domingo, 10 de octubre de 2010

LAS GUERRAS IMPERIALES Y LAS ARMAS HOY (I)

Jorge Gómez Barata

Obviando las escalas que el tiempo y la tecnología imponen, ningún país en ninguna época libró tantas guerras y de las proporciones que las protagonizadas por los Estados Unidos; tampoco ningún Estado obtuvo con ellas tantas ventajas ni las alcanzó con costos humanos tan reducidos.

En sus momentos de mayor esplendor el Imperio Romano llegó a tener unas 50 legiones, integradas por unos 10 000 soldados de infantería y 5 000 jinetes cada una, en total no más de: 750 000 hombres y la Guardia Pretoriana nunca sobrepasó los 30 000 efectivos. En ningún momento Napoleón tuvo más de un millón y medio de hombres sobre las armas. Todas las tropas de ambos imperios no llegaban al número de efectivos movilizados por Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

Mediante una guerra de menos de tres años, en la cual, a la vez nunca comprometió más 20 000 efectivos ni sufrieron más de cinco mil bajas en combate, los Estados Unidos arrebataron a México más de dos millones de kilómetros cuadrados y en los tres meses que duró la guerra contra España en 1898, la despojó de Cuba, Filipinas, Puerto Rico y otras posesiones. Todas las bajas norteamericanas en todas las guerras libradas en el siglo XX no alcanzan a las sufridas por Rusia sólo en la Primera Guerra Mundial.

La razón de semejante rentabilidad y economía en vidas humanas se explica porque ninguno de los conflictos de la era moderna se ha librado en territorio norteamericano, Estados Unidos ha combatido contra adversarios notoriamente más débiles y porque la doctrina militar norteamericana se basa en el empleo masivo de tecnología avanzada, especialmente aeronaval, que le proporciona una superioridad abrumadora y le permite no emplear grandes contingentes en operaciones de alto riesgo para sus fuerzas vivas.

Desde la Segunda Guerra Mundial, aprovechando su posición de liderazgo, su capacidad para presionar políticamente a otros países y las posibilidades para manipular la percepción de los conflictos, Estados Unidos ha logrado sumar a otros estados, formando coaliciones que aportan tropas y comparten gastos. Así ocurrió en la lucha anti hitleriana, en Corea, Vietnam, el Golfo, Irak, Afganistán y Yugoslavia. Hay casos como el de Corea en los que ha comprometido a la ONU y en otros como el de la ex Yugoslavia y Afganistán ha involucrado a la OTAN. Con semejante formato, Estados Unidos da a su participación bélica una cobertura ideológica apropiada a sus fines.

Como ha ocurrido con todos los imperios a lo largo de la historia, aunque hubo excepciones circunstanciales, el stablishment y parte importante del pueblo han apoyado a las respectivas administraciones norteamericanas cuando se han involucrado en guerras en el extranjero. La guerra y la rapiña contra México fue realizada bajo la mendaz afirmación de que: “Sangre norteamericana había sido derramada en suelo norteamericano”, en 1898 se declaró la guerra a España bajo el slogan de: “Remember to Maine”, la intervención en Vietnam fue cubierta con patraña del Golfo de Tonkín y los pretextos para la invasión a Irak son conocidos.

Mediante una intencionada exposición de motivos, la manipulación de la naturaleza de los diferentes conflictos en que toma parte, en la mayoría de las ocasiones, la clase política norteamericana logra el respaldo de la opinión pública. El pueblo norteamericano que tuvo razones legítimas para apoyar a su gobierno que después del ataque a Pearl Harbor se involucró en la II Guerra Mundial, también siguió a Truman cuando por razones más que dudosas intervino en Corea bajo la consigna de frenar la expansión del comunismo.

El fin de la Guerra Fría, la consumación de la hegemonía política y del predominio militar norteamericano, sostenido por descomunales gastos bélicos y por la integración de la investigación avanzada, el desarrollo científico y tecnológico a la esfera militar, han reforzado la tendencia a disminuir las bajas para Estados Unidos y aumentar la rentabilidad de los conflictos. Comparados con el significado estratégico de haberse apoderado de las fabulosas reservas petroleras de Irak, los costos de esa guerra son mínimos.

