jueves, 30 de diciembre de 2010

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 31 DE DICIEMBRE DE 2010

AUDIO

Concluye ya este 2010 que en El Salvador será recordado como el de la reafirmación de la amistad y solidaridad con Cuba. Hemos asistido a eventos y conocido de acontecimientos que evidencian cada vez más la participación de los salvadoreños en actividades culturales, deportivas y políticas dedicadas a la Mayor de las Antillas.

De la misma manera se ha incrementado la llegada al país de personalidades cubanas pertenecientes a diferentes disciplinas, ya sea para hacer ponencias de temáticas diversas, como también para participar en encuentros de solidaridad con Cuba, que igualmente se han multiplicado en el transcurrir del año; entre ellos citaríamos la celebración del Tercer Congreso de Solidaridad por Cuba, efectuado en el campus de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”, UCA, y que fue clausurado el 4 de septiembre con la presencia del Vicepresidente de la República y Ministro de Educación, Salvador Sánchez Cerén, así como diputados y ex combatientes del FMLN, familiares de salvadoreños estudiantes en Cuba, y otros invitados.

Por el lado cubano destacó en ese evento la presencia de Rosa Aurora Freijanes, esposa de Fernando González Llort, y el coronel Roberto García, padre del comandante Feliciano, combatiente salvadoreño del FMLN caído en tiempos del conflicto armado, quienes participaron junto a delegados del Instituto de Amistad con los Pueblos, ICAP, y miembros de la representación diplomática acreditada en el país, en el desarrollo de la clausura del Congreso.

Asimismo, citamos como presencia especial en otras fechas, la visita de Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, y del eminente cardiólogo, doctor Eduardo Rivas Estany, quien participó en el Congreso Salvadoreño de cardiología de finales de agosto. A ellos habría que agregar otros científicos y especialistas de diversas áreas del conocimiento que aportaron sus experiencias a los salvadoreños; como también una nutrida delegación deportiva integrada por glorias cubanas, que llegó al país recientemente.

A este clima de intercambio multilateral de pueblo a pueblo, hay que recordar la visita oficial a Cuba del presidente salvadoreño, Mauricio Funes, en respuesta a invitación que previamente le había girado el presidente de Cuba, general de ejército, Raúl Castro Ruz.

Sin duda ese acontecimiento deriva en excepcional por ser la primera visita a la Isla de un mandatario salvadoreño, que ocurre luego de la reapertura de relaciones diplomáticas plenas el 1 de junio de 2009, a pocas horas de la toma de posesión presidencial. A los beneficios mutuos de ese encuentro, y la firma de tratados de cooperación e intercambio por ambos, también se suma la experiencia vivida por empresarios y políticos salvadoreños que por primera vez viajaban a Cuba, y sobre todo, la de periodistas de diversos medios que pudieron realizar su trabajo con envíos diarios, incluidos contactos en directo, y en los que destacaron su sorpresa por encontrar una realidad distinta a la que por decenas de años se había saturado malintencionadamente en el país, por parte de los enemigos de la revolución.

Por todo lo acá recordado se confirma la trascendencia de este 2010 que está concluyendo en el fortalecimiento de los lazos que siempre han unido a los pueblos cubano y salvadoreño.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


2010 HA SIDO UN RETO, 2011 LO SERA EL DOBLE EN EL CAMINO HACIA EL CAMBIO

Comité FMLN en Suecia

En comentarios de fin de año con amigos, estuvimos de acuerdo, que para una gran mayoría de salvadoreños cada día representa un reto de sobrevivencia en la diaria lucha por encontrar; como diría un religioso, el pan nuestro de cada día.

Esto es así, para los segmentos sociales de pequeños y medianos empresarios y capas medias para abajo, que con ingresos y salarios inapropiados e incluso exiguos, con malabares logran cubrir sus necesidades a fin de mes. Aún más difícil la tienen los que vedados de un trabajo fijo se desempeñan en lo que eufemísticamente se llama trabajo informal, que en realidad esconde el desempleo que galopa sobre la cabeza de la mitad de la población salvadoreña.

