lunes, 10 de enero de 2011

EL MUNDO DE HOY (VI): REFORMA Y REVOLUCION EN LA ERA GLOBAL

Jorge Gómez Barata

En todas partes, particularmente en América Latina, cuando la izquierda tiene éxitos la derecha carece de oportunidades. La mala noticia es que la ecuación también funciona a la inversa. Brasil, Bolivia y Chile ilustran esa regla que puede operar en cualquier país.

El hecho, rutinario en Europa y cada vez más frecuente en América Latina de que una nueva izquierda, ilustrada, racional y moderada acceda al poder por medios electorales, puede indicar que en la región al fin la política se integra al progreso en su conjunto, tal como hace mucho tiempo ocurrió en otras latitudes.

Siempre que leo o escucho sobre revoluciones pacificas, de terciopelo o rosadas, olfateo un oxímoron. Las revoluciones son cismas, conmociones sociales, rupturas violentas, radicales y apasionadas, que dejan huellas perdurables. Por sus implicaciones históricas las revoluciones han sido muy pocas. En tres milenios se cuentan con los dedos de una mano: Estados Unidos (1776), Francia (1789), México (1910), Rusia (1917), China (1949) y Cuba (1959).

Las grandes revoluciones del siglo XX en México, Rusia, China y Cuba llegaron al poder de modo legítimo, aunque no por medio de las instituciones establecidas sino contra ellas y como parte de intensas luchas de clases que hicieron necesaria la violencia, las armas, la represión y la aplicación sumarísima de la justicia; así como la destrucción del orden estatal y el modo de producción vigente. Quiérase o no, semejante ruptura compromete las transformaciones deseadas y es menos viable cuando más avanzada se encuentra la civilización.

Por razones conocidas, en aquellos procesos, los vencedores no pudieron limitarse a imponer sus programas a los vencidos sino que los relevaron. Los bolcheviques suprimieron a la burguesía pero tuvieron que prescindir también de los empresarios, los banqueros, los juristas, los economistas y los generales sin tener con quien sustituirlos. La improvisación (aventura se reconoció recientemente) que afectó a complejos procesos sociales que involucraron a cientos de millones de personas devino regla y de alguna manera la anomalía se convirtió en virtud.

Los cambios que a nivel mundial acompañan a la globalización en su acepción de hito en la evolución de la civilización humana, tienen profundas repercusiones políticas con acentos particulares en América Latina, que a pesar de un bregar de doscientos años, hasta hace muy poco fue una región políticamente obsoleta.

Precisamente porque deberá impulsar el cumplimiento de metas históricas largamente aplazadas, el acceso de la izquierda al poder provoca confrontaciones motivadas sobre todo por la resistencia de las clases privilegiadas que, entre otras cosas, temen al radicalismo de la izquierda y evalúan a Evo Morales o a Rafael Correa a partir de los estereotipos de los comuneros de París o de los bolcheviques rusos. De ese modo eventos que debían transcurrir mediante reformas sucesivas y con relativa normalidad, en América Latina suelen ser denominados revoluciones, asumiendo más como lastre que como acelerador, las estereotipadas connotaciones que acompañan a esa definición.

En América Latina el fracaso de las oligarquías, los partidos políticos tradicionales, las democracias cooptadas, la fallida experiencia de la lucha armada y el fin de la ilusión neoliberal, junto a sucesos tan espectaculares como la Revolución Cubana, abrieron el camino al poder a los movimientos sociales y a una nueva izquierda, caracterizada por enfoques que lejos de omitirla, auspician la democracia, mezclando un creativo nacionalismo de tercera generación con opciones integracionistas. Por sus proyectos originales, la nueva izquierda se plantea usar el poder para transformar la sociedad, tratando de evadir violencias y rupturas.

Si bien las revoluciones latinoamericanas en la era global no son de terciopelo, tampoco tratan de tomar el cielo por asalto, ni arremeten a la bayoneta contra los bastiones del poder para barrer con la burguesía, destruir su Estado y sus instituciones, borrar sus constituciones y omitir sus leyes, renegar las reglas por las cuales se llegó al poder y decretar el fin de la historia.

