miércoles, 19 de enero de 2011

EL MUNDO DE HOY (VIII): LA POLÍTICA, LA GUERRA Y LA FE

Jorge Gómez Barata

Los liberales que desde el siglo XVIII lograron la separación de la Iglesia y el Estado, los agnósticos y positivistas que acreditan únicamente al conocimiento basado en la experiencia, los ateístas que auspiciaron la exclusión de los creyentes, aquellos que erróneamente asociaron la religiosidad con la ignorancia y los que apostaron porque la ilustración neutralizaría las creencias, no imaginaron que en la era global, a siglos de extinguidas las órdenes formadas por monjes soldados y disueltos los Estados Pontificios, la fe tendría un nuevo protagonismo político, surgirían entidades confesionales militar y políticamente influentes y reaparecerían gobiernos teocráticos: Israel, Irán, Hamas y Hezbolá son los ejemplos más notorios entre cientos de estas entidades.

Cuando predominaban las formas gentilicias de organización social, el poder, los fenómenos mágico-religiosos y los liderazgos personales formaron una amalgama que andando el tiempo dio lugar a formas embrionarias, tanto del Estado como de las religiones.

Como parte del progreso, con luces y sombras, ligadas a las civilizaciones de Occidente, el Levante, el Indostán y el Lejano Oriente, aparecieron entre otras el Cristianismo, el Islam, el judaísmo y el budismo. El Nuevo Mundo y África no alcanzaron los estadios civilizatorios propiciatorios de tales niveles de conceptualización teológica de la fe y, por imposición o por convicción, adoptaron algunas de las grandes corrientes.

Entre los hitos en las historias religiosas figuran: el nacimiento, el martirio, la muerte y la difusión de la palabra de Jesucristo, la presencia de Mahoma, asumido como fundador del Islam y de Buda cuya iluminación dio lugar al budismo. Como parte de la propagación de la fe, las grandes religiones alcanzaron perfiles definidos basados en misterios y dogmas, se instalaron instituciones mundiales constituidas por iglesias y jerarquías, se legitimó una teología que conceptualiza y codifica los dogmas y los ritos y se definieron doctrinas sociales que asocian la fe al quehacer social.

En 1870 el papado cesó su oposición a la disolución de los Estados Pontificios y en 1929 en virtud de los Pactos de Letrán se desactivó toda pretensión de poder temporal por parte de la Iglesia Católica, que se ratificó como una fuerza exclusivamente espiritual. En ese punto se reconoció que por su naturaleza, ninguna religión tiene verdadera base social o conceptual desde la cual realizar una proyección política y vincularse en escala social a la solución de problemas y conflictos existenciales cuyo tratamiento concierne a los estados, los gobiernos, los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil.

Las iglesias y las jerarquías religiosas pueden ser un factor positivo en el conjunto social, aunque no suplantan al poder ni debieran aliarse con el mismo, aunque tampoco antagonizarlo.

Las creencias y la fe, sentidas por personas de todas las categorías y estratos sociales proporcionan paz interior, consuelo espiritual, emociones místicas y promueven un comportamiento regido por preceptos éticos a partir de los cuales los creyentes participan a su arbitrio de la vida social y asumen posiciones que sin desmentir su credo los ubican a la derecha, el centro o la izquierda; incluso en los extremos.

Aunque constituyen elementos esenciales en la cultura universal y de cada pueblo, ninguna religión es un instrumento idóneo para conducir grandes transformaciones sociales, no forman un esquema de participación popular, ni sirve como herramienta de poder temporal. El cometido de la fe no son las victorias políticas.

Vinculada extemporáneamente al poder o a las acciones políticas extremas, particularmente en ámbitos islámicos, la fe puede tornarse opresiva, excluyente, sectaria hasta convertirse de un goce espiritual, en actitudes fanáticas incompatibles con la apertura y la tolerancia que los actuales estadios civilizatorios suponen.

Nadie excluye que circunstancialmente determinados movimientos o corrientes religiosas desempeñen un papel positivo en las luchas sociales y políticas; verbigracia la Teología de la Liberación, lo cual no significa que esa expresión del catolicismo pueda asumir por su cuenta y a partir de los dogmas de la fe la gestión social, lo cual implicaría el retorno a épocas lamentables y momentos felizmente superados.