Esto tiene a la base la crisis global de la que El Salvador no escapa, pero en esencia es la herencia de los desgobiernos de derecha que impulsando políticas neoliberales privatizaron los recursos nacionales y pusieron en manos de transnacionales y privadas, rubros estratégicos como la telecomunicación, la energía, la banca, destruyeron el tejido agrícola y otros no menos importantes, como la educación y la salud han sido sujetos de mercado, pudiendo acceder a estos en calidad, quien mejor puede pagar. Así mismo la migración se convirtió en alternativa para millones de salvadoreños que hoy viviendo afuera, se han convertido en el único sostén seguro para la familia que le queda en el país, con las remesas familiares.

Este ha sido el panorama por el que el programa del FMLN con el Gobierno del Cambio, es el elemento más esperanzador para millones de compatriotas en el camino por revertir esta deformación social que afecta al 90% de los salvadoreños.

Por desgracia la realidad económica nacional es una gran limitante para imprimirle celeridad a la inversión social y la deuda, según analistas económicos, se estima que más del 60% del ingreso al fisco se destina a pago de intereses de deuda externa. Con el resto muy poco se puede hacer.

No obstante el 2010 ha sido un reto en donde la voluntad política ha priorizado la inversión social en rubros sensibles como educación, salud y seguridad. Los paquetes escolares han a la fecha beneficiado a 1 millón 367 mil 611 estudiantes desde parvulario hasta educación básica. Se ha iniciado la campaña contra el analfabetismo que en El Salvador alcanza el 17%; o sea que este esfuerzo está proyectado a favorecer a cerca de 700 mil personas mayores que no saben leer ni escribir.

En salud, el deterioro del Sistema ha sido tal que el gran proyecto del Gobierno del Cambio es transformar todo el Sistema y convertirlo en Sistema Único de Salud. En ese camino se ha empezado la reestructuración procurando llevar la salud al ciudadano y para ello se han comenzado a implementar los Equipos Comunitarios de Salud Familiar (ECOS) en los municipios más pobres y deprimidos del país. Este esfuerzo requerirá de 14000 nuevos profesionales de la salud, entre médicos, técnicos y promotores, para cubrir todo el territorio nacional.

La lucha contra la delincuencia, este año ha tenido a su base el fortalecimiento institucional de los entes encargados del combate a esta lacra, así como también la depuración de las instancias que al estar contaminadas y penetradas por el crimen, hacen inviable cualquier plan para llevar seguridad y justicia al ciudadano; llámense estas Policía, Fiscalía, Sistema Judicial y Penitenciario y otros colaterales.

Incluso la Fuerza Armada ha desarrollado un rol importante en la colaboración en tareas de seguridad pública, el 2010 se ha avanzado y zonas que antes estaban secuestradas por las pandillas, son hoy zonas recuperadas para sus habitantes. Comparativamente con el 2009 la PNC reporta una reducción del 14% en robos, las extorciones en un 13% y los homicidios en un 9%. Estos son resultados positivos que se relacionan con la implementación de nuevos métodos y estrategia del Gobierno del Cambio. Así mismo la aplicación de la Ley de proscripción de pandillas y delincuencia organizada será un instrumento importante para que por medio del estado de derecho se facilite el combate contra esta lacra social.

A nivel legislativo, en un ambiente que muchas veces ha sido ambivalente por el regateo de la derecha, se ha avanzado, pero están pendientes de aprobación una serie de leyes, tales como la Ley de Medicamentos y Productos Sanitarios, que le otorgue al Ministerio de Salud la potestad de decidir sobre cuales, que calidad y que precios tienen las medicinas que entran al país.

