viernes, 14 de octubre de 2011

La guerra contra Cuba se arma de spam

Por Fabrizio Casari

Editado por Pedro Otero RHC

La Habana, 14 oct. - La política de EE.UU. hacia Cuba ha alcanzado un nuevo récord en la piratería internacional. En violación de todas las convenciones internacionales vigentes para las comunicaciones, la administración Obama ha decidido abrir un nuevo párrafo tecnológico en su guerra contra la isla.

La Junta de Gobernadores de Radiodifusión (BBG por sus siglas en inglés) ha asignado a una empresa en Maryland, la Washington Software Inc, un contrato que, por sí mismo, contiene varios delitos: la tarea es, de hecho, la penetración en la red telefónica para invadir Cuba con cientos de miles de SMS. ¿Remuneración prevista? Cuatrocientos sesenta y cuatro mil dólares.

La Washington Software Inc ya cuenta entre sus clientes con varios departamentos del gobierno de los EE.UU., agencias gubernamentales y empresas multinacionales, como IBM y Lockheed Martin. El contrato --válido por dos años-- comenzó el 15 de septiembre del año pasado. Más precisamente, la compañía distribuirá 24.000 mensajes de TLC por semana (pero nunca menos de 1.800), pero esta cantidad puede aumentar de ampliarse la numerosidad de los teléfonos móviles en la isla.

¿Qué son los mensajes de TLC? Pues mensajes de texto no solicitados para inundar a la red móvil de los cubanos. Los mensajes de spam tienen un doble objetivo: primero, difundir la propaganda política desde los EE.UU. y en segundo lugar crear dificultades tecnológicas a la compañía telefónica cubana, obligarla a hacer inversiones en el área para defenderse y evitar que los folletos de la CIA se conviertan en spam diario en los móviles de los cubanos.

Para llevar adelante su plan agresivo, de acuerdo con la letra del contrato, la Washington Software Inc. diseña y opera un software para el envío de mensajes desde los EE.UU. hacia Cuba, con la posibilidad de manipulación y sustitución de "palabras claves" a fin eludir la censura. Los mensajes deben ser enviados en español y en inglés a través de la interfaz web y la red telefónica, de forma que no puedan causar daños durante el alumbramiento. Finalmente, puesto que los negocios negocios son, la Washington Software Inc "no podrá ejercer, ni distribuir, ni usar o vender los números a terceros, pues serán propiedad exclusiva de la BBG."

Que la agencia de EE.UU. sea dueña de los números de teléfonos, está entre los cientos de la tesis extravagantes según las cuales Cuba expropió ilegalmente tierras a los Estados Unidos, como se indica en la Ley Helms-Burton. Como podemos ver esta

Iniciativa ilegal está sustentada en el odio visceral de Washington a La Habana.

¿Cómo quedan entonces en este caso, los defensores de la privacidad frente a esta aspiración ilegal - fuera de toda duda - de la Washington Software Inc? El periodista norteamericano Tracey Eaton, a travez del sitio Cubamoneyproject, ha publicado lo transcurrido entre el cliente y la agencia responsable de la empresa.

A las preguntas de la compañía TLC, de que si el gobierno de EE.UU. asumirá la responsabilidad legal por la entrega ilícita de estos mensajes; y, de si son razonables las consideraciones vigentes de que un proveedor debe ser plenamente consciente de sus actos", el BBG respondió que "la agencia asume la responsabilidad legal por el contenido de los mensajes."

En resumen, el BBG violan flagrantemente las leyes que regulan el desempeño de sus actividades y, consciente de ello, pide a la Administración asumir el litigio inevitable en el plano internacional. No está claro, por lo tanto, cuál de las dos entidades de EE.UU. - BBG Software Inc. y Washington - sea mas culpable, pero al menos está claro quién paga y quién, en el caso, tendrá que pagar.