Obviamente la humanidad no erró al adoptar decisiones históricas que como la separación de la Iglesia y el Estado, que resultaron convenientes tanto para los creyentes y las instituciones religiosas como para la sociedad y los estados, ni es preciso restaurar comportamientos superados. El repunte de la religiosidad vinculada a la política y al poder con enfoques fundamentalistas, no es un relanzamiento de la fe, sino una anomalía carente de futuro.

Como evidencia la experiencia histórica, se puede afirmar que el mundo global, altamente influido por el desarrollo tecnológico y científico, no será predominantemente ateo ni agnóstico aunque tampoco clerical.

En ninguna parte ningún esquema confesional se establecerá como alternativa a la democracia y la participación popular. Con certeza las fuerzas sociales no volverán a asumir el ateísmo como opción, aunque tampoco habrá espacios duraderos para un nuevo clericalismo de estado.

La Habana, 19 de enero de 2011

Mario y sus 30 años de maltratos

Rigoberto Chinchilla


30 años de existencia va a cumplir el partido ARENA, los mismos, que la esposa de Mario Acosta Oartel, asegura haber sido víctima de maltrato y agresiones físicas y verbales, por parte de él. Marta Rodríguez de Acosta, le perdió el miedo y hoy le ha levantado una denuncia ante la fiscalía “al hombre duro de ARENA”.

Explosivo y a veces incontrolable, quienes le conocen saben de que no tiene reparo para decir las cosas como las piensa, sus antecedentes le colocan como miembro fundador del partido ARENA, Ministro del Interior, cafetalero de Ahuachapán, actualmente formaba parte de la dirigencia del COENA y sería el encargado de la propaganda de la próxima campaña.

Crítico del ex presidente Antonio Saca, a quien responsabilizó de la derrota del 2009, se le vincula con una serie de altercados con comunicadores. El alto dirigente de ARENA guardó silencio durante la pasada administración y regresó convocado por Alfredo Cristiani, se le vincula con mantener conexiones y amistades con la Fundación de disidentes Cubano americanos e incluso inevitablemente su nombre fue mencionado en el seguimiento del accionar del terrorista internacional Luis Posada Carriles, quien vivió en El Salvador, con la ayuda de las autoridades de entonces.

Todo esto, se sabía al igual que la oportunidad en la que él mismo, reveló a un grupo de periodistas en casa presidencia como había amenazado y propinado un puñetazo al entonces Ministro de Hacienda, Manuel Hinds, a quién calificó de no “tener los cojones bien puestos”.

Disfrutaba rodearse de comunicadores a quienes frecuentemente contaba sus anécdotas explosivas, como cuando le pidió a la ex Ministra de educación, que abandonara una reunión del COENA, pues ella se miraba presidenciable y no podía según él, ser juez y parte de la decisión que finalmente se decantó por Francisco Flores, quien lo mantuvo en su cargo.


O la vez que amenazó a dos periodistas de El Diario de Hoy, Carlos Herman Bruch y Juan Bosco, quienes temerosos de que estas se cumplieran, salieron a pedir ayuda a las embajadas de Alemania y España.

Acérrimo crítico de la izquierda, en una oportunidad llamó “piricuaco” a un periodista emulando el término que Roberto D’abuisson utilizaba para referirse a los miembros del FMLN durante la guerra.

Como testigos de ese acto se encontraban los periodistas Amadeo Cabrera y Wilber Gómez, Mauricio Parada, quienes confirmaron ese acontecimientos, él se jactaba de estar pegando en el centro al polígono de tiro al cual asistía con frecuencia, algunos comunicadores no mencionados, le celebraron su hazaña incluso hubo uno de ellos, se atrevió hasta tocarle el brazo derecho para destacarle su voluptuosidad muscular.

Pero la celebración se detuvo cuando el comunicador le dijo: ¿Por qué me dice piricuaco?, Mario Acosta. Dejó al descubierto sus muelares en una sonrisa burlesca que se le congeló cuando este le dijo: “Si yo soy piricuaco, usted es un escuadronero”. El silenció reinó, la pupila de sus ojos se le dilataron y nerviosamente buscaba sus cigarrillos en la bolsa de su saco, hasta que reventó uno de sus botones, ofreció cigarros a los comunicadores presentes, pero nadie le aceptó la invitación.