El pacto fiscal que garantice una imposición real y proporcional que le de fondos al Estado para que el gobierno realice su proyecto es un instrumento necesario a implementar el 2011

Esta será naturalmente, una parte, pues la renegociación de la deuda Externa debe de ser parte de la agenda económica; pues el país no puede recolectar solo para pagar renta. Amen que es necesario ver al Sur como elemento a asociar para nuestro desarrollo y transformación social dejando la dependencia casi absoluta que de entes crediticios como el FMI el BM y sus congéneres ha tenido El Salvador, cuyos condicionantes en vez de ayudarnos a encontrar nuestro propio desarrollo, nos ha convertido en piezas del neocolonialismo ejercido por las transnacionales.

El 2011 será pues, un reto duplicando al esfuerzo del 2010 en donde el gobierno y el FMLN tienen que unir esfuerzos para avanzar en el cambio e implementar la democracia participativa; pero sobre todo es un reto para toda la sociedad salvadoreña que con su participación y exigencias haga posible el cumplimiento del programa de gobierno 2009-2014.


SALUDO DE FMLN-SUECIA



El ICAP les desea un Feliz 2011



ESPERANZAS DESVANECIDAS

Por Manuel E. Yepe

Comienza el año 2011 con las esperanzas que en América Latina y el Caribe despertó la elección en la presidencia de los Estados Unidos de Barack Obama literalmente esfumadas en menos de la mitad del tiempo de su mandato.

Los cambios en la política exterior de la superpotencia hacia sus vecinos del Sur no se han producido y, por el contrario, lo que se ha apreciado hasta la conclusión del segundo año de su período de gobierno ha dejado una intensa frustración, sólo comparable con el descenso de la popularidad del Presidente en su propio país.

El apoyo al golpismo en Honduras, la continuidad del boqueo contra Cuba, el recrudecimiento de la política contra inmigrantes, la reiteración del trato prepotente y altanero a los líderes de la región y la sostenida hostilidad para con los gobernantes que con mayor insistencia reivindican la independencia de sus naciones, son apenas algunos de los hechos y circunstancias que motivan el desengaño latinoamericano.

Se considera que la cúpula del poder estadounidense -la que actúa por encima de los partidos y las instituciones del gobierno y el Estado- promovió o aceptó el ascenso a la primera magistratura del país de alguien que rompía muchos esquemas que habían sido inviolables en la historia de la unión norteamericana, porque la superpotencia enfrentaba una muy crítica situación que requería, así en lo interno como en lo externo, de urgentes medidas extremas para salvar al imperio y al sistema capitalista.

Obama habría sido llamado a realizar para Estados Unidos lo que hiciera Franklin Delano Roosevelt en los años 30 del pasado siglo: un sacrificio imprescindible de muchos valores y principios de la clase dominante en aras de las proyecciones hegemónicas del país y la salvación del capitalismo a escala global.

Puede uno imaginarse cuánta resistencia habrá generado en esos sectores la aceptación de un presidente que, por motivos de su procedencia social, raza, religión e incluso de edad, no encajaba en los estándares fijados por el consenso de la élite. Sin dudas habrá sido necesario superar innumerables contradicciones entre los más ricos y poderosos.

Tales contradicciones pudieran ser la razón por la que, sin permitir al nuevo mandatario ejercer su administración por el tiempo necesario para mostrar a sus electores (y también al mundo ávido de un Estados Unidos diferente) la voluntad de cumplir sus compromisos de campaña, las partes que integran la cumbre comenzaron a exigir continuidad de las acciones y políticas convenientes a sus intereses particulares, amenazados por el discurso electoral del nuevo líder “diferente” que habían apoyado con propósitos de salvación.

Ese sería el motivo de las reiteradas contradicciones que, muy temprano en el gobierno de Barack Obama, se apreciaron entre lo que decía el Presidente y las acciones de sus subordinados.

Se recuerdan, por ejemplo, los reiterados anuncios incumplidos de Barack Obama sobre el próximo desmontaje del centro de torturas a prisioneros instalado por Estados Unidos en la base naval de la bahía de Guantánamo, impuesta hace un siglo a la Isla cuando ésta se hallaba ocupada militarmente por el entonces naciente imperio.

