lunes, 19 de septiembre de 2011

Remodelación del Mariel: una obra de la colaboración Cuba-Brasil

Comentario de RHC por María Josefa Arce

El Puerto del Mariel, a 45 kilómetros de La Habana, la capital, está llamado a convertirse en el principal de Cuba, gracias a las obras de modernización que se realizan actualmente con la ayuda de Brasil, país que está interesado en ampliar y consolidar aún más las relaciones económicas bilaterales.

La obra se ejecuta por la Asociación Económica Internacional entre el grupo brasileño Odebrecht y una empresa constructora cubana, y su financiamiento se cubre parcialmente con un crédito otorgado por el gobierno de Brasilia.

La obra como destacara el presidente cubano, Raúl Castro, en una reciente visita tiene una importancia económica extraordinaria no solamente para el desarrollo presente del país sino para el futuro. Y es que una vez concluido el proceso de remodelación mejorará los niveles operacionales del puerto, al aumentarse el calado de los buques que a él podrán acceder.

Igualmente dotará a Cuba de una infraestructura aprovechable durante decenas de años en los más de 400 kilómetros cuadrados que conforman la Zona Especial de Desarrollo que se proyecta en el Mariel.

Como complemento se construye una amplia infraestructura de autopistas y modernas vías ferroviarias que conducen hasta el Mariel, en el municipio del mismo nombre de la provincia de Artemisa.

La remodelación del puerto es uno de los diversos proyectos de cooperación que llevan a cabo el gigante sudamericano y el archipiélago como parte de unas relaciones bilaterales que se han fortalecido en los últimos tiempos.

Los proyectos conjuntos comprenden también la aplicación, en la provincia de Ciego de Avila, de un programa técnico brasileño en la siembra de unas 6.000 hectáreas de soya en la empresa CUBASOY.

Ambas naciones están empeñadas en fortalecer los proyectos de cooperación en biotecnología, nanotecnología, energías renovables y formación de recursos humanos.

Y es que como afirman las autoridades brasileñas su país no sólo contribuye con proyectos específicos en Cuba, sino que también aprendemos mucho con los cubanos en las áreas que tienen una excelencia internacional como la salud y la biotecnología.

Los vínculos entre los dos países recibieron un impulso considerable con la llegada a la presidencia de Luis Inacio Lula Da Silva y la actual primera mandataria Dilma Rouseff ha expresado su propósito de mantener el excelente estado de las relaciones que han llevado a Brasil a convertirse en el segundo socio comercial de la isla en América Latina.


ALGUNOS DESAFIOS DE LAS CIENCIAS SOCIALES CUBANAS

Por Esteban Morales Domínguez*

Las ciencias sociales y humanísticas cubanas, arrastran ciertos desafíos que no son exclusivamente nuestros, y otros, que sí parecen tener sello de ciudadanía.

Algunos de esos retos tienen que ver con asuntos tales como: las relaciones entre política y ciencias sociales; las ciencias sociales y la cultura política, la coyuntura y el largo plazo en el análisis de las ciencias sociales. Pero a esos asuntos nos referiremos en otros trabajos, en éste abordaremos lo relativo al vínculo entre las ciencias sociales y las llamadas ciencias naturales y exactas, especialmente con las matemáticas.

¿Cuántos de los que ejercen su actividad en el campo de las ciencias sociales y humanísticas, lo han seleccionado huyéndole a las llamadas ciencias naturales y exactas, en particular a las Matemáticas?

Si se trata de un profesor en ejercicio, trasmitirá esta herencia a sus alumnos, con la consiguiente reproducción en los mismos de la separación entre las ciencias y de otros prejuicios que nos aquejan. No poco de lo que hoy sufrimos, viene de esos orígenes, así como también, de considerar a las ciencias naturales y exactas, como las ciencias “duras”, por lo que el resto serían entonces las “blandas”.

Resulta del todo imposible hacer esa clasificación, nada científica y bastante peyorativa, por cierto. Pero no creo necesario emplear tiempo introduciéndonos a fondo en una polémica sobre la validez o no de esta clasificación, aunque creemos que en general no es válida. Sin embargo, de lo que sí estamos seguros, es de qué ciencias como la Historia, la Economía Política, la Psicología o la Sociología, para sólo mencionar algunas de las más representativas y básicas, son más difíciles de asimilar profundamente, que algunas de las ciencias naturales y exactas.

Entre otras importantes razones, porque se trata de ciencias más jóvenes, cuyo cuerpo sistémico de conocimientos se estructuró hace apenas 200 años; además, por no disponer éstas de un laboratorio construible de manera artificial, que les permita comprobar a escalas menores sus experimentos; por tener una gran conexión con los problemas relativos a la conciencia y la subjetividad, como también un vínculo muy estrecho con la política, así como exigir de una acumulación de conocimientos, investigaciones y comprobaciones múltiples, antes de producir un resultado que sea científicamente aceptable y potencialmente aplicable a la práctica concreta.

