domingo, 23 de enero de 2011

HAITÍ: NO A LOS HECHOS CONSUMADOS

Jorge Gómez Barata

El retorno, poco menos que triunfal de Jean-Claude Duvalier a Haití no es el inicio sino la culminación de una elaborada y repugnante maniobra que reinstala en el panorama político caribeño y latinoamericano un capitulo que parecía sepultado en el fondo de los tiempos.

Al aceptar que un personaje de semejante ralea retorne a la política en el país que humilló, es un evento surrealista que pudiera ser aplaudido por Somoza, Trujillo, Batista y Stroessner a quienes la tolerancia haitiana parece legitimar. Al aceptar tan grotesco hecho la OEA, la ONU, Estados Unidos y el gobierno haitiano se descalifican absolutamente como factores estabilizadores en Haití.

Desde la lejanía, Jean-Bertrand Arístides, quien no tiene los macabros antecedentes del Baby Doc, aunque tampoco aliados tan influyentes y que también debería formar parte del pasado; reclama el derecho al retorno, lo cual, seguramente se producirá en breve, entre otras cosas porque nadie tiene moral ni autoridad para impedirlo.

Con ellos retornaran también al escenario político haitiano los gorilas y vende patria que en períodos recientes, de modo cruento y cada vez más violento, se han desplazado unos a otros del poder. Las nuevas rondas políticas entre tales elementos permitirán presenciar uno de los más grotescos espectáculos políticos de que se tengan noticias.

Haití, un país ocupado militarmente por la ONU la cual se dice responsable por el “orden” pero no por el bienestar de esa nación, un sitio donde operan unas 10 000 organizaciones no gubernamentales y donde el débil gobierno existente ha sido superado por su escasa capacidad de convocatoria y por acontecimientos nefastos, los más recientes, el devastador terremoto y la epidemia de cólera más relampagueante y letal que se haya desatado en mucho tiempo.

Una increíble sucesión de eventos nefastos entre los que figuran una revolución brillantemente ejecutada e infelizmente encaminada, una cruel venganza de Francia que apresó e hizo morir en sus galeras a un libertador y único caso en que una potencia cobra millones de francos en oro a un pueblo por la libertad; unido a una interminable sucesión de dictaduras de la cuales los Duvalier fueron de los capítulos más recientes, corrupción en grado superlativo, incultura y sus compañeras inseparables: pobreza y exclusión han conducido a la situación más desesperada que pueblo alguno haya conocido nunca.

La represión, el crimen y el exilio han hecho que no existan en Haití vanguardias políticas, fuerzas de izquierda o élites culturales capaces de convocar a la resistencia ni haya estructuras de participación de la sociedad civil. No hay en el martirizado país gobierno solvente y tampoco fuerzas políticas realmente habilitadas para disputar el poder y encabezar la búsqueda de alguna solución.

En términos estrictamente políticos, Haití vive ahora momentos de mayor infortunio que aquellos cuando, doscientos años atrás, a fines del siglo XVIII Toussaint Louverture dirigió la única sublevación de esclavos que condujo a la formación de la primera nación negra y la única fuera de África que encumbró a los únicos emperadores de ébano de la modernidad.

Lo que ahora ocurre y que parece un hecho consumado con la participación de Francia, la mirada entre cómplice y tolerante de las fuerzas de estabilización y de la estructura ejecutiva de la ONU y la OEA, la pasividad de Estados Unidos, la incapacidad del gobierno haitiano y el frívolo leguleyismo del sistema judicial vernáculo, han obrado el milagro de sintonizar el sistema político haitiano con la situación material del país. Como la Nación la democracia haitiana está en ruinas y gravemente enferma.

Nadie sabe si algún día llegará el momento en que la nación haitiana y su juventud puedan mirar adelante, sacudirse el polvo de los siglos y encarar por ellos mismos el porvenir. En Haití es la hora de gritar: revolución, mas no hay quien lo haga.

Lo que pueden hacer los gobiernos latinoamericanos, aunque sea el registro es repudiar el reciclado político de Duvalier y aplicar a su presencia en el escenario haitiano la cláusula aprobada para lidiar con los golpes de estado y los atentados a la democracia y a las débiles instituciones.

