viernes, 4 de marzo de 2011

ESTRUCTURAS ARCAICAS Y REVOLUCIONES TARDIAS

Jorge Gómez Barata

Tal vez las rebeliones revolucionarias en el Medio Oriente y África del Norte no sean “postmodernas”, pero tampoco son tradicionales.

Curiosamente en ninguno de los países involucrados los líderes son políticos conocidos, tampoco militares ni jerarcas religiosos; en las manifestaciones no se perciben símbolos religiosos islámicos, ni se enarbolan consignas antiimperialistas, no hay demandas económicas o sociales y no aparecen los matices ideológicos usuales. Los manifestantes no piden concesiones a los gobernantes sino que les exigen que se marchen.

Nadie sabe qué vendrá después y hasta Hillary Clinton teme que se forme una “gigantesca Somalia”. Las apuestas están abiertas.

Se trata de fenómenos inéditos asociados a situaciones políticas, económicas y sociales que afectan a todos los países árabes e islámicos envueltos en circunstancias históricas específicas y que forman contextos culturales originales. Tan singulares procesos no pueden ser evaluados a partir de esquemas políticos tradicionales ni estereotipos ideológicos corrientes. El rechazo de los insurrectos a la intervención extranjera es una advertencia de que también los Estados Unidos y la OTAN pueden equivocarse.

El hecho de que en Libia en el siglo XXI, no sólo subsistan las tribus, sino que sean la base de la estructura social y la espina dorsal del Estado, que países como Arabia Saudita, Jordania, Marruecos y los emiratos árabes estén bajo la férula de familias provenientes de los califatos autodenominadas “reales” y otros estados sean gobernados de facto por administraciones instaladas a partir dudosas elecciones, unido a factores circunstanciales explican las rebeliones revolucionarias en marcha aunque no permiten adivinar su desenlace.

Las tribus son formas de organización social primitiva, propia de épocas cuando no existían leyes escritas y anteriores a la formación de la conciencia nacional, son previas a las nacionalidades y a las naciones y por supuesto, a los estados nacionales y no conviven con el derecho ni con la democracia. En Europa y el Lejano Oriente eran arcaicas ya en los tiempos bíblicos y habían sido superadas por las grandes civilizaciones precolombinas.

En el Medio Oriente y África del Norte se creía que estas primitivas formas de organización social habían sucumbido a los procesos que condujeron al fin del imperio otomano, al establecimiento del moderno estado Turco y la formación de naciones o reinos centralizados en Persia, Irak, Siria, Líbano y otros países.

Donde quiera que pudieron hacerlo, para impedir el desarrollo de la conciencia y los intereses nacionales, los colonizadores y los imperialistas mantuvieron y auspiciaron el tribalismo. Tradicionalmente el discurso político de la izquierda revolucionaria ha recordado que en África la estructura tribal fue aprovechada por los conquistadores para establecer su dominación sobre los pueblos del continente y para, durante tres siglos, mantener la trata de esclavos y todavía hoy sirve a los intereses neocoloniales.

La novedad del momento es el descubrimiento de que en el Medio Oriente y África del Norte, algunos de los países más adinerados del planeta, son gobernados por familias descendientes de los califas, autodenominadas “reales” incluso, en Libia donde una sociedad rica, prospera y razonablemente ilustrada mantiene una organización tribal.

El poder de la “realeza” en el Medio Oriente es un anacronismo mediante el cual castas, familias y oligarquías privilegiadas ejercen arbitrariamente el poder y dilapidan caprichosa y frívolamente, como si fueran propias, las enormes fortunas derivadas del petróleo; para mayor primitivismo todavía funcionan esquemas políticos de base confesional.

Naturalmente, como mismo le ocurrió a los colonialistas y a los tiranos africanos, llega el momento en que las tribus y el despotismo que es consustancial a ellas son tan anacrónicos que no pueden sobrevivir. Tal vez, a ese punto se ha llegado en el Medio Oriente y África del Norte.

El hecho de que por razones diversas, principalmente por la intervención extranjera sostenida durante siglos y por culpa de sus propios liderazgos, los pueblos del Medio Oriente no hayan avanzado suficientemente en su organización social y edificado sistemas políticos apropiados, conlleva a que ahora los acechen nuevos peligros; el mayor de ellos y que por momentos parece inevitable es el de una intervención militar extranjera.