Las abrumadoras capacidades aeronavales, el armamento nuclear, la cohetería estratégica, entre ellos los submarinos nucleares que se han convertido en grandes bases atómicas sumergidas y el desarrollo de explosivos y armas convencionales con prestaciones equivalentes a las nucleares, incluyendo la modalidad de aviones sin piloto y embarcaciones sin tripulación, permiten al mando militar y a la administración norteamericana involucrarse en varios conflictos a la vez.

Por añadidura, en el siglo XXI ha aparecido elemento que no existieron en los campos de batalla de la II Guerra Mundial, en la de Corea, en los de Vietnam ni en la Guerra Fría y es el hecho de que las potencias no se amenazan unas a las otras, países pobres que se alzan como potencias nucleares y las bajas en la técnica militar norteamericana son mínimas.

En los conflictos actuales, raras veces aviones o helicópteros norteamericanos o de la OTAN son derribados, el armamento antisubmarino no alcanza las profundidades en las que operan los sumergibles nucleares y apenas se dan los primeros pasos para crear misiles capaces de hundir portaviones. Por esas razones las guerras se libran con la técnica existente y las reposiciones son mínimas por lo cual los conflictos bélicos no influyen decisivamente en el crecimiento industrial ni en la creación de gran número de empleos.

Sin embargo, ciertas realidades obligan a Estados Unidos a actuar como fuerza de ocupación, cosa que no puede hacer a distancia ni con tecnología y mucho menos con administraciones títeres. En ese momento la resistencia actúa, el factor humano se torna decisivo y las bajas aumentan sensiblemente.

Irak y Afganistán, escenarios en los cuales las tropas norteamericanas no pueden permanecer sin encajar cuantiosas bajas, muestran el lado débil de la estrategia estadounidense de guerras a distancia y basadas en alta tecnología, por lo cual tratan de introducir una innovación doctrinaria: el poder inteligente cuya eficacia esta por ser demostrada.

La Habana, 10 de octubre de 2010


Ecuador: Veterano de la CIA detrás del Golpe en Ecuador

Eva Golinger

Foto de Virgilio Ponce

El ex director de la misión especial para Venezuela y Cuba de la Dirección Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, Norman Bailey, ha liderado una operación para desestabilizar al gobierno de Rafael Correa

Al pueblo ecuatoriano no les extraña que el gobierno de Estados Unidos esté detrás del último intento de golpe de Estado en su país. Una encuesta realizada por la firma estadounidense Asisa luego de los acontecimientos el pasado 30 de septiembre en Ecuador, revela que más de 50% de los consultados creen que Estados Unidos apoyó la revuelta contra el Presidente Rafael Correa.

El ex oficial de la Agencia Central de Inteligencia, Philip Agee, relató en los años setenta, en su libro “Diario de la CIA”, como él mismo lideró la operación para socavar al gobierno progresista de José María Velasco Ibarra en Ecuador hasta lograr sacarlo del poder bajo fuerza. Agee cuenta como la CIA penetró e infiltró organizaciones sociales, movimientos políticos, medios de comunicación y sindicatos – de derecha y de izquierda – y hasta alcanzaron captar y reclutar agentes dentro de las instituciones gubernamentales para sabotear al estado desde adentro. La operación fue muy eficiente y solo tardó un año para que cayera el gobierno de Velasco.

Velasco fue reemplazado por el Vice Presidente Julio Arosemana, quien rápidamente perdió el visto bueno de Washington por su relación estrecha con Cuba, y fue derrocado en un golpe militar el 11 de julio de 1963, también patrocinado por la CIA.

El “sicario económico confesado”, John Perkins, luego cuenta en su libro “Confesiones de un Sicario Económico” como Washington asesinó al Presidente Jamie Roldós Aguilera, un progresista ecuatoriano quien murió en un “extraño” accidente aéreo en 1981, apenas dos años después de asumir el poder.

