viernes, 19 de agosto de 2011

EEUU no tiene moral para incluir a Cuba en lista negra de países terroristas, afirma nota de la Cancillería


Publicado el 19 Agosto 2011

A continuación la Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores, de Cuba:

El 18 de agosto, el Departamento de Estado incluyó a Cuba, por trigésima ocasión, en la espuria lista de “Estados patrocinadores del terrorismo internacional”, con el único propósito de desacreditar a nuestro país y continuar justificando la política cruel y repudiada de bloqueo contra Cuba.

El gobierno de Estados Unidos, que ha practicado históricamente el terrorismo de Estado, las ejecuciones extrajudiciales, los secuestros de personas, los asesinatos con aviones no tripulados, la tortura y las detenciones ilegales, que ha establecido cárceles secretas, que es responsable de la muerte de cientos de miles de civiles inocentes como resultado de sus guerras de ocupación y conquista en Iraq y Afganistán, que bombardea sistemáticamente a Estados soberanos como Libia, no tiene la más mínima moral ni derecho alguno de juzgar a Cuba, que tiene una trayectoria intachable en la lucha contra el terrorismo y que ha sido, además, sistemáticamente víctima de ese flagelo.

El gobierno de Estados Unidos actúa como si no hubiera amparado, de manera permanente, al criminal confeso Luis Posada Carriles, a quien no ha querido juzgar por cargos de terrorismo, a pesar de contar con abundantes pruebas. Posada Carriles, junto con Orlando Bosch Ávila, quien fue beneficiado por un perdón presidencial de George Bush padre, es autor del horrendo atentado contra un avión civil cubano en pleno vuelo, que costó la vida a 73 personas inocentes. También es responsable directo de la muerte del turista italiano, Fabio Di Celmo, durante los atentados con bombas en instalaciones turísticas cubanas en 1997. Hoy Posada Carriles se pasea libre e impunemente por las calles de Miami, tras haber sido absuelto en una farsa judicial en El Paso, Texas.

Al propio tiempo, como prueba irrefutable de su doble rasero, el gobierno norteamericano mantiene en injusta prisión y castiga a nuestros cinco luchadores antiterroristas, por preservar la vida de ciudadanos cubanos, norteamericanos y de otros países.

3 478 cubanos han muerto y otros 2 099 han quedado mutilados, como resultado de acciones terroristas, organizadas, financiadas y perpetradas desde territorio norteamericano, en muchos casos, con la propia complicidad del gobierno de Estados Unidos.

La manipulación política de un tema tan sensible como la lucha contra el terrorismo ofende también la memoria de las víctimas de los criminales actos del 11 de septiembre de 2001, hecho que suscitó la solidaridad y el ofrecimiento de ayuda incondicional de nuestro gobierno y pueblo.

Cuba exige al gobierno de Estados Unidos que castigue a los verdaderos terroristas que hoy residen en territorio norteamericano, libere a los Cinco Héroes y ponga fin a la política de bloqueo y hostilidad contra nuestro país, que atenta contra los intereses legítimos de ambos pueblos.

La Habana, 19 de agosto del 2011


EMIGRACIÓN (I): SIN MANIPULACIONES NI FILANTROPIA


Jorge Gómez Barata

Ya sea que se asuma la teoría creacionista o la evolucionista, en el pasado remoto, en un punto de la tierra debutaron el hombre y la mujer, las únicas criaturas verdaderamente cosmopolitas que desde allí poblaron el planeta. Los desplazamientos humanos no son anomalías sino componentes esenciales de los procesos civilizatorios; feliz a veces, trágica otras; en ninguna parte la inmigración posee la complejidad y la escala que alcanza en los Estados Unidos.

A la llegada de Cristóbal Colón había en el Nuevo Mundo unos 90 millones de personas, 80 de ellos en Iberoamérica y unos 10 en América del Norte. Desde la fundación de la primera colonia en 1607, los Estados Unidos ha acogido a dos terceras partes de todos los inmigrantes del planeta: 60 millones de personas de diferentes razas, convicciones y condición social.

