lunes, 5 de septiembre de 2011

ESTADO UNIDO: la estrategia electoral de Obama para el 2012

Por Esteban Morales

UNEAC

A Barack Obama, le ha correspondido lidiar con el país más codiciado pero también el de más pobre y desequilibrada distribución de la riqueza. En el orden ético-moral, de un mesianismo casi enfermizo, por medio del cual se ha atribuido siempre el derecho a considerar que es lo mejor para los demás, ha terminado desplegando un nivel de egoísmo a lo interno y hacia fuera, que le gana crecientemente el odio de muchos que antes lo vieron como un paradigma de modo de vida.

Bush solo ataco Irak y después Afganistán. Obama, está inmerso en un proceso que va mucho más allá: un nuevo reparto económico y territorial, secundado por sus aliados europeos. Hace falta petróleo y dinero en grandes cantidades, para salir de la crisis y hay que quitárselo a quien los tenga. Aun no han terminado de tomar Libia y ya se la están repartiendo. Siria, tiene asignado el mismo destino. Todo a lo “descarado”, con la anuencia del Presidente de naciones Unidas y el Consejo de Seguridad, las “inconsistencias” de Rusia y China y apoyados por la Liga Árabe. Se trata de una “escapada hacia delante”, de la que todos deben cuidarse. Aun entre aquellos que ahora los secundan. Porque sobran futuras víctimas dentro de la propia área geográfica .También con petróleo y mucho dinero.

Obama ha resultado ya ser el peor presidente de la historia americana. Le ha bastado menos de una administración, para mostrar sus ambiciones de poder y su disposición a engañar a la inmensa mayoría de los que lo eligieron. En ello se da la mano con un Congreso, que ha resultado ser el de menor aceptación y popularidad en toda la historia contemporánea de Estados Unidos .Obama apenas alcanza un 48-47% de popularidad, mientras el Congreso lo secunda con apenas un 14%.

Desde que tomo el mando, el actual Presidente, mostro claramente que podía ser peor que su antecesor, George Bush (hijo).No solo porque no cambio para nada la política agresiva y extremo peligrosa de este último, sino porque lo hizo, vistiéndose con un ropaje engañador, hipócrita, que el primero no pretendió ponerse nunca. Obama, ha resultado ser más peligroso, porque Busch no pretendió nunca engañar a nadie, pero Obama sí. Más inteligente, culto, con un dominio de la política norteamericana que Busch nunca tuvo, haciendo uso de la que finalmente resulto la ventaja de ser el primer presidente negro en la historia americana. Ha servido a los intereses de los sectores más reaccionarios y de extrema derecha de la política en los estados Unidos, como nadie se lo imagino, dentro ni fuera del país. Confirmándose, que de qué color sea no importa, siempre que resulte el elegido por los sectores de poder “para sacarles las castañas del fuego”. Obama ha resultado una jugada maestra para los que ahora están tratando de repartirse el mundo. Aunque no es difícil percatarse de que su ejecutoria no tiene más que dos alternativas, “o lo hace como le dicen, o está muerto”. Obama lo sabe, por eso ya olvido el “si podemos”, por eso reinterpreto “el cambio”. Su bien estudiada pose de no parecer un candidato negro, que pudiese asustar a los votantes blancos y su extremo cuidado por no representar el dolor de siglos acumulado por su raza, lo ayudaron mucho a jugar su papel. Sobre todo, cuando sabemos, que los republicanos estaban ansiosos por verlo resbalar en tal dirección. Hasta su contrincante Hilary Clinton, le puso una zancadilla, cuando la Ferraro, asesora de su campaña, llego a decir que “Obama disfrutaba de la ventaja de ser negro”. Como la artimaña no dio resultado, la Clinton se vio obligada a retirar a la asesora, quien era un verdadero símbolo dentro de su campaña.

El Presidente comenzó desplegando un rescate financiero multimillonario de la banca norteamericana. La que en ningún momento ha respondido a las pretensiones ilusorias que Obama sostenía de recuperar a la economía por esa vía, de tratar de estimular el crédito

. No ha tocado para nada los dineros, en cifras astronómicas, concedidos al Complejo Militar Industrial, ha exprimido los gastos sociales hasta más no poder, no se ha atrevido a incrementar los impuestos a los más ricos, aun en medio del peligro reciente con la deuda. No ha beneficiado a los sectores más pobres de la sociedad norteamericana, haciendo más bien el papel de Robín Hood a la inversa.

Como si fuera poco, si ha hecho cambios, pero más bien para desmejorar aun más la situación de los sectores que votaron por él en las elecciones del 2008. Sectores a los cuales ha traicionado abiertamente y los continuara traicionando, en la misma medida, en que a Obama parece no interesarle el voto de esos sectores, más allá de sumar el de una parte de ellos, con los de aquellos sectores de clase media alta y bien alta, cuyas medidas ahora benefician.

Obama sabe que no puede reelegirse en el 2012, beneficiando a los que lo eligieron como presidente en el 2008.El escenario es totalmente nuevo, ahora es el presidente, los que le permitieron elegirse, desde sus posiciones de poder, le exigen y los que lo eligieron en el 2008 no tienen poder para obligarle a llevar la política que les había prometido. Por eso el desempleo continua casi en el 10%, las hipotecas se continua ejecutando despiadadamente, los gastos militares continúan aumentando, las promesas migratorias no funcionan, el llamado plan de salud se convirtió en sal y agua; la distribución del ingreso continua beneficiando a los más ricos, La pobreza ha aumentado dentro de su mandato y no se observa que haga nada por mejorar la situación.

Obama parece estar jugándole su futura reelección a una estrategia electoral, en la que, siendo demócrata, esta enamorando, beneficiándolos sobremanera, a aquellos sectores republicanos, junto a otros sectores demócratas, siempre ricos, que son los que más se están beneficiando con sus políticas, de recortes de gastos sociales, mucho dinero para la guerra y ningún impuesto para los más ricos. Al parecer, contando cínicamente, con la realidad, de que son los sectores obreros, negros, minorías y pobres en general, lo que menos votan en las elecciones presidenciales.

Se trata de un peligroso equilibrio, pero apuntalado por una realidad política que ha hecho de Obama un presidente que no ha cumplido sus promesas de mejorar la situación de los de abajo, que son precisamente los que lo eligieron en el 2008.

