jueves, 3 de febrero de 2011

Cuba compra todas las acciones de ETECSA

Publicado en Cubadebate el 3 Febrero 2011

Descargue la Gaceta Oficial de la República de Cuba No. 002 de 2011 PDF (115 Kb)

La Gaceta Oficial de Cuba anunció hoy que la empresa Telecom Italia vendió su 27% de las acciones de ETECSA a Rafin S.A, una compañía de la isla.

Así, por primera vez Cuba tiene el control total de la empresa de telecomunicaciones desde su creación en 1993.

Las acciones se distribuyeron en seis empresas nacionales de la siguiente manera:

Telefónica Antillana S.A tiene 51% de las acciones; Rafin 27%; Universal Trade & Management Corporation S,A (Utisa) 11%; Banco Financiero Internacional 6,15%; Negocios en Telecomunicaciones 3,8%; y Banco Internacional de Comercio 0,9%.

Según un acuerdo del Consejo de Ministros publicado este jueves en la Gaceta, Rafin, entidad financiera no bancaria de Cuba, compró las acciones de Telcom Italia el 31 de enero.

Telefónica Antillana (Telan), el accionista principal, se define como “una sociedad anónima por acciones nominativas de capital cubano”, mientras que los dos bancos comerciales, forman parte del sistema nacional.

Utisa es una empresa cubana con sede en Panamá, bajo el control del Ministerio de Comunicaciones de Cuba, y Negocios en Telecomunicaciones representa al país en la Empresa Gran Nacional de Telecomunicaciones del ALBA (Albatel), que también integran compañías de Venezuela y Bolivia.

Como aparece en proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social de Cuba, la Isla considera a las telecomunicaciones como un asunto estratégico para su desarrollo y defensa del país, un área de la economía duramente golpeada por el bloqueo norteamericano.


REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 04 DE FEBRERO DE 2011

AUDIO

Un nuevo acontecimiento histórico ha ocurrido a inicios de semana en El Salvador, pues por primera vez un representante de la izquierda asume la presidencia de la Asamblea Legislativa, el primer poder del estado, como se le identifica.

Aunque después de los Acuerdos de Paz, firmados en 1992 por el gobierno salvadoreño y la hasta entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, se daba inicio al proceso de democratización de la sociedad sobre la aniquilada dictadura militar, esta posibilidad quedó abierta desde entonces; y a pesar de haber alcanzado la mayor cantidad de diputados con relación al resto desde hace más de 10 años, premeditadamente le fue impedida la asunción a la presidencia parlamentaria a través de repetidas maniobras por parte de la derecha, auspiciadas por la ex gobernante Arena, en una clara muestra de desprecio al derecho obtenido.

Parecía una patética obsesión de esos sectores políticos que utilizaron todo tipo de triquiñuelas para no permitir que un representante del FMLN ocupara esa posición, sin importarles estar burlando la intención de los electores que otorgaron durante este largo período la mayoría de votos para diputados al principal partido de izquierda.

No fue sino hasta que la población salvadoreña también venció al miedo que le infundió por decenas de años esa derecha retrógrada, amparándose en el anticomunismo y la seguridad nacional, y otorgó el triunfo al partido y su candidato, Mauricio Funes, en las elecciones presidenciales de 2009, que el aparato del estado dejó de ser también el impedimento para permitir que la voluntad popular se reflejara en ese hecho de trascendencia histórica, que ocurrió este 1 de febrero, cuando el diputado Sigfrido Reyes ha asumido la presidencia de la Asamblea Legislativa de El Salvador.

Esa mañana no dejó de estar impregnada de detalles y momentos llenos de simbolismo, pues el diputado Reyes, antes de la sesión oficial de investidura, ha asistido ante los restos de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador, a ofrecer, emocionado, tal cargo a su memoria, inspirado por su ejemplo. De la misma manera sucedió en el cementerio de los Ilustres, donde también colocó una ofrenda ante las tumbas de Agustín Farabundo Martí, de quien se identificó como un digno descendiente; y la de Schafik Jorge Hándal, líder histórico del FMLN, de quien también toma ejemplo.

Estos gestos de gran contenido, de los que fueron testigos familiares, dirigentes y militantes del FMLN, e invitados especiales, entre quienes se encontraba el señor embajador de la República de Cuba, Pedro Pablo Prada, quieren ser premonitorios de una gestión exitosa y cercana a los intereses populares, precisamente en un espacio en que la ciudadanía expresa desconfianza por los manejos poco claros que las administraciones anteriores han ejecutado.

