lunes, 18 de abril de 2011

CUBA.- ENTREGADAS 63% DE TIERRAS EN USUFRUCTO A 143.000 PERSONAS

LA HABANA, 18 (ANSA) - Cuba entregó en usufructo a 143.000 personas el 63% de las tierras ociosas que tenía el país cuando comenzó el proceso de distribución en 2008 con el objetivo de hacerlas producir para sustituir las importaciones de alimentos.

"Ya hemos entregado el 63% de las tierras, es decir, 1.191.000 hectáreas" de las 1.800.000 hectáreas de tierras ociosas que había -el 27% de la superficie agrícola total del país-, informó hoy en rueda de prensa Pedro Olivera, director nacional del control de la tierra del Ministerio de Agricultura.

El ministerio recibió 165.000 solicitudes y aprobó el 91% de ellas, por lo que "más de 143.000 personas ya han accedido a la tierra", añadió Olivera, que apuntó que se siguen admitiendo solicitudes dentro del proceso que calificó de "muy positivo" al superar "todas las expectativas".

De las áreas entregadas ya se han puesto en uso el 77% (922.000 hectáreas), de ellas más del 53% para ganadería, 25% para cultivos varios y el 8% para el arroz. Más del 70% de las personas que han recibido las tierras en usufructo "no tenían experiencia en la agricultura".

De hecho, el proceso de entrega de las tierras, dijo Orlando Díaz, director jurídico del ministerio, "ha atraído fuerza de trabajo de otros sectores" coincidiendo con el recorte anunciado este año de medio millón de empleos estatales.

Cuba importa el 80% de los alimentos que consume y paga por ello cerca de 2.000 millones de dólares al año.

La sustitución de importaciones de alimentos es un asunto de "seguridad nacional", según ha dicho en varias ocasiones el presidente, Raúl Castro.

DFB
18/04/2011 19:00

Resolución sobre el Informe Central al VI Congreso del PCC

Publicado en Cubadebate el 18 Abril 2011

El 6to Congreso del Partido Comunista de Cuba, luego de analizar el Informe Central presentado por el compañero Raúl Castro Ruz, considera que constituye una valoración objetiva del crucial momento que vive la Patria.

Evalúa con realismo, concisión y justeza las tareas que nuestro pueblo acomete en medio de los peligros y dificultades impuestos por la compleja situación internacional. Plantea de forma diáfana las deficiencias propias que se suman a los factores externos adversos, como la desorganización, la burocracia, el paternalismo y la falta de previsión y exigencia.

Expone las cuestiones medulares del profundo, amplio y democrático proceso de discusión del Proyecto de Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución, que resumen las bases para la actualización del modelo de desarrollo en esos vitales campos, tarea que exigirá poner en tensión y coordinar todas las fuerzas patrióticas y revolucionarias de la sociedad.

Una vez más, el compañero Raúl nos da un ejemplo de cómo debe actuar cada cuadro y militante revolucionario. Su intervención reafirma el principio de que la información precisa y honesta sobre cada asunto, por sensible que sea, acompañada de la crítica oportuna y el amplio intercambio de criterios, constituyen puntos de partida para sumar a todos a la solución de los problemas, lo que demanda además actuar con orden, disciplina, exigencia, y el ejercicio riguroso del control.

El Congreso evalúa como acertado el profundo análisis acerca de la labor del Partido. Orienta prestar la máxima atención a las justas críticas a concepciones erróneas sobre los vínculos de sus estructuras de dirección con las del Estado y la economía, así como resalta la importancia de erradicar las deficiencias en la política de cuadros, cuyo papel es determinante para el futuro de la Revolución.

Destaca la extraordinaria labor en el campo de la defensa realizada por nuestro pueblo, firmemente convencido de que su preparación y disposición a rechazar cualquier aventura militar del enemigo es la mejor forma de evitarla.

Ratifica los principios que sirven de guía a la política exterior del país, la vocación integracionista y solidaria hacia Nuestra América y el Tercer Mundo, así como la voluntad de dialogar con Estados Unidos sobre cualquier asunto de manera respetuosa, sin condicionamiento, ni sombras para nuestra independencia, soberanía y autodeterminación.