Un presidente, que no ha hecho el más mínimo esfuerzo por beneficiar a los sectores de abajo, pensamos, en medio del peligro, incluso personal, que representa para él, negarse a beneficiar a los más poderosos. Además, porque como sabemos, son esos sectores mencionados (los más pobres), los que menos se nuclean políticamente, los que menos se organizan, los que menos disponen de mecanismos políticos para evitar su reelección, sobre todo, con la misma fuerza con que esperanzados se movilizaron para elegirlo. Esa es su estrategia, reelegirse con el voto de los que su política ha beneficiado, aunque tenga que hacerlo con el riesgo (menor) de no beneficiar a los que lo eligieron. Como se dice: en definitiva, esos son los que menos votan. Trazando un marco de abstención que ha llegado a representar, a veces, hasta un 50% del electorado potencial.

En definitiva, se observa, que los procesos electorales presidenciales, en los estados Unidos, han terminado siendo un mecanismo de negociación entre los candidatos y los sectores de poder.

¿Podrán los sectores no beneficiados por la ejecutoria de Obama, pasarle las cuentas de una política que los ha desconocido? Siendo lo anterior más difícil de lograr, dentro del sistema electoral norteamericano, que tales sectores populares haberse movilizado en el 2008 para elegirlo. Obama representó una extraordinaria esperanza, en medio de la crisis económica, por lo que movilizo a votantes, que bajo otras circunstancias no habría votado. Obama resulto algo inédito, que ahora puede virarse contra él en medio de las promesas incumplidas. Por lo que si no observamos, hasta ahora, que este llevando adelante una política fuerte para sacar al país de la crisis económica, algo que no parece estar dispuesto a hacer, sobre todo porque tiene que perjudicar a los sectores más poderosos, es lógico pensar que su estrategia no puede basarse en los que ha desencantado. A los que ya les queda poco tiempo para encantarlos.

Entonces, es posible imaginar, que si la economía se mantiene dentro de una situación de crisis, los sectores menos beneficiados o nada beneficiados podrían reaccionar; pero siendo Obama el único candidato demócrata, hasta ahora, no habiendo todavía un republicano que le haga la contrapartida, y habiendo beneficiado tanto a los ricos y al poder del capital como lo ha hecho, bastaría solo una leve impresión de mejoría económica, para que Obama vuelva a la presidencia. Tratándose entonces de una circunstancia dentro de la cual, la política oportunista seguida por Obama, anularía el efecto negativo que la economía pudiese tener para su reelección. Obama volvería entonces a ser el presidente, aun en medio de una situación en que la economía no le fuera beneficiosa. O sea, como ha tenido lugar muy pocas veces, el año electoral 2012, podría ser uno de esos años en que le economía, vista en su comportamiento general, podría quedar anulada como factor determinante por otras circunstancias políticas.

Todo parece indicar, que Obama se puso el traje y la máscara que le hacía falta para ser elegido en el 2008, y ahora hará lo mismo para reelegirse en el 2012.Solo que ahora engañando a los de abajo y salvando las preocupaciones de los de arriba.

La Habana, Agosto 29 del 2011.


Esteban Morales es Economista, politólogo y ensayista. Nacido en Cárdenas, Provincia de Matanzas el 26 de Agosto de 1942. Dr. en Ciencias (Universidad de la Habana) y Dr. en Ciencias Económicas. Miembro de la Academia de Ciencias de Cuba. Miembro de la UNEAC.


Homenaje popular a Julio Casas Regueiro

Ismael Francisco

Publicado en Cubadebate el 5 Septiembre 2011

El pueblo cubano rinde hoy homenaje póstumo al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Julio Casas Regueiro. Desde las primeras horas de este lunes los capitalinos concurren a la planta baja del edificio Sierra Maestra, sede del Ministerio de las FAR, para rendir tributo al General de Cuerpo de Ejército.

Para la Revolución cubana y, en especial para las FAR, ha sido una pérdida lamentable, afirmó el General de Brigada de la reserva Fernando Vecino Alegret, quien resaltó los valores morales y éticos que caracterizaron al luchador.

Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, puntualizó que Casas Regueiro recibe el reconocimiento popular por sus aportes al desarrollo y sostenibilidad del proceso revolucionario cubano.

El presidente cubano, Raúl Castro, encabezó el homenaje, mientras que el Consejo de Estado otorgó a Casas Regueiro con carácter póstumo el título honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

Acompañan la imagen de Casas Regueiro ofrendas florales del líder de la Revolución, Fidel Castro, de Raúl Castro, de sus familiares, del Comité Central del Partido, las FAR y del pueblo de la nación caribeña, entre otros. (Con información de Prensa Latina)

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco

Homenaje popular a Julio Casas Regueiro. Foto: Ismael Francisco


YouTube Preview Image

Montaner y golpistas se unen para promocionar a terrorista Valladares

Jean-Guy Allard

04/09/2011

Caracas, 04 Sep. AVN - Carlos Alberto Montaner, conocido colaborador de la CIA condenado por terrorismo en Cuba en 1960, acaba de dirigir la presentación del libro de su amigo Armando Valladares, otro terrorista recuperado por la CIA, en un evento convocado en Miami por una dependencia de la CIA, el llamado InterAmerican Institute for Democracy (IID), patrocinador el 17 de noviembre de 2010 de una cumbre de golpistas y terroristas en el Capitolio de Washington.

Esta secunda presentación del libro de Valladares, titulado “Contra toda esperanza”, destinado a legitimar sus actuales actividades de apoyo a conspiraciones golpistas, se realizó en las instalaciones de la Casa Bacardí, sede del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami. La firma Bacardí es conocida por haber financiado organizaciones terroristas cubanoamericanas, mientras el ICCAS es subsidiado por la USAID y dirigido por un ex analista de la CIA, Jaime Suchlicky.

El presidente del consejo de la IIID es Guillermo Lousteau Heguy, un académico de pura cepa pinochetista, mientras el director ejecutivo es nada menos que Carlos “Chulupi” Sánchez Berzaín, ex brazo derecho y ministro de la Defensa del ex presidente boliviano Gonzalo "Goni" Sánchez De Lozada, ambos prófugos de la justicia de su país, por la masacre de octubre de 2003, que dejó más de 60 muertos.

Como si hacia falta más confirmaciones de la vinculación de la actividad con la inteligencia norteamericana, asistió a la ceremonia, además de “Chulupi” Sánchez y Suchlicky, el senador cubanoamericano Marco Rubio, actualmente solicitado para ser candidato a la vicepresidencia de EEUU por el ultraconservador Tea Party.

