domingo, 24 de octubre de 2010

SOBRE DDHH EN ARGENTINA

Adriana Vega

¿Podremos dudar de verdad, sobre que ciertos “argentinos de bien”, como los llama el dirigente nazi Alejandro Biondini, hayan olvidado sembrar terror desde sus arteras formas de matar, torturar,secuestrar criaturas, violar mujeres, desaparecer personas y renovar el caos?

Es indudable. Ante los juicios,funcionarán indudablemente como una pujante industria de la intimidación, amedrentando a los testigos que atestigüen sobre sus crímenes de lesa humanidad.

Los procesos sacan de quicio a estos criminales y cómplices de la siniestra dictadura cívico-militar de Videla. Conciencias manchadas y oscuras no pueden obviar la farsantemirada “patriótica” de sus amos imperiales a los que no pudieron complacer.

Revisemos el post titulado “Los terroristas entre nosotros” descubierto por Miradas al Sur, un blog donde se divulgan nombres, apellidos y direcciones postales de decenas de declarantes de los juicios. Esta página inverosímil, intenta hacer docencia sobre lo brutales que han sido las víctimas de su terrorismo “bueno”…

Así reza la advertencia.*

La ma yoría de los datos divulgados pertenecen a personas domiciliadas en Capital Federal, Córdoba y ciudades del interior, algunas desaparecidas y otras muertas.

Al otorgarse refugio político al ex guerrillero chileno Galvarino Apablaza Guerra,combatiente del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) por hechos ocurridos en 1991, el gobierno de derecha de Chile está reclamando su entrega para ser juzgado por tribunales afines. Piñera quiere extraditarlo por las presiones de la derecha chilena, en especial de la Unión Democrática Independiente (UDI), brazo político del pinochetismo que tiene como solo objeto licuar a deudos de una dictadura que vuelve a encontrar su escenario.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación dio vía libre al proceso de extradición de Apablaza, pero dejó en manos del gobierno la decisión final.

Cierta estructura legal y disimulada trabaja par a beneficiar a los represores. Con el anuncio del último nieto recuperado, Estela de Carlotto probó que el subcomisario Carlos Garaventa entorpeció la investigación de lostipos genéticos, trama reservada para encubrir apropiadores de bebés, donde está involucrada la División Operaciones de Seguridad Interior de la Policía Federal quien malogró las pruebas genéticas de los adoptivos Herrera Noble y otros casos semejantes.

Una agresión sufrida por Apablaza y cartas intimidatorias a su abogado desnudan la nueva estrategia de los apologistas de la última dictadura. Durante la tarde del martes 7 de octubre, un micro de La Lujanera repleto llevaba en el primer asiento a un suboficial de la Policía Federal conversando con el conductor, cuando de pronto clavó los ojos sobre un pasajero, hombre alto y mayor que lo hizo saltar del asiento al grito de “¡Asesino!” y vomitando denuestos como “¡Este tipo pone bombas, igual que los de la ETA!” “¡A vos te arreglo con ésta!” en tanto mostraba su pistola continuando los vituperios hasta que descendió. El ofendido era Sergio Galvarino Apablaza Guerra, requerido por la Justicia trasandina por dos operaciones armadas cuando todavía gobernaba Patricio Aylwin,Augusto Pinochet era jefe del Ejército y conservaba todo su poder.

La Comisión Nacional para los Refugiados (Conare),organismo interministerial con atribuciones, le concedió categoría de asilado, circunstancia por la que el suboficial amenazó al militante chileno.

Asimismo, el abogado Rodolfo Yanzón,a cargo de la defensa de Apablaza, recogió en su correo electrónico un mensaje intimidante, adjudicándosele pertenecer al “terrorismo malo”.

Todo muestra la subsistencia de una organización oculta compuesta por fragmentos convenidos con la última dictadura, entre cuya s labores se registran amenazas a deponentes de juicios por delitos de lesa humanidad, el desvío de pruebas y procedimientos psicológicos de similar envergadura, como también las promesas de financiamiento y albergue a los represores fugitivos de la Justicia.