Cada día arriban a Estados Unidos unas 3000 personas con visas de inmigrantes y una 2000 se añaden a los indocumentados. En 2009 1,130, 818 personas adquirieron la residencia y la cifra de individuos en esta categoría llegó a 39 millones, una tercera parte indocumentados. Ningún país lidia con problema semejante.

Como si fuera una regla, durante la competencia por la presidencia se relanza el tema migratorio. El hecho de que el asunto forme parte del debate nacional y promueva reflexiones y compromisos es un elemento positivo.

Los planes, proyectos de vida, ilusiones que, con sus contracara formada por fracasos, desengaños y frustraciones acompañan a la emigración hacen de los Estados Unidos el escenario de uno de los fenómenos sociales y humanos más complejos y apasionantes del siglo XXI. Politizar un asunto que implica a millones de personas y familias del mundo entero y manipularlo en busca de mezquinas ventajas propagandísticas o políticas es profundamente inmoral.

Por extrañas razones los redactores de la Constitución norteamericana, entre otros temas nodales, omitieron la emigración. Mientras las lagunas respecto a la esclavitud, el voto femenino y varios temas más se han resuelto mediante enmiendas, nunca se ha adoptado una referida a la inmigración, cosa que obliga a las administraciones a improvisar. En 1790 se promulgó la primera ley de naturalización, la cual reservó el derecho a la ciudadanía a extranjeros blancos y libres.

En 1797, durante el gobierno de John Adams se aprobó la Ley de Extranjeros y Sedición, la cual autorizaba la expulsión de inmigrantes peligrosos o subversivos. Las necesidades de la economía en expansión y las oportunidades que ello significaba pudieron más que los prejuicios y la riada humana se prolongó durante todo el siglo XIX. Entre 1820 y 1840 arribaron al país alrededor de un millón de emigrantes, casi todos procedentes de Europa. En 1868 Andrew Johnson firmó un convenio con China para importar mano de obra lo que atrajo a un crecido número de asiáticos y provocó una reacción negativa.

En 1882, siendo presidente Arthur Chester se aprobó una ley que declaró excluibles a los chinos. Aquella acta, unida a la prohibición de entrada a los japoneses codificó una actitud xenófoba que, aunque sin fuerza legal abarcó luego a hispanos y africanos. En 1943 se otorgó a los chinos el derecho a optar por la ciudadanía norteamericana, cosa que luego se hizo extensivo a otros asiáticos.

En 1917 fue dictada la primera ley migratoria de carácter global que eliminó restricciones e introdujo prohibiciones y exclusiones por razones étnicas; no obstantes, por necesidades económicas de los estados fronterizos, se autorizó la práctica de admitir temporalmente a trabajadores no inmigrantes. En 1921 por temor a que la guerra en Europa provocara un éxodo, se estableció el régimen de cuotas.

En 1950, durante el macartismo, por segunda vez se legisló sobre la exclusión por motivos políticos y en 1952 se adoptó la Ley McCarran. Esta ley introdujo el privilegio a aspirantes a emigrar sobre la base de su calificación profesional y trató, infructuosamente de detener la entrada de indocumentados. En 1980 Estados Unidos adoptó el criterio de la ONU para calificar a los refugiados políticos, aunque fijo una cuota para esa categoría que no debe exceder los 50 000, previa selección de las autoridades de emigración.

A pesar de que la emigración —legal e indocumentada— es su mayor problema social y jurídico, un componente de su economía, el modo más expedito de captar talentos y mano de obra calificada sin gastos ni esfuerzo alguno y el elemento esencial de su imagen como país, Estados Unidos no logra abordar de modo integral y eficaz la problemática migratoria que, por su volumen y sensibilidad puede estar llegando a un punto de no retorno.