En su discurso, Montaner reconoció su complicidad con las actividades terroristas por las cuales Valladares y él fueron detenidos y condenados en La Habana a principios de los años 60. Confirmó implícitamente, al recordar los nombres de sus cómplices, su pertenencia en aquel momento al Frente Revolucionario Democrático (FRD), organización contrarrevolucionaria subordinada a la CIA que dirigía desde Miami "Tony" Varona.

El día 26 de noviembre de 1960, Montaner fue arrestado en su domicilio de Calle 88ª, número 309, del entonces muy exclusivo barrio habanero de Miramar, con dos cómplices, Néstor Manuel Piñango Pérez y Alfredo Carrión Obeso, y varios artefactos destinados a los atentados en tiendas y cines que multiplicaba en aquel periodo el grupo terrorista.

Detenido en una institución para delincuentes juveniles, Montaner se escapó unas semanas más tarde gracias a su mamá que le obtuvo el asilo en una embajada extranjera. Exilado en Miami, fue captado por la CIA que lo usó desde entonces.

En cuanto a Valladares, arrestado en la misma operación antiterrorista, fue liberado años después en el medio de una campaña “humanitaria” que lo pretendía inválido. Logro ridiculizar a sus “benefactores” al aparecerse en Francia con un esplendido estado de salud.

Conspiró en 2009 con los autores de una conspiración, en Santa Cruz, Bolivia, para asesinar al presidente Evo Morales y fomentar una guerra civil.

Entretanto aprovechando su debilidad para el engaño y la estafa, lideraba en España un grupo de inversores inmobiliarios que pretendieron construir un parque temático en Cantabria. Era entonces socio de Celtus Parques Temáticos, dependiente del fondo de inversión VFM, con sede en Miami que logró desviar subsidios del Gobierno autónomo regional y de la Unión Europea por 60 millones de euros.

Irónicamente, muchos afirman que fue el propio Montaner, el “intelectual” de la agencia, que redactó este libro propagandístico ahora reeditado que firmó.


Que cada cual asuma lo que le toca

Silvio Rodríguez

Publicado el 5 Septiembre 2011

En su blog Segunda Cita, Silvio Rodríguez responde a Manuel R, estudiante puertorriqueño en Nueva York, responde varias preguntas que le han hecho sobre las más recientes declaraciones de Pablo Milanés. Compartimos el intercambio:

Manuel R. dice…

Silvio,
te voy a ser bien sincero. No entiendo bien tu postura, ni la de muchos revolucionarios que considero honestos y maduros ante la carta de Pablo. He escuchado tantas opiniones, tantas críticas, tanto cinismo, unos le dan la pinta buena y otros la pinta mala.

A mí me parece honesta y eso lo admiro, personalmente tengo diferencias en cuanto a la forma de la carta aunque no en cuanto al contenido. Creo que precisamente esta es la disyuntiva mas interesante de las declaraciones de Pablo: Forma vs. Contenido.

Te pregunto: ¿Cuál es tu opinión sobre el contenido de la carta? ¿Cuál es tu opinión sobre su forma?

¿Crees tú que el espíritu revolucionario de Pablo viene por la misma línea del espíritu evolucionario de “Sea Señora”? ¿Sí, no, por qué?

Silvio responde…

Manuel R:

Pablo y yo hace algo más de 20 años que no nos vemos. Tampoco nos hemos hablado ni por teléfono. O sea que el Pablo que conozco tiene casi un cuarto de siglo de retraso. Aún sin estar cerca, en este tiempo sin relacionarnos directamente, ambos hemos mantenido una actitud respetuosa respecto al otro. Nos conocimos en 1967 y dejamos de vernos y de hacer proyectos juntos a fines de los 80s. Mientras duró, nuestra amistad rebasó lo que pudiera ser una simple colaboración. Fuimos testigos de muchos eventos personales de ambos. Y también colectivos. Vimos nacer a nuestros primeros hijos, fraguarse y deshacerse amores, proyectos, sueños de diferente linaje. Hay zonas del Pablo actual que son nuevas para mi y hay otras que me son muy conocidas. Y para resumirte mi postura, o para que aprendas a verla como es, sin confusiones, te la voy a identificar: Mi postura es la que mantengo cada día; lo que hago y lo que digo, el testimonio cotidiano de un hombre que, más por intuición que por sabiduría, nunca se ha creído infalible. Asimismo no me siento capaz de juzgar, menos públicamente, a un viejo amigo; pero de lo que sí estoy seguro, Manuel R., es de que Pablo está convencido de estar a la altura de lo que cree de sí mismo.

Esto me da oportunidad de decir que muchos ataques a Pablo no los he puesto aquí en el blog. Siempre han existido los “Pablistas” y los “Silvistas”. Por mi parte nunca -jamás- he permitido que en mi presencia nadie hable mal de Pablo. Cuando me botaron del ICR en 1968, también fue por defenderle. Y por pincipios -míos- lo sigo haciendo, aún cuando Pablo me incluya a mi entre los “despreciables” que seguimos defendiendo la Revolución, y los que firmamos la carta que él entendió a su manera (y todos los que la firmamos entendimos de otra, o sea un momento en el que había que cerrar filas con la defensa de Cuba). Como dice un amigo mío: “Hay un viejo proverbio latino que dice Quod escripsi, escripsi. Lo que está escrito está escrito y no se puede borrar.” Que cada cual asuma lo que le toca, y allá el que se arrepienta de la gloria que ha vivido por lo que quiera aparentar.

Coincido con Pablo en muchos de sus juicios críticos sobre la realidad cubana. Me parece que algunos de esos puntos los he tocado en conferencias de prensa en Cuba. Lo que escandaliza a algunos no es el contenido de sus críticas sino la forma, que además de burda parece desamorada, sin el más mínimo compromiso afectivo. Otra cosa que duele es que haya manifestado esas críticas en Miami, a unos días de un concierto que, por más propaganda que hacían, no se llenaba. Y para colmo que las hiciera a medios que tildan de héroes a terroristas que han derribado aviones civiles, medios cuyos dueños han pagado actos de violencia contra Cuba.

Es importante que los que vivimos en esta sociedad imperfecta -y eso quiere decir con cosas malas pero también con cosas buenas- sigamos criticando, sigamos mejorándonos. Y que este ejemplo triste no les sirva de pretexto a los extremistas para cerrarse a cal y canto. Ese es un daño interno que nos hacen actitudes como esta. Pero en las Revoluciones, si son verdaderas (como creo que es la cubana), nadie es imprescindible, al menos para siempre. Cada baja nos enseña a llenar la ausencia con lo que tengamos, y a aspirar a ser tan buenos como lo que nos falta.