En semejante contexto se inscribe la violenta agitación desplegada hacia toda decisión del Estado Argentino, bombardeado con el tema de una inseguridad verosímilmente implantada con ataques para “asaltar” y agredir asesinando embarazadas, empresarios jóvenes, estudiantes rubios y juventud política de izquierda, habitualmente de clase media.

No es novedad afirmar que las amenazas y agresiones a testigos son claves de los represores para entorpecer los juicios por delitos de lesa humanidad. En ese marco, la desaparición de Julio López y el asesinato de Silvia Suppo, testigo del juicio contra el ex juez Víctor Brusa, junto a muchos otros d eponentes abrumados o secuestrados, son las expresiones más cacareadas del tambaleante y pérfido accionar.

Todo un aquelarre que hace rememorar a Hamlet con su “algo está podrido en Dinamarca”.En la magna obra,la madre extermina al padre. Los milicos asesinaron la generación de sus propios hijos, de los míos, de los nuestros y robaron los niños para ser educados en manos de su escoria. Vaya qué “regalito” le ofrendaron al Imperio estos patriotas hoy mediáticos.

La agresión sufrida por Apablaza y el mensaje destinado a su defensor, hechos no relacionados específicamente con juicios a represores, marcan una ampliación hacia otros tópicos irritantes para los apologistas del terrorismo de Estado.

Una fuente supeditada al ámbito de los castrenses retirados señaló que en varios de estos hechos estaría el extendido remo de un tal Schwab. Pese a que al ex teniente coronel se lo localiza prófugo en algún lugar de Miami, algo raro ¿verdad? parece que desde las sombras aún continúa impartiendo directivas.

Requerido desde la Justicia por secuestros, torturas y asesinatos cometidos en Tucumán bajo las órdenes del ex general Antonio Bussi, este sujeto, ex inteligencia visible de la Agencia de Seguridad Scanner y motor de Cecilia Pando como figura de la derecha afín al proceso de destrucción nacional, lo decide todo en la Unión de Promociones, organización creada para agrupar a militares retirados que reivindican a la última dictadura.

Su vigente jefe representativo, el general Heriberto Auel, empequeñece el pergamino de ese sindicato de represores.

“La Unión de Promociones sólo apoya con heladeras, microondas y colchones a nuestros presos”, manifestó frescamente en un juicio, esgrimiendo una sonrisa de freezer.

Sin hesitar, muchas cosas reculan a los tiempos de Isabelita, coronada y expulsada por Tres Letras A.

El pueblo no perdona, no olvida, ni renuncia.

Bs. As. 24 de octubre del 2010


La vergüenza de EEUU al descubierto

Robert Fisk

Publicado en Cubadebate el 24 Octubre 2010

Imagen de archivo captada el 14 de noviembre de 2005 en el hospital Yarkouk de Bagdad, en donde aparece un policía iraquí que muestra las huellas causadas por la tortura. Foto Ap

Como de costumbre, los árabes sabían. Sabían todo de las torturas en masa, del promiscuo tiroteo de civiles, del escandaloso uso del poderío aéreo contra viviendas de familias, de los despiadados mercenarios estadunidenses y británicos, los cementerios de muertos inocentes. Todo Iraq lo sabía. Porque ellos eran las víctimas.

Sólo nosotros podíamos fingir que no sabíamos. Sólo nosotros en Occidente podíamos rechazar cada acusación, cada afirmación contra los estadunidenses o británicos, poniendo a algún digno general -vienen a la mente el pavoroso vocero militar estadunidense Mark Kimmitt y el terrible jefe del estado mayor conjunto Peter Pace- a rodearnos de mentiras. Si encontrábamos un hombre que había sido torturado nos decían que era propaganda terrorista; si descubríamos una casa llena de niños muertos en un bombardeo aéreo estadunidense también era propaganda terrorista, odaño colateral, o una frase simple:No tenemos información de eso.