El hecho de que tanto Muammar al-Gaddafi como las fuerzas que se le oponen concuerden en los peligros que para la soberanía nacional, las riquezas naturales y para la seguridad del propio pueblo libio entraña la intervención extranjera, es un punto de contacto que una mediación internacional comedida, discreta y aceptada por las partes como la propuesta por el presidente Hugo Chávez se pudiera usar como base para un consenso pacificador.

Naturalmente que para ello las partes debían dar pasos al encuentro, de modo que como sugiere Fidel Castro, se avance antes de que la intervención se produzca. Una vez que la OTAN y los Estados Unidos crucen la línea de no retorno ya ningún diálogo tendría sentido. El fantasma de Irak ronda y puede tornarse trágicamente real.

La Habana, 04 de marzo de 2011


OBAMA VISITARA EL SALVADOR

No es La Clinton la que va, sino es el propio Presidente Norteño quien pronto planea ir. ¿Habría una oculta agenda en ese viaje al Pulgarcito de América?

Llama la atención que precisamente sea ahora que el presidente de Estados Unidos viaje a El Salvador. Ojalá que la visita sirva de mucho para el salvadoreño y la salvadoreña de la calle y que no sea un asunto de protocolo o injerencia.

Resalta que el presidente de EEUU escoja un país como El Salvador, donde el partido oficial no es cualquier partido político, sino el izquierdista FMLN. También muy significativo es el hecho de que el FMLN, cuya dirección fue sorprendida por la noticia del viaje de Obama, se consolida como la primera fuerza política del país. Así, si las elecciones para alcaldes, diputados y presidenciales fueran en estos momentos, el FMLN obtendría casi el doble de los votos que su más cercano contrincante el ultra derechista ARENA.

Sobresale que el pasado 4 de Febrero y desde Washington, el canciller salvadoreño Hugo Martínez destacó que El Salvador solicitará una segunda aportación para la Corporación de la Cuenta del Milenio (MCC). En el 2010 esa cuenta, supuestamente orientada en proyectos de educación, infraestructura, medioambiente, etc., autorizó unos frívolos 85 millones de dólares. El MCC ya se acaba y hay que pedir más, esto debilita inmensamente la posición de San Salvador y al mismo tiempo le da a Washington una tremenda ventaja negociadora. Además, apostamos a que no son pocos los dólares del MCC que caerían en las manos del pueblo salvadoreño porque la mayoría de ese dinero terminaría en los bolsillos de las corporaciones imperiales implantadas y maniobrando ya en el país centroamericano.

Un tema del que por supuesto sí se esperan resultados inmediatos, es el plan de seguridad para Centroamérica. Tema donde por seguro habrá un gran interés y empuje por parte de Estados Unidos y que costaría más de 1,000 millones de dólares. Axiomáticamente esta suma monumental de dólares incluirá el muy lucrativo negocio de la venta de armas por parte de EEUU. Además, este plan virtualmente en línea con los planes Colombia y Mérida, podría encerrar la compra y corrupción de conciencias salvadoreñas, la introducción al territorio centroamericano de entrenadores militares y mercenarios imperiales, un generoso apoyo a la oligarquía derechista y sus aliados, etc. Un indicador de la importancia para EEUU de la tal seguridad son las sumas de dólares expresadas anteriormente; tacaños millones para el MCC y esplendidos 12 veces más grandes para la tal seguridad.

El tema migratorio es fundamental para El Salvador, pues de los 6 millones de salvadoreños cerca de la mitad residen en EEUU. Además, en EEUU hay unos 220,000 salvadoreños con el déspota y provisional ‘Estatus de Protección Temporal (TPS)’. Sobre el tema migratorio habrá mucha retorica de parte del presidente norteño, pero también apostamos a que nada cambiará.

Otro escondido tema que obviamente Obama traerá en su agenda es no solo la disociación de pulgarcito con la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), sino también un futuro apoyo de San Salvador a la oprobiosa dictadura títere de Tegucigalpa. Y ojo con un descarado golpe de estado estilo Honduras, o un engañoso golpe de estado estilo Egipto.