No en balde escribí, hace unos 30 años:

Salgo y pregunto por un viejo amigo
de aquellos tiempos duramente humanos,
pero nos lo ha podrido el enemigo,
degollaron su alma en nuestras manos.

Absurdo suponer que el paraíso
es sólo la igualdad, las buenas leyes.
El sueño se hace a mano y sin permiso,
arando el porvenir con viejos bueyes.

Vaya forma de saber
que aún quiere llover
sobre mojado.

YouTube Preview Image

Es cubana la primera vacuna del mundo contra cáncer de pulmón

Publicado en Cubadebate el 5 Septiembre 2011

En momentos en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) llama la atención en torno al dramático hecho de que el consumo de tabaco mata a más cinco millones de personas cada año, cifra que podrá elevarse a 8 millones para el 2030, Cuba da a conocer la alentadora noticia de haber desarrollado la primera vacuna terapéutica del mundo contra el cáncer de pulmón, uno de los más frecuentes a nivel mundial y el de mayor incidencia entre los fumadores.

Ensayos clínicos exitosos prueban la eficacia del fármaco, que se comercializará en la Isla con el nombre de Cimavax-EGF, gracias a la paciente labor de investigadores del Centro de Inmunología Molecular de La Habana, quienes ya valoran usar el mismo principio del medicamento en el tratamiento de otras enfermedades oncológicas.

Difundidas por el semanario local Trabajadores, declaraciones de Gisela González, responsable del proyecto, dan cuenta que el medicamento no puede prevenir la enfermedad, pero mejora considerablemente el estado de los pacientes graves, es decir, ofrece la posibilidad de convertir el cáncer avanzado en una enfermedad crónica controlable, en tanto genera anticuerpos contra las proteínas desencadenadoras del descontrol en los procesos de proliferación celular.

La OMS ha apuntado que el cáncer de pulmón es una de las enfermedades más graves y uno de los cánceres con mayor incidencia en el ser humano, responsable de altos índices de mortalidad oncológica a escala mundial, con más de un millón de decesos anualmente.

Entre los más afectados por este flagelo se encuentran los mayores de 50 años con antecedentes de tabaquismo y personas expuestas a la exposición al humo del tabaco -téngase en cuenta que 600 000 fumadores pasivos mueren en el mundo cada año- y las emisiones de transporte o ciertas industrias.


SOBRE LA POLÉMICA ENTRE PABLO MILANÉS Y EDMUNDO GARCÍA: ¿Gregorio Milanés o Pablo Samsa?

Carlos Rodríguez Almaguer • La Habana

“Pobre del cantor que fue marcado
para sufrir un poco
y hoy está derrotado.”

Pablo Milanés
Pobre del cantor

Cuando hace poco más de un año en mi artículo No ha sido fácil, Pablo, pero seguimos siendo, comenté ciertas declaraciones anunciadas como hechas por el cantautor cubano Pablo Milanés al periódico español El Mundo, me negaba a creer que fueran realmente suyas. Hoy, al leer la carta abierta dirigida por Pablo al periodista cubano radicado en Miami Edmundo García, pudiera pensarse casi lo mismo a no ser por ciertos elementos relacionados con la entrevista que comenta, que serían muy difíciles de conocer o falsear por un extraño.

Sin embargo la grosería manifiesta a lo largo de esta diatriba infeliz, el oportunismo ramplón que refleja, teniendo en cuenta que el cantante iba a dar un concierto en la ciudad donde anidan las más reaccionarias intenciones contra su propia patria, y las descalificaciones a un periodista cubano que se atreve desde allí a levantar la voz para defender a Cuba de los terroristas que han hecho explotar en pleno vuelo aviones civiles, perpetrado los más horrendos crímenes antes y después de 1959, y que han terminado secuestrando prácticamente a la propia comunidad cubana radicada en Miami, me resultan espiritual y culturalmente ajenas a un hombre que sabe, recordando a Martí, que “el pan no vale que se le amase con la propia vergüenza”.

Como justamente ya se ha dicho, “los trituradores de discos han vuelto con esa fuerza más a mostrar el rostro del extremismo anticastrista. No se trata de algo excepcional y minoritario en la ciudad donde pidieron la caída del avión que regresaba el niño Elián a Cuba, celebraron por adelantado y eufóricamente la muerte de Fidel, y rinden tributo a quienes asesinaron al Comandante Che Guevara o volaron un avión civil en el que murieron 73 personas. Lamentablemente, no “son actos del pasado en una ciudad que ha cambiado mucho” —pues todas esas acciones han ocurrido en pleno siglo XXI— ni pueden mostrarse como ejemplos del espíritu democrático en una sociedad que algunos pretenden modelo para el mundo. Tampoco —para quienes juegan a igualar intolerancias de un lado y otro— existen parelismos posibles con tales actos que van contra la propia naturaleza humana”. Tiene razón Edmundo García cuando subraya lo peligrosa que resulta la insinuación de Pablo, que coincide con la ultraderecha, de que él ha sido enviado a Miami para dividir.

Hoy, ante la infamante nota introductoria al texto de Pablo, publicada enKaosenlared, me cuesta trabajo reconocer al creador de "El breve espacio en que no estás" y "Yolanda". Habría que preguntarse cómo Pablo ha podido saltar del sitial en que el pueblo cubano lo ha mantenido por largo tiempo al pantano moral en que hoy se hunde con cada nueva declaración. El posible éxito que hayan tenido sus presentaciones en Estados Unidos palidece ante la infamia. Acaso estemos presenciando en tiempo real la triste trama de La Metamorfosis, en la que Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto.

Igual sucede cuando confiesa a Edmundo que está equivocado al suponer sus declaraciones manipuladas por los medios “...soy yo el que me sirvo de esos periódicos para que difundan las entrevistas que en Cuba me están negadas y que
sueño con que aparezcan en el
Granma y las lea todo el pueblo y que un sólo periodista, uno sólo de los tantos miles que hay en la isla, tenga lo que hay que tener para dar a conocer lo que tantos años llevo expresando.” Así, con este estilo de rufián de barrio, el “corajudo” Pablo o su amanuense reta a nuestros periodistas de la Isla y a nuestros medios, como si no fuera coraje bastante el que se hayan mantenido peleando durante medio siglo en una trinchera siempre amenazada con el asalto inminente por la más poderosa maquinaria de destrucción que haya tenido jamás el planeta y que ha demostrado en los últimos tiempos —Afganistán, Iraq, Libia— que ya le importa poco la opinión pública cuando de ir tras sus intereses se trata. Ya ni siquiera se preocupan por fabricar consenso.