Por circunstancias que pueden ser oportunas, ese clímax se alcanza cuando gobierna el primer presidente negro, descendiente de emigrante africano en primera generación, de madre blanca y el único en toda la historia que ha sido obligado a probar su condición de norteamericano. Tal vez Barack Obama que ya hizo lo que parecía imposible logre el milagro de una reforma migratoria integral. De los emigrantes depende que tenga o no la oportunidad. Mañana cuento más. Allá nos vemos.

La Habana, 19 de agosto de 2011

Luis Conte Agüero: de anticomunista a jamonero


Percy Francisco Alvarado Godoy

El notorio contrarrevolucionario anticubano, quien ha fungido últimamente como presentador del canal TeleMiami, fue detenido ayer por agentes de la policía de Miami bajo la acusación de abuso sexual contra una menor y acoso sostenido contra su ex pareja, Velia Ortiz. El viejo verde, con 87 años sobre sus costillas, carente de escrúpulos y cargado de lascivia, manoseó en diez oportunidades a la niña hija de su pareja. Para complicar su situación legal, la acusación le señala una potencial peligrosidad al conocerse que tiene licencia para portar armas de fuego.

Luego de que cumpliera años el pasado 14 de julio, el auto titulado Presidente del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), ha acumulado toda una vida dedicada no solo al arte del canto y la poesía, sino también a la detracción mediante un periodismo al servicio de la contrarrevolución y de la CIA, vinculándose sistemáticamente con la flor y nata del terrorismo anticubano. Muchas pruebas hay sobre este denigrante papel asumido por Conte Agüero, como lo evidencian sus vínculos de amistad con Luis Posadas Carriles, con el extinto Orlando Bosch Ávila y con la camada extremista dentro del congreso norteamericano, integrada por Mario Díaz Balart, Ileana Ros-Lehtinen, David Rivera, Albio Sires, Bob Menéndez y Marcos Rubio. No fue casual, pues, que Conte se erigiera en presentador en las actividades realizadas en Miami, principalmente en el Big Five Club, para recolectar fondos para la defensa del terrorista mientras se celebraba su amañado juicio El Paso, Texas.

Nacido en la Habana, en 1924, se graduó en Filosofía y Letras en la Universidad de la Habana en 1954, convirtiéndose en comentarista radial y, en un gesto de sin par egolatría, se auto vanagloriaba de autodefinirse como "la voz más alta de Oriente". Vinculado al Partido Ortodoxo y a Eduardo Chibás, temeroso de la represión de la dictadura batistiana se marchó a Venezuela y solo regresó a Cuba cuando se sucedió el triunfo revolucionario de enero de 1959. De inmediato, aliado a un grupo de personajes que imaginaron que el proceso revolucionario no afectaría los intereses de la burguesía y no alcanzara el nivel de radicalización prometido por Fidel en “La Historia me absolverá”, Conte Agüero se dedicó a conspirar contra la revolución y a atacarla abiertamente sobre todo mediante comentarios radiales y televisivos provocadores, cargados de infundios, así como a través del desaparecido diario burgués conocido como Diario de la Marina.

La respuesta a sus ataques no se hizo esperar y no tuvo otra alternativa que emigrar a Miami en 1960, luego de asilarse en la embajada argentina en la Habana, convirtiéndose de inmediato en uno de los voceros de los nacientes grupos contrarrevolucionarios financiados por la CIA. Su voz se puso al servicio del imperialismo mediante La Voz de las Américas (VOA) en los programas denominados “Cita con Cuba” y “Amanecer Cubano”; al igual que mediante el engendro radial de la CIA denominado Radio Swan; también se dedicó a lanzar infundios contrarrevolucionarios desde la WRUL de New York.

Para 1964, Luis Conte Agüero se dedicó a servir a la CIA mediante el envío de mensajes por Radio Swan a los contrarrevolucionarios alzados en el Escambray. Años después, ya en la década de los 70, labora para el Servicio Americano de Noticias (SAN), primera agencia de Noticias en Español, cuyas oficinas radicaban en el Nacional Press Buildind de Washington, uniéndose a otros periodistas como Jack Anderson, Armando García Sifredo, Santiago Rey Perna y otros.