Luego reparó en lo dicho y pidió disculpas, pero el ambiente se tornó hostil e incómodo, jamás volvió a decirle a ese comunicador “piricuaco” y en una oportunidad pidió privadamente nuevamente disculpas.

Su esposa hoy lo acusa de violencia intrafamiliar, si sus declaraciones son ciertas, el delito más grave es que intentó matarla, pues ella asegura que le disparó con su arma, sin que la bala impactara en su cuerpo.

La semana arrancó con sorpresas, mientras otro dirigente y ex candidato de ARENA se le ve feliz con su joven y nueva esposa en las páginas en Internet, Acosta Oartel, se ve expuesto en un caso de ventilación pública, tras ser denunciado de propinarle golpes y mal trato a su esposa durante 30 años; Los mismos años que él, tiene junto a otros miembros de haber constituido el partido ARENA. Una imagen que él siempre mantuvo.


Encuentro en la Casa Guayasamín de La Habana

Por Pedro Martínez Pírez

(RHC) - El aniversario de la Casa Museo Oswaldo Guayasamín de La Habana, inaugurada hace 19 años por el Comandante Fidel Castro, el pintor ecuatoriano y el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal, constituyó una verdadera fiesta este martes en el Centro Histórico de la capital cubana.

Aliana Martínez Rodríguez, directora del Museo, dio la bienvenida al numeroso público asistente y destacó la presencia y el gesto de Rosalba Juárez, lúcida a sus 93 años de edad, compañera de toda la vida del cantautor cubano Carlos Puebla, quien fue pintado por Guayasamín en Quito, el 7 de septiembre de 1961, valiosa obra de arte que ahora, por decisión de la viuda, se exhibe y está en depósito en la Casona de la Habana Vieja.

Carlos Puebla y sus Tradicionales realizaron una gira por Uruguay, Chile, Bolivia, Ecuador y Venezuela entre junio y septiembre de ese año, y Guayasamín pintó en su casa de Quito al cantor de la Revolución, a quien años más tarde obsequió otra obra suya con una hermosa dedicatoria en la famosa “Bodeguita del Medio”, donde el músico cubano se dio a conocer al mundo.

Testigo de ese retrato fue el entonces diplomático acreditado en Ecuador, y luego periodista, Pedro Martínez Pírez, Miembro de Honor de la Fundación Guayasamín, quien trajo desde Quito, para este acto, una guayabera del Pintor de Iberoamérica donada al Museo de la ciudad de Sancti Spíritus, que ya atesora esa prenda originaria de Cuba, donadas por Fidel Castro, el presidente venezolano Hugo Chávez, el escritor colombiano Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura, y otras personalidades.

La guayabera de Guayasamín, de fabricación cubana, fue la que usó el artista ecuatoriano en 1996 cuando hizo el cuarto y último retrato al Comandante Fidel Castro, con motivo del setenta cumpleaños del líder histórico de la Revolución Cubana.

Carlos Figueroa Crespo, Director del Museo espirituano de La Guayabera, quien en el acto agradeció la donación de la familia Guayasamín, recibió de manos de Martínez Pírez el certificado de la entrega y una obra gráfica del Pintor de Iberoamérica enviada también desde Quito.

En el emotivo acto también se entregaron calendarios de bolsillo de 2011 de Radio Habana Cuba, la Fundación Guayasamín y la Asociación Cultura y Cooperación Internacional, de España, a una representación de jóvenes ecuatorianos que cursan estudios en Cuba en las carreras de Medicina, Deportes, Agronomía, Veterinaria, Pedagogía, Ingenierías diversas, Derecho, Bibliotecología, Economía, Estomatología y Maestrías Complementarias.

Los más de mil novecientos almanaques fueron recibidos por Édison Pulistar, Marti Quevedo y otros dirigentes estudiantiles en presencia del embajador de Ecuador en Cuba, Edgar Ponce, y de su colega de El Salvador, Domingo Santacruz, así como otros diplomáticos de España, el pintor y ceramista José Fúster, el realizador Roberto Chile, Giraldo Mazola, Primer Presidente del Instituto Cubano con los Pueblos, y otros invitados.