Desde luego, siempre sabíamos que sí la tenían. Y el océano de memorandos militares que se reveló este sábado lo volvió a demostrar. Al Jazeera ha llegado a extremos para rastrear a las familias iraquíes cuyos hombres y mujeres fueron asesinados en retenes estadunidenses -yo he identificado a alguna porque la reporté en 2004, el carro acribillado, los dos periodistas muertos, hasta el nombre del capitán local estadunidense- y fueThe Independent on Sunday el primero en alertar al mundo sobre las hordas de pistoleros indisciplinados que eran llevados a Bagdad para proteger a diplomáticos y generales. Estos mercenarios, que se abrieron paso asesinando en las ciudades de Iraq, me insultaron cuando les dije que estaba escribiendo acerca de ellos, allá en 2003.

Siempre es tentador desentenderse de una historia diciendo que no es nada nuevo. La idea de la vieja historia es usada por los gobiernos para enfriar el interés periodístico, pues sirve para cubrir la inactividad periodística. Y es cierto que los reporteros ya han visto antes algo de esto. La evidencia de la participación iraní en la fabricación de bombas en el sur de Iraq fue filtrada por el Pentágono a Michael Gordon, del New York Times, en febrero de 2007. La materia prima, que ahora podemos leer, es mucho más dudosa que la versión generada por el Pentágono. Por todo Iraq había material militar iraní de la guerra Iraq-Irán de 1980-88, y la mayoría de los ataques contra los estadunidenses fueron llevados a cabo en esa etapa por insurgentes sunitas. Por cierto, los informes que sugieren que Siria permitió el cruce de insurgentes por su territorio son correctos. He hablado con familias de los atacantes suicidas palestinos cuyos hijos llegaron a Iraq desde Líbano a través de la villa libanesa de Majdal y luego por la ciudad norteña siria de Aleppo para atacar a los estadunidenses.

Pero, aunque escrita en escueto lenguaje militar, aquí está la evidencia de la vergüenza estadunidense. Es un material que puede ser usado por abogados en tribunales. Si 66 mil 81 -me encantó ese 81 - es la cifra más alta disponible de civiles muertos, entonces la cifra real es infinitamente más alta, pues este registro sólo corresponde a los civiles de los cuales los estadunidenses tuvieron información. Algunos fueron llevados a la morgue de Bagdad en mi presencia, y fue el oficial a cargo quien me dijo que el Ministerio de Salud iraquí había prohibido a los médicos practicar autopsias de los civiles llevados por soldados estadunidenses. ¿Por qué se dio esta orden? ¿Tendría algo que ver con los mil 300 reportes independientes estadunidenses sobre tortura en las estaciones policiales iraquíes?

Los estadunidenses no tuvieron mejores resultados la última vez. En Kuwait, soldados de Estados Unidos podían oír cómo los kuwaitíes torturaban a palestinos en los cuarteles de policía después de que la ciudad fue liberada de las legiones de Saddam Hussein, en 1991. Incluso un miembro de la familia real kuwaití participó en las torturas. Los estadunidenses no intervinieron y solamente se limitaron a quejarse ante la familia real. A los soldados siempre les dicen que no intervengan. Después de todo, ¿qué le dijeron al teniente del ejército israelí Avi Grabovsky cuando reportó a su superior, en septiembre de 1982, que falangistas aliados de Israel acababan de asesinar a mujeres y niños? Ya lo sabemos, no nos gusta, no intervenga.Eso fue durante la masacre en el campo de refugiados de Sabra y Chatila.

La cita viene del informe de la comisión Kahan de Israel de 1983; sabe Dios qué leeríamos si Wikileakslograra echar mano a los archivos del Ministerio de Defensa israelí (o la versión siria, para el caso). Pero, claro, en aquellos días no sabíamos cómo usar una computadora, ya no digamos escribir en ella. Y eso, desde luego, es una de las lecciones importantes de todo el fenómeno Wikileaks.