Por el contrario, las ciencias naturales y exactas trabajan mas directamente con la realidad objetiva. Aunque ésta pueda no ser apreciable a simple vista. Es posible con relativa facilidad dentro de un laboratorio, reproducir a escala sus actividades y recopilar una información estadística, que les permita adelantar los posibles resultados de sus experimentos, antes de que éstos sean llevados a la práctica en escalas mayores.

Es por eso que estas ciencias reciben el calificativo de exactas. Su capacidad de pronosticar los resultados a obtener en sus investigaciones es muy alta, algo muy diferente a lo que ocurre con las ciencias sociales y humanísticas. No quiere decir lo anterior, que las ciencias sociales y humanísticas, no puedan también construir sus laboratorios (planes pilotos, experimentos de terreno) pero se trataría de una muestra o segmento seleccionado de la realidad misma y ello resulta mucho más complejo. Tratándose de algo en lo que no es posible continuar profundizando en el limitado espacio con que ahora contamos.

La responsabilidad exigida por ambos campos de la ciencia es igual de grande, pero la connotación de sus posibles errores, es muy diferente. No hay dudas de que si a un ingeniero se le cae un puente o a un físico nuclear le falla un experimento, se podrían producir pérdidas irreparables. Sin embargo, si un científico social comete errores al asesorar una política, la escala de sus consecuencias negativas no sería tal vez inmediata ni tan evidente, aunque es altamente probable que puedan sentirse por un periodo de tiempo bastante más prolongado.

La ciencia en su desarrollo impone retos nuevos de manera continua. Tanto al campo de las ciencias como totalidad como a la sociedad. Ahora, el desarrollo de la llamada Nanotecnología, nos permite conocer que no es lo mismo observar en el macro que en el micromundo. Ahora sabemos que un componente cualquiera de la “Tabla de Mendeleiev”, puede variar sus propiedades, según se le estudie en la medida macro o en la nano, lo cual es un descubrimiento que tiende ya a revolucionar la ciencia, pero que también resulta un reto importante a enfrentar, no sólo científica, sino también socialmente. Sobre todo, si tomamos en consideración lo que eso representa, entre otros potenciales impactos, para los productores de materias primas de origen natural.

Una de las manifestaciones de las diferencias en los distintos campos de la ciencia, es que, por ejemplo, un físico con un descubrimiento importante, puede obtener el grado de doctor a los 25 años; sin embargo, a un científico social ello le resulta prácticamente imposible. Tal situación no puede ser equilibrada solo a partir de la capacidad individual, sino que tendrá que ser resuelta tomando como base el desarrollo de las propias ciencias sociales, sus instrumentos de análisis y la velocidad a la que viaja la información; aspecto en el cual, con el desarrollo de la informática, se ha avanzado considerablemente. Todas las ciencias han logrado avanzar mucho en el campo de la obtención y procesamiento de la información, pero para las ciencias sociales y humanísticas, dado el carácter de su objeto de estudio, las ciencias informáticas han significado una verdadera revolución en sus posibilidades. Sin que podamos decir aun que hayamos alcanzado todo el potencial de aprovechamiento que estas ciencias posibilitan a las ciencias sociales y humanísticas.

Por otra parte, nuestras ciencias sociales enfrentan también el reto de prestar mucho más atención a sus cuerpos científicos básicos, como la historia y la economía política, entre otras, tomando ejemplo de las ciencias naturales y exactas, que tienen una interconexión mucho mayor con sus ciencias básicas; las matemáticas, la física, la química y la biología. No existe entre estas últimas y el resto de las ciencias naturales y exactas, la desconexión con que frecuentemente nos tropezamos dentro de las ciencias sociales y humanísticas, con sus ciencias básicas, a pesar de que en éstas ultimas el tratamiento holístico, multidisciplinario, interdisciplinario y transdisciplinario, resulta más necesario y hasta se podría decir que es ineludible para alcanzar el verdadero conocimiento.

Es más fácil encontrar entre nosotros a un “científico social” que desconozca la Economía Política, e incluso sienta temor de acercarse al contenido de esta ciencia, que a un “científico natural” que soslaye a las matemáticas u otras de su entorno básico. Al parecer, esto tiene que ver con que un científico natural no puede sobrevivir, por ejemplo, sin las Matemáticas, mientras que un científico social cree que puede arreglárselas sin la Economía Política. También a que cada ciencia social aporta un campo del conocimiento, que aunque parcial, nos dota de la capacidad de apreciar una parte de la realidad, aunque ello no sea suficiente para pensar en términos de soluciones prácticas que necesitan ser más integrales.

Pero de todos modos, podemos decir, que hay una mayor conciencia de la conexión que existe entre ciencias básicas y el resto de las ciencias en el campo de las ciencias naturales y exactas, que la que existe en el de las ciencias sociales y humanísticas, lo cual representa un reto de consideración estratégico, porque descuidar a las ciencias básicas, en cualquier campo, es como descuidar la piedra angular del edificio de las ciencias y más que ello, su necesaria retroalimentación con los procesos dialécticos de integración y desintegración del conocimiento científico, la producción y la aplicación de la ciencia. Las ciencias básicas, ya sea dentro de las ciencias naturales y exactas o dentro de las sociales y humanísticas, tienen que ser alimentadas continuamente por el conocimiento que aportan las ciencias particulares.