La BBG, por su parte, no es nueva en este tipo de agresiones contra Cuba, porque participa en las transmisiones desde Miami de la ilegal Radio Martí (auspiciada por Regan), una emisora de los terroristas cubano-estadounidense (al igual que la Fundación Nacional Cubano Americana). Radio Martí, como Tele Martí, no cuentan con una audiencia emocionante, sin embargo es innegable su gran costo para los contribuyentes estadounidenses, aproximadamente $ 600 millones. Con el arribo de Obama a la Casa Blanca, las transmisiones se han incrementado - sin que casi en Cuba se hayan dado cuenta de ello - hasta llegar a 2.243 horas por semana. La situación es la siguiente: los cubanos no la escuchan, pero los estadounidenses la pagan cara.

Hay que anadir que los cientos de millones de dólares arrebatados a la moribunda economía de los EE.UU. para sufragar las señales de radio y televisión Martí, son sólo una fracción de lo que el gobierno de EE.UU. gasta anualmente para costear las actividades de las pandillas de cubanos-americanos de La Florida. Tanto Reagan como Obama han bailado al son de la música de los reaccionarios cubano-americanos de Miami. Lo justifica el hecho de que el Estado de Florida es uno de los determinantes para el resultado de la batalla electoral por la Casa Blanca, y los gusanos se identifican tanto con los republicanos que con los demócratas, en la medida que ambos partidos se identifiquen con la gusaneria misma.

Este caso de piratería internacional está probablemente inscrito en el nuevo glosario del presidente Obama, quien hace apenas unos días declaró que "es hora de que algo cambie en Cuba. Es impensable que con un flujo masivo de mensajes de texto a través de los móviles se forme en Cuba un liderazgo hostil al gobierno revolucionario. Los disidentes, alentados, vestidos y calzados por EE.UU. no motivan ninguna simpatía en la Isla; de hecho, los spam en los móviles no serán objeto de atención de los cubanos.

Y esto lo saben muy bien los diplomáticos de EE.UU., que han advertido en repetidas ocasiones sobre el desprecio general que gira en torno a sus mercenarios en la isla.

Estamos frente a un intento desesperado de Washington de sobrepasar de una vez, mediante una iniciativa directa, la inoperancia de su nómina de disidentes en Cuba. "Creemos que el cambio de régimen más legítimo y eficaz es el perseguido por un movimiento interno llevado de manos de los Estados Unidos u otras potencias extranjeras", dijo Ben Rhodes, asesor de Barak Obama, en respuesta a quienes preguntaron cuál era la contribución decisiva de los misiles de la OTAN en la victoria de la CNT de Libia.

Es aquí donde surge una pregunta: ¿Podría repetirse en Cuba la vieja “hazaña” de Washington y la OTAN en algunos países de Europa oriental y, esta última aventura -más violenta aún - de Libia?

La realidad de Cuba es bien diferente, sin un solo elemento común al de esas regiones. Pero si se sostiene una política regional atendiendo a los antojos y las aspiraciones de la gusanería de Miami, la Casa Blanca continuará dando cabezazos contra la pared, como lo ha estado haciendo desde 1959 hasta hoy.

No está claro si son tontos o solo quieren parecerlo, pero está claro que confunden a Cuba con Libia. Indudablemente el final de esta película armonizará con los ya vistos en los últimos 50 años: otro presidente que ocupa la Casa Blanca que se irá sin cumplir con la promesa de recuperar el control de Cuba.


Burocratismo, ¿hasta cuándo?

O. FONTICOBA GENER

Tomado de Granma

El burocratismo en Cuba no es un concepto nacido con la Revolución o el socialismo, sino un fenómeno que debió morir con ellos.

Normalmente es asociado a trámites aletargados, papeleo innecesario, "reunionismo" o atascos legales. Sin embargo, estas son definiciones en extremo simplistas sobre la naturaleza del fenómeno y sus características.

El origen del término burocracia proviene de los conceptos del filósofo alemán Marx Weber, que la concibe como un tipo de poder ejercido por el Estado a través de su clase dominante y que funciona a partir de fundamentos racionales.

