miércoles, 29 de junio de 2011

OPCIONES ESTRATEGICAS ANTE LA CRISIS GLOBAL

Jorge Gómez Barata

Algunos rasgos del actual proceso político en Europa Occidental: espontaneidad, carácter inorgánico, predominio de jóvenes, heterogeneidad ideológica o desideologización, violencia extrema y otros, eran visibles en las revueltas de los años sesenta, cuando fue notable la pérdida de protagonismo de la clase obrera, sus sindicatos y de los partidos socialdemócratas y comunistas. Otras de las peculiaridades se referían al contenido de los cambios promovidos.

Debido al perfil de las consignas de entonces surgió la percepción de que se trataba de un cuestionamiento al sistema en su conjunto; por lo cual en círculos académicos, comenzó a forjarse el mito de una “revolución anticapitalista”.

Para observadores que con experiencias políticas y referentes teóricos tan distantes como Herbert Marcuse y Che Guevara, no existían enigmas: la clase obrera y sus organizaciones habían sido absorbida por el sistema; mientras la burguesía se disolvía en la gigantesca clase media que crecía al amparo de los estados de bienestar; a ello se sumaron los déficit de democracia y participación derivados del stalinismo que, junto a otros factores, hicieron que la Unión Soviética y con ella el socialismo dejaran de ser paradigmas.

En aquel contexto, se renovó el espejismo, según el cual, con la garantía de seguridad y el respaldo económico y político de la Unión Soviética, el sistema capitalista podía ser retado desde el Tercer Mundo, tesis que atrajo a la izquierda europea y a las fuerzas progresistas de todo el mundo y favoreció a los procesos políticos afroasiáticos; no obstante por factores adversos, aquel ambiente se disolvió, para finalmente quedar literalmente sepultado por los escombros de lo que fuera la Unión Soviética y el socialismo real.

En el adverso clima creado por la debacle del socialismo en Europa Oriental y la Unión Soviética desde Cuba, empeñando su inmenso capital político (el único que posee) Fidel Castro, no sólo guió a la Revolución Cubana en la resistencia sino que, a partir de su interpretación de la crisis económica y de otros fenómenos planetarios, sostuvo una crítica que alude al sistema capitalista en su conjunto.

Tal vez por deficientes lecturas de las realidades o porque las confunden con sus deseos, algunos analistas retornan a momentos pasados como Mayo del 68 cuando el poder pareció estar al alcance de la mano y perciben en las protestas en Grecia, España, Portugal y otros países, aires de “revolución anticapitalista” que en realidad no existe.

Carlos Marx, el más relevante de los científicos sociales de todos los tiempos y el que predijo los cambios sociales más radicales, descubrió que el capitalismo era perecedero aunque, según su lógica, el final no llegaría abruptamente. Marx no percibió el advenimiento del socialismo como fruto del voluntarismo de líderes u organizaciones, tampoco como resultado de contingencias políticas, conspiraciones o coyunturas.

Para Carlos Marx el socialismo es una nueva formación social que, llegado el momento, ocupará el espacio de toda una época. El fundador del socialismo científico, nunca auspició conspiraciones y tal vez lo hubiera aterrado pensar que el camino que conduciría a esa nueva época pasaría por aniquiladoras guerras que dividiría a la gente y arruinaría la economía.

La actual crisis y los movimientos políticos y sociales que forman su zaga, no pondrán fin al capitalismo, entre otras cosas, porque no ha llegado el momento ni existe un sustituto. De lo que se trata es de un nuevo jalón a la historia que se construye a largo plazo.

La experiencia histórica evidencia que las expectativas no cumplidas actúan como elementos de desmovilización social y causan considerables daños. Levantar falsas ilusiones no ayuda a la movilización social, sino todo lo contrario. Allá nos vemos.

La Habana, 29 de junio de 2011


Pospone Venezuela cumbre fundacional de la Celac

Publicado el 29 Junio 2011

El gobierno venezolano anunció este miércoles la postergación de la cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), prevista para el 5 y 6 de julio próximo en Isla Margarita.

En un comunicado, la Cancillería precisó que la reunión de 33 países fue pospuesta por la situación del presidente Hugo Chávez, quien se recupera en Cuba de una operación de absceso pélvico, practicada hace 19 días.