Tratar con Duvalier, concederle beligerancia y legitimarlo como alternativa política son actos tan indecentes e inmorales como fueron las dictaduras del padre y del hijo.

La Habana, 23 de enero de 2011

Obama contra Cuba: Dinero y contrarrevolución

Esteban Morales

Tomado de Rebelión

Estados Unidos ha gastado miles de millones de dólares para desestabilizar a Cuba y derrotar a la revolución. Lo ha hecho durante más de 50 años y lo continuará haciendo, aunque no haya logrado, finalmente, el resultado esperado. Algo tendrán que hacer al respecto y deberemos estar preparados, para potenciales ajustes de política, por parte de Obama, que pueden complicarnos, aun más, la ya compleja situación que atraviesa el pais. 1

No comparto la tesis de que la acción más importante de la administración de Obama, para apoyar la búsqueda del llamado “cambio de régimen en Cuba”, tenga directamente que ver solo con la posibilidad de reducir o cambiar las prioridades del dinero que se entrega a la contrarrevolución en la isla. Pienso que se trata más de búsqueda de eficiencia política que de simple manejo del dinero.

El dinero, en si mismo, no significa nada, sino esta puesto en función del despliegue de una estrategia política.

El presidente D. Eisenhower, gastó cuantiosos recursos para frustrar el triunfo de la revolución cubana desde la cuna. Siguió gastándolos, a partir de 1959, para evitar la consolidación de la toma del poder político por parte de las fuerzas revolucionarias. Financio a la contrarrevolución interna con insistencia, amamantando a todos los contrarrevolucionarios que se les ofrecieron, dentro y fuera de Cuba y a todos los bandidos y mercenarios fracasados, que después gastaban el dinero a manos llenas, prometiendo siempre volver a Cuba para rescatarla del comunismo.

Este primer presidente, en nuestra cuenta del enfrentamiento con posterioridad a 1959, preparó una invasión que, dejó como herencia y que también fracasó. Poco después J.F. Kennedy, tratando de cobrarse la “ofensa”, se enroló en la preparación de una invasión con las fuerzas armadas norteamericanas y en la llamada “Operación Mangosta”, que tampoco lograron sus objetivos.

Finalmente, después de todos los descalabros sufridos por la política norteamericana, se fue abriendo paso la idea de la creación en Estados Unidos de una sociedad alternativa a la Cuba revolucionaria, haciendo surgir en Miami, una parodia de nacionalidad cubano-americana, cuyos líderes políticos sueñan aun con volver a controlar la Isla.

La contrarrevolución, entonces, a partir de los ochenta, cambió el estilo, pero sin dejar de utilizar, siempre que se presenta la oportunidad, los clásicos instrumentos del terrorismo de estado. La propia llamada Fundación Cubano-Americana, mostró su verdadero rostro como una organizaron terrorista más. De modo que por estos tiempos, mercenarios reclutados, ahora también en Centroamérica, han sido juzgados por crímenes contra Cuba, que no se diferencian para nada de los ya utilizados durante los años sesenta. 2

Todo lo anterior ha costado tanto dinero a las elites gobernantes norteamericanas y sobre todo al contribuyente, que no es posible recordar, empresa tan costosa y poco rentable en la historia de ningún imperio.

Ni la Alemania de Hithler, con su guerra de conquista y exterminio o Inglaterra con la conquista y el sostenimiento de su imperio; ni España, en su colonización de América, gastaron tanto. Amén de que no ganaron poco. Sin embargo, Estados Unidos ha gastado en su campaña contra Cuba, estoy seguro, mucho más, sin haber podido aun equilibrar las cuentas. Por supuesto, que Cuba ha perdido mucho también, pero no se trata de eso ahora .Porque ha logrado conservar su independencia política y la soberanía que, es en definitiva, lo más importante.

Pero el dinero, que todos los imperios gastaron, lo hicieron de manera más rentable. Estados Unidos, sin embargo, lo ha desperdiciado en diseñar y rediseñar una contrarrevolución contra Cuba, que más que nada, ha devenido en un lucrativo negocio.

