sábado, 3 de septiembre de 2011

HACIA LA CONFERENCIA DEL PARTIDO (X): UN PARTIDO SOCIAL


Jorge Gómez Barata

Los preceptos y las normas que rigieron la actividad de los partidos comunistas en el poder en la Unión Soviética y en los países del socialismo real, fueron formulados en ¿Qué Hacer? (1902) 15 años antes del triunfo bolchevique y 90 antes de la debacle.

El Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) y sus homólogos en los países europeos del socialismo real, no pudieron evitar el derrumbe porque no eran parte de la solución sino parte del problema. Se trata de una historia conocida y de experiencias recientes, disponibles para quien, de buena fe y desde el empeño de perfeccionar el socialismo, crean necesario meditar sobre ellas.

Formado en las batallas políticas al interior de la socialdemocracia europea, Lenin reinventó aquella organización política para crear una entidad eficaz para conspirar, sobrevivir a la represión y tomar el poder; su obra organizativa dio lugar al llamado: Partido de Nuevo Tipo.

Según su creador, la eficacia de aquella organización, nacida para hacer la revolución y no para la lucha parlamentaria ni electoral, (tampoco para gobernar) dependía de la capacidad que tuviera para operar en la clandestinidad. “…La organización de los revolucionarios —insistía Lenin— debe agrupar a personas cuya profesión sea la actividad revolucionaria…En una organización amplia —decía—es imposible la clandestinidad rigurosa…” “Jamás —añadía— podremos dar a una organización amplia el carácter clandestino indispensable para una lucha firme y tenaz contra el gobierno…”

Esa concepción explica por qué en el momento del triunfo de la Revolución de Octubre de 1917, al tomar el poder, el Partido bolchevique contaba con apenas 25 000 militantes y era dirigido por media docena de personas. En 1922, después de la Guerra Civil, cuando Lenin murió y se creó la Unión Soviética el Comité Central del Partido Comunista, aquel que formalmente eligió a Stalin, contaba con 50 miembros y el Buró Político no llegaba diez personas.

El tiempo pasó y la revolución, sometida a las brutales tensiones generadas por la respuesta contrarrevolucionaria, la Guerra Civil, la agresión extranjera y la muerte de su líder, no tuvo oportunidad para reflexionar sobre la idoneidad de sus estructuras y aquel partido, diseñado para la lucha clandestina y que por tanto no cultivaba la democracia en su seno, fue mutando hasta convertirse en un aparato de gobierno que terminó pasando a la historia, más que por sus brillantes triunfos en la conquista del poder y los avances en la construcción de socialismo, por sus enormes fracasos.

Aquella estructura política, presuntamente una vanguardia infalible, no reaccionó ante la enfermedad y la invalidez de Lenin que a pesar de estar total e irreversiblemente incapacitado para cumplir cualquier función, murió en el cargo, inaugurando una funesta tradición que con la única excepción de Nikita Kruzchov, depuesto en 1964, siguieron todos los secretarios generales; tampoco medió en la pugna entre Trotski y Stalin ni impidió el stalinismo que reinó durante 30 años, tampoco el inmovilismo y por supuesto, no logró administrar para llevar a buen término las reformas de Gorbachov.

Ningún partido de los que ejercían el poder en Europa Oriental tuvo fuerza, cohesión ni liderazgo para enfrentar a los elementos anti socialistas y el de la URSS no se movilizó para confrontar a los golpistas, no se levantó para impedir la disolución de la Unión Soviética y no reaccionó cuando él mismo fue ilegalizado. Tampoco en China el partido tuvo coherencia para evitar la aventura del Gran Salto Adelante ni moderó los excesos de la Revolución Cultural.

En Cuba donde ningún partido —marxista o no —tuvo que ver con ninguna de las etapas o acciones que condujeron al triunfo de la Revolución, tampoco con sus grandes definiciones, entre ellas la alianza con la Unión Soviética y la adopción del socialismo, todo fue diferente.

Comenzando desde cero, con criterios revolucionarios, en consulta con los trabajadores y sobre todo con la impronta aportada por la lucidez y el liderazgo de Fidel Castro, se construyó un partido que nació vinculado a la sociedad y a las tareas revolucionarias y al cual, aunque con poco éxito, se ha tratado de mantener al margen de la administración y de la gestión inmediata del gobierno.