En los procesos democráticos, alcanzar la mayoría no significa una licencia para aplastar a la minoría. Llegar al poder por medio de los votos implica el acatamiento de reglas que, cada cierto tiempo, obligan a exponerse a ese escrutinio y asumir como parte del sistema el hecho de que puede perderse por la misma vía sin que ello de por terminada la lucha.

Las decisiones de los presidentes Chávez y Evo Morales de someterse a eventos revocatorios y a elecciones regulares y el ejemplo de Lula de no intentar reformar la Constitución para buscar un nuevo mandato, hablan de una comprensión cabal de que el proceso histórico nunca fue una línea recta y exclusivamente ascendente y tampoco lo será en el futuro. Nadie puede cambiar eso.

En Brasil, favorecido por circunstancias locales que no son exclusivas, Lula asumió una lógica coherente y fue de menos a más, trabajando por construir un gobierno eficiente que a partir de dos grandes metas: desarrollo y lucha contra la pobreza, avanzó hacia construcción de un consenso nacional, que si bien no lo resolvió todo ni excluyó la confrontación política con la derecha, la mantuvo dentro de estándares que no rebasan los límites tolerables. El socialismo de Lula resultó porque, lejos de fraccionar al país, lo unió. Su fórmula no fue ortodoxa aunque si eficaz; no es una receta aunque si una referencia acreditada.

En el mundo realmente existente y no el que quisiéramos, la lucha política asume cánones nuevos, incluso por medio de los cuales, en América Latina es preciso realizar no sólo las tareas contemporáneas, sino algunas incumplidas desde hace doscientos años. Las experiencias históricas están a la vista y las realidades también. Allá nos vemos.

La Habana, 10 de enero de 2011


Exigen ante embajada EE.UU en El Salvador castigo a Posada Carriles

San Salvador, 10 ene (PL) La condena al terrorista Luis Posada Carriles por sus crímenes fue exigida hoy ante la embajada de Estados Unidos en esta capital por representantes de organizaciones salvadoreñas.

Dirigentes de la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad por Cuba acudieron a la sede diplomática para entregar una carta dirigida al presidente estadounidense, Barack Obama, para demandar se aplique la justicia a Posada Carriles.

Expresaron su indignación porque el criminal es sólo juzgado por mentir a las autoridades migratorias, en un proceso programado para comenzar este lunes en la ciudad de El Paso, del estado de Texas.

La misiva fue recibida por el diplomático Cornelius Crawling, quien se identificó como agregado de derechos humanos de la embajada.

Nos causa indignación que el sistema judicial estadounidense juzgue por faltas leves al terrorista confeso Luis Posada Carriles, manifiestan en el documento, leído por Miguel Arévalo.

Tras la lectura, el presidente de la Coordinadora, el abogado Raúl Martínez, explicó a Crawling y otros dos diplomáticos que no se identificaron la larga relación de acciones terroristas cometidas por Posada Carriles.

Martínez denunció la complicidad de gobiernos estadounidenses con las actividades de Posada Carriles y otras organizaciones que operan con absoluta libertad en Estados Unidos para atacar a Cuba.

Subrayó que mientras se mantiene esa política, cinco luchadores antiterroristas cubanos continúan injustamente presos en ese país por defender a su patria de esas acciones criminales.

Recordó que Posadas Carriles confesó su participación en la voladura en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados, en la cual murieron 73 personas el 6 de octubre de 1976.

Añadió que admitió también haber organizado una red terrorista en Centroamérica para colocar bombas en hoteles y otras instalaciones turísticas de Cuba a finales de la década de los años 90 pasada.

Crawling respondió que recibió la carta para su trámite y se excusó de hacer declaraciones a los reporteros de varios medios de prensa que acudieron al lugar.

Miembros de la Coordinadora se apostaron frente a la embajada estadounidense con banderas de Cuba y telas con frases en solidaridad con esa nación y la exigencia de libertad de los cinco luchadores antiterroristas.


FMLN: ENERO HEROICO


ENERO HERÓICO

PROGRAMACIÓN

Lunes 10 de Enero

5:00 pm Acto Conmemorativo XXX Aniversario Ofensiva Final

Entrega de medallas pendientes y exposición de Afiches y documental, Centro de Convenciones LA CASONA, Av. Jerusalén.

