lunes, 11 de abril de 2011

Arribó a Cuba el turista 1 millón del 2011

La cifra se alcanza con 13 días de antelación frente al año precedente
Cubadebate
digital@juventudrebelde.cu
11 de Abril del 2011 9:05:24 CDT
La cifra de turistas recibidos por Cuba durante el 2011 llega este domingo a un millón, cifra que se alcanzará con 13 días de antelación frente al año precedente, según una información ofrecida por el Ministerio cubano del Turismo.
La nota añade que hasta la fecha, el país acumula 10,4 % de crecimiento en el sector durante el primer trimestre, cifra que tiene como mayores representantes a visitantes de Canadá, Rusia, Argentina, Gran Bretaña, Chile, Polonia, Venezuela y Bélgica.
El Ministerio de Turismo cubano aseguró que aumentaron las llegadas a Cuba por la vía de viajes de cruceros, además resaltó la incorporación de nuevas habitaciones en Cayo Santa María, al norte de la central provincia de Villa Clara y en el principal balneario del país, Varadero.
La entidad encargada del turismo en la nación caribeña consideró que existe la posibilidad de concluir el año 2011 con una cifra aproximada de 2 millones 700 000 visitantes.

PALABRAS DE GIRALDO MAZOLA EN EL ACTO DE RECORDACION A LOS MÁRTIRES CAIDOS EN EL ASALTO A LA ARMERIA EL 9 DE ABRIL DE 1958

Nadie podía pensar, ni siquiera el audaz comando que la asaltó, que esta antigua armería, fundada en 1934 con el nombre de Compañía Armera de Cuba, pasaría a ser parte de la historia de la rebeldía nacional.

Convertida hoy en Monumento Nacional y Museo Armería 9 de Abril, expone nuestras raíces más patrióticas, para conocimiento de las nuevas generaciones, mediante la exhibición de armas utilizadas en las gestas por la independencia de Cuba.

Tampoco nadie podía pensar entonces que el Partido Comunista de Cuba que efectuará su VI Congreso la semana próxima, estaría fundado y asentado en los diversos hitos históricos que como éste, conforman nuestra historia combativa y forjaron en su trayecto la unidad revolucionaria que encarna ese, nuestro Partido.

Hace décadas un grupo de jóvenes tomaron este lugar a las 11 de la mañana del 9 de abril de 1958, coincidiendo con la alocución radial que en la viril voz de Wilfredo Rodríguez, convocaba a la huelga general revolucionaria.

El comando que dirigió Marcelo Plá, ya también fallecido, pretendía capturar unas setenta escopetas y otras armas, para armar a los combatientes que apoyarían el desarrollo de la huelga, pero no pudo salir de la zona y cayeron combatiendo heroicamente en estas calles Carlos Astiazarraín, Marcelo Muñoz, Roberto Casals y Reynaldo Arlet.

Sería prácticamente imposible enumerar, la cantidad y diversidad de acciones de todo tipo y magnitud, que, sin alcanzar los objetivos propuestos de derrocar la tiranía, mostraron una vez más la irreductible decisión de lucha y sacrificio de nuestro pueblo revolucionario y su voluntad de victoria.

Se produjo la paralización prácticamente completa de todo Oriente por la acción combinada de las fuerzas guerrilleras y de la clandestinidad en apoyo a la huelga, que incluyeron la intrépida presencia de Camilo Cienfuegos en los llanos del Cauto y el ataque al Cuartel de Boniato por las milicias de Santiago de Cuba dirigidas por René Ramos Latour.

Como hechos más significativos a través del país se deben mencionar el asalto a las emisoras nacionales y la transmisión por sus canales del llamamiento a la huelga general revolucionaria, este asalto a la armería de La Habana Vieja, la voladura de registros de electricidad, los paros y sabotajes en varias terminales del transporte, la quema de gasolineras y de vehículos, la interrupción del tránsito de entrada y salida de la capital, los sabotajes, acciones y paros en Guanabacoa, el Cotorro, Madruga, el asalto a la emisora de Matanzas dirigido por Enrique Hart, el descarrilamiento de trenes en Jovellanos, el ataque al cuartel de Quemado de Güines y la interrupción de la Carretera Central en Manacas, las acciones del Condado en Santa Clara, la paralización y el dominio absoluto de Sagua la Grande, el asalto y sabotaje a la planta eléctrica de Vicente en Ciego de Ávila y acciones diversas en Camagüey.