No obstante las diferencias y las distancias, 30 años de relaciones y de asimilación de experiencias, por diversos vasos comunicantes, trasvasaron al partido cubano concepciones estructurales, principios de organización y funcionamiento, métodos y estilos de trabajo y sobre todo enfoques teóricos e ideológicos que no resistieron las pruebas a los que la historia los sometió y de los cuales, de un modo u otro, es preciso deshacerse.

El hecho de que en la Constitución cubana se establezca que el Partido Comunista es el máximo dirigente del país y del Estado, crea vínculos en virtud de los cuales la organización interactúa con la sociedad. A partir de tales preceptos, el partido no vive para sí mismo, no funciona al margen de la sociedad ni es sólo de los militantes, sino del pueblo, lo cual, de muchas maneras se refleja en su entidad institucional, política e ideológica.

En el siglo pasado José Martí creó un partido que no era de clases sino nacional y que no se adscribía a ninguna doctrina sino a un proyecto de Nación.

La Conferencia del Partido Comunista de Cuba convocada para el próximo mes de enero será otra oportunidad para reflexiones mayores y seguramente no pasará a la historia como una oportunidad perdida. Allá nos vemos.

La Habana, 03 de septiembre de 2011


Falleció el General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro

3 Septiembre 2011

Julio Casas Regueiro. Foto: Roberto Suárez/ Juventud Rebelde.

Con profundo pesar, la Dirección del Partido y del Estado comunica a nuestro pueblo que el General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro, miembro del Buró Político, Vicepresidente del Consejo de Estado y Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, falleció en esta capital a las 1.20 de esta tarde, como consecuencia de un paro cardiorespiratorio.

El compañero Julio Casas nació en Bombí, Mayarí Arriba el 16 de febrero de 1936. Cursó estudios en la Escuela Profesional de Comercio de Santiago de Cuba, ocupando diferentes responsabilidades en la Asociación de Alumnos y comenzó sus actividades revolucionarias a partir del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, siendo detenido en dos oportunidades.

En junio de 1957 abandonó su labor como contador en un banco de Santiago de Cuba a causa de la persecución de esbirros de la tiranía y regresó a la finca de sus padres, donde contactó con integrantes del Movimiento 26 de Julio y colaboró en diversas actividades hasta la llegada de los primeros combatientes rebeldes a la zona.

Al constituirse el Segundo Frente Oriental “Frank País”, en marzo de 1958, se incorpora a las órdenes directas de su Jefe, Comandante Raúl Castro Ruz. Posteriormente pasa a la Columna No. 6 al crearse la misma, participando en múltiples combates y la ocupación de la ciudad de Guantánamo el primero de enero de 1959.

Tras el triunfo de la Revolución desempeñó responsabilidades en la Jefatura de la Policía Nacional Revolucionaria, con cuyos efectivos combatió en Playa Girón.

Desde 1961 ocupó diferentes cargos en la Logística de las FAR, siendo promovido en 1969 a Viceministro. Ha desempeñado importantes responsabilidades en las fuerzas armadas como Jefe del Ejército Oriental, Jefe de las Tropas de la Defensa Antiaérea y Fuerza Aérea Revolucionaria, Sustituto del Ministro para la actividad económica, Viceministro Primero y desde febrero de 2008 Ministro de las FAR.

Al producirse la ayuda internacionalista de Cuba a Etiopía en 1978 fue designado Sustituto del Jefe de la Misión Militar en dicho país.

Cursó estudios en diferentes escuelas militares, incluyendo la Academia del Estado Mayor General de la URSS “Voroshilov”.

Fue fundador del Partido Comunista de Cuba y delegado a todos sus congresos, integrando su Comité Central desde el Primer Congreso. En el IV Congreso fue elegido miembro del Buró Político, condición ratificada por el V y el VI congresos.

Desde el año 1981 fue Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, miembro del Consejo de Estado desde 1986 y en el año 2008 fue electo Vicepresidente del Consejo de Estado.

Por sus relevantes méritos recibió múltiples condecoraciones y órdenes nacionales e internacionales, entre los que destacan el Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Playa Girón, otorgados el 16 de abril de 2001, en ocasión del aniversario 40 de la Victoria de Playa Girón.

