martes, 16 de agosto de 2011

EL DEBATE CONGRESIONAL Y EL MUNDO REAL

Jorge Gómez Barata

El reciente debate entre el Congreso y el presidente es una confrontación al interior de la clase política norteamericana que contiene elementos económicos y políticos e involucra la gestión del gobierno y las obligaciones del Estado respecto a la promoción del bien común.

Por momentos la discusión parece surrealista porque se trata de dinero, algo de lo cual la economía norteamericana no carece, no sólo por la posibilidad de imprimir billetes sino por su capacidad para crear valores. En este caso no se trató del funcionamiento de la economía, sino de la solvencia del gobierno.

Por unas y otras razones, el tamaño de los gobiernos ha crecido y su funcionamiento se ha encarecido. Sin aludir ahora a la burocracia que en todas partes es preciso podar, a la corrupción, la dilapidación y la ostentación, los gastos injustificados en eventos inútiles, formalidades y ceremoniales, la generosidad a cuenta del erario público y a otros vicios asociados al poder; es preciso admitir que lo mismo que todo lo demás, la gestión gubernamental es más cara.

Aunque sin justificaciones, crecen los gastos militares; el auge del terrorismo, el narcotráfico y el crimen organizado han disparado los costos de la seguridad y creado el pretexto para que algunos gobiernos gasten tanto en vigilar a sus ciudadanos como en protegerlos; se encarece la asistencia social y los servicios de salud y educación cuestan cada día más. Las administraciones necesitan más dinero para cubrir los costos de su gestión, para lo cual no tienen otra alternativa que aumentar los impuestos.

Con razón y sin ella, las sociedades se resisten a pagar más impuestos y la evasión fiscal se vuelve el delito más extendido. Todos quieren gobiernos eficientes y baratos, políticas públicas generosas y pocos impuestos. Las administraciones se vuelven impopulares, la oposición se solaza y la demagogia alcanza cotas muy altas. Al cabo habrá cambios y quienes critican hoy, justificaran mañana, los que practican la “oposición de oficio” continuaran su erosiva labor y la historia continuará su curso. No es posible cuadrar el círculo.

Superado el trauma del incremento de los precios del petróleo en los setenta; en los años ochenta, Estados Unidos registró déficits moderados y en los noventa equilibró el presupuesto federal. Al abandonar la presidencia en enero de 2001 Bill Clinton dejó en las arcas un superávit de 559 000 millones de dólares.

A la errada política económica de George W. Bush, se sumaron los sucesos del 11/S y la guerra contra el terrorismo, que dispararon los gastos. Pronto el superávit se convirtió en un déficit de 5.8 billones de dólares. En 2007 el desbalance ascendía a 9 billones y al final del mandato de Bush había llegado a 10 billones de dólares; la herencia incluyó dos guerras en progreso.

Cuando se apostaba a si Barack Obama podría o no lidiar con un endeudamiento semejante, como parte de la crisis económica heredada de Bush, se precipitó una catastrófica oleada de quiebras y caos financiero que obligaron al flamante presidente a usar gigantescas sumas de dinero del Estado para salvar de la ruina al sistema financiero norteamericano, la industria automovilística y varios grandes bancos. Todo ello aumentó el gasto público.

Con el fin de obtener dinero sin aumentar los impuestos, Estados Unidos ha intensificado la práctica de emitir y colocar en el mercado “Bonos del Tesoro”, que son títulos de deuda por las cuales el Estado Norteamericano paga intereses. Estos bonos forman parte de la deuda soberana que con tales prácticas crece incesantemente.

Para impedir que la deuda rebase la capacidad de pago del país, el Congreso ha establecido la regla de que su monto no puede ser mayor que el del Producto Bruto Interno (PIB). Al no aclararse que semejante relación es simplemente un marcador, se crea la falsa percepción de que las deudas soberanas, se pagan con el PIB, cosa que no es así.

