jueves, 7 de octubre de 2010

Reflexiones del Compañero Fidel: Las armas nucleares y la supervivencia del Homo Sapiens

En el acto conmemorativo por el 50 aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución expresé el criterio de que: "La Revolución Cubana, en nuestra pequeña e ignorada isla, estaba recién nacida, pero el hecho de venir al mundo, a solo 90 millas del poderoso imperio, se convirtió en algo que ponía a prueba la soberbia de la superpotencia dominante en nuestro hemisferio y en gran parte del mundo". Prometí hablar de las palabras que pronuncié dos días antes ante la ONU. Advertí que nuestra lucha sería "larga y dura". Esa tarea, en lo inmediato, debo posponerla. Otro tema, sin embargo, es en este momento más importante.

Nuestro pueblo, que como muchos conocen en el mundo se caracteriza por los altos niveles de conocimientos alcanzados durante cinco décadas, a partir de un país semicolonizado y monoproductor con un considerable nivel de analfabetos, semi-analfabetos y bajos niveles de escolaridad general y conocimientos científicos, debía ser informado ampliamente de lo que puede significar para el destino de la especie humana la energía nuclear.

"A mí me parece —dije textualmente el 28 de septiembre— que sería bueno, tal vez, que se conocieran algunas de estas ideas sobre qué es el arma nuclear. Yo he visto algunas imágenes sobre lo que es la masa crítica, lo que significa su empleo como arma: bueno, tomar la energía que mueve al universo para la guerra". A partir de "3 000 grados prácticamente todos los metales y materiales..." se funden. "¿Qué será a los 10 000 grados? [...] Pues bien, a través de la explosión atómica producto de la masa crítica se pueden alcanzar millones de grados de calor...".

Deseo añadir en esta Reflexión, para tener una idea del poder destructivo de esa energía, lo que escribió Harry S. Truman en su diario, el 25 de julio de 1945, sobre una prueba realizada en el estado de Nuevo México: "Un experimento en el desierto de Nuevo México fue sorprendente, para decirlo de forma moderada. Trece libras del explosivo causaron la desintegración total de una torre de acero de 60 pies de altura, abrieron un cráter de 6 pies de profundidad y 1 200 pies de diámetro, derribaron una torre de acero a media milla de distancia y tiraron al suelo a hombres que se encontraban a 10 000 yardas de distancia. La explosión se vio a más de 200 millas y se escuchó a más de 40".

En la etapa actual del mundo, cuando alrededor de doscientos países han sido reconocidos como Estados independientes con derecho a participar en la Organización de Naciones Unidas —ridícula ficción jurídica—, la única posibilidad de forjar una esperanza consiste en llevar a las masas, de forma serena y razonada, el hecho real de que todos los habitantes del planeta están corriendo el enorme riesgo.

Dentro del limitado espacio de nuestras relaciones, hemos tenido la posibilidad en menos de tres semanas de recibir dos eminentes personalidades. El primero, Alan Robock es investigador y profesor emérito de la Universidad de Rutgers, New Jersey. El científico norteamericano, trabajando junto a un grupo de valerosos colegas, demostró y llevó a su actual nivel la teoría del "Invierno Nuclear". Bastarían 100 de las 25 000 armas nucleares estratégicas que hoy existen —nos explicó— para que se ocasione la tragedia.

La teoría del "Invierno Nuclear" ha demostrado que: "Si tales armas no existieran, no podrían ser utilizadas. Y en estos momentos no existe un argumento racional para usarlas en lo absoluto. Si no pueden usarse, es necesario destruirlas y así nos protegeríamos de los accidentes, los errores de cálculo o cualquier actitud demencial."

"... cualquier país que en estos momentos esté considerando la vía nuclear necesita reconocer que estaría poniendo en peligro no sólo a sus propias poblaciones sino también al resto del mundo."

"... el uso de las armas nucleares en caso de un ataque total contra un enemigo sería una acción suicida debido al frío y la oscuridad anómalos provocados por el humo proveniente de los fuegos generados por la bomba."

Robock citó las palabras de Einstein: "El poder desencadenado del átomo lo ha cambiado todo excepto nuestras formas de pensar, y es por ello que avanzamos sin rumbo hacia una catástrofe sin precedentes".

Mi respuesta al noble científico fue: "No hacemos nada con conocerlo nosotros, lo que hace falta es que lo conozca el mundo".

El 2 de octubre, otra eminente personalidad de gran autoridad y prestigio arribó a nuestro país, el economista Michel Chossudovsky, Director del Centro de Investigación sobre Globalización, y editor principal del conocido y cada vez más influyente sitio Web Global Research, profesor emérito de la Universidad de Ottawa, y consultor de numerosas instituciones internacionales, como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, el Banco Africano de Desarrollo, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y otras relaciones y méritos que sería extenso enumerar.

Una de las primeras actividades del economista y escritor canadiense fue su conferencia en el Teatro "Manuel Sanguily" de la Universidad de la Habana a estudiantes, profesores e investigadores de las ciencias económicas. La dictó y respondió todas las preguntas en perfecto español. Constituyó un meritorio esfuerzo de cuyo contenido recogí las ideas esenciales, en especial las que se relacionan con los riesgos de guerra con empleo de armas atómicas.

"... la economía neoliberal representa en las universidades de América del Norte realidades que son totalmente ficticias; es muy difícil para los economistas [...] analizar la realidad económica [...] no hay la noción del actor económico."

"... la manipulación financiera, de las operaciones encubiertas de los grupos de poder, del engaño que tiene ese sistema económico [...] es algo que está fuera del control de los individuos..."

"Hoy día quisiera enfocar mucho más la cuestión de la aventura militar que se está llevando a cabo. Es una alianza de Estados Unidos, de la OTAN y de Israel, es un proyecto militar; pero, a su vez, es también un proyecto económico, porque es un proyecto de conquista económica."

