miércoles, 12 de enero de 2011

Miami, la ciudad del odio y la intolerancia: Retiran valla dedicada a los Cinco

Max Lesnick

Publicado en Cubadebate el 12 Enero 2011

Por 24 horas respiramos en Miami aires de tolerancia y libertad de expresión. Pero no por mucho tiempo más. La Alianza Martiana, una organización integrada por cubanos y latinoamericanos que propugnan relaciones de amistad y respeto mutuo entre Estados Unidos y los pueblos libres de América, ejerciendo el derecho a la libertad de opinión, pretendió ayer martes llevar un mensaje de solidaridad y reclamo de libertad para los cinco cubanos anti terroristas, injustamente presos en cárceles norteamericanas.

Una valla publicitaria con las fotográficas de los cinco patriotas anti-terroristas, envueltos en una hermosa bandera cubana reclamando libertad para ellos, había sido instalada en la céntrica avenida 37 del suroeste de la ciudad de Miami sin otra intención que la de pedir la justicia que les había sido negada en una Corte Federal del sur de La Florida.

El texto solo decía en idioma ingles: “Free the cuban five”. “libertad para los cinco, expresado en español.

La responsabilidad legal del mensaje en apoyo a la excarcelación de los Cinco cubanos anti terroristas- y así estaba expresado al pie de la valla anunciadora-era de La Alianza Martiana que había abonado la cantidad de 1500 dólares por todo un mes de acuerdo al contrato firmado con la compañía “Clear Chanel” que es una conocida empresa dedicada en Miami al despliegue de vallas publicitarias en sitios céntricos de la ciudad.

Apenas instalada la valla anunciadora de la Alianza Martiana reclamando la excarcelación de los Cinco y ya estaban allí los militantes del odio de siempre, exigiendo la retirada de ese reclamo de libertad, a gritos amenazadores vociferantes en lenguaje soez, mas propio de alimañas que de seres humanos.

La valla reclamando la libertad de los Cinco fue retirada en la mañana de hoy para ser sustituida por un nuevo anuncio comercial violando el contrato legal firmando por la Alianza Martiana con la compañía ”Clear Chanel”. De nuevo se impuso el odio y la intolerancia.

El juicio injusto en el que fueron condenados los Cinco cubanos anti-terroristas se vuelve a repetir en Miami. Justicia y libertad. ¿Dónde están que no las veo? Con odio y con rabia en sus entrañas, Miami no cambia. Todo sigue igual.


EL TEA PARTY Y LA LECCIÓN DE ARIZONA

Por Manuel E. Yepe

“Tea Party en la mira tras masacre en Arizona”, tituló la agencia de noticias española EFE su primer despacho acerca del atentado contra la representante federal demócrata Gabrielle Giffords, el 8 de enero del 2011, cuando ella encabezaba un acto político en su distrito electoral, ubicado entre la ciudad de Tucson y la frontera con México, en el estado de Arizona.

La información precisaba que, aunque el tiroteo fue preparado y ejecutado, aparentemente, por un atacante solitario, muchos factores apuntan al lenguaje inflamatorio y la violencia introducidos en el debate político por el movimiento Tea Party y su líder, la ex candidata republicana a la vicepresidencia y ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, como promotores del hecho.

Durante la campaña de las elecciones legislativas de medio término, Palin incluyó a la Giffords en una relación que publicó el Washington Post de 20 congresistas demócratas elegidos en el 2008, a quienes identificaba como “objetivos a abatir” por haber votado a favor de la reforma de salud. Presentaba fotos de cada uno de ellos en el punto de mira de un fusil, sobre un mapa en el que se señalaban sus respectivos distritos congresionales y se exhortaba a “eliminar a los 20” (“Take Back the 20”).

Jesse Kelly, el oponente republicano de la Giffords, basó su campaña en el lema “Ayuda a sacar a Gabrielle Giffords de su puesto, dispárale con un rifle automático M16 junto a Jesse Kelly”.

Muchos elementos indican que el sangriento atentado contra la congresista federal demócrata por Arizona fue promovido por éstos y muchos otros llamados criminales de líderes del Tea Party.

Ese movimiento se había propuesto durante la campaña electoral para los citados comicios parciales “hacer de sus filas un poderoso bloque que ninguna maquinaria liberal pudiera superar”. Su discurso, dirigido a fijar posición respecto a ambos partidos del sistema político de Estados Unidos y atraer a los militantes mas moderados de la filas de éstos, rezaba más o menos así: “Barack Obama ha mentido al pueblo una y otra vez. Se niega a admitir que no está calificado para ser Presidente y ha destruido a todos y a todo en su camino, incluyendo su propio partido. Ciudadanos leales han sido aplastados por el binomio demócrata de Obama y Pelosi; en tanto los republicanos se baten en el dilema existencial de ser verdaderamente conservadores o dejar de serlo”.