Dice el filosofo ruso A. Meliujin, que la ciencia avanza vertical y horizontalmente en un proceso dialéctico indetenible. No es posible entonces, avanzar en el conocimiento científico, si este no es retroalimentado continuamente por los campos básicos de la ciencia, las que a su vez reaccionarán produciendo nuevos conocimientos fundamentales. Además, porque estos campos básicos o llamadas ciencias básicas, constituyen la piedra angular de la formación científica de aquellos que después, al arribar a las universidades y los centros de investigación, se dedicarán al trabajo científico; y será entonces aquí entonces donde broten las deficiencias en la formación básica, evitando avanzar en el campo concreto de investigación seleccionado.

Salta a la vista por lo tanto, la importancia de la correlación entre investigaciones fundamentales y aplicadas, cosa ésta que comprenden muy bien los científicos de las ciencias naturales y exactas, pero aun insuficientemente los de las ciencias sociales y humanísticas.

Esta comprensión, antes mencionada, se complica aún más, debido a que hasta hace poco tiempo, se cometían con frecuencia, en nuestra política científica, dos errores básicos: realizar en el campo de las Ciencias Sociales y Humanísticas sólo investigaciones aplicadas, o en ocasiones, poner a estas últimas sólo como simples complementos de las investigaciones a realizar en otros campos de la ciencia, ignorando que en las ciencias sociales y humanísticas, también se hace indispensable una adecuada correlación entre las investigaciones fundamentales y las aplicadas. Y que las ciencias sociales y humanísticas pueden complementar los resultados obtenidos por otras ciencias, sólo si ellas mismas participan, desde el principio, en la concepción y planeamiento de las investigaciones. Es que las ciencias sociales y humanísticas poseen tanta personalidad como las otras ciencias, para concebir y desarrollar sus propias investigaciones, básicas o aplicadas. Y porque en definitiva todos los resultados de la ciencia irán a parar al mismo lugar: la vida humana, su entorno y conocimiento.

Un aspecto específico dentro del cual se ponen de manifiesto, con especial agudeza, los fenómenos arriba mencionados, es en el de las insuficientes relaciones existentes aun entre las ciencias matemáticas y las ciencias sociales y humanísticas, lo que es una de las razones por las cuales, por ejemplo, la modelación política, la lingüística matemática, las relaciones internacionales y otras disciplinas, en las que las ciencias sociales y humanísticas utilizan hace ya mucho tiempo a las ciencias matemáticas, presentan tan poco desarrollo en nuestro país.

Ello tiene aun no poca relación con los prejuicios que se desarrollaron en los ex países socialistas, la URSS en particular, donde las aplicaciones matemáticas a las ciencias sociales, durante mucho tiempo, no gozaron de aceptación ni simpatía; particularmente, la Modelación Económico-Matemática, que se consideraba un mero intento por introducir el análisis marginal neoclásico en el campo de la Economía. Similar prejuicio existía con la Sociología, que fue considerada durante mucho tiempo, como una simple respuesta burguesa al llamado materialismo histórico. Estas situaciones, por suerte, ya han sido superadas en nuestro país, pues trajeron como resultado, entre otros, un modo de abordar los problemas sociales en Cuba, a partir de modelos de análisis con muy poca o ninguna relación con nuestras realidades nacionales.

No puede olvidarse que el socialismo es concreto, por lo que no admite el traslado de modelos analíticos, que nada tienen que ver con la sociedad específica que se desea construir en nuestro país. Por otra parte, durante mucho tiempo, en Cuba no fuimos partidarios de investigar fenómenos de nuestra realidad que, según criterios prevalecientes, no tenían cabida en nuestro entorno social, tales como la prostitución, el racismo, sexualidad, la droga, etc. La crisis económica de finales de los ochenta y principios de los años noventa, contribuyó mucho a esclarecer estos criterios tanto a científicos como a políticos.

De modo que las Ciencias Matemáticas tienen ya hoy en Cuba una amplia utilización, aunque sólo en ciencias como la Economía, la Sociología, la Psicología la Demografía y la Geografía, la Antropología, entre otras. Mientras que en la Historia, las Ciencias Jurídicas, la Filosofía y las Relaciones Políticas Internacionales, apenas se aplican.

Se hace necesario, por lo tanto, para valorar el desarrollo de las ciencias sociales y humanísticas hoy en Cuba, no sólo hacerlo por sus resultados, sino también por el desarrollo de sus capacidades para apropiarse de los adelantos científico-técnicos que se hayan obtenido en otros campos de la ciencia, poniéndolos al servicio de la investigación de la sociedad cubana. En particular, también por su capacidad para utilizar a las Ciencias Matemáticas, como instrumentos de prolongación de las capacidades metodológicas y analíticas de las ciencias sociales y humanísticas. En este campo es mucho lo que debemos aprender aún de las llamadas ciencias sociales burguesas, amén del carácter a veces un poco árido y superficial que adoptan en las mismas sus aplicaciones matemáticas.