A simple vista, esta parece una teoría práctica e, incluso, progresista. A fin de cuentas, se trata de simplificar y agilizar los procesos. Más, en tal "virtud" radica su falla: de la especialización, por ejemplo, se pasa al exceso de formalismo y a la incapacidad de decisión; y de la planificación, a la rutina y a la resistencia al cambio.

El cubano ha hecho de la dilación una rutina tan liada a su realidad que no le asusta ya su presencia, sino que le sorprende su vacío. El burocratismo se ha extendido a todo tipo de relaciones e, incluso, se ha burocratizado a sí mismo; se ha convertido, no en un modo de manejo administrativo, sino en un modo de vida. Pero esta no es la peor de sus consecuencias. El más temido de sus agravios es la capacidad de reproducirse.

Entonces, ¿puede el burocratismo auto-regenerarse, mutar hacia alguna forma de ordenamiento superior? O de lo contrario, ¿podrá auto-corregirse? La respuesta es en sí otra interrogante.

Cuba vive actualmente un proceso de reajuste de su modelo económico que implica, además, el reacomodo de la complejidad de estructuras, prácticas sociales y modos de pensamiento que le acompañan.

La validez y efectividad de este proceso depende, no solo de las decisiones que sean tomadas en aras de reajustar las políticas o normas del país en este sentido, sino también de la capacidad social para erradicar viejos vicios que atentan contra el mejoramiento de nuestro sistema socialista.

El burocratismo no es una cuestión que, por irresuelta, deba suponerse irremediable. Así como tampoco debe ser asunto debatido, plasmado en actas y luego archivado; o lo que es lo mismo, no debe ser pasto del burocratismo que pretende destruir. Se trata de hacer, de ocuparse; de eliminar paternalismos, autocompadecimientos y capacitaciones de incapacidad.

No debe exponerse la Revolución al enajenante burocratismo, con sus trabas, su inmovilidad y falta de lucidez. Se debe no solo recontextualizar los conceptos de manejo administrativo o flexibilizar las estructuras económico-estatales, como ya se está haciendo en el país, sino también redimensionar individual y colectivamente los modelos de gestión humana y desterrar, para siempre, cualquier deformación que ponga en riesgo el perfeccionamiento del sistema socialista nacional.


Camila Vallejo lleva las reclamaciones de los estudiantes chilenos a la Unión Europea

Camila Vallejo, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), viaja hoy a Europa para exponer las demandas de los estudiantes chilenos ante la Unión Europea y las Naciones Unidas, entre otros organismos.

Vallejo estará acompañada por Giorgio Jackson, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) y Francisco Figueroa, vicepresidente de la Fech, invitados por el Instituto Internacional de Investigación Política y Civilización.

Los tres representantes de los estudiantes chilenos visitarán Francia, Suiza y Bélgica. Prevén reunirse con diputados de la Comisión de Educación Superior del Parlamento Europeo y con la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Además, serán recibidos por funcionarios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, se reunirán con la división de Derecho a la Educación de la Unesco y participarán en una marcha organizada por la Unión Nacional de Estudiantes Franceses.

También se entrevistarán con el autor del libro “Indignados”, Stephane Hessel, que inspiró el 15-M.

Está programado que regresen a Chile el próximo martes 18 de octubre, fecha que coincide con la convocatoria del paro nacional.

Por otro lado, se ha vivido una nueva jornada de disturbios en la capital chilena. Los estudiantes secundarios convocaron una nueva manifestación, cuyo recurrido no había sido aprobado por la intendencia general.

Los carabineros utilizaron cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar la marcha. Ésta acabó con enfrentamientos entre la policía y los estudiantes que se saldó con un detenido.

Estos incidentes tuvieron lugar en las cercanías de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, a metros del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, donde permanecieron retenidos durante unas horas los ex presidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos, el ex ministro Edmundo Pérez Yoma, el senador Hernán Larraín y Sergio Bitar.