Muchos latinoamericanos y caribeños piensan que esa visita no traerá ni altruismo ni trato igualitario porque casi por seguro, el viaje al pequeño país del traspatio sería para satisfacer los intereses hegemónicos del declinante Imperio Capitalista. Quizás bajo esta incertidumbre sería más apropiado si Obama se quedara en su casa atendiendo los muchos y difíciles problemas que su administración no ha podido resolver.

Latinos sin fronteras, Los Ángeles. (Marzo 4, 2011).



OBAMA TO VISIT EL SALVADOR

Us President B. Obama plans to visit the smallest country in the Central American region soon and; what would be the real reasons for this visit? Would it be total solidarity? Would he bring plenty of philanthropic dollars for needed schools, clinics, roads, etc? Shall he bring a stealth agenda?

The immigration challenge is fundamental for San Salvador because close to half of its 6 million inhabitants reside in the USA. Also in the north there are almost 220,000 Salvadorians under the despotic and impermanent TPS. On this item there would be lots of rhetoric coming from the US President, but the majority of Latin-Americans would be willing to bet that nothing would be changed.

Interestingly he is visiting neither Mexico nor Colombia where Washington’s intruding soldiers and gory mercenaries are already in place and creating instability and internal turmoil. Nor is Obama visiting Honduras where the strategic US Palmerola base is and where a military dictatorship, apparently under Washington’s covertness partnership, came to power not long ago.

Striking is the fact that in El Salvador the official government is the leftist FMLN Party which continues gaining strength. According to recent poles if elections for mayors, congress and president were conducted now, the FMLN would obtain almost twice the votes of its near opposition, the ultra right winger ARENA Party.

Also prominent is the reality that the not so generous US loan to El Salvador “Corporacion de la Cuenta del Milenio (MCC)” is coming to an end soon and San Salvador must negotiate a new loan. This not only greatly weakens the position of San Salvador, but also gives Obama a tremendous negotiation lever.

An item of Paramount interest for the USA and that for sure shall take the top position on Obama’s agenda is the US fashioned ‘Security Plan for Central America’. This theme costing over one billion US dollars and indeed resembling Plans Colombia and Merida, shall certainly include the very profitable sale of US arms as well as the purchase of consciences of many Central America’s leaders. This item would most probably also include plenty of craftiness help for the intransigent ARENA Party.

Another entry on Obama’s agenda would be not only to push for San Salvador’s rejection of the socialist brotherhood ALBA, but also to ram San Salvador to close ranks with the present military tyranny in Tegucigalpa. And, keep an eye on the possible arrangement for a future military coup like the one in neighboring Honduras, or like the masked one in Egypt.

Many Latin-Americans and Caribbean’s believe that the visit would not come with plenty of altruism or equal treatment because almost for sure, this trip to the small “Traspatio” country elementary responds to more of the hegemonic interest of the declining capitalistic Empire. Under these uncertainties perhaps it would be better if Obama stays home taking care of the many awesome problems not yet solved by his administration.

Latinos sin Fronteras, LA. (March 4, 2011)


Dos empresas argentinas aplican la Ley Helms-Burton para castigar a Cuba

VIERNES, 04 DE MARZO DE 2011 09:28 INSURGENTE.ORG INTERNACIONAL - AMÉRICA

(Un artículo del periodista Carlos Aznárez, director de Resumen Latinoamericano).-

A pesar de que el propio presidente norteamericano Barack Obama acaba de prorrogar la suspensión de la insultante Ley Helms-Burton, por la cual se castiga a empresas extranjeras que realicen negocios con Cuba, este engendro jurídico se ha aplicado en los últimos meses en dos oportunidades en la Argentina. La víctima en este caso es la empresa aérea Cubana de Aviación.

En efecto, en junio pasado fue la firma radicada en argentina “LSF Sky Chefs”, que desde 2001 venía atendiendo el servicio de catering para los aviones de Cubana, la que les comunicó de un día para el otro, que debido a un mensaje urgente recibido desde sus oficinas alemanas en Neu-Isenburg no podrían seguir cubriendo el servicio contratado.

El imprevisto corte, obedece a que el grupo multinacional Sky Chefs que opera en 51 países y abarca a 130 compañias que producen cerca de 400 millones de alimentos para líneas aéreas, tiene sus oficinas centrales en Estados Unidos, más concretamente en el Estado de Texas, y buena parte de su capital accionario responde a cuentas de inversion estadounidenses.