Ninguna contrarrevolución ha sido y continua siendo tan generosa con sus participantes, como la que las administraciones norteamericanas, por mas de 50 años, han pretendido desplegar exitosamente contra Cuba. ¿Continuará Estados Unidos, como antes, gastando dinero para cambiar al régimen en Cuba? Creo que si, pero me parece que la presidencia de Obama se ha propuesto hacer algunas cosas nuevas. Pienso que por las razones siguientes:

-Lo primero que hizo Obama, desde que tomo la presidencia, fue hacer cambios en diseño de política seguido por Busch: levanto las restricciones a las remesas, los viajes, incremento los gastos de dinero de los turistas cubano-americanos a Cuba, elimino las restricciones sobre a quienes considerar familia, amplió el costo y contenido de los paquetes, permitió los viajes comerciales y otras medidas, tendentes a suavizar el modo en que directamente, el ciudadano común sufre el bloqueo y otras, como permitir la recepción de herencias. Medidas todas dirigidas a al acercamiento familiar y a presentar la mejor cara ante la sociedad civil cubana. 3

- Dar dinero a la contrarrevolución, para que en Estados Unidos se quede, como siempre ha ocurrido, la mejor tajada; y para que los que reciben el dinero de este lado, mas que hacer contrarrevolución, lo que hagan es vivir de ella, aunque ello que no parezca muy rentable. 4

- De l lado de Cuba, lo más que tenemos, es un nutrido grupo de parásitos. En realidad, no son ni siquiera mercenarios, porque los mercenarios se juegan la vida por dinero. Los que tenemos acá en Cuba, lo que hacen es vivir bastante holgadamente sin trabajar. Como si fuera poco, “disfrutando de los beneficios de ambos lados”, medicina, salud y educación gratuita en Cuba y dinero, proveniente de la Oficina de Intereses. 5

-Algunos, ya hasta han presentado nóminas, a la Oficina de Intereses, para cobrar salarios por sus servicios. 6

- Estos contrarrevolucionarios, aun no han sido capaces ni de cohesionarse. Cada uno tiene su grupito, a veces este es simplemente familiar. No tienen discurso ni programa. Pero eso sí, muestran un eficiente nivel de movilización a la hora de disputarse cuanto les toca a cada uno, de la “ma$cada” que les envía el amo. 7

¿Podemos dejarnos engañar en Cuba, pensando que el golpe principal viene por ahí? Creo que no. Pienso que esa es solo la “jugada clásica “, de apoyo interno, que hay que mantener activa, aun y cuando, como ahora, según cables divulgados no se les considere muy efectivos. Lo nuevo de la contrarrevolución rediseñada por Obama, no viene por esa vía. Viene bajo una combinación factores que podrían ser los siguientes:

  • Un a provechamiento de la compleja situación económica que Cuba está atravesando. 8
  • Utiliza ción de las tensiones internas que pueden traer aparejadas las actualizaciones del modelo económico cubano.
  • Utiliza ción de las presiones mercantilizadas, que Obama pretende ejercer sobre la sociedad civil cubana, con el levantamiento de las restricciones a las remesas, los viajes, los paquetes, los contactos familiares y otras medidas recientes. 9
  • Ampliación de las presiones del bloqueo, que pretenden hacer al gobierno cubano cada día más difícil la situación en sus relaciones económicas externas. 10
  • Aprovechar la circunstancia, de moverse dentro de la “dureza” propia de un discurso político cubano interno, que teniendo que ser necesariamente mas realista y reconocedor de las dificultades existentes, aunque tiende también a preocupar al ciudadano común en cuanto a su futuro.

Pero no debemos dejarnos engañar por un análisis autocritico, que ahora la administración de Obama esgrime, por medio del propio Jefe de la Oficina de Intereses, que persigue poner de manifiesto las incapacidades de la disidencia interna que Estados Unidos ha generado.

Pienso que lo anterior solo se hace, con la idea de tratar de fortalecerlos, poniéndolos a competir internamente, por el dinero, contra otros sectores de la sociedad civil, que Estados Unidos considera pueden ser más útiles a sus planes de desestabilización interna. 11 Tratándose en realidad solo de un cambio de prioridades políticas, de métodos tal vez, pero dentro del mismo esquema de desestabilización, que ha quedado diseñado, desde que Barack Obama tomo la presidencia. 12

La administración de Obama está plenamente consciente de que para derrotar a la revolución, tiene que tratar de mover todas sus fuerzas e instrumentos políticos para hacerlo desde adentro.