Perkins también intuyó que algo parecido podría suceder al Presidente Rafael Correa, debido a sus políticas anti-neoliberales, sus relaciones con Venezuela, Cuba e Irán, y su política petrolera que buscaba “retomar” el control de la rica industria petrolera en Ecuador para beneficiar al desarrollo de su país.

Y lo pensado se hizo realidad el pasado 30 de septiembre, cuando fuerzas golpistas intentaron ejecutar un golpe de Estado, o en lo alternativo, asesinar al Presidente Correa.

Pero hay otra figura quien desde las sombras ha estado manejando la campaña de desestabilización contra el gobierno de Correa, penetrando e infiltrando los movimientos indígenas y las organizaciones sociales y políticas de la “izquierda”.

Philip Agee contó hace décadas como la Agencia Internacional del Desarrollo de Estados Unidos (USAID) fue utilizada como fachada de la CIA para canalizar fondos a organizaciones no gubernamentales (ONG), sindicatos y medios de comunicación. Y en los años ochenta, el gobierno estadounidense creyó otra entidad para realizar este trabajo, pero con una fachada más legítima.

En 1983 nació la National Endowment for Democracy (NED), creada por una legislación del Congreso de Estados Unidos. Su misión era “promover la democracia” en el mundo. Fue un proyecto impulsado por el gobierno de Ronald Reagan y sus asesores más cercanos, entre ellos, Norman A. Bailey, entonces Asistente Especial del Presidente para Asuntos de Seguridad Nacional.

La NED fue primero utilizada en Nicaragua para desestabilizar al gobierno Sandinista. Lograron su objetivo luego de seis años de trabajo duro, penetrando e infiltrando todos los sectores de la sociedad civil para alimentar el conflicto y desgastar al pueblo. Luego de su éxito en Nicaragua, la NED se ha convertido en la agencia principal de financiamiento y asesoría a movimientos de la ³sociedad civil² que favorecen y trabajan a favor de los intereses estadounidenses. En Venezuela, la NED financió a todos los grupos involucrados en el golpe de Estado contra el Presidente Chávez en abril 2002, y ha seguido financiando a la oposición desde entonces.

Dónde hay un gobierno que no le conviene a la agenda estadounidense, allí está la NED, financiando la desestabilización. Ecuador no se escapa de esta triste realidad.

NORMAN BAILEY, VETERANO DE LA CIA

Grupos involucrados en el último intento de golpe contra Ecuador tienen vínculos con la NED y la USAID. Pero una conexión en particular evidencia la profunda operación que Washington tenía en marcha contra el gobierno de Rafael Correa.

La policía nacional infiltrada por la embajada de Estados Unidos, hecho comprobado en un informe oficial del Ministerio de Defensa de Ecuador en 2008, fue el organismo que provocó la crisis el jueves pasado. Y fichas de la Escuela de las Américas, como el Coronel Manuel E. Rivadeneira Tello, lideraron los esfuerzos para asesinar al Presidente Correa, disparando contra el carro presidencial durante su rescate.

En 12 de julio de 2005, el jefe de comunicaciones de la División Estratégica de Desarrollo de la USAID en Ecuador envió un correo electrónico a los otros representantes de la USAID en Quito, expresando su preocupación por la influencia “chavista” en Ecuador. El mensaje incluyó una serie de textos supuestamente demostrando la creciente relación entre Venezuela, Cuba y Ecuador.

Justo ese mismo año fue fundado la Corporación Empresarial Indígena del Ecuador (CEIE), organización encargada de “promover el desarrollo económico local y regional de las poblaciones indígenas”. En Ecuador, es bien conocido que los votos del sector indígena son fundamentales para gobernar de manera efectiva. Los candidatos que logran el apoyo de las redes y movimientos indígenas son normalmente los candidatos que ganan las elecciones ecuatorianas, y el Ecuador tenía elecciones presidenciales el año siguiente, en 2006.

CEIE nació con financiamiento de la NED y la USAID, creada por Ángel Medina, Mariano Curicama, Lourdes Tibán, Fernando Navarro y Raúl Gangotena. Curiosamente, entre sus tres “miembros honorarios”, figura Norman Bailey, agente de inteligencia de Estados Unidos y experto en operaciones clandestinas.