Tanto su director general, Walter Gehl (quien durante años se desempeñara como integrante del Directorio de la empresa alemana Lufthansa), como los directores de Finanzas, Jens Theuerkorn, y el Director Operacional de Sky, Jochen Müller, recibieron auténticos ultimatums de la Casa Central norteamericana para que “rompieran sí o sí las relaciones comerciales” de la filial argentina con la empresa cubana.

Pero eso no fue suficiente para los ejecutores criollos de la Helms-Burton. Desprovista como estaba, de algo tan elemental para una línea aérea, como es el catering, Cubana solicitó los servicios de otra empresa “nacional” con sede en Ezeiza, la Gate Gourmet. De origen suizo, fue fundada en 1990 por el Sair Group, y luego, en 1992, se asoció con Swissair.

El grupo recibió el pedido de Cubana y se tomó nada menos que 60 días para responder negativamente. Las razones, idénticas a la de sus colegas de Sky, “donde manda capitán no manda marinero”, es decir: la orden viene de la oficina central en Zurich, y en la misma se especificaba que era imposible atender el pedido cubano por razones no explicitadas.

Para cualquier empresa cubana que en estos 52 años de Revolución ha aprendido a lidiar primero con el bloqueo, luego con la Ley Torricelli (que precede a la Helms-Burton) y ahora con esta última, las respuestas en contrario siempre responden a una misma matriz. El gobieno norteamericano presiona, chantajea y consigue sumisión empresarial a sus caprichos. Y esto es lo que sucedió en esta nueva oportunidad.

Si se ahonda en la historia de Gate Gourmet se verá que la empresa suiza creció súbitamente a partir de la incorporación de las cocinas de Aero-Chef, SAS, Varig y British Airways. Cuando todo marchaba estupendamente para el consorcio financiero que la administraba, algunos desaciertos en el manejo financiero de uno de sus principales ejecutivos, seguido de algunos conflictos sindicales no muy bien resueltos, hizo que la empresa pasara por malos momentos económicos. En ese momento, año 2003, fueron tentados por una oferta de un grupo privado especializado en apoyo y recapitalización de empresas con dificultades, y el Sair Group no lo dudó. Así es como Gate Gourmet dejó en los hechos de ser mayoritariamente suiza y pasó a depender de sus compradores norteamericanos del Grupo Texas Pacific, con sede central en Fort Worth, Texas. Por todos estos antecedentes, es obvio que la filial criolla de Gate Gourmet no contaba con la soberanía de decisión frente a la solicitud de la empresa cubana, más aún si se tiene en cuenta que el fundador de Texas Pacific es el extravagante ultramillonario norteamericano David Bonderman, en sus años mozos amigo personal del fallecido Jorge Mas Canosa, presidente de la Fundación Cubano-Americana y recalcitrante enemigo de la Revolución Cubana.

Bonderman, confeso anticomunista, figura en un puesto destacado del ranking Forbes con un “pequeño” capital personal de 3.300 millones de dólares. Entre sus excentricidades, se dio el gusto de contratar por 7 millones de dólares a los Rolling Stones para la fiesta privada de su 60 cumpleaños.

Sin desanimarse por los rechazos, Cubana de Aviación pidió ayuda a la empresa nacional Líneas Aéreas del Estado (LADE) y esta vez sí hubo relativa suerte. LADE comenzó a prestar el servicio, pero en enero de este año, al producirse la llegada de un nuevo director general, el Brigadier José Luis Pontecorvo, todo volvió a fojas cero y el pacto comercial quedó trunco por “causas operativas” según se argumentó.

Lo bochornoso de esta seguidilla de aprietes, chantajes e incomprensiones, es que deja al descubierto el carácter político de las presiones que sufre Cuba, en este caso a través de poner palos en la rueda a su línea aérea nacional. Evidentemente nada ocurre por casualidad, la larga mano de la prepotencia del gobierno norteamericano –más allá de lo que pueda argumentar en su descargo el presidente Obama- no deja de causar dolor y sufrimiento al pueblo cubano. Primero por el carácter genocida del bloqueo más prolongado de la historia mundial, y que permanentemente es repudiado por la mayoría de los países que integran las Naciones Unidos. Repudio que no sirve de nada ante el veto norteamericano y las debilidades que luego cada nación saca a relucir frente a hechos tan prepotentes como el producido por Sky Chefs y Gate Gourmet.