Ninguna revolución verdadera y la cubana lo es, será posible dañarla, de manera definitiva, solo desde afuera. Fidel castro lo ha declarado, cuando lo dijo, el 17 de noviembre del 2005, indicando claramente que somos los propios cubanos, los que tenemos que evitar destruir a la revolución. Y Obama, con su política actual, de “subversión interna”, no va a despreciar la más mínima oportunidad para lograr subvertir el régimen político en Cuba.

Notas:

1 Cuba continúa sin ser una prioridad de la política norteamericana, mas ahora, cuando Estados Unidos atraviesa una de las situaciones más complejas de los últimos 50 años. Y cuando Cuba cuenta con una situación de prestigio hemisférico como nunca antes. Pero ello no significa que la actual administración, no trate de aprovechar el momento interno especial en que la Isla se encuentra, para seguir con su política de “cambio de régimen”.

2 Un compinche del criminal, Luís Posada carriles, el salvadoreño Francisco Antonio Chávez Abarca, acaba de ser condenado a 30 años de prisión.

3 Los que siguen ideológicamente a Obama en su política hacia Cuba, partidarios de la “subversión pacifica interna”, consideraban a G. Bush como un estúpido en su política hacia Cuba. Una política de bloqueo mal manejada, separando a las familias de ambos lados; limitando al máximo la ayuda material a los familiares en Cuba, un discurso excesivamente agresivo y una política de total alejamiento, servían para limitar la influencia sobre Cuba. Obama, por su parte, respecto a la sociedad civil cubana, no así en su política contra el gobierno, se ha propuesto desmontar ese diseño y ya viene haciéndolo.( Nota del Autor ).

4 Wayne Smith, ha confirmado el carácter ilegal e incluso imprudente de mandar dinero a los disidentes cubanos. Radio Habana Cuba, mayo 21, 2008. En ningún lugar del mundo es permitida esta acción como legal, por lo cual, el gobierno cubano, estaría en todo su derecho de enviar a la cárcel al ciudadano que aceptase esa transacción.

5 Tampoco es posible contar con que estos “vive bien “ se avergüencen. Vladimiro Roca y Rene Gómez, consideran que el apoyo económico de Estados Unidos, no es cosa que haya que ocultar o de lo que tengan que avergonzarse .Nuevo Herald, mayo 21, 2008.

6 Ver: Jonathan D. Farrar, “The U.S. Role of the Oposition in Cuba” (Exclusive Q a With USAID, 25 oct, 2010).

7 D.Farrar, actual jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, en un memorando confidencial del 15 de abril del 2008, titulado “Estados Unidos y el papel de la oposición en Cuba”, dirigido al Departamento de Estado, declara, que el papel de la disidencia es nulo porque los grupos opositores se encuentran dominados por individuos con fuertes egos que le impide trabajar juntos. Continúa diciendo, que el movimiento disidente en Cuba envejece y que esta completamente desconectado de la realidad de los cubanos ordinarios, así como que su mensaje no interesa al segmento de la juventud.Op.cit.

8 Mejorar la economía, haciéndola crecer y estabilizándola, es hoy, más que nunca, la variable clave para que Cuba pueda sobrevivir ante los intentos permanentes e indetenibles de Estados Unidos por subvertirla .Intentos de la política norteamericana contra Cuba, , de los que no pocos son todavía indescifrables. Es indispensable continuar profundizando que puede Obama continuar haciendo contra Cuba para desestabilizarla. Obama ya ha sido creativo en la política contra Cuba y puede continuar siéndolo. G. Bush tomo una serie de medidas punitivas y congelo la política, Obama es partidario de continuar desplegando iniciativas para perfeccionar la que pudiéramos llamar, “trampa de la subversión”. (Nota del Autor).