El PIB mide el desempeño de la economía mediante una suma del valor de todos los bienes y servicios producidos en un año. El PIB no es dinero del gobierno ni que el gobierno pueda utilizar para pagar sus deudas. La confusión se hace mayor al omitir el hecho de que la deuda pública es un monto acumulado, mientras el PIB es un ingreso que se genera cada año. Las deudas de un año se suman a las de los anteriores, el PIB no.

En cualquier caso lo significativo del debate es que no se aumentaron los impuestos a los ricos ni a las empresas petroleras, como proponía el presidente ni se redujeron los gastos militares. Para complacer a los republicanos se decidió ahorrar a cuenta de reducir programas sociales que benefician a los más vulnerables.

Es difícil saber ahora si ganó el partido Republicano, que fue consecuente con su compromiso de proteger a los ricos o el Demócrata, que puso a sus adversarios en evidencia. Lo que es incuestionable es que perdió la clase media y el americano de a pie. Unos y otros han realizado su apuesta de cara a las elecciones del 2012. Allá nos vemos.

La Habana, 16 de agosto de 2011


Madre salvadoreña se reúne con hijas desaparecidas hace 30 años en la guerra

Publicado en Cubadebate el 16 Agosto 2011

María Elida y una de sus hijas, Elsa Esmeralda, de unos 38 años, relataron en rueda de prensa que las hermanas desaparecieron en 1980. / Foto: El Diario CoLatino

La salvadoreña María Elida Membreño se reunió con sus dos hijas más de 30 años después de que estas desaparecieran en 1980, debido a la represión militar durante el conflicto armado que sufrió El Salvador (1980-1992), informó hoy la Asociación Pro-Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos.

María Elida y una de sus hijas, Elsa Esmeralda, de 38 años, relataron en rueda de prensa que las hermanas desaparecieron en un cantón del departamento central de San Vicente, vivieron algunos años en un campo de refugiados en Honduras, se separaron cuando una se vio obligada a unirse a la guerrilla y se reencontraron en 1992.

“Tras años de infructuosa búsqueda personal, María Elida busca ayuda en la Asociación Pro-Búsqueda en los primeros meses de este año, sin saber que desde 2005 sus hijas también habían hecho lo mismo para encontrarla”, aseguró en rueda de prensa la coordinadora de esta organización humanitaria, Esther Alvarenga.

“El emotivo encuentro se realizó el viernes 12 de agosto de 2011 en el cantón Salinas de Sisiguayo, del departamento de Usulután (oriente)”, agregó Alvarenga, quien aclaró que no se convocó a la prensa en ese momento por petición expresa de la familia.

El reencuentro se llevó a cabo en el marco del XVII aniversario de Pro-Búsqueda, la única entidad independiente que hasta la fecha se ha dedicado a buscar a los niños y niñas desaparecidos durante la guerra civil en El Salvador.

Pro-Búsqueda fue fundada el 20 de agosto de 1994 por el sacerdote jesuita de origen español Jon Cortina, fallecido en 2005.

María Elida Membreño dijo a Efe que el reencuentro con sus hijas es “muy importante” porque pasó “años angustiosos pensando que estaban muertas o las habían dejado inválidas”.

Por su parte, Elsa Esmeralda Membreño dijo que ella y su hermana, Ana, quien no asistió a la rueda de prensa por su reciente maternidad, están “muy felices” por haber encontrado a su madre.

María Elida estaba trabajando como empleada doméstica en San Salvador cuando unos soldados mataron a su padre y dos hermanas en San Vicente, por lo que “unos hombres nos dijeron que nos fuéramos porque si nos quedábamos nos podían matar”, relató Elsa Esmeralda.

Eso sucedió en 1980, cuando miembros del Ejército salvadoreño obligaron a los residentes del cantón Zaradilla, en San Vicente, a huir de sus casas.

