viernes, 23 de septiembre de 2011

LA UNIVERSIDAD CUBANA EN TIEMPO REAL (IV), LA REVOLUCIÓN HACE LA DIFERENCIA

Jorge Gómez Barata

En términos de filosofía para el desarrollo, Fidel Castro lo apostó todo a la educación base, no sólo de la autoestima individual y de la libertad, sino también de la introducción de la técnica y la ciencia, la elevación de la productividad del trabajo, del rendimiento de la tierra, la innovación y del crecimiento económico. Convertir a Cuba en una potencia científica es su obsesión. Nadie ha podido convencerlo de que los estudiantes no caben en las escuelas y los profesionales sobran. Tanto avanzó que asumió el concepto de “capital humano”; idea que entraña la capacidad de reproducir y multiplicar lo invertido.

En la década los setenta, Cuba llegó a un punto en el cual las universidades no daban abasto y cada año, al no obtener cupo, cierto número de bachilleres salían del sistema educacional sin estar listos para insertarse en los ambientes laborales. Con cada joven sometido a esta experiencia se consumaba una frustración, se perdía parte de la inversión y se sembraban malas semillas. Fidel hizo pública su aspiración de “universalizar la universidad”; sabía lo que quería mas no encontraba cómo lograrlo. El sistema escolar no aportó respuestas.

Por alguna razón, en el pasado reciente, quienes manejaban la educación superior no generaron iniciativas pedagógica y técnicamente respaldadas, como por ejemplo carreras universitarias más cortas o con perfiles menos exigentes, planes de nivelación para los aspirantes que reprobaban los exámenes de ingreso, cambios de conceptos en los estudios a distancia y otras medidas aunque paliativas, coherentes con el sistema de estudios superiores.

Con la crisis de los años noventa, cuando la economía cubana entró en caída libre, los costosos estudios universitarios se convirtieron en una pesada carga, las becas con todas sus facilidades se hicieron insostenibles, el dinero escaseó, la vida se hizo muy difícil, el empleo se contrajo y muchas otras personas, entre ellos muchachos y muchachas, quedaron cesantes. Era una bomba de tiempo. La buena noticia era que el Comandante seguía alerta.

En aquel contexto, en medio de la crisis, Fidel convocó a los jóvenes a la “Batalla de Ideas”, uno de cuyos componentes fue el desarrollo del trabajo con los sectores más deprimidos y golpeados por la situación económica, proceso para cuya gestión concibió la formación de miles de trabajadores sociales que extrajo de entre aquellos que por no haber accedido a las universidades se habían apartado del estudio sin integrarse al trabajo. La idea solucionaba dos problemas: atender a los más necesitados y dar empleo a cierto número de desvinculados. Tal vez para sumar motivaciones, Fidel llamó a los trabajadores sociales: “Médicos del alma”.

A la necesidad de capacitar a los trabajadores sociales se sumó la de hacer lo mismo con miles de maestros emergentes, instructores de arte y otros programas, incluso masas de obreros de ramas muy golpeadas por la crisis, como fue la industria azucarera, lo cual debía realizarse en los territorios. El plan se volvió exageradamente ambicioso e intentó sumar a jóvenes que años atrás habían fracasado al no lograr cupo en las universidades, a los cuales la Revolución les ofrecía una segunda oportunidad.

Bajo esas y otras premisas, en 2002 surgieron las sedes universitarias municipales y Fidel, actuando en los márgenes del sistema educacional existente, encontró un modo de avanzar en la realización de su aspiración de universalizar la universidad. La idea no era perfecta pero era revolucionaria y la puso en manos de la organización de la juventud a la cual le faltó experiencia y preparación para ejecutarla.

La municipalización de la enseñanza universitaria en Cuba, que todavía no ha cumplido 10 años, no fue fruto de la bonanza ni de un clima de serena paz social, sino la respuesta a una crisis y a una emergencia, resuelta brillantemente al utilizar procedimientos, capacidades y personal docente para la solución de problemas sociales.

En esencia se trató de alejar de las calles y atraer a las aulas a miles de jóvenes, minimizando las premisas de riesgo que acompañan al desempleo, las expectativas no realizadas y la falta de oportunidades. Defectos aparte, las sedes universitarias municipales devolvieron esperanzas a miles de jóvenes y les permitieron rehacer sus proyectos de vida. Lamentablemente, en la puesta en marcha se cometieron errores que convirtieron a la municipalización un proyecto social y educacional magníficamente inspirado aunque mal realizado.

Afortunadamente, las nuevas autoridades universitarias y los dirigentes de la educación superior han actuado a tiempo, maniobrando para subsanar los errores cometidos sin abortar el proyecto, que fue afectado por defectos estructurales no sólo de la educación sino del sistema en su conjunto.

Salvar la idea de la municipalización, perfeccionarla, categorizarla dentro del sistema de estudios superiores, hacerla coherente con las realidades económicas, sociales y culturales de los territorios, significa dar oportunidad a que las reformas y los reajustes institucionales que tienden a jerarquizar el papel de los municipios y provincias maduren es aportar al proceso de reajuste institucional que lleva a cabo el país y encontrar la manera de que todo el que quiera estudiar, tenga como y donde hacerlo.

