domingo, 12 de diciembre de 2010

10 de diciembre, día internacional por los “Derechos Humanos”. ¿Derechos humanos para quién?

Por Justo Cruz*

Foto © Virgilio PONCE

Como que por aquí en Europa están muy de modas las arengas sobre los derechos humanos, les voy a hablar un poco sobre estos derechos en Alemania.

Resulta que en este país existe una organización que se hace llamar Internationale Gesellschaft für Menschenrechten, “Sociedad Internacional por los Derechos Humanos”, IGFM por sus siglas en alemán, que dice “luchar por los derechos humanos en el mundo” y se ha especializado en el tema Cuba. En estos días están presentando a “opositores” y “disidentes” cubanos como “trofeos de guerra”.

Los más prominentes en esta banda de vividores son algunos de esos contrarrevolucionarios, ex-reclusos y agentes pagados que actúan en contra de los interés del pueblo de Cuba y que por “obra y gracia” de la Iglesia Católica cubana fueron puestos en libertad.

Les hablo de esos oportunistas y demagogos de los “primeros días”, porque en un par de meses ya nadie se acordará de ellos.

Y como que cuando se habla de los derechos humanos no siempre donde aparece esta “etiqueta” necesariamente tiene que ver con el contenido del producto, les voy a contar un poco acerca de la IGFM, una “oscura” organización que se está convirtiendo en el hazmerreír de los movimientos por los derechos civiles en Alemania.

En el idioma alemán existe la palabra “Grauzonenorganisation”. Esta se utiliza para definir una organización determinada donde por los objetivos que persigue o por el contenido del trabajo que realiza es difícil de precisar. Esto quiere decir que la referida organización se encuentra al borde de lo ilegal y de lo inmoral. Una organización indefinible.

Muchos medios, políticos y periodistas en Alemania consideran a la organización IGFM como una “Grauzonenorganisation”. Una organización difícil de “ubicar” por lo que lo mejor es distanciarse de ella.

Esta organización desde sus inicios no ha ocultado sus simpatías hacia posiciones de extrema derecha y hacia grupos de neonazis. En año 1987 en las festividades por el “Día de la Iglesia Evangélica” en Alemania, los organizadores se vieron obligados a no permitir un puesto de información a la IGFM debido a las acaloradas protestas de los participantes.

Esta organización se había pronunciado oficialmente en contra de la libertad de Nelson Mandela.

En el 1989 la Feria del Libro de Frankfurt por su parte decidió no permitirles tener un puesto de gratis como ya era costumbre en dicha feria, y en el 1990 la ciudad de Frankfurt a petición del Partido de los Socialdemócratas (SPD por sus siglas en alemán) y el partido de los Verdes decidió retirarle todo tipo de apoyo financiero.

Las razones han sido siempre las mismas, los contactos con la extrema derecha y el estilo de trabajo de esta “Grauzonenorganisation”.

En la arena internacional la IGFM tampoco ha dejado de hacer de las suyas. Por ejemplo el Dr. Ludwig presidente de honor de dicha organización caracterizó al dictador chileno Augusto Pinochet, después de una visita realizada a Chile, como un “preocupado padre de familia (Pater Familias)”, mientras que uno de sus prominentes miembros Dieter Blumenwitz fue consejero jurídico del sanguinario dictador en temas relacionados con la Constitución Chilena. O sea lo estaban ayudando a constituirse en el poder.

Críticos y analistas son de la opinión de que IGFM es una organización que se ha especializado en cuestionar única y exclusivamente los “derechos humanos” y la “libertad de expresión” en los antiguos países socialista o en países de orientación izquierdista y de religión musulmana.

La desaparecida RDA y la antigua Unión Soviética eran en su tiempo sus enemigos favoritos. Al parecer ahora le toca a Cuba.

Hagamos algunas comparaciones entre el tratamiento que le da la IGFM a Cuba y el que le dio a la RDA, busquemos las analogías porque es verdaderamente interesante constatar que la estrategia es la misma y los agitadores también.

Siegmar Faust un prominente activista de la IGFM, es el editor de la revista “DDR heute”, (RDA hoy) especializada en desacreditar a la desaparecida nación y conocida por su anticomunismo radical. Uno de sus columnista es Joachim Oertel (perteneciente al partido REP-republicano, de viejos y neonazis) un racista empedernido, conocido por sus denigrantes “cuentos racistas” sobre negros (Neger) y judíos (Juden).

Este sujeto se vanagloria del tratamiento que le daban los nazis Skinhead a los extranjeros y emigrantes en el antiguo Berlín occidental.

Oertel es también columnista de un periódico cercano al NPD (Partido Nacionalista Alemán), el actual partido de los nazis de Alemania.

Seguimos con la RDA y la revista la “DDR heute” que es tema central en el trabajo de la IGFM. Andreas Schmidt uno de sus activistas y “disidente” en la desaparecida RDA tuvo que reconocer que él, en su tiempo como “opositor” había tenido “algunos problemas” con el estado en la RDA por haberse robado una máquina de escribir, haber asaltado un kiosco y haber robado con fuerza (pata de cabra) en un negocio de ventas de equipos electrodomésticos.

Un delincuente común convertido en “disidente”.

Otros “caso” que ilustra la fantasía de la IGFM en su lucha por los “derechos humanos” a la hora de fabricar “disidentes” es el caso de Werner Marby. La IGFM escribía en la revista “Schicksale” (Destinos) que los “compañeros del Partido” en la RDA le habían disparado en las piernas y se las habían destrozado y exigían su liberación. Maby fue puesto en libertad y no había acabado de llegar a la RFA (con sus dos pies sanos y salvos) cuando raptó a un niño para exigirles a los padres el pago de 100.000 DM (marcos federales).

