jueves, 23 de junio de 2011

ALCALDES DE EEUU CONTRA LOS BOMBARDEOS

Por Manuel E. Yepe
Los alcaldes de las mayores ciudades de Estados Unidos se reunieron en Baltimore a fines de junio para acordar políticas públicas aplicables en sus grandes urbes, donde viven miles de millones de personas cuya seguridad y bienestar dependen de los servicios municipales. Mientras el Congreso Federal en Washington debatía la asignación adicional de 118 mil millones de dólares para gastos en las guerras proyectadas para el 2012, los alcaldes trataban estos temas, mucho más cercanos a los intereses de sus poblaciones.
En su sesión plenaria el 20 de junio, tras animado debate sobre cuan fuerte debía ser el lenguaje a usar para expresar su apoyo a las tropas y sus familias, así como acerca la manera de presentar el asunto de manera que el Presidente Obama parezca el beneficiario principal de aquello que ellos reclaman, los alcaldes votaron una petición instando al Gobierno federal a suspender o reducir de manera muy significativa las asignaciones para guerras y traer ese dinero a casa.
"La Conferencia de alcaldes de Estados Unidos llama al Congreso Federal a que dedique estos dólares de guerra a satisfacer las necesidades vitales humanas, promover la creación de empleos, reconstruir nuestra infraestructura, ayudar a los municipios y a los gobiernos estaduales, y desarrollar una nueva economía basada en la energía renovable y sostenible", dice la resolución, luego de citar los 126 mil millones de dólares anuales y la muerte de más de 6.000 soldados que cuestan esas guerras.
Nadie podría garantizar que esta demanda de los alcaldes haya pesado en la decisión del Ejecutivo estadounidense de retirar un número significativo de fuerzas de combate de Afganistán, junto a los evidentes objetivos electorales.
Una resolución de este tipo de los alcaldes tiene precedentes, el más antiguo en1932, cuando los alcaldes de grandes ciudades se reunieron en Detroit a considerar qué podía hacerse para sacar a sus turbulentas ciudades de las profundidades de la gran depresión. El New Deal de Franklyn D. Roosevelt tomó en cuenta muchas de sus ideas y desde entonces los alcaldes se reúnen anualmente.
Fue hace dos años que una coalición de ciudadanos alarmados por las interminables guerras y el catastrófico déficit presupuestario acuñó el lema "traer nuestros dólares de guerra de vuelta a casa" en una Conferencia de Alcaldes de efectuada en Winthrop, Maine.
La campaña en ese estado despegó el día de Martin Luther King Jr.
(tercer lunes de enero) en 2010, y rápidamente se extendió, auspiciada por el CODEPINK, un movimiento pacifista de mujeres.
En varios lugares del norteño estado de Maine se adoptaron entonces resoluciones clamando por “traer los dólares de guerra de vuelta a casa” mientras en el Congreso continuaba aprobando proyectos de leyes complementarias para financiar las guerras. Los representantes de Maine en la Cámara, Mike Michaud y Chellie Pingree, ambos demócratas, desafiando las orientaciones de su Partido, votaron contra esas medidas, argumentando que afectan la economía de Maine y provocan recortes presupuestales para la educación, la salud, la vivienda y la capacitación laboral.
Kitty Piercy, alcaldesa de Eugene, Oregon, al presentar la resolución de los alcaldes, afirmó que éstos" llaman al país a iniciar el viaje de reconversión de los dólares guerra en dólares de la paz, traer a nuestros seres queridos de vuelta y dedicar los recursos nacionales a la seguridad y prosperidad aquí en casa”.
Sobre cómo se hará cumplir esta resolución no vinculante, los alcaldes afirman que eso será tarea del pueblo, pretendiendo que fue la presión popular contra la asignación de fondos para la guerra lo que condujo al fin de la presencia militar de Estados Unidos en Vietnam exigida por los alcaldes en1971y no una derrota militar.
Las enormes ganancias de los fabricantes de armas son la razón de más peso para esas guerras de cambiantes metas y vagos objetivos que se prolongan indefinidamente, observan los alcaldes.
El Presidente Obama dijo durante su campaña presidencial que él no está contra todas las guerras, sólo contra las que son guerras estúpidas. Pero hacer quebrar al país manteniendo más de 800 bases militares en el extranjero, y dejar caer bombas que cuestan un millón de dólares cada una (equivalente de los sueldos anuales de 25 profesores), podría ser en el siglo XXI la definición de guerras estúpidas, dicen los alcaldes.
“Si el Presidente ha olvidado que Afganistán es conocido como el cementerio de los imperios, la gente no. Sus alcaldes ahora se unen al coro de los que llaman al Gobierno Federal a terminar las guerras interminables y traer los dólares de guerra de vuelta a casa”, demandó Lisa Savage, Coordinadora de CODEPINK en Maine y activa organizadora de la campaña “Bring our War Dollars Home” en articulo de cuyos datos me he servido, divulgado por la Red Global contra las armas y el poder nuclear en el espacio (Global Network Against Weapons & Nuclear Power in Space).
Puede verse que los argumentos para rechazar las guerras no tienen mucho de filantrópicos pero, en las circunstancias actuales y por egoístas que sean, contribuyen a la causa de la paz.
La Habana, 23 de Junio de 2011