Llamó la atención latinoamericana la reprobación del golpe de Estado en Honduras por Obama, inmediatamente desvirtuada por las acciones de su Cancillería y su embajador en Tegucigalpa.

El depuesto presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, actual Coordinador del Frente Nacional de Resistencia Popular, valoró recientemente de “paradójico” que Estados Unidos reconozca el delito que significó el Golpe de Estado “pero calle ante la persecución de los golpistas contra los 187 exiliados y promueva el olvido de todas las fechorías cometidas por asesinos convertidos en dictadores”. El líder hondureño llamó a Estados Unidos a “actuar sin ambigüedades para no seguir contribuyendo a complicar una tragedia que ha costado muchas vidas, dejado muchos huérfanos y provocado tanto dolor en la resistencia y en el pueblo hondureño”.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quien concluyó su segundo período de gobierno con el aval de disfrutar de una popularidad más amplia que la que tenía al asumir por primera vez la jefatura del Estado en su enorme país, declaró su decepción por el hecho de que bajo la gestión de Obama nada haya cambiado en la relación de Estados Unidos con América Latina.

Con mucha razón ha lamentado en declaraciones recientes el ex presidente Lula da Silva que Barak Obama no haya comprendido la necesidad de un cambio de visión en la política estadounidense con relación a América Latina.

Ya son pocos los que en el mundo esperan que la actuación de Obama en la presidencia de Estados Unidos le depare un segundo mandato en 2012. Las fuerzas más sanas de Norteamérica y del mundo lo lamentarán con indignación porque significará el regreso al poder de la ultraderecha guerrerista, o con lástima por una figura política que fue capaz de generar tantas esperanzas de hacer de Estados Unidos una potencia mundial compatible con un mundo de paz y respeto para todos los pueblos y naciones.

La Habana, Diciembre 2010.


Reflexiones del Compañero Fidel: El principal estímulo a nuestros esfuerzos

Fue tan impactante el reportaje gráfico de la periodista Gladys Rubio sobre la epidemia de cólera en Haití, publicado en la “Mesa Redonda” de ayer, que decidí posponer para hoy miércoles la Reflexión que anuncié el lunes. La misma se proponía analizar, desde otro ángulo, el dramático golpe que significó para el pueblo haitiano el terremoto del 12 de enero de este año, al que siguió, en menos de 10 meses, una epidemia generalizada de cólera y un huracán.

Tales hechos tenían lugar en un país que había sido víctima de los conquistadores, del colonialismo y la esclavitud. Su población autóctona había sido eliminada por la conquista y la búsqueda forzosa de oro.

La nación haitiana tiene como raíz los cientos de miles de seres humanos arrancados de África por los comerciantes europeos de esclavos, y vendidos a los agricultores esclavistas de Haití para producir café, azúcar y otras mercancías tropicales con las cuales suministrar los emergentes mercados capitalistas.

El pueblo de Haití protagonizó, en los primeros años del siglo XIX, la primera revolución social en la historia de este hemisferio; fue fuente de inspiración y punto de apoyo en armas para los que llevaron a cabo la proeza de liberar Suramérica del dominio español.

Nuestra solidaridad con el pueblo de Haití tiene doble raíz: nace de nuestras ideas, pero también de nuestra historia.

Después de la revolución social que allí tuvo lugar, el colonialismo español convirtió a Cuba, donde también incontables africanos habían sido arrancados del África y vendidos como esclavos, en la principal suministradora de café, azúcar y otros productos tropicales.

Como consecuencia de ese proceso, cuando las colonias españolas de Sur y Centroamérica se independizaron en cruenta y heroica lucha, la colonia cubana aportaba a la metrópoli española más ingresos netos que el conjunto de aquellos países antes de que los mismos se independizaran, un hecho que influyó decisivamente en el destino de nuestra Patria a lo largo de casi dos siglos que transcurrieron posteriormente.

Hace dos días explicaba cómo surgió la cooperación médica con Haití, la cual nos llevó a la formación de cientos de jóvenes médicos de ese hermano país y al envío de una fuerza de profesionales cubanos de la salud. No se trata de algo que surgiera por azar.