En la Primera Guerra Mundial, en la segunda o en Vietnam, uno escribía sus informes militares en papel. Tal vez los presentaba por triplicado, pero podía numerar las copias, rastrear cualquier espionaje y evitar filtraciones. Los documentos del Pentágono estaban realmente escritos en papel. Pero el papel siempre se puede destruir, mojar, hacer trizas hasta la última copia. Por ejemplo, al terminar la guerra de 1914-1918, un teniente segundo inglés mató a uno de los trabajadores chinos que habían saqueado un tren militar francés. El chino había amenazado con un cuchillo al soldado. Pero durante la década de 1930 el expediente de los soldados británicos fue tachado tres veces, por lo que no queda del incidente más rastro que un diario de guerra de un regimiento que reporta el saqueo del tren francés de provisiones por los chinos. La única razón por la que estoy enterado de esa muerte es porque mi padre era el teniente británico y él me contó la historia antes de morir. En ese tiempo no había Wikileaks.

Sin embargo, sospecho que esta masiva revelación de material de la guerra de Iraq tiene serias implicaciones para periodistas y ejércitos por igual. ¿Cuál es el futuro de los Seymour Hershes y del periodismo de investigación de vieja escuela que el diario Sunday Timessolía practicar? ¿Qué caso tiene enviar equipos de reporteros a investigar crímenes de guerra y reunirse congargantas profundas militares si de pronto casi medio millón de documentos secretos van a acabar flotando frente a uno en una pantalla?

Aún no hemos llegado al fondo de la historia de Wikileaks, y más bien sospecho que hay más de unos cuantos soldados estadunidenses implicados en esta última revelación. ¿Quién sabe si no llega hasta lo más alto? En sus investigaciones, por ejemplo, Al Jazeera encontró un extracto de una conferencia de prensa de rutina del Pentágono en noviembre de 2005. Peter Pace, el nada inspirador jefe del estado mayor conjunto, informa a los periodistas cómo deben reaccionar los soldados ante el tratamiento cruel de prisioneros, señalando con orgullo que el deber de un soldado estadunidense es intervenir si ve evidencia de tortura. Luego la cámara se mueve hacia la figura mucho más siniestra del secretario de Defensa Donald Rumsfeld, quien de pronto interrumpe casi en un murmullo, para gran consternación de Pace: No creo que quiera usted decir que los soldados están obligados a detenerla físicamente. Su deber es reportarla.

Desde luego, la significación de este comentario -crípticamente sádico a su modo- se perdió en los diarios. Pero ahora el memorando secreto Frago 242 arroja mucho más luz sobre esa conferencia de prensa. Enviada presumiblemente por el general Ricardo Sánchez, la instrucción a los soldados es: Supuesto que el reporte inicial confirme que las fuerzas estadunidenses no tuvieron que ver en el abuso contra detenidos, no se realizará mayor investigación, a menos que lo ordene el alto mando. Abu Ghraib ocurrió bajo la supervisión de Sánchez en Iraq. Fue también Sánchez, por cierto, quien no pudo explicarme durante una conferencia de prensa por qué sus hombres dieron muerte a los hijos de Saddam Hussein en un tiroteo en Mosul, en vez de capturarlos.

El mensaje de Sánchez, según parece, debió haber tenido el visto bueno de Rumsfeld. Del mismo modo, el general David Petraeus -tan amado por los periodistas estadunidenses- fue presuntamente responsable del dramático incremento en los ataques aéreos estadunidenses en el curso de dos años: de 229 sobre Iraq en 2006 a mil 447 en 2007. Resulta interesante que los ataques aéreos de Estados Unidos en Afganistán se han elevado 172 por cierto desde que Petraeus asumió el mando militar allá.

Todo esto hace aún más asombroso que el Pentágono ahora se desgarre las vestiduras porque Wikileaks podría tener sangre en las manos. El Pentágono ha estado manchado de sangre desde que dejó caer una bomba atómica sobre Hiroshima en 1945, y para una institución que ordenó la invasión ilegal de Iraq en 2003 -¿acaso la cifra de civiles muertos no fue allí de 66 mil, según sus propias cuentas, de unos 109 mil registrados?- resulta ridículo afirmar que Wikileakses culpable de homicidio.