Bailey estuvo en el Ejército de Estados Unidos dónde se especializó en inteligencia estratégica. Fue economista de la empresa petrolera Mobil International Oil, estudiando y analizando el sector petrolero mundial. Fundó la empresa Overseas Equity Inc, que suministraba asesoría al sector financiero internacional y luego se juntó a la firma banquera Bailey, Tondu, Warwick & Co., asumiendo la presidencia. La firma se dedicaba a las transaciones financieras de deudas en los países en desarrollo.

En 1981, Bailey fue nombrado Asistente Especial del Presidente Ronald Reagan para Asuntos de Seguridad Nacional y Director de Asuntos Económicos Internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. A partir del 1984, Bailey fue asesor a distintas agencias gubernamentales, corporaciones, bancos, instituciones financieras y empresas multinacionales en cinco continentes.

En 2006, el entonces Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, John Negroponte, decidió crear la Misión Especial de Inteligencia para Venezuela y Cuba. Nombran a Norman A. Bailey para presidir dicha “misión”.

Fue primera vez en la historia estadounidense que la comunidad de inteligencia creyó “misiones especiales” de alto nivel para distintas países. Solo tres misiones fueron creadas en 2006: para Irán, Corea del Norte y Venezuela/Cuba.

Con un presupuesto multimillonario, Bailey incrementó las operaciones de desestabilización contra los gobiernos de Venezuela y Cuba. Al mismo tiempo, cualquier otro gobierno o movimiento en la región que se asociaba con Venezuela o Cuba estaba sujeto a las operaciones clandestinas de Bailey.

Aunque en 2007, Bailey salió de la Misión Especial de Inteligencia para Venezuela y Cuba, se mantuvo como “miembro honorario” de la CEIE en Ecuador. Bailey también seguía, y sigue, “asesorando” al gobierno estadounidense en asuntos de inteligencia.

CEIE tiene vínculos estrechos con los dos principales movimientos indígenas en Ecuador – y los dos movimientos políticos de “izquierda” que más han salido a criticar y oponerse al gobierno de Rafael Correa.

De los cinco fundadores de CEIE, las conexiones de cuatro de ellos con el gobierno de Estados Unidos son asombrosos.

- Ángel Medina también es fundador y presidente de la Fundación Q¹ellkaj, otra organización financiada por la USAID y NED que intenta penetrar y captar fuerzas dentro de la gran comunidad indígena ecuatoriana.

- Fernado Navarro es Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador, obviamente representando los intereses empresariales e intentando influir sobre la comunidad indígena a favor del sector financiero. La Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador también ha recibido financiamiento de la NED y la USAID.

- Raul Gangotena ha sido Consultor del Banco Mundial, becario del Departamento de Estado con un Fulbright, fue Embajador del Ecuador en Estados Unidos del 2003-2005 e Investigador de la NED en 2005, justo cuando fue fundada la CEIE. Es además curiosa que Gangotena fue Embajador del Ecuador en Estados Unidos al mismo tiempo que trabajaba para la NED. Esto evidencia la profunda penetración de Estados Unidos en la política ecuatoriana.

- Lourdes Tibán fue Asesora del Consejo Político de la ECUARUNARI, organización fundadora de la CONAIE, que es el movimiento político indígena ecuatoriano de mayor fuerza. Sus vínculos con la NED y la USAID sin duda influyeron sobre su trabajo con la ECUARUNARI y la CONAIE.

En 2009 y 2010, la CONAIE se convirtió en una de las principales fuerzas en contra del gobierno de Rafael Correa. Durante el golpe de Estado del 30 de septiembre, la CONAIE emitió un comunicado responsabilizando al Presidente Correa por la crisis política en el país. Su contraparte política, PACHACUTIK, emitió otro comunicado apoyando al golpe y llamando para la renuncia inmediata de Correa.