Además, si faltaba algo para completar esta cadena de actos de sorda violencia, muy pronto llegará al país, en gira sudamericana, la congresista norteamericana Ileana Ros-Lehtinen, una de las figuras más recalcitrantes de la derecha de su país.

Amiga personal del terrorista Luis Posada Carriles, defensor a ultranza de quienes han utilizado el territorio norteamericano para atacar militarmente a Cuba (“apruebo la posibilidad de que alguien asesine a Fidel Castro”,es una de sus frases célebres), y gestora de cada una de las leyes coercitivas y de sostén del bloqueo, la señora Ros (a la que apodan “la loba feroz”) tiene de donde heredar su odio y prepotencia hacia la causa cubana: su padre, Enrique Ros fue uno de los primeros que se enroló en la CIA para “combatir a Fidel”, y junto con sus amigos Orlando Bosh y Carlos Alberto Montaner, planearon cientos de tropelías contra el gobierno cubano.

Ahora, en el marco de que dos empresas que se dicen argentinas, estén aplicando sin ningún tipo de titubeos la Ley Helms-Burton, la llegada de Ros-Lehtinen a visitar a los popes de la derecha local, significará una nueva afrenta y un peligro, no sólo para el pueblo cubano sino para todos los que en Argentina, expresan su solidaridad a quienes siempre no dudaron en ofrecerla.



Revista chilena Punto Final califica como mala noticia próxima visita de Obama

Publicado Cubadebate el 4 Marzo 2011

La anunciada gira del presidente estadounidense, Barack Obama, por Latinoamérica oculta intereses que perjudican a los países de la región, advirtió hoy aquí la revista chilena Punto Final.

A Estados Unidos le inquietan las posibilidades de consolidación en América Latina de procesos antimperialistas -como el de Venezuela- que desafían y debilitan su dominación, alertó la publicación sobre la verdadera intención del próximo viaje de Obama a Chile, Brasil y El Salvador.

Washington está empeñado en aislar y desestabilizar a los gobiernos de Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, e intenta empujar el repliegue de las fuerzas progresistas en Brasil, Argentina y otras naciones del continente; ese es el objetivo real de la gira, apuntó en un editorial la reconocida revista chilena.

Opinó en consecuencia que la presencia de Obama en Chile no es una buena noticia y no puede ser bienvenida, por lo que instó a los trabajadores, estudiantes, intelectuales, campesinos, mapuches y ciudadanía a movilizarse en señal de repudio al capitalismo deshumanizado que representa el mandatario norteamericano.

Comentó que Obama defraudó a sus electores y se plegó al poder del complejo militar-industrial que gobierna su país.

Signo del status quo de la Casa Blanca, Punto Final ilustró cómo se mantienen abiertas la prisión de Guantánamo y las cárceles secretas de la CIA en diversos países, además de la continuidad de la ocupación en Afganistán e Iraq. La IV Flota amenaza a los países latinoamericanos y la V Flota se apresta a invadir Libia, remarcó el rotativo chileno.

Denunció asimismo el referido medio cómo se mantiene el criminal bloqueo de Cuba, condenado por la ONU, ejemplo de la habitual injerencia y política de dominación de Estados Unidos en el continente y que Chile sufrió trágicamente con la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) prohijada por Washington.

Según fuentes oficiales, Obama tiene previsto viajar a esta capital los días 21 y 22 de marzo venideros y como parte de su agenda en Chile prevé pronunciar un discurso dirigido a Latinoamérica.

Sobre su visita aquí, el Partido Comunista de Chile consideró que podría ser un buen gesto si el presidente estadounidense se refiere al porqué su país impulsó, respaldó y financió el golpe militar contra el Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende.