Otro delincuente común convertido en “disidente”.

Casualidades y semejanzas.

Este procedimiento recuerda a algunos “disidentes cubanos” como es el caso de Guillermo Fariñas. El “Gandhi cubano” como lo bautizaron en Miami, convertido por arte del “birlibirloque occidental” en nuestro “disidente Number One”. Ya sabemos que el hobby preferido de este señor es hacer huelgas de hambre.

Dicen por ahí que WikiLeaks dice (a mi no me crean) que la NASA le preparaba los “preparados de nutrientes” para que cuando hiciera huelgas de hambre se “alimentara” y pudiera estar todo el día colgado de su teléfono celular reportando para Miami y el mundo “la crueldad de la revolución cubana”.

La maravilla de estos “preparados” es que le permitía a Fariñas mantener su cuerpo como un esqueleto aunque se llenara la barriga de nutrientes. El resto lo hacían los fotógrafos.

Fíjense que él siempre se retrataba sin camisa para demostrar la brutalidad de las autoridades cubanas, las mismas que se gastaban miles de dólares para mantenerlo en vida.

Estos son los trucos del oficio.

Para los que creían que Zapata y Gandhi estaban muertos, se equivocan, están vivitos y coleando en la fantasía de los pícaros de la Florida.

La carrera política de Fariñas es digna de envidia, de delincuente común a luchador pacifista por los derechos humanos. Ganador del premio por los derechos humanos Andrej Sajarov que otorga el Parlamento Europeo. El colmo de la demagogia y de la injuria. 50 mil euros perdidos para justificar marañas políticas.

Sería bueno que cuando le llegara el dinero del premio que el estado cubano se lo decomisara en pago por los gasto ocasionados por los tratamientos médicos recibido. Esto no es un chiste, esto lo digo en serio. En Alemania le pasaría lo mismo y en los Estados Unidos ni hablar.

Aquí cabe resaltar, lean bien que esto es muy importante, que el mismísimo Andrej Sajarov en el 1982 le prohibió a la IGFM, a través de una demanda judicial, que lo nombraran “Presidente de honor” de dicha organización.

Las razones son siempre las mismas.

Me gustaría saber que pensaría hoy Andrej Sajarov si se enterase que Fariñas, un delincuente común, golpeador de mujeres indefensas, haya sido gratificado con el premio que lleva su nombre.

Quiero aclarar de que no soy un admirador de Sajarov, ni mucho menos creo en ese premio creado como un instrumento de la Unión Europea para influir en estados de opiniones y justificar sus traquimañas políticas.

Pero no podemos negar que esta decisión de Sajarov es un “autogol” para la IGFM como se diría en Alemania.

El 7 de diciembre la IGFM, con el apoyo del Partido de los Federales Libres (FDP) organizó un panel en la casa de los parlamentarios de la ciudad de Berlín para debatir el tema de los derechos humanos como parte de las campañas mediáticas contra Cuba.

Como ellos saben de la “pata que cojean” y para darle un poco de “autenticidad” a la farsa se les ocurrió buscarse el apoyo de la fundación cercana al Partido de Los Verdes, Heinrich Böll Stiftung. Estaba planificado además que participara el parlamentario del mismo partido Hans-Christian Ströbele, lo que causó la indignación de muchos partidarios y políticos.

Al parecer al señor Ströbele no se le había explicado con toda claridad de que se trataba realmente la actividad y quienes eran sus organizadores. Una vez que tuvo conocimiento, como es lógico, decidió no participar de la misma entre otras cosas por el pasado oscuro de los organizadores y que dicha actividad no garantizaba la neutralidad que exige un tema tan importante y delicado como lo es el tema de los derechos humanos.

Más claro, ni el agua.

Se refería concretamente a los participantes del panel y a la organización IGFM.

Y no era para menos, Hans Christian Ströbele es un parlamentario de Los Verdes conocido por sus posiciones pacifistas, por su lucha contra toda forma de discriminación y por su punto de vista sobre los verdaderos derechos humanos. O sea todo lo contrario a las posiciones nefastas y a los intereses que representa la IGFM y sus fanfarrones de pacotilla.

La farsa comenzaba ya a tambalearse antes de que hubiera comenzado.

Comienza el panel y se le da la palabra “al invitado de honor”, uno de “nuestros” llamados “disidente” que había estado preso en las “cárceles de Cuba” por el “simple hecho”, como el mismo trataba de explicarle a los presentes, de haber recaudado firmas para un “proyecto de apertura democrática para Cuba”.

Repito: Este señor trataba de explicarle al público, como si todos fuéramos una partida de analfabetos vende patria, como si estuviera en el restaurante Versalles de la calle 8 en el centro de Miami, de que a él lo habían condenado a más de 20 años de cárcel por el solo hecho de haber recaudado firmas para este proyecto.

Una mezcla de irritación y burla dominó la sala sobre todo entre los cubanos y latinos presentes en la actividad. Se cogió el cu... con la puerta.

Después continua con el libreto que ya todos conocemos y que no se cansan de repetir como papagayos. Libreto que repiten y repiten, como aquello que dice que las mentiras, cuando se repiten y repiten llegan el momento que hasta el mismo mentiroso comienza a creérselas.