El informe presentado es consecuente con el pensamiento y la acción del compañero Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana, quien ha conducido a nuestro pueblo durante más de medio siglo y continúa contribuyendo a la lucha con sus valiosas reflexiones y orientaciones.

El 6to Congreso del Partido Comunista de Cuba aprueba en todas sus partes el Informe Central, orienta su estudio por los militantes, así como adoptar las medidas necesarias para que su contenido esté al alcance de todo nuestro pueblo.

Ello resulta esencial para emprender las tareas que están por delante, fundamentalmente en la economía, sin descuidar un instante los pilares que garantizan la soberanía e independencia de la Patria: la unidad del pueblo y su permanente disposición a defender a cualquier precio el Socialismo.

VIDEO

YouTube Preview Image

RULETA RUSA ATÓMICA (II)

Jorge Gómez Barata

El desastre nuclear provocado por el terremoto y el tsunami que afecta a varias plantas nucleares en Japón aunque, estadísticamente remoto, era probable, como previsible es que ocurra cuando se levanta una planta atómica en una región sísmica o volcánica, en una costa excesivamente expuesta o en un lugar de intenso tráfico aéreo. Lo ocurrido confirma la temeridad y el aventurerismo con que la humanidad fue empujada a una edad para la que no estaba preparada: la era nuclear.

Además de por la secretividad impuesta por las aplicaciones militares y la competencia industrial, la historia nuclear ha estado caracterizada por la improvisación y el aventurerismo, rasgos todavía presentes en una actividad con potencial para exterminar la vida e incluso destruir el planeta.

Debido a que en junio de 1945 la II Guerra Mundial había concluido en Europa y la derrota de Japón era inminente, la prueba de la bomba atómica se realizó con injustificada prisa, también fue apresurada la selección de los blancos, excesivos los riesgos para el traslado de los artefactos y absurdamente totalitario el modo como se tomó la decisión de emplearlos.

Pocas veces se repara que entre la prueba de la primera bomba atómica el 16 de junio de 1945 y su lanzamiento sobre Hiroshima el 6 de agosto del propio año, transcurrieron 51 días en los cuales los responsables del proyecto, ocupados en preparar el embalaje para el traslado hasta la isla de Tinian de los componentes y de ensamblar “in situ” las dos bombas, apenas tuvieron tiempo de evaluar los efectos de la prueba.

La prisa y el secreto impidieron que los científicos del proyecto Manhattan y el Alto Mando militar de los Estados Unidos evaluaran con la debida profundidad las consecuencias de la prueba nuclear. El Congreso no fue informado ni fueron atendidos los reparos relacionados con el poder de destrucción, las consecuencias de la contaminación radioactiva, como tampoco se evaluaron los efectos políticos ni los escrúpulos morales de los creadores del arma más letal que haya sido concebida.

Ninguna anécdota ilustra mejor los riesgos provocado por la precipitación que la peligrosa y delicada operación de traslado de la bomba por alrededor de 9000 kilómetros a través del océano Pacifico, donde todavía operaba la armada japonesa, especialmente sus submarinos. Debido a lo inocultable de la prueba realizada en Los Álamos y al número de personas involucradas en las últimas fases del proyecto Manhattan, nadie podía asegurar que el espionaje japonés no estuviera sobre aviso.

Cuentan que, a mediados de julio de 1945, mientras el buque era reparado en San Francisco, el capitán del crucero USS Indianápolis (CA-35), Charles Butler McVay III, fue instruido por sus superiores de que debía transportar una carga hasta el archipiélago de Las Marianas en el océano Pacifico.

— ¿Cómo una carga? ¡El Indianápolis no es un mercante!

Ante ese argumento; un almirante le habló al oído.

—Se trata de una bomba.

— ¡Acabaríamos! –Comentó– Una bomba no es carga.

La sorpresa del oficial aumentó cuando al regresar a su navío, con órdenes de suspender los francos a la tripulación, lo encontró custodiado por la policía militar mientras unos enormes contenedores forrados en plomo eran izados a bordo. El jefe de la escolta le informó que tenia ordenes de tirar a matar a cualquiera se acercara a la bodega.