Ese criterio que tienen los físicos -aunque no son los únicos- de que todos los análisis debe terminar en un número, en una cantidad, puede ser muy válido para esa ciencia, e incluso, para el resto de las ciencias naturales y exactas, pero no necesariamente para las ciencias sociales y humanísticas, en las que las matemáticas, presentan todavía un muy limitado campo de aplicación, al menos en nuestro país.

Decía ese genio mundial, que respondía al nombre de Albert Einstein, que “... no todo lo que cuenta puede ser cuantificado, ni todo lo cuantificable cuenta...”: aunque es cierto que la cantidad es lo que cuestiona y transforma la calidad, trocándola a veces en su contrario y por eso la cuantificación es tan importante. Sin embargo, ello no quiere decir que esa sola (cuantificar) sea la función de las Matemáticas, ya que ellas no tienen que ver sólo con la cantidad y pueden jugar un papel fundamental como instrumento de análisis de las ciencias sociales y humanísticas. Las ciencias matemáticas ofrecen una capacidad analógica y de organicidad de la información, que no puede ser despreciada por las ciencias sociales y humanísticas, ni por ninguna otra ciencia.

No basta, ni es conveniente, utilizar a las Matemáticas como simples “pinceles” de pura ilustración grafica y cuantitativa, sino que, sobre la base del conocimiento a fondo del objeto de investigación y con una formación matemática mínima adecuada, le es posible al investigador detectar aquellos algoritmos, conexiones, isomorfismos e interrelaciones, biunívocas o no,etc, dentro del objeto de estudio, que le permiten determinar en qué momentos o planos del análisis ésta ciencia puede desempeñar un papel importante como instrumento de prolongación de las capacidades analíticas de las ciencias sociales y humanísticas.

La abstracción es, y será aún, el método por excelencia de las ciencias sociales y humanísticas, y yo diría también, de toda la ciencia, pero auxiliándose de las Matemáticas, para las ciencias sociales y humanísticas, es posible descubrir conexiones dentro de los fenómenos estudiados que nos pueden aportar mucho para lograr resultados, que sólo un análisis cualitativo puro no aportaría. Se trata de la relación dialéctica entre lo cuantitativo y lo cualitativo, que se expresa aquí con particular fuerza.

El comportamiento de la relación entre cantidad y la calidad, en las ciencias sociales y humanísticas, está determinado por el campo específico de su aplicación. El potencial cuantitativo no absolutizado del análisis deviene en un instrumento que sirve para descubrir nuevas cualidades. Se trata de la ley de la transformación de la cantidad en calidad y viceversa, o llamada ley de los cambios cualitativos y cuantitativos.

Las propias leyes matemáticas toman sus expresiones particulares en el campo de las ciencias sociales y humanísticas. Ningún instrumento lo es por sí mismo, sino por el campo de su aplicación; es el campo concreto de aplicación, lo que hace del instrumento lo que es, y así se comportan las Ciencias Matemáticas dentro de las ciencias sociales y humanísticas.

No hace mucho discutíamos con algunos físicos sobre estos problemas y se ponía de manifiesto la limitación de que para ellos el análisis matemático significa que todo debe terminar en una cantidad, en un número.

Algunos matemáticos y físicos con los que hemos hablado, comprenden esto bien, pero otros tienden a pensar que las leyes matemáticas y sus principios, por ser “simplemente” universales, no pueden sufrir ninguna modificación en sus formas de expresión. Es cierto que se trata de principios universales, pero esa universalidad es sumamente compleja, teniendo variados campos específicos de manifestación. Además, porque dialécticamente hablando, la cantidad se niega reafirmándose y se reafirma negándose, pues el universo es uno, pero extraordinariamente diverso y complejo al mismo tiempo.

En cuanto a la morfología, las ciencias matemáticas, cuando son aplicadas a otros campos del conocimiento tan diferente al de las ciencias naturales y exactas, como lo son los del campo de las ciencias sociales y humanísticas, estas producen fenómenos, formas de manifestación de sus leyes y de sus principios generales, que en el campo de las ciencias naturales y exactas, a veces, no tendrían sentido, pues se trata de formas de expresión, cuyo significado solo podría hallárselo un científico del campo concreto de investigación en que están siendo aplicadas.

No es algo posible de discutir a fondo, en el breve espacio de este artículo, pero defendemos la tesis de que las ciencias sociales y humanísticas en Cuba tienen mucho que decir aún en el campo de la aplicación de las Ciencias Matemáticas a sus objetos de investigación; que van desde el hecho que las relaciones económicas no están situadas exclusivamente en el primer cuadrante del eje de coordenadas, hasta el que una variable -dependiente e independiente al mismo tiempo- puede reaccionar sobre sí misma, lo que visto de manera puramente matemática-cuantitativa podría parecer un absurdo, pero que, por ejemplo, en el campo de la Modelación Política, tendría total sentido.