"... estas operaciones militares corresponden [...] a objetivos de tipo económico [...] el objetivo económico más fundamental son los recursos de petróleo y de gas natural [...] el este del Mediterráneo hasta las fronteras chinas, y del mar Caspio al sur de Arabia Saudita [...] Medio Oriente-Asia Central, y esta región —según los datos— encierra, más o menos, un 60% de las reservas mundiales de petróleo y de gas natural."

"Si comparamos esto con las reservas de Estados Unidos, son más de treinta veces. Estados Unidos tiene menos de 2% de las reservas mundiales [...] y está llevando una guerra [...] para tener el control de esos recursos en nombre de sus petroleras [...] la configuración de poder económico detrás de esta guerra, son las petroleras como la British Petroleum, la Chevron, la Exxon [...] las grandes petroleras angloamericanas que están ahí, y que tienen intereses en esas regiones."

"La British Petroleum [...] antiguamente era la Anglo Persian Oil Company, y la Anglo Persian Oil Company era un proyecto de conquista tanto de Irán como de Iraq después de la Segunda Guerra Mundial..."

"Si toman en conjunto los países musulmanes, sumando Nigeria, Libia, Argelia, Malasia, Indonesia, Brunei, llegan casi al 70% de las reservas globales de crudo [...] Estados Unidos está llevando una guerra de religión en contra de los habitantes de esos países donde hay petróleo. [...] es una cruzada santa en contra del mundo musulmán; pero el objetivo religioso es el pretexto, el justificativo para llevar esa guerra. [...] los discursos de Obama, de Hillary Clinton [...] nos hacen creer que Estados Unidos, con todo su poder militar y un gasto militar de casi un billón de dólares por año está llevando la guerra a Bin Laden y Al Qaeda."

"... la contradicción del discurso viene siempre de fuentes oficiales [...] recientemente la CIA publicó un texto diciendo que no hay más de 50 miembros de Al Qaeda que están en Afganistán todavía. [...] esa guerra no es en contra de los terroristas musulmanes; pero el pretexto de la guerra es combatir en favor de la democracia y extirpar el mal."

"Es interesante que en documentos militares se dice: ‘Si sabes lo que quieres, vamos a buscarlos que son malos’. Hay toda una retórica [...] es un discurso que nadie va a contestar, porque viene la autoridad, el presidente Obama y dice: ‘Tenemos que buscar a Bin Laden, no sabemos dónde está; si es necesario [...] lo vamos a buscar con el arma nuclear nuestra’."

"Se formuló después del 11 de septiembre la doctrina de guerra preventiva y de guerra nuclear preventiva [...] era justo, en base a los objetivos de lucha contra el terrorismo, utilizar nuestra arma nuclear en contra de ellos, y en las distorsiones mediáticas se presentó, incluso, a Bin Laden como una potencia nuclear [...] son los poderes nucleares no estatales [...] los poderes nucleares no estatales están en alianza con Irán que —según ellos— es una potencia nuclear, aunque no hay ninguna evidencia de que Irán tiene el arma nuclear."

"... Estados Unidos y sus aliados están amenazando a Irán con el arma nuclear, y el justificativo son las armas nucleares no existentes de Irán, y el pretexto es que Irán es una amenaza a la seguridad mundial."

"Ese es el discurso y desgraciadamente ese discurso ya está apoyado por unos cuantos gobiernos, [...] todos los gobiernos de la OTAN e Israel están apoyando la opción de una guerra nuclear preventiva en contra de Irán [...] que Irán apoya a Bin Laden y que es necesario imponer ‘la democracia’ a Irán por la utilización del arma nuclear."

"... estamos realmente en una coyuntura donde el futuro de la humanidad está afectado, porque si hay un ataque nuclear a Irán —como ya se está anunciando, y hay preparativos de guerra desde el 2004—, eso significa que, primero, en esa guerra del Medio Oriente, Asia Central, que ahora está limitada a tres teatros, Afganistán, Iraq y Palestina, vamos a ver una escalada del proceso militar con la posibilidad de un escenario de guerra, la tercera guerra mundial."

"La Segunda Guerra Mundial era un conjunto de guerras regionales. [...] guerra en Europa [...] guerra en el Pacífico [...] guerra en África [...] varios teatros [...] hoy es la integración por sistemas de comunicación y la centralización del mando militar en un lugar, que es US Strategic Command, en Nebraska. [...] con la militarización del espacio con el sistema de satélites, con los sistemas de misiles que se llaman inteligentes, hay regionalización de operaciones militares [...] planificación militar de Estados Unidos, pero coordinados. [...] US Central Command [...] Asia Central y Medio Oriente. [...] SOUTHCOM basado en Miami. [...] Africa Command [...] tiene su base en Europa, no en África [...] hay una serie de comandos regionales, pero la dinámica de la guerra global es muy distinta a la de las guerras anteriores [...] una coordinación en tiempo real, apacible, un mando único; el sistema de defensa aéreo de todos estos países de la OTAN, de Estados Unidos y ahora de Israel, es integrado. [...] estamos en un mundo tremendamente distinto, con armas tremendamente sofisticadas, además del arma nuclear tenemos el arma electromagnética y la coordinación de todas estas operaciones. [...] la OTAN ahora tiene un mando militar también integrado, de tal forma que es una alianza tremendamente coherente, que puede lanzar operaciones en cualquier parte del mundo. [...] sí tienen la capacidad, a nivel de armas de destrucción masiva, que es tremendamente sofisticado."

"Todo esto es un contrato para unas pocas empresas que producen las armas —en Estados Unidos lo llaman Defense Contract—, las empresas que tienen convenios con el Departamento de Defensa. [...] el gasto militar en Estados Unidos es el 75% de los ingresos provenientes de los impuestos sobre los hogares, no todo el ingreso del Estado Federal, pero los ingresos de lo que los individuos y las familias pagan cada año [...] más o menos 1,1 billón de dólares, y los gastos militares son del orden de 750 000 millones de dólares [...] más o menos, el 75%. [...] son cifras oficiales, en la realidad el gasto militar es mucho mayor que eso."