Sábado 15 de enero de 2011

2:00 pm II Festival Juvenil por la Paz en Plaza Salvador del Mundo

Domingo 16 de Enero

8:30 am acto conmemorativo XVII aniversario Firma de los Acuerdos de Paz, Monumento Cristo de la Paz

Sábado 22 de Enero

4:00 pm Tribuna de Rendición de Cuentas en Honor a Schafik Hándal

Marcha al Cementerio los Ilustres (al terminar tribuna)

Vigilia en el Mausoleo de Schafik, Cementerio los Ilustres.

Lunes 24 de Enero de 2011

7:00 am Guardia de Honor y colocación de Ofrendas en Mausoleo de Schafik, Cementerio los Ilustres.

4:00 pm Inauguración del Monumento Schafik Hándal, Redondel la Gloria, Final Blv. Constitución. Mejicanos


Demandan en El Salvador justicia por crímenes de terrorista Posada Carriles

San Salvador, 10 ene (PL) Organizaciones salvadoreñas demandaron hoy al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se haga justicia por los crímenes cometidos por el terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles.

En una carta dirigida al mandatario, recuerdan que Posada Carriles es responsable de la muerte de 73 personas en un atentado a un avión civil cubano en vuelo, el 6 de octubre de 1976 frente a las costas de Barbados.

El reclamo es presentado por miembros de la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad por Cuba, sus comités y otros sectores sociales ante el inicio de un proceso judicial en la ciudad estadounidense de El Paco contra Posada Carriles.

Expresamos nuestra indignación y reclamo de justicia, puesto que únicamente es acusado de mentir a las autoridades migratorias de su país, afirman los autores de la misiva a Obama.

Apuntan que en el proceso se obvia una demanda de extradición por parte de las autoridades de Venezuela por la responsabilidad de Posada Carriles en la muerte de 73 personas por la voladura del avión en 1976.

Señalan que Posada Carriles planificó los atentados en hoteles y otras instalaciones civiles en Cuba a fines de los años 90 y acciones similares en otros países de América.

Posada Carriles utilizó el territorio centroamericano y en especial este país como base de operaciones, para planificar acciones terroristas tales como el asesinato en masa de civiles indefensos, subrayan.

Recuerdan a Obama que después de huir de la justicia venezolana en los años 80 del siglo pasado, el terrorista "se instaló en El Salvador, apoyado por los escuadrones de la muerte".

Les adiestró, para torturar y asesinar a los luchadores sociales y civiles, abonando tristemente al pasado de muerte y desolación de la sociedad salvadoreña en los tiempos de la guerra civil pasada, afirman.

Añaden que Posada Carriles también contrató y adiestro a terroristas de El Salvador para colocar bombas en hoteles y otras instalaciones cubanas.

Nos causa indignación que el sistema judicial estadounidense juzgue por faltas leves al terrorista confeso Luis Posada Carriles, manifiestan las organizaciones salvadoreñas en su carta a Obama.

Denuncian que mientras esto sucede, cinco luchadores cubanos, Gerardo Hernández, Fernando González, Antonio Guerrero, René González y Ramón Labañino, continúan presos en Estados Unidos por prevenir acciones terroristas. Pedimos entonces, que Luis Posada Carriles sea juzgado como el asesino terrorista y deje en libertad a los cubanos antiterroristas, presos desde 1998, expresan.

El presidente de la Coordinadora, el abogado Raúl Martínez, anunció que la misiva será entregada este lunes en la embajada de Estados Unidos en San Salvador.


COORDINADORA DE SOLIDARIDAD POR CUBA: CARTA A OBAMA ANTE EL JUICIO DE POSADA CARRILES

Hon

Honorable Señor

Barack Obama

Presidente de Estados Unidos de América

Presente

Señor Presidente:

Reciba un respetuoso saludo al Pueblo Estadounidense, en nombre de la Coordinadora Salvadoreña de Solidaridad por Cuba.

Nosotros, miembros de los Comités de Solidaridad, amigos de Cuba y sectores defensores de la democracia y de la autodeterminación de los pueblos, manifestamos desde la República de El Salvador, ante el inicio del juicio del terrorista Luis Posada Carriles, en El Paso, Texas:

Nuestra indignación y reclamo de justicia, puesto que únicamente es acusado de mentir a las autoridades migratorias de su país, pese a tener pendiente una orden de extradición por parte de las autoridades de Venezuela, por su responsabilidad en la muerte de 73 personas a bordo de un avión cubano, que explotó en pleno vuelo en 1976, y de planificar los atentados en hoteles y demás instalaciones civiles en Cuba y en otros países de América.

