lunes, 31 de enero de 2011

El Nuevo Herald contra la libertad de expresión

Por Lorenzo Gonzalo*

Foto © Virgilio PONCE

En una ciudad donde el Jefe de la Policía habla mal de la Procuradora Estatal del Condado Miami – Dade, el Alcalde de la ciudad lo descalifica, uno de los comisionados lo critica y el Alcalde del Condado está sujeto a revocación por procedimientos que gran parte de la ciudadanía considera impropios, también contamos con un periódico que es lo más parecido a un libelo de los malos.

El Nuevo Herald que en ocasiones demuestra, a sí mismo y a los demás, que puede cubrir noticias con objetividad, sistemáticamente asume una posición militante, ideologizada y apartada de la ética periodística. Periodistas para hacer un buen trabajo los tiene, pero valor para reconstruir su línea editorial en conjunción con las etnias que componen los dos millones de personas que viven en el Condado, no tiene.

Durante días han colocado en primera plana a un pobre señor, al parecer pícaro de profesión, que vive en una provincia cubana y cuyo sueño de juventud debió haber sido convertirse en faquir. El señor se llama Fariñas, es sicólogo y en el pasado ha agredido a más de una persona por lo cual tuvo que enfrentar cargos. Todo indica que tiene mal carácter, aunque después de más de una veintena de supuestas huelgas de hambre, ha adquirido la figura de su sueño infantil.

A este señor, las autoridades cubanas lo detuvieron por desacato en estos días. Esto es algo que sucede en cualquier país. La razón de la detención fue por intentar una demostración pública luego que las autoridades le habían negado una solicitud al respecto.

Cuba tiene circunstancias totalmente diferentes al resto del Hemisferio donde está geográficamente ubicada, debido al estado de sitio al que ha sido sometida por Estados Unidos durante cincuenta y dos años. Eso ha generado una actitud de recelo en muchos ciudadanos, cuando creen o comprueban, que alguien le hace el juego a Washington. Permitir demostraciones en cierto momento, a personas cuyos objetivos son dudosos respecto a sus compromisos con las políticas de Estados Unidos, no es aconsejable, porque puede crear reacciones indebidas de quienes defienden, a veces con excesivo celo, el país. La fecha escogida por Fariñas fue la del Natalicio del Apóstol de la Patria, José Martí. Ese día las escuelas y otras instituciones concurren a los parques y sitios donde se han erigido estatuas del prócer cubano. En dichos eventos se conjugan sentimientos patrióticos y en la mayoría de los casos se hace alusión a los estragos causados por el Bloqueo impuestos por el poderoso vecino del Norte, cuyo peligro para la estabilidad y la independencia americana, anticipó Martí.

En una carta a un amigo, poco antes de morir, Martí le confesaba que todo cuanto había hecho y hacía, estaba orientado a, “evitar que los Estados Unidos se lancen con esa fuerza más, sobre nuestros pueblos de América”.

Cuba es un país de gran complejidad a la hora de compararlo con otros y seguirá siéndolo mientas no quede resuelto el diferendo con su poderoso vecino.

El señor Fariñas no hizo caso a la prohibición de colocar una ofrenda floral ese día y fue detenido. La otra razón de por qué se le negó el permiso es obvia. Fariñas ha aparecido, por obra y gracia de una prensa internacional controlada por los intereses de Washington, en la primera página de los periódicos, donde poco faltó para presentarlo como el Gandhi cubano, cosa que hubieran podido hacer perfectamente porque su figura se presta para ello.

Si el permiso lo hubiera pedido para otro día, quizás se lo hubieran concedido.

Pero la razón que nos obliga a hablar del caso es que en Miami han sucedido y se suceden en estos días y los anteriores, tantos asuntos de importancia, que es un descrédito que un periódico de la talla que supone ser el Nuevo Herald, desgaste los pocos recursos que le quedan en esas sandeces. Entre otras cosas, la compañía MacClatchy, quienes son los dueños del rotativo, debía analizar por qué el director de ese periódico en español, dedica su tiempo a pedir disculpas con motivo de un anuncio aparecido en sus páginas. Se trataba de un anuncio pidiendo la libertad de CINCO agentes del gobierno cubano, (no espías), condenados injustamente. Los CINCO se dedicaban a buscar información sobre actos terroristas que se planeaban desde el exterior contra Cuba. Algunos de esos planes se materializaron y causaron víctimas inocentes.

Su Director Many García, sin considerar la legitimidad de solicitar la libertad de esos prisioneros, condenados al parecer injustamente por los dudosos procedimientos seguidos durante el juicio, es un acto de humanidad, aceptó pedirle disculpas a un grupo de fanáticos.

La solución de muchas de las dificultades internas cubanas, pasan primero por la disminución de las tensiones con Estados Unidos.

La única comunidad que reacciona en contra de las buenas relaciones de Estados Unidos con su país de origen, es un grupo de cubanos de origen que se han apoderado de la política exterior de Washington hacia Cuba. Ese grupo, que pidió al director del Nuevo Herald, Many García, que viole el principio de la libertad de expresión al que hacen alusión con tanta hipocresía, tanto ellos como el director, no son representativos de la comunidad del Condado Miami – Dade.