Una consecuencia inmediata de estos hechos fue la formación de nuevas columnas guerrilleras como la Pepito Tey que, luego del combate victorioso de Ramón de las Yaguas, se incorporó, bajo la jefatura del compañero Belarmino Castilla, al II Frente Frank País, y la que dirigida por Víctor Bordón pasó a operar en las montañas del Escambray. Igualmente, diversos grupos permanecieron alzados y muchos se fueron incorporando a los distintos frentes guerrilleros.

La conmoción producida en todo el país por los hechos del 9 de abril fue intensificada por la brutal represión desatada por el régimen, que dejó el saldo doloroso de más de un centenar de combatientes caídos, entre ellos los mártires que aquí recordamos así como Marcelo Salado y Pepe Prieto, valiosos y prometedores cuadros del Movimiento 26 de Julio.

A pesar de su magnitud, aquella respuesta del 9 de abril no tuvo suficiente alcance y sincronización como para desencadenar la huelga general revolucionaria y provocar el colapso final de la tiranía. La frustración de aquel objetivo situó al movimiento revolucionario en uno de sus momentos más difíciles de todo el proceso.

Las acciones acontecidas avivaron la llama de la insurgencia por toda Cuba pese a que errores organizativos, tácticos y de coordinación malograron el éxito de aquella jornada en pueblos y ciudades del país.

Con la transparencia y honestidad que caracterizó hasta su muerte a Faustino Pérez, uno de los máximos responsables de aquellos hechos, no le falto el valor y la entereza de reconocer y asumir de inmediato muchas de esas fallas pues con el clima de insurgencia revolucionaria, con aquellas condiciones políticas y organizativas y el antecedente del paro espontaneo por la muerte de Frank País, parecía que la huelga podía cristalizar totalmente.

De inmediato admitió que fueron varios y diversos los factores del fracaso, y (cito) “a los que tuvimos la tarea más inmediata de dirigir y desencadenar aquellos hechos, corresponde también la mayor responsabilidad.”

Faustino añadió “Nos faltó crear un clima previo para que el paro fuera la culminación lógica del mismo.”

“Mantener en secreto la fecha fue inadecuado como método para la convocatoria.”

“la débil gestión y voluntad unitaria del Frente Obrero Nacional, FON”

“la caída previa de cuadros fundamentales de la organización como Gerardo Abreu "Fontán", Sergio González, Arístides Viera y muchos otros”

Y concluye su evaluación con su profunda convicción revolucionaria y su fe en el pueblo por el que combatió siempre, convicción de plena vigencia hoy día:

“Los grandes reveses expresan quizás, mejor que las victorias, la magnitud de la lucha. Así de grandes los reveses, mayores aun las voluntades de convertirlos en victorias. En el camino ascendente del pueblo cubano nunca un revés fue ni será definitivo; nunca trajo la parálisis, nunca significó el abandono de la lucha. Las tinieblas del revés jamás apagaron la certidumbre de victoria de los revolucionarios”

Casi un mes después, el 3 de mayo, en la histórica reunión de la dirección del MR-26-7 de Altos de Mompié en la Sierra Maestra, e realizó un análisis crítico del desarrollo de la lucha revolucionaria cuyo más importante acuerdo consistió en lo adelante, Fidel Castro, desde la sede de la Columna Uno, asumiría toda la dirección política y militar de la Revolución.

Al analizarse la huelga se señaló la falta de preparación suficiente, sobre todo del aparato del FON, que no facilitó la incorporación del Partido Socialista Popular y otros sectores políticos a sus comités de huelga, en desconocimiento del segundo Manifiesto del 26 de marzo firmado por Fidel llamando a la unidad.

Aquella reunión constituyó una extraordinaria lección para todos los revolucionarios de cómo se analizan críticamente los problemas y errores, mediante el planteamiento directo, el razonamiento lógico y la valoración amplia de las soluciones, de modo que todos lográramos comprenderlos y admitir las justas decisiones que se tomaron.

De ella salió el movimiento revolucionario más fortalecido, con mayor experiencia y unidad y con la perspectiva de la victoria que se obtendría ocho meses después, cuando tras extender la guerra a todo el país, el Ejército Rebelde, como vanguardia de la Revolución, logró derrotar al ejército de la tiranía, con el apoyo del pueblo, expresado en la huelga general y tomar Santiago de Cuba, Santa Clara y La Habana.

Pero no sólo salió fortalecido sino que sembró la simiente de la necesaria unidad de las fuerzas revolucionarias. De todas las acciones, de la sangre de los caídos como héroes de la patria, de los errores, reveses y victorias, se ha nutrido y vigorizado la Revolución.