Por ello es un gran compromiso para el actual presidente legislativo, por elevar el nivel de transparencia y de esfuerzo de la Asamblea toda, para acentuar su credibilidad, su autoridad política, y ser depositaria de una mayor confianza ciudadana, tal como expresó en su discurso pronunciado en la solemne ceremonia del traspaso del poder.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


EL TURNO DE LOS OPRIMIDOS

Jorge Gómez Barata

No hay en la historia universal pueblos donde la opresión haya sido tan total y prolongada como en los países árabes, actualmente 22 estados del Medio Oriente y el Norte de África. Si bien es cierto que los árabes inventaron el algebra, también lo es que no han conocido la democracia, ni las libertades políticas, siquiera en sus expresiones más elementales.

Semejante situación se debe a los efectos combinados de la dominación de los clanes locales que en miles de años evolucionaron poco o no evolucionaron nada, a la dominación otomana, a la religiosidad utilizada en función de la dominación política y social, a la hostilidad de occidente en forma de guerras religiosas, ocupación colonial, prácticas neo coloniales, explotación imperial, clientelismo político y a la agresión israelí que en conjunto, han ejercido un efecto devastador sobre la cultura política en la región.

No existe en todo el entorno árabe una sola democracia firmemente establecida, ninguna doctrina política ha echado raíces profundas y las grandes corrientes políticas están virtualmente ausentes. Excepto pequeñas y abnegadas agrupaciones, no hay en el Levante presencia de partidos marxistas, socialdemócratas y naturalmente el pensamiento socialcristiano carece de representación.

La mayor fuerza política organizada en la historia árabe, el Partido Socialista del Renacimiento Árabe (Baas) o (Baath), de matriz nacionalista, fundado en 1947 y que llegó a ser una formación panárabe que ejerció el poder en Siria e Irak y en consonancia con su ecléctica filosofía, trató de conciliar elementos del socialismo con una interpretación árabe que lo asociaba a la religión islámica desde una perspectiva laica, está virtualmente desaparecido. En Irak los ocupantes norteamericanos ilegalizaron al partido Baas que curiosamente es también confrontado por Al-Qaeda y el Talibán.

Como mismo ocurrió en las culturas y civilizaciones desarrolladas en Europa y el Lejano Oriente, en el entorno árabe, en la antigüedad, se desplegaron grandes ajustes territoriales, migraciones y conquistas que, acompañadas por procesos de carácter cultural forjaron lazos basados en la comunidad de territorios, en la lengua, la religión y la tradición. Los conquistadores árabes dominaron en España y se internaron en Europa hasta que fueron contenidos en la región francesa de Poitiers por el rey carolingio Carlos Martel (688-741).

Dos siglos de Cruzadas” que, entre otras cosas dieron lugar al establecimiento del “Reino Latino de Jerusalén” que duró unos doscientos años, echó las bases de la presencia occidental en la zona, y puso a Europa en contacto con las magnificas posibilidades económicas y culturales del Oriente Cercano, unido la liberación de los reinos ibéricos y la fundación de la España moderna que durante seis siglos había sido musulmana y el descubrimiento de América que abrió las rutas marítimas con el Oriente y restó importancia al comercio terrestres y a través del mar Mediterráneo, configuraron realidades que aislaron los vastos territorios donde la civilización, principalmente en el ámbito político, pareció detenerse.

La dominación de territorios árabes por el Imperio Otomano durante 400 años, los resultados de la Primera Guerra Mundial que abrió el Medio Oriente a Inglaterra y Francia que se lanzaron sobre sus riquezas, principalmente el petróleo; las invasiones nazi, la presencia aliada y soviética, la partición de Palestina y la entronización en aquellos ambientes del Israel y el sionismo y más tarde la Guerra Fría, a pesar de la labor de líderes de la talla de Nasser y Arafat, contribuyeron poderosamente al estancamiento político en la región.

Los movimientos que hoy por diferentes rutas avanzan en el Medio Oriente y otros países árabes e islámicos, dos de ellos Irak y Afganistán ocupados por Estados Unidos y que alcanzan especial intensidad en Egipto y Tunez, no son procesos exclusivamente locales ni absolutamente espontáneos, sino parte de un enorme reajuste político a escala regional.

A diferencia de lo que históricamente ha predominado en los procesos políticos en los escenarios árabes-islámicos, ahora no se trata de revueltas palaciegas, golpes militares ni de acciones protagonizadas por afamados caudillos, sino del debut de las masas en una antiquísima cultura que sin embargo agrupa a la población más joven del planeta. El 52 % de los egipcios tienen menos de 25 años, proporción que aproximadamente se cumple en el resto de los países, donde la población posee mínimos de ilustración y está extraordinariamente motivada por asomarse a las corrientes civilizatorios en marcha.