Recientemente la comunidad china está estudiando una demanda contra un periodista radical de la derecha conservadora estadounidense, Rush Limbaugh, por hacer mofa del Presidente chino Hu Jin Tao en su reciente visita a Estados Unidos. Los chinos que han venido a vivir a este país porque no les gusta el sistema chino, o el país, o sus condiciones de trabajo, o lo que fuese, protestan defendiendo a SU PRESIDENTE, aunque estén en desacuerdo con él.

Es improcedente, poco ético y de mucha cobardía política que un director de periódico se haga eco de asuntos ideológicos hasta el punto de atreverse a conculcar la libertad de expresión.

En Estados Unidos la libertad de expresión existe cuando se paga. Los periódicos tienen sus líneas editoriales y en ella se establece lo que debe decirse, cómo se dice y cuándo. Pero más allá de ese límite están las páginas pagadas, en las cuales aparece todo tipo de anuncio que supongan no interferir con la moral pública, aunque se toleran muchos que encubren el ofrecimiento de favores sexuales. Lo único que no se le ocurre a un periodista de cierta ética profesional es prohibir un anuncio por razones ideológicas excepto que utilice un lenguaje peyorativo contra una etnia, racista o discrimine a un determinado grupo. Este fue el caso del director del Nuevo Herald. Pidió perdón por colocar un anuncio que ideológicamente contraviene el pensamiento de un grupo fanático. En el otro extremo siguiendo los lineamientos de ese mismo grupo acepta que pongan en primera plana por varios días una noticia de nivel cuaternario, como la referente al señor Fariñas, a quien lo conocen solamente en la esquina de su casa. Si las cosas que exige Fariñas constituyeran un clamor público, no habría prohibición que impidiera una reacción social. Y si el Herald no lo cree, que le pregunten a los tunesinos y a los egipcios.

Miami, 31 de Enero del 2011

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami


EL MUNDO DE HOY (XI): VOLVER A APRENDER ECONOMIA POLITICA

Jorge Gómez Barata

El famoso físico Stephen Hawking, explicó que: “Tal vez en otros mundos rija otra física y la biología sea diferente…” Quizás eso ha comenzado a ocurrir respecto al mundo global que erróneamente tratamos de comprender con nociones que no son válidas para esos ambientes. Tal vez, del mismo modo que hagan falta otros sabios como Copérnico, Darwin y Einstein, se necesiten algunos como Carlos Marx y Adam Smith.

Barack Obama no es el primer presidente norteamericano en afrontar desafíos desde el exterior: McKinley, Wilson, Roosevelt, Truman y Bush los encajaron antes. La diferencia estriba en que aquellos eran retos de orden militar y Estados Unidos nunca tuvo dudas de que podía encararlos. Ahora se trata de emplazamientos de naturaleza económica y a corto plazo. La amenaza procede de China y está en juego la supremacía económica mundial, base del poder político.

Tal vez China pueda aventajar económicamente a Norteamérica, lo que no hará será sustituirla y es poco probable que intente asumir el liderazgo que un día tuvo Estados Unidos ni adopte su perfil imperial. Quizás si las dos gigantescas economías llegan a encontrarse ocurra un Big Bang político que sea el comienzo de una nueva era y de nuevas alianzas. Mientras llega el Stephen Hawking de la Sociología o de la Economía Política, se puede especular. Aquí y ahora, nadie sabe cuándo y cómo será, y ni siquiera si ocurrirá alguna vez.

El PBI de Estados Unidos ronda los 14 mil billones de dólares y crece aproximadamente a un 3 por ciento anual; el de China que alcanza los seis mil billones, aumenta al 10 por ciento cada año. Tratándose de una aritmética lineal, el valor total de los bienes y servicios producidos en China se duplicaría cada diez años y en Norteamérica cada treinta. No obstante, como el cálculo debe ser exponencial, la cuenta se realiza a base de los resultados de cada año + l0 por ciento. De continuar el actual desempeño, en menos de veinte años, China habrá igualado a Estados Unidos en lo que respecta al tamaño de la economía.

El Producto Interno Bruto se refiere al valor de todos los bienes y servicios creados en un país, hecho que lo convierte en el más relevante indicador cuantitativo del desempeño económico de los países. Usualmente se calcula anualmente, sobre la base de precios constantes y las comparaciones se expresan en dólares norteamericanos.

El PIB mide el volumen de la economía no su eficiencia, ni la propiedad de lo producido. Una economía, puede crecer consistentemente a buen ritmo y alcanzar volúmenes enormes, sin ser modelo de eficiencia. En otros casos, en países como los exportadores de petróleo puede obtenerse un PIB voluminoso sin estar respaldado por un desarrollo económico y social considerable. Hay ejemplos como el de los paraísos fiscales que obtienen elevadas sumas por servicios financieros dudosos y algunos engrosan su PIB mediante la venta de armas.

Aunque el PIB tiene una expresión per cápita, no es un indicador creíble del bienestar ni de la calidad de la vida. En las economías liberales donde la producción es social y la apropiación privada, el país puede ser estadísticamente rico y realmente pobre; países como Cuba con un discreto PIB, exhiben indicadores sociales sumamente satisfactorios. El problema no es sólo producir sino también distribuir con justicia y equidad.