Por eso al inicio de mis palabras dije que los mártires que hoy recordamos ayudaron a forjar el partido marxista leninista y martiano de la unidad revolucionaria, que hemos creado, que nos guía y cuyo Congreso, sin dudas exitoso, será el mejor homenaje a los que dieron su vida para forjarlo.

En su recuerdo, les decimos a estos mártires y militantes:

¡ Viva el VI Congreso del Partido donde estarán presentes!


CUBA/CONGRESO: CUENTA REGRESIVA (IV)

Jorge Gómez Barata

Ante la crisis provocada por el colapso del socialismo real, incluido la desaparición de la Unión Soviética, sin vacilar ni un segundo, Fidel Castro convocó a la resistencia para salvar las conquistas del socialismo. El empeño incluyó medidas económicas y políticas, que hoy se enseñan como: “reformas de los años noventa” que formaron parte de una eficaz estrategia de supervivencia.

Entonces se reformó la Constitución, fue suprimida la orientación ateísta del Estado convertido en laico, se modificó la Ley Electoral para elegir a los diputados mediante voto directo y se toleró el acceso del capital extranjero. También se autorizó el trabajo por cuenta propia; así como la despenalización de la tenencia de divisas.

Por su parte, el Partido abrió sus filas a los creyentes, comenzó un deshielo con las iglesias y hubo un relanzamiento de los contactos políticos con la emigración, efectuándose la Primera Conferencia de la Nación y la Emigración, en la cual se llegó a discutir la posibilidad de que los emigrados intervinieran en las elecciones y participaran en procesos económicos nacionales.

Cuando se especulaba si Cuba caería por el efecto dominó, en Miami se lanzaba “La hora Final de Castro” y se pedían: “Tres días de Licencia para matar” y la economía se precipitaba en caída libre, hubo que enfrentar, además del bloqueo norteamericano, las actitudes de las nuevas autoridades euro orientales y rusas, conjunto que Fidel Castro calificó de “doble bloqueo”. En aquella coyuntura, en 1991 y 1997 se efectuaron el IV y el V congresos que endosaron el curso seguido por la dirección de la Revolución que practicó una imaginativa combinación de firmeza y apertura.

Veinte años después, aconsejado por quienes lo instan a aplicar las experiencias de China y Vietnam, países que con decididas reformas económicas absorbieron la crisis y mediante maniobras políticas administraron, hasta reducirlos a rangos tolerables, sus diferendos internacionales, especialmente con Estados Unidos; el Partido Comunista de Cuba abrirá los debates de su VI Congreso.

Según una opinión establecida en Cuba, la comparación con China no es pertinente debido a que ese país había roto con la Unión Soviética desde los años sesenta y aquel proceso la afectó poco. También se asume que el modelo chino no es aplicable en la Isla debido a las dimensiones de una y otra economía, a los atractivos que el enorme mercado asiático ofrece al capital extranjero y la actitud positiva de los llamados chinos de ultramar.

Debido a las tensiones asociadas a la confrontación con Estados Unidos, muchas personas, incluso de izquierda, se preguntan por qué China y Vietnam pudieron arreglar sus diferencias con Estados Unidos y Cuba no.

Al margen de sus dimensiones y de sus consecuencias, por su origen y su vigencia, los conflictos de Estados Unidos con China y Vietnam, como un día los hubo con Japón y Alemania, son circunstanciales porque obedecen a razones coyunturales; mientras que el diferendo con Cuba está ligado a la esencia imperialista de los Estados Unidos, surgió en el siglo XVIII y se acentuó durante la expansión territorial norteamericana.

Hay incluso quienes erróneamente creen que la confrontación con Estados Unidos es consecuencia de la Revolución cuando lo cierto es que la génesis de ese diferendo no es política ni ideológica, no surgió debido al triunfo de Fidel Castro, no es resultado de desacuerdos circunstanciales entre dos gobiernos y ni siquiera se deriva de intereses económicos. Desde el lado estadounidense se trata de un fenómeno típicamente geopolítico y desde el punto de vista de Cuba asume carácter nacional. En esencia se trata de una contradicción histórica entre el imperialismo norteamericano y la Nación cubana que precede no sólo a la Revolución sino también a la República.

En 1776 las 13 Colonias Inglesas de Norteamérica formaron los Estados Unidos, un país extendido por la costa atlántica desde Massachusetts a Georgia. En 1803, con la compra de Luisiana y poco después de La Florida, el territorio norteamericano se estiró hasta el golfo de México, en cuya entrada, como una llave natural se encuentra Cuba, que desde antes había despertado la codicia norteamericana.