Posada Carriles utilizó el territorio Centroamericano y en especial nuestro país como base de operaciones, para planificar acciones terroristas tales como el asesinato en masa de civiles indefensos de todas las nacionalidades -inclusive de sus compatriotas-, y el intento de magnicidio del entonces Presidente de Cuba, Fidel Castro Ruz.

Permítanos recordarle, Señor Presidente, que después de huir de la Justicia Venezolana, Luis Posada Carriles, se instaló en El Salvador, apoyado por los escuadrones de la muerte. Les adiestró, para torturar y asesinar a los luchadores sociales y civiles, abonando tristemente al pasado de muerte y desolación de la sociedad salvadoreña en los tiempos de la guerra civil pasada.

En tiempos de paz, continuó reclutando a centroamericanos y en especial a salvadoreños, para montar una guerra sin sentido contra Cuba, como lo muestran las declaraciones de Raúl Ernesto Cruz León, Otto René Rodríguez Llerena y de las recientes declaraciones del condenado Francisco Chávez Abarca, donde muestra el cinismo en que este terrorista adiestró a los compatriotas salvadoreños, los cuales apoyados por el aparato gubernamental mediante el poder político de los gobiernos de ARENA; realizaron todas las operaciones de terrorismo desde El Salvador.

Nos causa indignación que el sistema judicial estadounidense juzgue por faltas leves al terrorista confeso Luis Posada Carriles; mientras 5 cubanos: Gerardo Hernández, Fernando González, Antonio Guerrero, René González y Ramón Labañino siguen presos en cárceles Norteamericanas por prevenir las acciones terroristas de personajes como Posada Carriles que operan en total impunidad en su país.

En tal sentido, Señor Presidente, reclamamos justicia por los centenares de muertos y heridos a causa del terrorista Luis Posada Carriles; y repudiamos, además el carácter de impunidad y soberbia con que las organizaciones paramilitares de Miami celebran y continúan estas apologías de odio y muerte, con la total permisividad del sistema estadounidense.

Pedimos entonces, que Luis Posada Carriles sea juzgado como el asesino terrorista y deje en libertad a los 5 antiterroristas cubanos, presos desde 1998.

No nos queda más que despedirnos y reiterarle nuestra disposición de lucha inclaudicable, por la justicia, la verdad y defensa del pueblo salvadoreño y del cubano; ya que para nosotros la dignidad no tiene fronteras ni distingo de nacionalidades.

Aprovechamos, además, para darle nuestro pésame y encomendar nuestras oraciones a las familias de las víctimas del atentado en Tucson, donde murieron 6 personas, entre ellas, una menor de de edad y el juez federal John Roll; así como también expresamos nuestra preocupación por el estado de salud de la congresista demócrata Gabrielle Giffords de quien esperamos su pronta recuperación.

San Salvador 10 de enero de 2011




Arizona: el M16 abrió fuego

Por Atilio A. Boron *

Tomado de Página 12

El criminal atentado contra la congresista demócrata Gabrielle Giffords y el puñado de gentes que la rodeaba –que hasta ahora se ha cobrado la vida de seis personas, incluyendo la de un juez federal, John M. Roll– pone de manifiesto los alcances del proceso de fascistización en curso en la sociedad norteamericana. Por supuesto, la explicación políticamente correcta que tanto la Casa Blanca como los medios se encargan de difundir rechaza esta interpretación. Lo sucedido es la obra de un “chiflado”, uno más de un venenoso linaje que ya mató a John F. y Robert Kennedy, Martin Luther King y Malcom X, para no citar sino a personalidades altamente significativas de la escena pública estadounidense.

No existe la menor intención de vincular lo ocurrido en Tucson con las tendencias profundas de la sociedad norteamericana que periódicamente afloran cada vez con más virulencia e impacto masivo (McCarthy, Reagan, Bush Jr., ahora el Tea Party) y se cobran nuevas víctimas. Lo mismo ocurrió con los casos anteriores: para prueba ahí está el siniestro Informe Warren –así llamado por el nombre del presidente de la Corte Suprema de Estados Unidos que presidió la comisión investigadora del asesinato de John F. Kennedy– en donde se sostiene que una sola persona, Lee Harvey Oswald, fue el responsable del magnicidio y que no hubo conspiración para perpetrarlo. No es un dato anecdótico recordar que uno de los integrantes de esa comisión era el ex director de la CIA Alan Dulles. Se le encargó al zorro el cuidado del gallinero.

