lunes, 13 de junio de 2011

Danny Glover pide en Cuba una “nueva esperanza” para afrodescendientes

Publicado en Cubadebate el 13 Junio 2011

El actor estadounidense Danny Glover afirmó este lunes en La Habana que “es el momento para encontrar una nueva esperanza” para los pueblos afrodescendientes del mundo.

“Es el momento para encontrar una nueva esperanza para nuestros hijos y nuestros nietos y los hijos y los nietos de nuestros nietos”, dijo Glover, de 63 años, quien llegó a la isla como Embajador de Buena Voluntad de UNICEF para participar en el seminario “Cuba y los pueblos afrodescendientes en América”.

Ante investigadores estadounidenses, de Brasil, Uruguay y Cuba, Glover opinó que su “responsabilidad va mucho mas allá de representar a los afrodescendientes”.

“Hay que abordar la vida de aquellos miles y miles de millones, que nosotros también representamos”, comentó el actor, que estimó necesario profundizar en los problemas de los afrodescendientes y enfrentarlos.

Glover señaló que aunque la UNESCO dedicó el año 2011 a los afrodescendientes, “en los seis meses que han transcurrido este es el primer evento al cual asisto y que trata con tanta seriedad este tema”.

Glover, quien protagonizó de la película “Arma letal” (1987) junto con Mel Gibson, visitó Cuba en 2009 junto a su colega Harry Belafonte, con quien recorrió un museo en la provincia de Matanzas, 100 km al este de La Habana, dedicado al sufrimiento de los esclavos africanos llevados a Cuba por los colonizadores españoles.

El domingo visitó la sede del Conjunto Folclórico Nacional de Cuba, donde presenció una clase de danza infantil y bailó ritmos de origen africano, como la rumba y el guaguancó. “Esto es un punto que nos une”, dijo a los medios locales.

Cuba vive un intenso debate sobre la persistencia y nuevas manifestaciones de racismo en la isla, pese a leyes y políticas que buscan su eliminación desde 1959.

“La lucha por la consolidación del socialismo en Cuba debe estar ligada a la eliminación del racismo”, dijo en la apertura del seminario el académico Fernando Martínez, director del Instituto Cultural Juan Marinello, que auspicia el semanario.

(Con información de AFP)


DUDAS Y OPCIONES: ABRIR EL JUEGO

Jorge Gómez Barata

La izquierda latinoamericana de hoy recuerda a los primeros tiempos de la Revolución Cubana cuando sin apenas pasado político ni compromisos doctrinarios y sin vínculos internacionales, los barbudos, jóvenes e ilustrados encabezados por Fidel y Raúl Castro tomaron el poder, iniciaron la Revolución y dieron el perfil político a la década prodigiosa. Después todo cambió.

Desde la ciencia, la tecnología y la especulación; tanto como desde la imaginación, la fantasía, la fe y la superchería, se nos abruma con teorías o suposiciones acerca de cómo será el mundo del mañana. Según los ponentes, tanto el futuro promisorio como el apocalipsis son deducibles del presente.

Mientras los científicos no conocen limites, planean la extensión de la vida, conciben empresas que tardaran décadas en madurar, proyectan exploraciones a otros planetas y galaxias y conciben las más audaces soluciones; otros creen que, como resultado del calentamiento global, la contaminación ambiental, la guerra, las manipulaciones genéticas o por el empleo irracional de la energía nuclear, el fin del mundo puede estar próximo.

Lo que nadie explica y sobre lo cual apenas se especula es cómo será la organización social y qué formas asumirá el gobierno en el mundo del futuro. El liberalismo, la más extendida, exitosa y actualmente dominante de las ideologías, no logró la universalización de la democracia; mientras el comunismo, única doctrina que proyectó un paraíso en la tierra, perdió vigencia.

Las tesis vigentes, parten de dos supuestos:

(1) La democracia liberal es una solución óptima, una especie de punto de llegada en el cual la evolución política se ralentiza tal como ocurrió con la progresión biológica. Este punto de vista da por hecho la existencia de una sociedad global y de un mundo plano, en el cual los bienes, los capitales, la tecnología y la cultura circulan sin obstáculos. Esa concepción descarta las regiones pobres donde mil millones de personas pasan hambre y asume la homogeneidad ideológica y el pensamiento único como hechos.

(2) Hay quienes auguran corta vida al capitalismo, la más exitosa de las formaciones económicas y sociales, también la más combatida y la que menos tiempo de vigencia tiene y que ha dado lugar a estilos de vida sostenidos por una dinámica económica, basada en el crecimiento constante, en el consumo infinito y el bienestar sin límites, promoviendo un despilfarro de recursos no renovables y una interacción con la naturaleza que lo hacen inviable. A todo ello se suma la injusticia social y la codicia características de ese régimen social.