Naturalmente, el PIB no es el único indicador económico ni es exacto, entre otras cosas porque no discrimina la propiedad ni toma en cuenta el destino de los valores creados. Por ejemplo lo producido por empresas norteamericanas en China forma parte del PIB de China, no del de Estados Unidos.

Para lograr un registro más exacto del desempeño económico nacional se utiliza la categoría de Producto Nacional Bruto o Ingreso Nacional Bruto. En este caso se trata del valor de los bienes y servicios creados exclusivamente por los entes nacionales de un país, suma de la cual se excluye a las entidades extranjeras y se incluye a los nacionales que laboran en el extranjero.

Los ingresos obtenidos por los futbolistas brasileños que juegan en España se contabilizan como parte del PIB de España, a la vez que forman parte del Producto Nacional Bruto de Brasil, pero no de su PIB.

Para calcular el PIB cada país se suma los balances financieros y estados de resultados de todas las empresas, entidades económicas de todo tipo; mientras que, para deducir el Producto Nacional Bruto, se suma al PIB los lucros obtenidos por los nacionales en el extranjero y se restan aquellos que entidades extranjeras han obtenido en el país de marras.

Obviamente que no se trata de un tecnicismo irrelevante, sobre todo cuando alude a entidades y ciudadanos norteamericanos cuyos enormes volúmenes de capitales están ampliamente desplegados por todo el mundo.

Cierta vez disfruté de un excelente filme norteamericano titulado: “Volver a Caminar” que contaba la odisea de un joven militar invalido por un disparo que le dañó parte del cerebro. Después de dramáticos esfuerzos, la madre del joven consiguió que fuera atendido en un centro de restauración neurológica donde no pudieron curarlo pero sí reprogramar su cerebro para poner en servicio partes no utilizadas y suplir las funciones dañadas. La ciencia médica, la tenacidad de la madre y la voluntad del joven hicieron el resto: el muchacho volvió a caminar.

Se trata de una esperanza para algunas economías que por adversidades imprevistas quedaron postradas y en la medida en que aprendieron, echaron a andar, incluso algunas lo hacen muy de prisa; verbigracia China y Vietnam, cuya experiencia está disponible.

Mañana cuento más.

La Habana, 31 de enero de 2011

EL SALVADOR: ASAMBLEA LEGISLATIVA, CON CARA Y DIRECCIÓN DE IZQUIERDA DESDE EL 1 DE FEBRERO

Comité FMLN en Suecia

A casi Diecisiete años que en El Salvador el FMLN, irrumpió por primera vez, como fuerza parlamentaria de Izquierda en la Asamblea Legislativa. A la fecha han tenido que recorrer periodos que fueron desde minoría parlamentaria, disidencia en sus filas, hasta ser el mayor grupo parlamentario.

A pesar que desde 1997 los diputados del FMLN eran el mayor grupo parlamentario, primero su propia disidencia y la aritmética de la derecha unida, le escamoteaba el derecho a presidir el parlamento desde la presidencia y de las seis legislaturas en donde el FMLN ha tenido presencia legislativa, solo en cuatro fue posible acceder a la directiva del ente, pero no a su presidencia.

Esto fue así incluso en la instalación del Parlamento en el 2009, a pesar de haber sido nuestro Partido el más votado y el que más diputados y diputadas obtuviera, con una representación de 35 que representan del 41% de todos los legisladores.

ARENA como en otras veces elaboro un convenio en donde a partir del reparto oportunista con otros grupos minoritarios de derecha, cedía el control de la presidencia al pecenista Ciro Cruz Zepeda, procurando de esta forma, obviar el derecho por tradición y justeza a que el partido mayoritario presidiera este ente del Estado.

Pero ha sido la propia debacle y escisión de ARENA, la que le ha impuesto otra realidad parlamentaria en donde los areneros no han estado de acuerdo pero no han podido ejercer ni siquiera veto a esa alternancia y un nuevo convenio entre todos los grupos parlamentarios, acordó dividir el período de la presidencia del parlamento entre el representante del PCN concluyendo el 31 de enero y el del FMLN del 1 de febrero hasta cerrar la legislatura en el 2012.

Definitivamente la legislatura que está en curso ha sido en donde por primera vez ARENA ha ejercido de fuerza opositora, con una fuerte dosis de intransigencia apegada al despropósito de ver fracasar al Gobierno del Cambio.

El tener un representante del FMLN como Presidente del segundo poder del Estado es un hecho histórico de justicia política que viene exactamente en un momento en donde la coherencia y entendimiento con el ejecutivo, se hace imprescindible para legislar en función del proyecto de nuevo país que se ha iniciado; y aunque las realidades parlamentarias son todavía adversas para alcanzar con contundencia ese objetivo, qué duda cabe que desde el ejercicio de la Presidencia del Parlamento salvadoreño el compañero diputado Reyes se esforzara por encontrar los consensos para legislar en la vía, que priorice las soluciones de Estado.

La militancia histórica y capacidad de Sigfrido Reyes, nos congratula a toda los efemelenistas con nuestra Dirección Nacional, al encomendar al compañero la tarea de la Presidencia del Parlamento salvadoreño.