La verdad, por supuesto, es que si este vasto tesoro de informes secretos hubiera demostrado que la cifra de muertos era mucho menor de lo que la prensa proclamaba, que los soldados estadunidenses nunca toleraron la tortura por policías iraquíes, que rara vez dispararon a civiles en retenes y siempre llevaron a los mercenarios asesinos ante la justicia, los generales estadunidenses habrían entregado estos expedientes a la prensa sin cargo alguno en las escalinatas del Pentágono. No sólo están furiosos porque se haya roto el secreto o porque se haya derramado sangre, sino porque los han pescado diciendo las mentiras que siempre supimos que decían.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya


La clave está en el Anticiclón


Dr. José Rubiera

Publicado el 24 Octubre 2010

Imagen visible del huracán “Richard” esta mañana. El centro del huracán impactará directamente a Belice desde la noche de hoy domingo al lunes.

Después de unos pocos días de descanso, vuelvo a las CRÓNICAS.

Desde la época en que el Dr. Mario Rodríguez Ramírez pronosticaba huracanes, y para recordarlo les digo que fue el Maestro de los Meteorólogos cubanos, creador y fundador de la Escuela de Meteorología en la que estudiamos los primeros Meteorólogos con nivel universitario graduados por la Revolución (porque antes de 1959 sólo habían dos: el Ing. Millás, brillante y autodidacta en Meteorología, y el propio Dr. Rodríguez Ramírez, doctor en Ciencias Físico-Matemáticas que había recibido un grado de Máster en Meteorología en los EEUU), se acostumbró al público cubano a hablar de los anticiclones que en general gobernaban la trayectoria de una tormenta tropical o huracán.

Con el correr del tiempo, nosotros hemos dado continuidad a ello y refiriéndonos al movimiento de una tormenta tropical o huracán, muchas veces decimos que “la clave está en el anticiclón”.

Un buen ejemplo lo tenemos en la décimo séptima tormenta tropical de esta activa temporada del 2010 (promedio 10 para una temporada), “Richard”, que esta mañana se ha convertido en el décimo huracán de la temporada (promedio 6 para una temporada) y está a punto de azotar a Belice, en la península de Yucatán.

Cuando surge “Richard”, éste estaba atrapado en una zona de muy débiles corrientes de arrastre en la porción sur de una vaguada, algo así como un corcho en el agua en un lugar donde ésta no fluye en una corriente definida. En ese momento había que observarlo bien, porque los modelos numéricos de trayectoria de ciclones tropicales, basados a su vez en las soluciones que para los centros de acción atmosférica brindan los modelos numéricos globales (o sea, en otras palabras, los mapas pronóstico de anticiclones, ciclones y vaguadas de gran escala) ofrecían diversas soluciones, que aunque el grueso de los modelos situaban la trayectoria de “Richard” hacia Yucatán, había dos de los mejores que daban una trayectoria al poco confiable plazo de 96 horas, uno hacia el Canal de Yucatán, y el otro lo situaba sobre el extremo occidental de Cuba.

La clave estaba en el anticiclón y era a éste al que había que vigilar y observar su comportamiento futuro. Si el anticiclón no crecía en una fuerte cuña hacia el Golfo de México, hubiera sido un verdadero peligro para Cuba porque hubiera traído a “Richard” al noroeste o norte, aproximándolo al país o haciéndolo cruzar por su extremo occidental; pero si el anticiclón crecía en una cuña fuerte y bien establecida hacia el Golfo, entonces Cuba se vería totalmente sin peligro, porque al moverse “Richard” por la periferia sur del anticiclón, ésta lo llevaría a la península de Yucatán. Esto último fue lo que comenzaron a mostrar las nuevas corridas de los modelos con sistematicidad y tendiendo al consenso. No obstante, por precaución, esperamos a que comenzara a verificarse todo esto y entonces ya sabíamos con gran certeza de estábamos en Cuba totalmente libres de “Richard”, porque la probabilidad de que el anticiclón no se estableciera al norte, sirviéndonos de escudo, era ínfima.