En cualquier caso, más que a la esperanza, las reflexiones más lucidas, las propuestas más audaces y las elucubraciones más insólitas, están asociadas al pesimismo. A los que no creen en el liberalismo y el capitalismo se suman los que perdieron la fe en el socialismo, que no se derrumbó sólo sino junto con los estados de bienestar y con las expectativas que un día fueron el reformismo socialdemócrata, el nacionalismo afroasiático y más recientemente el neoliberalismo, que en 30 años pasó de promesa a fracaso.

A todo ello habría que añadir las demenciales políticas de las organizaciones terroristas, lo regímenes antediluvianos del Oriente Medio y los imperios que tienen en común la apuesta por la violencia y el dinero. La búsqueda de la hegemonía conduce a Estados Unidos y a sus aliados europeos a la promoción de la guerra como forma de controlar territorios y recursos estratégicos.

La única excepción al desconcierto generalizado proviene de una nueva izquierda ilustrada latinoamericana que asume el poder y lo sostiene por vía democrática y apuesta al progreso, la inclusión y la lucha contra la pobreza, sin establecer compromisos ideológicos ni afiliarse a doctrina alguna; tal como en sus primeros días hiciera la Revolución Cubana que hostilizada por Estados Unidos fue empujada al centro del conflicto este-oeste y ahora explora mejores caminos.

El dilema de muchos países es que le faltan opciones. A Cuba le sobran. El juego está abierto. Allá nos vemos.

La Habana, 13 de junio de 2011


EL SALVADOR.- “Si mueven magistrados violarían la Constitución”

Para el jurista Luis Nelson Segovia, uno de los diputados que redactó la Constitución actual, el decreto 743 se produce “frente a una acumulación de rumores y de temores” y aunque no está de acuerdo con todos los fallos de la Sala Constitucional, advierte que el decreto que la amarra, tiene “ilegalidades” y tiene inconstitucionalidades”

Yolanda Magaña

Diario El Mundo

Uno de los diputados que participó en las discusiones para redactar la Constitución de la República, el reconocido abogado Nelson Segovia, no comparte del todo las resoluciones que ha emitido la Sala de lo Constitucional actual, pero declara su supremacía, incluso en normas que rigen poderes Ejecutivo y Legislativo, en la interpretación de la Constitución.

No cree en la inocencia del FMLN. Sostiene que este partido de izquierda facilitó el trámite exprés que se hizo para aprobar el decreto 743 que pretendía amarrar las futuras decisiones de la Sala. Y recomienda no derogar la ley de amnistía, pero dice que una derogación no tendría efecto.

¿Qué lugar ocupa la Sala de lo Constitucional jerárquicamente en el Estado?, ¿se debe obedecer ciegamente a una Sala de lo Constitucional?

Tuve la gran suerte de formar parte de la Asamblea constituyente, se discutió precisamente la existencia de la Sala de lo Constitucional (antes Sala de Amparos) dentro de la estructura de la Corte Suprema de Justicia, y se discutió la posibilidad de crear una Corte constitucional distinta a la Corte, lo cual hubiera sido una cuestión novedosa. Se llegó a la conclusión de que introducir una institución nueva podría crear mayores problemas, teníamos reciente la creación de la Sala de lo Constitucional de Guatemala en donde había problemas muy graves de enfrentamientos entre la Corte constitucional y la Corte Suprema de Justicia. Así las cosas, forma parte de la Corte pero sí tiene una preeminencia muy importante en relación a las otras salas, está compuesta por mayor número de magistrados, los miembros necesitan ser designados para esa Sala por la Asamblea… La Constitución pone a la Sala como la única intérprete de la Constitución, tiene una superioridad por razones de la naturaleza de los casos relacionados a la Constitución.

¿Y tiene esa misma superioridad respecto al resto de poderes del Estado?

Con respecto a otros poderes del Estado, en relación a la interpretación de la Constitución, es el poder supremo. Tal es así que cuando existen diferencias entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo.

¿Tiene superioridad aún y cuando esté evaluando las normas por las que se rigen otros poderes del Estado?

Así es, porque la Constitución le da ese rol, de ser la única, la máxima, autoridad en resolver asuntos relacionados con normas de la Constitución.

Ahora, ¿es inconstitucional el decreto aprobado por la derecha el jueves pasado?