Precisamente un medio cubano, La Jiribilla, ha señalado con agudeza la lógica de la manipulación: “Es común encontrar en los titulares de transnacionales mediáticas la alusión a voces de prestigio que se suman a la ultraderecha de origen cubano en Miami, verdadera artífice y usufructuaria directa de esta larga guerra contra un país soberano. Los medios en EE.UU. y Europa, especialmente en España, prefieren usar contra Cuba a cualquiera que sea auténtico y, más aún, si su influencia en la gente se origina en las ideas de la verdadera libertad y la justicia”.

Nuestra prensa cubana, sin olvidar aquella “sutileza” planteada por el entrañable Cintio Vitier de que hemos construido un parlamento en una trinchera, ha sido convocada hoy, por el propio Raúl, para arremeter contra las menguas y los vicios que lastran el desarrollo de un proyecto social autóctono, que ha sido construido en este medio siglo a fuerza de mucha entereza y sacrificio, enfrentando todo tipo de obstáculos, la mayoría de los cuales los han colocado aquellos mismos poderosos vecinos que no tuvieron a mal dejarnos desangrar en las tres guerras por la independencia hace poco más de un siglo, los que refugiaron a los asesinos y a sus admiradores y los protegieron, entrenaron y armaron para lanzarlos otra vez contra nosotros en Playa Girón hace cincuenta años, los que encerrados en su odio e impotencia nos han querido hacer la vida imposible siempre, aquellos a los que no debemos darle, Pablo, según dijo el Comandante que cantaste y que fue sin duda el verdadero poeta, “ni tantito así, nada.”

Nuestra prensa está convocada –y no por Pablo Milanés desde Miami- a resolver sus propias carencias, a ser sobre todo crítica con nuestros defectos, a emplazar y denunciar a la burocracia, a señalar todo lo que lastra el gran esfuerzo que hacemos por la eficiencia y el desarrollo, a acompañar y liderar la democracia popular y el debate público que la caracteriza.

Ser cubano no es solo un gran honor, es también una enorme responsabilidad ante el mundo y ante nuestra propia historia. Para ser cubano no basta con haber nacido en Cuba, es sobre todo mostrar la voluntad de serlo. Así, Máximo Gómez y Che Guevara, por solo citar los ejemplos cimeros, fueron y serán más cubanos que otros tantos miles que en Cuba o fuera de ella han trabajado y trabajan contra ella. Pablo Milanés ha sido durante muchos años para su pueblo y para el mundo un símbolo de la rebeldía y la dignidad cubanas contra la prepotencia y la agresividad del “gran enemigo del género humano”. Por eso duelen de verdad estas piruetas incalificables de un hombre que hoy declara no ser un político luego de haber alcanzado su actual estatura con la canción protesta, haciendo la mejor política que podrá hacerse siempre, que es la que se hace desde el arte, desde la cultura y desde una identidad a prueba de estrategias de marketing, como lo fue el Movimiento de la Nueva Trova.

Si fuéramos a criticar a la intolerancia y al fanatismo, tendríamos que pedirle ecuanimidad, mesura y algo de coherencia a este Pablo que aparece en Miami confesando ya no ser fidelista, aunque luego pida que no se entiendan sus críticas al gobierno cubano como que él está en desacuerdo con Fidel, al que además confiesa que no estaría dispuesto a dedicarle un concierto que le dedicaría a las Damas de Blanco, con las que tampoco quiere que lo supongan de acuerdo. Tamaño galimatías no se le hubiera ocurrido ni a Cantinflas.

En su declaración abierta, advierte Pablo que “A mi regreso a La Habana (…) le digo por este medio a la intelectualidad cubana, a los artistas, a los músicos y a los altos cargos del Estado, que no me susurren más al oído: "estoy de acuerdo contigo pero, “¡imagínate!". Yo no estoy arrepentido de incinerarme sólo en mi actitud, pero es triste y vergonzoso que haya un silencio cómplice tan funesto…”Resulta difícil de creer que quien se ofende y acusa al periodista Edmundo García de insultar a tres o cuatro artistas extranjeros que son amigos de Pablo y lo fueron de Cuba, al suponerlos influenciables, se arriesgue a desacreditarse al punto de afirmar, más que suponer, que “la intelectualidad cubana”, “los artistas”, “los músicos” y “los altos cargos del Estado” son criaturas tan viles y genuflexas como para vivir derritiéndose, inseguros y acobardados, entre un ente a todas luces “supraestatal” y Él.

Esta vez exageraste, Pablo, no eres Dios.

Tomado de La Jiribilla


Pablo Milanés: “Yo no te pido que me bajes una estrella azul, solo te pido que mi espacio llenes con tu luz”


Por Justo Cruz*

Foto Virgilio Ponce - Martianos - Hermes - Cubainformación.

Pablo: Acabo de leer tu carta abierta a Edmundo García y me he quedado perplejo por el lenguaje que has utilizado para expresar tus puntos de vista, no sé si sobre Edmundo, sobre su acompañante “que oportunamente mal lo acompañaba”, o sobre Cuba.

Yo, a diferencia de Edmundo tengo la suerte de que como no me conoces, estoy automáticamente un poco más a salvo de que me colmes de injurias. Supongo.

Mientras te escribo estas líneas estoy escuchando una de mis canciones preferidas. Una entre las tantas con las que tú nos has deleitado a lo largo de tantos años.

Me refiero a tu canción, “Yo no te pido”.

En esta canción hay una estrofa que siempre me ha encantado: “Sigue llenando este minuto de razones para respirar no me complazcas, no te niegues no hables por hablar”.

Después de haber visto la entrevista que le has dado a Gloria Ordaz, “cara a cara” como ella misma le comunicó a sus televidentes “llena de regocijo”, donde al parecer te retractas de tu pasado de revolucionario comprometido con la Revolución para seguir siendo un “revolucionario socialista a tu forma”, no se me ocurre otra cosa que tomarme el atrevimiento de parafrasearte:

"Pablo, ¿Por qué los complaces, por qué te niegas?, no hables por hablar”.

Te digo esto porque llama la atención que estés más dispuesto para darle una entrevista a Gloria Ordaz, que a Edmundo García.

Pero bueno es tu decisión, la estrella eres tú, y la que decide es tu conciencia. Allá cada cual con la suya (la conciencia).

