miércoles, 6 de abril de 2011

Bruno Rodríguez en ONU: “La reconstrucción de Haití es tarea pendiente”

Publicado el 6 Abril 2011

Haití tras el terremoto del 12 de enero de 2010

Discurso de Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba en la sesión especial del Consejo de Seguridad sobre Haití. Nueva York, 6 de abril del 2011.

Señor Presidente de la República de Colombia y del Consejo de Seguridad, Juan Manuel Santos:

Señor Presidente de la República de Haití, René García Preval:

Hace apenas un año, más de 150 gobiernos y otros actores internacionales nos comprometimos en la sede de esta Organización a prestar una cooperación sustancial para la recuperación y la reconstrucción de Haití tras el desastre provocado por el terremoto del 12 de enero de ese año. En términos declarativos, fue una muestra encomiable de solidaridad.

Los montos comprometidos de 9 mil millones de dólares para la reconstrucción, de los cuales 5 mil se desembolsarían en los primeros dos años, más los valiosos ofrecimientos adicionales en especie, aunque fueran insuficientes, reflejaban una voluntad innegable de cooperar. El principio declarado de canalizar esta ayuda con pleno apego a las prioridades del Gobierno haitiano, de forma que fortaleciera la autoridad del Estado, entrañaba un respeto universal a la soberanía de ese sufrido país y a las prerrogativas de sus autoridades gubernamentales.

Parecía existir una voluntad universal de prestar asistencia a esa nación heroica, la primera en romper el yugo colonial y en abolir la esclavitud en el hemisferio americano.

Desafortunadamente, lo ocurrido desde entonces no ha sido consistente con el espíritu que primó en aquella conferencia del 31 de marzo de 2010. Sin embargo, muchos de los autoproclamados “principales donantes” continúan dedicando exorbitantes recursos a la guerra y a la intervención militar.

Los montos de ayuda financiera y material comprometidos, aunque insuficientes frente a la magnitud del problema, no se han desembolsado. No se ha respetado la voluntad del Gobierno haitiano, ni se ha prestado atención a sus prioridades. La reconstrucción de Haití, con la cual todos nos comprometimos, es una tarea pendiente.

En los meses posteriores al terrible sismo, Haití parecía ser despedazada por los gobiernos de los países más poderosos e industrializados que distribuían sus ayudas, de manera arbitraria y arrogante, mediante sus voraces compañías y algunas de sus más ricas Organizaciones No Gubernamentales.

Hasta hoy, continúa prevaleciendo la canalización de fondos y recursos fuera de los programas y el control del Gobierno haitiano, lo que conduce al despilfarro, la corrupción y la satisfacción de intereses muy marginales o selectivos.

Cuba comparte las preocupaciones expresadas por los Jefes de Gobierno de CARICOM en el Comunicado emitido por su Reunión Inter-sesional del pasado 26 de febrero, cuando se refirieron, con sentido crítico, al Fondo de Recuperación, a la Comisión Interina de Recuperación de Haití, a sus métodos de trabajo, al necesario respeto a las prioridades del gobierno haitiano y al flujo insuficiente de los recursos comprometidos.

Señor Presidente:

Cuba ha concentrado sus esfuerzos en el área que más impacto puede lograr, la salud pública, elemento clave de la sostenibilidad y la estabilidad social de Haití.

En plena coordinación con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, y bajo las indicaciones y prioridades del gobierno haitiano, hemos trabajado sin descanso en la puesta en marcha de un programa de reconstrucción del sistema nacional de salud, cuya esencia radica en satisfacer las necesidades sanitarias del 75% de la población más necesitada, con un mínimo de gastos.

Desde el 12 de enero de 2010 hasta hoy, han sido atendidos casi 2 millones de pacientes, se han realizado más de 36 mil intervenciones quirúrgicas y casi 8500 partos. Más de 465 mil pacientes han recibido tratamientos de rehabilitación.