El General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro se caracterizó por la fidelidad al Partido, al pueblo, la Revolución, a su Comandante en Jefe y al General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Partiendo de su elevada racionalidad, eficiencia y consagración al trabajo, realizó notables contribuciones al fortalecimiento de la Defensa, así como al Perfeccionamiento Empresarial en las FAR y en el proceso de elaboración y posterior implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados por el VI Congreso.

Atendiendo a su voluntad, los restos mortales del compañero Julio Casas Regueiro fueron cremados y se encuentran depositados en la Sala Granma del MINFAR hasta su traslado al Mausoleo del II Frente Oriental Frank País, donde recibirá los honores militares correspondientes.

El lunes 5, entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche en que será decretado Duelo Oficial, nuestro pueblo podrá rendir homenaje de reconocimiento y cariño a su memoria en la primera planta del edificio Sierra Maestra, sede del MINFAR.

Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba

DECLARACIÓN DEL MINREX DE CUBA

El Ministerio de Relaciones Exteriores ha procedido a retirar a su personal diplomático en Libia, donde la intervención extranjera y la agresión militar de la OTAN han agudizado el conflicto, y han impedido al pueblo libio avanzar hacia una solución negociada y pacífica, en pleno ejercicio de su autodeterminación.


La República de Cuba no reconoce al Consejo Nacional de Transición ni a ninguna autoridad provisional y solo dará su reconocimiento a un gobierno que se constituya en ese país, de manera legítima y sin intervención extranjera, mediante la libre, soberana y única voluntad del hermano pueblo libio.


El embajador Víctor Ramírez Peña y el primer secretario Armando Pérez Suárez, acreditados en Trípoli, han mantenido una conducta intachable, estrictamente apegada a su estatus diplomático, han corrido riesgos y acompañado al pueblo libio en esta trágica situación. Han sido testigos directos de los bombardeos de la OTAN sobre objetivos civiles y de la muerte de personas inocentes.


Con el burdo pretexto de la protección de civiles, la OTAN ha asesinado a miles de éstos, ha desconocido las constructivas iniciativas de la Unión Africana y de otros países e, incluso, violado las cuestionables resoluciones que impuso al Consejo de Seguridad, en particular con el ataque a objetivos civiles, el financiamiento y suministro de armamento a una parte, así como el despliegue de personal operativo y diplomático en el terreno.


Las Naciones Unidas han ignorado el clamor de la opinión pública internacional, en defensa de la paz, y han resultado cómplices de una guerra de conquista. Los hechos confirman las tempranas advertencias del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y las oportunas denuncias de Cuba en la ONU. Ahora se sabe mejor para qué sirve la llamada “responsabilidad de proteger” en manos de los poderosos.


Cuba proclama que nada puede justificar el asesinato de personas inocentes.


El Ministerio de Relaciones reclama el cese inmediato de los bombardeos de la OTAN que siguen cobrando vidas y reitera la urgencia de que se permita al pueblo libio encontrar una solución pacífica y negociada, sin intervención extranjera, en ejercicio de su derecho inalienable a la independencia y la autodeterminación, a la soberanía sobre sus recursos naturales y a la integridad territorial de esa hermana nación.


Cuba denuncia que la conducta de la OTAN se dirige a crear similares condiciones para una intervención en Siria y reclama el fin de la injerencia extranjera en ese país árabe. Llama a la comunidad internacional a prevenir una nueva guerra, insta a las Naciones Unidas a cumplir su deber de salvaguardar la paz y respalda el derecho del pueblo sirio a la plena independencia y autodeterminación.


La Habana, 3 de septiembre del 2011


José Vicente Rangel: En la IV República solicitaron apoyo a agentes cubanos para reprimir al pueblo venezolano

El periodista afirmó que durante la denominada IV República se solicitó el respaldo de agentes cubanos alineados con las políticas de EE.UU para reprimir al pueblo venezolano, como Luis Posada Carriles, integrante de la CIA.

El ejercicio de la memoria histórica es para reivindicar la justicia y no el odio, afirmó este sábado el periodista venezolano, José Vicente Rangel, a propósito de la matriz de opinión generada por sectores adversos al Gobierno Nacional en contra de la Ley Contra el Silencio y el Olvido, aprobada en primera discusión por la Asamblea Nacional (AN).