El hecho de que en el Medio Oriente y África del Norte, no se desarrollaran instituciones políticas modernas, se vuelve ahora contra los que hasta la víspera se beneficiaron con el atraso institucional, especialmente Estados Unidos y Europa que ante el debilitamiento de gobiernos caracterizados por su autoritarismo, no tienen manera de asegurar la continuidad del sistema.

Suponiendo incluso que Estados Unidos logre instalar en los gobiernos elementos como Mohamed El Baradei, no podrá impedir que emerjan otras fuerzas, principalmente islámicas que tanto en lo inmediato como a mediano plazo pueden convertirse en factores de poder. En ningún país del Medio Oriente y el Norte de África, los norteamericanos tienen un relevo al que puedan acudir como quien saca un as de la manga.

Tampoco se trata ahora de revoluciones clasistas a la antigua, dominada por alguna expresión ideológica, no parecen intifadas al estilo palestino, no son movimiento amparados por el clero como en Irán, ni guardan semejanza con los movimientos sociales de Sudamérica; sino que se trata fenómenos sui generis y probablemente enteramente nuevos ponentes de un rechazo masivo y definitivo a la condición antediluviana en que viven las sociedades árabes-musulmanas y a la cual la independencia y mucho menos el capitalismo neoliberal dieron respuesta en ningún país.

De todas las apuestas la más segura para occidente pudieran ser los militares, sin olvidar que de su seno, como ya ocurrió antes, emergieron figuras como Nasser, Kadafi, El Asad y otros que pueden salir a la palestra y capitalizar la acción de las masas. En cualquier caso parece tratarse del turno de los oprimidos. Allá nos vemos.

La Habana, 03 de febrero de 2011


Propiedad de “Havana Club” es de firma franco-cubana, dice tribunal

Publicado en Cubadebate el 3 Febrero 2011

El Tribunal Supremo, la instancia máxima de la Justicia en España, reconoce la propiedad de la marca “Havana Club” en España a la sociedad conjunta franco-cubana Pernod Ricard y Corporación Cuba-Ron, informó hoy el fabricante de bebidas espirituosas en un comunicado.

Según Pernod Ricard, se trata de la tercera ocasión en que los tribunales españoles rechazan la pretensión de la empresa Bacardi sobre la marca de ron, tras ser rechazada su reclamación en 2005 y un recurso de apelación en 2007.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso EFE, el Supremo desestima el recurso de casación interpuesto por Bacardi & Company y otros contra la sentencia de 2007 de la Audiencia Provincial madrileña.

En el comunicado, el director jurídico de Pernod Ricard, Ian FitzSimons, dice que las demandas de Bacardi son “un intento deliberado para apropiarse de una marca de éxito” que la compañía desarrolla desde 1993.

Por su parte, el presidente director general de Pernod Ricard en España, Philippe Coutin, considera que la sentencia permitirá seguir desarrollando su gama de ron cubano en el mercado español.

Las ventas de “Havana Club” alcanzaron los 3,5 millones de cajas de 9 litros en el año fiscal concluido en junio de 2010, y exporta su producto a 124 países, excepto a Estados Unidos donde los productos cubanos están prohibidos debido al bloqueo vigente desde 1962.

(Con información de EFE)


¿Derrocan a los gobernantes buenos?

Enrique Ubieta Gómez

Tomado de La Isla Desconocida

Si el imperialismo trasnacional es dueño de las corporaciones de la (des) información, las que establecen claramente cuáles son los gobiernos malos y cuáles son los buenos, las que determinan donde se hallan los oscuros rincones del planeta, y cuales actos de terrorismo deben ser considerados como tales, y cuáles no, si el dominio sobre los medios deja muy poco margen para las equivocaciones, ¿por qué los pueblos insisten en derrocar a los gobernantes "buenos", a los presidentes pro-norteamericanos de Túnez y de Egipto, por ejemplo, que tantos servicios han prestado a la causa imperial? Años de infructuosas cruzadas bélicas o informativas contra estados rebeldes del Medio Oriente, como Iraq o Irán, respectivamente, no fructifican. Años de furia mediática contra la Revolución cubana, de pagos directos o en premios espurios a mercenarios, sin resultados. Y de repente, estallan los gobernantes predilectos del imperialismo. ¡Qué incoherencia! La indignación y el desconcierto de diarios como El País --que pactó como siempre con el gobierno norteamericano en la selección y manipulación de los materiales proporcionados por WikiLeaks--, de la prensa trasnacional, es enorme, tan grande que sobrepasa, incontenida, todos los límites formales de la ética y se lanza en un inútil e injerencista llamado a la sublevación en Cuba, que auspicia Facebook. Con asombro --y pena ajena--, leo en El Mundo.es un titular desesperado: "¿Imitarán los cubanos a Egipto?" y epígrafes alucinantes: "Un nuevo grupo en Facebook impulsa a los cubanos levantarse contra Castro", y también "Los promotores del grupo piden fecha y hora al pueblo para salir a la calle". El artículo lo firma Laura Rivera y no lo hace, desde luego, desde La Habana, sino desde Miami. Acostumbradas desde los tiempos de William Randolph Hearst a fabricar las noticias, las corporaciones de prensa se desentienden de la verdad. No comprenden que una cosa es el puñado de mercenarios --blogueros, periodistas "independientes", etc.--, que la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba controla y abastece, y otra, el pueblo cubano; que una cosa es el deseo de la contrarrevolución en Miami y otra, la decisión de los cubanos --críticos con su Revolución, pero identificados con ella--, en La Habana. Indigna el desparpajo y la ausencia de ética del imperialismo, pero ¿qué podría esperarse? Los pueblos derriban a los gobiernos pro-imperialistas, pero a la Revolución cubana, la sostiene el suyo. No olviden que en abril se cumplen 50 años de la victoria de Girón.