Se prestan servicios en 23 hospitales comunitarios de referencia, 30 salas de rehabilitación, 13 centros de salud, 2 posiciones quirúrgicas oftalmológicas y en el Laboratorio de Salud Pública. En los 10 Departamentos del país, se desarrolla un Programa Integral de Higiene y Epidemiología.

El programa de cooperación impulsado por Cuba cuenta hoy con 1 117 colaboradores de la salud, de ellos 923 son cubanos y 194 de varios países graduados en Cuba.

Los recursos aportados solidaria y generosamente por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, han sido esenciales. Con Brasil, hemos trabajado también estrechamente mediante un Acuerdo Tripartito con Haití.

Cuba ha recibido también el respaldo de varios países para la ejecución de este programa de salud. Namibia, Noruega, Sudáfrica, Australia y España han aportado, junto a grupos de donantes individuales, algo más de 3,5 millones de dólares.

Estamos dispuestos a trabajar con todo país u organización que, de manera estrictamente humanitaria, con respeto y en plena coordinación con el gobierno haitiano, tenga la voluntad de participar en la reconstrucción y desarrollo de su sistema de salud.

Simultáneamente, los médicos cubanos han enfrentado una grave epidemia de cólera. Para ese fin se establecieron 67 unidades, en las que se han atendido más de 73 mil pacientes, la tercera parte de todos los casos de cólera vistos en el país. De ellos, sólo fallecieron 272 personas, para una tasa de letalidad de 0.37 %, inferior en 5 veces a la del resto de las instituciones presentes en Haití. Ello ha requerido abnegación y espíritu de sacrificio para atender a los pacientes, sobretodo en horas nocturnas. En los últimos 77 días consecutivos, nuestro personal de medicina y enfermería no ha tenido fallecidos de cólera.

Una nueva experiencia fue la creación de los Grupos de Pesquisa Activa “Subcomuna Adentro”, que permitió estudiar a casi 1 millón 700 mil personas que viven en comunidades sin acceso a los servicios de salud, y diagnosticar a más de 5 300 casos de cólera en sus propios domicilios.

Traigo estos datos, con toda la modestia de nuestro pueblo, solo para argumentar con ejemplos prácticos, nuestra convicción de que lo que requiere Haití es una ayuda sustancial y desinteresada, estrechamente coordinada con su Gobierno, que contribuya a su desarrollo y a superar las inmensas dificultades y disparidades socioeconómicas que afectan al país e impiden la estabilidad y el progreso de su pueblo.

Señor Presidente:

Haití no precisa de una fuerza de ocupación, no es, ni puede convertirse en un protectorado de las Naciones Unidas.

El papel de Naciones Unidas es apoyar al Gobierno y al pueblo haitianos en la consolidación de su soberanía y autodeterminación. Las fuerzas de la MINUSTAH han estado en ese país para un mandato muy específico de promoción de la estabilidad, que debió y debe respetarse con rigurosidad. La MINUSTAH no tiene prerrogativas políticas para inmiscuirse en asuntos internos que solo competen a los haitianos ni debe hacerlo. No puede aceptarse que sea partícipe de las opciones electorales o que presione a las autoridades soberanas en un sentido u otro. Tampoco tiene ninguna autoridad para hablar a nombre de Haití.

Cuba tiene el firme convencimiento de que la situación humanitaria de Haití no es un tema que competa al Consejo de Seguridad sino a la Asamblea General de quien usurpa frecuentemente sus facultades. No es esta una cuestión que amenace la paz y la seguridad internacionales, ni que se resuelva con fuerzas militares concebidas para operaciones de mantenimiento de la paz. Son conocidas también las serias consecuencias de las omisiones, los excesos, los dobles raseros y los procedimientos antidemocráticos que padece este Consejo.