El papel de Norman Bailey en los últimos planes de desestabilización en Ecuador no debe ser subestimado. La presencia de este veterano de la CIA en una organización vinculada con los sectores indígenas y empresariales del Ecuador evidencia que la huella estadounidense sigue atentando contra la soberanía del Ecuador.


Chávez firma nacionalización de empresa de lubricantes Venoco

El mandatario firmó la medida con el fin de regular el mercado de los lubricantes (Foto: Efe).

TeleSUR 10/10/10

Venoco había sido advertida en 2008 por el Estado venezolano debido a las denuncias sobre explotación de trabajadores y contaminación ambiental. También sus dueños fueron acusados por conspirar contra la patria.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció este domingo la nacionalización de industrias Venoco, consorcio nacional que comercializa con lubricantes, por recomendación del ministerio de Energía y Petróleo y con el fin de bajar los precios de estos productos en el mercado.

Durante su programa Aló, Presidente, el mandatario autorizó la expropiación de la planta y equipos industriales que serán necesarios para la producción nacional de aceites especiales, grasas, ligas de freno y otras materias primas relacionadas con ese sector.

La sociedad mercantil había sido advertida desde el año 2008 por el Estado venezolano debido a las denuncias sobre explotación de trabajadores y contaminación ambiental. También sus dueños fueron acusados por conspirar contra la patria.

"Si quieren seguir prestando servicio, aquí están estas condiciones, que no son otras que las leyes venezolanas", enfatizó el mandatario en aquella oportunidad durante un discurso de campaña antes de las elecciones regionales realizadas hace dos años.

Los propietarios de Venoco, una de las principales compañías petroquímicas de Venezuela, son Franklin Durán y Carlos Kauffman, que fueron juzgados en Estados Unidos.

Según la prensa local, ambos venezolanos adquirieron por sesenta millones de dólares la empresa en 2004 de manos de un grupo de accionistas liderados por Isaac Pérez Recao, acusado de coordinar el golpe de Estado contra Chávez en 2002.

De hecho, uno de sus empleados, Marcelo Sanabria, fue quien escoltó a Pedro Carmona Estanga, presidente de facto que se autodesignó tras el golpe de Estado, armado con un poderoso fusil de asalto, tal como revelan fotos que dieron la vuelta al mundo.

Carmona Estanga fue directivo de Venoco durante 11 años y terminó su gestión en 2001 cuando la combinó con su labor al frente de la organización empresarial Fedecámaras, de la cual se apoyó para llegar a gobernar por horas a Venezuela de manera inconstitucional.

El presidente Chávez explicó este domingo que con esta expropiación se buscará bajar los precios de los productos lubricantes que se venden en estaciones de servicio.

Asimimo, el mandatario informó la nacionalización de Fertilizantes Nitrogenados de Venezuela (Fertinitro) una semana después de la de la transnacional Agroisleña, que ahora pasará a llamarse Agropatria.

Con estas medidas el Gobierno venezolano busca acabar con la especulación de los alimentos, la disminución de la inflación y la extorsión que estas empresas aplicaban en contra de los campesinos del país.


EL PRIMER FIDEL DE GUAYASAMÍN

Por Pedro Martínez Pírez

La presentación en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos del calendario de bolsillo de 2011 de Radio Habana Cuba, tiene un hondo significado cultural e histórico. Evoca el primer encuentro en La Habana entre el Comandante Fidel Castro y el gran artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, quien la noche del 6 de mayo de 1961, hizo el primero de los cuatro retratos que a lo largo de 35 años dedicó al líder histórico de la Revolución Cubana.

La historia de este retrato, que fue recreado en el 2008 por el pintor camagüeyano Agustín Bejarano, se remonta a los tiempos de la agresión imperialista por Playa Girón, cuando Guayasamín, indignado por ese crimen se personó en la Embajada de Cuba en Quito para patentizar su solidaridad con el pueblo cubano y expresar su deseo de hacer un retrato al gran conductor de la Revolución cubana.

El primer Presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, Giraldo Mazola, trasladó la solicitud a Celia Sánchez, principal ayudante del entonces Primer Ministro de Cuba, quien accedió a posar para el pintor ecuatoriano en la propia sede del ICAP, en la amplia casona de la barriada habanera de El Vedado.