"... Estados Unidos ahora tiene un gasto militar que es un poco más del 50% del gasto militar de todos los demás países. [...] su economía también es tremendamente sesgada a favor de una economía de guerra, con todas las consecuencias del derrumbe de servicios sociales, de atención médica.

"La situación de empobrecimiento que existe en Estados Unidos, tanto por la crisis como por la economía militar, es tremendamente grave, y no es producto de una escasez de recursos, es producto de una transferencia de riquezas hacia pocas manos, del estancamiento que se está dando por la compresión del nivel de vida y también por la asignación, por parte del Estado, de casi todos sus ingresos a sostener la economía de guerra, por un lado, y también el llamado rescate bancario."

"... en el conflicto entre la Unión Soviética y Estados Unidos había una especie de entendimiento [...] —no sé cómo decirlo en español— ... Es decir que no se va a utilizar porque ya se reconoce que es un arma que va a eliminar la sociedad en su conjunto.

"Primero se presentó esa doctrina de guerra nuclear preventiva, que se basó en la reclasificación del arma nuclear como un arma convencional [...] en la Guerra Fría había el teléfono rojo, había que decir quién estaba en Moscú... Ya había el reconocimiento de que era peligroso, ¿no?"

"... en el año 2002 fue lo siguiente: Hubo una campaña de propaganda dentro de las fuerzas armadas diciendo que el arma nuclear táctica era segura para la población civil [...] safe for the surround civilian population, sin daño a la población civil alrededor del sitio donde hay la explosión. Eso fue para la bomba nuclear que ellos llamaron mini-niuk —mini-niuk quiere decir pequeña bomba nuclear. [...] en la ideología, en la falsificación científica se presentó esa nueva generación de bombas nucleares, como siendo muy distintas de la bomba estratégica. [...] Yo tengo un paquete de cigarrillos, yo no sé quién fuma aquí; ‘Fumar puede dañar su salud.’ [...] Lo que el Pentágono hizo: ha cambiado la etiqueta, con el aval de científicos vendidos, cooptados han cambiado la etiqueta de la bomba nuclear. [...] ‘Esa bomba nuclear es segura para la población civil, es una bomba humanitaria’. No estoy exagerando, pueden consultar los documentos al respecto. [...] es propaganda interna, es propaganda en las mismas fuerzas armadas, son esas palabras —safe for the surround civilian population— [...] como ustedes saben, es como si uno estuviera utilizando una cámara de video, hay un manual para esta bomba."

"Otro elemento: Primero, no es el comandante en jefe, es decir, el Presidente de Estados Unidos quien decide la utilización de la bomba nuclear. La bomba nuclear, reclasificada por el Senado en el 2002 con esa categoría: pequeña bomba, que es hasta seis veces una bomba de Hiroshima, ahora forma parte del conjunto de armas convencionales [...] es también de terminología militar la caja de herramientas, the tool box. [...] es la caja de herramientas que yo soy el comandante general, tres estrellas [...] el tipo dice: [...] ‘aquí está la mini-niuk, está leyendo el manual [...] Aquí está escrito que se puede utilizar esa bomba nuclear’."

"No estoy exagerando, una vez que la propaganda ya está en los manuales militares, viene a ser una línea de conducta, y el problema es el siguiente: es que ese discurso inquisitorio es tan sofisticado, avanzado, que podría llevar a decisiones que son tremendamente contundentes para el futuro de la humanidad, y, por lo tanto, es necesario que estemos todos juntos en contra de ese proyecto militar, de ese proyecto de guerra."

"Había mencionado 750 000 millones de dólares en gasto militar, y 1,5 billones de dólares en rescate a los bancos —esas son las operaciones que se implementaron en el año 2008-2009— [...] si se suma el gasto militar a los pagos que se han hecho a los bancos, llegamos a una cifra que es mayor que todos los ingresos del Estado. En un año los ingresos del Estado norteamericano son del orden de 2,3 billones de dólares, y una gran parte de este monto está tomado en financiar la guerra y financiar el fraude, que es producto de la crisis económica [...] si vemos el programa que se implementó bajo [el gobierno de] Bush [...] era de 750 000 millones de dólares, y después se implementó otro plan parecido al comienzo del mandato de Obama [... ] un millón de millones más o menos [...] el total de estas operaciones de rescate por distintos medios está estimado entre 6 y 8 millones de millones de dólares, que serían entre tres o cuatro veces el ingreso anual del Estado federal de Estados Unidos."

"... el Estado se va a endeudar y los que están supervisando el Estado son los bancos, lo cierto. [...] los que son receptores de la operación de rescate son a su vez también los acreedores del Estado, y ese proceso circular se llama financiar su endeudamiento [...] los bancos dicen: ‘Bueno, nos deben pagar plata, porque tenemos que financiar la deuda que resulta del déficit fiscal, debido tanto al gasto en la defensa como el gasto en favor de las operaciones de rescate’.

"Estamos en una situación tremendamente grave en cuanto a la estructura fiscal de Estados Unidos, lo que lleva a una coyuntura de privatización de facto del Estado, porque no hay dinero para financiar salud, educación, obras públicas, lo que sea. Entonces, paulatinamente, se ve una privatización del Estado y se ve también la privatización de la guerra. Esto ya está encaminado, es decir que una parte importante de esta guerra está llevada por empresas privadas, mercenarios, también ligados al complejo militar o industrial."

Prosigue mañana.










Fidel Castro Ruz
Octubre 7 de 2010
8 y 47 p.m.


REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 08 DE OCTUBRE DE 2010

AUDIO

Un nuevo avance en los cambios que se construyen en El Salvador pareciera se está manifestando en varios sectores de la sociedad, luego que se ha superado, al fin, una experiencia inédita que, de alguna manera, todos los que se han enterado la han vivido con expectación y curiosidad. Se trata de la primera visita que un Presidente salvadoreño haya realizado a Cuba en visita oficial, acompañado de una nutrida comitiva, incluido un buen grupo de empresarios, no exentos de una gran carga de prejuicios y miedos acumulados por años de desinformación sobre el proceso político, económico y social de la Mayor de las Antillas.

Antes, durante, y un poco después, no faltó la rabiosa y visceral muestra de odio y hostilidad de un sector de la derecha más recalcitrante de la ex gobernante ARENA que, al final, queda cada vez más sola con la regurgitación de sus anacrónicas actitudes contra Cuba y los cubanos. Hasta último momento intentaron sabotear que el Presidente Mauricio Funes pudiera llevar bajo el brazo, la ratificación legislativa de los acuerdos que debían firmar sus ministros con los equivalentes cubanos, y de manera patética dieron portazo a la invitación que el mandatario les había hecho para que acompañaran a la primera delegación oficial de visita a la Patria de José Martí.

Las primeras horas del viaje acá en El Salvador fueron seguidas de alguna manera con inquietud y aprehensión, sobre todo por cómo iba a ser la respuesta de quienes acompañaban al Presidente, incluidos los representantes de la prensa local, la mayoría provenientes de los medios ligados al poder económico y a la derecha. Los reportes iniciales llegaron a cuenta gotas, pero poco a poco se fue tomando forma al gran acontecimiento que al final fue.

Mientras, acá, seguían los dirigentes de Arena vociferando y alertando de supuestos riesgos de la firma de los acuerdos con Cuba, con los que según ellos, corrían riesgo los trabajadores salvadoreños al ser desplazados por los cubanos que vendrían como parte de la cooperación, en especial con respecto a los médicos; y a que no tenía ningún sentido hacer negocios con Cuba. Pero luego viene el primer balde de agua fría para estos detractores enfermizos de la amistad de los pueblos al margen de los intereses de sus aliados naturales, pues aparece un video en un canal de la televisión, en el que entrevistan a entre 4 a 5 dirigentes políticos, y diputados algunos, que se encontraban en Cuba, donde después de sus primeras experiencias vividas, y a pocas horas de su arribo, sorprenden al sincerarse y declarar que estaban totalmente impresionados por la realidad cubana; aceptaron también que en nuestro país ha habido una gran desinformación al respecto, y que nunca esperaban verificar lo que estaban viendo.

Visitaron un centro escolar en plena actividad y pudieron enterarse en voz de su directora sobre el funcionamiento del sistema de educación cubano del que tanto habían escuchado, pudieron ver el comportamiento de los alumnos, comprobar el orden vial y la conducta de los habitantes, recorrieron la ciudad de La Habana y comprobaron la seguridad de la que en su país no pueden disfrutar, y que no vieron las escenas deplorables que creían iban a testimoniar. Además estuvieron en un instituto científico donde se elaboran al menos trece tipos de vacunas, lo que convierte a Cuba en productor de sus propias necesidades. En fin, la regla fue la afirmación que su visión de Cuba era totalmente contraria a todo lo que habían escuchado por años, y además, lo han ratificado acá en el país a su regreso.

Muchos han sido los resultados que esta histórica visita presidencial ha tenido como consecuencia, y estarán por verse los beneficios en la población; pero sin duda, en el campo político interno sus efectos han sido destacables y en beneficio de la amistad de los pueblos salvadoreño y cubano; pero para la extrema derecha, ha sido un devastador golpe que se suma a las continuadas derrotas sufridas desde que el pueblo perdió el miedo, y los sacó del poder ejecutivo.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


LAS BOMBAS Y LA PAZ

Jorge Gómez Barata

Las alertas de Fidel Castro respecto a la posibilidad de que una agresión israelo-norteamericana a Irán o un conflicto en la península de Corea desaten una guerra nuclear, coincidentes en fecha con los aniversarios de los bombardeos atómicos a Hiroshima y Nagasaki, hicieron correr las tintas respecto a las razones y las circunstancias que dieron lugar a la fabricación de las primeras bombas atómicas y a sus creadores.

La historia atómica está indisolublemente mezclada con la II Guerra Mundial y sus protagonistas originales fueron el presidente norteamericano Franklin D. Roosevelt, el físico Albert Einstein y una activa y sacrificada élite científica judía, antifascista, socialista y sionista. Una pléyade de hombres que no reclamaron honores ni prebendas y actuaron al margen de las ideologías y del dinero.

Cuando en 1932 llegó a los Estados Unidos, Albert Einstein era el más prestigioso y conocido de los científicos vivos, el más activo de los pacifistas, un socialista convencido, el sionista más influyente y el judío más respetado del mundo, aunque sus aportes acerca de la relatividad, el espacio, el tiempo y la curvatura de la luz fueran ininteligibles y sin utilidad práctica visible. Nunca antes ni después un sabio fue tan popular.

Temido por Hitler, que no le permitió regresar a su país, adorado por la comunidad científica y respetado por los cuatro presidentes norteamericanos que lo trataron: Herbert Hoover, Roosevelt, Truman e Eisenhower, el sabio alemán nacionalizado suizo y luego norteamericano, era estrechamente vigilado por Edgar Hoover, Director de FBI, que lo consideraba sospechoso de ser espía ruso o alemán. En verdad nunca sirvió a gobierno alguno ni hizo otra cosa que crear y despejar ecuaciones.