Tampoco nos sorprenden los esfuerzos de Estados Unidos y Europa por desinformar, ocultar y mentir sobre los móviles de la conducta de Cuba.

Un conocido periódico británico, The Independent, con incuestionable prestigio en los medios liberales de Gran Bretaña -aunque no disfruta el privilegio que Wikileaks concedió a The Guardian y otros cuatro conocidos órganos de prensa, que consultaron con Washington los puntos más sensibles de la información recibida- publicó, hace tres días, un atrevido artículo de la periodista Nina Lakhani, titulado “Médicos cubanos en Haití ponen al mundo avergonzado”. Es el asunto que deseaba analizar, por la osadía con que llama a las cosas por su nombre en ese tema, aunque ello no implica que comparta cada una de sus apreciaciones sobre las motivaciones que determinaron nuestra conducta. Lo explicaré usando el texto de la traducción y de forma tan sintética como sea posible.

“Son los verdaderos héroes -dice- del desastre del terremoto de Haití, la catástrofe humana a las puertas de Estados Unidos frente a la cual Barack Obama prometió una monumental misión humanitaria de los EE.UU para aliviarla. Sin embargo, los héroes de los que hablamos son ciudadanos del archi-enemigo de los Estados Unidos, Cuba, cuyos médicos y enfermeras han hecho que los esfuerzos de Estados Unidos sean motivo de sonrojo.

“Una brigada médica de 1 200 cubanos está funcionando en todo Haití, devastado por el terremoto e infectado por el cólera, como parte de la misión médica internacional de Fidel Castro, que ha ganado al Estado socialista muchos amigos, pero poco reconocimiento internacional.”

“…los organismos de ayuda internacional estaban solos en la lucha contra la devastación que mató a 250 000 personas y había dejado sin hogar a cerca de 1,5 millones. [...] profesionales de la salud cubanos han estado en Haití desde 1998, [...] en medio de la fanfarria y la publicidad en torno a la llegada de la ayuda de los Estados Unidos y el Reino Unido, centenares de nuevos médicos, enfermeras y terapeutas cubanos llegaron sin que nadie los mencionara apenas…”

“Estadísticas publicadas la semana pasada muestran que los médicos cubanos, trabajando en 40 centros a través de Haití, han tratado más de 30 000 pacientes de cólera desde octubre. Son el mayor contingente extranjero, tratando alrededor del 40 por ciento de todos los pacientes de cólera. Otro lote de médicos de la Brigada cubana ‘Henry Reeve’, un equipo de especialistas para desastres y emergencias, llegó recientemente cuando se hizo evidente que Haití estaba luchando por hacer frente a la epidemia que ya ha matado a cientos.”

“…Cuba ha formado a 550 médicos haitianos gratuitamente en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), una de las más radicales iniciativas médicas del país. Otros 400 actualmente están siendo preparados en la escuela, que ofrece educación gratuita -incluyendo libros gratis y un poco de dinero de gasto- a cualquiera lo suficientemente calificado, que no pueda permitirse estudiar medicina en su propio país.

“John Kirk es un profesor de estudios de América Latina en la Universidad de Dalhousie, en Canadá, que investiga sobre los equipos médicos internacionales de Cuba. Él dijo: ‘la contribución de Cuba en Haití es como el secreto más grande del mundo. Son apenas mencionados, a pesar de que están haciendo mucho del trabajo pesado’.

“Esta tradición se remonta a 1960, cuando Cuba envió a un puñado de médicos a Chile, golpeado por un fuerte terremoto, seguido por un equipo de 50 a Argelia en 1963. Esto fue cuatro años después de la revolución, que vio a casi la mitad de los 7 000 médicos del país [...] partir para los Estados Unidos.”