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 24 DE JUNIO DE 2011

AUDIO

Junio es en El Salvador el mes en que se celebra al padre de familia, el día 17 es una fecha fija e históricamente establecida cuando todos los salvadoreños le honran en vida o le recuerdan; pero también al maestro está dedicado el día 22, en una efeméride que todos la conmemoran con afecto y gratitud, sobre todo al reconocer su labor tan determinante en la formación de las nuevas generaciones.

Y en este país centroamericano la imagen del maestro también está ligada a jornadas de lucha social y reivindicativa, sobre todo a partir de los años sesenta del siglo pasado, en que se constituye la Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños, “ANDES 21 de Junio”, sustentada por generaciones de maestros de estirpe, que además de su entrega en las aulas debieron enfrentarse a la represión más brutal de los gobiernos de turno para conseguir mejores niveles de satisfacción profesional, siempre a la par de otras organizaciones sociales y políticas de la época que también buscaron cambiar la sociedad que en esos años sufría los efectos de la despiadada dictadura militar.

Por eso, cuando se habla del maestro, rápidamente viene la idea de Andes 21 de junio, que ha sido por mucho tiempo el núcleo en que se sustentó esa continuada batalla por una sociedad más justa, en la que la educación fuera un derecho para todos. Los recuerdos de las jornadas iniciales de 1968, y la de sus dirigentes históricos, entre quienes no puede dejar de citarse a Mélida Anaya Montes, entre otros, hoy vuelven a hacer participar a los maestros contemporáneos que viven una realidad diferente a la de sus predecesores; ya no más represión, cárcel, persecución, desaparecimiento ni muerte solo por ser educador responsable con su país, pues los años de la guerra que hubo de enfrentar este pueblo – y en los que algunos de sus dirigentes también eran maestros – ya han sido superados; pero sus luchas continúan por lograr que los objetivos de su labor sean una realidad, como que los niveles educativos actuales se eleven luego de los años de postración en los que los sumieron gobiernos a quienes nunca les interesó que en El Salvador ya no hubieran niños sin escuela.

Por las mismas características del país, en la actualidad los educadores salvadoreños se congregan entre al menos 5 organizaciones, entre las que sobresalen “Bases Magisteriales” y la misma “Andes 21 de Junio”; hoy teniendo como interlocutor a otro maestro como Ministro de Educación, el profesor Salvador Sánchez Cerén, también Vicepresidente de la República, con quien el rumbo de la educación en El Salvador adquiere nuevos brillos y objetivos por todos soñados, como por ejemplo, que no haya más un analfabeta, ni que un niño vaya descalzo a la escuela, ni estudie con el estómago vacío.

Grandes e inéditas realizaciones se están aplicando en el modelo educativo salvadoreño, y eso se debe en primer lugar al gobierno del cambio que lo ha propuesto y llevado a la práctica; y también a la participación de los buenos educadores que se incorporan a los programas formativos para elevar la calidad y eficiencia, y por supuesto de los innovadores alicientes para estudiantes y padres de familia, como la adquisición de los paquetes escolares, calzado y uniformes, y la merienda escolar.

Este 2011 los maestros reciben junto al cariño de los alumnos y padres de familia, el reconocimiento de la sociedad por su labor, y además el anuncio de la concesión de los esperados incrementos salariales por los que las diferentes organizaciones también lucharon por conseguir. Este jueves, en la plenaria de la Asamblea Legislativa, ha sido aprobado tal beneficio, que tendrá además efecto retroactivo a partir de enero; seguramente una justa retribución, como también un magnífico estímulo para seguir con su noble tarea.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


Observaciones pertinentes sobre lo que ocurre en Cuba

Por Andrés Gómez*

Foto Virgilio PONCE

Durante los dos más recientes meses he estado un tiempo considerable en Cuba, especialmente en La Habana, indagando sobre la realidad nacional; examinando lo más posible los cambios que han estado ocurriendo en la Isla desde septiembre pasado, y escuchando, conversando y entrevistando a múltiples personas, desde amigos y gente de a pie desconocidas para mí, hasta funcionarios y dirigentes.

