?
–Algo que veo, algo que le sucede a otro, una reflexión acerca de lo que sea. Cualquier cosa.

–¿Siente que, aún cuando tiene una enorme producción de temas, la gente sigue esperando más de usted?
–Yo sigo esperando más de mí; he ahí el asunto.

“A desencanto, opóngase deseo / Superen la erre de revolución / Restauren lo decrépito que veo”, canta Silvio Rodríguez en uno de sus temas de Segunda Cita, su último disco. Sus canciones, aún las que parecieran más “poéticamente inofensivas” remiten a cuestiones de la realidad cotidiana y hace varias referencias a la realidad cubana actual y a cierta expresión de deseos sobre el porvenir de Cuba y la revolución.

–¿Cómo cree que repercuten en la gente y la dirigencia del país sus palabras?
–En Cuba, desde hace rato sabemos que hay que hacer cambios, que debemos evolucionar. La revolución se hizo. Tenemos una buena base para construir a partir de ahí. Se trata de no perder lo bueno que se ha logrado, de superar los errores y de replantearnos todo lo que merezca ser modificado. En realidad hay mucho por hacer.

–¿Piensa que, como artista, carga la responsabilidad de marcar los errores, de decir que debe venir algo nuevo?
–No me creo “LA” conciencia crítica de la sociedad. Todos los que vivimos y trabajamos somos parte de la conciencia social. Cuando yo empecé, en los ’60, los artistas teníamos micrófonos, escenarios, cámaras desde donde proyectar ideas y, los llamados “artistas conscientes”, nos sentíamos responsables. Hoy día, con la velocidad de las comunicaciones, internet y todo eso, prácticamente cualquiera puede proyectar sus ideas a multitudes. A veces me pregunto si todo el mundo será responsable.

–En cierta época, usted era casi un “cantante maldito”. Sintió la censura en carne propia y los cuestionamientos de personajes que estaban muy lejos hasta de comprender sus letras. Hoy, en Cuba, ¿eso ha desaparecido o, al menos, no es tan frecuente?
–En todas partes hay niveles de censura. Mi generación fue censurada porque los burócratas no concebían que la canción podía ser crítica y a la vez positiva. Nosotros inauguramos esa posibilidad en Cuba: pagamos el precio pero dejamos abierto el espacio. Como la nuestra es una sociedad que no para de cambiar, hoy día hay otras zonas que parecen intolerables. Pero, ¿quién quita que vuelva a pasar lo mismo, que se pague el precio y se abra el espacio?

–Entre los países de Latinoamérica da la impresión de que con Chile tiene una relación especial. De hecho, una hija suya se llama Violeta, por Parra. Hoy, la juventud chilena ha salido a las calles y ese país parece estar despertando del letargo que impuso la dictadura de Pinochet. ¿Está en contacto con la situación, cuál es su visión de lo que pasa allí?
–El régimen militar lo dejó todo dispuesto para que nadie pudiera cambiar un modelo neoliberal que impuso a punta de pistola y con una tubería de dólares que le llegaba del norte. Para colmo, supo dejar a la Concertación como custodio. Para que haya otro Chile todo eso deberá cambiar. Pero eso es algo que le corresponde exclusivamente a los chilenos. Ellos dirán.


Elogia la FAO experiencia cubana de entrega de tierras

Marcio Porto, representante en nuestro país de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), considera que esta decisión incentiva una mayor producción y frena el éxodo de las zonas rurales

La agricultura de nuestro país, a pesar de las dificultades materiales, avanza porque existe la voluntad política para resolver los problemas alimentarios y hay un caudal de conocimientos mayor en los agricultores. Autor: Roberto Suárez

Nelson García Santos
digital@juventudrebelde.cu
7 de Noviembre del 2011 20:59:47 CDT
SANTA CLARA, Villa Clara.— La entrega de tierras en Cuba constituye una valiosa experiencia para revertir la migración del campo hacia la ciudad, valoró aquí Marcio Porto, representante en nuestro país de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
En su opinión se trata de una decisión que permite incentivar una mayor producción y a la vez frenar el éxodo de las zonas rurales, por lo que es bueno que sea estable.
De ese modo, Marcio Porto se refirió al Decreto-Ley 259, que valida la entrega de tierras en usufructo, lo cual facilitó que miles de personas se hayan incorporado a la producción de alimentos.
Dijo que confiaba en la agricultura cubana, a pesar de las dificultades materiales, porque existe la voluntad política para resolver los problemas alimentarios. Además, a diferencia de otros países, hay un caudal de conocimientos mayor en los agricultores.
El representante de la FAO inauguró aquí el Primer Simposio Internacional de Raíces, Rizomas, Tubérculos, Plátanos, Bananos y Frutabomba, organizado por el villaclareño Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (INIVIT).
En este espacio, significó las buenas relaciones entre la organización que él representa y nuestro país, y compartió que en la Isla desarrollan 29 proyectos de colaboración en todas las provincias y en el municipio especial Isla de la Juventud.
También destacó el importante aporte del INIVIT a la agricultura, en un mundo que está necesitado de producir más alimentos debido al crecimiento de la población, y eso constituye un verdadero reto en medio de los efectos del cambio climático, aunque alertó sobre la necesidad de aprender a convivir con esa realidad.
Se refirió a la necesidad de producir más en la misma superficie, conservar los recursos naturales, reducir los efectos negativos sobre el medio ambiente, mejorar el capital natural y el suministro de servicios del ecosistema.
El representante de la FAO subrayó lo imprescindible de mejorar en el planeta el acceso a los alimentos y cómo distribuirlos, lo que depende, precisó, de los Gobiernos. A modo de ejemplo señaló que el 75 por ciento de las personas subnutridas en el mundo viven en las zonas rurales.
En el simposio, que concluirá el próximo día 10, intercambian académicos, científicos, investigadores, productores de diferentes instituciones y países, como forma de promover el desarrollo, la actualización y aplicación del conocimiento científico en la agricultura.