viernes, 21 de enero de 2011

Cuba resiste en condiciones más adversas a las de Venezuela

Publicado en Cubadebate el 20 Enero 2011

Cuba ha servido de inspiración a Venezuela porque ha resistido durante 52 años en condiciones mucho más adversas

Por Doris Calderón Terry

El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, recalcó en Caracas que Cuba ha servido de inspiración a su país porque ha resistido durante 52 años en condiciones mucho más adversas.

Chaderton, uno de los diplomáticos venezolanos de más larga trayectoria, accedió a conversar con Prensa Latina en su oficina, radicada en la sede del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), organismo para el que juramentó como diputado apenas días antes.

PL- ¿De qué factores depende el éxito del proceso de transformaciones emprendido en Venezuela hace 11 años?

RC- Depende del pueblo venezolano y de su líder. Esta no es una situación de caudillismo sino de liderazgo, sin el cual, el proceso no está todavía en condiciones de marchar.

También estriba en nuestro compromiso con el pueblo y en la fortaleza para enfrentar al imperio que está cada vez más desatado en tratar de impedir el desarrollo de una democracia disidente , como es la de Venezuela.

Cuba, por cierto, nos sirve de inspiración porque ha resistido durante más de 50 años en condiciones más adversas que las nuestras. Eso nos da seguridad y estímulo para el combate contra el imperio, la dictadura mediática y la ultraderecha internacional, todos concertados para frustrar el contagioso ejemplo en América Latina.

Fíjate si es contagioso, comentó, que se han multiplicado en el continente el número de gobiernos de izquierda con sus respectivos matices, producto de las peculiaridades nacionales, pero enrumbados hacia la justicia social. En el caso de Venezuela, hablamos de una Revolución.

La idea expresó- es la de una Revolución permanente porque, si nos detenemos a descansar, comenzamos a ceder terreno ante los factores del poder que todavía no se han ido del país, entonces podríamos caer en peligro de retroceso.

No sólo están las agresiones, también tenemos el halago, la penetración, la corrupción y la contaminación, como enemigos, son factores sobre los cuales estamos dispuestos a trabajar.

PL-El término democracia es visto desde diferentes puntos de vista ¿Cuáles son sus consideraciones al respecto?

RC- Todos aquellos que hablan de democracia representativa de ninguna manera estarían de acuerdo con la Revolución Bolivariana. De la manera más simple en que se produce este fenómeno me hace recordar el bachillerato: demos (pueblo) krátos (poder), esto significa poder popular, democracia en serio, poder del pueblo.

Lo otro sería plutocracia, gobierno de los ricos, como ocurre en buena parte de países conocidos, u oligarquía, familias y grupos minoritarios privilegiados, eso incluye a Estados Unidos, democracia de millonarios. Todo eso es mediador de la palabra, aunque en estos últimos casos el criterio no es aplicable.

PL- ¿Está listo el pueblo venezolano para seguir avanzando por el camino de la Revolución Bolivariana?

RC- Es un imposible histórico, el Chavismo, sin Chávez. La figura del líder es determinante porque tiene el compromiso, la visión, la fuerza, la vitalidad, el carisma y, lo más importante, la credibilidad del pueblo, eso no se inventa.

Usted puede tener todos los atributos del mundo, pero si la gente no lo acepta, de nada le vale, es importante ser cada vez mejores revolucionarios y gobernantes para fortalecer la figura del presidente y su credibilidad.

La Revolución Bolivariana es muy curiosa porque coexiste con el enemigo, vamos ganando poco a poco, de acuerdo con nuestra idiosincrasia, historia y realidad económica y social.

PL- ¿Qué estrategias se proponen para enfrentar los crecientes ataques de los sectores de la oposición?

RC- Frente a los continuos ataques de la oposición, habrá más participación del pueblo en la toma de decisiones, más poder popular y mayor poder de base.