Gabrielle Giffords, que aún lucha desesperadamente por su vida, representa una corriente progresista dentro de los demócratas, algo sumamente peligroso en un estado como Arizona cuya gobernadora, la racista republicana Jan Brewer, promulgó en mayo de 2010 una ley que autoriza a la policía a detener y exigir documentos personales que acrediten su legal condición de residencia a cualquier persona de sospechosa apariencia, léase “latinos”. Giffords se opuso valientemente a esa iniciativa y no sólo eso: en el Congreso apoyó la Ley de Reforma del Sistema de Salud y se manifestó a favor de la reforma migratoria, la investigación con células madres y de las energías alternativas. Es decir, se constituyó en un blanco perfecto para la creciente legión de los fascistas norteamericanos.

Por eso su contrincante en las recientes elecciones parlamentarias, Jesse Kelly, un ex sargento de los marines que mordió el polvo de la derrota en Irak, aparecía en un afiche de campaña empuñando un rifle de asalto M16 e invitando a los electores a vaciar su cargador sobre Giffords (foto). Candidato de la horda de freaks del Tea Party, el nombre de su contendora había aparecido –como lo recuerda Fidel en su “Reflexión” (ver aparte)– en un anuncio patrocinado por Sarah Palin como una de las bancas a conquistar para el movimiento en las elecciones de noviembre pasado. Su distrito, como otros diecinueve, estaba marcado por una mirilla de fusil. Esa descarada apología de la violencia no perturbó el rodaje de las tan alabadas instituciones de la república imperial. El trágico desenlace de tanta violencia era apenas cuestión de tiempo. En una repugnante muestra de hipocresía, el sitio web de Kelly subió el día de hoy un anuncio diciendo que el autor intelectual del crimen elevaba sus rezos por la recuperación de la congresista y las víctimas fatales del incidente. Otro tanto hizo el presidente Obama, incapaz de arbitrar algunas medidas más terrenales para poner fin a la crisis que está destruyendo su país. Con sus rezos no irá demasiado lejos en su empeño.

Hay algunas claves que será preciso explorar para comprender lo ocurrido. En primer lugar, lo más elemental: un país embarcado en una desorbitada militarización internacional requiere cultivar actitudes patrioteras, fanáticas y violentas para sostener ideológicamente desde adentro sus planes de conquista militar. El problema es que luego es imposible evitar que esas cualidades se trasladen al espacio doméstico, lo que imposibilita establecer un ámbito de debate sereno y racional en la política nacional. Esto lo advirtió Tocqueville hace más de un siglo y medio, y es más cierto hoy que ayer. No fue casual que Kelly haya propuesto vaciar el cargador de su M16 sobre Giffords. Alguien tomó nota de ese mensaje y lo hizo.

Segundo: el papel de los medios en Estados Unidos –y en especial de la cadena Fox– que, salvo contadas excepciones, permanentemente alimentan el racismo, el fanatismo, la intolerancia y la violencia ante la indiferencia de las instituciones, que deberían regular el ejercicio de la libertad de prensa y que no lo hacen so pretexto de defender la sacrosanta propiedad privada y la libertad de expresión, aunque ésta sea utilizada para incitar al magnicidio.

Tercero, la crisis económica que, como es sabido, estimula toda clase de conductas antisociales tendientes a criminalizar e incluso satanizar al otro, al diferente. Un país en donde los pobres se empobrecen cada día más y los sectores medios bajos sienten que se hunden en la pobreza, mientras contemplan que una minoría se enriquece escandalosamente, crea un caldo de cultivo inigualable para la aparición de comportamientos y actitudes aberrantes que, rápidamente, serán juzgadas como normales. Por ejemplo, vaciar simbólicamente un cargador de un M16 en un adversario político. Las consecuencias están a la vista.

* Politólogo.