Pueden surgir aportes a las propias Ciencias Matemáticas, cuando éstas son aplicadas a los fenómenos sociales. Lo cual no hace sino poner de manifiesto, que en definitiva, la ciencia es una sola -y diversa al mismo tiempo-, por cuanto todo el resultado de la ciencia va a dar al mismo lugar: el hombre, su entorno natural y social y el campo de su subjetividad, reafirmando que si el universo es uno solo, la ciencia también lo es; pues las ciencias particulares y sus múltiples interpenetraciones, no son más que planos del conocimiento de la realidad y de la subjetividad que siempre le acompañan.

Tratando de solucionar estos problemas, han surgido en los últimos 20 años al menos un conjunto de método que acercan cada vez más la aplicación de las ciencias matemáticas a las ciencias sociales. Teoría de redes, programación, procesos estocásticos, redes neuronales, de los cuales los científicos sociales deben apropiarse

Son muchos los retos que aún enfrentamos, pero con lo dicho hasta aquí, creo que se hace necesario reaccionar sobre los currículos de nuestros procesos de formación académica, para comenzar a resolverlos. Asunto al cual nos referiremos en el contexto de un próximo artículo.

La Habana, Septiembre del 2011

*Dr. C. Esteban Miguel Morales Domínguez .Miembro de la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro de la UNEAC.

LA UNIVERSIDAD CUBANA EN TIEMPO REAL (III), Se puede cambiar y crear

Jorge Gómez Barata

La crítica a la burocracia en Cuba no estaría completa sin la crítica al dogmatismo. La primera alude a la institucionalidad y a la administración, la segunda al conocimiento; una puede ocasionar daños circunstanciales mientras lo otro es capaz de comprometer los objetivos estratégicos de la Revolución. Los precedentes están a la vista.

No hay manera de soslayar los síntomas de estancamiento que afectan no sólo a la difusión sino a la generación del conocimiento y a la capacidad de innovación que, en todas partes, son pilares del desarrollo. No se trata sólo de impartir conocimientos, coleccionar títulos, almacenar saberes y de rumiar tesis ajenas y envejecidas, sino de crear. Donde no es posible identificar vanguardias académicas el empobrecimiento de la vida universitaria es un riesgo.

El ejemplo que marca la diferencia respecto a la medianía cubana es la concepción y el trabajo realizado por Fidel Castro y un destacamento de investigadores avanzados en la creación y desarrollo del Polo Científico de La Habana, una entidad en la cual los conocimientos no se almacenan sino que se integran a una dinámica en la cual la capacidad para crear, innovar, patentar, comercializar y aportar es la medida.

Aunque respecto a la actividad científica no es atinado legitimar una mentalidad exclusivamente utilitaria, según la cual todas las investigaciones debieran producir resultados inmediatos, dar lugar al registro de patentes e integrarse inmediatamente a la producción; tampoco se debe pasar gato por libre y presentar la copia, la constatación empírica o la descripción de determinados procesos como actividad científica o como investigación.

La carencia y la dispersión de los datos impide saber cuántas maestrías son realmente un peldaño en el conocimiento que introducen a los jóvenes científicos y profesores por los caminos de la investigación y la innovación y cuantas les hacen perder tiempo e invertir talento sin que del esfuerzo y el gasto se deriven utilidades reales. Tal vez ocurra lo mismo con doctorados en los cuales se describen procesos y situaciones sin aportar nada realmente nuevo. Peor es que estas tendencias se trasladen a los estudiantes que realizan sus tesis de grado para cumplir un trámite final y no como el primer desafío que pone a prueba la hondura y la utilidad de sus conocimientos.

Tal vez cincuenta años es poco tiempo para pedir mayores resultados a las inversiones y a los esfuerzos realizados por la Revolución en el campo educacional, particularmente en la educación superior, pero no para advertir que es preciso apretar el paso y corregir el rumbo de manera decisiva.

Es cierto que en el último medio siglo la universidad cubana ha crecido y trabajado en medio de las enormes tensiones derivadas del éxodo migratorio que diezmó los claustros, el explosivo crecimiento de la matricula, el bloqueo norteamericano que restringió los recursos e impidió el acceso a la literatura científica, a los textos avanzados e hizo imposible los intercambios académicos con Estados Unidos, Europa Occidental y América Latina.

Nunca se han calculado, porque son incalculables, los efectos cualitativos del bloqueo norteamericano que excluyó a la intelectualidad académica y científica cubana de los circuitos más avanzados, dejándole como única opción la integración al campo socialista donde en muchas ramas, por razones conocidas, la ciencia y la tecnología no eran lo más avanzado.

El bloqueo obligó a Cuba a asimilar tecnologías y equipamientos atrasados, lo cual se expresó también en los métodos, los medios y los criterios para enseñar e investigar en los ámbitos académicos. En el campo de las humanidades los efectos negativos de esos procesos fueron mayores.