El próximo 30 de diciembre se cumplirán 50 años de la fundación del ICAP y en el almanaque, que fue editado en España por la Asociación Cultura y Cooperación Internacional, están marcados los días 6 de mayo, por el cincuenta aniversario del primer retrato, y 13 de agosto, cuando Fidel Castro celebrará su 85 cumpleaños, acontecimiento que la Fundación Guayasamín está convocando a festejar a nivel mundial.

El primer Fidel de Guayasamín se une a los otros tres retratos en la historia de los calendarios de Radio Habana Cuba, que ha hecho de los almanaques no solamente un hermoso y útil instrumento para consultar las fechas del año, sino un medio eficaz para afirmar la identidad de nuestros pueblos y popularizar a líderes de la primera y la segunda independencia de Nuestra América. Pequeña obra de arte el calendario es atesorado por los oyentes y amigos de la emisora en todo el mundo, y algunos los conservan en sus colecciones donde figuran los venezolanos Simón Bolívar y Antonio José de Sucre; los mexicanos Miguel Hidalgo, Emiliano Zapata y Benito Juárez; los puertorriqueños Ramón Emeterio Betances y Pedro Albizu Campos; los chilenos Bernardo O´Higgins y Salvador Allende; el uruguayo José Artigas; el haitiano Toussant Louverture; el paraguayo Francisco Solana; el panameño Victoriano Lorenzo; el hondureño Francisco Morazán; el salvadoreño Farabundo Martí; los nicaragüenses Augusto César Sandino y Carlos Fonseca Amador y el guatemalteco Luis Augusto Turcios Lima.

En los calendarios de Radio Habana Cuba también figuran el brasileño Joaquín Jose Da Silva Xavier, conocido como Tiradentes; los dominicanos Máximo Gómez, insigne luchador por la independencia de Cuba, Francisco Luperón y Francisco Caamaño; los bolivianos Juana Azurduy de Padilla, Roberto y Guido Peredo, y los argentinos José de San Martín, Jorge Ricardo Masetti y Ernesto Che Guevara, de quien el pintor Oswaldo Guayasamín hizo un retrato en 1975.

En la historia de los calendarios de Radio Habana Cuba también figuran el último soberano inca Túpac Amaru; el sacerdote colombiano Camilo Torres y el pensador peruano José Carlos Mariátegui.

El calendario anterior, correspondiente a 2010, fue presentado en la Sociedad Cultural José Martí, en La Habana, así como en la Capilla del Hombre, en Quito, y tiene un hermoso retrato que Guayasamín hizo al Viejo Luchador ecuatoriano Eloy Alfaro, porque hace 120 años los próceres de Cuba y Ecuador se encontraron en la ciudad de Nueva York, y cimentaron para siempre las bases de las relaciones históricas entre las dos naciones.

En la Casa Museo Guayasamín de La Habana y con la presencia y la palabra del Historiador de la Ciudad Eusebio Leal fueron presentados en años recientes los calendarios de bolsillo dedicados a Simón Bolívar, José Martí, Manuelita Sáenz, Ernesto Che Guevara, Fidel Castro y Oswaldo Guayasamín.

La presentación del calendario de 2011en el ICAP constituye también un homenaje a Radio Habana Cuba en su medio siglo de existencia y una felicitación adelantada a Fidel Castro por su 85 cumpleaños, en momentos en que el líder histórico de la Revolución Cubana realiza una campaña admirable en favor de la paz, el desarrollo sustentable y la solidaridad entre los pueblos y las naciones del mundo.


Llegó a El Salvador presidente del parlamento cubano

Publicado en Cubadebate el 9 Octubre 2010

El presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, Ricardo Alarcón, llegó hoy a la capital de El Salvador para una visita que se extenderá hasta el próximo día 13.

Alarcón, miembro del Buró Político del Partido Comunista, participará en los festejos por el XXX aniversario del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que se cumple mañana.