Por esta razón de fuerza mayor, el gobierno venezolano, previas consultas con los gobiernos de América Latina y el Caribe, ha tomado la decisión de postergar la cumbre, según dice el texto circulado.

A través de la nota, Venezuela agradeció a los jefes de Estado de la subregión por su confirmación al encuentro, el cual consideró un hito trascendental a la altura de las celebraciones por el bicentenario independentista.

La Cancillería aseguró que se mantiene para el segundo semestre de 2011 la realización del foro, destinado a oficializar el nacimiento de la Celac, bloque genuinamente latinoamericano y caribeño, al excluir de su seno a Estados Unidos y Canadá.

Hemos convenido con las naciones de la región, a través de los mecanismos ordinarios de consulta, una nueva fecha para la realización de esta cita de la Patria Grande, señaló.

(Con información de Prensa Latina)


LA OLIGARQUIA SALVADOREÑA Y “LA EMBAJADA” YA NO CREEN EN LOS PARTIDOS DE DERECHA

Comité FMLN en Suecia

Está claro que la injerencia de Estados Unidos en cada uno de los países latinoamericanos en su política interna, está registrado tristemente desde casi antes de la independencia de cada uno de ellos de la férula española. No obstante, el cuño despectivo de repúblicas bananas se concretó en el derrocamiento del presidente legítimo de Guatemala Jacobo Arbenz el 27 de junio de 1954.

En Latinoamérica cuando se habla de “la embajada”, se sobreentiende en el argot popular que se está hablando de la legación diplomática USA, que para la derecha latinoamericana funciona como “Procónsul” en la política interna de cada país; o sea nada se hace sin la venia de “la embajada”.

Los antecedentes de este golpe de Estado en Guatemala, nos hablan del descontento de “la embajada” por las reformas impulsadas por el presidente Jacobo Arbenz, entre otras, la Reforma Agraria que tocaba directamente los intereses de la United Fruit, que se dedicaba a la siembra y explotación del banano; esto fue detonante suficiente para inventar argumentos para una invasión armada; entre otras cosas acusando a Arbenz de comunista. La CIA comienza la Operación WASHTUB, un plan para plantar armas soviéticas desde Nicaragua con la complicidad de su ya hombre fuerte en Centro América, Anastasio Somoza.

En mayo de 1954, armas checoslovacas arriban secretamente a Guatemala a bordo del barco sueco Alfhem. El manifiesto del buque esta falseado asimismo como su carga. Estados Unidos toma esto como prueba irrefutable de los nexos de Arbenz con los soviéticos. Los checoslovacos suministraron un arsenal de armas nazis de la Segunda Guerra mundial, por un pago efectivo hecho por la CIA; y esta mentira le sirve al Teniente Coronel guatemalteco Carlos Castillo Armas para invadir su propio país con tropas mercenarias pertrechadas por Estados Unidos.

Desde entonces no ha habido ningún acto o movimiento político de las oligarquías y sus partidos de derecha en todo el continente, que previamente no cuenten con la aprobación de “la embajada”; El Salvador no ha sido la excepción.

Así pues los actuales partidos de derecha salvadoreños han contado desde su fundación con la venia made in USA, y unos más, otros menos, han representado en su momento a los grupos oligárquicos que han utilizado la política para su beneficio.

En El Salvador la actual debacle política de todos los partidos de derecha e incluso la falta de credibilidad en sus tradicionales sectores de influencia electorales, está haciendo que la oligarquía salvadoreña y “la embajada” de forma pragmática estén apostando por incursionar e influir otros sectores que fuera de los partidos hacen ingentes esfuerzos para incidir y participar en la política.

Un rápido diagnóstico nos dice que ARENA, no se recupera de la derrota del 2009 y que, aunque GANA no lo sustituye, lo ha drenado de tal forma que hay importantes sectores oligárquicos que definitivamente se han desligado de ellos, y a GANA no le apuestan el 100% pues no lo ven como seguro ganador. En cuanto al PCN y PDC, parece que la suerte ya está echada y han pasado de ser partidos bisagra en el contexto político salvadoreño; especialmente el PCN que tenía importantes nichos de poder, como la presidencia de la Asamblea Legislativa que por componendas puntuales con ARENA venia detentando por varios periodos, así como la Corte de Cuentas de la República y otras magistraturas que hoy ya es historia pasada; a tal grado que su desaparición como partido legalmente constituido ya ha sido asimilado y aceptado incluso por su dirigencia.