Como mismo ocurrió con otros miles de científicos y profesionales alemanes y europeos, Einstein carenó en los Estados Unidos porque era el único país que a pesar de la crisis económica conocida como la Gran Depresión, disponía de trabajo y posibilidades de investigación para todos ellos. Nunca en tan poco tiempo país alguno obtuvo un tesoro intelectual como el que Hitler, por repugnantes motivos raciales, arrojó sobre las costas norteamericanas. Antes de llegar a Estados Unidos Einstein, cuya ciencia en su país era tratada como “charlatanería judía” estaba contratado por el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

No obstante sus extraordinarios meritos científicos, la recepción de que Einstein fue objeto en los Estados Unidos, se relacionó también con las esperanzas de los líderes de la comunidad hebrea norteamericana de que su presencia y su activismo contribuyeran a que el gobierno estadounidense ampliara las cuotas para la admisión de emigrantes desde Europa y salvar la vida de millones de judíos llevándolos a Norteamérica.

Con esa intención el rabino Stephen Wise, movilizó todas las influencias para propiciar un encuentro del sabio con Roosevelt. Como resultado de aquellas gestiones, Einstein fue invitado a la Casa Blanca, no exactamente por el presidente sino por su mujer Eleonora.

Por otra parte, todo indica que, actuando por su cuenta, Abrahán Flexner director del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton que había contratado a Einstein y que había sido instruido para mantener su presencia en un “perfil bajo”, para impedir maniobras políticas antisemitas, declinó la invitación. Enterado del gesto y temiendo que pudiera ser interpretado como un desaire al país que lo acogió, Einstein escribió a la Primera Dama disculpándose por lo cual la invitación le fue reiterada.

En realidad si hizo alguna gestión respecto a la emigración judía a Estados Unidos no tuvo éxito porque el gobierno norteamericano no se sumó a las operaciones de rescate de los judíos hasta 1944 cuando ya poco podía hacerse. En aquel año Roosevelt ordenó que se habilitara a Fort Ontario en Nueva York como puerto libre para la recepción de refugiados pero, debido a que los judíos no tenían como escapar de Europa, la medida tuvo poco efecto.

La verdadera contribución de Einstein a la lucha contra Hitler fue la carta que enviara a Roosevelt el 2 de agosto de 1939 en la cual advertía de los riesgos de que los alemanes hubieran avanzado tanto como Leo Szilárd y Enrico Fermi en el control de la reacción en cadena y con el uranio de las minas de Checoslovaquia pudieran fabricar la bomba atómica. Ante la advertencia el presidente tomó medidas inmediatas desatando el proceso que condujo al proyecto Manhattan y la creación de la bomba en los Estados Unidos.

Debido a que los trabajos del proyecto Manhattan se desarrollaron en el más estricto secreto y porque los participantes carecían de vínculos políticos, no consta que en la época, la Organización Sionista Mundial o la Agencia Judía se interesaran por la labor de los científicos judíos refugiados en los Estados Unidos como tampoco existen evidencias de que alguno de ellos, a partir de 1949 haya contribuido al desarrollo nuclear de Israel.

Por una exquisita paradoja, que ilustra las complejidades de los empeños políticos, los creadores de la bomba atómica, comenzando por Einstein eran pacifistas convencidos y personas que debido a lo avanzado de su pensamiento militaban en corrientes de opinión socialistas (no comunistas), razón por la cual, debido a que Alemania fue derrotada antes de que ellos terminaran la bomba, otra vez encabezados por Einstein, desandaron el camino y exhortaron a Roosevelt a detener los trabajos, consejo que Truman no escuchó.

Estremecida por los horrores de Hiroshima y Nagasaki, en medio de las tensiones y las manipulaciones ideológicas y políticas que caracterizaron la Guerra Fría, la comunidad científica mundial se sumó a los movimientos a favor de la paz, por el desarme y especialmente contra las armas nucleares, influyendo favorablemente en el proceso que en 1968 condujo en a la firma del Tratado de no Proliferación Nuclear, que es el único instrumento internacional de alguna eficacia y que, junto a los acuerdos de las grandes potencias nucleares para limitar las armas atómicas, significan pasos concretos a favor del desarme.

Si bien con acciones políticas coyunturales se conjuran ciertos conflictos y se evita el uso de armas atómicas, se trata de paliativos que no excluyen que en un momento determinado más países puedan acceder al armamento atómico y alguno de ellos ceda a la tentación de utilizarlas, incluso en conflictos regionales. India, China, Pakistán, Corea del Norte e Israel que no tienen capacidad ni intención de desatar un conflicto global, pueden sin embargo arrastrar a la humanidad al exterminio.

Mientras existan bombas atómicas el peligro es perenne y cuantos más países las posean, mayores son los riesgos. Hoy día hacerse con armas nucleares no es un acto de soberanía, no es ejercer un derecho ni reparar una injusticia, sino sumarse a una locura.

La Habana, 07 de octubre de 2010


EL INUSITADO GOLPE DE ESTADO EN ECUADOR

Por Manuel E. Yepe

Casi no debía ser noticia una tentativa de Golpe de Estado en América Latina, mucho menos en Ecuador, donde la historia registra una cantidad de ellos verdaderamente impresionante e incluso hay presidentes a los que les han dado más de uno.

Pero el golpe que se intentó y fracasó el 30 de septiembre contra el presidente Rafael Correa es excepcional porque fue una movilización popular lo que lo frustró. Históricamente, los golpes de Estado ejecutados a partir de la concertación de las voluntades de la oligarquía, los militares y la embajada estadounidense, tan evidente en esta ocasión, han sido considerados incontenibles, no solo en Ecuador, sino en todo el continente.

Nadie duda, aunque muchos prefieren ignorarlo, que el director de la orquesta está en Washington y que este paso forma parte de la gran operación que pretende frenar la derivación a la izquierda que ha venido caracterizando el acontecer político latinoamericano en medio de la crisis global de la hegemonía estadounidense y la debacle del modelo neoliberal en el continente.

Las experiencias del reciente golpe en Honduras, ejecutado por una similar combinación de factores, debían haber aconsejado a la extrema derecha de Estados Unidos, que controla la política de esa nación por encima de su gobierno, su congreso y sus instituciones, no repetir los errores que se hicieron visibles en Honduras donde, pese a que la acción fue exitosa, su costo político fue demasiado alto para la superpotencia en las condiciones de su debilitada autoridad como líder mundial.