Su ideología contrarrevolucionaria y terrorista quedó evidenciada en varios de sus discursos pronunciados en los eventos mafiosos a los que era invitado. Tal es el caso del acto efectuado el 6 de diciembre de 2010 en el Monumento a los Caídos en la Invasión de Bahía de Cochinos, en el que expresó: “No obstante más de medio siglo del esfuerzo sistemático del totalitarismo para envilecer a los cubanos, siempre hay llamas de protesta rebelde y denuncia valiente. En esta tarde de promesas y esperanzas, aplaudamos también, sostenidamente -las damas primero- a las firmes, dignas, intensas, Damas de Blanco; al maceico Dr. Oscar Elías Biscet; el ciego todo coraje, Juan Carlos González Leyva; los hermanos Sigler Amaya, dos combatientes aquí, dos combatientes allá; la juventud bravía que en Oriente encabeza Néstor Rodríguez Lobaina, la temperancia de Payá;(…) Dignidad de mártires y de quienes a toda costa y costo siguen concibiendo batallas de regreso y liberación. Dignidad humilde de Osvaldo Mitat, dignidad vertical de Santiago Alvarez; dignidad indomable de Orlando Bosch, y ahora me avisa Gustavo Lemus que ha llegado "El Bambi", el más perseguido por el odio comunista y la flojera de aliados pusilánimes. Lleva el rostro herido condecorado por balas enemigas. Vistió con orgullo el uniforme de las fuerzas armadas norteamericanas. Combatió por la democracia en diversos escenarios. Todo dignidad; todo vergüenza: Luis Posada Carriles.”

Esta malsana apología de terroristas y mercenarios solo podría salir de la boca de un recalcitrante enemigo de la Revolución, aquejado por la frustración y el odio visceral hacia su propio pueblo; capaz de venderse por dinero para fabricar calumnias al igual que de un corazón donde afloran los más detestables y bajos instintos.

Esta misma apología a los terroristas la haría con desenfado en la ciudad de Los Ángeles, el 16 de octubre de 2010, cuando defendió y sobrevaloró a criminales de la catadura de Luis Posada Carriles. Sus comentarios son evidentes: “La insurrección latente se hará patente. Perdiéndose el miedo, asoman retos callejeros. ¿Se encenderá una estrella en el uniforme de algún militar? ¿Queda sólo sometimiento en quienes se llamaron Rebeldes? ¿Y este país al que amamos y juramos lealtad? Gente generosa, humana, solidaria practican un sistema de justicia y libertad. Esta grandeza en lo doméstico no la iguala una política exterior desconcertada y desconcertante que no es amiga de los amigos ni enemiga de los enemigos. No saben o no quieren serlo. Se prolonga el largo encierro de Eduardo Arocena lejos de su mujer, su familia, sus vecinos, sus amigos. Luis Posada Carriles y Santiago Alvarez no pueden coincidir en una misma sala; caminan pasos prisioneros con grilletes que impidan fugas de combate. Tampoco puede Osvaldo Mitat. Luis, miembro de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y de la DISIP venezolana, combatiente en África y en otros retos de América, acusado y absuelto en Caracas por un tribunal civil y uno militar, pinta en lienzos de esperanza y espera un juicio más... en los Estados Unidos. Así tratan al bravo soldado que en tantas partes sirvió.”

Tal es la amistad que profesa hacia Luis Posada Carriles, que Conte Agüero fue uno de los presentes en el homenaje que el actual alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, le realizó al confeso terrorista al entregarle las llaves de la ciudad.