Como parte de aquellas coyunturas, en una disyuntiva de vida o muerte, se introdujeron en la actividad universitaria criterios, preceptos, valores nuevos pero también dogmas y mitos. Entre ellos la idea de que el Marxismo-Leninismo era la única ciencia social válida y un compendio en el cual se encontraban todas las verdades y todas las respuestas.

Aquella deformación conllevó a una paradoja: el proceso político más renovador y espectacular en toda la historia latinoamericana, en los ámbitos académicos, no ha generado aportes teóricos sustanciales a las ciencias políticas, al pensamiento económico, al Derecho, la pedagogía, la Comunicación Social o el Periodismo.

No se trata de que decir que las cosas se hicieron mal, sino de asumir que se ha cumplido una etapa y en lo adelante hay que hacerlas de otras maneras y bajo otras premisas. Allá nos vemos.

La Habana, 19 de septiembre de 2011

RADIO HABANA CUBA: CALENDARIO DE BOLSILLO 2012

Una réplica de la pintura que en 1986 Oswaldo Guayasamín realizó en La Habana a Armando Hart Dávalos, quien fuera Ministro Cubano de Educación durante la Campaña de Alfabetización en 1961, muestra el calendario de bolsillo del 2012 de Radio Habana Cuba, dedicado al Aniversario 50 de aquella gesta.

El almanaque de bolsillo fue presentado el 8 de septiembre en La Habana, en la sede de la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Alfabetización, que se celebra cada año en esa fecha.

El calendario, que fue editado en España por la Asociación Cultura y Cooperación Internacional, constituye un homenaje en vida a Armando Hart, Presidente de la Sociedad Cultural “José Martí”, y a los casi trescientos mil maestros, estudiantes y obreros protagonistas de la Campaña, la mayor obra cultural de la Revolución Cubana.

Todos los oyentes y amigos que en cualquier país del mundo soliciten esta pequeña obra de arte del pintor de Iberoamérica, copia del cuadro original que se encuentra en la Fundación “Antonio Núñez Jiménez” de la Naturaleza y el Hombre, deben consignar su nombre y apellidos, así como la dirección postal, pues el calendario es impreso.

Pueden escribir al apartado postal 6240, La Habana, Cuba, o a la dirección electrónica: radiohc@enet.cu


Evo Morales recibió título de Doctor Honoris Causa por la Universidad de La Habana

Ismael Francisco

Publicado el 19 Septiembre 2011

El presidente boliviano Evo Morales recibió este lunes el título de Doctor Honoris Causa en Ciencias Políticas de la Universidad de la Habana, Cuba. El líder indígena viajó a la capital caribeña la noche del sábado, junto al mandatario venezolano Hugo Chávez quien permanecerá unos días en Cuba por razones médicas.

Durante el discurso de la presidenta de la Sociedad Cubana de Ciencias Políticas, Thalía Fung, se reconoció el rol del mandatario boliviano en la región. Morales, explicó, “exhorta a los presidentes a reconocer (…) el papel depredador desempeñado por la política del capitalismo neoliberal hegemónico”.

Fung explicó que las palabras del líder suramericano están inscritas dentro de la ética aymara y recordó que el origen de la crisis mundial no es solamente la acumulación del capital en las manos de unos cuantos sino “el saqueo permanente de los recursos naturales y la mercantilización de la madre tierra”.

El mandatario boliviano “acusa a los jefes de estado de mentir a los pueblos al no desenmascarar el papel que desempeña Estados Unidos ante el cambio climático”, agregó la politóloga cubana.

De manos de Gustavo Cobreiro Suárez, rector de esa Casa de Altos Estudios, Morales recibió ese reconocimiento, por sus relevantes aportes en la defensa de los pobres, labor política y lucha a favor del medio ambiente.

Al recibir la distinción, el estadista boliviano manifestó sorpresa y afirmó que no era solo él sino también su pueblo el acreedor del título “Doctor Honoris Causa en Ciencias Políticas”, por el trabajo realizado en beneficio del desarrollo de la nación.

Unas horas antes, Morales, a propósito de la 66 Asamblea General de Naciones Unidas que se realiza en Nueva York, criticó la ineficacia del organismo multilateral para enfrentar los conflictos mundiales y denunció “la versión interesada y manipulada de los derechos humanos, usada como doble rasero, desarrollada por la cúspide del imperialismo hegemónico”.

(Con información de agencias)

evo-morales-honoris-causa-habana

Evo Morales y el rector de la Universidad de La Habana, Gustavo Cobreiro. Foto: Ismael Francisco

evo-morales-honoris-causa-habana-02

Evo Morales en la Universidad de La Habana. Foto: Ismael Francisco

evo-morales-honoris-causa-habana-03

Evo Morales. Foto: Ismael Francisco

evo-morales-honoris-causa-habana-04

El Aula Magna de la Universidad de La Habana. Foto: Ismael Francisco

evo-morales-honoris-causa-habana-05

Evo Morales en la Universidad de La Habana. Foto: Ismael Francisco

FMLN oficializa a candidatos municipales por San Salvador

Bases y simpatizantes del FMLN dan su total respaldo a Jorge Schafik Hándal, candidato a la alcaldía de San Salvador, por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Handal aseguró que la oferta electoral para las elecciones de 2012 está orientada a desarrollar “propuestas y proyectos reales”.

