sábado, 11 de diciembre de 2010

WIKIGATE: UN DIA DESPUES DEL OTRO

Jorge Gómez Barata

Lo realmente novedoso en el affaire Wikileaks, no es el contenido de las informaciones sino la exposición pública del lado oscuro de la diplomacia. Habilitados para representar a sus países en el extranjero, realizar evaluaciones y trasmitirlas mediante mensajes cifrados trasegados por correos propios, es la principal ocupación del cuerpo diplomático que cuando no tiene algo importante que evaluar, analiza lo trivial y cuando no posee informaciones sustantivas, las inventan. Los gobiernos propios y aquellos antes los cuales se acreditan saben esto, lo toleran, lo padecen e incluso lo disfrutan.

Tratándose de Estados Unidos, un imperio con gigantescas embajadas en todo el mundo y cuyos intereses nacionales forman un espectro de intereses que incluyen lo humano y lo divino y a cuyos servicios especiales les interesa la vida y milagro de gobernantes y personalidades relevantes de todas las esferas y países, sus informaciones diplomáticas y consulares de volumen faraónico contienen tanto evaluaciones atinadas como disparates, chismes de alcoba y comentarios de terceros, elaborados y trasmitidos con la creencia de que jamás serian expuestos a la luz pública: Wikileaks ha roto la regla y exhumado la parte sucia y en ocasiones sórdida de la más elegante de todas las profesiones.

Lo mejor del brete es que expone al escrutinio público y divulga por todos los diarios y revistas del mundo, agencias de prensa, emisoras de radio y canales de televisión y miles de sitios digitales, las comunicaciones y evaluaciones más intimas de la diplomacia norteamericana. De ese modo, todo el mundo sabe ahora en qué emplean su tiempo y sus talentos las ilustres e inaccesibles criaturas, que protegidas por inmunidades y con licencia para espiar, también dicen y hacen tonterías, se hacen eco de infamias y calumnias, manipulan y son manipuladas.

No obstante, lo más sustancial de las revelaciones de Wikileaks, no son los detalles que colocan a la diplomacia norteamericana ante sus inconsecuencias, revelan la intimidad de las relaciones entre los diplomáticos que se espían los unos a los otros, se entrometen en los procesos políticos nacionales, arman conspiraciones y tejen intrigas, sino la reacción de pánico, estupor de un imperio humillado por una guerrilla tecnológica que desnuda a una potencia que de pronto parece un Supermán con pies de barro.

En realidad Julián Assange y sus colaboradores no han abierto una Caja de Pandora sino varias, entre ellas las relacionadas con el carácter secreto de la diplomacia, la pertinencia de los privilegios diplomáticos, los conciliábulos entre en territorio de terceros países, las prerrogativas del personal de las embajadas para entrometerse en los asuntos internos de los países en que prestan servicios y la utilización de sus sedes protegidas por la extraterritorialidad para conspirar.

La principal expectativa reside en el alcance que tendrá la reacción de Estados Unidos y otros países involucrados frente a las revelaciones que ponen a prueba los criterios más sólidamente establecidos acerca de la libertad de expresión y el carácter independiente de la prensa. La detención en Londres de Julián Assange, la negativa del juez británico a liberarlo bajo fianza y las amenazas de deportación auguran un debate trascendente.

Al margen de la obvia manipulación que representan las acusaciones a Assange, que pretenden alejar el tema de sus reales connotaciones políticas y de seguridad, cubriéndolo con ridículas acusaciones por no haber utilizado condón en relaciones sexuales consentidas con veteranas en lides de alcoba, librando contra él vía Interpol una orden de arresto internacional semejante a la que pesa sobre Ahmed ben Laden, la verdadera discusión radica en saber si el gobierno norteamericano y otros de los países más poderosos del mundo están dispuestos a ser consecuentes con la libertad de expresión cuando son ellos los que resultan puestos en solfa.