Lo que resulta tragicómico es cuando dices que Edmundo “coge a sus víctimas, no los indaga, los cuestionas” y lo dices así como si fuera la verdad más grande del mundo.

¿Pablo, tienes idea de la clase de periodismo que se practica en Miami?¿Tienes idea de como se aplica en Miami el concepto de libertad de expresión y de palabra?

Al parecer no te has dado cuenta. Pues pregúntale a Pablo FG, a los Van Van, a Buena Fe, pregúntale a cada músico cubano cómo se comportan los medios cuando llegan a Miami.

A Edmundo no le das una entrevista, pero a Gloria si. Apretaste.

Después de tantas idas y venidas, finalmente te decides a explicarle a Edmundo porque no le das una entrevista.

Esto sorprende a muchos, sobre todo si debemos tener en cuenta, que como tú siempre dices, estás acostumbrado a decir siempre lo que piensas.

En el caso de Edmundo al perecer no cumpliste al pie de la letra con tu premisa principal. Le “diste vaselina”, no le fuiste sincero, jamás le dijiste lo que realmente pensabas.

Vamos a pensar que fue por cortesía.

Si me gustaría decirte que es una ilusión de tu parte si piensas “que eres tú el que te sirves de los periódicos para que difundan las entrevistas que en Cuba te están negadas”. No te hagas ilusiones ni te “creas cosas”, que si tú en realidad has seguido muy de cerca las noticias relacionadas hacia tu persona que publican los medios occidentales te darás cuenta la capacidad que tienen para manipular y tergiversar tus palabras. De tus comentarios siempre escogen lo que les conviene, esta es la realidad. No te engañes.

Pero bueno Pablo, para gusto se hicieron los colores y si de gusto se trata te puedo asegurar que las entrevistas de Edmundo tienen mucho más audiencia que las de todos los periodistas de Miami juntos.

Escucha el programa “La tarde se mueve” para que veas como de verdad se mueve la tarde cuando Edmundo está en el aire.

Millones de oyentes, los buenos y los malos, todos.

Edmundo es duro, desafiante, directo, pero eso también es periodismo, el mejor. El hombre no está de viaje en Miami y cuando sale a la calle no lo cuidan 50 policías a pesar de que cada día se está jugando la vida entre esos lobos que andan sueltos, acechándolo.

Pablo, para hacer el periodismo que hace Edmundo en Miami hay que tenerlos muy bien puesto.

Lo que hizo Carlos Otero es lo más fácil, lo normal, para hacer lo que hace Edmundo hay que tener lo que tú sabes. Hablando en plata.

Un favor si te pido, no me le digas a Edmundo que tome sus maletas y que se regreses a Cuba. NO, de ninguna manera el hombre tiene que quedarse en Miami manteniendo en jaque a esa camarilla de recalcitrantes indignos que han hecho de Cuba el negocio de su vida.

Cambiando el tema, que no he terminado.

Hace tan solo unos minutos estaba viendo en la televisión aquí en Alemania las terribles imágenes de Trípolis. Estas imágenes hablan por si sola, una ciudad destruida por el caos y la ignominia.

Había una imagen donde se veía un humo negro arrollador que salía de un hospital donde poco antes habían caído un par de esas “inteligentes bombas” de la OTAN que al parecer no son tan inteligente como dicen porque no saben diferenciar entre los “rebeldes”, los soldados de Gadafi, las mujeres y o los niños.

Muertos y heridos repartidos por doquier como si fuera la cosa más normal del mundo.

Víctimas inocentes que nada le han hecho a sus verdugos.

Mientras se observan estas imágenes, los periodistas eufóricos nos hablan de crímenes, de atrocidades y de destrucción, no sin antes “indicarnos” de que los culpables son las tropas leales a Gadafi.

En las imágenes también se ven a unos individuos con cara de delincuentes a los que estos mismos periodistas y sus medios occidentales han bautizado como “rebeldes luchadores por la libertad”.

Los medios nos repiten día a día estas mentiras como si todos los tele videntes fuéramos una partida de idiotas que nos creemos todos los cuentos que nos hacen.

Parece como si nos hubieran perdido el respeto. Nos subestiman.

Estos “rebeldes luchadores por la libertad” me recuerdan a los indignos cubanos, esos “caceroleros” que salen a la calle en Cuba a gritar “libertad” para que los tanques de la OTAN vengan un día a liberarlos de sus “agonía”.

Pablo, las grandes potencias han destruido a bombazo a uno de los países más próspero de África, siempre en nombre de la libertad y de los derechos humanos.

Los que hoy están destruyendo a Libia son los mismos criminales de guerra que destruyeron a Irak y Afganistán y que cada cierto tiempo matan a un puñado de inocentes en cualquier lugar del mundo o inventan un enemigo para hacer una guerra y así proteger su seguridad nacional y combatir el terrorismo. Dicen ellos.

Todos sabemos que el verdadero objetivo es apoderarse de las riquezas naturales de las naciones más pobres.

Tú seguro de preguntarás qué tiene que ver esto contigo. No te impacientes, ya te explico.

Querido Pablo:

Las guerras por petróleo están de moda, ya todos lo sabemos, lo triste del caso es que muchos callan, mientras que otros le hacen el juego a los verdugos, repitiendo como papagayos las mentiras que escuchan.

Discúlpame el tono pero es que ya esto no es un juego, esto es la cruda realidad del mundo en el que vivimos donde un grupo de países, los más pudientes, hacen y deshacen a sus antojos y no pasa nada.

Mientras la barbarie inunda nuestro planeta, a ti querido Pablo, nuestro gran canta autor al parecer no se te ocurre otra cosa que criticar a los tuyos para contentar a los otros.

Yo te pregunto: ¿Has pensado alguna vez que lo mismo que está sufriendo el pueblo libio hoy le pudiera ocurrir a nuestro pueblo mañana?

¿Te has imaginado alguna vez a los aviones de la OTAN bombardeando a nuestra querida Habana en nombre de la libertad?

Pues yo sí, y yo no soy el único. Muchos cubanos como yo, que vivimos dentro de los monstruos sabemos muy bien como funcionan estos guerreros modernos cuando quieren lograr sus malvados objetivos.

Hemos vivido en carne propia hasta donde pueden llegar manipulando sociedades enteras con sus maquinarias mediáticas.

Estamos preocupado Pablo Milanés. El pueblo libio es víctima de unos malvados sanguinarios, faltos de moral que violando todas las leyes habidas y por haber e ignorando los valores más sagrados que deben proteger la existencia humana han decidido apoderarse del país.