Serán 15 meses en donde el compañero diputado Sigfrido Reyes, de acuerdo a lo que ha manifestado, se interesara por imprimirle al segundo poder de El Estado, un nuevo estilo de trabajo en donde a pesar que el FMLN no tiene mayoría absoluta para legislar, implementara métodos de consenso para desentrampar leyes a las que ARENA y su acólito en la presidencia, no le han dado importancia en el pasado. Además es un compromiso público el convertir la tribuna legislativa, en foro abierto a la ciudadanía en donde los madrugones como la dolarización y las privatizaciones pasen a ser puntos negros de nuestra historia donde legislar a escondidas del pueblo no se vuelva a repetir.

Debe de haber conciencia también, que el solo hecho de tener la presidencia de la Asamblea, no cambia la aritmética del parlamento; pero si abre una nueva etapa en donde en el máximo cargo del Parlamento por primera vez en la historia tiene un representante de la Izquierda; solo ese hecho ya le está dando una connotación diferenciada a todo el parlamento salvadoreño.

Sigfrido Reyes, heredero de sangre y de principios de Farabundo Martí, y continuador del batallar de obras e ideas de Schafik, sabrá ser digno representante no solo del FMLN sino de las grandes mayorías de salvadoreños que están esperanzados, que en el país se legisle con coherencia y presteza para hacer avanzar el proyecto de transformar la sociedad salvadoreña en el camino de la democracia participativa con justicia social. Felicidades Sigfrido, Viva el FMLN!


Egipto: la apuesta al gatopardismo

Atilio A. Boron

Tomado de Página 12

En el día de ayer Hillary Clinton declaró ante la prensa que lo que había que evitar a toda costa en Egipto era un vacío de poder. Que el objetivo de la Casa Blanca era una transición ordenada hacia la democracia, la reforma social, la justicia económica, que Hosni Mubarak era el presidente de Egipto y que lo importante era el proceso, la transición. A diferencia de lo ocurrido en otra ocasión, el Presidente Obama no exigiría la salida del líder caído en desgracia. Como no podría ser de otro modo, las declaraciones de la Secretaria de Estado reflejan la concepción geopolítica que Estados Unidos ha sostenido invariablemente desde la Guerra de los Seis Días, en 1967, y cuya gravitación se acrecentó después del asesinato de Anwar el-Sadat en 1981 y la asunción de su por entonces vicepresidente, Hosni Mubarak. Sadat se había convertido en una pieza clave para Estados Unidos e Israel –y de paso confirió a Egipto la misma categoría- al ser el primer jefe de Estado de un país árabe que reconoció al Estado de Israel al firmar un Tratado de Paz entre Egipto y ese país el 26 de Marzo de 1979. Las dudas y los rencores que aún abrigaban Sadat y el primer ministro israelí Menájem Begin como consecuencia de cinco guerras y que tornaban en interminables las negociaciones de paz fueron rápidamente dejados de lado cuando tanto ellos como el Presidente James Carter se notificaron que el 16 de enero de ese año un estratégico aliado pro estadounidense en la región, el Sha de Irán, había sido derrocado por una revolución popular y buscó refugio en Egipto. La caída del Sha fue seguida por el nacimiento de la república islámica bajo la conducción del Ayatolá Ruhollah Jomeini, para quien Estados Unidos y toda la “civilización estadounidense” no eran otra cosa que el “Gran Satán”, el enemigo jurado del Islam.

Si la violenta eyección del Sha sacudía el tablero de Oriente Medio, no eran mejores las noticias que provenían del convulsionado traspatio centroamericano: el 19 de Julio de 1979 el Frente Sandinista entraba a Managua y ponía fin a la dictadura de Anastasio Somoza, complicando aún más el cuadro geopolítico estadounidense. A partir de ese momento, el delicadísimo equilibrio de Oriente Medio tendría en Egipto el ancla estabilizadora que la política exterior estadounidense se encargó de reforzar a cualquier precio, aún a sabiendas de que bajo el reinado de Mubarak la corrupción, el narcotráfico y el lavado de dinero crecían a un ritmo que sólo era superado por el proceso de pauperización y exclusión social que afectaba a sectores crecientes de la población egipcia; y que la feroz represión ante los menores atisbos de disidencia y las torturas eran cosas de todos los días. Por eso suenan insoportablemente hipócritas y oportunistas las exhortaciones del presidente Obama y su Secretaria de Estado para que un régimen corrupto y represivo como pocos en el mundo -y al cual Estados Unidos mantuvo y financió por décadas- se encamine por el sendero de las reformas económicas, sociales y políticas. Un régimen, además, donde Washington podía enviar prisioneros para torturar sin tener que enfrentar molestas restricciones legales y la estación de la CIA en Cairo podía operar sin ninguna clase de obstáculos para llevar adelante su “guerra contra el terrorismo.” Un régimen, además, que pudo bloquear la internet y la telefonía celular y que apenas si despertó una mesurada protesta por parte de Washington. ¿Habría sido igual de tibia la reacción si quien hubiera cometido tales tropelías hubiese sido Hugo Chávez?