El colmo de la falacia y la demagogia fue cuando este señor le dio las gracias a los organizadores y al público presente por haberle dado la posibilidad de haber salido del “infierno cubano” y haber llegado al “paraíso europeo”. “Esa comunidad llena de prosperidad, que lo había recibido con los brazos abiertos y que lleva muy bien en alto la bandera de la democracia, la libertad y los derechos humanos”. Enfatizó.

¡El colmo de la tracatanería!

Estos son nuestros “luchadores por la democracia”. Esto son los que quieren “salvar” a Cuba sirviendo a los intereses de políticas liberales, arrogantes e injerencistas.

Si Excelencia el Embajador español en Berlín, también presente en la actividad, le puso la “tapa al pomo”, cuando decía que él luchaba para que el pueblo cubano también tuviera bienestar y prosperidad. Parece que se refiere al mismo bienestar y prosperidad de la que gozan los Reyes y sus súbditos de arriba, el 5 % de los españoles, que poseen el 80% de las riquezas del país. Él con toda seguridad no se refiere a los 4 millones de españoles (en un año se han duplicado) que están desempleados y desamparados.

Así que la “madre Patria” que todavía “le debe a Latinoamérica como 500 años de injurias y de garrote” nos quiere enseñar como podemos ser un país próspero y bienaventurado.

El Embajador también hablaba de sus viajes a Cuba y de sus conocimientos acerca de la realidad cubana. Nos “contó” también de las veces que estaba en las casas de “disidentes” cubanos para protegerlos de las manifestaciones y de la policía política.

Una intervención totalmente insustancial, fuera de lugar. Todavía nos estamos preguntando que hacía un embajador codeándose con estos faroleros de la democracia.

Nota: Miren en este video como la policía española arremete contra manifestantes. Esto es un caso palpable de lo que se pudiera llamar demagogia política.

Como dice el dicho: “Haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga”

http://www.youtube.com/watch?v=ORKbiVbNFAU

Los policías cubanos deberían aprender de los europeos como se reprime de verdad una manifestación de vende patrias y el embajador español debería dejarse de hacer cuentos, que los cubanos no somos bobos y no nos callamos ni ante el Rey.

Continuo:

Después de su Excelencia el señor Embajador español, le tocó el turno a los demás panelistas. Un poco de lo mismo. No vale la pena repetirlo.

Llamó la atención cuando uno de estos sujetos decía que el luchaba en contra del “comunismo” porque el “comunismo” era el responsable del hambre y la miseria en el mundo a lo que un cubano del público le ripostó, que a juzgar por sus palabras “entonces habría que decir que el 80 % de la población mundial tendría que ser comunista”. Nos morimos todo de la risa.

Lo que vino después fue el acabose. El público tenía la palabra.

Les salió el tiro por la culata. La farsa se vino abajo y al “ilustre invitado cubano” no le quedó más remedio que decir lo de siempre, que todos éramos agentes de la seguridad cubana.

Uno de esos cubanos que anda suelto por Berlín, repitiendo lo que le dictan otros, en su afán de dárselas de pacifista (como si no lo conociéramos) hablaba de que teníamos que pensar en Cuba, de diálogos, de hermandad entre los cubanos y de que, “...le gustaría discutir con su hermano Justo... porque todos somos hermanos...” y bla, bla, bla...

Aquí debo reconocer que perdí por un momento la paciencia. No podía creer lo que estaba escuchando.

Mi reacción: “...tú y yo sabemos que no podemos ser hermanos...”.

Ahora quiero hacer una aclaración para que quede claro.

Cuando se trata de Cuba, el país donde nací, cuando se trata de la revolución donde crecí (con sus virtudes y defectos), no puedo, ni quiero ser tolerante, porque se trata de la existencia de mis seres más queridos.

Se trata del niño cubano que no puede recibir un medicamento por el maldito bloqueo, se trata del equipo agrícola que nuestra organización ha enviado hace meses a Cuba y que no ha podido llegar a los campos cubanos para ayudar a nuestros campesinos por las peripecias que deben hacer muchos barcos mercantes para evadir el maldito bloqueo. Todo porque unos malvados políticos, que se hacen llamar demócratas luchadores por los “derechos humanos” y sus satélites vendepatrias, se han empecinado a que el pueblo cubano se muera de hambre, para así salvarlo del comunismo.

Mis hermanos son aquellos que condenan el bloqueo, que condenan la posición común por ser denigrante, discriminatoria y demagoga. Mis hermanos son aquellos que condenan a los terroristas que ponen bombas en La Habana y tumban aviones en el aire. Mis hermanos cubanos no pueden ser aquellos que se codean con batistianos y terrorista y que quieren hundir a mi patria en el lodo de la ignominia y la salvajada.

Mis hermanos son Gerardo, René, Fernando, Ramón y Antonio presos en las mazmorras del Imperio, verdaderos héroes. Mis hermanos son todos aquellos que en cualquier parte del mundo tratan de proteger a nuestro pueblo de las salvajadas de aquellos que piensan que con bombas y cañones pueden doblegar al Universo.

Assange y Wikileaks son el ejemplo más actual, insólito y aberrante de lo que son capaces los “grandes de occidente” cuando se encuentran acorralados.

Por lo demás, en un día como hoy yo no tengo personalmente nada que conmemorar. ¿Derechos humanos para quién? ¿Libertad de expresión para quién? ¿Para los malvados de arriba?