En 1823 el presidente James Monroe proclamó la “Doctrina Monroe” resumida en la formula: “América para los americanos” y su sucesor, John Quincy Adams, formuló la idea de que en virtud de leyes, de gravitación política, como una “fruta madura” Cuba caería en el regazo de Estados Unidos. En 1898 la administración de William McKinley, declaró la guerra a España, para apoderarse de Cuba que aquel año fue ocupada por tropas norteamericanas hasta 1902.

Bajo ocupación norteamericana se redactó la primera Constitución cubana, se celebraron elecciones y se eligió el primer presidente. En aquel contexto el Congreso norteamericano impuso la Enmienda Platt, un apéndice a la Constitución cubana que convirtió a la isla en una factoría norteamericana y que, en parte, explica por qué frente a la Revolución los Estados Unidos reaccionaron como si Fidel Castro fuera un secesionista al estilo de Jefferson Davies.

El diferendo entre Cuba y los Estados Unidos estuvo latente antes de la independencia, cosa advertida por José Martí, se desplegó en la República donde diferentes fuerzas política lucharon por abolir la Enmienda Platt y se enconó con la Revolución que se propuso poner fin a la subordinación a Washington.

Además de estar a unos 10 000 kilómetros de Estados Unidos China como tampoco Vietnam, exhiben una historia parecida; cosa que explica que con habilidad y pragmatismo hayan podido atenuar sus conflictos con Estados unidos y beneficiarse de la normalización de las relaciones económica con ellos.

Naturalmente que Cuba quisiera y dentro de sus posibilidades se esfuerza por llegar a un status quo semejante con la única premisa de que su independencia y su soberanía sean respetadas. Ese propósito que en China es favorecido por los chinos de ultramar, en Cuba encuentra el formidable obstáculo formado por una parte de la emigración cubana.

El asunto es complicado, el espacio es poco, faltan temas y el Congreso comienza el próximo sábado. Mañana les cuento sobre las reformas, los “cubanos de ultramar” y otros imponderables. Allá nos vemos.

La Habana, 11 de abril de 2011

ONU: Cuba denuncia absolución de terrorista en EEUU

Publicado el 11 Abril 2011

Cuba solicitó hoy a la ONU que distribuya como documento oficial de Naciones Unidas una denuncia de su cancillería contra la absolución del terrorista Luís Posada Carriles en una farsa judicial en Estados Unidos.

La petición fue hecha por la misión permanente de la isla caribeña ante la organización mundial al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

En un comunicado de prensa, esa representación diplomática destacó que luego de tres meses de farsa judicial en Texas, el jurado solo necesito tres horas para declarar inocente al connotado terrorista.

Posada Carriles fue absuelto de 11 cargos de perjurio, fraude migratorio y obstrucción de procedimiento, acusaciones irrisorias comparadas con la magnitud de sus atentados terroristas, subraya la nota.

Agrega que no importaron las pruebas irrefutables sobre su participación en la cadena de atentados con bombas perpetrados en 1997 en La Habana, ni su responsabilidad en la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976, con 73 muertos.

Sin embargo, denuncia que mientras Posada Carriles es exonerado, cinco antiterroristas cubanos cumplen una condena colectiva de 99 años, más dos cadenas perpetuas, en Estados Unidos.

Señala que durante los casi 13 años que llevan en prisión, esos hombres (Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y René González) han sufrido todo tipo de trato inhumano y degradante en cárceles norteamericanas.

La absolución de Posada Carriles es un insulto a los hijos sin padre, las viudas y las madres que lloran debido a la estela de muerte dejada por ese terrorista, sostiene la nota de la misión cubana ante la ONU.

La declaración de la cancillería de Cuba apunta que Washington conoce la participación de Posada Carriles en el atentado contra la nave de Cubana de Aviación, de la campaña de bombas contra centros turísticos y de sus planes para atentar contra Fidel Castro.

Considera que el juicio contra el exagente de la CIA en un proceso migratorio y no por terrorista constituye un insulto al pueblo de Cuba y a las familias enlutadas por las acciones de ese terrorista confeso.

Dice que lo ocurrido en El Paso es una desvergüenza en tanto resulta contradictorio con la política antiterrorista que dice profesar el gobierno estadounidense, la cual ha provocado intervenciones militares en otras naciones y costado miles de vidas.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba preguntó además si Washington será capaz ahora de desarrollar otro proceso contra Posada Carriles por terrorismo o proceder a su extradición a Venezuela, país que la solicitó hace ya más de cinco años.

El texto asegura que Estados Unidos está obligado jurídicamente a acceder a esa petición por ser signatario de convenios internacionales y en virtud de la resolución 1373 (2001) del Consejo de Seguridad de la ONU.

(Con información de Prensa Latina)