Solo un mafioso como él puede ser honrado por las gentes de su misma calaña, tal como ocurrió el 17 de mayo de 2008, cuando la llamada Junta Patriótica Cubana de la Región norte de New Jersey le honró en la Asociación Hijos y Amigos de Fomento Banquet Hall en Union City, New Jersey. Lo mismo ocurrió el 4 de marzo de 2009 (casualmente la fecha en que Batista dio el golpe de estado varios décadas atrás), cuando recibió una alabanza sui generis, en un espacio televisivo de Telemiami, nada menos que por parte de Ileana Ros Lehtinen. Allí compartió sus diatribas anticubanas con Enrique Ros, padre de la Loba Feroz, la que aprovechó el momento para declarar: “Hoy he venido para condecorar a un gran cubano y a un gran líder pro-democracia. La lucha del doctor Conte Agüero ha sido férrea dentro del exilio para ayudar a liberar a la isla”.

Me pregunto qué pensará hoy Ileana Ros-Lehtinen al conocer que sus amigos son capaces de ultrajar a una menor, como lo hizo Conte Agüero y a desfalcar al Medicare como lo hizo años antes Huber Matos Araluce. Si valiera el dicho que reza: “Dime con quién andas, y te diré quién eres”, obviamente La Loba feroz tendría mucho de qué preocuparse.

Otro sonado homenaje al vejestorio devenido en foco de admiración de sus cúmbilas mafiosos del Partido Ortodoxo, tuvo lugar el pasado 18 de julio del 2011, cuando recibió un pergamino en ocasión de su 87 cumpleaños.

Pero Conte Agüero también se ha vinculado a los representantes de la ultraderecha conservadora norteamericana como el propio John McCain, escuchando de forma servil es discurso que éste diera el 20 de mayo de 2008. Allí se le vio, con el pelo teñido y con una ya maltrecha rubia similar a las conejitas de Play Boy, pavoneándose ante todos los presentes. Sin embargo, según relató uno de los asistentes, Conte Agüero pasó un gran bochorno cuando, al final del acto, se apresuró a degustar el almuerzo y se lanzó a capturar un muslo de pollo, siendo de inmediato reprendido por Sara Swander, la portavoz de McCain, quien le reclamó en voz alta: “¡Esto es para la prensa, solamente!”. La gula traicionó esta vez a Conte Agüero, quien se retiró avergonzado y sin su apetecido muslo de pollo.

Al igual que con John McCain, se le ha visto con otros recalcitrantes de la ultraderecha norteamericana como Otto Reich, Roger Noriega y Connie Mack, con los que comparte sus odios hacia las Revoluciones Cubana y Bolivariana.

Luis Conte Agüero carga sobre sí no solo los odios contra Cuba; también marcha al compás del antichavismo enfermizo de los escuálidos refugiados en Miami. Apenas unas antes de ser arrestado por abuso infantil participó en un acto en el Big Five Club, organizado por la ralea anti bolivariana que abunda en esa ciudad. Allí, ignorando su penoso e inmediato destino, declaró:

“Hoy fue un acto en honor de la mesa de Unidad Democrática de Venezuela que seleccionó al Partido del Pueblo Cubano Ortodoxo como una organización histórica al que pidió ayuda para arreciar la lucha encaminada a quitar del poder al dictador Chávez” (…)“Hoy dimos un paso histórico en este país porque comenzamos una lucha de unidad de ayuda para volver a salvar las democracias de nuestros países que cayeron en el horrible destino del comunismo pero que vamos a recuperar en el futuro con las nuevas generaciones”.

¿Qué derecho, me pregunto, puede tener este hombre de hablar sobre las nuevas generaciones y su preocupación por ellas, si en él prevale el enfermizo comportamiento de un ser lascivo y abusador sexual?

Conte Agüero ya no pasará a la historia como su desmedida egolatría ambicionó. Esta nueva culpa le perseguirá sin piedad para el resto de su existencia.

La Habana, 19 de agosto de 2011.

La nueva vieja mentira de Estados Unidos: Cuba, país terrorista


Rodolfo Romero Reyes

Publicado en Cubadebate el 19 Agosto 2011

Cartel en una calle de La Habana que recuerda que Estados Unidos mantiene libre en Miami al terrorista Luis Posada Carriles, responsable de la voladura de un avión civil cubano que costó la vida a 73 personas. Posada Carriles tiene un juicio pendiente por esta causa en Venezuela.