Berlín, 10 de diciembre de 2010

Nota: Quiero recalcar que muchas de las informaciones acerca de la IGFM en las que me he basado para escribir este artículo se pueden encontrar en un documento editado por la oficina de los poderes populares de la ciudad de Wiesbaden bajo el título: “Die Sogenannte Internationale Gesellschaft für Menschenrechte. Einer rechte Grauzonenorganisation”. Autor Günter Platzdasch con la cooperación de Rainer Platzdasch

*Justo Cruz, cubano residente en Alemania y Coordinador de Cuba Si (www.cuba-si.org)


¿Economía cubana de mandatos o de utilidades?

El Doctor Joaquín Infante, un hombre sabio y realista, premio nacional de Economía, reflexiona para JR en torno a una de las principales urgencias del país: que la economía transite del administrativismo mutilador del análisis a la dirección financiera de los asuntos

El Doctor Joaquín Infante se ha consagrado al estudio de la economía cubana. Autor: Roberto Suárez

José Alejandro Rodríguez
pepe@juventudrebelde.cu
12 de Diciembre del 2010 0:32:32 CDT

Rayando 85 años tiene las neuronas tan pródigas como un joven universitario; como si no bastara medio siglo consagrado a la economía cubana desde el cargo y también desde la cátedra, la investigación y la docencia: dos mundos que casi nunca convergen. Generoso porque siempre ha creído en la eficacia potencial del socialismo, por más bandazos y vaivenes que este haya dado. Leal, con esa lealtad auténtica de los que tienen la boca suelta y defienden sus criterios.

El Doctor en Ciencias Económicas Joaquín Infante respondió a las preguntas de este reportero, sintiéndose juez y parte de los rumbos accidentados de la economía cubana hasta hoy; y de sus desafíos y destinos en lo adelante.

—Cuba se mira al espejo con el análisis de los Lineamientos del Congreso del Partido. ¿Qué implica transitar de la dirección administrativa de la economía a su conducción financiera?

—Lo de la dirección administrativa de la economía es una larga historia, desde que nos insertamos en el sistema del socialismo real de la URSS: el culto a los planes materiales y no a los valores, no a los saldos financieros. Nos acostumbramos, país, empresa y ciudadano a que, tuviéramos resultados o no, siempre los déficits y las incapacidades se cubrían.

«Las finanzas nos sugerían capitalismo. Y eso nos llevó a una centralización extrema de la planificación y las decisiones económicas. Con esa rigidez e inflexibilidad, las finanzas no pueden funcionar. Un reflejo es que todavía tenemos el tipo de cambio monetario de uno por uno en el sector estatal de la economía. La decisión de exportar o importar no tiene en cuenta el verdadero valor de la moneda, ni permite conocer el real costo de lo que produces, de lo que exportas e importas.

«Ahora que urge fomentar exportaciones y sustituir importaciones, hay que sincerar el tipo de cambio, más allá de esa falacia de un peso, un dólar. Así las exportaciones se estimulan y las importaciones encarecen. «Descentralizadamente, la empresa analiza y decide a partir de sus costos reales, y el tipo de cambio juega en sus análisis, porque decide a partir de sus costos reales».

—¿En qué medida el culto a la economía material, en detrimento de lo financiero, genera ineficiencia?

—Mira, cuando yo era director del Presupuesto del Estado, en los años 80, al menos subsidiábamos únicamente los productos que se le vendían a la población por debajo de su costo. Pero luego eso se fue deteriorando, y el Presupuesto comenzó a subsidiar miles de producciones. Era una bodega.

«Si tú subsidias todas las producciones, no sabes nunca el costo de nada. Por eso uno de los cambios más fuertes es que no se van a subsidiar las pérdidas. Así, se obligará a la empresa a buscar eficiencia. Ahora vas a ver cómo el director se preocupa de que Contabilidad le dé los datos rigurosos para seguir obsesivamente los costos».

—Pero eso implica descentralizar facultades hacia el sistema empresarial. Si usted tiene las manos atadas para estimular la excelencia del trabajo y la calidad; si no pueden quedar fondos de las utilidades en la empresa, como ha sido hasta hoy, y todo va hacia arriba…

—Por ahí anda la actualización del modelo. Porque hasta ahora, con la centralización extrema, llegamos a incluir hasta la divisa. Se centralizaba el ingreso bruto y no el neto. Ni siquiera te garantizaba la reproducción simple, los costos en que incurrías. Eso es mentalidad administrativa. ¿Cómo te van a quitar los recursos que necesitas para reponer lo gastado en la producción, y luego esperar a que te los asignen?».

—El empresario estatal pende de esos hilos. Lo han confinado a una especie de cómoda inercia. ¿Estará preparado ahora para tales cambios, después de tantos años acolchonadito por un diseño centralizado de la economía?

—El cambio de mentalidad es complejo, si te acostumbraste a que te exigieran por la producción en unidades físicas. ¿Y por qué entonces el campesino, sin saber un alpiste de Economía, no tiene pérdidas y es rentable? Cuando delegas facultades y mides por la rentabilidad, la eficiencia y la eficacia, el productor responde.

«Un terreno en el que hay que flexibilizar es el de los precios mayoristas. Es inevitable que si yo no puedo tener pérdidas, tengo que mover esos precios, que deben ser un acuerdo entre empresas. Si yo tengo que ser rentable y tú también, seguro que vamos a buscar un precio beneficioso para los dos. ¿Por qué deben decidirse tantos precios, desde el Ministerio de Finanzas y Precios?

—Pero implica que los precios minoristas también se muevan…

—Ese es otro asunto. Las transformaciones serán mediante aproximaciones sucesivas. Primero hay que cambiar el tipo de cambio en el sector estatal, porque la economía material se queda en aquello de: te asigno tantas toneladas de combustible, aunque no seas eficiente. Ahora el precio del combustible tiene que sentírselo la empresa.