A ello se suman las curiosas ramificaciones que comienzan a florar y que involucran a una cubana residente en Europa, relacionada con actividades anticastristas con elementos presuntamente socialdemócratas en un lugar tan remoto como Suecia; tal vez la arquitectura de la acusación contra Assange y Wikileaks, tenga todavía interesantes facetas que revelar.

Puede ocurrir también que los aderezos sexuales del asunto y la trágica historia de un condón dañado y de un galán tan fogoso que realiza sexo con una dama dormida, sean un recurso para manipular el entuerto y restar seriedad a un asunto que puede conmover los cimientos de una, hasta la víspera respetable institución como es la diplomacia occidental. Por ese camino Assange puede ser presentado como un Don Juan de Pacotilla y Wikileaks como un libelo.

En cualquier caso las primeras revelaciones, realizadas bajo el prisma de la selectividad de las políticas editoriales del Time de Nueva York, El País de España, Der Spiegel de Alemania, The Guardian de Londres y otros que filtran según sus propios criterios y publican a cuentagotas el material entregado por Wikileaks, indican cierta tendenciosa al prestar más atención a chismes intrascendentes acerca de Venezuela y Chávez que a conflictos de tanta relevancia como aquellos que envuelven a Israel y a Estados Unidos en escenarios de todo el mundo y no sólo en Afganistán, un conflicto respecto al cual la opinión pública está saturada.

La expectación en los próximos días, más que en las revelaciones, se centrará en ver el modo como los estrategas del imperio manipulan el asunto, no sólo para salir airosos sino para obtener algunas ganancias. La pregunta del momento es: Dónde está la Trampa. Allá nos vemos.

La Habana, 11 de diciembre de 2010


Video-conferencia en saludo al Día Universal de los Derechos Humanos: Abrazo para descorrer los velos de la mentira


Realizan videoconferencia en saludo al Día Universal de los Derechos Humanos. La Sociedad Civil cubana se pronuncia nuevamente por la libertad de los cinco antiterroristas cubanos

Durante la jornada, panelistas de un lado y otro discurrieron sobre la manipulación de los derechos humanos como concepto impuesto desde Occidente. Autor: Raúl Pupo

Nyliam Vázquez García
nyliam@juventudrebelde.cu
10 de Diciembre del 2010 21:40:32 CDT

El abrazo entre La Habana y Madrid se propuso descorrer los velos de la mentira, ponerle voces a los silencios, denunciar injusticias y celebrar, desde las certezas y la emoción de la solidaridad compartida, el Día Universal de los Derechos Humanos.

Durante una videoconferencia que conectó a ambas capitales, los panelistas de un lado y otro discurrieron sobre la manipulación de los derechos humanos como concepto impuesto siempre desde Occidente, las campañas mediáticas contra Cuba, la colaboración de la Isla con otros pueblos hermanos y la importancia de redoblar los esfuerzos para poner fin al injusto encarcelamiento de los cinco antiterroristas cubanos en EE.UU., quienes únicamente defendieron el derecho a la vida de su pueblo.

Desde Madrid compartieron sus reflexiones, José Manzaneda, director del sitio web alternativo Cubainformación; José Luis Centella, secretario general del Partido Comunista Español (PCE); Javier Couso, hermano de José Couso, camarógrafo asesinado en Iraq; Carlos Franetti, intelectual y periodista español; Alicia Herminia y Javier Lozada, artistas y miembros de la Red en Defensa de la Humanidad, e Ismael Sánchez, coordinador del programa cubano de alfabetización Yo sí puedo, en Sevilla.

Desde La Habana participaron Enrique Ubieta, periodista, ensayista y director de la publicación La calle del medio; la educadora Leonela Relis, creadora del programa Yo sí puedo; Jaime Gómez, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz; Vicente Feliú, trovador y director de proyectos culturales; Elizabet Palmeiro, esposa de Ramón, en representación de los familiares de los Cinco, y Arleen Rodríguez, periodista y moderadora de la videoconferencia.