Durante su participación en el programa La Librería Mediática, transmitido por Venezolana de Televisión, Rangel sostuvo que el referido instrumento legal contrarresta la impunidad en el país.

“Sin memoria no hay nada, no hay país; no hay Estado; no hay sociedad ni ser humano. Uno reclama el ejercicio de la memoria histórica para reivindicar la justicia y no el odio, porque mientras no exista reivindicación de la justicia hay impunidad y, en ese sentido, estaríamos expuestos a que en otras circunstancias, se originen hechos de esa naturaleza”, manifestó.

En 1960, durante el Gobierno de Rómulo Betancourt, comenzó la práctica de torturas y desapariciones en Venezuela. Los teatros de operaciones fueron los lugares desde donde se desaparecieron a las personas luego de azotarlas con diversas prácticas inhumanas.

Por otra parte, José Vicente Rangel afirmó que durante la denominada IV República se solicitó el respaldo de agentes cubanos -alineados con las políticas de Washington- para reprimir al pueblo venezolano, como Luis Posada Carriles, excomisario de la antigua Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), ahora Servicio Bolivariano de Inteligencia.

Rangel salió al paso de esa forma a la matriz de los medios privados sobre una supuesta “cubanización “de nuestro país. Comparó la escuela de torturas que ayudó a implementar Carriles, hoy refugiado en llos Estados Unidos, con la ayuda solidaria que presta actualmente a la Revolución Bolivariana el Gobierno cubano, con miles de médicos y entrenadores deportivos que se encuentran trabajando en las misiones sociales junto al pueblo.


Correo de Orinoco


CUBA.- Tomarán las aulas casi dos millones de alumnos

OLGA DÍAZ RUIZ
olga@granma.cip.cu

Este lunes está previsto que se incorporen a las aulas alrededor de dos millones de alumnos desde la enseñanza prescolar hasta el nivel medio superior, en más de 10 900 centros educativos en los que se ha garantizado un alto nivel de aseguramiento constructivo, del mobiliario escolar y de la base material de estudio, destacó Cira Piñeiro, viceministra primera de Educación.

Unas 1 547 instalaciones recibieron mantenimiento profundo o ligero y se logró el funcionamiento óptimo de los laboratorios de Física, Química y Biología en el 75 % de los preuniversitarios, agregó.

Está previsto que se incorpore a la educación técnica y profesional (ETP) el 56,2 % del total de graduados de noveno grado, y se proyecta el ingreso de más de 18 000 jóvenes en la especialidad de agropecuaria y de 17 000 en la de construcción.

Alexander Manso, director nacional de ETP, señaló que se contará con 192 centros mixtos y que entrarán en funcionamiento alrededor de 4 500 aulas anexas, con la participación de más de 3 500 especialistas vinculados al trabajo docente. También se abrirán dos nuevas especialidades de obrero calificado: en Servicios de belleza y en Artesanía, esta última por ahora funcionará solo en Holguín.

La enseñanza preuniversitaria contempla una disminución de unos 11 000 estudiantes en su matrícula, a partir de la prioridad concedida a la ETP. Al respecto, Maricel Rodríguez, su directora nacional, precisó que más de 460 centros del nivel medio superior recibirán a los educandos; al tiempo que se abrirán nuevas instalaciones en varias zonas de la Isla, como el preuniversitario Kim Il Sum, de Arroyo Naranjo, donde tendrá lugar el día 5 el acto de inicio de curso de la capital.

Las carreras pedagógicas universitarias se desarrollarán con una inyección de alrededor de 1 800 estudiantes; mientras que a las escuelas formadoras de maestros de la enseñanza primaria, prescolar y especial, se suman dos nuevas sedes en su segundo año de creadas.

Isel Parra, directora nacional de formación del personal pedagógico, destacó también la aplicación de la experiencia del doce grado en las universidades pedagógicas, e indicó que unos 185 000 profesores se encontrarán frente a las aulas, racionalizando fuerzas para dar cobertura a las necesidades educativas del país.

Se anunció, además, la entrega de más de 18 000 capacidades para círculos infantiles a madres trabajadoras y que la educación primaria reorganiza a partir de este curso su calendario escolar en tres periodos lectivos de clases. Entretanto, se asumen desde ahora las dos semanas de receso escolar establecidas para el sistema nacional de enseñanza, del 25 de diciembre al 2 de enero y del 16 al 21 de abril.