«Tiene que haber flexibilidad en los precios, repito; pero primero tienen que conocerse los costos. Y los precios tendrán que moverse, esa es la vida. Pero está claro que el proceso de cambio no va a ser de hoy para mañana».

—Todo parece indicar que vamos hacia un modelo de economía socialista más racional. Pero en lo inmediato, hasta que dé resultados, ¿la actualización no traerá dificultades y sacrificios?

—Los comunistas tenemos que prepararnos para explicarle con sinceridad a la población la situación que se avecina. Sí va a haber afectaciones en el 2011 y parte del 2012, a mi entender. Pero no tenemos otra alternativa para enderezar tantas cosas. Si no lo hacemos, se nos va el socialismo que tanto nos ha costado y que tanto nos ha dado. Pero ya, en el 2013, se empezarán a ver los beneficios, no tengo duda.

—Lógicamente, una economía que no prospere, ¿cómo va sostener los programas sociales?

—Eso es lo que pasó en los últimos años: se prestó mucha atención al sector no productivo y se abandonó el productivo.

—Usted, parte de esa avanzada de economistas y contadores que al llamado del Partido y la ANEC están apoyando los debates sobre los Lineamientos Económicos, dígame concretamente un asunto en torno al cual le preocupe la vieja percepción predominante en muchas personas.

—Precisamente esa concepción material de la economía. Si hablan de la productividad, lo hacen en unidades físicas por trabajador. Ese es uno de los problemas más serio: hemos vivido sin tener en cuenta los valores financieros, que son los que revelan la salud de una economía. No es lo mismo el azúcar a seis centavos en el mercado internacional que a 30. No es lo mismo para un país vender azúcar de primera calidad que buscar un comprador para un azúcar de segunda o tercera.

—El capitalismo es un viejo camaján, con unas agallas de siglos, y busca sus mañas para emerger de muchas recaídas y mantenerse. El socialismo, con tan nobles ideales, es demasiado joven e inexperto. Le cuesta mucho trabajo coronar su eficacia económica…

—Son complejos asuntos, que rebasan a generaciones y generaciones. Nosotros pensábamos que podíamos cambiarlo todo en un corto período de tiempo. En 1967, cuando quitamos los costos y desconocimos muchas leyes económicas, pensábamos que ya íbamos a tener el Hombre Nuevo. Y el hombre con minúscula tiene que estar incentivado para el trabajo. Nos olvidamos de la Ley de Distribución Socialista. El socialismo es igualdad de derechos y oportunidades, no igualitarismo. Este rasero parejo hace perder motivación y fomenta la mediocridad.

—Ahora hay teóricos de izquierda que creen ver el final del socialismo en Cuba, y califican el proceso de actualización de puro «economicismo». ¿Qué opinión le merecen?

—Son un peligro esos teóricos que se meten 70 años discutiendo cómo construir el socialismo sin haber hecho nada por ese sistema. Ahora empiezan a teorizar de que si nos desviamos… bla, bla, bla. Pero una cosa es con guitarra y otra con violín. Es muy fácil opinar, y no ponerse en el lugar de un país con una situación financiera crítica, bloqueado por la mayor potencia y en medio de una crisis económica mundial. ¿El asunto es hablar o resolver los problemas concretos de un país? Yo soy un teórico práctico. Todavía nadie ha construido el socialismo ideal. Aquí tomamos medidas a nuestro estilo, para más socialismo. Y chico, ¿qué es el socialismo, si no darle bienestar al pueblo y redistribuir lo mejor posible los recursos? ¿Cuál es la diferencia entre una empresa socialista y una capitalista? Las dos deben producir con rentabilidad y ser costeables, autofinanciarse. Pero en la capitalista las riquezas se las embolsillan los dueños, y en la socialista son patrimonio del país y del pueblo. Mas, para que esto último sea eficaz, tenemos que eliminar muchas restricciones innecesarias.

—Un ejemplo de esas restricciones es la centralización desmedida en que se mueve —o casi no se mueve— la empresa estatal: todas sus utilidades van hacia las arcas del país. Y aunque al final se redistribuya globalmente lo creado, ello ha generado escasa motivación en esos colectivos y manos atadas de los empresarios para estimular a los trabajadores.

—En los Lineamientos está muy claro que la empresa estatal requiere un vuelco. Hay que dejarla caminar. Los trabajadores tienen que marchar viendo sus ingresos vinculados a sus resultados. Y la empresa, después de haber cumplido sus compromisos con el país, debe poder disfrutar de una parte de sus utilidades para su desarrollo y la estimulación, incluyendo la divisa en tanto no alcancemos la convertibilidad del peso.

—Se menciona mucho ahora el sentido de pertenencia. Porque un problema muy serio, de connotaciones ideológicas fatales, es que el sujeto económico no se ha sentido dueño.

—Si en los colectivos los ingresos dependerán de los resultados (el individual, el de la brigada y el de la empresa) todos estarán en función de ello, porque al final tendrán parte en las utilidades. Para eso hace falta darles participación y voz a los trabajadores en las decisiones. El plan hay que discutirlo allá abajo con el trabajador.

«Y los problemas de la contabilidad, los costos, cobros y pagos; cuando las empresas tengan facultades y les quitemos la camisa de fuerza, van a resolverse, porque ya eres tú luchando por la eficiencia. Y las empresas con pérdidas quebrarán; entonces se afectarán todos: trabajadores y cuadros. Eso va a obligar a que las cosas funcionen, aunque no van a ser perfectas. Pero según avancemos, mejorarán».