Dado que Mubarak parecería haber cruzado el punto de no retorno, el problema que se le presenta a Obama es el de construir un “mubarakismo” sin Mubarak; es decir, garantizar mediante un oportuno recambio del autócrata la continuidad de la autocracia pro estadounidense. Como decía el Gatopardo, “algo hay que cambiar para que todo siga como está.” Esa fue la fórmula que sin éxito alguno Washington intentó imponer en los meses anteriores al derrumbe del somocismo en Nicaragua, apelando a la figura de un personaje del régimen, Francisco Urcuyo, presidente del Congreso Nacional cuya primera y prácticamente última iniciativa como fugaz presidente fue la de solicitar al Frente Sandinista, que venía aplastando a la guardia nacional somocista por los cuatro rincones del país, que depusiera las armas. Lo depusieron a él al cabo de pocos días, y en el habla popular nicaragüense el ex presidente pasó a ser recordado como “Urcuyo, el efímero.” Lo que ahora está intentando la Casa Blanca es algo similar: presionó a Mubarak para que designara a un vicepresidente en la esperanza de que no reeditase el fiasco de Urcuyo. La designación no pudo haber sido más inapropiada pues recayó en el jefe de los servicios de inteligencia del ejército, Omar Suleiman, un hombre aún más refractario a la apertura democrática que el propio Mubarak y cuyas credenciales no son precisamente los que anhelan las masas que exigen democracia. Cuando estas ganaron las calles y atacaron numerosos cuarteles de la odiada policía y de los no menos odiados espías, soplones y organismos de la inteligencia estatal, Mubarak designa al jefe de estos servicios nada menos que para liderar las reformas democráticas. Es una broma de mal gusto y así fue recibida por los egipcios, que siguieron tomando las calles convencidos de que el ciclo de Mubarak se había terminado y que había que exigir su renuncia sin más trámite.

En la tradición del socialismo marxista se dice que una situación revolucionaria se constituye cuando los de arriba no pueden dominar como antes y los de abajo ya no quieren a ser dominados como antes. Los de arriba no pueden porque la policía fue derrotada en las luchas callejeras y los oficiales y soldados del ejército confraternizan con los manifestantes en lugar de reprimirlos. No sería de extrañar que alguna otra filtración tipo Wikileaks devele las intensas presiones de la Casa Blanca para que el anciano déspota abandone Egipto cuanto antes para evitar una re-edición de la tragedia de Teherán. Las alternativas que se abren para los Estados Unidos son pocas y malas: (a) sostener el régimen actual, pagando un fenomenal costo político no sólo en el mundo árabe para defender sus posiciones y privilegios en esa crucial región del planeta; (b) una toma del poder por una alianza cívico-militar en donde los opositores de Mubarak estarán destinados a ejercer una gravitación cada vez mayor o, (c) la peor de las pesadillas, si se produce el temido vacío del poder que sean los islamistas de la Hermandad Musulmana quienes tomen el gobierno por asalto. Bajo cualquiera de estas hipótesis las cosas ya no serán como antes, pues aún en la variante más moderada la probabilidad de que un nuevo régimen en Egipto continúe siendo un fiel e incondicional peón de Washington es sumamente baja y, en el mejor de los casos, altamente inestable. Y si el desenlace es el radicalismo islamista la situación de Estados Unidos e Israel en la región se tornará en extremo vulnerable, habida cuenta de que el efecto dominó de la crisis que comenzó en Túnez y siguió en Egipto ya se está dejando sentir en otros importantes aliados de Estados Unidos, como Jordania y Yemen, todo lo cual puede profundizar la derrota militar estadounidense en Irak y precipitar una debacle en Afganistán. De cumplirse estos pronósticos, el conflicto palestino-israelí adquiriría inéditas resonancias cuyos ecos llegarían hasta los suntuosos palacios de los emiratos del Golfo y la propia Arabia Saudí, cambiando dramáticamente y para siempre el tablero de la política y la economía mundiales.


TUNEZ Y EGIPTO: REBELIÓNES DE IDA Y VUELTA

Jorge Gómez Barata

Sin ser dechados de virtudes laborales y sociales, Túnez y Egipto no se caracterizan por los escalofriantes niveles de pobreza o desempleo que afectan a otros países del Tercer Mundo; en ellos la rebelión en curso asume la forma de estallido social por motivaciones políticas, relacionadas con el rechazo popular a regímenes autoritarios y represivos y por demandas asociadas con la democratización, cosa que pone nerviosos a otros regímenes árabes autoritarios. Arabia Saudita, Jordania, los emiratos árabes, Yemen, Etiopia, Eritrea, Siria, Libia, Irak e Irán ven las barbas de sus vecinos arder.

Se trata de un hecho esperado debido a la notable falta de correspondencia entre los niveles de desarrollo económico o de ingresos por concepto de exportaciones petroleras, con el atraso institucional expresado en la existencia de sistemas políticos o regímenes antediluvianos que, con pocas excepciones y dudosas coberturas ideológicas, caracterizan a casi todo el Medio Oriente, parte del Magreb y África del Norte

Aunque es difícil creer que tal cosa ocurra, la espontaneidad parece caracterizar a movimientos que sin apenas debates ni concertación visible, aunque con un valor y una determinación inimaginable semanas atrás, han lanzado a las calles de las ciudades de Túnez y Egipto a grandes masas que parecen no limitarse a la sustitución de las figuras principales ni conformarse con cambios cosméticos, sino que avanzan hacía metas difíciles de aquilatar.

