viernes, 10 de junio de 2011

GUERRA NO, ABUSO

PEDRO NAVAJA AL MANDO DE LA OTAN

Jorge Gómez Barata

El repugnante estilo bravucón de Anders Fogh Rasmussen, recuerda a Pedro Navaja, imagen lapidaria del matón de esquina, mafioso de bajo costo y abusador. Hubiera sido magnifico ver al belicoso Secretario General de la OTAN desembarcar en Iwo Jima o Normandía, enfrentar al general Giap o vérselas con los milicianos de Fidel Castro en bahía de Cochinos.

En los toscos parlamentos de Rasmussen plagados de amenazas y advertencias contra Gaddafi, que no ha podido cumplir a pesar de contar con un potencial de fuego que en 1945 le hubiera permitido tomar Berlín, no hay una sola expresión de compasión ni una excusa hacía los cientos de víctimas inocentes que mueren bajo los bombardeos a zonas pobladas de Trípoli y otras ciudades libias, realizados la mayor parte de las veces al amparo de la noche cuando las familias duermen.

Todas las guerras, según se sabe fomentadas “Por viejos que se conocen y se odian y en las que mueren jóvenes que no se conocen ni se odian”, son cruentas e injustas pero la que libran la OTAN y Estados Unidos contra Libia es esencialmente inmoral.

No existe un solo argumento juridica o moralmente sostenible para legitimar la guerra que hacen los Estados Unidos y la OTAN contra Libia la cual, para su desencadenamiento contó con el beneplacito del resto de los miembros del Consejo de Seguridad, unos que la pudieron vetar y no lo hicieron y otros que sin ese poder, dejaron hacer a los poderosos; otras entidades como la Liga Arabe que la endosaron y la Conferencia Islamica y la Unión Africana que miraron para otro lado.

No hay una sola palabra en la Carta de la ONU que fue creada después de las má grande de las guerras, precisamente para resolver por medios pascificos los litigios internacionales y de ese modo evitar los sufrimientos y las destrucciones que los conflictos armados acarrean, que legitime acciones semejantes.

Las decesiones de la ONU sobre Libia son tanto más ilegales porque ese pais no representaba amenaza alguna para ningún estado o nación del planeta y de hecho, ningún interés extranjero peligraba allí.

Más que hostilizada, Libia fue traicionada por sus nuevos aliados europeos a los cuales al-Gadaffi entregó el petroleo y con los cuales estableció estrechas relaciones politicas. Italia, España y Reino Unido, asi como Rusia y otras potencias, que se beneficiaron de los recursos naturales libios, guardaron en sus bancos los ingresos por concepto de ventas de petroleo y atesoraron las reservas de divisas del estado norafricano y le vendieron las armas con las cuales ni siquiera ha sabido defenderse.

Tan grande fueron los beneficios que Europa, especialmente Gran Bretaña, perdonó la presunta implicación Libia en el atentado de Lockerbie Escocia que puso fin al vuelo 103 de Panama ocasionando la muerte de 259 pasajeros y tripulantes.

Todavía hoy no se han revelado los oscuros motivos por los cuales los gobernantes europeos y Estados Unidos la empredieron contra Gadaffi, aunque obviamente no por el petroleo que ya tenian ni tampoco por proteger al pueblo libio, al que en noventa dias le han ocasionado más muertos que todos los que se puedan imputar a Gadaffi en 40 años de gobierno.

No hay manera de frenar una agresión que es promovida por los virtuales amos del planeta que han puesto a su servicio a las organizaciones e instancias judiciales que debían proteger a los pueblos de verdugos capaces de arrazar con civilizaciones enteras.

Lo más probable es que Anders Fogh Rasmussen y ningún otro de los agresores viva la experiencia con que Rubén Blades termina su tonada: “Quien a hierro mata a hierro termina”, no obstante, la historia tiene un sentido elemental de la justicia y cuando ya nadie recuerde a opresores y agresores, Libia sobrevivirá y su pueblo, mal conducido y peor tratado volverá a ocupar un lugar entre las naciones libres y prosperas de Africa. Allá llegaremos.

La Habana, 10 de junio de 2011

EL SALVADOR: Acertijos no resueltos del 743

Roberto Pineda

Esta primera semana de junio de 2011 ha sido de grandes lecciones en el proceso de aprendizaje político de los sectores populares salvadoreños, los que han logrado avanzar por medio de su experiencia -de observar, juzgar y participar- en el manejo de los acertijos de la lucha de clases.

Y es que las clases dominantes siempre tratan de ocultar su hegemonía bajo el espeso velo de los rituales del poder, en el que instituciones sagradas – la propiedad privada, la iglesia, el estado- ejercen su control intangible y misterioso. Cuando los oprimidos descubren los secretos del poder y desafían a sus dueños, la liberación se aproxima.


Y es lo que ha pasado con el ya famoso decreto 743 que manda la unanimidad en las decisiones de los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional de la CSJ. Hemos presenciado desde la realidad virtual y desde la realidad fáctica como los principales actores de la vida política y social han reaccionado iniciando con la aprobación por los partidos ARENA, GANA, PCN y PDC del decreto 743, de su sanción por el presidente Funes, del amplio y contundente rechazo ciudadano, de su inaplicabilidad por los 4 magistrados de la Sala de los Constitucional de la CSJ, de la retractación de ARENA y de su propuesta para que sea derogado, y de la reunión entre los presidentes de la CSJ y de la AL. Y el proceso continúa…


Pero es importante ir deshilando la madeja y descubrir detrás de las posiciones, de los discursos, e incluso de las acciones, los intereses y las fuerzas en pugna y como se van perfilando las correlaciones. Es clave definir a los campos en lucha y en especial identificar al enemigo principal para evitar caer en sus maniobras.