Desde el desmontaje de las mentiras que se ciernen sobre Cuba en los grandes medios de información a partir de las acusaciones en torno a supuestos irrespetos a los «derechos humanos», en ambas capitales se le rindió culto a la verdad secuestrada, un día en el que a la Mayor de las Antillas le sobraban razones para enorgullecerse, como se subrayó en la jornada.

Los intelectuales coincidieron en que los cuestionamientos en torno al tema se basan en la interpretación de Occidente de este concepto en abstracto, que el imperio se atribuye el derecho de usar según sus intereses para poderlos violar con más soltura. En ese sentido, Ubieta recordó la mirada diversa que tienen los países colonizadores y los colonizados del tema y el modo en que solo existen y son importantes «ciertos derechos», mientras se ignoran otros tan importantes como el derecho al desarrollo, o el derecho a un medio ambiente sano, o a la solidaridad internacional, mencionados por José Manzaneda.

Recordó que es parte de la estrategia mediática contra Cuba centrarse en los derechos más individuales y, al mismo tiempo presentar una única manera de entenderlos, en la medida que no cabe en sus esquemas una organización social diferente.

«El derecho a la libertad de prensa se ha convertido en la ramplona libertad de empresa», aseguró el director del sitio web Cubainformación, al tiempo que profundizó en el modo en que nuestro país es visto desde el exterior y por las grandes empresas mediáticas a través de una «lupa» especial, que magnifica elementos negativos.

Ese, justamente, fue uno de los reclamos de la actriz Alicia Herminia, para quien «todo es crítica contra Cuba en los grandes medios» y no se resaltan ninguno de los indiscutibles logros de un país que, a pesar de las dificultades, ha resistido toda clase de agresiones.

La novedad: cooperación Sur-Norte

Para Ismael Sánchez, coordinador de la aplicación del método cubano de alfabetización Yo sí puedo, en Sevilla el solo hecho de que ese programa esté siendo usado en un país del llamado «primer mundo», debería ser noticia y un ejemplo de la cooperación Sur-Norte, absolutamente inédita. Sin embargo, no solo es silenciado, sino que es objeto de lo que llamó «disparatería periodística», en la medida que se inventan titulares falsos y llegan al absurdo de atacar esa noble idea.

Según comentó Sánchez, en la cuarta ciudad del Estado español existen unas 35 000 personas a las que se les ha negado el derecho a la educación. Como era de esperar el ejército de analfabetos está compuesto por los más desfavorecidos.

Sánchez destacó que luego de un año y medio de aplicación del Yo sí puedo en Sevilla, ya son centenares las personas que han aprendido a leer y a escribir.

«Esperamos que lleguen a miles», apuntó, al tiempo que destacó el ejemplo de solidaridad de Cuba.

Por su parte, y en respuesta a una de las preguntas de la prensa cubana, la educadora Leonela Relis destacó que el programa cubano se ha extendido a casi todos los continentes con los necesarios ajustes a los diferentes contextos. Según comentó, existen 22 contextualizaciones del Yo sí puedo, que han sido posibles gracias al trabajo conjunto entre los interesados y los especialistas cubanos, bajo el estricto respeto a la identidad cultural de cada lugar y enfrentando las dificultades de carencias materiales a las que está sometida la Isla.

Leonela Relis dio a conocer que cinco millones de personas han sido alfabetizadas a partir del método cubano, lo cual ha sido posible, dijo, gracias a la solidaridad, el amor y sobre todo a la perseverancia..., «porque no ha sido fácil».

La cultura en el centro de la acción

Los panelistas comentaron la voluntad del Gobierno cubano desde el triunfo revolucionario de crear instituciones de referencia y luego, en los momentos más difíciles de la crisis, apostar por la salvación de la cultura, como elemento primigenio.

En ese sentido, Jaime Gómez, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz, subrayó la importancia del trabajo de esta organización, con 25 años de experiencias que acoge la creatividad del talento joven a lo largo y ancho de la Isla. Además, comentó el constante intercambio y la participación de los creadores en la vida cultural como en la vida social del país.