Con información de Prensa Latina



Reflexiones del Compañero Fidel: La Guerra inevitable de la OTAN (Segunda parte)

Cuando Gaddafi, coronel del ejército libio, inspirado en su colega egipcio Abdel Nasser, derrocó al Rey Idris I en 1969 con solo 27 años de edad, aplicó importantes medidas revolucionarias como la reforma agraria y la nacionalización del petróleo. Los crecientes ingresos fueron dedicados al desarrollo económico y social, particularmente a los servicios educacionales y de salud de la reducida población libia, ubicada en un inmenso territorio desértico con muy poca tierra cultivable.

Bajo aquel desierto existía un extenso y profundo mar de aguas fósiles. Tuve la impresión, cuando conocí un área experimental de cultivos, que aquellas aguas, en un futuro, serían más valiosas que el petróleo.

La fe religiosa, predicada con el fervor que caracteriza a los pueblos musulmanes, ayudaba en parte a compensar la fuerte tendencia tribal que todavía subsiste en ese país árabe.

Los revolucionarios libios elaboraron y aplicaron sus propias ideas respecto a las instituciones legales y políticas, que Cuba, como norma, respetó.

Nos abstuvimos por completo de emitir opiniones sobre las concepciones de la dirección libia.

Vemos con claridad que la preocupación fundamental de Estados Unidos y la OTAN no es Libia, sino la ola revolucionaria desatada en el mundo árabe que desean impedir a cualquier precio.

Es un hecho irrebatible que las relaciones entre Estados Unidos y sus aliados de la OTAN con Libia en los últimos años eran excelentes, antes de que surgiera la rebelión en Egipto y en Túnez.

En los encuentros de alto nivel entre Libia y los dirigentes de la OTAN ninguno de estos tenía problemas con Gaddafi. El país era una fuente segura de abastecimiento de petróleo de alta calidad, gas e incluso potasio. Los problemas surgidos entre ellos durante las primeras décadas habían sido superados.

Se abrieron a la inversión extranjera sectores estratégicos como la producción y distribución del petróleo.

La privatización alcanzó a muchas empresas públicas. El Fondo Monetario Internacional ejerció su beatífico papel en la instrumentación de dichas operaciones.

Como es lógico, Aznar se deshizo en elogios a Gaddafi y tras él Blair, Berlusconi, Sarkozy, Zapatero, y hasta mi amigo el Rey de España, desfilaron ante la burlona mirada del líder libio. Estaban felices.

Aunque pareciera que me burlo no es así; me pregunto simplemente por qué quieren ahora invadir Libia y llevar a Gaddafi a la Corte Penal Internacional en La Haya.

Lo acusan durante las 24 horas del día de disparar contra ciudadanos desarmados que protestaban. ¿Por qué no explican al mundo que las armas y sobre todo los equipos sofisticados de represión que posee Libia fueron suministrados por Estados Unidos, Gran Bretaña y otros ilustres anfitriones de Gaddafi?

Me opongo al cinismo y a las mentiras con que ahora se quiere justificar la invasión y ocupación de Libia.

La última vez que visité a Gaddafi fue en mayo de 2001, 15 años después de que Reagan atacó su residencia bastante modesta, donde me llevó para ver cómo había quedado. Recibió un impacto directo de la aviación y estaba considerablemente destruida; su pequeña hija de tres años murió en el ataque: fue asesinada por Ronald Reagan. No hubo acuerdo previo de la OTAN, el Consejo de Derechos Humanos, ni el Consejo de Seguridad.

Mi visita anterior había tenido lugar en 1977, ocho años después del inicio del proceso revolucionario en Libia. Visité Trípoli; participé en el Congreso del Pueblo libio, en Sebha; recorrí los primeros experimentos agrícolas con las aguas extraídas del inmenso mar de aguas fósiles; conocí Bengasi, fui objeto de un cálido recibimiento. Se trataba de un país legendario que había sido escenario de históricos combates en la última guerra mundial. Aún no tenía seis millones de habitantes, ni se conocía su enorme volumen de petróleo ligero y agua fósil. Ya las antiguas colonias portuguesas de África se habían liberado.

En Angola habíamos luchado durante 15 años contra las bandas mercenarias organizadas por Estados Unidos sobre bases tribales, el gobierno de Mobutu, y el bien equipado y entrenado ejército racista del apartheid. Éste, siguiendo instrucciones de Estados Unidos, como hoy se conoce, invadió Angola para impedir su independencia en 1975, llegando con sus fuerzas motorizadas a las inmediaciones de Luanda. Varios constructores cubanos murieron en aquella brutal invasión. Con toda urgencia se enviaron recursos.