El nombre Tea Party recuerda la protesta de los colonos anglo-americanos residentes en la ciudad de Boston que, en 1773 (tres años antes de la Declaración de Independencia de las 13 colonias británicas en la América del Norte que a la postre conformaron los Estados Unidos) contra la imposición por el gobierno británico de nuevos impuestos a estas colonias. Con el lanzamiento por la borda de un cargamento de sacos de té –artículo al que le había sido aplicada la inicua imposición tributaria- que transportara un barco anclado en ese puerto, comenzó un movimiento de protestas contra el proceder abusivo de la corona británica con sus colonias en Norteamérica que culminó con la independencia de trece de ellas.

Se aprecia así la paradoja de que una acción que tuvo una significación histórica positiva, revolucionaria, que marcó el origen de la nación estadounidense, pasó a identificar a un movimiento reaccionario orientado a la extrema derecha chovinista.

La población del estado norteamericano de Arizona incluye una vasta proporción de inmigrantes (la gran mayoría hispanos). Allí está muy extendido, así mismo, un sentimiento anti-inmigrante que nace de la ideología oligárquica que lo promueve, pero que se manifiesta en vastos sectores de la población, sin excluir al de los inmigrantes de generaciones anteriores.

La hoja de servicios a sus electores de la representante federal Gabrielle Giffords explica los motivos por los que ha sido electa en tres ocasiones consecutivas, así como los móviles del atroz ataque del que fue víctima junto a otros quince heridos y cuatro fallecidos, incluyendo a un niño de 9 años.

Como legisladora, la Giffords ha defendido la ley sobre el seguro de salud y se ha opuesto a las tasas impositivas que afectan abusivamente a los humildes y benefician a los más pudientes. Ha apoyado proyectos alternativos sustentables de energía y defendido el derecho al aborto. En cuanto al tema migratorio, comprendiendo la sensibilidad de sus efectos en la seguridad nacional, ella se ha inclinado por iniciativas que aporten soluciones adecuadas para los problemas relacionados con los indocumentados dentro de las fronteras estadounidenses.

Aunque ha defendido el derecho ciudadano a poseer armas cediendo a las tradiciones en el oeste norteamericano acerca de que la función de seguridad pública corresponde a los ciudadanos mismos con sus propios recursos, no habría que dudar que esta lamentable y triste experiencia determine en ella otro proceder.

El atentado criminal contra la joven congresista Gabrielle Giffords, cuya supervivencia toda persona digna en cualquier parte del mundo desea vivamente, la incorpora a la larga lista de líderes ejecutados en Estados Unidos por haber pretendido desmarcarse de un sistema que invita al egoísmo y al odio en rechazo a la solidaridad humana. Ella es ahora un símbolo y una advertencia.

La Habana, Enero de 2011

Recuerdan en Cuba a Celia Sánchez Manduley


En el museo Casa Natal, ubicado en el municipio granmense de Media Luna y donde se conservan más de 230 objetos de la heroína, tuvo lugar un taller que rememoró a la combatiente, diputada y defensora de los valores culturales

Celia junto a su padre Manuel Sánchez. Foto: Archivo Autor: Archivo

Osviel Castro Medel
digital@juventudrebelde.cu
12 de Enero del 2011 0:05:58 CDT


BAYAMO, Granma.— La Heroína de la Sierra y el Llano, Celia Sánchez Manduley (9 de mayo de 1920-11 de enero de 1980), fue recordada ayer en varias de las localidades en las que pasó parte de su vida y luchó clandestinamente, en especial en Media Luna, Pilón y Manzanillo.


En el museo Casa Natal, ubicado en el primero de estos municipios y donde se conservan más de 230 objetos de la heroína, tuvo lugar un taller que recordó a la combatiente, diputada, defensora de los valores culturales, preocupada por la historia nacional y destacada federada.


Mientras, en el Parque de los Mártires, también de Media Luna, se depositó, en nombre de toda la nación, una ofrenda floral ante una imagen que la recuerda.


En Pilón, donde la Flor más autóctona de la Revolución vivió 16 años, cientos de personas se congregaron en el parque Celia Sánchez para evocar su faceta de madrina de muchos niños desamparados en esa región y sus dotes de organizadora, que se revelaron, sobre todo, cuando coordinó la red de apoyo a los expedicionarios del Granma en 1956.


Asimismo, en Manzanillo, ciudad que más conoció su lucha clandestina, miles de personas repasaron en el hospital que lleva su nombre pasajes memorables de su existencia.