Iván Escobar
Redacción Diario Co Latino


Jorge Schafik Hándal, candidato a la alcaldía de San Salvador, por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), aseguró que la oferta electoral para las elecciones de 2012 está orientada a desarrollar “propuestas y proyectos reales”.

Hándal, junto a los 18 alcaldes candidatos y candidatas a las municipalidades correspondientes al departamento de San Salvador, afirmó que una de las grandes apuestas de su partido, y que en los últimos 18 años han venido fortaleciendo, es la Iniciativa para la Integración Metropolitana (IIN), que busca atender las necesidades de los municipios, ciudades, colonias y barrios del Gran San Salvador.

“Nuestra Iniciativa para la Integración Metropolitana es seria, es una propuesta, y contiene proyectos reales encaminados al desarrollo de la ciudad. Es un modelo que, por más de 18 años, se ha iniciado en los diferentes municipios en que el FMLN ha gobernado. Ahora vamos, juntos, a trabajar para ganar una ciudad, un pueblo en función de la gente”, recalcó el político, en el marco de acto de presentación oficial de las 19 cartas que el FMLN someterá a consulta popular en los comicios municipales y legislativos de marzo de 2012.

Medardo González, secretario general del FMLN, destacó que “no es casualidad ni algo sacado de las mangas” que gobiernen en más de la mitad de municipios de este departamento, y enfatizó en que, con los gobiernos locales, “el pueblo ha ganado fuerza y dignidad”.

Con la candidatura de Hándal para llegar a la cabeza de la alcaldía de San Salvador, y con los demás aspirantes al resto de municipios del departamento, el FMLN pretende pasar a gobernar la totalidad de los alcaldías locales, en este departamento del país.

La izquierda gobierna por ahora 14 de los 19 municipios del departamento; y, a escala nacional, 96 de los 262 municipios del país.


Con la presencia de la dirigencia, diputados, actuales alcaldes y candidatos, militancia y simpatizantes, se realizó el lanzamiento oficial del colectivo, con el cual además impulsarán, de ganar los comicios de marzo de 2012, la Iniciativa para la Integración Metropolitana (IIM), que pretende hacer del Gran San Salvador un modelo de desarrollo en favor de sus habitantes.


Hándal, en nombre de sus compañeros y compañeras, llamó a la militancia y a simpatizantes del partido a apoyar las propuestas de la cúpula, y no dejarse engañar por lo que él definió como “mentiras” que impulsa la derechista, ARENA, junto a ciertos dirigentes empresariales ligados al partido opositor y el actual alcalde capitalino, Norman Quijano.


EL FMLN está en la víspera de cumplir sus 31 años de fundación, el próximo 10 de octubre, y el 9 desarrollará su Convención Nacional Ordinaria, en la cual presentará a sus candidatos a alcaldes y diputados para el 2012. En los comicios de 2009, ganó la Presidencia de la República y, ahora, la gran a puesta de cara a las elecciones del otro año es continuar siendo la primera fuerza política en la Asamblea Legislativa, y lograr la mayoría de concejos municipales a escala nacional.


Aboga Evo Morales por una revolución en la ONU

Editado por Julio Pérez

La Habana, 19 sep (RHC-PL) El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que es necesaria una revolución en las Naciones Unidas, la cual ponga fin a la dictadura que representa el Consejo de Seguridad.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina durante la visita oficial que realiza a Cuba, el mandatario criticó la resolución aprobada en marzo último en esa instancia de la ONU que sirvió de sombrilla a los bombardeos de la OTAN contra Libia.

Qué Consejo de Seguridad, yo diría que es un Consejo de inseguridad , exclamó Morales, tras afirmar que esa agresión constituye una vergüenza para la humanidad.

El Presidente preguntó además qué clases de organismos internacionales tenemos en el mundo, ante cuyos ojos se puede fraguar una embestida bélica como la emprendida por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) con Estados Unidos a la cabeza contra el país árabe.

El Consejo de Seguridad de la ONU lo integran 15 países, de ellos cinco de forma permanente y con derecho a veto: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia.

De acuerdo con el mandatario boliviano, tras sacar del poder a base de bombas al lider libio, Muamar El Gadafi, ahora las potencias occidentales y Estados Unidos se pelean para ver quién será el dueño de los pozos petroleros de Libia.

Hay muchos intereses de seguir acumulando el capital en pocas manos, en manos de las oligarquías, de las transnacionales , precisó Morales.

Referente la necesidad de reformar las Naciones Unidas, y a la incapacidad del organismo para defender el derecho internacional, el jefe de Estado recordó además el irrespeto de Washington el pedido mundial de que finalice el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba.