En el Museo de la Fundación Guayasamín, en Quito, durante la presentación del calendario de bolsillo, la Coordinadora Ecuatoriana de Amistad y Solidaridad con Cuba, que preside el poeta José Regato Cordero, pidió a Radio Habana Cuba que se entregara esta pequeña obra de arte a cada uno de los estudiantes ecuatorianos en Cuba. Y esto fue posible gracias al apoyo de la Asociación Cultura y Cooperación Internacional, cuyo Presidente, Gabriel Navarrete, hizo editar en España este nuevo lote y lo trajo a La Habana para su entrega en el aniversario de la Casa Guayasamín.

El encuentro en La Habana Vieja cerró con versos improvisados del poeta cubano Orlando Laguardia, representante de “La Bodeguita del Medio”, quien envió un abrazo a su colega ecuatoriano José Regato, evocó a Carlos Puebla y al maestro Oswaldo Guayasamín, y recordó la amistad entre los dos pueblos cimentada por los próceres Eloy Alfaro y José Martí. (pmp)


Biotecnología cubana al servicio de la salud

Destacan el impacto de los programas del Centro de Inmunoensayo en la mejoría de indicadores de salud

Los avances de la biotecnología cubana han contribuido a los logros en la salud humana desde la primera etapa de la vida. Autor: Roberto Morejón

Juventud Rebelde
18 de Enero del 2011 23:36:48 CDT

Los avances de la biotecnología cubana han contribuido a los logros en la salud humana desde la primera etapa de la vida, expresó este martes José Miyar Barrueco ministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) durante el balance de la labor del Centro de Inmunoensayo (CIE) en el año recién concluido.

Ejemplificó que en 2010 Cuba cerró con una tasa de mortalidad infantil de 4,5 por cada mil nacidos vivos, la cifra más baja de su historia e inferior a la de Canadá (con lo cual la Isla se ubica en el lugar 28 entre 195 países); y significó que en ese resultado también influyó la aplicación de programas de cuidado pre y posnatales con el empleo del Sistema Ultramicroanalítico (SUMA), tecnología desarrollada por el CIE.

La biotecnología permite una atención de avanzada en enfermedades como el cáncer, que en Cuba ya constituye la primera causa de muerte en diez provincias, recalcó Miyar Barrueco quien ponderó los programas del CIE contra el cáncer de pulmón, colon, recto, próstata, cuello de útero y mama, entre otros padecimientos, reportó la AIN.

El doctor Luis Estruch, vicetitular de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, explicó que el 75 por ciento de las muertes en Cuba se deben a enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, cáncer, diabetes y autolesiones provocadas por el tabaquismo, el alcoholismo y la obesidad. La prevención es la palabra clave y ahí es donde el CIE desempeña un rol fundamental, enfatizó Estruch, quien destacó las acciones de ese colectivo en el enfrentamiento a las afecciones crónicas no transmisibles y a otras, como el dengue y el VIH-sida, y los calificó de héroes anónimos de la salud pública cubana.

Con casi 24 años al servicio de la salud del pueblo, el Centro de Inmunoensayo —institución fundada por Fidel, Vanguardia Nacional por 17 años consecutivos y merecedora en seis ocasiones del Premio al Exportador— ha cumplido ininterrumpidamente su misión, orientada al desarrollo de tecnologías y estrategias para el pesquisaje masivo de diversas enfermedades, brindando una tecnología de diagnóstico con la mejor calidad y a un mínimo costo.

El doctor José Luis Fernández Yero, director de ese centro del polo científico del oeste de la capital, informó que en 2010 aumentaron las ventas totales en la Isla y en el exterior, y la productividad creció 22,6 por ciento sin que se incrementara el consumo energético.


UNA NUEVA DESGRACIA PARA HAITÍ

Por Manuel E. Yepe

El sorpresivo viaje a Haití de Jean Claude "Baby Doc" Duvalier, tras 25 años de exilio, fue una noticia agravante de las tensiones generadas por el terremoto que dejó millares de fallecidos y cientos de miles de damnificados; la epidemia de cólera igualmente cruenta, y otras calamidades naturales y políticas adicionales que se colmaron con este inesperado retorno del sanguinario ex dictador, en tiempos de tenso desenlace de las elecciones presidenciales.

Las huellas de la dinastía Duvalier en la empobrecida nación haitiana son muy hondas y tristes.