Asistirá a una reunión de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), que sesionará en la capital los días 10, 11 y 12 de este mes.

La delegación la integra la directora de América Latina y el Caribe de la Cancillería cubana, María Elena Ruiz Capote.

Asimismo, Héctor Fraginals, funcionario del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista, y el embajador de Cuba en El Salvador, Pedro Pablo Prada.

El FMLN fue fundado el 10 de octubre de 1980, al concluir un proceso de unidad de las cinco organizaciones que enfrentaban a la dictadura militar de entonces.

Tras los acuerdos de paz de 1992 se convirtió en partido y el año pasado ganó las elecciones municipales, legislativas y presidenciales, con lo cual se ratificó como la mayor fuerza política del país.

(Con información de Prensa Latina)


30 AÑOS DE LUCHAS Y VICTORIAS HACIA EL CAMBIO

Comité del FMLN en Suecia

Este octubre del 2010 registra una efemérides que sin duda alguna marco un antes y un después en nuestra historia reciente. Fue el 10 de octubre de 1980 que las FPL, RN, ERP y PCS toman el acuerdo de fundar el FMLN, posteriormente en diciembre se integra el PRTC.

Fruto del esfuerzo unitario realizado por estas organizaciones revolucionarias salvadoreñas; al margen de sus diferencias; unen su voluntad y estrategia para crear un instrumento político capaz de darle la batalla a la continuidad militarista que apadrinada por la oligarquía salvadoreña y la administración del gobierno de Estados Unidos, hundía en la injusticia y la sinrazón política, con represión y muerte, cualquier reclamo popular. Los fraudes electorales habían sido el corolario, para convencernos que la única alternativa viable para enderezar el rumbo democrático en nuestro país, pasaba por la lucha armada.

Este titánico esfuerzo que nos llevó a 12 años de guerra civil, deja como honrosa herencia por parte del FMLN de cientos de combatientes y militantes caídos en combate así como miles de salvadoreños asesinados por la represión gubernamental y los tristemente célebres escuadrones de la muerte. Es justo también reconocer que en el bando gubernamental también las bajas contaron por miles a soldados, paramilitares, guardias y policías, que paradójicamente, en su gran mayoría eran reclutados de los sectores más pobres de la población e indoctrinados para defender los intereses y causa de la derecha oligárquica comprometida con la cruzada antirrevolucionaria impulsada por los Estados Unidos en la región.

Concluido el conflicto armado a través de los Acuerdos de Paz, la siguiente tarea para el FMLN fue convertirse en Partido político legal para con su concurso y esfuerzo iniciar un proceso de verdadera democratización de la sociedad salvadoreña. Este periodo no ha sido fácil, pues a la par de aprender una nueva forma de lucha política, a su interior afloraron contradicciones e intereses por desviar o mediatizar la inspiración revolucionaria de izquierda que desde su fundación motivo la lucha de la mayoría de los efemelenistas.

En el 2004 Schafik Handal dijo: dejábamos las armas, nos convertíamos en un partido legal para participar activamente en la lucha política, entrábamos así dentro del sistema con la decisión de mantener una lucha persistente para consumar la revolución democrática inconclusa, orientada a cambiar el sistema, asegurar el desarrollo social, en un curso más o menos duradero rumbo a una sociedad socialista. Hoy, los hechos son la mejor prueba de la justeza y tesón de los verdaderos efemelenistas que siguiendo el pensamiento de Schafik han convertido al Partido en la fuerza política más grande e importante de El Salvador que ni ayer, ni hoy, ni en el futuro se avergonzara de su ideología socialista.

Claro está, que el recorrido hacia una nueva sociedad, no tiene plazos estipulados; por el contrario la democratización de la sociedad es una premisa indispensable para despertar en cada uno de los salvadoreños el verdadero libre albedrío para decidir el rumbo de su sociedad.

Para los detractores de la ideología socialista, resulta fácil rodearse de la influencia mediática para despotricar y crear infundios alejados de la realidad y por tanto, de la intención del FMLN; aunque para estos mismos detractores el fracaso del capitalismo neoliberal, pareciera que pasa desapercibido, aunque el impacto de estas políticas durante los últimos 20 años de gobiernos areneros hayan hecho de los salvadoreños expertos en sobrevivencia diaria.