“…El programa más conocido es la Operación Milagro, que comenzó con oftalmólogos tratando a enfermos de cataratas en empobrecidos pueblos venezolanos a cambio de petróleo. Esta iniciativa ha restaurado la visión de 1,8 millones de personas en 35 países, incluido la de Mario Terán, el sargento boliviano que mató a Che Guevara en 1967.

“La Brigada ‘Henry Reeve’, rechazada por los estadounidenses después del huracán Katrina, fue el primer equipo en llegar a Pakistán tras el terremoto de 2005 y el último en salir seis meses más tarde.”

“…de acuerdo con el profesor Kirk. ‘…También es una obsesión de Fidel y le gana votos en las Naciones Unidas’.

“Una tercera parte de los 75 000 médicos de Cuba, junto con otros 10 000 trabajadores de la salud, están trabajando actualmente en 77 países pobres, incluyendo El Salvador, Malí y Timor Oriental. Esto deja aún en Cuba un médico por cada 220 personas, una de las tasas más elevadas del mundo, [...] uno para cada 370 en Inglaterra.

“Dondequiera que se les invita, los cubanos aplican su modelo integral centrado en la prevención, visitando familias en sus casas, monitoreando proactivamente la salud infantil y materna. Esto ha producido ‘resultados sorprendentes’ en partes del Salvador, Honduras y Guatemala, bajando las tasas de mortalidad infantil y materna, reduciendo las enfermedades infecciosas y dejando detrás a los trabajadores locales de salud mejor capacitados, de acuerdo con la investigación del profesor Kirk.

“La formación médica en Cuba dura seis años -un año más que en el Reino Unido- [...] cada graduado trabaja como un médico de familia durante tres años como mínimo.”

“Este modelo ha ayudado a Cuba para lograr algunas de las mejoras de salud más envidiables de todo el mundo, a pesar de gastar sólo 400 dólares por persona el año pasado en comparación con 3 000 en el Reino Unido y 7 500 dólares en los Estados Unidos, de acuerdo con las cifras de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo.

“La tasa de mortalidad infantil, una de las medidas más confiables de la salud de la nación, es 4,8 por 1 000 nacidos vivos, comparable con el Reino Unido y menor que los Estados Unidos. Sólo el 5 por ciento de los bebés nacen con bajo peso, un factor crucial para la salud a largo plazo…”

“Imti Choonara, un pediatra de Derby [...] que participa en talleres anuales en la tercera ciudad de Cuba, Camagüey, afirma: ‘La Salud en Cuba es fenomenal y la clave es el médico de familia, [...] se enfoca en la prevención… La ironía es que los cubanos llegaron al Reino Unido después de la Revolución para ver cómo funcionaba el NHS (Sistema Nacional de Salud). Ellos tomaron lo que vieron, lo refinaron y desarrollaron; mientras tanto, nosotros nos movemos hacia el modelo estadounidense’.

“…el embargo norteamericano [...] impide a muchas de las compañías estadounidenses comerciar con Cuba y persuade a otros países a seguir su ejemplo. El informe de 2009/10 incluye fármacos para el cáncer infantil, VIH y artritis, algunos anestésicos, así como los productos químicos necesarios para diagnosticar infecciones y preservar órganos.”

“…los cubanos están inmensamente orgullosos y apoyan su contribución en Haití y otros países pobres, encantados de estar golpeando por encima de su peso en la escena internacional…”

“La formación médica es otro ejemplo. Actualmente hay 8 281 estudiantes de más de 30 países enrolados en la ELAM, que el mes pasado celebró su aniversario 11. El Gobierno pretende inculcar un sentido de responsabilidad en los estudiantes con la esperanza de que trabajarán dentro de sus propias comunidades pobres durante al menos cinco años.

“Damien Joel Suárez, 27 años, un estudiante de segundo año de Nueva Jersey, es uno de los 171 estudiantes norteamericanos; ya se han graduado 47. Él rechaza las acusaciones de que la ELAM es parte de la maquinaria de propaganda cubana. ‘Por supuesto, el Che es un héroe aquí, pero no estás obligado a reverenciarlo’.”