Tiene inconstitucionalidades y tiene ilegalidades. Es un atentado a la división de poderes porque se entromete en la votación que debe existir en la Sala de lo Constitucional. Porque en las salas de lo constitucional o cortes constitucionales en todo el mundo, las votaciones se hacen por mayoría.

¿No exigen unanimidad?

Por una sencilla razón. Son mayorías porque están las corrientes relevantes del pensamiento jurídico. A decir verdad, la decisión de la Sala de lo Constitucional es el primer fallo que se emite y, en relación a las salas de lo civil y de lo penal, aunque es una decisión de salas de la Corte prácticamente es una revisión a resoluciones que han pronunciado jueces de primera instancia o magistrados de segunda instancia. Son materias completamente distintas.

¿El carácter transitorio es una dedicatoria?

El carácter es una dedicatoria especial. El hecho es que señalar de antemano que esa reforma va a surtir efecto hasta el 31 de julio del año 2012, es porque el 31 de julio termina la presidencia del actual presidente de la Corte Suprema de Justicia y de la Sala de lo Constitucional. Entonces, el 1 de agosto las cosas regresan al estado anterior. Es ilógico pensar que está bien la votación por unanimidad durante este periodo, mientras estén los actuales integrantes de la Sala y, a partir del 1 de agosto, esperando que existan cambios, vuelven las cosas al estado anterior. Ese es un absurdo. Da la impresión que la transitoriedad se dio también para darle vigencia inmediata a ese decreto. Es muy novedoso el hecho de que en el mismo día se ha emitido la ley y el mismo día haya sido llevada a Casa Presidencial, sancionada por el Presidente de la República y ordenada su publicación.

¿Nunca había visto algo así?

No… En mi vida jurídica constitucional, nunca había visto una situación de esas… ¿Qué habrá sucedido? Ahí hay un trasfondo, una causa que no la conozco, pero la verdad es que eso no es normal. Es más, en mi opinión, todos los partidos estaban de acuerdo.

¿Incluso el FMLN?

Incluso el FMLN porque no votó pero sí acompañó el envío de forma rápida. Facilitó el trámite rápido y el Presidente, en una situación inusual, porque él está obligado a cumplir con la Constitución, revisar si los decretos que vienen de la Asamblea son o no son inconstitucionales, y él inmediatamente lo sancionó, y no solamente eso sino que ordenó la publicación. Y ya en Casa Presidencial ya habían firmado reservado espacio para Casa Presidencial.

Pero el Presidente sostiene que él tiene facultad para sancionarlo.

Efectivamente, eso es muy cierto. Él, desde el punto de vista del procedimiento, no ha tenido ninguna ilegalidad. Él cumplió con su obligación de sancionar y de enviar la publicación. Lo que resulta raro es que haya sido de una forma tan inmediata, sin ninguna revisión constitucional, porque lo normal es que se tarda. Normalmente es a la semana siguiente que se sacan las firmas y se lleva al Ejecutivo. El Ejecutivo (debe) estudiar si el decreto no adolece de vicios inconstitucionales.

Se han mencionado varios motivos del nacimiento del decreto: la homologación de la votación de las salas o el temor.

En lo que se refiere a homologación, es desconocimiento de lo que son los tribunales constitucionales. Normalmente en todo el mundo las votaciones son por mayoría. En la búsqueda de la unanimidad, al final el voto minoritario termina ganando la decisión, porque va consiguiendo votos de los suplentes y el voto minoritario se convierte mayoritario, porque alguien manipuló la suplencia.

¿Para qué decisiones en las instituciones democráticas se exige unanimidad?

No existe, el criterio de la mayoría es un criterio democrático (…) Ese no fue el tema. El tema fue el temor que para ciertos sectores ha dado esa actitud de independencia con que está actuando la Sala de lo Constitucional. Los partidos políticos están descontentos con la Sala. La Presidencia de la República está descontenta con la Sala, desde el momento en que la Sala declaró inconstitucional las partidas secretas. Los medios de comunicación también, cuando se declaró inconstitucional los artículos relacionados a los privilegios para los medios y periodistas.

¿Son temores fundados?

El hecho es que, frente a temores, no podemos tomar decisiones.

¿Tengan o no fundamento?

Sean o no con fundamento. Imagínese que tenemos temor de que la Asamblea Legislativa va a dictar un decreto que afectará la mayor parte de la población, no por eso vamos a tomar una acción para impedir que los diputados sigan funcionando como diputados, o poniéndole requisitos extraordinarios. Creo que sí había temor a que se resolviera el problema de la ley de amnistía, pero, se resuelva o no, no creo que vaya a causar mayor impacto. No estoy de acuerdo con la derogación, la ley de amnistía es el broche para concluir una paz lograda. Mal sería volver a abrir la discusión de perseguir estos responsables, sean de un sector o de otro.