Los Estados Unidos hicieron público este jueves 18 de agosto los llamados “informes por países sobre terrorismo del año 2010″, el cual ubica a Cuba como “Estado patrocinador” de estas actividades junto a Irán, Siria y Sudán.

La noticia es vieja: desde 1982 el Departamento de Estado norteamericano incluye a la Isla en su lista negra anual, y cada año que pasa lo único que aumentan son las incoherencias de su argumentación. El informe recurre por enésima vez a los viejos e indemostrables lugares comunes de que Cuba apoya a las FARC y a ETA, que se caen por su propio peso y, acto seguido, reseña una serie de hechos que lo único que prueban es la seriedad con que la Isla enfrenta este flagelo.

Veámoslo por puntos:

1.-Dice el informe que no existen pruebas de que haya roto la relación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Sin embargo, reconoce que fue un “contacto limitado con los miembros de las FARC, pero no hubo evidencia de apoyo financiero material directo o en curso”.

2.- Sin citar fuentes ni encomendarse a nadie, asegura que “recientes informes de prensa indican que algunos miembros actuales y anteriores de Patria Vasca y Libertad (ETA) siguen viviendo en Cuba”. Sin embargo, reconoce que durante el mes de marzo del año pasado las autoridades cubanas “permitieron a la Policía Española viajar a Cuba para confirmar la presencia de presuntos miembros de ETA”.

Estos son los supuestos “pecados” de Cuba, que ya quisieran por un día de fiesta muchos de los países que no están en la lista de terroristas, empezando por el que redacta el informe. A partir de ese primer párrafo y sin nada “malo” que agregar, los hechos se despojan de toda retórica y van al grano:

1.-Reconoce el esfuerzo del gobierno cubano para evitar que emigrantes de países terceros lleguen ilegalmente a Estados Unidos y atenten contra la integridad de sus fronteras y la seguridad transnacional.

2.-Cuba investigó el contrabando de inmigrantes y otras actividades relacionadas a través de un tercer país.

3.-En el mes de noviembre, “permitió a representantes de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) conducir una serie de inspecciones de seguridad a través de aeropuertos de la isla”.

4.-”El gobierno cubano continúa persiguiendo agresivamente a las personas sospechosas de actos terroristas en Cuba”.

Y, ¡oh sorpresa!, pone como ejemplo la extradición desde Venezuela del terrorista confeso salvadoreño Francisco Antonio Chávez Abarca por su “presunta participación en una serie de atentados con bombas contra hoteles e instalaciones turísticas a mediados de la década de 1990″. Participación demostrada en el juicio celebrado en La Habana. El informe reconoce que fue hallado culpable y condenado a “30 años de prisión por cargos de terrorismo… El Tribunal Supremo cubano conmutó las condenas a muerte de dos salvadoreños, René Cruz Leóny Otto René Rodríguez Llerena, quienes habían sido condenados por terrorismo”.

Lo extraordinario es que esta percepción del gobierno de EEUU respecto a Cuba coincide con un cable fechado en septiembre de 2009, divulgado por Wikileaks y emitido por el jefe de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana. Jonathan D. Farrar da cuenta a sus superiores del encuentro celebrado en la capital cubana entre Bisa Williams, subsecretaria del Departamento de Estado, y el viceministro de Relaciones Exteriores, Dagoberto Rodríguez. Según el documento, Williams explicó que Cuba podría ser eliminada de la lista si se seguían procedimientos específicos y se efectuaba una revisión del proceso entre ambas partes.

Ni Farrar, ni Bisa Williams, ni nadie en su sano juicio podría incluir a Cuba, con informe o sin él, en la lista de países que patrocinan el terrorismo. A lo que podría añadirse que aquellos que cada año están obligados a redactarlo no solo no se creen la mentira, sino que pasan las de Caín para enhebrar un párrafo con otro.

La pregunta, entonces, es: ¿a quién quiere engañar Estados Unidos?