Desde 1992 en Naciones Unidas son sometidas a votaciones resoluciones sobre la necesidad de poner fin a esa guerra económica contra la isla, documentos que año tras año incrementan sus votos a favor.

En 2010, 187 países respaldaron a Cuba, y solo Estados Unidos e Israel se opusieron al texto.

Washington no respeta y las Naciones Unidas no hacen cumplir , enfatizó el presidente boliviano, quien en los próximos días hablará en el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU.

No tengo un discurso preparado, estoy pensando hacer algunas reflexiones sobre la crisis del capitalismo, sobre las intervenciones inhumanas como la de Libia , comentó el dignatario a Prensa Latina, al enumerar además otros temas que abordará en Nueva York.

Hay una crisis financiera del imperio, del capitalismo, y por tanto de Estados Unidos, subrayó Morales, quien expresó preocupación por las agonías económicas de Occidente y su repercusión en los países subdesarrollados.

En opinión del mandatario, tras ver las protestas masivas en varios países de Europa se preguntó si, a ese paso, las economías de los países del Sur deban depender de los mercados del llamado Viejo Continente o del estadounidense.

Depender del mercado norteamericano y del europeo, pienso que es un problema muy serio para los países llamados en vías de desarrollo, los subdesarrollados. , indicó.

Al respecto, abogó por regionalizar el mercado, bajo políticas de solidaridad y complementaridad, y descartar totalmente las políticas de competitividad.

Este nuevo milenio no puede ser el milenio de las oligarquías, las jerarquías, las monarquías ( ) este debe ser el milenio de los pueblos , afirmó, para destacar que una forma de vivir es el socialismo comunitario, que -insistió- debe desarrollarse e implementarse frente a la crisis del capitalismo.

En opinión de Morales, Suramérica ha avanzado bastante en función de la integración pese a las diferencias ideológicas de los gobiernos, ya que en cinco o seis años se logró dar forma a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Puso como ejemplo de comercio de los pueblos en el marco de la complementaridad, que Bolivia prefiere comprarle a Brasil equipos de la industria tecnológica, como tractores, en lugar de adquirirlos en Europa o en Estados Unidos.

A su vez, los países que producen ese equipamiento, pueden comprar los textiles que produce esa industria boliviana.

El Presidente destacó además el papel de Unasur contra intentonas golpistas como la de 2008 en Bolivia, que pretendió sacarlo del poder, al que había llegado en 2005 con el 53,74 por ciento de los votos.

¿Antes qué se hacía en Suramérica?, cuando había algún problema, era la OEA a nombre de Estados Unidos, o algún representante de Estados Unidos quien iba a resolver esos problemas internos , apostilló.

Morales llamó la atención sobre la realidad de que cada país tiene sus particularidades, pero los une la meta de liberarse culturalmente, socialmente, y fundamentalmente en lo económico.

Si no hay liberación económica o financiera, seguramente vamos a caer en la dependencia de esos mercados, y a veces esos mercados ni siquiera están garantizados , consideró el mandatario.

Recordó que todavía algunos países de Latinoamérica tienen bases militares extranjeras, en particular de Estados Unidos. Y en Bolivia nos hemos liberado de bases militares , remarcó.

Acerca de la XVII Conferencia de las partes de la Convención sobre Cambio Climático, a realizarse en diciembre próximo en Durban, Sudáfrica, Morales puso en duda que en esa cita se puedan resolver las diferencias entre los países desarrollados y los subdesarrollados.

Los enemigos de la humanidad están identificados, es el capitalismo, el imperialismo, cómo cambiar eso, esa es la batalla permanente , señaló, tras recordar la maniobra de Estados Unidos y un grupo de países en Copenhague hace dos años para obstruir cualquier intento favorable a un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto.

Obama, entra por un agujero, hace su intervención y se escapa por el mismo agujero, ni siquiera entra por la puerta principal. Alguien tiene que escapar, el que ha hecho daño a la humanidad, querían acabar con el Protocolo de Kyoto , así rememoró Morales el episodio de Copenhague.

El mandatario aseguró estar convencido de que la Madre Tierra, el planeta, la naturaleza es lo más importante .

Por qué no debatir en las Naciones Unidas los derechos de la Madre Tierra , al igual que se emitió la Declaración Universal de los Derechos Humanos, preguntó el jefe de Estado.

Y es que el capitalismo no entiende, quiere seguir destrozando el medio ambiente, y a cambio precisó- le concede bonos a los países subdesarrollados para explotar sus recursos naturales.

Es como mercantilizar, privatizar nuestros bosques, en los países pobres de Suramérica , exclamó, al tiempo que abogó porque los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) lleven de conjunto su postura a la cita de Suráfrica.

Antes de ir a Durban deberíamos reunirnos, primero nuestros jefes negociadores en mesas de trabajo, y después los presidentes, para llevar una sola voz y defender los derechos de la Madre Tierra , consideró el estadista.

La alianza está integrada por Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, Nicaragua, San Cristobal y Nieves, Dominica y Antigua y Barbuda.