Elsa Esmeralda indicó que ella tenía ocho años y su hermana cuatro, y que estuvieron huyendo hasta que las llevaron a un campo de refugiados en San Antonio, Intibucá (Honduras); luego ella, a la edad de 15 años, se vio en la obligación de incorporarse a las filas guerrilleras, separándose de su hermana.

El reencuentro entre las hermanas tuvo que esperar hasta 1992, cuando ambas iniciaron la búsqueda de su mamá.

Pro-Búsqueda ha localizado a 368 niñas y niños que desaparecieron durante el conflicto armado interno y se han reencontrado con sus familias, mientras que aún busca a más de 500, detalló Alvarenga.

(Con información de EFE)


Expresa escritora chilena Isabel Allende su respaldo a la causa de los estudiantes de su país

Editado por José Ignacio Martínez

Santiago de Chile, 16 agosto (RHC-PL) La escritora chilena Isabel Allende, quien declinó una gira por su país organizada por el Ministerio de Educación, manifestó este martes que la desigualdad de oportunidades es el tema de fondo de de las demandas estudiantiles.

Al expresar su respaldo a las protestas de los jóvenes, manifestó que la alternativa de una educación de calidad y gratuita es una demanda básica, y el lucro es parte del sistema neoliberal, que ya no funciona.

Según la versión digital del diario La tercera, la laureada novelista aseguró que los jóvenes están haciendo una revolución cultural, y puso como ejemplos a los Indignados en España y el desencanto demostrado con los disturbios en Gran Bretaña.

Los estudiantes chilenos, desde mayo último, han intensificado sus demandas por una educación pública de calidad e inclusiva, además exigen el fin del lucro, entre otras reivindicaciones.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica de Chile, Giorgio Yackson, aseguró este martes que no depondrán sus demandas.


Estados Unidos autorizó el uso de napalm en Playa Girón


WASHINGTON.— Documentos secretos recientemente divulgados revelan que las autoridades estadounidenses autorizaron el uso de napalm contra blancos militares y para proteger el área destinada al desembarco de la invasión a Bahía de Cochinos, que culminó hace poco más de 50 años con la primera derrota del imperialismo en América

También los documentos pusieron al descubierto cómo un operador de la CIA disparó por error contra sus propios pilotos durante la agresión que pretendió derrocar a la Revolución cubana.

Estados Unidos divulgó anteriormente, este mes todos menos uno de los cinco tomos secretos, que contienen la versión oficial de la CIA del fallido ataque contra el gobierno liderado por Fidel Castro, según reportó AP. La divulgación obedeció a la demanda judicial presentada en abril pasado por el Archivo de Seguridad Nacional, una entidad independiente que este lunes divulgó más documentos recuperados.

En un principio, las autoridades titubearon sobre el uso del napalm porque "causaría preocupación e indignación en el público", indicó uno de los expedientes. Pero al segundo día de combate, esa idea había sido echada por la borda "a favor de cualquier cosa que pudiera revertir la situación en Cuba a favor de las fuerzas de la brigada" mercenaria.

Pocos años después, la utilización de napalm caracterizó la escalada norteamericana contra el pueblo vietnamita, al que infligió graves daños en la población civil. El mundo se escandalizó con las imágenes de niños, ancianos y mujeres quemados por el criminal bombardeo de napalm y la rociadura de fósforo blanco.

Los aviones B-26 tripulados por los exiliados cubanos fueron disfrazados para que parecieran naves militares de Cuba, pero el engaño funcionó incluso para los agresores.

El operador, Grayston Lynch, recordó haber disparado a los aviones desde su buque cerca de la costa cubana. Dijo que les advirtió a los pilotos exiliados "permanecer alejados de nosotros, porque no podíamos diferenciarlos de los aviones de Castro". Señaló que los bombarderos B-26 no atendieron sus advertencias. "Terminamos disparándoles a dos o tres de ellos", agregó.