Los problemas de esa hermana nación son, en lo esencial, provocados por siglos de saqueo colonial y neocolonial, por el subdesarrollo, por la imposición de una de las dictaduras más largas y sangrientas que vivió nuestra región y por la intervención extranjera.

El derecho inalienable del pueblo haitiano a la independencia y la autodeterminación debiera ser, al fin, respetado.

Haití necesita recursos para la reconstrucción y recursos para el desarrollo. Requiere compromiso humanitario y no injerencia ni manipulación política. Hace falta un mínimo de generosidad en vez de tanto egoísmo.

Muchas gracias


CUBA/CONGRESO: CUENTA REGRESIVA (II)

Jorge Gómez Barata

Sin estar en los días fundacionales cuando los bolcheviques apostaron a convertir utopías en hechos; aunque tampoco en los del fin de la historia en lo que nunca creyeron, en unos días, los militantes cubanos se reunirán en su VI Congreso para, nuevamente retar los pronósticos y tratar de encontrar fórmulas que hagan viable el socialismo. Nadie cree que sea fácil, para muchos es posible y todos saben que la jugada es decisiva.

Tal vez porque al debutar en la Unión Soviética en 1917 el socialismo apostó por la “dictadura del proletariado” y fue obligada a aplicar el llamado “comunismo de guerra”, los mecanismos para la dirección política y la gestión de gobierno, nacieron con anomalías congénitas a las que se sumaron las consecuencias de la Primera Guerra Mundial; la Guerra Civil y la prematura muerte de Lenin. Ante la imposibilidad de construir apropiadas estructuras de participación, las malformaciones se acentuaron.

Quizás los defectos de origen que condujeron a la radicación del liderazgo de una clase y de un partido a partir de deducciones teóricas y no de evidencias históricas o de consultas populares, expliquen por qué en el socialismo real los mecanismos para la toma de decisiones estuvieron mal articulados y fallaron al no compatibilizar el papel de los representantes y órganos electos para deliberar y adoptar las decisiones con aquellos que lo eran para ejecutarlas; por añadidura, nunca se logró coherencia entre las atribuciones y funciones del Estado y del Partido.

A ello contribuyó la práctica introducida a partir del X Congreso del Partido bolchevique de decidir en eventos partidistas, asuntos puntuales que conciernen a las estructuras estatales, principalmente medidas económicas y sociales, la política exterior, las cuestiones financieras y asuntos que involucran a toda la sociedad y cuya gestión trasciende a una estructura política. A partir del IX Congreso del Partido Bolchevique (último en que participo Lenin), se efectuaron otros 19 sin que nadie pueda mencionar un caso en el cual el evento haya modificado la orientación de quienes lo convocaron. Los métodos de dirección vertical y centralizada usados en el partido, de por si discutibles, se trasladaron a la sociedad.

A ello contribuyó el llamado centralismo democrático que establece la subordinación de las minorías a las mayorías, cosa que si bien es aritméticamente justo y es regla en procesos electorales; en otros contextos y debates, pasa por alto el hecho de que las vanguardias, ponentes de ideas y propuestas avanzadas, suelen ser “minorías excelentes” y que, con frecuencia las propuestas más audaces y creativas parten de ellas.

No obstante lo peor es el precepto de que los “órganos inferiores se subordinan a los superiores”; creándose una confusa situación en la cual, los órganos dirigentes, electos por las bases, se separan de ellas, convirtiéndose en “instancias superiores”, a las cuales todo el partido se subordina.

El derrumbe de la Unión Soviética y el fin del socialismo real en Europa Oriental fue resultado de graves deformaciones estructurales que favorecieron las formas autoritarias de ejercer el poder, exageraron el papel de los órganos de dirección, de la burocracia y de los individuos con cargos relevantes. Cuando ya agonizaba y había perdido casi completamente el habla, consciente de aquellas deformaciones, Lenin dictó los proyectos de resolución para sumar 100 obreros al Comité Central y crear la Inspección Obrera y Campesina. Era tarde.