Para las fuerzas populares ecuatorianas también la lección de Honduras sirvió de advertencia y, en su reacción ante la asonada, dieron muestras de una inédita unidad que habrá de sentar pauta.

Los grandes medios privados de comunicación pertenecientes o controlados por la oligarquía desempeñaron un vergonzoso papel en la creación de las condiciones propicias para la acción golpista que se llevó a cabo con fachada de insurrección policial llamada a conducir a una crisis institucional encaminada a forzar la remoción del presidente constitucional o su ejecución “accidental” en caso de resistirse al arresto policíaco.

Manipulando u omitiendo noticias y declaraciones oficiales, esos medios contribuyeron a la desinformación y desorientación de las fuerzas policiales. Mintieron y tergiversaron los acontecimientos, en función del proyecto golpista.

La ciudadanía ecuatoriana se había movilizado pacíficamente en varias ocasiones anteriores para deponer a presidentes ineptos, corruptos o traidores, como Abdalá Bucaram, en 1997; Jamil Mahuad, en 2000 y el Lucio Gutiérrez, en 2005.

Pero esta vez la movilización estuvo encaminada a impedir que fuera derrocado un presidente que goza de fuerte apoyo popular y es respetado, incluso, por fuerzas políticas que disienten en algunos aspectos de su gestión de gobierno pero que ven en Rafael Correa al mandatario honesto cuyos propósitos progresistas y métodos democráticos dan cabida a las aspiraciones de toda persona o grupo en el modelo de nación que persigue la revolución ciudadana.

En el registro de comunicaciones de la Central Radio Patrulla de la Policía Nacional se registraron grabaciones que prueban que en los momentos más críticos del rescate al presidente Correa, los policías sublevados que bloqueaban la salida y las inmediaciones del Hospital de la institución tenían la intención o la orden de atentar contra la vida del Jefe de Estado.

A los ecuatorianos no les extraña que detrás del intento de golpe de Estado en su país esté el gobierno de Estados Unidos, dado que es vox populi hace muchos años, desde la época en que era presidente José María Velasco Ibarra, cómo la CIA penetra e infiltra instituciones gubernamentales, organizaciones sociales, medios de comunicación, movimientos políticos y sindicatos en los que recluta agentes que le sirven como informantes, saboteadores u otros fines subversivos para socavar gobiernos que considera hostiles o para detectar anomalías en regímenes que aprueba.

Según encuesta realizada por una firma estadounidense luego de los acontecimientos del 30 de septiembre, más del 50% de los consultados consideran que Estados Unidos apoyó la tentativa de golpe de estado contra el Presidente Rafael Correa.

Fundadas sospechas indican que la CIA pudo haber utilizado para organizar el golpe a seguidores del coronel Lucio Gutiérrez, ex presidente que traicionó al movimiento indígena que lo llevó al poder en 2005, y fue depuesto por movilización popular en 2007.

El golpe del 30 fr septiembre pudo ser detenido porque la movilización popular se desarrolló con gran dinamismo y coraje; porque la resistencia fue acompañada por una rápida y efectiva solidaridad internacional y, sobre todo, por la valentía y el talento que mostró el presidente Rafael Correa, que hizo recordar el comportamiento ocho años antes, en similar situación de peligro para su vida, del líder revolucionario venezolano Hugo Chávez.

Es indudable que el movimiento ciudadano ha salido fortalecido y Rafael Correa más comprometido aún con su base popular.

La Habana, Octubre de 2010


Fracasa campaña contra la Isla: Twitter reconoce que bloqueó a Cuba

Rosa Miriam Elizalde

Publicado en Cubadebate el 7 Octubre 2010

En un escueto mensaje que publica el blog Havana Note, Twitter reconoce que fueron ellos quienes bloquearon el envío de mensajes vía celular desde Cuba hacia su plataforma, y no el gobierno de la Isla como sugirió una malintencionada campaña contra la Isla que se difundió en Internet.

No tenemos suficiente capacidad para procesar envíos de tweets vía SMS con códigos largos, dice el mensaje de Twitter que alude de manera críptica a un problema puramente técnico de la red social, y se compromete a solucionarlo.

El comunicado se produce un día después de que la agencia EFE y numerosos medios de prensa en el mundo, se hicieran eco de declaraciones que acusaban a la Isla de censurar la red social, sin siquiera contrastar sus fuentes.

De hecho Havana Note había publicado el martes un artículo de Tomás Bilbao, ex funcionario de la administración de George Bush y director ejecutivo del “Cuba Study Group”, que sin fundamentos acusaba al gobierno de Cuba de bloquear los envíos de mensajes a Twitter vía celular y arremetía contra el gobierno de la Isla, sin siquiera verificar si se trataba de una posible intervención del gobierno de los Estados Unidos -mucho más lógica-, que persigue con saña y sanciona a las empresas norteamericanas que brindan tecnologías o servicios de telecomunicaciones a la Isla.

Vale recordar que la llamada Ley Torricelli o “Ley de autorización y de defensa nacional para el año fiscal 1992″, permitió la conexión de la Isla a la Red, por vía satelital, con el condicionamiento de que cada megabyte (rango de velocidad de conexión) debía ser contratado a empresas norteamericanas o sus subsidiarias y aprobado por el Departamento del Tesoro. Estableció limitar esa contratación y decidió sanciones extraordinarias -multas de 50 000 dólares por cada violación- para quienes favorezcan, dentro o fuera de EEUU, el negocio electrónico o el más mínimo beneficio al gobierno de la Isla y a los ciudadanos que lo apoyan.

En marzo de este año, Estados Unidos levantó ciertas restricciones dispuestas por esa misma Ley Torricelli. El nuevo reglamento del Departamento del Tesoro -Sección 515 de las Regulaciones de los bienes cubanos, de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) -, levanta las sanciones contra las empresas que faciliten gratuitamente aplicaciones de correo electrónico, chat y similares, Twitter entre ellas, pero estas no pueden facilitar conexiones telefónicas de ningún tipo, incluidos los SMS.

