domingo, 24 de abril de 2011

Reflexiones del Compañero Fidel: El Norte revuelto y brutal

Estaba leyendo materiales y libros en abundancia para cumplir mi promesa de continuar la Reflexión del 14 de abril sobre la Batalla de Girón, cuando eché una ojeada a las noticias frescas de ayer, que son abundantes como todos los días. Se pueden acumular montañas en cualquier semana, que van desde el terremoto en Japón, al triunfo de Ollanta Humala sobre Keiko, hija de Alberto Fujimori, ex presidente de Perú.

Perú es gran exportador de plata, cobre, zinc, estaño y otros minerales; posee grandes yacimientos de uranio que poderosas transnacionales aspiran a explotar. Del uranio enriquecido salen las más terribles armas que conoció la humanidad, y el combustible de las centrales electronucleares que, pese a las advertencias de los ecologistas, se estaban construyendo a ritmo acelerado en Estados Unidos, Europa y Japón.

No sería justo, desde luego, culpar a Perú de esto. Los peruanos no crearon el colonialismo, el capitalismo y el imperialismo. Tampoco se puede culpar al pueblo de Estados Unidos, que es también víctima del sistema que ha engendrado allí a los políticos más atolondrados que ha conocido el planeta.

El pasado 8 de abril los amos del mundo dieron a la luz su acostumbrado informe anual sobre las violaciones de los “derechos humanos”, que motivó un agudo análisis en el sitio web Rebelión, suscrito por el cubano Manuel E. Yepe, basado en la respuesta del Consejo de Estado de China, enumerando hechos que demuestran la desastrosa situación de tales derechos en Estados Unidos.

“…Estados Unidos es el país donde más se agreden los derechos humanos, tanto en su propio país como en todo el mundo, y es una de las naciones que menos garantiza la vida, la propiedad y la seguridad personal de sus habitantes.

“Cada año, una de cada 5 personas es víctima de un crimen, la tasa más alta del planeta. Según cifras oficiales, las personas mayores de 12 años sufrieron 4,3 millones de actos violentos.

“La delincuencia creció alarmantemente en las cuatro mayores ciudades del país (Filadelfia, Chicago, Los Angeles y Nueva York) y se registraron notables incrementos respecto al año previo en otras grandes urbes (San Luis y Detroit).

“El Tribunal Supremo dictaminó que la posesión de armas para la defensa personal es un derecho constitucional que no puede ser ignorado por los gobiernos estaduales. Noventa de los 300 millones de habitantes del país poseen 200 millones de armas de fuego.

“En el país se registraron 12.000 homicidios causados por armas de fuego, mientras que el 47 por ciento de los robos se cometieron igualmente con uso de armas de fuego.

“A la sombra de la sección de “actividades terroristas” del Acta Patriótica, la tortura y la extrema violencia para obtener confesiones de sospechosos son prácticas comunes. Las condenas injustas se evidencian en las 266 personas, 17 de ellas ya en el corredor de la muerte, que han sido absueltas gracias a pruebas de ADN.

“Washington aboga por la libertad en Internet para hacer de la red de redes una importante herramienta diplomática de presión y hegemonía, pero impone estrictas restricciones en el ciberespacio en su propio territorio y trata de establecer un cerco legal para lidiar con el desafío que representa Wikileaks y sus filtraciones.

“Con una alta tasa del desempleo, la proporción de ciudadanos estadounidenses que vive en la pobreza alcanzó un nivel récord. Uno de cada ocho ciudadanos que participó el pasado año en los programas de cupones para alimentos.

“El número de familias acogidas en centros para desamparados aumentó un 7 por ciento y las familias tuvieron que permanecer más tiempo en los centros de acogida. Los delitos violentos contra estas familias sin techo aumentan sin cesar.

“La discriminación racial permea cada aspecto de la vida social. Los grupos minoritarios son discriminados en sus empleos, tratados de manera indigna y no son tenidos en cuenta para ascensos, beneficios o procesos de selección laboral. Un tercio de los negros sufrió discriminación en sus lugares de trabajo aunque sólo el 16% se atrevió a elevar queja.

“La tasa de desempleo entre los blancos es de un 16,2 %, entre hispanos y asiáticos del 22 %, y entre los negros es del 33 %. Los afroamericanos y los latinos representan el 41 por ciento de la población carcelaria. La tasa de afroamericanos cumpliendo cadena perpetua es 11 veces más alta que la de blancos.

“El 90 por ciento de las mujeres ha sufrido discriminación sexual de algún tipo en su lugar de trabajo. Veinte millones de mujeres son víctimas de violación, casi 60.000 presas han sufrido agresión sexual o violencia. Una quinta parte de las estudiantes universitarias son agredidas sexualmente y el 60 por ciento de las violaciones en campus universitarios ocurre en los dormitorios femeninos.

“Nueve de cada diez estudiantes homosexuales, bisexuales o transexuales sufren acoso en el centro escolar.

“El Informe dedica un capítulo a recordar las violaciones de los derechos humanos de que es responsable el gobierno de Estados Unidos fuera de sus fronteras. Las guerras de Irak y Afganistán, dirigidas por EEUU, han causado cifras exorbitantes de víctimas entre la población civil de estos países.

“Las acciones ‘antiterroristas’ de EEUU han incluido graves escándalos de abuso a prisioneros, detenciones indefinidas sin cargos o juicios en centros de detención como el de Guantánamo y otros lugares del mundo, creados para interrogar a los denominados ‘presos de gran valor elevado’ donde se aplican las peores torturas.

“También recuerda el documento chino que EEUU ha violado el derecho a existir y desarrollarse a la población cubana sin acatar la voluntad mundial expresada por la Asamblea General de la ONU durante 19 años consecutivos sobre ‘La necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba’.