Aunque a nadie debe extrañarle que en algún momento, en un sentido u otro y con razones o sin ellas, se invoque al Islam, las verdaderas causas de las revueltas hay que buscarlas en el atraso político que caracteriza a casi todos los países de una región donde la democracia (cualquiera que sea su forma) jamás se ha desplegado y donde las libertades básicas nunca han sido respetadas. Si algún ejemplo hiciera falta, la situación de discriminación y exclusión de las mujeres y las niñas sería un botón de muestra.

De lo ocurrido, en Túnez y Egipto es imposible culpar a occidente, menos aun al comunismo y tampoco al Islam, las causas y las consecuencias del actual estado de cosas son endógenas, se han gestado en los últimos sesenta años, se asocian a la falta de evolución política posterior a la independencia, y se vincula a un ejercicio autoritario y corrupto del poder.

Aunque usualmente se ofenden cuando se les menciona, muchos estados árabes y sus elites dominantes han llegado al siglo XXI y a la era de la sociedad global de cuyas ventajas tecnológicas, lujos y fastuosidades, financiadas por los dones del petróleo disfrutan con absoluta naturalidad, con sistemas políticos virtualmente tribales.

Algunos de los puristas que abogan por aplicar implacablemente interpretaciones torcidas de presuntas leyes islámicas, llevan una vida de lujos y extravagancias que ofenden el sentido común. Crean pistas para esquiar sobre hielo en el desierto, gustan de la buena mesa, degustan los más finos vinos y manjares, son asiduos a los casinos y lupanares más caros del mundo y cabalgan sobre las más caras prostitutas del planeta.

Exceptuando las grandes operaciones tipo 11/S, que obviamente carecen de motivaciones confesionales, las expresiones cotidianas de intolerancia y los actos de violencia no ocurren por el rechazo del Islam a los credos cristianos, ni tienen lugar contra occidente, sino que se deben a pugnas entre las propias corrientes islámicas y entre camarillas políticas que se valen de la fe religiosa como excusa para oprimir y negar los derechos a sus propios pueblos.

En el mundo moderno, independientemente de otros significados, la fe religiosa, incluyendo el Islam, es un hecho cultural, una concepción de la existencia asumida por personas cultas y políticamente avanzadas que ha dado lugar a la convivencia entre las religiones y los credos.

La tolerancia religiosa, la libertad de cultos, la igualdad de géneros, la pluralidad cultural y el respeto a los derechos humanos, ausentes en algunos países árabes gobernados por clanes primitivos y conservadores, derechistas y reaccionarios, no son adornos de la democracia, sino componentes esenciales de ella.

El modo como el presidente Hosni Mubarak cree poder manejar la crisis enviando los tanques a las calles y plazas a la vez que, por vía tecnológica, silenciaba los teléfonos móviles, impedía la circulación de correos electrónicos y borraba a Egipto del mapa de Internet, originando el más grande apagón tecnológico que se conozca, evidencia a qué le teme y cómo cree posible administrar la crisis impidiendo que los ciudadanos egipcios se informen, se comuniquen y coordinen sus acciones

Obviamente las revueltas en Egipto y Túnez, como tampoco en Yemen que pueden extenderse a Arabia Saudita, Jordania y otros países, no han sido fraguadas en Washington por el simple hecho de que a Estados Unidos ni a Israel les convienen eventos que no pueden conducir y afectan a algunos de sus más sólidos aliados. Estos movimientos tampoco pueden atribuirse a Teherán o Damasco que, más que beneficiarse pueden ser seriamente perjudicados con un clima de reclamo y de apertura democrática.

No obstante, tanto para tirios como para troyanos, lo más preocupante no es el origen de las manifestaciones, sino su evolución que pudiera llevar agua al molino de fuerzas latentes en el Egipto, el Medio Oriente y África del Norte, cuyo acceso al poder sin ser favorecido por las masas o por las elites puede consumarse.

El peligro real no radica en que haya caído Ben Alí o que en las próximas horas caiga Mubarak o rueden las testas coronadas de los reyes árabes, sino en lo que puede venir después, que al parecer nadie sabe qué y cómo será. Allá nos vemos.

La Habana, 31 de enero de 2011


Reflexiones del Compañero Fidel: La grave crisis alimentaria

Hace solo 11 días, el 19 de enero, bajo el título de “Es hora ya de hacer algo”, escribí:

“Lo peor es que en gran parte las soluciones dependerán de los países más ricos y desarrollados, quienes llegarán a una situación que realmente no están en condiciones de enfrentar sin que se les derrumbe el mundo que han estado tratando de moldear…

“No hablo ya de guerras, cuyos riesgos y consecuencias han transmitido personas sabias y brillantes, incluidas muchas norteamericanas.

“Me refiero a la crisis de los alimentos originada por hechos económicos y cambios climáticos que aparentemente son ya irreversibles como consecuencia de la acción del hombre, pero que de todas formas la mente humana está en el deber de enfrentar apresuradamente.