—La descentralización tan mencionada también abarca los territorios, la necesaria horizontalidad. ¿En qué medida pueden desatarse las potencialidades en los municipios?

—Vamos hacia otra relación de la empresa con el territorio donde está enclavada, de manera que aquella, de sus utilidades, salpique al municipio con sus aportes. Se podrán generar muchas iniciativas, incluso industrias con los recursos locales. Y se solucionarán muchos problemas allí en la base; eso va a darle mucha vida al municipio.

«Lo otro muy importante es la separación de las funciones estatales y empresariales. Si tú eres Gobierno, no administras. La empresa es la empresa. El Gobierno regula, norma y supervisa; pero no puede estar administrando la economía».

—Con todas estas transformaciones que sobrevendrán, ¿usted cree que se pueda ir esquinando el atoro del burocratismo?

—Cuando tú quites las tutelas administrativas, y te rijas por los resultados económico-financieros, estarás esquinando al burocratismo. La prioridad es cambiar nuestra concepción de la economía, para más y mejor socialismo. La planificación con primacía sobre el mercado, pero espacios para el mercado. Los recursos fundamentales los dirige y asigna el plan. Pero, cumplidos los compromisos con el Plan en el sector campesino con una lista determinada de productos, por ejemplo, se moverán mecanismos de oferta y demanda».

—De todas las transformaciones previstas, en su opinión qué va a ser lo más complejo.

—La instrumentación de cada una. Y en particular la eliminación de la dualidad monetaria. Date cuenta de que tenemos un tipo de cambio uno por uno para el sector empresarial, y otro de 25 por uno para la población. El peso en el sector empresarial está actualmente sobrevalorado, y depreciado en el sector población. Por eso debemos empezar por el sector empresarial, para que ayude a elevar la economía y a buscar eficiencia; y después poco a poco ir apreciando el peso para beneficiar a la población.

—Cuando mira hacia atrás, ¿no siente contrariedad de que muchas cosas en las cuales participó luego se desactivaron?

—Sí, siento nostalgia de las cosas que hemos tratado de hacer y luego no se lograron. Ahora me acuerdo de todo lo que Carlos Rafael Rodríguez hizo en el INRA, donde yo era director de Finanzas y Precios. Llegamos a hacer costeable ese Instituto en 1965. Tantas cosas que se encaminaron y luego se hicieron disparates, que hemos tenido que volver a rectificar. Pero no me arrepiento de nada, porque la vida es una obra de teatro con un solo acto y sin ensayo. Soy un optimista, y al menos me siento contento de que, antes de irme de este mundo, vamos a coger un buen camino. Lo que me queda por vivir será para eso.


Manuel Zelaya revela presiones de EEUU para imponer política imperial

Caracas, 12 Dic. AVN .- A través de una carta pública el derrocado presidente hondureño, Manuel Zelaya, reveló detalles acerca de la naturaleza secreta de la diplomacia estadounidense y sus trabajos para, a través del chantaje y la intimidación, subordinar a las naciones del mundo a los “intereses imperiales” de EEUU.

El texto fue redactado por el Presidente popularmente electo luego que un ex embajador norteamericano lo vinculara, sin prueba alguna, con grupos delictivos y fustigara su relación con gobiernos progresistas de la región.

Charles Ford, calificado por Zelaya de “embustero e instigador”, fungía como Embajador de EEUU en Honduras cuando el mandatario hondureño inició su gobierno, ocasión en que el diplomático actuó al servicio del terrorista Luis Posada Carriles para quien solicitó visa. En otra ocasión, dice el líder hondureño, Ford le trató de imponer un listado de ministros para que Zelaya los nombrase, lo cual fue rechazado.

Los acontecimientos se producen en medio del despretigio que ha ocasionado a la diplomacia estadounidense la traducción y publicación en todos los países del mundo de documentos secretos, revelados por WikiLeaks, que el Departamento de Estado recibió o envío a sus Embajadas en el mundo, donde se develan las intenciones, instrumentos y mecanismos con que EEUU ha tratado de dominar al mundo.

A continuación la carta del Mandatario hondureño:

Las cartas de los diplomáticos del imperio

Se ha revelado un nuevo bochorno de la política exterior norteamericana. Esta vez sobre mi persona como Presidente Constitucional de Honduras, en las que no reflejan mi personalidad, sino más bien se dedican a hacer acusaciones criminales y temerarias que constituyen delito de difamación y calumnia, al no aportar pruebas de ninguna naturaleza.

Ha pasado más de un año; largos 18 meses desde el golpe de estado en que los grupos de extrema derecha en Honduras, supuestos amigos y socios de “USA”, tomaron el poder en el país. Es curioso que hasta ahora no hayan sido capaces de demostrar ni un solo vínculo con el crimen organizado, ni de la conexión de este con Cuba, Nicaragua y Venezuela, en los supuestos actos de corrupción durante mi mandato.

El autor de la aberración es Charles Ford, supuesto diplomático, que aquí se rebela como embustero e instigador, y pone al descubierto la naturaleza oculta de la diplomacia norteamericana para los países del mundo, ya que fungía como embajador norteamericano en Honduras cuando asumí la primera magistratura del país.

Este es el mismo embajador que me exigía una visa de asilo diplomático para el terrorista Luis Posada Carriles; el mismo que decía en los medios públicamente que el presidente Chávez tenia negocios sucios y corruptos con este servidor; el mismo que, cuando gané la Presidencia, me entregó una lista con las personas que debía nombrar en mi gabinete, y que, desde luego, se enfurecía con mis negativas.