VENEZUELA: LA REVOLUCIÓN LLEGÓ PARA QUEDARSE

Guillermo Alvarado

Este miércoles en decenas de países se conmemoró el 12 aniversario de un acontecimiento que transforma la realidad política y social en el continente: el inicio de la Revolución Bolivariana de Venezuela, bajo la conducción del presidente Hugo Rafael Chávez Frías.

A partir del 2 de febrero de mil 999 la vida comenzó a cambiar para la gran mayoría de la población del hermano país, empobrecida y marginada en medio de enormes riquezas de las cuales, sin embargo, estuvieron excluidas durante décadas de regímenes neoliberales.

Para nuestras naciones, ese mismo día comenzó a gestarse un nuevo modelo de relación, basado en la solidaridad y la cooperación, fuera de los esquemas planteados por el consenso de Washington y su inquietante proyecto de dominación continental.

NO es mucho tiempo una docena de años, pero sí son grandes los resultados dentro y fuera de la Patria de Bolívar. He aquí algunos datos:

Cuando Chávez llegó a la presidencia muchos hospitales públicos estaban cerrados, no había presupuesto para los médicos o medicinas, la salud era un gran negocio privado donde el paciente NO era un enfermo, era un cliente. Si podía pagar, lo curaban, de lo contrario, lo ignoraban.

En este período se pusieron a funcionar 533 Centros de Diagnóstico Integral, se inauguraron más de 13 mil centros de salud, 570 salas de rehabilitación, 459 ópticas populares y 12 instalaciones odontológicas.

Más de cien mil médicos cubanos han pasado por allí gracias al programa de cooperación de la salud, quienes hasta ahora ofrecieron más de 55 millones de consultas gratuitas a personas de escasos recursos.

En materia educativa se erradicó el analfabetismo de ese país, segundo después de Cuba en cumplir esta meta en América Latina y El Caribe, se construyeron 557 centros de educación básica y la matrícula escolar se disparó en 24 por ciento tras la eliminación del cobro de la inscripción y la distribución gratuita de útiles y uniformes.

Se convirtió a los jóvenes en protagonistas incorporándolos a tareas de atención social, prevención del consumo de drogas entre adolescentes o apoyo a madres precoces para que puedan continuar sus estudios.

Venezuela se esfuerza para garantizar la soberanía alimentaria, madre de toda la soberanía en cualquier país del mundo. Para ello, este año el Estado se convertirá en el principal distribuidor de alimentos de consumo popular y brindará apoyo a todos aquellos que puedan y quieran convertirse en productores para eliminar o disminuir las importaciones en este renglón.

El caso es que, además de transformarse interiormente, la Revolución venezolana ha sido catalizador de nuevos vínculos en la región. Gracias a ella han surgido iniciativas que devinieron en modelos de integración, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, caracterizada ya como un dinámico espacio geopolítico continental.

El ALBA y sus principales instrumentos, como el Tratado de Comercio de los Pueblos, el Banco del Sur y el Sistema Único de Compensación Regional, el SUCRE, embrión de lo que debe ser la moneda regional, dan impulso a lo que durante más de dos siglos fue un sueño: la integración de los pueblos, entre ellos y para ellos, sin ingerencias foráneas.

Con avances y tropiezos, en un ambiente hostil alimentado por Estados Unidos, sus aliados de las oligarquías locales y algún despistado que NO ve porque no quiere ver, la Revolución Bolivariana se arraiga, se imbrica con nuestras raíces históricas y culturales, e inevitablemente llegó, para quedarse. FIN