Ha sido la fiel aplicación del neoliberalismo el que ha llevado al país al actual estado en donde la pobreza ya no es patrimonio de los sectores marginales, la migración es una alternativa a tener en cuenta no importando los riesgos, al tiempo que la violencia ha alcanzado niveles intolerables y la educación y la salud han sido hasta la fecha artículos de lujo para la mayoría de salvadoreños; pues ambas, las han tenido con la calidad y precio que las instancias privadas les ha dado; pues el Estado siempre ha regateado o escamoteado los presupuestos para estos dos rubros.

Por eso el Programa del Gobierno del cambio, hace énfasis en la prioridad en la educación y la salud, pues no es de exagerar que ambos son pilares fundamentales en el camino hacia la democratización de un pueblo.

No es casual el esfuerzo de nuestro Vicepresidente y Ministro de Educación Salvador Sánchez Ceren por dotar al ministerio de los recursos necesarios y emprender la tarea para darles educación de calidad a todos los salvadoreños sin distingos edad, del sector social al que pertenezcan o de donde vivan. Solo el hecho del reparto de uniformes, calzado, útiles escolares y refrigerio escolar, ha hecho la diferencia entre la población escolar beneficiada y motivada para poder asistir a la escuela con condiciones mínimas; pero que hoy tienen.

En Salud nuestra Ministra La Dr. María Isabel Rodríguez ha presentado un nuevo Programa Nacional de Salud, que el presidente Mauricio Funes oficializo.

Con el lema Construyendo La Esperanza, la nueva Política de Salud, del Gobierno del Cambio, dicta la estrategia nacional de salud cuyo objetivo es que el sistema cubra a todos los salvadoreños; pero todavía más, que llegue a todos, transformando el sistema sanitario en preventivo y participativo, pues a la fecha al ser un sistema estructurado con énfasis curativo, ha deformado el acceso a la salud en donde las carencias de toda índole han convertido por años la medicina privada en alternativa de lujo para el que puede pagársela; mientras que grandes sectores de la población saturan hospitales y centros asistenciales carentes de lo mínimo.

La estrategia de este nuevo Sistema de Salud tiene a la base el equipo médico, ECO (Equipo Comunitario de Salud), que llega a la comunidad y se integra e interactiva con ella para crear condiciones de control y mantenimiento de la salud de sus habitantes, haciendo uso racional de los recursos humanos, técnicos y materiales con que el ministerio será dotado.

Otro elemento coadyuvante con esta nueva política de salud es una real ley de medicamentos y productos sanitarios en donde sea el Ministerio de Salud el que dicte las pautas y condiciones y calidad de estos productos entre laboratorios fabricantes, importadores, distribuidores, farmacias y los consumidores; en donde lo que prime sea el interés social del paciente y no la apetencia de intereses comerciales; que a la fecha ven en la relación medicina-enfermo; solo sus voluminosas ganancias que han puesto a El salvador en lo más alto del ranking de el país donde se venden más caros los medicamentos.

Por tanto, el esfuerzo de educación y salud no están de ninguna manera desligado del esfuerzo del programa del cambio, así como es parte de la estrategia del FMLN que durante los 30 años de existencia se ha esforzado por acumular fuerzas que hagan posible y factible el avance a una sociedad democrática y participativa.

Naturalmente que resta mucho por hacer y las limitaciones del Estado son grandes, pero grande también es la decisión política que es en realidad lo que marca la diferencia entre el Gobierno del Cambio y los pasados gobiernos areneros.

A 78 años del fusilamiento de Farabundo Martí y la masacre del 32 y los posteriores héroes y mártires que han ofrendado su vida a lo largo de nuestra historia, los 30 años de luchas y victorias del FMLN, se convierten en merecido premio para nuestro pueblo sufrido, que ve hoy en nuestro Partido la esperanza real de cambio y transformación de la sociedad salvadoreña.