sábado, 2 de julio de 2011

CHAVEZ: LA VOLUNTAD DE VENCER

Por Guillermo Alvarado, de Radio Habana Cuba

La noticia dada al mundo por el mismo presidente venezolano Hugo Chávez sobre la extirpación que sufrió de un tumor con células cancerígenas fue sobrecogedora, más que por el hecho en sí, por el coraje y la voluntad de vencer expresados por el líder bolivariano.

NO es la primera vez que, para utilizar las propias expresiones del gobernante, la vida le hace transitar por senderos abismales, como aquella madrugada de febrero de 1992, cuando asumió la total responsabilidad por el alzamiento armado contra el gobierno neoliberal de Carlos Andrés Pérez y advirtió que el nacimiento de una nueva nación quedaba aplazado, “por ahora”.

Mucho más temprano de lo soñado, la renovada Patria de Bolívar surgió, de la mano de su líder que anunció tiempos novedosos al jurar su cargo en febrero de 1999 sobre una Constitución tan moribunda, como el régimen que estaba terminando justo en ese momento.

La voluntad de vencer una vez más estaba presente, imponiéndose a todas las adversidades, entre ellas la intentona golpista de abril de 2002, cuando desde el fondo del abismo en la base naval de Turiamo, en la oscuridad de una celda, se las arregló para decirle a su pueblo que él seguía siendo el presidente de la República.

Fue cuestión de horas para que, arropado por miles de personas, retornase a la conducción de la Revolución Bolivariana, presto a sumarse a los trabajos para construir la legítima y verdadera integración latinoamericana y caribeña.

Si tan aciagas horas fuesen a semejarse a un parto, el ALBA es hija legítima de aquella victoria conseguida, cómo no, a base de voluntad.

He aquí que, una vez más, la vida propone otro singular combate al coraje del líder venezolano, quien en su mensaje revela la estrategia para alcanzar la victoria: un doble conjunto de razones: la razón médico-científica, para la que está en las mejores manos que sea posible hallar hoy día, y la razón amorosa, expresada en el poderoso vínculo que se ha formado entre el presidente Chávez, su propia gente y los pueblos del mundo.

Lo confirmó así su par brasileña, Dilma Rousseff, quien fue tratada y venció un cáncer linfático. En su mensaje, dijo la gobernante que "En los momentos difíciles por los cuales todos pasamos es importante no sólo el cuidado de los médicos sino nuestro coraje personal y la solidaridad de los amigos", y agregó: "Coraje no le falta, presidente Chávez, y esté seguro de que no le falta también solidaridad de todos los amigos".

Igual que en Caracas y otras ciudades y poblados venezolanos la gente se vistió de rojo y colmó calles y plazas para expresar su decisión de seguir adelante, bajo la conducción de Chávez, desde casi todos los países de la región llovieron mensajes de gobernantes y amigos con la convicción de que este nuevo escollo será superado.

Dijo el científico alemán Albert Einstein que "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad." De eso, desde que nació en el pequeño poblado de Sabaneta de Barinas el 28 de julio de 1954, hasta la altura que hoy ocupa en el concierto de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños, el presidente Hugo Chávez ha dado suficientes muestras de que le sobra.

La Habana, 02 de julio de 2011


Estoy recuperándome, lleno de ánimos, de coraje


En contacto con la Mesa Redonda, Chávez contó de la permanente preocupación de Fidel por su salud, y se manifestó optimista en su recuperación

El cariño y la preocupación de los venezolanos por su Presidente se hace sentir en toda Venezuela. Autor: Ismael Batista

Varios Autores
2 de Julio del 2011 0:06:16 CDT
Aquí estoy como si estuviera en Venezuela, confesó el presidente Hugo Chávez, quien manifestó el optimismo que en medio de su proceso de recuperación le asisten a él y a Fidel, quien ha estado día a día pendiente de su salud, y a quien también envió saludos por medio de la Mesa Redonda Informativa, programa con el que el líder venezolano conversó ayer, vía telefónica.
Estoy rodeado de Fidel por todas partes, dijo Chávez, quien narró de su más reciente visita, de improviso, la noche anterior, cuando también acudió a verlo Raúl.
Locuaz y desenfadado como es habitual en él, el Presidente bolivariano no ocultó lo oportuno que resultó Fidel, cuando constató el dolor que le hizo levantarse durante el encuentro de ambos, el día de su llegada para la firma de más de 500 nuevos proyectos y el plan de unión económica.
Comenzó a preguntarle, narró, «¿Qué te pasa?». «¿Qué dolor es ese?». Y empezó a llamar médicos. Entonces, dijo, «tomó el mando».
Si no es por Fidel, quién sabe en qué laberinto estaría yo en este momento, recordó. Estaba urgido a marcharse por la Cumbre latinoamericana y caribeña planificada en Caracas y las actividades por el Bicentenario. Entonces, Fidel le hizo una reflexión profunda de los deberes de un revolucionario. Me puso a reflexionar y a actuar, apuntó. Si no es por Fidel, me hubiera ido a Caracas con esa dolencia.
En sus declaraciones a la Mesa Redonda, también explicó que está ahora leyendo intensamente, y dio cuenta de que come bien, está bien atendido y con mucho ánimo, acompañado de sus hijas Rosa y María, y del canciller Nicolás Maduro.
También contó de las llamadas de su colega ecuatoriano Rafael Correa, de Evo Morales; de la argentina Cristina Fernández y su confianza de que él está «en el mejor lugar del mundo», así como la tranquilidad del mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, porque «Fidel está al mando».
Comentó que está trabajando junto con su gabinete en el tema de la vivienda en Venezuela, e informó que este sábado deben llegar los ministros de Agricultura, Energía y Petróleo, y Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias.
No faltó su reiterado saludo a la que llamó «Cuba heroica, histórica, a la que amo tal cual como amo a mi Venezuela».