Para eso han armado a delincuentes y mercenarios y los han disfrazado de “rebeldes”, han manipulado a la opinión pública internacional y han interpretado las leyes internacionales a sus antojos.

Mientras tanto, este mundo lleno de desgracias por todas partes, lleno de políticos demagogos y organizaciones internacionales que ya no merecen ni ser mencionadas, miran y callan.

“Pobre del cantor de nuestros días que no arriesgue su cuerda por no arriesgar su vida. Pobre del cantor que nunca sepa que fuimos la semilla y hoy somos esta vida. Pobre del cantor que un día la historia lo borre sin la gloria de haber tocado espinas”.

Esto no lo digo yo, esto lo dices tú.

Con esto quiero recordarte que décadas atrás, actos de genocidio como estos que hoy se cometen con tanta impunidad no hubieran sido posible con la facilidad de hoy, entre otras cosas porque canta autores como tú le hubieran hecho frente con sus canciones y con las cuerdas de sus guitarras como armas.

“Yo no te pido que me bajes una estrella azul, solo te pido que VUELVAS a llenar mi espacio con tu luz”.

Por esta razón me tomo el atrevimiento de preguntarte:

¿No hubiera sido más justo que condenaras el genocidio contra el pueblo libio, o el bloqueo contra nuestro pueblo, o el hecho de que el criminal Posada Carriles siga suelto por las calles de Miami, en vez de repetir los mismos cuentos que hacen los otros?

Si no hubieras querido “meterte en candela” entonces la otra alternativa hubiera sido haberte dedicado exclusivamente a hablar de tus canciones y de las cosas bellas de este mundo, que no son pocas.

No quiero que me malinterpretes y créeme si te digo que soy de la opinión de que cada cual debe tener el derecho de pensar y decir lo que le venga en ganas.

Pero en el caso de Pablo Milanés o Silvio Rodríguez, querido Pablo, es otra cosa. Ustedes son símbolos de la conciencia política y de la cultura de nuestra América. El hecho de que vuestro arte arrastre multitudes, hacen de la responsabilidad que ustedes tienen para con la humanidad algo tan grande que cualquier error en el actuar puede causar una desgracia sin precedentes para las causas justas de este mundo.

En momentos como estos, en el que esos señores acostumbrados a saquear esta humanidad están envalentonados y eufóricos, una palabra o una frase fuera de lugar puede poner en peligro la integridad y la soberanía de los que en estos momentos en nuestra querida patria están luchando para poder hacer mejor las cosas por todos y para el bien de todos, como dijera nuestro José Martí.

Tenemos muchos problemas por solucionar, esto no es un secreto para nadie. Hasta el mismo Presidente Raúl Castro lo ha repetido en muchas ocasiones y los cubanos en verdad están enfrascados con uno de los momentos más difíciles de la historia de nuestra Revolución.

Pero lo primero que debemos hacer cada uno de nosotros es respetar la voluntad de la mayoría de ese querido pueblo cubano que tanto ama y defiende a su Revolución, y cuando se quiere de veras no debe haber espacio para frases dudosas, difícil de comprender que no hacen otra cosa que irritar y confundir. Podemos discutir, podemos combatir las ineficiencias, los problemas, los malos hábitos. Podemos combatir a los corruptos y a nuestros queridos burócratas, pero siempre para el bien de la mayoría y dentro la Revolución porque le tiempo no está para juegos.

Y te digo esto por que como tú mismo nos dijeras tantas veces, “amo esta isla, soy del Caribe, jamás podría pisar tierra firme porque me inhibe. Y el que nació en el Caribe tiene esa facultad…”.

Querido Pablo:

Cuando América Latina estaba contaminada (más contaminada que ahora, quiero decir) por gobiernos y generales corruptos y vende patrias, cuando Posada Carriles y los terroristas de Miami en concubinato siempre con la CIA sembraban el terror en cualquier lugar del mundo, bastaban canciones tuyas y de Silvio para que pueblos enteros salieran a la calle a luchar por aquello que por ley y justicia social les pertenece.

Esto es lo que no te pueden perdonar esos mequetrefes del infortunio que tratan de impedir a toda costa que tus canciones se escuchen en Miami. Te hablo de los mismos que apoyan la guerra contra Irak y contra Libia.

No te hagas ilusiones Pablo, esos que hoy te condenan son los mismos que siempre han apoyado los desmanes de los gobiernos de turno de la Casa Blanca.

Es por eso que no logro entender que mientras estos señores te acusan, te atacan, te insultan, te maldicen y si pudieran te hicieran volar por los aires con sus bombas “made in OTAN”, tú sigas criticando a los tuyos e ignorando realidades.

No es el gobierno cubano ni su pueblo el que rechaza un concierto tuyo en La Habana, son los recalcitrantes indignos cubanos de Miami los que te quieren prohibir que actúes delante de sus mismas narices.

Ellos te maldicen te ofenden y tú sigues mirando para el lado equivocado ¿para contentar a quién?, nos preguntamos muchos.

Pero cuidado Pablo, no vayas a perder a los que siempre te han acompañado, aquellos que gracias a su lealtad hacia tus canciones hicieron de ti el Pablo que eres hoy, sin ellos todo fuera más difícil y menos duradero.

No olvides que son los pueblos los que hacen a los artistas y nadie es indispensable, te digo esto para que un día no tengas que hacerte la pregunta que tú mismo un día formulaste, “¿cuánto gané, cuánto perdí?”.

Cuba y su Revolución jamás han sido perfectas, como no lo somos ni tú ni yo, y cuando una vez nos cantaste aquella linda canción que decía “no vivo en una sociedad perfecta”, todos la coreábamos porque tú no hacías otra cosa que manifestar en voz alta lo que todos pensamos.

Ahora mientras veía las imágenes de Libia en la televisión y esos “rebeldes vende patrias”, delincuentes a sueldo, que no serían nada sin la poderosa maquinaria bélica de los generales de la OTAN, me acordaba de mi patria y de las posibilidades de que mis hermanos en la tierra pudieran correr la misma suerte.

Los EE.UU. de Norteamérica y sus lacayos han destruido a uno de los países más prósperos del continente africano. Al parecer lograran su macabro objetivo. Ya se podrán repartir entre ellos el petróleo libio gracias a la complicidad de las marionetas que colocarán en el poder.

Ya podrán anotarse en sus acaudalados bolsillos una victoria pírrica más.