Viernes 14 de octubre 2011 11:37 hrs.

Nutrida agenda de actividades realizarán los dirigentes estudiantiles en su visita a Francia

Tomado de radio.uchile.cl

Los tres líderes universitarios, Camila Vallejo (FECH), Giorgio Jackson (FEUC) y Francisco Figueroa (vicepresidente de la FECH), junto al dirigente de los secundarios Gabriel Iturra arribaron al país galo, donde participarán en distintas actividades con el fin de dar a conocer detalles sobre el movimiento estudiantil chileno.

Los tres líderes universitarios, Camila Vallejo (FECH), Giorgio Jackson (FEUC) y Francisco Figueroa (vicepresidente de la FECH), junto al dirigente de los secundarios Gabriel Iturra arribaron al país galo, donde participarán en distintas actividades con el fin de dar a conocer detalles sobre el movimiento estudiantil chileno.

Este viernes al mediodía llegaron a París los cuatro dirigentes estudiantiles, quienes fueron recibidos en el aeropuerto por estudiantes chilenos y franceses en el aeropuerto Charles Gaulle. Esta misma tarde comienzan los encuentros primero en la UNESCO y luego con la prensa y la comunidad chilena.

Además, está previsto una reunión con estudiantes franceses, con destacados intelectuales como Stéphane Hessel y Edgard Morin, parlamentarios franceses y europeos e instituciones como la Unesco, la OCDE y el Comité de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra y otras.

Los dirigentes universitarios y un secundario viajaron gracias a la invitación del Institut International des Recherches Politiques des Civilizations (IIRPC), una fundación presidida por el reconocido intelectual Edgar Morin.

Una de las actividades oficiales de los dirigentes estudiantiles está fijada para este viernes 14 de Octubre, de 18:00 a 19:30 horas en el PRES Sorbonne Paris Cite, Université Paris 7 Diderot. Amphi 10E, Halle aux Farines Metro François Mitterrand, Bus 89, según la información oficial sobre la visita de la delegación chilena.


Generación sin futuro

IGNACIO RAMONET

"El mundo será salvado, si puede serlo, solo por los insumisos." André Gide

Primero fueron los árabes, luego los griegos, a continuación los españoles y los portugueses, seguidos por los chilenos y los israelíes, y el mes pasado, con ruido y furia, los británicos. Una epidemia de indignación está sublevando a los jóvenes del mundo. Semejante a la que, desde California hasta Tokio, pasando por París, Berlín, Madrid y Praga, recorrió el planeta en los años 1967-1968, y cambió los hábitos de las sociedades occidentales. En una era de prosperidad, la juventud pedía paso entonces para ocupar su espacio propio.

Hoy es diferente. El mundo ha ido a peor. Las esperanzas se han desvanecido. Por vez primera desde hace un siglo, en Europa, las nuevas generaciones tendrán un nivel de vida inferior al de sus padres. El proceso globalizador neoliberal brutaliza a los pueblos, humilla a los ciudadanos, despoja de futuro a los jóvenes. Y la crisis financiera, con sus "soluciones" de austeridad contra las clases medias y los humildes, empeora el malestar general. Los estados democráticos están renegando de sus propios valores. En tales circunstancias, la sumisión y el acatamiento son absurdos. En cambio, las explosiones de indignación y de protesta resultan normales. Y se van a multiplicar. La violencia está subiendo...

Aunque, en concreto, el formato mismo del estallido no es semejante en Tel Aviv y Santiago de Chile o Londres. Por ejemplo, la impetuosa detonación inglesa se ha distinguido, por su alto grado de violencia, del resto de las protestas juveniles, esencialmente no violentas (aunque no hayan faltado los enfrentamientos puntuales en Atenas, Santiago de Chile y varias capitales).

Otra diferencia esencial: los amotinados ingleses, quizás por su pertenencia de clase, no supieron verbalizar su desazón. Ni pusieron su furor al servicio de una causa política.