¿Y por qué no va a causar mayor impacto?

Las leyes no pueden ser retroactivas. La ley de amnistía de 1993 ya provocó beneficios y derechos a determinadas personas, solo pueden tener efecto retroactivo cuando son en beneficio del reo, y aquí sería en perjuicio de los posibles reos. Si se llegara a derogar, comenzaría a surtir efecto a partir de ese momento. Definitivamente esta es una de las grandes defensas para evitar la extradición de los oficiales requeridos para su presencia en un tribunal de la Audiencia española, una de las principales defensas es que ya existe la ley de amnistía, y ya existió perdón y olvido.

¿Entonces solo fueron rumores?

Todos fueron rumores, ese decreto 743 se produce frente a una acumulación de rumores y de temores que la Sala, que está actuando muy independientemente, tenía el temor de que fuera tomar, y falsamente divulgaron que estaba a punto de salir una inconstitucionalidad sobre dolarización, Tratado de Libre Comercio con estados Unidos. Eso parece ser que asustó a los políticos, cosa que yo pongo en duda porque los políticos no se asustan tan fácilmente, creo que existen otras causas debajo de la mesa, incluso con los votos de los partidos de derecha y la aceptación tácita del FMLN, acompañados con la sanción y publicación del Presidente de la República. No es posible que la discusión se haya llevado a cabo de una forma tan apresurada, eso no es conciencia. Yo creo que hay un cambio por eso.

¿No es temor?

También hay resentimientos con la Sala. Sí hay un tema en discusión: los cocientes electorales, partidos pequeños se sienten con el temor que no pueden adquirir representación. Diera la impresión de que la Sala va a terminar declarando inconstitucional los gastos imprevistos, en su presupuesto tienen algunas partidas comprometidas para determinados proyectos, existe cierta tirantez entre el Ejecutivo y la Sala.

¿Cuál sería el costo social de que los políticos muevan a estos magistrados de la Sala en reacción al temor?

El decreto 743 es hasta el 31 de julio de 2012, fecha en que termina la presidencia y la composición de la Sala de lo Constitucional, pero la verdad es que los señores diputados no se han dado cuenta que la Constitución obliga al nombramiento de los magistrados de la Sala de lo Constitucional directamente por la Asamblea. Ellos no pueden… estarían violando la Constitución los diputados, mover a los magistrados electos para la Sala de lo Constitucional, reducirlos y bajarlos a otra sala porque estarían violando la Constitución. El nombramiento de ellos ha sido por nueve años para la Sala de lo Constitucional. Es distinto al revés: si alguien fue nombrado para la Sala de lo Civil, lo nombraron por nueve años y cumplió tres, y de repente consideran que lo pueden subir a la Sala de lo Constitucional, ahí tenemos el caso de la doctora Victoria de Avilés y del doctor Mauricio Alfredo Clará, que fueron ascendidos a la Sala para terminar su periodo. Estos magistrados de la Sala de lo Constitucional pueden sí cambiar de presidente, dentro de los que sean miembros, pero el único que va a cambiar el próximo año es uno.

¿Y solo en su condición de presidente, no de miembro de Sala?

Pueden dejarlo de nombrar presidente para el próximo periodo pero él seguirá siendo magistrado de la Sala de lo Constitucional.

¿Si mueven magistrados, violarían la Constitución?

Violarían la Constitución los diputados. Eso es lo que no se han dado cuenta. (La Constitución) les atribuye que la Sala de lo Constitucional deben ser designados por la Asamblea Legislativa.

¿Cuál es su evaluación sobre la Sala de lo Constitucional desde que lo7s magistrados asumieron sus cargos en 2009?, ¿es independiente?

No son infalibles, el hecho es que se han visto reconocidos por la independencia con que están actuando y que no se han visto sometidos por las presiones de diferentes sectores y grupos. Con sus resoluciones han salido perjudicados diferentes grupos y diferentes entes políticos, económicos, sociales, pero las resoluciones están muy bien fundamentadas. Algunas veces la sentencia en términos generales está bien y algunas cosas en las cuales yo como abogado no concuerdo. Pero en términos generales sí creo que han abordado temas que las anteriores salas de lo constitucional no se atrevían a abordar. El único llamado que he hecho personalmente es que los sectores en pugna dentro de la Corte Suprema de Justicia deberían deponer sus actitudes y buscar una armonía.