¿Qué es lo que está en juego?

El debate alrededor del papel de la Sala de lo Constitucional de la CSJ es el debate sobre el avance o estancamiento del proceso de cambio que vive el país a partir del 15 de marzo de 2009. Ni más ni menos. El motor principal – no el único- de avance institucional del proceso de cambios del sistema político existente, que es herencia del pasado autoritario de estirpe militar, radica en estos 4 magistrados, que con solo aplicar la ley, hacen entrar en crisis un sistema profundamente corrupto y elitista.


Existen sectores empresariales (ANEP) y de la misma derecha (FUSADES) que tienen el suficiente olfato político para subirse a este tren y evitar así quedarse como espectadores. Así como existen sectores de la izquierda política (FMLN) y de la izquierda social (COMPHAS, FSNP) que deberían acompañar de manera decidida este proceso pero que se mantienen a la expectativa por temor a verse rebasados por la misma situación. La prudencia se convierte en parálisis.

Por otra parte, pensar que el acompañamiento de la derecha empresarial y mediática a este proceso significa que han abjurado de sus posiciones a favor de la defensa de este sistema capitalista explotador es una clara ingenuidad. Y muy pronto la realidad se encargara de demostrarlo.


En una situación tan compleja como esta, existe siempre el peligro de que los arboles nos oculten el bosque. ¿Cuáles son los arboles? Son las posiciones, discursos y acciones que cambian de un momento a otro, en las diversas fuerzas. ¿Cuál es el bosque? Los intereses y posición de clase, la ideología, la trayectoria histórica, las alianzas internacionales.


La derecha empresarial se impuso sobre la derecha política.

En el campo de los sectores de derecha observamos como al final la derecha empresarial (ANEP) le dobló el brazo a la derecha política y obligó al mismo Cristiani a reconocer públicamente su torpeza. Ojala los sectores populares puedan realizar la misma tarea respecto al presidente Funes. Es significativo como la ANEP ha logrado entender que el rescate de la institucionalidad democrática vendrá a garantizarle mayores niveles de rentabilidad a sus empresas. Y entonces modificó su posición inicial de rechazo ante la Sala de lo Constitucional dela CSJ por la de acompañamiento, quizás siguiendo el adagio estadounidense de que “if you cant beat them… join them. “


La derecha política, hoy con cuatro expresiones, ARENA, GANA, PCN y PDC, y más preocupada por la posibilidad real de una derrota electoral en marzo próximo, reacciona más visceralmente e identifica a los 4 magistrados como la fuente de todos sus males. Y la factura por esta posición la pagará principalmente ARENA, aunque se haya arrepentido.

La protesta social doblega al poder institucional

No obstante la clara alineación en esta coyuntura del presidente Funes con la derecha política, ubicarlo automáticamente en este campo es un serio error de apreciación estratégica. Y al hacerlo así lo que estaremos haciendo es reducir el campo de las fuerzas populares y sus alianzas. Y todavía vienen muchas batallas. Esto es solo es el inicio de un tensionamiento social destinado a crecer.


El presidente Funes no es nuestro enemigo. Y la realidad le va enseñando que en política los errores se pagan caro. Y hoy por hoy el decreto 743 ha sido su peor pesadilla en dos años. ANEP y la oligarquía que representa, son nuestros enemigos. El imperio es nuestro enemigo. No debemos de confundirnos. Lo mismo pasa con el FMLN. Colocar al FMLN en la derecha es un craso error político. EL FMLN es la principal fuerza de la izquierda. No reconocer esta realidad es vivir en un mundo de fantasía.


Lo que se requiere es exigirle que cumpla con su papel de partido revolucionario y que toda la fuerza acumulada sea canalizada a fortalecer el proceso de cambios. La gente necesita ver al FMLN luchando en las calles además de luchando en los ministerios y alcaldías. En esta última coyuntura el FMLN estuvo ausente de la calle y algunos se preguntan si esto significa que va a ceder su papel histórico de conductor del movimiento social y popular, y dedicarse exclusivamente a la lucha parlamentaria. La vida se encargara de darnos la respuesta.

La victoria popular requiere de un corazón ardiente y una mente fría
.


Los que diseñaron esta maniobra desde ARENA –se rumora que en Casa Presidencial- hoy como pecadores arrepentidos juran que estaban equivocados y pretenden culpar al FMLN por no ayudarlos a derogar el famoso decreto e incluso se atreven a participar en las acciones de protesta. Frente a esto debemos de reflexionar.

Toda lucha requiere de mucha pasión, entusiasmo, de un corazón rebosando de sueños. Esta semana y este mismo día hemos presenciado esos componentes. Pero también requiere de una mente lúcida, de una análisis profundo de las contradicciones al interior del enemigo, de nuestras debilidades y fortalezas, de las consignas adecuadas al momento, etc. La victoria popular en cada momento y en cada etapa del proceso de lucha por la revolución democrática exige un corazón ardiente y una mente fría.


Es lo que vamos construyendo en el camino, esperando que resuelven hoy por la tarde los magistrados y los diputados. Esperando que se sigan resolviendo los acertijos. Y esperando también cómo se comporta La Selecta frente a Costa Rica…


San Salvador, 9 de junio de 2011