Algo que caracterizó al socialismo real implantado en la Unión Soviética y Europa Oriental fue la incapacidad, no tanto para detectar defectos y errores, como para rectificarlos. Las primeras reformas económicas en la Rusia bolchevique y las de mayores pretensiones fueron iniciadas en vida de Lenin que las llamó “Nueva Política Económica” (NEP) y canceladas con el acceso de Stalin al poder.

Tuvieron que transcurrir 30 años para que, a la muerte de Stalin, en el XX Congreso del Partido en 1956 se denunciaran las atrocidades cometidas durante el llamado “culto a la personalidad” y comenzara lo que pareció ser una rectificación. No ocurrió así. El deshielo se limitó a condenar a Stalin, pedir cuentas a algunos de sus colaboradores, rehabilitar a dirigentes y militantes falsamente acusados, fusilados o excluidos.

Con ese fárrago histórico y otros rezagos teóricos, aunque también con realizaciones portentosas, ideas directrices, experiencias validas y magníficos ejemplos de consagración y heroísmo masivo desplegado por los pueblos de la Unión Soviética y los países de Europa Oriental, los comunistas cubanos abordaran en su VI Congreso las medidas que es necesario adoptar, no sólo para actualizar el modelo económico, sino tal vez para producir un viraje y relanzar la magnífica meta de construir el socialismo.

En medio de enormes tensiones políticas e incluso militares, bajo un bloqueo de cincuenta años, más férreo que los cercos nazis, pero también con el aval de no sólo haber sobrevivido y avanzado, sino creado una obra y con la misma generación que condujo la revolución y preservó el poder, dentro de unos días, el Partido, vanguardia organizada del pueblo que ha probado estar blindado contra las tentaciones de la corrupción y el acomodamiento, se reunirán para indicar cuál es el camino.

De ese evento el pueblo no espera mucho; sino que lo espera todo. Ellos lo saben. Allá nos vemos.

La Habana, 06 de abril de 2011

Maestros salvadoreños demandan libertad de antiterroristas cubanos

San Salvador, 5 abr (PL) La Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños (ANDES 21 de Junio) demandó hoy la libertad de cinco luchadores antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos desde el 12 de septiembre de 1998.

La exigencia fue presentada en un acto en el teatro de la ciudad de Santa Ana, cerca de 70 kilómetros al oeste de la capital, con la asistencia de docentes y del comité de solidaridad con Cuba de esa zona.

El secretario general de la organización, Israel Montano, dijo que Andes 21 de Junio siempre ha sido solidaria con el pueblo cubano y de otras naciones del mundo.

Fabián Aguilar, del Consejo Ejecutivo Nacional del gremio por el occidental departamento de Santa Ana, expresó también el repudio al bloqueo impuesto contra la nación caribeña por Estados Unidos.

El presidente de la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad por Cuba, Raúl Martínez, explicó a los docentes la injusticia cometida en ese país contra Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y René González.

Armando Briñis, primer secretario de la Embajada de Cuba, agradeció a los educadores y sus dirigentes la solidaridad con su país y la causa de la liberación de los cinco antiterroristas.

Otro acto en demanda de la libertad de los Cinco tuvo lugar este martes en el centro escolar José Martí, de Santa Ana. Ambas actividades se enmarcan en la jornada internacional llamada "Los 5 por los Cinco".