Esto lo conocen perfectamente Bilbao y su “Cuba Study Group”, una organización asentada en Washington que publicó en julio pasado un informe de 58 páginas donde proponen a la administración de Barack Obama nuevos mecanismos para aliviar algunas sanciones. Saben perfectamente que la retórica de Obama en torno a la supuesta flexibilidad de las sanciones contra Cuba en el ámbito de las telecomunicaciones significa mucho ruido y pocas nueces.

El bloqueo no se ha movido aquí ni un milímetro, y la propuesta del “Cuba Study Group” a Obama es utilizar la Internet como plataforma de subversión en Cuba, blindar financieramente a los llamados blogueros y tuiteros disidentes y propiciar el cambio de gobierno en la Isla. Para lograr esto, necesitan levantar ciertas restricciones financieras o de lo contrario no lograrán involucrar a las empresas de telecomunicaciones norteamericanas, clave en el desarrollo de las tecnologías para imponer “la democracia” al estilo USA.

De modo que en lo que parecía ser “un ataque de histeria”, como lo llamó atinadamente un lector de Havana Note, Bilbao hasta le dijo a la agencia EFE que él había enviado sendas cartas a Twitter y al Departamento de Estado para que investigaran el supuesto cierre de este servicio desde la Isla.

Por desgracia para él y para quienes querían sacarle partido a la mentira, la agencia Prensa Latina divulgó casi inmediatamente las declaraciones del viceministro cubano de la Informática y las Comunicaciones, José Luis Perdomo, quien descartó que Cuba hubiese bloqueado el acceso a las redes sociales en Internet, mientras denunciaba los obstáculos a las comunicaciones impuestos por el bloqueo estadounidense.

“Cuba no bloquea el acceso de ningún ciudadano al envío de mensajes a las redes sociales en Internet como Twitter o Facebook y ello es una calumnia que se ha levantado contra nuestro país”, dijo el viceministro.

Perdomo aclaraba un elemento fundamental: Twitter no ha hecho ningún acuerdo con la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) -como sí lo tiene con decenas de otras empresas en el mundo- que permitan el servicio gratuito desde teléfonos celulares para enviar mensajes a esas redes, porque se lo impiden las leyes del bloqueo norteamericano contra Cuba.

Ante las abrumadoras evidencias, Bilbao, que también fue jefe de campaña del senador Mel Martínez -de origen cubano y furioso enemigo de la Revolución-, se vio obligado a hacer sumea culpa en Havana Note.

“Este incidente -escribió- muestra el peligro de sacar conclusiones antes de tener todos los hechos. En un artículo que publiqué ayer por la noche en Havana Note, titulado: ‘Gobierno de Cuba puede haber bloqueado el acceso a Twitter via SMS‘, fui demasiado rápido en la sospecha de la participación del gobierno cubano en la interrupción del servicio, en lugar de seguir otra alternativa, que en retrospectiva fue la verdadera culpable”.

La realidad es que en menos de 24 horas se desinfló la nueva campaña para presentar a Cuba como enemigo de la Internet. La mentira tiene piernas cortas y “toda la historia (de Bilbao y compañía) es una falacia”, escribió un lector en Havana Note. “Es increíble -añadió- cómo el Imperio bloquea a Cuba y luego la acusa de las consecuencias. Es como negar alimentos a un hombre y después culparlo de tener hambre.”


Las razones de Cuba: El raro estatus migratorio de Luis Posada Carriles en Estados Unidos

José Luis Méndez Méndez

Publicado en Cubadebate el 7 Octubre 2010

El caso migratorio irregular del terrorista internacional Luis Posada Carriles en Estados Unidos, es raro y sugiere que la complicidad de las autoridades norteamericanas de migración ha estado presente en el mismo.

Se conoce que Posada Carriles, nació en la provincia de Las Villas en la ciudad de Cienfuegos, Cuba, el 15 de febrero de 1928, por lo tanto es ciudadano cubano por nacimiento y que salió del país el 25 de febrero de 1961, según lo acredita la nota oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba emitida el 2 de marzo de 1961, con registro de salida 768 de su Oficina de Confidencialidades con fecha 3 de marzo.

Se había asilado en la embajada de la República Argentina en La Habana, Cuba, debía haber salido con destino a ese país, pero ya a mediados de abril de 1961 se encontraba en Guatemala incorporado a los entrenamientos de los mercenarios que el día 17 de ese mes agredieron a su Patria y fueron derrotados en menos de 66 horas en Playa Girón. Él no llegó a embarcarse por “llegar después de la partida” de los agresores hacia Nicaragua, según su relato en el fantasmagórico libro autobiográfico Los Caminos del Guerrero, donde narra parte de sus fechorías. Al salir de Cuba portaba su pasaporte cubano, según copia fotostática que exhibe el sitio del National Security Archive, donde el investigador Peter Kornbluh ha desclasificado numerosos documentos secretos de la CIA y el FBI sobre el historial delictivo de este criminal.

En 1963 pasó entrenamiento militar en el Ejército norteamericano en Fort Benning, junto a otros muchos terroristas de origen cubano, se graduó con el grado de segundo teniente y una foto de egresado lo muestra con uniforme de gala de ese cuerpo armado. Aunque Posada Carriles siempre ha sido un mercenario al servicio de la CIA, para la cual ha cumplido numerosas misiones se podría preguntar: ¿es posible ser oficial del Ejército de Estados Unidos, sin ser ciudadano norteamericano?

Antes del 23 de octubre de 1967, fecha en que ingresó a Venezuela portando su pasaporte norteamericano No. 123255 expedido el 25 de julio de ese propio año por el Departamento de Inmigración y Naturalización de Miami, ya Posada Carriles había estado en ese país del cual salió el 27 de agosto de 1967 con destino a Miami.