“Los problemas han tomado cuerpo ahora de súbito, a través de fenómenos que se están repitiendo en todos los continentes: calores, incendios de bosques, pérdidas de cosechas en Rusia [...] cambio climático en China [...] pérdidas progresivas de las reservas de agua en el Himalaya, que amenazan India, China, Pakistán y otros países; lluvias excesivas en Australia, que inundaron casi un millón de kilómetros cuadrados; olas de frío insólitas y extemporáneas en Europa [...] sequías en Canadá; olas inusuales de frío en ese país y en Estados Unidos…”

Mencioné igualmente las lluvias sin precedentes en Colombia, Venezuela y Brasil.

Informé en aquella Reflexión que “Las producciones de trigo, soya, maíz, arroz, y otros numerosos cereales y leguminosas, que constituyen la base alimenticia del mundo -cuya población asciende hoy, según cálculos a casi 6 900 millones de habitantes, ya se acerca a la cifra inédita de 7 mil millones, y donde más de mil millones sufren hambre y desnutrición- están siendo afectadas seriamente por los cambios climáticos, creando un gravísimo problema en el mundo.”

El sábado 29 de enero el boletín diario que recibo con noticias de Internet, reprodujo un artículo de Lester R. Brown publicado en el sitio web Vía Orgánica, fechado el 10 de enero, cuyo contenido, a mi juicio, debe ser ampliamente divulgado.

Su autor es el más prestigioso y laureado ecologista norteamericano, quien ha venido advirtiendo el efecto dañino del creciente y cuantioso volumen de CO2 que se viene lanzando a la atmósfera. De su bien fundamentado artículo, tomaré solo párrafos que explican de forma coherente sus puntos de vista.

“Al comenzar el nuevo año, el precio del trigo alcanza niveles sin precedentes…

“…la población mundial, casi se ha duplicado desde 1970, aún seguimos creciendo a un ritmo de 80 000 000 de personas cada año. Esta noche, habrá 219 000 bocas más que alimentar en la mesa y muchas de ellas se encontrarán con los platos vacíos. Otras 219 000 se sumarán a nosotros mañana por la noche. En algún momento este crecimiento incesante comienza a ser demasiado para las capacidades de los agricultores y los límites de los recursos terrestres e hídricos del planeta.

“El aumento en el consumo de carne, leche y huevos en los países en desarrollo que crecen rápido no tiene precedentes.

“En los Estados Unidos, donde se cosecharon 416 000 000 de toneladas de granos en 2009, 119 000 000 de toneladas se enviaron a las destilerías de etanol a fin de producir combustible para los automóviles. Eso bastaría para alimentar a 350 000 000 de personas al año. La enorme inversión de los Estados Unidos en las destilerías de etanol crea las condiciones para la competencia directa entre los automóviles y las personas por la cosecha de granos mundial. En Europa, donde buena parte del parque automotor se mueve con combustible diesel, existe una demanda creciente de combustible diesel producido a partir de plantas, sobre todo a partir del aceite de colza y de palma. Esta demanda de cultivos portadores de aceite no solo reduce la superficie disponible para producir cultivos alimentarios en Europa, sino que también acelera el desbroce de los bosques tropicales en Indonesia y Malasia a favor de las plantaciones productoras de aceite de palma.

“…el crecimiento anual del consumo de granos en el mundo desde un promedio de 21 000 000 de toneladas anuales en el período de 1990 a 2005 ascendió hasta 41 000 000 de toneladas al año en el período 2005 a 2010. La mayor parte de este salto enorme puede atribuirse a la orgía de inversiones en destilerías de etanol en los Estados Unidos entre 2006 y 2008.

“Al propio tiempo que se duplicaba la demanda anual de crecimiento de granos, surgían nuevas limitaciones por el lado de la oferta, inclusive cuando se intensificaban aquellas de larga data como la erosión de los suelos. Se calcula que la tercera parte de las tierras cultivables del mundo pierden la capa vegetal más rápido que el tiempo que se necesita para la formación del suelo nuevo a través de los procesos naturales, perdiéndose así su productividad inherente. Están en el proceso de formación dos grandes masas de polvo. Una se extiende por el noroeste de China, el oeste de Mongolia y el Asia Central; la otra se ubica en el África Central. Cada una de ellas es mucho mayor que la masa de polvo que afectó a los Estados Unidos en el decenio de 1930.

“Las imágenes de satélite muestran un flujo constante de tormentas de polvo que parten de estas regiones y generalmente cada una de ellas transporta millones de toneladas de capa vegetal valiosa.

“Mientras tanto, el agotamiento de los acuíferos reduce rápidamente la extensión de las áreas irrigadas de muchas partes del mundo: este fenómeno relativamente reciente es propiciado por el empleo a gran escala de las bombas mecánicas para extraer el agua subterránea. En la actualidad, la mitad de la población del mundo vive en países donde los niveles freáticos descienden a medida que el bombeo excesivo agota los acuíferos. Una vez que se agota un acuífero hay que reducir necesariamente el bombeo según el ritmo de reposición si no se quiere que se convierta en un acuífero fósil (no renovable), en cuyo caso el bombeo cesará totalmente. Pero más tarde o más temprano los niveles freáticos descendentes se traducen en una elevación de los precios de los alimentos.