Cuba atraviesa tiempos decisivos. El asunto fundamental que incumbe a la sociedad cubana no es el cambio de los objetivos o propósitos de esa sociedad socialista sino cómo mantenerlos y continuar lográndolos en estos tiempos económica y políticamente adversos.

Aunque no es sólo la adversidad política y económica internacional –adversidad que es principalmente sostenida por la política estadounidense de agresión permanente contra el pueblo cubano-- lo que ha forzado en Cuba el imperativo de estos trascendentales cambios, sino, tan importantemente también, ha sido el desgaste de modos ineficientes, decaídos y desmoralizantes de trabajo y de gobierno.

El segundo de estos factores es a mi entender el más importante de los dos mencionados. Porque los métodos y objetivos de trabajo y de gobierno diarios son los que fundamentan la razón de ser y de lucha de una sociedad revolucionaria socialista como la cubana. Son los pilares en los que se asienta la ética de la sociedad cubana.

Las discusiones y las decisiones que han aflorado al terreno público desde septiembre pasado que conformaron las decisiones tomadas como guías en este profundo proceso de rectificación por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba reflejan la necesidad de los cambios.

Ya que la forma que los cubanos y cubanas se habían acostumbrado a obrar –que es responsabilidad principalísima de su dirigencia política e ideológica- fueron paulatinamente anquilosando y desvirtuando su proceso revolucionario. A eso también se han debido las múltiples e imprescindibles reuniones partidistas de autocrítica de los últimos largos meses.

Atestiguo a la presencia incuestionable de un espíritu renovador en la sociedad cubana actualmente, especialmente en la esfera económica. Hay estabilidad social.

Hay fundamentada esperanza de que los cambios acordados han conllevado y conllevarán a potenciar las posibilidades de una vida más holgada, con más posibilidades de tener más recursos económicos para vivir mejor.

Hay confianza en la alta dirección política para conducir este proceso de rectificación favorablemente. Aunque subsiste aprensión sobre las implicaciones sociales y económicas de estos cambios en la sociedad. Incuestionablemente queda mucho por hacer.

La situación que atraviesa el país es difícil, repito, y es difícil porque este proceso de rectificación ocurre en tiempos de mucho peligro para aquellos Estados que se oponen a las políticas de control imperial de los gobiernos de Estados Unidos y los de sus aliados europeos, enemigos obsesos de la revolución cubana.

Estas rectificaciones ocurren también en tiempos, no de holgura financiera y económica del Estado cubano, sino muy al contrario en tiempos de grandes estrecheces económicas que importantemente afectan las posibilidades del gobierno cubano para poder implementar los cambios económicos adecuadamente.

Muchos peligros asechan a la voluntad de la nación cubana de afianzar y profundizar su sociedad socialista y su independencia. Pero, ¿cuándo no ha sido así desde el advenimiento al poder de la revolución? Sabemos que siempre ha sido así.

Es así como se ha fraguado la nación cubana durante este más de medio siglo. Y así seguirá siendo, al menos, por ahora. Por eso Cuba es ejemplo de constancia y heroísmo sin par.

Miami, 23 de junio de 2011

*Andrés Gómez, periodista cubano residente en EEUU, director de Areítodigital


Rendirán tributo a Roque Dalton en La Habana

La sede del Centro Pablo (Muralla No. 63, La Habana Vieja) será el espacio para recordar al poeta salvadoreño, este viernes, a las 10:30 a.m.
Kaloian Santos Cabrera
kaloian@juventudrebelde.cu
22 de Junio del 2011 21:10:24 CDT
El Centro Cultura Pablo de la Torriente Brau y la editorial australiana Ocena Sur se han unido para rendirle tributo al poeta y revolucionario Roque Dalton (El Salvador, 1935-1975), mañana viernes, a las 10:30 a.m., en la sede del Centro Pablo (Muralla No. 63, La Habana Vieja).
Los libros —hasta ahora inéditos— El aparato imperialista en Centroamérica y El Salvador en la revolución centroamericana, así como el catálogo de las obras de Dalton publicadas por Ocean Sur, serán presentados en la cita por los destacados intelectuales Lidoly Chávez y Aurelio Alonso. Lo mismo sucederá con un nuevo CD de la colecciónPalabra Viva del Centro Pablo, pero la responsabilidad de darlo a conocer recaerá en la periodista Virgen Gutiérrez.
En la jornada actuarán también trovadores que han musicalizado poemas de Roque Dalton, como Fidel Díaz y Manuel Argudín.