O de la denuncia de una iniquidad concreta. En su guerrilla urbana, ni siquiera saquearon con ira sistemática los bancos... Dieron la (lamentable) impresión de que solo las maravillas de los escaparates atizaban su rabia de desposeídos y de frustrados. Pero, en el fondo, como tantos otros "indignados" del mundo, estos revoltosos expresaban su desesperación, olvidados por un sistema que ya no sabe ofrecerles ni un puesto en la sociedad, ni un porvenir.

Un rasgo neoliberal que, de Chile a Israel, irrita particularmente, es la privatizacion de los servicios públicos. Porque significa un robo manifiesto del patrimonio de los pobres.

A los humildes que no poseen nada, les queda por lo menos la escuela pública, el hospital público, los transportes públicos, etc., que son gratuitos o muy baratos, subvencionados por la colectividad. Cuando se privatizan, no solo se le arrebata a la ciudadanía un bien que le pertenece (ha sido costeado con sus impuestos) sino que se desposee a los pobres de su único patrimonio. Es una doble injusticia. Y una de las raíces de la ira actual.

A este respecto, para justificar la furia de los insurrectos de Tottenham, un testigo declaró: "El sistema no cesa de favorecer a los ricos y de aplastar a los pobres. Recorta el presupuesto de los servicios públicos. La gente se muere en las salas de espera de los hospitales después de haber esperado a un médico infinidad de horas...".

En Chile, desde hace tres meses, decenas de miles de estudiantes, apoyados por una parte importante de la sociedad, reclaman la desprivatización de la enseñanza (privatizada bajo la dictadura neoliberal del general Pinochet, 1973-1990). Exigen que el derecho a una educación pública y gratuita de calidad sea inscrito en la Constitución. Y explican que "la educación ya no es un mecanismo de movilidad social. Al contrario. Es un sistema que reproduce las desigualdades sociales". A fin de que los pobres sean pobres para la eternidad...

En Tel Aviv, el 6 de agosto pasado, al grito de "¡El pueblo quiere la justicia social!", unas 300 000 personas se manifestaron en apoyo al movimiento de los jóvenes "indignados" que piden un cambio en las políticas públicas del gobierno neoliberal de Benyamin Netanyahou. "Cuando a alguien que trabaja —declaró una estudiante— no le alcanza ni siquiera para comprar de comer es que el sistema no funciona. Y no es un problema individual, es un problema de gobierno".

Desde 1980 y la moda de la economía reaganiana, en todos estos países —y singularmente en los estados europeos debilitados hoy por la crisis de la deuda—, las recetas de los gobiernos (de derechas o de izquierdas) han sido las mismas: reducciones drásticas del gasto público, con recortes particularmente brutales de los presupuestos sociales. Uno de los resultados ha sido el alza espectacular del paro juvenil (en la Unión Europea: 21 %; en España: ¡42,8 %!). O sea, la imposibilidad para toda una generación de entrar en la vida activa. El suicidio de una sociedad.

En vez de reaccionar, los gobiernos, espantados por los recientes derrumbes de las Bolsas, insisten en querer a toda costa satisfacer a los mercados. Cuando lo que tendrían que hacer, y de una vez, es desarmar a los mercados. Obligarles a que se sometan a una reglamentación estricta. ¿Hasta cuándo se puede seguir aceptando que la especulación financiera imponga sus criterios a la representación política? ¿Qué sentido tiene la democracia? ¿Para qué sirve el voto de los ciudadanos si resulta que, a fin de cuentas, mandan los mercados?

En el seno mismo del modelo capitalista, las alternativas realistas existen. Defendidas y respaldadas por expertos internacionalmente reconocidos. Dos ejemplos: el Banco Central Europeo (BCE) debe convertirse en un verdadero banco central y prestarle dinero (con condiciones precisas) a los estados de la eurozona para financiar sus gastos. Cosa que le está prohibida al BCE actualmente. Lo que obliga a los estados a recurrir a los mercados y pagar intereses astronómicos... Con esa medida se acaba la crisis de la deuda.