Esto ilustra como trabajamos los meteorólogos en la actualidad, tenemos modelos globales, modelos especializados en ciclones tropicales, 10 ó 20, cuantos más mejor, se observan sus similitudes y sus diferencias, se trata de explicar el porqué de su comportamiento y se confrontan con la realidad, lo que está ocurriendo en las observaciones reales, y a todo eso se le añade la experiencia del pronosticador y un cierto “olfato”, que algunos han definido como un “arte” que tienen algunos para ver o intuir detalles. Por ello …huracán o tormenta tropical al sur de Caimán Grande en el mes de octubre… a nuestros abuelos seguramente se les erizarían los pelos de punta, y a nosotros también… si no contáramos con los adelantos de la Ciencia al servicio de la moderna Meteorología, que permite descifrar con buen tiempo de antelación la clave, que en resumen está en el anticiclón.


ONU: de nuevo contra el bloqueo a Cuba

Publicado en Cubadebate el 23 Octubre 2010

Luego de la reciente andanada de condenas lanzadas aquí por decenas de gobernantes contra el bloqueo de Estados Unidos a Cuba, la Asamblea General se prepara hoy para ratificar ese repudio mediante un voto abrumador.

El próximo martes y por décimo noveno año consecutivo, ese foro se pronunciará sobre el cerco implantado hace 50 años y que ha costado a Cuba 751 mil 363 millones de dólares, cifra aún conservadora basada en la depreciación del dólar frente al oro.

La votación tendrá lugar en una sesión plenaria del máximo órgano de Naciones Unidas dedicada al tema Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba.

El año pasado, 187 países se pronunciaron contra la medida norteamericana, en la votación más alta registrada sobre ese asunto desde 1991, con solo tres en contra (Estados Unidos, Israel y Palau) y dos abstenciones (Islas Marshall y Micronesia).

El pronunciamiento tiene lugar a menos de un mes del debate general de la Asamblea, donde durante casi una semana jefes de Estado y gobierno y cancilleres de unos 30 países denunciaron el bloqueo norteamericano contra la mayor de las Antillas.

El primero fue el ministro de Exteriores de Brasil, Celso Amorim, quien abrió la lista de oradores y fue secundado por los gobernantes de Malawi, Sri Lanka, Zimbabwe, Haití, Namibia, Lao, Santa Lucía, Dominica, Timor Leste, Suriname, Suráfrica, España y Vanuatu.

También por los representantes de Antigua y Barbuda, Granada, Nicaragua, Ecuador, Islas Salomón, Gambia, Zambia, Lesotho, Argelia, San Vicente y las Granadinas, Venezuela, Belice, Uruguay, Paraguay y Rusia.

Las votaciones contra el bloqueo comenzaron el 24 noviembre de 1992, cuando la 47 sesión ordinaria de la Asamblea aprobó por 59 votos a favor, tres en contra y 71 abstenciones la primera resolución en ese sentido.

Esta será la segunda votación con Barack Obama en la presidencia estadounidense.

Al hablar hace un mes ante la Asamblea General, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó que esa administración no parece dispuesta siquiera a rectificar los aspectos más irracionales y universalmente rechazados de su política contra Cuba.

Y dijo que el cerco económico, comercial y financiero impuesto a la isla es el elemento fundamental en las relaciones bilaterales entre La Habana y Washington.

Rodríguez aseguró que en los dos últimos años no se ha producido modificación alguna en esa política de bloqueo y subversión contra Cuba, aún cuando Obama dispone de prerrogativas suficientes para producir un cambio real y cuenta con el consenso mayoritario de su pueblo.

El informe presentado por las autoridades cubanas ante la ONU sobre el tema apunta que Estados Unidos incumplió de manera absoluta la resolución adoptada hace un año por la Asamblea General para el cese del bloqueo.

Al respecto, denuncia a la Casa Blanca por mantener las leyes, disposiciones y prácticas que le sirven de sustento al cerco y la acusa de reforzar los mecanismos políticos, administrativos y represivos para su instrumentación más eficaz y deliberada.

Añade que ese asedio no es una cuestión bilateral entre la isla y su vecino del norte, pues la aplicación extraterritorial de las leyes norteamericanas y la persecución contra empresas y ciudadanos de terceros países afectan la soberanía de muchos otros Estados.

En conclusión, que el actual gobierno de Estados Unidos ha continuado aplicando el bloqueo contra Cuba con todo rigor, a pesar de las 18 resoluciones de la ONU, que ahora serán 19.