Tratamos de marchar hacia delante con mayor organización y eficiencia en los servicios que el gobierno le presta al pueblo. Estamos llamados a ser mejores servidores públicos y en la medida que avance la Revolución se irá educando a la gente, aprendiendo y adquiriendo experiencia.

Somos un país amenazado y debemos tomar las previsiones para que el alto costo de una agresión militar a Venezuela sea considerado muy seriamente por los potenciales candidatos a atacarnos.

PL- ¿Qué iniciativas, más allá del discurso, pueden contribuir desde el gobierno y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a consolidar este proceso de transformaciones?

RC- Queda trabajo por hacer, hemos logrado persuadir a la mayoría, pero una revolución implica cambio de valores y hay gente en el pueblo venezolano que no entiende mucho esa palabra con todos los atributos que encierra, de
cualquier manera, seguimos avanzando y convenciendo a nuestra población.

Se trata de cambiar el concepto individualista, por uno social, comunitario, de solidaridad que requiere de mucha educación, pero es un proceso muy largo.

En todo caso tenemos un gran debate político y estamos enfrentados a toda suerte de amenazas y agresiones materializadas.

PL- ¿Por qué su compromiso con la Revolución Bolivariana?

RC-En primer lugar, soy cristiano y, en segundo, el presidente Hugo Chávez y el proceso de transformación que vive el país me han ofrecido la posibilidad de experimentar una segunda juventud que estoy disfrutado.

Ya a estas alturas me debería haber retirado como una persona más o menos decente, como un profesional, más o menos bueno que trató de servirle a su país, pero nada especialmente excitante.

Sería muy aburrido, estaría empantuflado probablemente, con una barba de dos o tres días y flojeando, en cambio, a mi edad madura veo materializados los sueños de antaño, frustrados por las deslealtades y las traiciones a las causas con las cuales me comprometí.

Que yo tenga esta oportunidad, me da vigor íEs el regalo de la segunda juventud!.

Recomiendo a cualquiera que quiera bregar en la fuente de la eterna juventud participar en un proceso revolucionario que se va a sentir bien. Yo soy una suerte un poco rara, soy algo así como un cristiano-trotskista.

PL-Para el 2012 ¿Cuál es el panorama que vislumbra para Venezuela, basado en su experiencia?

RC- Ya llevamos 11 años con un imperio agrediéndonos permanentemente desde el primer día, con una dictadura mediática internacional en campaña constante para descalificarnos, con toda la ultraderecha internacional concertada para destrozarnos.

Para las elecciones de 2012 en el mejor de los casos la apoteosis de la agresión política y mediática porque hay campaña electoral ese año, no quiero entrar en detalles sobre otros tipos de agresiones, pero aquí se va librar una batalla histórica por mantener y aumentar el compromiso del pueblo con su gobierno y presidente.

PL-El proceso de diálogo en el país se obstaculiza, entre otras cuestiones, por los diversos matices que pueden encontrarse en el seno de la oposición, sin embargo, puede hablarse de un bloque opositor ¿Cómo lo calificaría?

RC- Algunos de ellos han dejado de ser adversarios para convertirse en enemigos. La diferencia es que el adversario pretende ganarle a usted y se bate para vencerlo, eso esta bien, es democracia.

El enemigo, por su parte, aspira a destruirlo. Es una diferencia importante que debemos tener en cuenta para definir, quien actúa como elemento desestabilizador, y quien es polémico y quiere quitarle el voto popular para ganarlo a favor suyo, lo cual es totalmente legítimo.

La composición de los opositores es variada admito, incluso, que hay alguna gente seria.

Podemos encontrar derechistas nacionalistas, ellos no son peones del imperialismo y sienten algunas debilidades por su país; además están los empresarios productivos que se distinguen de los parasitarios congregados en la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (FEDECAMARA).

Siempre he comentado que los empresarios venezolanos, en su mayoría, son los últimos socialistas, ellos no querían que el Estado los abandonara.