No todas las cosas que se afirman sobre Cuba son favorables. El artículo contiene igualmente críticas, varias de las cuales compartimos, y en ocasiones somos, incluso, más severos que The Independent. Se habla en él de bajos salarios y escaseces. Con independencia de nuestros errores, no se menciona el hecho de que a lo largo de más de 50 años de bloqueo, agresiones y amenazas, nuestro país ha sido obligado a invertir enormes energías, tiempo y recursos para resistir los embates del imperio más poderoso que ha existido en la historia.

No obstante, es admirable la sinceridad y claridad con que Nina Lakhani expone, y The Independent publica, ese valiente artículo sobre lo que significa para el sufrido pueblo de Haití una tragedia que en su primera etapa ha costado ya la vida de casi 3 000 víctimas, entre niños, jóvenes y adultos, muchos de los cuales sufren desnutrición y otros azotes de salud, sin que a veces dispongan de leña para hervir el agua que consumen.

Las noticias llegadas de ese hermano país informan que hasta hoy miércoles 29 otras 717 personas habían sido atendidas por la Misión Médica Cubana. No se reportan fallecidos en cinco días consecutivos. La tasa de letalidad entre los asistidos por Cuba, que ascienden ya a 48 931, se redujo a 0.55%. La cifra oficial de ciudadanos afectados por la enfermedad ascendía a 130 534, y la de fallecidos a 2 761 para una tasa de 2.1%. Se lucha para que métodos más eficientes se apliquen en todos los centros que combaten la epidemia. Los Grupos de Penetración de la Brigada “Henry Reeve” -cubanos, latinoamericanos y haitianos graduados de la ELAM- se elevan ya a 42, y pueden penetrar en cualquiera de las subcomunas más aisladas de Haití. Cuentan además con 61 unidades de atención al cólera.

El esfuerzo de nuestro país en favor de la salud humana, que comenzó desde el triunfo mismo de la Revolución, como expresa el artículo publicado por The Independent, se puede apreciar en el hecho de que el próximo año se graduarán en la República Bolivariana de Venezuela 8 000 médicos que fueron capacitados en la teoría y en la práctica con la cooperación de los especialistas cubanos de la salud. Venezuela también alcanzará niveles de salud que la ubicarán entre las primeras del mundo. Tan alentadores resultados constituyen el principal estímulo a nuestros esfuerzos.













Fidel Castro Ruz
Diciembre 29 de 2010
8 y 07 p.m.

CAMINO AL CONGRESO XIV- CUBA: INVERTIR SIN ARRIESGAR

Jorge Gómez Barata

En las reflexiones sobre la coyuntura y la estrategia económica promovida por el examen de los Lineamientos del Desarrollo Económico y Social en Cuba, conviene tener en cuenta ciertos hechos que, a pesar de ser evidentes, a veces se pasan por alto.

Una empresa eficiente multiplica el dinero invertido en ella; una ineficiente lo consume. Cuando un organismo deforme crece, con él crece la deformidad, con la economía ocurre exactamente lo mismo. Una de las maneras en que se expresan en la economía las deformidades son las inconsistencias estructurales. De algún modo tales certezas están presentes en los 13 ítems relacionados con la política inversionista en Cuba.

A diferencia de otras criaturas, los seres humanos unen al instinto de conservación un raciocinio y un talento que les permite calcular sus pasos, prever sus consecuencias e incluso administrar los riesgos para, aun en las empresas más audaces, tener suficientes razones para creer en el éxito.

La única duda que en 1492 tuvo Cristóbal Colón era la duración del viaje; de no haber encontrado territorio alguno hubiera regresado al punto de partida aunque desde una dirección opuesta. Desde el inicio el viaje a la luna fue proyectado como un paseo de ida y regreso.

Aunque en la terminología económica suelen utilizarse términos como: “inversiones de riesgo” “joint venture” y otros análogos, en realidad se trata de metáforas. El capital es conservador y el dinero cobarde; cuando los riesgos superan las expectativas de éxito se esconden en las bóvedas de los bancos o en el fondo de los bolsillos. Si bien en ciertas acciones económicas existen márgenes de incertidumbre, excepciones aparte, nunca son acciones impensadas o suicidas. Ninguna inversión y mucho menos las millonarias son literalmente aventuras.