Es el mismo que me acompañó a la Casa Blanca para atender una cita con el Presidente Bush, con parte de mi gabinete, donde Bush despotricaba contra el presidente de Venezuela Hugo Chávez y atacaba mi amistad con este. El mismo que durante toda mi gestión, se dedicó a defender los fraudes de las trasnacionales norteamericanas del petróleo en Honduras, algo que extrañamente omite en este cable, así como se abstiene de mencionar las cosas por las que teníamos altercados y problemas.

En estas acusaciones graves y sin fundamento del embajador FORD, llenas de escarnio contra mi personalidad como jefe de estado, se dejan al trasluz los métodos antojadizos que usan los diplomáticos, de la democracia más antigua del mundo, como la mentira, la manipulación, que se usan en forma malintencionada, para justificar los crímenes y asaltos al poder que impulsan a lo largo y ancho del mundo. El cable del señor Ford, hecho público por Wikileaks, y comentado por todos los medios del mundo, además de ofensivo, muestra la forma en que los Estados Unidos, en su condición imperial, fabrica sus enemigos.

Mediante la descalificación personal, buscan estigmatizar a quienes luchamos con dignidad e independencia, contra las prácticas de sometimiento a que está acostumbrada la diplomacia de Estados Unidos de Norte América.

Esta desfachatez en sus acciones, que los pone en evidencia, a ellos más que a quienes ofenden y acusan, no les faculta, como presuntos “salvadores” del mundo acusando a los presidente de los países, de locos, megalómanos, mitómanos, erráticos, corruptos, y siniestros, especialmente a los que no les obedecen En esto podemos identificar un patrón, y no debería extrañarnos que sigan saliendo este tipo de perfiles.

Debe llamarnos poderosamente la atención, que las palabras de Ford, hayan sido las mismas que publicaron por tres años y medio, quienes me atacaron permanentemente desde Washington, desde la FUNDACION Arcadia, dirigida por Otto Reich y Robert Carmona y que siguen usando quienes conspiraron y ejecutaron el Golpe de Estado en Honduras.

Este documento hace gala de cinismo cuando, sin empacho alguno, afirma que ellos intervienen sobre las personas designadas en los gabinetes de gobierno, hablan con cardenales, y encuentran cosas sospechosas hasta en actos públicos, como cuando manifiesta este señor embajador, que en mi discurso sobre la plataforma del Navío USS “a pesar” de que resalté las buenas relaciones comerciales con el imperio, no escatime esfuerzo para enaltecer la gesta contra el invasor Norte Americano William Walker” ; filibustero que invadió tierra nicaragüenses y hondureños, y que fue fusilado y enterrado en el puerto de Trujillo, en Honduras.; entonces el que para ellos es un héroe, para nosotros es un bandolero que refleja la injerencia y la intromisión de grupos de Estados Unidos en nuestras naciones desde el siglo XIX.

En su nota, Ford tiene un lapsus mental y omite mencionar el proyecto que habíamos iniciado de aprovechar comercialmente el aeropuerto de Palmerola, base militar norteamericana desde la que se han fraguado miles de conspiraciones, muchas de ellas fatales, que se halla clavada en el corazón mismo de nuestro territorio, y cuya última obra siniestra fue el Golpe de estado del 28 de Junio de 2009. Su perfidia lo lleva a omitir su participación de boicot contra mi iniciativa, y su apoyo a las fuerzas más reaccionarias del país que argumentaban a favor de toncontin , uno de los diez aeropuertos más peligrosos del mundo; y es que a Charles Ford, al imperio, no les interesa la seguridad ni el progreso de nadie, solo sus bases militares para salvaguardar sus dominios.

Me conoce y respalda todo el pueblo hondureño; no me arrepiento de ninguna de mis acciones, de lo que impulse e hice como presidente. Pienso que ellos estaban muy preocupados por mis niveles de aceptación, y porque alcanzaba los mejores resultados de la historia de Honduras, en materia de crecimiento económico, anual entre 6 y 7 % sostenido, ambiental y social; por primera vez se reducía la pobreza, en mucho gracias a Petrocaribe y la ALBA datos que se pueden verificar en las estadísticas de la CEPAL y el Banco Mundial.

Les preocupaba que en un año de trabajo con Chávez y Lula obteníamos apoyo para proyectos, que nos costaría unos diez años conseguir con los Estados Unidos. Les afectaba que fuera el único presidente que aprobaba una ley de trasparencia, para eliminar los documentos confidenciales en el gobierno, lo que afectaba directamente la estructura de sometimiento lacayo que el imperio mantiene en el país, y el único en la historia reciente que dejó todos el respaldo para justificar el gasto hasta el último centavo, en manos públicas y de los organismos contralores.

No sabíamos que el cardenal le susurraba al oído mis asuntos ancestrales; se le olvidó decirle a Ford que mi familia prevaleció por más de 400 años (como lo deja claro el mismo embajador) gracias a sus extraordinarias relaciones con el pueblo, y que al llegar a la presidencia de la república yo disponía de un legado de muchas generaciones y un patrimonio rural producido por el trabajo de centurias del que conocen todos los hondureños, así como un enorme acervo intelectual y político heredado de los más ilustres hijos de la patria.

Manifiesta el pro cónsul su desprecio a nuestra cultura y nuestras costumbres, diciendo que nos comportábamos como animales para “mezclarnos” con la clase árabe. Algunas cosas no las puede entender un bárbaro, sin ninguna cultura, este es el caso; somos generaciones que se remontan a la colonia española, hoy convertidos en una orgullosa identidad latino americana, mixta, indígena y negra. ¿Por qué degradar la relación afectiva de mis hijos a simples componendas" Así se comporta el imperio; nosotros somos humanos y respondemos a valores y principios que ellos no entenderían ni en dos siglos más.