9 Obama ha levantado las restricciones que Bush había adoptado contra Cuba, en cuanto a reducción de las remesas, los viajes, el tamaño y contenido de los paquetes, los gastos de los visitantes, la ampliación de los vuelos, la consideración de familia, etc. Más recientemente, será posible recibir herencias, utilizando el mecanismo de las remesas. Todas las administraciones norteamericanas habían sido siempre muy limitadas en otorgar beneficios a los cubanos d e este lado. Cuando lo hicieron, G.Bush elimino esas ventajas o las redujo al mínimo., ¿Por que ahora Obama decide rehacer esas ventajas, a su máxima expresión, sino es porque espera obtener fuertes resultados políticos de ello? Sin dudas, Obama persigue objetivos de influencia política dentro de la sociedad civil cubana. Por eso ha seccionado el bloqueo en dos partes, que tienden a enfrentarse por tratamientos muy diferenciados a la sociedad civil y gobierno. Como si buscara contraponerlos a ambos.

10 Se mantiene la persecución a los viajes sin licencias, multas por violaciones del intercambio con el dólar, imposibilidad de créditos para las compras, y otras medidas que han limitado el intercambio cultural y académico...

11 Según, ahora considera la administración, los actuales disidentes, son muy viejos, faltos de iniciativas e incapaces de acercarse a los jóvenes, así como demasiado preocupados solo por recibir dinero.

Es de esperar que tales críticas, traigan reacciones de la disidencia, dirigidas a incrementar la efectividad de la actividad contrarrevolucionaria, ampliar el campo de movimiento y buscar influencia dentro de otros sectores de la sociedad civil, a los que ahora no llegan.

12 Para ampliar ver: Obama es solo el presidente: ¿Y la política hacia Cuba? WEB-UNEAC. Octubre, 2010.


Comienza Pedagogía 2011 este lunes en La Habana

Cada dos años miles de educadores de todas partes se dan cita en la capital de Cuba para debatir, aprender y compartir experiencias educativas entre colegas


Margarita Barrios
margarita@juventudrebelde.cu
22 de Enero del 2011 23:34:08 CDT

Pedagogía 2011, encuentro por la unidad de los educadores, abrirá sus puertas este lunes en el Teatro Karl Marx, con una conferencia especial de Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, en la cual abordará aspectos del desarrollo educacional de nuestro país y sus perspectivas, así como la colaboración internacional encabezada por el programa de alfabetización Yo, sí puedo.


Estudiantes de las escuelas de arte brindarán a los más de 3 000 delegados de una veintena de países una gala demostrativa del nivel alcanzado en esos centros educacionales cubanos.


A partir del martes y hasta el viernes, docentes, directivos educacionales y otros profesionales vinculados a la enseñanza, reunidos en el Palacio de Convenciones, tendrán la posibilidad de participar en alguno de los 19 simposios en los cuales está organizada la cita.


Igualmente pueden visitar centros educacionales de la capital y matricular alguno de los 79 cursos que ofrecen destacados profesores cubanos y extranjeros.


De manera especial la cita está dedicada al aniversario 50 de la Campaña de Alfabetización en Cuba, la cual culminó el 22 de diciembre de 1961, y la última jornada, en coincidencia con el 28 de enero, estará dedicada al Maestro José Martí.



Una crisis tipo Jano

Por Juan Gelman

Imagen: AFP.

El 1 por ciento más rico de EE.UU. percibía el 9 por ciento de la renta nacional en 1979. Hoy esa proporción asciende al 24 por ciento, casi una cuarta parte del total (www.alternet.org, 19/1/2011). El ingreso de ese mismo 1 por ciento era 125 veces superior a la media nacional en 1962. Hoy es 190 veces superior. Los beneficios de las 500 corporaciones más importantes aumentaron el 141,4 por ciento y la compensación de los ejecutivos de empresa se elevó un 282 por ciento de 1990 a 2010.

La crisis económica mundial no ha interrumpido esta tendencia: en 2010 se han vendido 13 por ciento más automóviles que el año anterior y la producción de acero se incrementó un 18 por ciento (www.economist.com, 13/1/11). Una encuesta reciente de American Express Publishing y Harrison Group revela que el sector opulento del país gastó 28 mil millones de dólares en la adquisición de bienes de lujo durante 2010. El 71 por ciento de tales compradores se declara feliz, contra el 40 por ciento en 2007, aunque la mayoría piensa que EE.UU. sigue en recesión (Reuters, 13/1/11). Del otro lado de la moneda no hay tanta felicidad.