EL SALVADOR.- Invocan a Madre Tierra para liberar a los Cinco

San Salvador, 5 abr (PL) Comunidades originarias de El Salvador invocaron hoy a la Madre Tierra a favor de la libertad de cinco luchadores antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos desde hace más de 12 años.
La solicitud fue hecha durante una ceremonia ancestral maya en el centro escolar José Martí, casi en el centro histórico de la ciudad de Santa Ana, a 70 kilómetros al occidente de la capital.
El acto, en que tomaron parte alumnos, profesores y autoridades departamentales y del municipio, forma parte de la jornada internacional "los 5 por los Cinco".
Durante la ceremonia, el tata Noy Amadeo pidió en la lengua de su pueblo, nahual-pipil, la liberación de los antiterroristas: Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino y René González.
Amado Ramos, de la organización indígena los Pasos del Jaguar, tradujo las invocaciones de Amadeo hacia los cuatro rincones del universo -los puntos cardinales- y donde se encuentran los elementos como el fuego y el viento.
Wilfredo Preza, de la organización Retazos de Memoria Histórica, explicó que este 5 de abril coincidió con el día IÂ
X de los nahual, propio para no incurrir en crímenes o malas conductas como envidia e ingratitud o causar daño.
También propicio para consultar a los valles y montañas, porque orientan a lo justo y equitativo.
El tata (sabio, abuelo) Noy en sus invocaciones pidió el cese del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, en medio de un círculo de maestros, miembros de los comités de solidaridad con Cuba y funcionarios locales.
Armando Briñi, primer secretario de la Embajada de la isla, agradeció las expresiones de solidaridad con su país, la demanda de libertad de los antiterroristas y la condena al bloqueo estadounidense.
El director del centro escolar Héctor Martínez, recordó el simbolismo del acto, por tener el colegio el nombre del apóstol de Cuba y los históricos lazos de la escuela con esa nación.
La diputada al Parlamento Centroamericano Gloria Anaya también ratificó al solidaridad con el pueblo cubano y la causa de la libertad de los Cinco.
Decenas de niños prepararon un gran mural de dibujos y poesías dedicados a José Martí, producto de un concurso cuyos ganadores fueron premiados en el acto, y la adolescente Diana Saraí Rivas declamó poemas del prócer


EEUU bendice asalto a mano armada contra el ron cubano Havana Club

Publicado en Cubadebate el 5 Abril 2011

El fabricante de bebidas alcohólicas Pernod Ricard ha perdido ante una corte de apelación de Estados Unidos el derecho a usar el nombre “Havana Club” para vender este ron en el mercado estadounidense, que se disputa hace décadas con la marca Bacardi.

Según el fallo judicial, la Corte Federal de Apelaciones de Washington DC, con dos votos a favor y uno en contra, dio la razón al Departamento del Tesoro, que en 2006 no renovó la licencia comercial a la compañía francesa, en virtud de una ley de 1998 que prohibió la renovación de ciertas marcas comerciales cubanas.

Los jueces Brett Kavanaugh y Harry Edwards concluyeron el pasado 29 de marzo que Cubaexport, que mantiene un acuerdo con la francesa para el uso de la marca, no tiene el “derecho adquirido” para una renovación “perpetua” de la marca y éste puede “ser revocado en cualquier momento”.

Sin embargo, para el magistrado que disintió, Laurence Silberman, la Oficina de Patentes y Marcas “debe renovar una marca cuando se le solicite, siempre y cuando el titular pague la tarifa habitual y presente una declaración jurada que describa el uso de la marca o explique su falta de uso”, agrega la resolución judicial, publicada en la página web de la citada Corte Federal.

La compañía gala y la corporación Cuba Ron, que opera como Cubaexport, llegaron a un acuerdo en 1993 para vender “Havana Club” en 120 países del mundo.

Pernod Ricard ha estado disputando por “Havana Club” con la empresa Bacardí desde 1994, cuando la compañía puertorriqueña solicitó un permiso a las autoridades estadounidenses para registrar la marca.

La familia Arechabala, quien creó este ron en 1935 y vendió los derechos a Bacardí posteriormente, exportó el aguardiente a Estados Unidos hasta que en 1960 el Gobierno cubano nacionalizó la planta y la marca.

Las autoridades cubanas registraron el nombre del ron “Havana Club” en Estados Unidos en 1976, en espera del fin del bloqueo económico contra la isla, y lo tienen también inscrito otros países.

