jueves, 2 de junio de 2011

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 03 DE JUNIO DE 2011

AUDIO

Este miércoles 1 de junio, el presidente de la República de El Salvador, Mauricio Funes, quien llegara a tal cargo bajo la bandera del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, ha rendido el informe correspondiente al segundo año de su administración, en sesión solemne de la Asamblea Legislativa.

En su discurso destacó que aunque cinco años no son suficientes para producir todas las transformaciones que el país necesita, el primer paso de estos cambios ya se ha dado en materia política en estos primeros 2 años de mandato, y que los frutos de ello se han evidenciado rápidamente a partir de la alternancia en el poder; que además ha dado muestras ante la comunidad internacional de madurez política del país, a pesar de quienes auguraban que un cambio de tal magnitud, es decir sacar del poder ejecutivo a la derechista Arena que había gobernado por 20 años, podría traer caos e inestabilidad, cosa que quedó totalmente desvirtuada.

Otro detalle que ha destacado Funes es la verdadera independencia de poderes que se ha materializado en estos dos años de gestión gubernamental, de tal manera que ningún Órgano del Estado prevalece sobre otro. Esta dinámica debiera consolidarse para ser irreversible, apuntó Funes, lo mismo que garantizar seriamente la seguridad jurídica que demandan las fuerzas económicas y los inversionistas extranjeros.

También el cambio llegó con las políticas sociales, pues se ha avanzado a pesar de las enormes dificultades económicas y financieras del país, dejando atrás el asistencialismo que practicaron los gobiernos de Arena, poniendo en práctica el enfoque de derechos humanos en materia de políticas sociales, que han tenido la principal muestra en las áreas de salud y educación, donde se ha ampliado la cobertura y la mejora de las instituciones sanitarias, así como la ayuda a través de la entrega de los paquetes escolares y alimentación que favorecen a más de 1 millón cuatrocientos mil estudiantes, entre otras medidas de estímulo a dichos rubros.

Mencionó también el presidente otros programas sociales que el gobierno ha echado a andar en estos dos años, como el de Comunidades Solidarias Rurales, que cubre una población de medio millón de personas; y el de las Comunidades Solidarias Urbanas, que está presente en los 25 municipios de mayor índice de pobreza urbana con el Programa de Ayuda Temporal al Ingreso, con un presupuesto de 51 millones de dólares y que atenderá a 56 mil mujeres jefas de hogar y jóvenes sin empleo. De igual modo, el programa de la Pensión Básica Universal que actualmente cubre en 37 municipios, y que a finales de este año llegará a 53, cinco de ellos de la zona urbana.

En su informe de labores también ha mencionado los graves problemas que el país aún enfrenta en las áreas de la seguridad ciudadana, en la que al momento se ha logrado detener la tendencia al alza, y se trabaja fuertemente para seguir reduciendo los índices de criminalidad que abaten a los salvadoreños; y con respecto a la crisis económica, mencionó que El Salvador ya muestra signos de crecimiento después de la debacle en ese sentido que se recibió el país al tomar posesión, anunciando que este año podría crecerse un 2,5 del Producto Interno Bruto, a pesar de los obstáculos enfrentados con los altos costos de los combustibles y los alimentos, y la hasta ahora posición contraria que mantienen algunos sectores productivos de la gran empresa, que han preferido invertir en países vecinos, y no en El Salvador.

Grandes esfuerzos deberán ponerse en práctica para seguir avanzando, en momentos que se reafirma que los cambios han llegado al país, y que deben seguirse impulsando, tal como lo señaló la Comisión Política del FMLN en saludo al Segundo Año del Gobierno del Cambio.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


AUNQUE LE PESE A LA DERECHA, EL CAMBIO AVANZA

Comité FMLN en Suecia

En varias latitudes, las frases y estrategias de partidos de distintos colores políticos, nos hablan del cambio, en los mismos Estados Unidos, el actual gobierno se ganó la simpatía de la mayoría de los electores hablando de la necesidad del cambio. Pero es ya en la práctica en donde se ve si esto era retórica del alarde de propaganda electoral.

En El Salvador, el 2009, el FMLN en su programa y campaña electoral habló del Gobierno del Cambio, no como retórica sino como necesidad impostergable para frenar el deterioro y empezar una nueva andadura en la búsqueda de un nuevo y verdadero desarrollo para el país.

A la fecha han trascurrido dos años del cambio de gobierno y todos los estratos políticos organizados en partidos o en entidades que se dicen “apolíticas” analizan con lupa la andadura del Gobierno del Cambio.

La derecha y sus acólitos naturalmente han sido contrarios desde hace 24 meses a todo lo impulsado y hecho por este gobierno; lo que hace fácil y predecible que los análisis de ARENA y sus congéneres han movilizado analistas y medios de comunicación que en un solo coro y con alarde de críticas fundamentadas y todo tipo de improperios, dan un adelanto de como han programado la campaña electoral con miras a las elecciones de marzo del 2012.

Está claro que el Gobierno del Cambio se constituyó bajo la tutela del presidente electo, como un gobierno de unidad, en donde participan desde cuadros del FMLN y de otros gremios y partidos políticos, hasta personeros sin partido pero con visión de aportar desde su perspectiva a impulsar el cambio.

Este es un elemento más, que se suma al abanico del gobierno organizado por Mauricio Funes que a pesar de ser un hombre progresista, no es realmente militante del FMLN.