Si fuera una criatura, el capital de inversión tendría un sexto sentido que le permitiría ir allí donde las probabilidades de triunfar son más seguras y los márgenes de rentabilidad más altos. En términos prácticos los inversionistas calculan el precio y la calificación de la mano de obra, las facilidades de la infraestructura, el acceso a los mercados, la rigidez de las legislaciones locales y los incentivos fiscales. El capital se moviliza hacía las zonas y actividades más eficientes. Quien crea que Estados Unidos pierde al trasladar puestos de trabajo a la India, China o México está equivocado; la buena noticia es que los países receptores también ganan; todo depende de la coherencia y la eficacia de las políticas.

Durante los siglos XIX y primera parte del XX, debido a la abundancia de recursos naturales, energía barata y mercados abiertos, la correlación entre los costos de las inversiones y los lucros promedio eran extraordinariamente favorables y los riesgos mínimos; cosa que de alguna manera, en un nivel diferente se repite actualmente.

Si en 1849 un mulo, un pico y una pala, una manta y algunas vituallas eran los únicos costos asumido por hombres que amasaron enormes fortunas durante la fiebre del oro en California, actualmente con algunas computadoras en instalaciones pequeñas pueden montarse empresas, fábricas, talleres, imprentas, comercios y laboratorios extraordinariamente rentables. El gigantismo dejo de ser virtud para convertirse en defecto.

Cuba que soporta un bloqueo prolongado por medio siglo, todavía no se ha repuesto del batacazo que significó la desaparición de la Unión Soviética, que por décadas fue su mercado, su proveedor y su única fuente de créditos y que afronta las consecuencias de la adversa coyuntura mundial y cuya economía presenta problemas estructurales y de obsolescencia tecnología, está obligada a administrar sus magros recursos para inversiones y colocarlos allí donde a corto plazo aporten mayores dividendos.

Entre las exigencias de los lineamientos figuran: orientar las inversiones a la esfera productiva, combinar una rígida planificación con una adecuada descentralización, exigir que las inversiones se recuperen en plazos razonables con la propia actividad, evitando la inmovilización de recursos provocada por el incumplimiento de los plazos de ejecución y puesta en marcha.

Esos énfasis han conllevado a un plan que considera un crecimiento de las inversiones en un 25,9 por ciento más que el año anterior, dando prioridad a aquellas que generan bienes exportables o sustituyen importaciones. La estructura de esas inversiones concede prioridad a las de la esfera productiva que absorberán el 50 por ciento de los recursos, el 13 por ciento se dedicará a obras de infraestructura y casi una tercera parte para obras sociales.

Según cálculos optimistas se prevé que en ese mismo período la productividad del trabajo crezca por encima del 6 por ciento, mientras el salario medio lo haga sólo en el uno por ciento.

Lo que mejor caracterizó a la economía cubana durante los primeros treinta años del proceso revolucionario fue una vasta política inversionista que, obligada por el bloqueo, asumió como única opción la tecnología soviética, sus diseños fabriles y agrícolas y lamentablemente copió algunas de sus políticas, entre ellas el gigantismo y el sobredimensionamiento, la introducción de equipos gastadores y otros aspectos que no sólo generaron gastos excesivos, de recursos materiales y financieros sino que introdujeron hábitos y conceptos difíciles de erradicar.

Seguramente los debates en torno a los lineamientos permitirán perfilar mejor la política inversionista y establecer claramente las prioridades encaminadas al desarrollo de modo que el terreno quede preparado para que el Congreso del Partido, defina estrategias coherentes y racionales que hagan viable el nuevo diseño mixto de la economía socialista cubana que, cincuenta años después tiene asignaturas pendientes. Allá nos vemos.

La Habana, 30 de diciembre de 2010