Segundo: dejar de prometerlo y pasar a exigir ya la Tasa sobre las Transacciones Financieras (TTF). Con un modesto impuesto de un 0,1% sobre los intercambios de acciones en Bolsa y sobre el mercado de divisas, la Unión Europea obtendría, cada año, entre 30 000 y 50 000 millones de euros. Suficiente para financiar con holgura los servicios públicos, restaurar el Estado de bienestar y ofrecer un futuro luminoso a las nuevas generaciones.

O sea, las soluciones técnicas existen. Pero ¿dónde está la voluntad política?

(Publicado en Granma - Tomado de Le Monde Diplomatique)


Mensaje de René González al pueblo de Cuba

«Todavía tenemos cuatro hermanos a los que tenemos que rescatar y que necesitamos que estén junto con nosotros», afirmó René

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
14 de Octubre del 2011 0:34:37 CDT

(Versiones Taquigráficas del Consejo de Estado)

Estas palabras son para mi pueblo, al que se las debo desde el día en que salí de la cárcel y que no han podido ser enviadas por las circunstancias que rodeaban la necesidad de que tuviéramos un viaje seguro antes de que pudiéramos dirigírselas.

Es difícil, realmente, dirigirse a un pueblo que se quiere tanto y del que uno se siente parte, a través de una cámara, pero necesitaba comunicarme con ustedes y decirles cuánta gratitud tenemos por todo lo que han hecho, explicarles que nos hemos sentido muy acompañados por los miles de mensajes, las cartas de los niños, de todos los colectivos de trabajo y de estudio que desde Cuba nos han enviado sus mensajes, el apoyo que nunca nos ha faltado y que nos ha alimentado en estos años de injusticia, que ya son demasiados.

Para mí este momento de felicidad que compartimos es, sencillamente, un paréntesis en una historia de abusos en la que todavía no se ha hecho un ápice de justicia. El hecho de que yo esté ahora fuera de la cárcel solamente significa que se agotó una avenida de abusos al que había sido sometido; pero todavía tenemos cuatro hermanos a los que tenemos que rescatar y que necesitamos que estén junto con nosotros, con sus familiares; que estén entre ustedes dándoles lo mejor de sí y no en esos lugares en que están, donde se levantan, se despiertan cada mañana, van a un comedor en el que no deben comer, andan entre gente que no deben andar, y realmente necesitamos seguir esta lucha para sacarlos a ellos adelante.

Para mí esto es solamente una trinchera, un lugar nuevo en el que voy a seguir luchando para que se haga justicia y los Cinco podamos regresar junto a ustedes.

Quiero mandar un saludo especial a los familiares de los otros cuatro hermanos, que realmente me han conmovido a través de su alegría. Realmente llega profundo cuando uno habla por teléfono con una persona que sabe que tiene a su hijo preso, a su esposo preso y recibe la libertad mía como si fuera la libertad de uno de los suyos. A mí, realmente, eso me conmueve y me compromete, y tenemos que seguir haciendo esta lucha, porque ellos no merecen estar donde están.

A todo mi pueblo, a todos los que en estos años nos han acompañado en todo el mundo, que han sido miles, a través de los cuales hemos podido poco a poco ir rompiendo este bloqueo informativo, ir rompiendo el silencio que las grandes corporaciones de la prensa han hecho sobre el caso, les extiendo, de parte de los Cinco, mi más profundo agradecimiento, mi compromiso de seguirlos representando a ustedes como se lo merecen, que en definitiva es lo que estamos haciendo los Cinco, porque no somos solamente Cinco, somos un pueblo completo que ha resistido durante 50 años, y gracias a eso es que nosotros estamos resistiendo todavía, porque nos inspiramos en ustedes, porque sabemos que los representamos y nunca les vamos a fallar y siempre estaremos a la altura que ustedes se merecen.

Un abrazo para todos.

Les queremos los Cinco desde dondequiera que estemos.