Antes de levar anclas, el comandante de la nave recibió instrucciones precisas: (1) navegaría a la máxima velocidad y sin escolta para no levantar sospechas y cubrir en el más breve plazo las 5 300 millas hasta la isla de Tinian en el archipiélago de Las Marianas. (2) En caso de accidente o ataque, la carga tenia prioridad sobre la tripulación y ante el peligro de que el buque pudiera ser inutilizado, la bomba debía arrojarse al mar sin tratar de salvarla.

El 26 de julio de 1945 el buque entregó su carga. Inmediatamente, con nuevas órdenes y sin escolta puso proa a Filipinas para sumarse a la planificación de la operación de invasión a Japón. Nunca llegó a su destino.

Poco más de 48 horas después de haber descargado las únicas dos bombas atómicas existentes y de zarpar de Tinian, en la noche del 30 de julio, el Indianápolis fue torpedeado por un submarino japonés. En 12 minutos el crucero se hundió sin haber podido utilizar las lanchas salvavidas ni emitir un S.O.S. razón por la cual no hubo operación de rescate. 880 de los 1196 tripulantes perecieron; entre los sobrevivientes estaba el capitán McVay quien fue juzgado y condenado por negligencia; en 1968 el oficial se suicidó, por lo cual nunca supo que en el año 2000 fue exonerado por el presidente Bill Clinton.

De haber estado en mejor posición una semana antes, el submarino japonés pudo haber hundido el USS Indianápolis en ruta a Tinian y, en lugar de estallar sobre Hiroshima y Nagasaki, las bombas hubieran terminado en las profundidades del Pacifico y la historia hubiera sido otra.

En la carta en la que sugirió construir la bomba atómica, Einstein le dijo al presidente Roosevelt: “…Una sola bomba de ese tipo, llevada por un barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir el puerto por completo, conjuntamente con el territorio que lo rodea…” Obviamente el científico, pacifista militante, tenía en mente una demostración de fuerza y no el bombardeo a ciudades densamente pobladas.

El caso es que Roosevelt falleció repentinamente el 12 de abril de 1945, fecha en que tomó posesión Harry S. Truman que era su vicepresidente y que había sido mantenido al margen de todo lo relacionado con el Proyecto Manhattan cosa de la que, al otro día fue informado por el Secretario de Guerra Henry L. Stimson. Unos cincuenta días después, sin que literalmente supiera lo que hacía, este mismo hombre, tomó la terrible decisión de lanzar la bomba.

Usualmente no se repara en el hecho de que cuando en la base aérea de Tinian se recibían los componentes de la bomba y se alistaban las 15 súper fortalezas B-29 destinadas a las misiones de bombardeo atómico, el presidente Truman se encontraba en Alemania participando en la Conferencia de Potsdam donde había llegado el 17 de julio, permaneciendo allí hasta el 2 de agosto. Cuatro días después el Enola Gay dejó caer la primera bomba atómica sobre Hiroshima.

Si tomamos en cuenta que en los últimos días del mes de julio o primeros de agosto, el general Carl A. Spaatz, Jefe de la Aviación Estratégica de los Estados Unidos recibió la orden de lanzar la bomba atómica a partir del 3 de agosto, tan pronto las condiciones meteorológicas permitieran el bombardeo visual, no es difícil deducir que Truman tomó la decisión e impartió la orden fatal estando en Alemania o de regreso a Estados Unidos a bordo del crucero Augusta.

El hecho de encontrarse en Alemania, las condiciones de las comunicaciones de la época y desplazarse por mar, indican que en el proceso de elaboración de la decisión final, el presidente Truman no tuvo posibilidades para intercambiar y asesorarse con altos jefes militares, expertos del proyecto Manhattan, o líderes del Congreso; de haberlo hecho, tal vez la historia hubiera sido otra.

En la precipitada era nuclear, los excesos de audacia recuerdan a una “ruleta rusa”. Luego les cuento otros episodios. Allá nos vemos.