Al llegar el 1 junio del 2009, el nuevo gobierno no solo llega en medio de una crisis económica mundial, sino que también heredaba 20 años de gobiernos areneros que aplicaban métodos económicos neoliberales que desmantelaron el tejido agrícola y productivo y privatizaron y se repartieron a su propia discreción bancos y empresas rentables del Estado y como corolario nos desmonetizaron borrando el Colón dejaron al dólar como única moneda de circulación nacional; lo que al momento nos encarece más el costo de vida y le resta competencia y control a nuestra economía.

No es menos importante acotar que todavía a dos años, las estructuras burocráticas y de Estado que han servido a la derecha, no están desmontadas y tanto en el gobierno como en instituciones autónomas e instituciones estatales sobreviven, viejas influencias, funcionarios y empleados que frenan o bloquean el esfuerzo que desde el gobierno se realiza. Por tanto el gobierno tiene todavía pendiente la depuración del gobierno y del Estado, de elementos que se oponen al cambio.

El FMLN, desde su fundación como Partido político se convirtió en la real diferencia en el espectro político salvadoreño y desde entonces no dejó de crecer y organizarse hasta convertirse hoy en la fuerza política más grande e importante de El Salvador; nadie puede negar esto, como tampoco que es la fuerza imprescindible para liderar las verdaderas transformaciones sociales.

Es evidente que la participación de los cuadros del FMLN es significativa en este gobierno; por lo que ya a dos años está clara la impronta de los efemelenistas en la forma en que el cambio está avanzando especialmente se evidencian en el área social, en Educación, Salud, Obras Públicas, Agricultura en donde el gobierno ha realizado importantes inversiones que ya están marcando la nueva forma de hacer política, a pesar que los recursos con los que se cuentan son limitados; por tanto la lógica de ese esfuerzo ha tenido como destinatarios a los más desposeídos.

Esta experiencia de estos dos años del Gobierno del Cambio, ha borrado el estigma propagandístico del miedo que la derecha utilizaba, para demonizar al FMLN; hoy el pueblo tiene claro que la ingobernabilidad y la catástrofe social no son signos de la forma de gobernar de los efemelenistas.

La lucha frontal contra la delincuencia, es sin duda uno de los aspectos cuya valoración es positiva; en donde la estrategia a pesar de ser de mediano y largo plazo, ya va dando resultados que marcan la diferencia de gobiernos del pasado en donde la impunidad y la corrupción penetró estamentos de la burocracia y la política del Estado que a la fecha continúan siendo un lastre; por ejemplo en la aplicación de la justicia; asumiendo esta corrección, como uno de los principales desafíos que enfrentamos gobierno y sociedad civil en El Salvador para los próximos años.

Es tarea impostergable, la dinamización aun mayor de la economía, desde los sectores productivos medianos y pequeños que durante los gobiernos de derecha fueron marginados de créditos y otras posibilidades, poniendo énfasis en una concertación nacional de todos aquellos que sin prejuicios quieran un mejor El Salvador. Para ello el gobierno ya está poniendo las bases.

Pero más allá de hacer el balance de estos 24 meses, es importante el compromiso que asume el FMLN desde su dirigencia hasta el último militante, a defender los logros a la fecha e impulsar junto con el gobierno y toda la sociedad salvadoreña la democracia participativa, como instrumento para validar desde todos los sectores los derechos y las justas aspiraciones por los cambios reales, que a pesar de la oposición de la derecha avanzan y seguirán avanzando. Con propiedad podemos decir que del 1 de junio del 2009 al 1 de junio del 2011, la acción de Gobierno del Cambio ha dado pasos importantes que ya no tendrán reversa y AUNQUE LE PESE A LA DERECHA, EL CAMBIO AVANZA.


Lula termina visita a Cuba tras reunirse con Fidel y Raúl


Publicado en Cubadebate el 2 Junio 2011

El General de Ejército Raúl Castro Ruz (I), presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, despidió al expresidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva (D), en el Aeropuerto Internacional "José Martí", en La Habana, el 2 de junio de 2011. AIN FOTO/Oriol DE LA CRUZ ATENCIO/

“He quedado muy entusiasmado, pienso que las cosas marchan bien, ahora vuelo a Caracas, mañana participaré en un foro con empresarios brasileños y hoy conversaré un poco con el presidente (Hugo) Chávez”, declaró Lula a la prensa, en el aeropuerto, donde fue despedido por el presidente Raúl Castro.

Lula añadió que el miércoles visitó a Fidel “y está muy hablador como siempre”, al tiempo que dijo sentirse “feliz porque el trabajo que Brasil está haciendo con Cuba está marchando muy bien”.

Añadió que espera que “la presidenta Dilma (Rousseff) realice una visita a Cuba y que después el presidente Raúl visite Brasil para que nuestras relaciones continúen cada vez mejor”.

Lula, quien llegó el martes a Cuba, fue recibido ese mismo día por Raúl Castro en el Palacio de la Revolución, con quien revisó la marcha de las relaciones bilaterales y temas de la agenda internacional, según un comunicado oficial.

El mandatario acompañó a Lula el miércoles a inspeccionar las obras de modernización del Puerto del Mariel, 45 km al oeste de La Habana, donde se ejecutan una linea férrea, una autopista y otras obras con financiamiento brasileño de 300 millones de dólares.

Las obras son realizadas por una asociación económica del grupo brasileño Odebrecht y una constructora cubana.

(Con información de AFP)