Por su parte, Vicente Feliú puso como ejemplo del respeto de Cuba por la cultura, el hecho que en medio del período especial, no fuera cerrada una sola institución educacional.

«¿Qué país en crisis no cierra primero que nada la educación?», se preguntó el trovador.

El prestigioso intelectual Carlos Frabeti comentó la idea del falso concepto de democracia que quieren imponer desde Occidente para atacar a Cuba.

Para la emocionada actriz Alicia Herminia, tiene un valor esencial que Cuba haya resistido todas las presiones de millones de mercenarios, de los grandes medios y cultivado el derecho a la cultura.

«Cuba es un ejemplo y un espejo en el que tenemos que mirarnos todos», expresó quien también desenmascaró una de las estrategias más usadas por el imperio en ese sentido: destruir todo lo propio.

En el Día Universal de los Derechos Humanos, el director de teatro Javier Lozada instó a los cubanos a seguir, a sentir la compañía de todos los solidarios.

«Ánimos y vamos a seguir luchando», conminó.

Tribuna de denuncia

Este 10 de diciembre y en medio de ese abrazo hermanado, los nombres de Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino fueron mencionados de una y otra parte. Los Cinco, según coincidieron, están presos paradójicamente por defender uno de los derechos fundamentales, «el derecho a la vida»; únicamente salvaguardaban a su país de las acciones terroristas organizadas en territorio estadounidense, como recordó Elizabeth Palmeiro, en representación de los familiares de los Cinco.

«(Ellos) son un ejemplo de todo el que lucha por la dignidad de los neral del PCE, José Centella, quien resaltó que el presidente Obama puede liberarlos.

Javier Couso, hermano del camarógrafo asesinado en Iraq por soldados estadounidenses, dijo sentir una envidia sana hacia los familiares de los Cinco, porque ellos sí están arropados por el Gobierno y por el pueblo en la lucha por la causa, pero en su caso, la justicia de su país podría estar implicada en la obstrucción de la justicia, según las revelaciones del sitio web Wikileaks.

«Los familiares vamos a vencer, porque la justicia siempre vence», dijo Javier Couso.

La video-conferencia concluyó con el agradecimiento a la solidaridad como ternura de los pueblos, y con la certeza de que, contrario a lo que intentan hacer creer, en Cuba los derechos humanos no solo son motivo de culto permanente, sino práctica cotidiana.

Defendían el derecho a la vida

Con un llamado a multiplicar los esfuerzos para que los Cinco regresen a su patria en la voz del presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón de Quesada, cerró el Foro de la Sociedad Civil Cubana por la liberación de Gerardo, Antonio, René, Fernando y Ramón.

«Que persiga al presidente Obama, como una maldición gitana, ese reclamo cordial y respetuoso para que haga lo que tiene que hacer: justicia», expresó Alarcón, para quien es difícil encontrar un tema más pertinente en el Día de los Derechos Humanos.

En el foro participaron unos 150 delegados de 78 organizaciones de la sociedad civil cubana, así como de cinco regionales e internacionales con representación en Cuba, quienes aprobaron una Declaración final hecha pública por el director de general de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, Carlos Amat, en la que se recogió la necesidad de divulgar la verdad y redoblar los esfuerzos a para poner fin al injusto encarcelamiento de los Cinco.

«Solo la solidaridad internacional en su acción frente al presidente Obama podrá traerlos de regreso», apuntó Magali Llort, madre de Fernando, en representación de los familiares.

Durante la jornada vespertina el Comité Internacional de solidaridad con los Cinco, presidido por Graciela Ramírez, lanzó una nueva campaña de cinco días a favor de los luchadores antiterroristas, a partir de este viernes. Ramírez exhortó a todos los solidarios del mundo a realizar acciones que vayan desde el envío de cartas, postales o fax a la Casa Blanca, hasta la llamada directa para hacer patente el reclamo.