El número de desocupados prácticamente no disminuyó en los tres años que dura la crisis, en los que se perdieron 8 millones de puestos de trabajo: es de 14 millones, incluidos los más de 6 millones que no trabajan desde hace medio año. El Wall Street Journal informó que la existencia de esta reserva de desempleados produce una persistente baja de los salarios: “Entre 2007 y 2009, más de la mitad de los trabajadores de tiempo completo que perdieron su empleo después de tenerlo tres años por lo menos y encontraron luego otro de tiempo completo reciben un salario menor... la tercera parte, un 20 por ciento menos” (//online.wsj.com, 11/1/11). Pintan calva a la ocasión, pero nunca falta la forma de agarrarla.

Hace veinte meses que el índice de desocupación permanece inalterable y seis de cada diez desempleados tienen que pedir dinero prestado a la familia o a los amigos. No pocos de aquellos que vuelven a conseguir empleo se ven obligados a aceptar el salario mínimo. Según Jeannette Wicks-Lim, miembro del Instituto de Investigación Política y Económica de la Universidad de Massachusetts, casi nueve de diez de estos trabajadores no están en condiciones de solventar sus necesidades básicas en materia de alimentación y salud (www.peri.un mass.edu, octubre 2010). Esta situación castiga a sus hijos.

El Wall Street Journal no lo oculta: “Las investigaciones muestran que los hijos de quienes han perdido el empleo y consiguen otro con un salario inferior también padecen este hecho. Un grupo de economistas llevó a cabo en 2008 un estudio sobre la relación de los salarios padre/hijo de 60 mil familias en el período 1978/1999. Los hijos de víctimas de los despidos masivos de la recesión de 1982 percibían ingresos un 9 por ciento más bajo que el de padres que no padecieron esa suerte”.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, integrada por 34 países –sobre todo europeos y desarrollados–, aplica patrones muy estrictos para medir la indigencia en los Estados miembro. Ya a mediados de la década pasada, EE.UU. figuraba en el tercer lugar de los más pobres (www.oecd-library.org, 2009) y la crisis actual ennegrece aún más el panorama. Entre otras cosas, los bancos siguen confiscando casas y departamentos cuyos propietarios no logran pagar la hipoteca. Pero no todo es tan oscuro para algunos.

El informe más reciente de la financiera JPMorgan Chase es luminoso en tal sentido: revela que en 2009 obtuvo beneficios un 48 por ciento superiores a los de 2008 y que el año pasado tampoco le fue mal: sus ingresos del primer cuatrimestre de 2010 aumentaron un 47 por ciento respecto del mismo período de 2009 (www.finfacts.ie, 14-1-11). Jamie Dimon, director ejecutivo de la firma, declaró que esto era la prueba de “una amplia recuperación económica. Pienso que el futuro es extremadamente esplendoroso”. A saber si piensan lo mismo quienes alquilan a extraños habitaciones de su vivienda para sobrevivir. No hay estadísticas sobre el consiguiente deterioro de la vida familiar.

El pico de la JPMorgan Chase es sólo el Himalaya de una alta cordillera: los analistas estiman que las ganancias de las corporaciones crecieron un 27 por ciento en el último cuatrimestre de 2010. En realidad, Washington usó la crisis para favorecer a la elite financiera engordándola con billones de dólares. Steven Rattner, el hombre de Wall Street que Obama eligió para dirigir la Auto Task Force, encargada de apoyar a la industria automovilística, asienta en su libro Overhaul (Hougthon Mifflin Harcourt, Nueva York, 2010): “Más de una vez pensaba yo en la frase de Rahm Emanuel (jefe de gabinete de la Casa Blanca), ‘nunca permitas que se desperdicie una buena crisis’, puesto que utilizamos la creciente catástrofe económica para introducir cambios y determinar sacrificios que hubieran sido imposibles en otro contexto”. Muy claro, ¿no?

Tomado de Página 12