Transmitirá Cubavisión programa especial que aporta nuevas pruebas contra Posada Carriles

Cubavisión y Cubavisión Internacional transmitirán hoy lunes, a partir de las 8:30 p.m., un reportaje especial que aporta nuevas revelaciones sobre las acciones terroristas de Luis Posada Carriles, autor intelectual de la voladura de un avión civil cubano y de la cadena de explosiones en centros turísticos cubanos en 1997.

El programa, elaborado como parte de la serie "Las Razones de Cuba", comprende declaraciones de Francisco Chávez Abarca, salvadoreño condenado recientemente en La Habana a 30 años de privación de libertad por el delito de terrorismo. El material televisivo incluye la intervención de peritos y testigos cubanos en el proceso judicial que tuvo lugar los días 20 y 21 de diciembre pasado en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana.

Luis Posada Carriles comparece a partir de este martes en un juicio en El Paso, Texas, para enfrentar cargos por mentir a las autoridades migratorias norteamericanas, acerca de cómo entró ilegalmente en territorio de Estados Unidos.

Para obtener más información, consulte el sitio web "Las Razones de Cuba", en la dirección http://www.razonesdecuba.cubadebate.cu/


Reflexiones del Compañero Fidel: Sin violencia y sin drogas

Ayer analicé el atroz acto de violencia contra la congresista norteamericana Gabrielle Giffords, en el cual 18 personas fueron alcanzadas por las balas; seis murieron y otras 12 fueron heridas, varias de suma gravedad, entre ellas la congresista, con un balazo en la cabeza, dejando al equipo médico sin otra alternativa que tratar de preservarle la vida y evitar en lo posible las secuelas de la criminal acción.

La niña de nueve años que murió había nacido el mismo día que las Torres Gemelas fueron destruidas, y era destacada en su escuela. La madre declaró que había que poner fin a tanto odio.

A mi mente acudió una dolorosa realidad, que seguramente preocuparía a muchos norteamericanos honestos que no hayan sido envenenados por la mentira y el odio. ¿Cuántos de ellos conocen que América Latina es la región del mundo con la mayor desigualdad en la distribución de las riquezas? ¿Cuántos han sido informados de los índices de mortalidad infantil y materna, perspectivas de vida, atención médica, trabajo infantil, educación y pobreza prevalecientes en los demás países del hemisferio?

Me limitaré solo a señalar el índice de violencia a partir del hecho detestable que tuvo lugar ayer en Arizona.

Señalé ya que cada año cientos de miles de emigrantes latinoamericanos y caribeños que perseguidos por el subdesarrollo y la pobreza se trasladan a Estados Unidos son arrestados, muchas veces separados incluso de familiares allegados y devueltos a los países de origen.

El dinero y las mercancías pueden cruzar libremente las fronteras, repito; los seres humanos, no. Las drogas y las armas cruzan en cambio sin cesar en una y otra dirección. Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas en el mundo y, a la vez, el mayor suministrador de armas, simbolizadas con la mirilla publicada en el sitio web de Sarah Palin o el M-16 exhibido en los carteles electorales del ex marino Jesse Kelly con el mensaje subliminal de disparar el peine completo.

¿Conoce la opinión pública de Estados Unidos los niveles de violencia en América Latina, asociada a la desigualdad y la pobreza?

¿Por qué no se divulgan los datos pertinentes?

En un artículo del periodista y escritor español Xavier Caño Tamayo, publicado en el sitio web ALAI, se ofrecen datos que los norteamericanos debieran conocer.

Aunque su autor es escéptico acerca de los métodos utilizados hasta hoy para vencer el poder acumulado por los grandes narcotraficantes, su artículo aporta datos de incuestionable valor que trataré de sintetizar en unas pocas líneas.

“…el 27% de muertes violentas del mundo se da en Latinoamérica, aunque su población no llega al 9% del total del planeta. En los últimos 10 años, 1.200.000 personas han muerto violentamente en la región.

“Violentas favelas ocupadas por la policía militar; matanzas en México; desaparecidos forzosos; asesinatos y masacres en Colombia [...] La mayor tasa de asesinatos del mundo se da en América Latina.”

“¿Cómo explicar tan terrible realidad?”

“La respuesta la proporciona un estudio reciente de la Fundación Latinoamericana de Ciencias Sociales. El informe muestra cómo la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades son los fundamentos principales de la violencia, aunque el narcotráfico y el tráfico de armas ligeras actúen como aceleradores de la criminalidad asesina.”