Todo gracias a la maquinaria propagandista y a la complicidad de periodistas y reporteros sin escrúpulos que han inundado al mundo de mentiras y falsedades.

Tú hablas de defender los derechos humanos en Cuba, de la libertad de expresión del racismo, de la falta de libertades como si tu país fuera el único que padeciera de esos males.

¿O es que tú eres de los que crees que en Europa se respetan los derechos humanos o la libertad de expresión?

¿Has oído hablar de los indignados europeos, de las demostraciones en España, en Grecia o en el Reino Unido?

Yo sé que tú lo sabes pero te lo voy a repetir “por si las moscas”.

En Europa también se realizan manifestaciones día a día.

La policía y el estado reprimen a los manifestantes con todas las fuerzas de la ley, que como en Libia, Túnez y Egipto luchan también por sus derechos más elementales y contra las políticas neoliberales de los políticos de turno.

¿Sabes dónde están las diferencias entre los indignados de Túnez y los del Reino Unido?

La respuesta es muy sencilla. No existen diferencias. Las diferencias las hacen los Obama, los Cameron, los Sarkozy, los Angela Merkel, los grandes consorcios y sus medios pagados

Es por eso que a los manifestantes en Libia se les llama “rebeldes luchadores por la libertad y la justicia social” y a los manifestantes de Londres, se le tilda de “delincuentes y ladrones”.

Pablo, cuando salieron a la calle los primeros manifestantes en Libia el primero ministro del Reino Unido, David Cameron fue uno de los primeros políticos que se manifestó porque el gobierno libio se abstuviera de utilizar la fuerza contra su propio pueblo.

Él se convirtió de la noche a la mañana en uno de los líderes en la cruzada contra Gadafi. No es que sea un cómplice de las barbaridades que ha cometido el presidente libio, el problema es que los demagogos que hoy lo combaten son los mismos que ayer le vendieron las armas con la que oprimió a su pueblo. Y en verdad no son mejores, solo que tienen el poder y la fuerza que les garantiza la impunidad con la que hacen y deshacen.

Lo utilizaron hasta que dejó de servirles para algo. Lo peor y lo triste del caso es que las demás marionetas vestidas de presidente que todavía andan por ahí haciendo desmanes y enriqueciéndose a cuenta de su pueblo, no acaban de darse cuenta que lo que le ha sucedido a Gadafi le puede pasar a cada uno de ellos.

Las potencias occidentales pagan pero no perdonan cuando se trata de lograr sus propios objetivos.

Ahora te voy a contar una historia sobre Cameron y su Reino Unido:

Un día los policías de Cameron asesinaron a un ciudadano negro como muchas otras veces ha pasado. Lo asesinaron impunemente y trataron de manipular el caso. No les salió la jugada.

Lo que vino después ya tú lo conoces. Londres se llenó de indignos. Los jóvenes marginados y sin perspectivas para su futuro decidieron salir a la calle a tomarse por la fuerza lo que creen merecerse.

¿Y como reaccionó David Cameron cuando sus “rebeldes” se le rebelaron? Primero siguió pasando sus vacaciones con su querida familia ignorando a sus indignados.

Cuando la cosa no aguantaba más decidió regresar.

Llegó maldiciendo y amenazando, se olvidó de la libertad de expresión y de palabra. Se olvidó de sus lecciones sobre la democracia y se convirtió en un dictador que reprimió a su pueblo con todas las fuerzas de la ley.

“Has lo que yo digo, pero no lo que yo hago”, es la divisa de todos estos demócratas de pacotilla.

Pablo, ¿Te imaginas que hubiera pasado si la policía en La Habana hubiera asesinado a un joven negro?, ¿te imaginas como hubieran reaccionado los medios de occidente o los indignos cubanos de Miami?

Si envés de Londres esta “revolución” hubiera sido en La Habana los medios hubieran actuado de otra manera.

Nos estarían hablando de violación de los derechos humanos, de racismo, de violencia policial. Fidel, Raúl Castro y el socialismo cubano fueran los culpables.

¿Te imaginas que pasaría si por una vez en la historia los policías cubanos arremetieran contra los manifestantes con la misma brutalidad con que lo hacen los policías en España, en los EE.UU. o en el Reino Unido?

Si esto sucediera otro gallo cantaría. Se inmiscuirían en nuestros asuntos. Pagarían a “rebeldes” que le hicieran el juego a sus aires de conquistadores. Fomentarían el caos y la violencia.

El resto los leerías después en las páginas de los diarios. Después les tocará el turno a ellos, “los salvadores” esos conquistadores modernos sedientos de sangre. Vendrán con sus bombas y sus aviones con aires de pacifismo a implantar el orden y la justicia.

Esta es la triste realidad con la que han obligado a convivir a nuestro pueblo y este es la doble moral que reina en un mundo contaminado por la ignominia y la falacia. Ya estamos hartos de que se mire a nuestro país con una lupa como si fuéramos los más malos de este mundo. Ya estamos hartos de bloqueo, de políticas descabelladas y de marranos vende patrias capaces de vender sus almas al diablo por unas migajas.

La doble moral con la que los moralistas occidentales tratan a nuestro país no es solo un bochorno para la humanidad sino es un insulto a nuestra inteligencia y a nuestro sentido común.

Pablo, “yo no te pido que me firmes diez papeles grises para amar, solo te pido que tu quieras las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo PUEDO negar y el futuro algún dí­a llegara y del presente que le importa a la gente si es que siempre van hablar”.

Por lo demás, estas son las razones que me han motivado a escribirte este panfleto y gracias por tu tiempo si llegaste hasta el final de la lectura y no te aburrí con las cosas que me agobian.

Discúlpame el tono, solo quise ser lo más sincero posible. Pienso que no está demás que sepas como piensa uno de tus grandes admiradores “que se queda con todas esas cosas, pequeñas silenciosas, y con esas yo me quedo.

A mí también me hubiera gustado que hubieras dado en Miami un concierto de verdad con aquellas canciones que trasmiten el sentimiento de la mayoría de nuestra América y de los más oprimidos de este mundo.

Sería muy hermoso que siguieras contentando a los de siempre y no a los nuevos, y que te hubieras acordado de Chile y de Puerto Rico en el mismo corazón de Miami.

Pablo, “Ya ves y yo sigo pensando en ti, aunque sepa que después te iras, ya vez y yo sigo pensando en ti“.

“Y ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo SI TE CAES para que no las puedas convertir en cristal”.

Justo Cruz

Un admirador de tus canciones.

*Justo Cruz cubano residente en Alemania y Coordinador de Cuba Si