El consejero general de la firma, Ian FitzSimons, se mostró “totalmente” en desacuerdo con la decisión de la corte y aseguró que que pedirán que se realice otra audiencia.

La compañía se quejó en un comunicado de que la decisión se ha basado en la llamada sección 211 de la ley comercial estadounidense que no reconoce el derecho al uso de una marca utilizada por un comercio confiscado tras la Revolución cubana, sin el expreso consentimiento de su antiguo propietario o sus descendientes.

Esta ley de 1998, recuerda la compañía, ha sido condenada por la Organización Internacional de Comercio, la Cámara de Comercio estadounidense, así como por la Unión Europea, que considera que es una violación del acuerdo internacional que protege los registros de marcas y una discriminación contra Cuba como país exportador.

“En virtud del registro de 1976, Cubaexport posee la marca ´Havana Club´ en Estados Unidos. Es sorprendente que una corte estadounidense permita que un derecho de propiedad intelectual sea destruido retroactivamente rechazando la renovación de su marca registrada”, lamentó FitzSimons, en un comunicado.

La decisión no afecta a la venta de “Havana Club” en otros países.

El contencioso también se ha disputado en los tribunales de España donde el Tribunal Supremo, la instancia máxima de la Justicia española, reconoció la propiedad de la marca “Havana Club” a Pernod Ricard y Cuba Ron.

(Con información de EFE)


Anécdota

Por Nuria Barbosa León *


Las milicias fueron la primera escuela cuando triunfa la Revolución cubana en 1959. El aire contaminó el espíritu en fuerza de cambio y necesidad de protagonismo. Hubo sentido de deuda con los guerrilleros de la Sierra Maestra y todo aporte resultaba poco para entregar.

Las movilizaciones se activaron por los encendidos discursos de Fidel en la televisión, los rápidos sucesos de amenaza por parte de Estados Unidos y la aspiración de materializar una utopía.

Los incorporados al proyecto revolucionario sufrieron los males del capitalismo en sus arterias y las compañías milicianas se integraron por trabajadores angustiados por el desempleo, la miseria y la incertidumbre hacia el futuro.

Julio Ríos Gutiérrez, Julito para sus amigos, voluntariamente, me moviliza en el año 60 en la escuela de zapadores dirigida por Antonio Nuñez Jímenez, ubicada cercana a la autopista Monumental de la capital.

Encontró en sus compañeros una juventud desorientada y sin calificación, ardientes en los debates políticos, capaz de construir una trinchera entre cantos y chistes, cansada por las jornadas de preparación militar, alejada de la familia y posponiendo su futuro profesional por el deber colectivo.

Habilidades tomadas al vuelo, los inician en la manipulación de una compleja pieza antiaérea, camuflajeadas en la vegetación, apostadas en azoteas y terrenos yermos apuntando hacia el norte.

Estuvo de guardia el 16 de abril de 1961 donde los estallidos de bombas lo desvelan en una madrugada primaveral. A las seis de la mañana una llamarada se alza en el horizonte. El alba despunta entre el fuego y las sirenas de los bomberos.

Luego, la noticia: los principales aeropuertos de la ciudad fueron incendiados. Preludio de Playa Girón, continuado con la Declaración del carácter socialista de la Revolución en el entierro de las víctimas y con el desembarco el día 17.

Su gran lamento: “Yo lo vi, vino en vuelo rasante, tenía la identificación de un avión cubano y estaba pintado de verde olivo, incluso puedo asegurar que venían tres tripulantes en él, nos confundió a todos y por eso la orden de ataque, no fue dada”.

Vive con la angustia de no tomar la decisión de insubordinación. De haber disparado su pieza, su país sumaría a la lista de los vivos los mártires sepultados.

Por ese motivo su entrega a la utopía es más apasionada.

*Periodista de Radio Progreso y Radio Habana Cuba