“EEUU no ha ratificado convenciones internacionales sobre los derechos humanos como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de la Discriminación contra la Mujer; la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Convención sobre los Derechos del Niño.

“Los datos que aporta el recuento presentado por el gobierno chino demuestran que el funesto historial de EEUU en este terreno lo descalifican como ‘juez de los derechos humanos en el mundo’. Su ‘diplomacia de los derechos humanos’ es pura hipocresía de doble rasero al servicio de sus intereses imperiales estratégicos. El gobierno chino aconseja al gobierno de EEUU que tome medidas concretas para mejorar su propia situación en derechos humanos, que examine y rectifique sus actividades en ese terreno y detenga sus actos hegemónicos consistentes en utilizar los derechos humanos para interferir en los asuntos internos de otros países.”

Lo importante de este análisis, a nuestro juicio, es que se haga tal denuncia en un documento suscrito por el Estado chino, un país de 1 341 millones de ciudadanos, que posee 2 millones de millones de dólares en sus reservas monetarias, sin cuya cooperación comercial el imperio se hunde. Me parecía importante que nuestro pueblo conociera los datos precisos contenidos en el documento del Consejo de Estado chino.

Si Cuba lo dijera, carecería de importancia; llevamos más de 50 años denunciando a esos hipócritas.

Martí había dicho hace 116 años, en 1895: “…el camino que se ha de cegar, y con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América, al Norte revuelto y brutal que los desprecia…”

“Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas”.

Fidel Castro Ruz

Abril 23 de 2011

7 y 32 p.m.


RULETA RUSA ATÓMICA (III)

Jorge Gómez Barata

El desastre atómico provocado por el terremoto y el tsunami en Japón ha revuelto mis recuerdos y mis notas en un tema en el cual me inicie cuarenta años atrás y que no cuento debido a que se trata de memorias forjadas en actos de servicio y que por tanto, no me pertenecen.

El caso es que por aquella época, en un humilde boletín que hacíamos en un mimeógrafo y se llamaba “Atomito” (por lo de atómico) publiqué mi primer artículo firmado que comencé con una cita de Einstein que ahora repito de memoria: “La bomba atómica, además de envenenar la tierra, el agua y el aire, envenena los espíritus…”

De venenos y espiritualidad trata esta anécdota.

Años después cayó en mis manos un libro sobre figuras relevantes de la diplomacia y un nombre me llamó la atención: Edwin O. Reischauer, exitoso embajador norteamericano en Tokio al que asocié con tempranas lecturas sobre el Proyecto Manhattan e Hiroshima. Al comprobar los nombres me percaté de que se trataba de las mismas personas y de sorprendentes hechos relacionados con la era atómica.

Edwin O. Reischauer, un destacado académico y brillante diplomático norteamericano, nombrado como embajador en Tokio por JFK, había nacido en Japón en 1910 de padres norteamericanos y vivió allí hasta los 17 años, tenía 35 cuando su país de nacimiento atacó a su patria por Pearl Harbor.

Con la nación bajo ataque y en condiciones de guerra intensas, Reischauer, sirvió al ejército de su patria contra el país donde había nacido. Aprovechando sus conocimientos de la lengua y la cultura japonesa durante la contienda actuó como experto para la inteligencia militar estadounidense. Hasta aquí, excepto el conflicto filosófico de lealtades, entre el nacer y el ser, nada es excepcional.

Lo extraño es que según había leído años atrás, en alguna revista, lo mismo pudo haber sido Bohemia que Selecciones Reader΄s Digest, una persona con ese nombre formó parte del Comité creado para seleccionar los blancos para la utilización de la bomba atómica. Involucrar en semejante tarea a alguien nacido en Japón me pareció, como mínimo, una desconsideración.

En la selección de los blancos para el bombardeo, efectuada a mediados de mayo de 1945 en Los Álamos, Nuevo México, se plantearon algunas exigencias: Debían ser objetivos mayores de 3 millas de diámetro y que no hubieran sido bombardeadas anteriormente de modo que se pudieran apreciar claramente los efectos de la bomba; además, el ataque debía ejercer un efecto psicológico devastador sobre Japón. Por esas y otras consideraciones fueron recomendadas las ciudades de: Kioto, Hiroshima, Yokohama y Kokura.

Siempre se creyó que el hecho de que Kioto, (La Roma de Japón), capital imperial durante más de mil años, fuera una ciudad poco industrializada, de enorme relevancia cultural al punto de albergar 17 monumentos patrimonio de la humanidad y sin gran significado militar, la había salvado de los bombardeos aliados; también se asumía que esas mismas consideraciones influyeron para que fuera tachada en la lista de los blancos atómicos; hecho en el que presuntamente habría influido Edwin O. Reischauer.

Sin embargo, al publicar su autobiografía, el propio Reischauer se encargó de aclarar que aquella emblemática ciudad, recomendada como blanco atómico fue tachada de la lista, no por él sino por el Secretario de la Guerra del presidente Truman, Henry L. Stinson que tenía especial aprecio por la localidad debido a que años atrás había disfrutado allí de su “luna de miel”.

Durante años conservé la nota en mi mente para cuando tuviera tiempo investigar un poco más y escribir un artículo cuyo título había seleccionado ya: “El romance que salvo a Kioto”. Ahora, apremiado por la tragedia y con más temas que tiempo para realizarlos, la desempolvo para mostrar que, en la rama nuclear en la cual son característicos la improvisación y el aventurerismo, hay también toques de frivolidad.

Ojalá el amor hubiera salvado también a las otras urbes japonesas y salve a la humanidad de otros holocaustos semejantes. Hay más historias, la próxima se refiere a la casualidad y la buena o la mala suerte. Luego cuento. Allá nos vemos.

La Habana, 24 de abril de 2011