La Habana, 18 de abril de 2011

Congreso del Partido Comunista define rumbo económico en Cuba

La Habana, 18 abr (PL) Las Comisiones de trabajo del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) centraron hoy los debates en definir las direcciones principales del rumbo de la economía nacional para los próximos cinco años.

Durante la mañana del segundo día de sesiones del cónclave, en el capitalino Palacio de Convenciones, los delegados pusieron a punto los dictámenes luego de profundas y analíticas discusiones.

La Comisión 1, Modelo de Gestión Económica, concluyó en que la soberanía e independencia de la nación cubana solo son posibles con el socialismo, y se acordó conceder mayor autonomía a los territorios.

Los delegados reunidos en la Comisión 2 aprobaron los lineamientos relacionados con los aspectos globales de la economía y convinieron en fomentar la cultura tributaria y una mayor eficiencia en la gestión importadora.

Se acordó aprobar estrategias para el desarrollo económico y social, tomando en consideración las amenazas del cambio climático.

En la Comisión de Política Económica Externa, se promueve el desarrollo de las exportaciones, bienes y servicios con una vocación de diversificación de su estructura y de los mercados, apoyada en la búsqueda de soluciones a los problemas de orden interno que representan obstáculos.

Al mismo tiempo se propicia el proceso efectivo de sustitución de importaciones que garantice el aprovechamiento de las potencialidades en los sectores agropecuario, industrial y de servicios.

Luego de profundos análisis, se definieron también los lineamientos de la política social, el perfeccionamiento del proceso docente educativo en el país, así como la necesidad de elevar la calidad de los servicios y la satisfacción de la población en el sector de la salud.

Los delegados convinieron en que es preciso recuperar el papel del trabajo, un derecho y deber, cuya remuneración debe estar en consonancia con su cantidad y calidad.

En ese sentido el proceso de reordenamiento laboral marchará ligado a la ampliación del trabajo en el sector no estatal.

El ahorro como principal fuente de recursos resaltó como una de las conclusiones más importantes debatidas en la Comisión 5.

En el tema de la vivienda, se aprobó la transmisión de la propiedad por concepto de compra venta a personas naturales y se enfatizó la necesidad de potenciar la eficiencia en el proceso inversionista en el país.

El incremento de la explotación y uso de la tierra y las transformaciones en el sistema de comercialización de los insumos y las producciones agropecuarias, quedaron aprobadas en la Comisión 4 Política Agroindustrial, de Transporte y Comercio.

CELEBRAN EL 50 ANIVERSARIO DE RADIO HABANA CUBA

Por Alberto D. Pérez- Especial para Granma INTERNACIONAL

Cuarto y último retrato de Fidel Castro por Oswaldo Guayasamín

Foto: RHC

Un retrato de Fidel Castro por Oswaldo Guayasamín, el cuarto y último de una serie que el gran artista ecuatoriano realizó al Jefe de la Revolución Cubana con motivo de su setenta cumpleaños, adorna ya la entrada de Radio Habana Cuba.

La lienzografía –un regalo de la Fundación Guayasamín y de su Presidente Ejecutivo, Pablo Guayasamín, a la emisora cubana de ondas cortas-- fue develada el 14 de abril como parte de los festejos por el 50 aniversario del inicio de sus transmisiones, que coincidió con el ataque de mercenarios entrenados y armados por Estados Unidos, derrotado en las arenas de Playa Girón menos de 72 horas después de iniciado.

Con la presencia de los Embajadores de Ecuador y Nicaragua, Edgard Ponce y Luís Cabrera, respectivamente, los invitados incluyeron también al Representante de la Misión de Puerto Rico en Cuba, Edwin González, acompañado de Rosa Meneses, nieta del patriota boricua Pedro Albizu Campos; el Presidente de la Asociación Cultura y Cooperación Internacional, Gabriel Navarrete; Aliana Rodríguez, Directora de la Casa Museo Guayasamín; Aramis Fuentes, Vicedirector de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, y Nadia Batista, de la Sociedad Cultural José Martí.