François Duvalier (Puerto Príncipe 1907-1971), quien se hacía llamar Papa Doc, contando con el apoyo del ejército, ganó las elecciones presidenciales de 1957, que le dieron un mandato de 6 años. Su campaña electoral fue de corte populista, manejando una estrategia pro negritud que llamaba a la mayoría negra a oponerse a la élite mulata que estaba en el poder. Renovó la tradición del vudú y la usó luego para afirmar su poder identificándose como hougan (sacerdote), imitando la imagen del Barón Samedi (dios de la muerte y los cementerios en el panteón Vudú).

Tras sobrevivir un atentado contra su vida en 1958, depuró el ejército y su gobierno se hizo brutal y represivo. En 1959, inspirado por los camisas negras del fascismo italiano creó una milicia VSN (Voluntarios de la Seguridad Nacional) que pasó a ser conocida como los Tonton Macoute: una temida fuerza que no recibía remuneración sino que imponía sus propios medios de financiamiento a través del crimen y la extorsión.

En 1964, Francois Duvalier se tituló presidente vitalicio, cargo que ejerció despóticamente hasta su muerte en 1971.

Fue su sucesor Jean-Claude "Baby Doc" Duvalier, designado para el cargo por su padre a la edad de 19 años (nacido en 1951). Fue el más joven Jefe de Estado en la historia republicana de América.

Se dice que, inicialmente, Jean-Claude Duvalier se había resistido a la designación prefiriendo que su hermana mayor, Marie Denise, ocupara el cargo y luego se contentó con que la madre se atendiera los asuntos políticos y admnistrativos de la presidencia asistida por Luckner Cambronne, ministro del interior de su padre, para poder llevar él una vida de disipada, más propia de su edad, intereses y formación. Esto facilitó la influencia de los “dinosaurios”, o viejos duvalieristas, y su control sobre aspectos del gobierno.

Pero en la medida que Jean-Claude fue interesándose, utilizó los poderes casi absolutos que le daba una constitución diseñada por su padre para hacer algunas reformas como la liberación de algunos presos políticos y el aflojamiento de la fuerte censura de prensa que existía, según le aconsejaba la embajada de EEUU.

La administración estadounidense de Richard Nixon se hizo cada vez más tolerante y amistosa para con la política de “respeto” a los derechos humanos bajo “Baby Doc”, pese a que objetivamente ésta no había cambiado un ápice respecto a la de su padre.

La corrupción en el gobierno crecía tanto como la pobreza y la indigencia en el pueblo. La ceremonia nupcial que unió a Jean-Claude Duvalier con su nueva esposa, Michèle Bennett Pasquet, una mulata divorciada con mala reputación, costó tres millones de dólares y esto, unido a la trascendencia de una serie de negocios fraudulentos de familiares de la nueva primera dama, enajenó grandemente al dictador, especialmente con las mayorías negras del país y con los viejos duvalieristas de línea dura.

La llamada cleptocracia de los Duvalier, padre e hijo, terminó en 1986. Fueron 29 años de dictadura que hicieron que el pueblo haitiano mereciera un respiro democrático que aún no ha tenido.

Jean-Claude Duvalier y su familia se establecieron en Francia para vivir lujosamente. Fueron objeto de denuncias y demandas que lograron solventar aunque las autoridades de ese país no les hubieran concedido formalmente el asilo político deseado.

Según se asegura, una buena parte de su enorme fortuna la ha perdido al divorciarse en 1993 de Michèle. En 2006, para promover aspectos positivos de la tiranía de su padre y algún apoyo político en Haití y en el exilio, creó la Fundación Francois Duvalier.

En 2004, al producirse el derrocamiento de Aristide, Duvalier anunció su intención de regresar a Haití y postularse para la presidencia en las elecciones de 2006 por el Partido de la Unidad Nacional, pero nada de esto ocurrió.

En septiembre de 2007, fue radiado en Haití un discurso de Duvalier en lengua francesa (no en creole) anunciando que el exilio lo había arruinado, pero la creciente fortuna del Partido de la Unidad Nacional lo había “revigorizado”. No habló de planes de regresar.

En febrero de 2010, una corte suiza liberó a su favor más de cuatro millones de dólares de una cuenta que le había sido retenida.

El anuncio del eventual regreso a la vida pública de uno de los más emblemáticos representantes de las dictaduras promovidas por Estados Unidos al Sur de sus fronteras en un pasado demasiado reciente, es motivo de grave preocupación en un continente donde aún consternan el evento golpista de Honduras y los fracasados intentos en Venezuela, Ecuador y Bolivia.

La Habana, Enero de 2011