Dice Ford que hay que “salvar” lo que se pueda del sistema hondureño; dice que yo estoy dispuesto a hacerme el mártir, pretendiendo dejar un legado inconcluso, bajo el argumento de que me lo impidieron fuerzas poderosas, que no se pueden nombrar. El pueblo conoce que hemos desenmascarado una y otra vez dichas fuerzas, en mis propios discursos en la Naciones Unidas, y en todos los foros, a través de nuestra lucha continua. No es el martirologio al que ellos me han sometido, al derrocarme y ahora por medio del destierro; es la lucha del pueblo en resistencia, es un legado, es la fuerza moral y libertaria de nuestros hombres y mujeres por construir una nueva historia; que estrechez de mente la que denota este embajador para justificarse ante sus superiores después de su fracaso en Honduras, al no podernos someter. Por su papel desestabilizador fue enviado al comando sur donde aún permanece y desde donde fraguó y ejecutó el GOLPE DE ESTADO.

Es imposible dejar de lado que textualmente me considera enemigo de los intereses de Estados Unidos y reprocha mis actos soberanos y dignos. Actos que ratifico totalmente así como expreso mi amistad y admiración por el pueblo americano y su país, al tiempo que me proclamo anti imperialista, lucha en la que preferiría morir que doblegarme. Reprocha mis nombramientos en la ONU y expresa enfado porque no renunciamos a tomar las decisiones de estado, a pesar de sus maquiavélicas manipulaciones, asociado con toda una oligarquía, banda de mercenarios que no dejaron nunca de conspirar para evitar que me acercara al pueblo y aportara un sentido de patria y de lucha que ha de dar al traste con sus acciones entreguistas.

Cuando el subsecretario de estado John Dimitri Negroponte, junto al embajador Ford, en Washington, me reprochaban que estaba nombrando a un comunista ante las Naciones Unidas, el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, y señalaban que él no tenía visa americana por terrorista, les reclamé enérgicamente la violación al estatuto de ese organismo internacional, y me vi obligado a elevar una firme protesta ante la Casa Blanca para conseguir que estos señores estancados en la guerra fría, sectarios, fundamentalistas, entendieran que el mundo ha cambiado y que Estados Unidos también tiene que cambiar .

Cable de falsedades, igual a muchos que antes sirvieron para justificar guerras y la masacre de niños, mujeres y ancianos en varias partes del planeta; calumnias, degradación y grosería utilizados para allanar el camino hacia la barbarie y la explotación de un sistema que no tiene límites, más que los que dictan desde siempre las trasnacionales, antes bananeras y hoy financieras y petroleras, contra mi pueblo.

Esta notas del embajador solo sirven para dejar el destino de mi patria en las manos de quienes han perdido el honor y la dignidad, para humillarse ante los intereses subalternos, No cabe duda, el problema es el mismo, el método el mismo, el motivo el mismo, las prácticas pérfidas y cobardes que sacrifican generaciones por sus pingues negocios.

Podría seguir abordando una por una las opiniones del señor Ford, y resaltando mi imagen al desmentir sus embustes, pero pienso que el problema de fondo es otro; este documento pone de relieve a los gestores del golpe de Estado; nos indica que estaba pensando el imperio en mayo de 2008; nos deja claro que el Golpe de Estado no es casual, que fue preparado, y que ellos también conspiraron, y desde cuando se aprestaban a derrocarme y destruir la democracia en Honduras.

En este cable de Ford, está la historia del Golpe de Estado; para ellos es imperdonable que en la década de los ochenta, levantara mi voz contra los ejércitos irregulares de contra revolucionarios centro americanos, siendo diputado ante la asamblea nacional, exigiendo explicaciones porque agredían desde nuestro territorio a países hermanos, como Nicaragua y el Salvador, donde cometían un brutal genocidio, mientras nuestra querida patria Honduras era utilizada como un portaaviones por los norteamericanos. Al imperio no le interesa mi vida personal, pero la destruye con tal de evitar que mi accionar político coadyuve a la liberación de mi pueblo.

Al final que lo diga Charles Ford; que lo diga el imperio, norte americano solo me engrandece como ser humano, como político y como actor del siglo XXI, y hace más grande e invencible la lucha del pueblo hondureño, que sigue resistiendo el retorno de las castas militares a la vida cívica de nuestra Nación, así como el fuego asesino e intenso de criminales de aquí y de allá, movidos por el mismo titiritero de siempre, ese que un día debe detenerse a pensar que es mejor convivir con nosotros, que intentar robarnos lo que nos pertenece.

Una vez más, vemos las acciones de Estados Unidos como policía del mundo; tribunales de la santa inquisición del siglo XXI, más descarada y sanguinaria que ninguna otra en la historia de la humanidad; hoy vemos que ni el imperio ni los golpistas, que violan todos los derechos humanos, no tienen doble moral, ni moral alguna, solo funcionan en base a estándares, a parámetros, a números, a intereses.

Seguiré luchando contra esta brutal y siniestra fuerza que niega la revolución del pensamiento y la solidaridad para imponernos la barbarie, y la infamia que no ceja ni un instante en su empeño por sojuzgarnos y esclavizarnos.

José Manuel Zelaya Rosales
Presidente Constitucional 2006 – 2010
Coordinador General Frente Nacional de Resistencia Popular