Por otra parte, trabajadores del museo de La Plata, donde estuvo en 1958 la Comandancia General del Ejército Rebelde, dieron a conocer que en homenaje a Celia se amplió la colección de orquídeas de ese paraje montañoso de Bartolomé Masó.


Los actos solemnes en tributo a la excepcional mujer se extendieron además a los municipios de Guisa, Campechuela y Niquero, vinculados a las batallas de la heroína por la definitiva independencia.


ESTADOS UNIDOS: LAS ARMAS Y LA POLITICA

Jorge Gómez Barata

Gabrielle Giffords, la congresista norteamericana baleada en Tucson, Arizona, la misma ciudad donde nació cuarenta años atrás, en la cual se educó y en el distrito electoral que en tres oportunidades ha sido elegida para representar a su comunidad ante el Congreso Federal; es todo lo que se admira en una mujer: joven, bella, culta, exitosa, de ideas avanzadas y políticamente moderada.

Precisamente por sus ideas y por sus posiciones políticas, basadas no en fanatismos ideológicos, sino en la creencia que de ese modo servía mejor a la comunidad, el pasado sábado mientras se reunía con sus electores, fue baleada por un joven perturbado, no tanto por problemas de salud como envenenado por el ambiente de intolerancia y odio que la extrema derecha ha incorporado a la política norteamericana, principalmente con la irrupción del llamado Tea Party, encabezado por Sarah Palin.

Esos matices extremistas se acentuaron recientemente debido al perfil favorable a la guerra y a las soluciones militares que George W Bush imprimió a sus dos administraciones y que McCain, asumió en su campaña electoral, hecho que coincidió con la ideología ultraconservadora de Sarah Palin, su compañera de fórmula. El aliento bélico y el lenguaje violento que esas almas gemelas destilan han sido incorporados por el núcleo duro republicano, especialmente por el Tea Party. “Nunca había visto nada así”, había comentado Giffords recientemente.

La congresista Giffords había sido duramente atacada por la ultra derecha republicana por sus posiciones favorables a la reforma de salud impulsada por el presidente Barack Obama y contra la ley anti inmigrante promovida por la gobernadora de Arizona Jean Brewer. Su oponente en las pasadas elecciones, fue explicito: “Demos en el blanco —decía su slogan— dispara completa tu automática” que fue exactamente lo que hizo Jared Loughner quien utilizando una pistola comprada en un comercio local mató seis personas e hirió a otras 12.

Entre las víctimas del fatídico hecho se encuentra la niña Christina Taylor Grenn, de 10 años de edad, conocida nacionalmente porque su foto figuraba en el libro: “Los Bebes de la Esperanza”, inclusión debida a haber nacido el 11/S mientras caían las Torres Gemelas. La niña, era nieta de Dallas Grenn, ex lanzador de grandes ligas que también fue manager de los Filis de Filadelfia y de los Yanquis de Nueva York. La criatura había asistido al acto interesada por conocer personalmente a la congresista local.

En el trágico incidente hay involucrados dos hombres jóvenes, Jared Loughner y Daniel Hernandez, norteamericano uno, hispano el otro. Uno fue el atacante, el otro un rescatista que sin medir riesgo, en medio de la balacera socorrió a la congresista baleada. 22 años tiene el villano y 20 el héroe, el hispano estudia en la universidad de Arizona mientras el norteamericano es de aquellos buenos para nada. El hecho completamente casual, allí y ahora, es una paradoja.

Con modestia, el joven cuenta la historia: “Estaba a unos metros de ella; cuando me percaté de que estaba herida y sangraba mucho; la levanté para impedir que se ahogara con su propia sangre, con un delantal tapé la herida y le pedí que presionara mi mano; me miró y apretó suavemente. La llevé hasta la ambulancia; fui yo quien contó a sus familiares los detalles que pude presenciar”.

Preguntado acerca de que si conocía que su hija tuviera algún enemigo, Spencer Giffords, no vaciló: “Si los tiene, todo el Tea Party…” De ese modo el atribulado padre de la legisladora baleada, señaló un rasgo fatídico. En el momento en que los adversarios se convierten en enemigos y las armas toman el lugar de las palabras, la política se torna letal y la democracia se vuelve una ficción.

Para quienes en Estados Unidos defienden el precepto constitucional que autoriza la posesión de armas de fuego, olvidando que aquella norma fue adoptada en el siglo XVIII cuando unos miles de emigrantes trataban de colonizar un país de dos millones de kilómetros cuadros y los fusiles eran de avancarga, disparaban balas redondas fabricadas a mano, lo ocurrido debe ser una lección. Las armas de hoy son otra cosa y la civilización también.

La Habana, 12 de enero de 2011