Expulsados de ese país por las tropas internacionalistas cubanas y angolanas hasta la frontera con Namibia ocupada por Sudáfrica, durante 13 años los racistas recibieron la misión de liquidar el proceso revolucionario en Angola.

Con el apoyo de Estados Unidos e Israel desarrollaron el arma nuclear. Poseían ya ese armamento cuando las tropas cubanas y angolanas derrotaron en Cuito Cuanavale sus fuerzas terrestres y aéreas, y desafiando el riesgo, empleando las tácticas y medios convencionales, avanzaron hacia la frontera de Namibia, donde las tropas del apartheid pretendían resistir. Dos veces en su historia nuestras fuerzas han estado bajo el riesgo de ser atacadas por ese tipo de armas: en octubre de 1962 y en el Sur de Angola, pero en esa segunda ocasión, ni siquiera utilizando las que poseía Sudáfrica habrían podido impedir la derrota que marcó el fin del odioso sistema. Los hechos ocurrieron bajo el gobierno de Ronald Reagan en Estados Unidos y Pieter Botha en Sudáfrica.

De eso, y de los cientos de miles de vidas que costó la aventura imperialista, no se habla.

Lamento tener que recordar estos hechos cuando otro gran riesgo se cierne sobre los pueblos árabes, porque no se resignan a seguir siendo víctimas del saqueo y la opresión.

La Revolución en el mundo árabe, que tanto temen Estados Unidos y la OTAN, es la de los que carecen de todos los derechos frente a los que ostentan todos los privilegios, llamada, por tanto, a ser más profunda que la que en 1789 se desató en Europa con la toma de la Bastilla.

Ni siquiera Luis XIV, cuando proclamó que el Estado era él, poseía los privilegios del Rey Abdulá de Arabia Saudita, y mucho menos la inmensa riqueza que yace bajo la superficie de ese casi desértico país, donde las transnacionales yankis determinan la sustracción y, por tanto, el precio del petróleo en el mundo.

A partir de la crisis en Libia, la extracción en Arabia Saudita se elevó en un millón de barriles diarios, a un costo mínimo y, en consecuencia, por ese solo concepto los ingresos de ese país y quienes lo controlan se elevan a mil millones de dólares diarios.

Nadie imagine, sin embargo, que el pueblo saudita nada en dinero. Son conmovedores los relatos de las condiciones de vida de muchos trabajadores de la construcción y otros sectores, que se ven obligados a trabajar 13 y 14 horas con salarios miserables.

Asustados por la ola revolucionaria que sacude el sistema de saqueo prevaleciente, después de lo ocurrido con los trabajadores de Egipto y Túnez, pero también por los jóvenes sin empleo en Jordania, los territorios ocupados de Palestina, Yemen, e incluso Bahrein y los Emiratos Árabes con ingresos más elevados, la alta jerarquía saudita está bajo el impacto de los acontecimientos.

A diferencia de otros tiempos, hoy los pueblos árabes reciben información casi instantánea de los sucesos, aunque extraordinariamente manipulada.

Lo peor para el estatus quo de los sectores privilegiados es que los porfiados hechos están coincidiendo con un considerable incremento de los precios de los alimentos y el impacto demoledor de los cambios climáticos, mientras Estados Unidos, el mayor productor de maíz del mundo, gasta el 40 por ciento de ese producto subsidiado y una parte importante de la soya en producir biocombustible para alimentar los automóviles. Seguramente Lester Brown, el ecologista norteamericano mejor informado del mundo sobre productos agrícolas, nos pueda ofrecer una idea de la actual situación alimentaria.

El presidente bolivariano, Hugo Chávez, realiza un valiente esfuerzo por buscar una solución sin la intervención de la OTAN en Libia. Sus posibilidades de alcanzar el objetivo se incrementarían si lograra la proeza de crear un amplio movimiento de opinión antes y no después que se produzca la intervención, y los pueblos no vean repetirse en otros países la atroz experiencia de Iraq.

Final de la Reflexión.














Fidel Castro Ruz

Marzo 3 de 2011

10 y 32 p.m.