Para haber ocupado Posada Carriles, el sanguinario comisario Basilio, tan elevados cargos ejecutivos dentro de los cuerpos represivos de Venezuela, primero en la DIGEPOL y después en la DISIP, debió haberse nacionalizado como ciudadano de ese país, sin embargo viajaba a Estados Unidos con pasaporte norteamericano.

Sus movimientos con este pasaporte norteamericano, indudablemente real y legal, o de haber sido falso, burló a todos los controles migratorios del Aeropuerto Internacional de Miami, ya que el terrorista lo utilizó entre el mencionado 27 de agosto y el 22 de marzo de 1970 en catorce ocasiones para entrar y salir de esa ciudad.

Años más tarde Posada Carriles fue entrevistado en la Embajada de los Estados Unidos en Honduras por los agentes especiales del Buró Federal de Investigaciones Michael S. Foster y George R. Kiszynski, el 6 de febrero de 1992. La entrevista tuvo lugar desde las 9:00 a.m. hasta las 3:30 p.m. en el salón 426, de esa sede diplomática estadounidense en Tegucigalpa, Honduras.

Exclusivamente se le formularon preguntas sobre su participación y su conocimiento de la operación de suministro a los Contras nicaragüenses que tuvo lugar en El Salvador en 1985 y 1986.

A los funcionarios norteamericanos no les interesó que Posada Carriles fuera desde 1985 prófugo de la justicia de Venezuela, ni que se le acusara de estar involucrado en la explosión en pleno vuelo de un avión civil cubano en octubre de 1976, además de ser el autor de otros numerosos crímenes. ¿Con cuál pasaporte admitieron los oficiales del FBI, que el terrorista se identificara para entrar a la Embajada de Estados Unidos?

Al comienzo de la entrevista Posada dijo que después de fugarse de Venezuela viajó a Aruba en un avión privado. Estuvo allí durante una semana y después voló a El Salvador de la misma forma. Allí lo habilitaron con el nombre de Ramón Medina Rodríguez. Esta identificación incluía una licencia de conducción y diferentes identificaciones militares salvadoreñas. A partir de ese día, Posada vivió sin que nadie lo molestara con el nombre de Ramón Medina.

El 9 de junio de 1997, Posada Carriles, le comentó a su amigo Francisco Paco Pimentel, a quien llamó por teléfono a Caracas Venezuela, que había viajado con un pasaporte norteamericano a Europa y a África, especificándole que estuvo en Freetown, Sierra Leona, en el momento de producirse el golpe de Estado, pudiendo salir del país al ingresar en la Embajada de EE.UU.

El 26 de agosto de 2004, Posada Carriles, fue indultado por la dadivada presidenta de Panamá Mireya Moscoso. Salió de ese país trasvertido en empresario estadounidense con el sugestivo nombre de Melvin C. Thompson en su pasaporte. ¿Si este criminal ingresó a Panamá con pasaporte salvadoreño falso, quién lo habilitó con ese pasaporte norteamericano, por qué las autoridades panameñas le permitieron salir con otra identidad falsa distinta a la suya?

Posada Carriles había estado 4 años detenido en Panamá, a donde entró con un pasaporte legal salvadoreño obtenido de forma fraudulenta y que lo acreditaba como ciudadano de ese país con el nombre de Franco Rodríguez Mena, el cual le fue incautado cuando fue detenido en noviembre del año 2000 en la capital istmeña, en el momento que fraguaba un plan magnicida contra el mandatario cubano Fidel Castro Ruz.

Para las autoridades norteamericanas resultó irrelevante que Posada haya utilizado un pasaporte norteamericano falso para salir de Panamá antes de concluir el proceso jurídico, por decisión presidencial y a exigencia del Embajador norteamericano en el país istmeño.

Llegó a San Pedro Sula, Honduras, al día siguiente, y las autoridades hondureñas dijeron: “tener información de un vuelo que ingresó irregularmente al país con cuatro personas, las cuales entraron con pasaportes y nombres falsos” y se acreditaron como “hombres de negocios”.

En el 2005 se dice que ingresó “ilegalmente” desde México a Estados Unidos: ¿Por qué con ese estatus si desde la década de los setenta él es portador de pasaporte legal norteamericano, que presupone lo acredita como ciudadano de Estados Unidos? Si asumimos que Posada Carriles no es ciudadano estadounidense y ha utilizado de forma profusa e ilegalmente ese tipo de documentación, cabría preguntarse: ¿No es delito en Estados Unidos, portar durante varias décadas diversos pasaportes falsos de ese país?

Posada alegó durante el dilatado proceso judicial que se le sigue en Estados Unidos, por más de cinco años, por haber mentido a las autoridades de Inmigración al entrar al país, que durante su trayectoria de empleo con la CIA, usó varias identidades falsas y pasaportes para facilitar su trabajo clandestino contra Cuba, Venezuela y otros países en América Latina. “Tantas mentiras lo confunden ahora”, argumentó su equipo legal en un documento presentado a la jueza Kathleen Cardone, quien lleva su causa.

Es evidente que este terrorista, además de ser un servidor fiel de agencias del gobierno de Estados Unidos durante décadas, ha sido además un transgresor de sus leyes migratorias. Ahora resulta raro que quien ha sido un inveterado violador histórico de delitos de ese tipo, lleve más de un lustro en espera de ser benignamente requerido e instado a no hacerlo más por el sistema judicial norteamericano.

¿Cuál es este raro estatus migratorio de Posada Carriles en Estados Unidos, cuál es el verdadero, es ciudadano norteamericano, venezolano o se le reconoce todavía la ciudadanía cubana? ¿Quiénes lo protegen y amparan, que no han encontrado, si la buscan, la fórmula para sancionarlo?

27 de septiembre de 2010

*Es profesor e investigador universitario