A juicio de esta luchadora, hay que devolverle la dignidad a la fecha que se conmemora el 10 de diciembre, en la que se honró a estos cinco hombres que defendieron el derecho a la vida.


"¡AY QUE DOLOR!" (Vieja rumba de Los Chunguitos)

Por Jean Ortiz*

Mario Vargas Llosa se merecía desde hace tiempo el Premio Nobel. Su obra es una catedral de la literatura y el autor un revolucionario de la palabra.

Pero ¿cómo uno puede ser tan genial literariamente y tan mediocre político, tan rencoroso, tan enajenado por el "fundamentalismo liberal" al que medio mundo rechaza?

Vamos a dejar de lado la campana presidencial de 1990 que llevó adelante Llosa en Perú, con propuestas ultraliberales inspiradas de Reagan y Thatcher. Eso sí, en un océano de miseria, es haber hecho el payaso para la oligarquía. A no ser que Llosa pensase que la miseria, como el hambre, son epidemias, y la desigualdad social de origen genético.

En la Academia sueca de Estocolmo, Llosa acaba de recibir su merecido Nobel con un discurso de politiquero de aldea, en medio de una terrible crisis mundial que deja de mármol al novelista. Los olvidados, los relegados, los “chingados”, aparecen en sus novelas, pero desaparecen en sus proclamas, para priorizar lo que, en su criterio, verdaderamente amenaza América latina: el "populismo", el "indigenismo"(¡malditos Indios que se han metido en política!) y las "payasadas" de Chávez, Evo, Correa... Tremenda clase, elegancia, y altura de vista. Con desprecio y agresividad, el Nobel arremete contra los nuevos libertadores y silencia el protagonismo nefasto y la aciaga injerencia de los Estados Unidos en la "patria grande", sus crímenes y desmanes en todo el continente, los métodos mafiosos e imperialistas revelados por Wikileaks. Para el converso Llosa, que ya no padece "marxismo", "el norte revuelto y brutal", ése es el modelo. Y en su penoso esperpento de Estocolmo, esto es el colmo, el nuevo Nobel acude a estereotipos y tópicos más desgastados que calcetín centenario...

Da pena ver tan brillante escritor rebajarse a ser lacayo de un imperio poco virtuoso... Las palabras no son neutrales. Llosa se vuelve un panfletario de segunda categoría contra la emancipación de los pueblos, y se desprestigia frente a todos nosotros que amamos sus novelas.

El arte y la cultura tienen que ir parejos con su democratización. ¿Para qué sirve un arte sólo "elitista"? Los intelectuales, quieran o no, tienen un papel social. Recordemos en 1898 el "Yo acuso" del gran Zola, el "caso Dreyfus", etc. ¿Cómo se puede tachar de "payasadas" las políticas de gobiernos que alfabetizan, que llevan la cultura, la educación, a los más pobres? No hay alternativa: o quedan "invisibles" los marginados o se vuelven ciudadanos; pero según Llosa, ilustrados, votan mal. ¡Qué mal agradecidos son los pueblos! Amargado, carente de verdadera generosidad humana, renegando de sus raíces y de "los de abajo", el tremendo novelista, sí que ha hecho el payaso... ¡Ojalá los papeles del Departamento es Estado no revelen que Bush le quería mucho y viceversa, carteándose como viejos compinches!

Me quedo con Pantaleón, la tía Julia, "la Ciudad y los perros" de mi adolescencia... y trato de cerrar los ojos, de olvidar al Llosa político de mala muerte. La historia se encargará de poner a cada cosa en su sitio y al Mario novelista, con Gabriela Mistral, Neruda, Márquez, Asturias, Vallejo, Carpentier, Guillén, Mariátegui, Benedetti, Galeano, Taibo 2, Lezama Lima, Donoso, Cortázar, Roa Bastos, Fuentes, etc... pocos de ellos indiferentes a sus pueblos. “¡Ay, qué dolor!

*Jean Ortiz, Profesor de Universidad en PAU (Francia), universidad que otorgó a Llosa el Doctorado Honoris Causa.