“Las extensiones irrigadas disminuyen en el Oriente Medio, sobre todo en Arabia Saudita, Siria, Iraq y posiblemente Yemen. En Arabia Saudita, que dependía totalmente de un acuífero fósil hoy agotado para su autosuficiencia en cuanto al trigo, la producción experimenta una caída libre. Entre 2007 y 2010, la producción de trigo saudita descendió en más de dos tercios.

“El Medio Oriente árabe es la región geográfica donde las escaseces de agua crecientes provocan la mayor reducción de la cosecha de granos. Pero los déficit de agua realmente elevados están en la India donde según las cifras del Banco Mundial hay 175 000 000 de personas que se alimentan de granos producidos mediante el bombeo excesivo [...] En los Estados Unidos, el otro gran productor de granos del mundo, se reduce el área irrigada en estados agrícolas fundamentales como California y Texas.

“El ascenso de la temperatura también hace que resulte más difícil aumentar la cosecha mundial de granos con la rapidez suficiente para ir a la par del ritmo sin precedentes de la demanda. Los ecologistas que se ocupan de los cultivos tienen su propia regla generalmente aceptada: por cada elevación de un grado Celsio en la temperatura por encima del nivel óptimo durante la temporada de crecimiento cabe esperar un descenso del 10% en el rendimiento de los granos.

“Otra tendencia emergente que amenaza a la seguridad alimentaria es el derretimiento de los glaciares de montañas. Esto es especialmente preocupante en los Himalayas y la meseta del Tibet, donde el hielo que se derrite procedente de los glaciares alimenta no solo a los grandes ríos de Asia durante la estación seca como el Indo, el Ganges, el Mekong, el Yangtzé y el Amarillo sino también los sistemas de regadío que dependen de estos ríos. Sin este derretimiento de los hielos la cosecha de granos experimentaría una gran caída y los precios ascenderían proporcionalmente.

“Por último, y a largo plazo, los casquetes de hielo que se derriten en Groenlandia y el oeste de la Antártica, unido a la expansión térmica de los océanos, amenaza con elevar el nivel del mar hasta seis pies durante este siglo. Incluso una elevación de tres pies provocaría la inundación de las tierras arroceras de Bangladesh. También dejaría bajo agua a buena parte del Delta del Mekong, donde se produce la mitad del arroz de Viet Nam, el segundo exportador de arroz del mundo. En total, hay aproximadamente 19 deltas fluviales productores de arroz en Asia donde las cosechas se reducirían considerablemente a causa de la elevación del nivel del mar.

“La inquietud de estas últimas semanas es sólo el principio. Ya no se trata de un conflicto entre grandes potencias fuertemente armadas sino más bien de mayores escaseces de alimentos y precios ascendentes de los productos alimentarios (y del trastorno político a que esto conduciría) que amenazan a nuestro futuro mundial. A no ser que los gobiernos procedan pronto a revisar las cuestiones de seguridad y desvíen los gastos de usos militares hacia la mitigación del cambio climático, la eficiencia hídrica, la conservación de los suelos y la estabilización demográfica, según toda probabilidad el mundo enfrentará un futuro de más inestabilidad climática y volatilidad de los precios de los alimentos. Si se siguen haciendo las cosas como hasta ahora, los precios de los alimentos solo tenderán a subir.”

El orden mundial existente lo impuso Estados Unidos al final de la Segunda Guerra Mundial, y reservó para sí todos los privilegios.

Obama no tiene forma de administrar la olla de grillos que han creado. Hace unos días se derrumbó el gobierno de Túnez, donde Estados Unidos había impuesto el neoliberalismo y estaba feliz de su proeza política. La palabra democracia había desparecido del escenario. Es increíble como ahora, cuando el pueblo explotado derrama su sangre y asalta las tiendas, Washington expresa su felicidad por el derrumbe. Nadie ignora que Estados Unidos convirtió a Egipto en su aliado principal dentro del mundo árabe. Un gran portaaviones y un submarino nuclear, escoltados por naves de guerra norteamericanas e israelitas, cruzaron por el Canal de Suez hacia el Golfo Pérsico hace varios meses, sin que la prensa internacional tuviera acceso a lo que allí ocurría. Fue el país árabe que más suministros de armamentos recibió. Millones de jóvenes egipcios padecen el desempleo y la escasez de alimentos provocada en la economía mundial, y Washington afirma que los apoya. Su maquiavelismo consiste en que mientras suministraba armas al gobierno egipcio, la USAID suministraba fondos a la oposición. ¿Podrá Estados Unidos detener la ola revolucionaria que sacude al Tercer Mundo?

La famosa reunión de Davos que acaba de concluir se convirtió en una Torre de Babel, y los estados europeos más ricos encabezados por Alemania, Gran Bretaña y Francia, solo coinciden en sus desacuerdos con Estados Unidos.

Pero no hay que inquietarse en lo más mínimo; la Secretaria de Estado prometió una vez más que Estados Unidos ayudaría a la reconstrucción de Haití.














Fidel Castro Ruz

Enero 30 de 2011

6 y 23 p.m.