La ceremonia fue presidida por Isidro Betancourt, Director General de Radio Habana Cuba, y conducida por el Subdirector General, Pedro Martínez Pírez, con la participación de fundadores y el personal de esta prestigiosa emisora de ondas cortas.

La audiencia escuchó el texto del afectuoso mensaje del Presidente de la Fundación Guayasamín, Pablo, hijo del gran pintor ecuatoriano, así como una entrevista realizada por Martínez Pírez al artista sudamericano en la que éste relata su profunda emoción por haber realizado cuatro lienzos del Jefe de la Revolución Cubana. También se escuchó una vibrante intervención de Fidel Castro en la que elogia sin reservas la trayectoria y talento del ya desaparecido artista ecuatoriano.

Radio Habana Cuba lanzó al aire sus primeras noticias en español el 24 de febrero de 1961, en su condición de onda corta experimental. Con el inicio de sus trasmisiones, se abrió una importante brecha en el cerco informativo que se había impuesto a la entonces joven Revolución Cubana.

Pese a que todavía NO había sido inaugurada, la joven emisora cubana contribuyó a informar verazmente sobre el ataque a Cuba en la Ciénaga de Zapata y a desmentir la intensa campaña de mentiras y desinformación que órganos occidentales de prensa tejieron en torno a la embestida militar, derrotada en menos de 72 horas en Playa Girón.

La emisora tomó su nombre actual y quedó constituida oficialmente el Primero de Mayo de 1961, con la transmisión del desfile de la victoria sobre la invasión militar, celebrado en la Plaza de la Revolución “José Martí”.

Radio Habana Cuba transmite actualmente a todo el mundo en español y otros siete idiomas, y disfruta de una enorme audiencia global.


Reflexiones del Compañero Fidel: Los Debates del Congreso

Escuché hoy domingo, a las 10 de la mañana, los debates de los delegados al Sexto Congreso del Partido.

Eran tantas las Comisiones que, como es lógico, no pude escuchar a todos los que hablaron.

Se habían reunido en cinco Comisiones para discutir numerosos temas. Desde luego que yo también aprovechaba los recesos para respirar con calma y consumir algún portador energético de procedencia agrícola. Ellos seguramente con más apetito por su trabajo y su edad.

Me asombraba la preparación de esta nueva generación, con tan elevado nivel cultural, tan diferente a la que se alfabetizaba precisamente en 1961, cuando los aviones yankis de bombardeo, en manos mercenarias, atacaban la Patria. La mayor parte de los delegados al Congreso del Partido eran niños, o no habían nacido.

No me importaba tanto lo que decían, como la forma en que lo decían. Estaban tan preparados y era tan rico su vocabulario, que yo casi no los entendía. Discutían cada palabra, y hasta la presencia o la ausencia de una coma en el párrafo discutido.

Su tarea es todavía más difícil que la asumida por nuestra generación cuando se proclamó el socialismo en Cuba, a 90 millas de Estados Unidos.

Por ello, persistir en los principios revolucionarios es, a mi juicio, el principal legado que podemos dejarle. No hay margen para el error en este instante de la historia humana. Nadie debe desconocer esa realidad.

La dirección del Partido debe ser la suma de los mejores talentos políticos de nuestro pueblo, capaz de enfrentarse a la política del imperio que pone en peligro a la especie humana y genera gansters como los de la OTAN, capaces de lanzar en solo 29 días, desde el inglorioso “Amanecer de la Odisea”, más de 4 mil misiones de bombardeo sobre una nación de África.

Es deber de la nueva generación de hombres y mujeres revolucionarios ser modelo de dirigentes modestos, estudiosos e incansables luchadores por el socialismo. Sin duda constituye un difícil desafío en la época bárbara de las sociedades de consumo, superar el sistema de producción capitalista, que fomenta y promueve los instintos egoístas del ser humano.

La nueva generación está llamada a rectificar y cambiar sin vacilación todo lo que debe ser rectificado y cambiado, y seguir demostrando que el socialismo es también el arte de realizar lo imposible: construir y llevar a cabo la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, y defenderla durante medio siglo de la más poderosa potencia que jamás existió.

Fidel Castro Ruz
Abril 17 de 2011
8 y 33 p.m.