“Según la Organización Iberoamericana de la Juventud, la mitad de los más de 100 millones de jóvenes de 15 a 24 años latinoamericanos no tiene trabajo ni posibilidades de tenerlo. [...] según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la región tiene uno de los más altos índices de empleo informal en jóvenes, además de que uno de cada cuatro jóvenes latinoamericanos no trabaja ni estudia.”

“Según la CEPAL, en los últimos años la pobreza y la pobreza extrema en América Latina han afectado y afectan a un 35% de la población. Casi 190 millones de latinoamericanos. Y, según la OCDE, unos 40 millones más de ciudadanos han caído o caerán en la pobreza en América Latina antes de acabar este 2010.”

“Según Naciones Unidas, hay pobreza cuando las personas no pueden satisfacer, para vivir con dignidad, necesidades básicas: alimentación suficiente, agua potable, vivir bajo techo digno, atención sanitaria esencial, educación básica… El Banco Mundial cuantifica esa pobreza añadiendo que es pobre extremo quien malvive con menos de un dólar y cuarto al día.”

“Según el Informe sobre la riqueza mundial 2010, publicado por Capgemini y Merrill Lynch, las fortunas de los latinoamericanos ricos [...] crecieron un 15% en 2009. [...] en los últimos dos años las fortunas de los latinoamericanos ricos crecieron más que las de cualquier región del mundo. Son 500.000 ricos, según el informe de Capgemini y Merrill Lynch. Medio millón contra 190 millones. [...] si pocos atesoran mucho, muchos carecen de todo.”

“…hay otras razones para explicar la violencia en América Latina [...] pobreza y desigualdad siempre tiene que ver con la muerte y el dolor. [...] ¿acaso es casualidad que [...] el 64% de los ocho millones de muertes por cáncer en el mundo se den en las regiones de ingresos más bajos, a las que, por cierto, sólo se dedica el 5% del dinero contra el cáncer?

“De corazón y mirándonos a los ojos, ¿podría usted vivir con un dólar y cuarto al día?”, concluye su análisis Xavier Caño.

Las noticias sobre la matanza de Arizona ocupan hoy los principales comentarios de los medios norteamericanos de prensa.

Los especialistas del Centro Médico de la Universidad de Arizona, en Tucson, se muestran cautamente optimistas. Elogiaban la tarea del personal de socorro, que permitió intervenir a la congresista 38 minutos después del disparo. Tales datos se conocían a través de Internet entre las 6 y 7 de la tarde de hoy.

Según ellos, “la bala penetró por la parte frontal muy próxima a la masa encefálica, por el lado izquierdo de la cabeza.”

“Puede seguir instrucciones simples, pero sabemos que la inflamación cerebral provocaría un giro desfavorable”, afirmaron.

Explican los detalles de cada uno de los pasos que han dado para controlar la respiración y disminuir la presión en el cerebro. Añaden que la recuperación podría durar semanas o meses. Los neurocirujanos en general, y las especialidades asociadas a esta disciplina, seguirán con interés las informaciones que de ese equipo emanen.

Los cubanos siguen de cerca todo lo que se relaciona con la salud, suelen estar bien informados y se alegrarán también del éxito de esos médicos.

Del otro lado de la frontera sabemos los extremos a que ha llegado la violencia en los Estados mexicanos cercanos, donde también hay excelentes médicos. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en que las mafias del narcotráfico, equipadas con las más sofisticadas armas de la industria bélica de Estados Unidos, penetran en los salones de operaciones para rematar.

La mortalidad infantil de Cuba es menos de 5 por cada mil nacidos vivos; y las muertes por actos de violencia, menos de 5 por cada cien mil habitantes.

Aunque lastima nuestra modestia, constituye un amargo deber consignar que nuestro bloqueado, amenazado y calumniado país, ha demostrado que los pueblos latinoamericanos pueden vivir sin violencia y sin drogas. Pueden incluso vivir, y así ha ocurrido durante más de medio siglo, sin relaciones con Estados Unidos. Esto último, no lo hemos demostrado nosotros; lo demostraron ellos.













Fidel Castro Ruz

Enero 9 de 2011

7 y 56 p.m.