El PDC que nació como partido de inspiración Social Cristiana, a la fecha había abandonado su ideología y corre la misma suerte del PCN con la variante que su metamorfósis de partido de centro a partido de derecha lo ha desprestigiado y atomizado entre el electorado y correligionarios originales.

Dentro de una nueva estrategia “la embajada” y la oligarquía salvadoreña, ya se apuntan al asesoramiento y financiamiento de “grupos sociales” o “movimientos cívicos” que se dicen desencantados en general de los partidos políticos.

No es casual pues que la USAID aparezca con lemas “Qué es lo que quieres cambiar?, Cuéntanoslo! Nosotros te ayudamos!” y que junto con FUSADES, que desde su fundación viene funcionando como tanque de pensamiento de la derecha salvadoreña, coincidan en el financiamiento y asesoramiento de organizaciones como CREO* que se proclama y autodefine como una organización para jóvenes salvadoreños comprendidos entre los 18 y los 35 años y que basan sus principios, entre otros, en la democracia, la libertad de mercado y los derechos humanos.

Cual si fuera un nuevo producto, CREO* entra al mercado salvadoreño, misteriosamente avalado por una campaña en donde analistas “independientes” coinciden en la caducidad de los partidos para conducir la política salvadoreña, la necesidad de estos de renovarse y otras aseveraciones que con mezclas de realidad, deseo y mala intención, echan en un solo saco a lo que incluso han dado en llamar “la clase política salvadoreña”.

Efectivamente, hasta la llegada al teatro político salvadoreño del FMLN, la simbiosis de los partidos políticos y los grupos de poder era tan palpable que no se encontraba diferencia ni contradicción de intereses; aunque naturalmente esto excluyó por décadas a la mayoría de salvadoreños del proyecto de país que la derecha impulsaba.

Es a partir de la existencia del FMLN como partido político legalmente inscrito, que la derecha enfrenta realmente una oposición a su modelo de desarrollo social, y que cada vez se manifiesta con más fuerza, organización y poder político real para hacer valer un proyecto social nuevo alternativo. Esto es lo que realmente le da vida a la izquierda liderada por el FMLN y a la vez está haciendo que sectores oligárquicos y de los grupos de derecha, coincidan en los esfuerzos que también despliega “la embajada”, para encontrar nuevos emisarios más potables y renovados para representar sus intereses en el teatro político salvadoreño.

No sería de extrañar que a corto plazo estas organizaciones como CREO, religiosos y similares, se apresten a presentar candidaturas “independientes” en un nuevo ensayo que las nuevas reglas electorales permitirán en los próximos comicios; pero naturalmente muy bien asesorados por instancias como FUSADES, USAID que tomando plataformas de universidades o instancias que luchan por los derechos humanos, la democracia y la libertad, nos sorprendan como los nuevos mesías de la política renovada que naturalmente tendrán la venia de la oligarquía salvadoreña y “la embajada”.

Para los efemelenistas está claro, que el espectro político actual, cuenta con mayores opciones, llámense estos partidos políticos o movimientos cívicos, sociales o como CREO, que sin ser el único nos da la pauta de quiénes están detrás y por ende cuales son los verdaderos intereses y colores políticos que por más que moderen su léxico son en esencia la misma derecha defendiendo los mismos intereses de siempre.

(*) Fundación CREO liderada por Marcos Llach, de pedigrí de derecha conocido, pues su padre es Roberto Llach, uno de los hombres fuertes de ARENA


Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel

Publicado el 28 Junio 2011

Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución

En la mañana de este martes se produjo un fraternal encuentro entre el compañero Fidel y el presidente venezolano Hugo Chávez Frías, en el que rememoraron pasajes de ocasiones anteriores en que ambos departieron.

El ameno intercambio contó con la presencia de familiares del compañero Chávez.

La televisión cubana, en su noticiero del mediodía de mañana miércoles, ofrecerá una información ampliada de este íntimo encuentro.

Fotos: Estudios Revolución


Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución

Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución

Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución

Fraternal encuentro entre Chávez y Fidel. Foto: Estudio Revolución