Disponer de una sede universitaria, embrión de una universidad, seguramente se convertirá en una legítima aspiración de las localidades, sobre todo del interior del país y preservar el modelo, es un homenaje a su creador e inspirador y una muestra de que, como en todo lo demás, en la educación superior, la Revolución hace la diferencia. Allá nos vemos.

La Habana, 23 de septiembre de 2011

“Es hora que Naciones Unidas se dignifique reconociendo al Estado Palestino”: Sigfrido Reyes

Sigfrido Reyes Presidente de la Asamblea Legislativa; Hamad Al Kuwiri, encargado de negocios de la embajada de Qatar y Simán Kuhouri, Presidente de la Asociación Salvadoreña Palestina, respaldan el reconocimiento de estado palestino en la ONU.

Geovani Montalvo
Redacción Diario Co Latino


“Compartimos esas aspiraciones de justicia, libertad y desarrollo del pueblo Palestino. Nadie puede detener esta determinación legítima”, expresó el Presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes.

Esta mañana Reyes participó en un acto con motivo del Día Solidario Qatari Salvadoreño-Palestino, promoviendo el lema: Palestina merece ser reconocida como Estado por las Naciones Unidas.

El evento contó con la presencia de Hamad Al Kuwiri, encargado de negocios de la embajada de Qatar en El Salvador y Siman Khoury, Presidente de la Asociación Salvadoreña Palestina.

Este es un día que va a pasar a la historia, dijo Reyes, porque en Naciones Unidas, el Presidente de la Autoridad Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, solicitará al Secretario de la ONU, Ban Ki Moon, el reconocimiento de Palestina como un Estado libre, soberano e independiente.

“Es hora que Naciones unidas se dignifique reconociendo al Estado Palestino. Vamos a seguir apoyando esta causa legítima. Hoy estamos del lado de los justos”, enfatizó el Presidente del Órgano Legislativo.

La solicitud de Palestina para que su territorio sea reconocido como un Estado es uno de los temas dominantes en la 66º Asamblea General de Naciones Unidas, integrado actualmente por 193 naciones del mundo.

“El pueblo palestino no llega de rodillas, llega altivo, orgulloso, reclamando un derecho no pidiendo un favor”, añadió. Al menos unas 120 naciones apoyan la causa palestina, eso significa el 80% de la población del planeta.

Reyes indicó que a Palestina se le ha vinculado con el terrorismo, sin embargo, dijo que los terroristas son aquellos que han venido oprimiendo al pueblo palestino por décadas, en referencia a Israel y Estados Unidos.

El presidente legislativo felicitó al Estado de Qatar por su apoyo a la causa Palestina. “Cuando los pueblos árabes se unen por las causas legítimas como la del pueblo palestino, pueden avanzar”, acotó.

En tanto, Khoury recordó que son 64 años de sufrimiento lo que pesan sobre el pueblo palestino, con más de 750 mil refugiados, que han salido de su tierra para refugiarse en Siria, Líbano, Jordania y América.

“Hace más de cinco mil años que somos pueblo. Estamos pidiendo al mundo, a los países amigos, nuestro reconocimiento. Tenemos el pleno derecho de tenerlo, incluso, lo tenemos sin pedírselo a nadie”, subrayó.

El Presidente de la Asociación Salvadoreña Palestina agradeció al Presidente Funes y al Gobierno Salvadoreño por reconocer, recientemente, a Palestina. Asimismo, agradeció al Presidente legislativo, Sigfrido Reyes, “que siempre ha sido un defensor de nuestra causa justa”.

Denunció las agresiones que reciben de Israel, un país que posee decenas de bombas nucleares y centenares de armas que las usa contra un pueblo que no tiene cómo defenderse.

El Estado judío, a través de su política sionista, es el principal responsable de que más de tres millones de palestinos estén sujetos a sufrimiento, castigos colectivos, afirmó Khoury.

En el evento, que se realizó en Plaza Palestina de la Colonia Escalón, se brindaron reconocimientos a las autoridades salvadoreñas, palestinas y de Qatar.


El embajador de la República del Ecuador en El Salvador, Universi Zambrano Romero, mostró su satisfacción por el acto realizado.


“Acabamos de participar en este acto hermosos de reconocimiento y admiración al pueblo palestino aquí en El Salvador. El Ecuador es un país, un pueblo y gobierno que apoya la causa palestina y que ha reconocido a Palestina como un Estado libre e independiente”, dijo a Diario Co Latino.


Esta noche guardia pioneril

RAQUEL MARRERO YANES
rql@granma.cip.cu

Los pioneros cubanos realizarán, a partir de las ocho de la noche de hoy, la tradicional guardia pioneril en todos los barrios del país, como regalo de cumpleaños a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), a celebrarse el próximo día 28.

Como cada año, cientos de niños y jóvenes recorrerán las calles en compañía de cederistas y agentes del orden público durante dos horas, para velar por la tranquilidad ciudadana y la seguridad de los objetivos económicos y sociales del barrio.

Además serán activadas las patrullas click, y habrá el merecido reconocimiento a cederistas fundadores y destacados, unido a la visita en sus hogares a miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, familiares de internacionalistas y de mártires de la Patria, entre otras iniciativas.