No querían, porque vivían de ese Estado productivo y benefactor, se enriquecían sin invertir, se endeudaban y no pagaban, no tenían necesidades de competir como en el capitalismo más exigente y moderno, no pagaban impuestos, es decir, ese gran nivel de intervención estatal les resultaba atractivo.

Ahora no, imagínate, el estado les cobra impuestos, los obliga a producir, a competir y si son improductivos y latifundistas son expropiados para darle a sus respectivas labores un mayor contenido social.

Hay algunos empresarios que se adaptan y pueden vivir en este ambiente, en el que se precisa de generar riquezas y empleos.

PL-Con todo el petróleo que tiene Venezuela ¿no piensa que es un país que podría haber llegado más lejos?

RC- Hace años Venezuela fue tomada por asalto por su clase dirigente, que se llevó todo el petróleo, de ahí que el país más rico de América Latina se convirtiera en una nación totalmente descompuesta con una grave crisis social.

Por eso la respuesta, una Revolución, es la única manera de recuperar el tiempo perdido y hacer justicia social.

PL-América Latina vive en estos momentos una nueva realidad y, en ese contexto, desempeña un rol determinante la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) ¿Cómo defender este importante mecanismo de integración para el continente?

RC- Hemos visto como países del ALBA se movilizaron frente a los intentos de los diputados de la oposición de provocar la intervención de la OEA y, por supuesto, de Estados Unidos. Tiene que existir una gran solidaridad política.

Además deben estar imbricadas las redes económicas y sociales de manera que podamos apoyarnos, que ese fenómeno de solidaridad, se convierta en comunidad de intereses y de acciones políticas y nos hagamos más fuertes, poderosos y justos.

PL- ¿Podría decirse que su actual cargo como embajador de Venezuela ante la OEA es estratégico, teniendo en cuenta el papel que ha desempeñado ese organismo contra países de la región?

RC- Se considera que todavía puedo ser útil para que la OEA se convierta en una caja de resonancia para librar batallas contra el imperio o la ultraderecha internacional.

El canciller cubano Raúl Roa dijo que ese foro era el ministerio de colonias de los Estados Unidos. Ya no lo es, sólo quedan algunas colonias, o en todo caso algunos embajadores con mentalidad colonial.

En estos momentos, la OEA es diferente, por eso ocurren gestiones frustradas como las declaraciones del secretario general José Miguel Inzulsa contra Venezuela o las pretensiones de la oposición de internacionalizar un asunto interno.

Los opositores fueron a provocar una intervención en la OEA contra Venezuela y no lograron nada, inclusive la rueda de prensa fue totalmente escuálida, las primeras filas estaban vacías, a pesar de que la reunión fue bien anunciada.

PL- ¿Cuáles son las principales proyecciones del Parlamento Latinoamericano (Parlatino)?

RC- El Parlatino es otro de los foros que debemos fortalecer. Es heterogéneo en su composición y origen, mientras que en el resto de los países los legisladores son designados por la directiva de sus respectivos Parlamentos, Venezuela, es el único que elige directa y democráticamente a sus diputados.

Es otra trinchera de combate, sobre todo, para un país necesitado de oxígeno internacional como el nuestro, debemos aprovechar para enfrentar a los monstruos que nos acechan y ahuyentarlos.

PL- Venezuela cambió en los últimos años, dentro y fuera, el mundo oye cada vez más hablar del país suramericano ¿Está de acuerdo?.

RC- Yo tengo 40 años de carrera, he podido ver la evolución de mi país, nunca ha sido un país ignorado por la comunidad internacional porque tenemos una vocación internacionalista que viene desde los indígenas caribe pasando por el Libertador Simón Bolívar hasta llegar a nuestros tiempos.

Venezuela es hoy un país más poderoso, conocido, respetado y también más agredido. Con la Revolución Bolivariana se dio el gran salto cualitativo en la política internacional, los bolivarianos le hemos dado a este país un prestigio, una credibilidad y una fuerza como nunca antes.

(Con información de PL)