lunes, 27 de septiembre de 2010

Socialismo ganó mayoría absoluta de Parlamento venezolano con 60% de los votos

TeleSUR _ Hace: 02 horas

El presidente venezolano, Hugo Chávez, reiteró que el PSUV ganó la mayoría absoluta. (Foto: teleSUR)

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ratificó este lunes que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó la mayoría absoluta del Parlamento con 60 por ciento de los votos, y denunció que la oposición venezolana se maneja en la mentira, por las declaraciones que han emitido tras los resultados de las elecciones legislativas del 26 de septiembre.

"La Revolución ganó voto a voto en 18 de los 24 estado del país", indicó el presidente al señalar que además ganaron la mayoría de los diputados, circunscripciones, circuitos y por estados.

"Los dirigentes de la contrarrevolución venezolana se han manejado en la mentira" e insistió que "son expertos en el manejo de la mentira".

El mandatario hizo las afirmaciones en el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores (casa de Gobierno), durante una rueda de prensa con medios internacionales.

Chávez señaló que las fuerzas de la Revolución lograron una importantísma victoria, no obstante, subrayó "que ahí están los magos del mundo al revés", en referencia a la obra del escritor uruguayo, Eduardo Galeano.

"Hemos ganado la mayoría absoluta", señaló el mandatario al explicar que se podrán aprobar las leyes, después de un previo debate. Asimismo, señaló que el Gobierno nunca ha estado sin oposición en la Asamblea Nacional.

"Obtuvimos 98 diputados, de un total de 165 eso es un 59,39 por ciento, estuvimos a un diputado de la mayoría calificada, una de las mayorías calificadas, porque hay dos tipos los 2/3 y 3/5", explicó el presidente en una introducción antes de la conferencia de prensa.

Indicó además que prefiere 98 diputados sólidos a que después haya una quinta columna, como en los años anteriores.

Al inicio de la rueda de prensa, la periodista de teleSUR, Madelein García, le preguntó al presidente venezolano sobre la siguiente fase política tras las elecciones parlamentarias.

A manera de respuesta Chávez indicó que la siguiente acción es acelerar los programas que impulsa el Gobienro.

"Viene la aceleración de los programas" impulsados por el Ejecutivo, "pasamos a la etapa del utopismo socialista", señaló el mandatario venezolano.

Al hacer un repaso detallado del proceso electoral, Chávez aseguró que "no ocurrió nada extraordinario", sin restarle importancia a los comicios, subrayó.

Indicó que los resultados coinciden con lo que un analista había anticipado y era ocupar (el PSUV), "entre 80 y 99 máximo, curules", en el Parlamento unicameral de 165 escaños.

"No ocurrió nada extraordinario, algo extraordinario era que hubiésemos ganado 130 diputados, extraordinario era que hubiésemos perdido la mayoría absoluta", reiteró.

Entre los programas que adelantará el Gobierno destacan los de corte social, tecnológico, educativo, petrolero, entre otros no menos importantes.

Señaló que se construye el Socialismo "desde lo concreto", después de todos los ataques desestabilizadores que ha recibido su Gobierno.

"Una vez pasado lo peor (...) hay que acelerar programas del nuevo proyecto histórico, político, social tecnológico" y la integración de los pueblos del Sur.

Al ser interrogado sobre las lecciones de las elecciones legislativas, el jefe de Estado manifestó que durante la campaña se tomaron muchas cosas en cuenta, entre ellas la importancia de la vivienda en el país.

Relató que durante los actos propagandísticos estuvo "sacudido, no sólo por las imágenes que vi en los barrios de Caracas (capital), sino por las tragedias que hemos vivido".

Del mismo modo, recordó los sucesos que han enlutado al país producto de las fuertes lluvias caídas, principalmente en la ciudad capital.

"El tema de la vivienda es un tema que me golpea, me sacude", insistió el presidente sobre todo por el sufrimiento de los niños, por lo que pedirá que se decrete como problema de Estado el tema habitacional.

"Voy a pedir que trabajemos una Ley especial, más allá de un decreto (...) he encomendado a esto un problema de Estado, quiero decretar o legislar el problema de la vivienda en Venezuela", recalcó.

"Quiero asumir directamente esa responsabilidad, quiero que (participe) todo el Consejo Ministros, hasta el Canciller" de la República, acotó.

Piedad Córdoba ama la paz

Durante la rueda de prensa, el gobernante venezolano, Hugo Chávez, fue interrogado sobre la inhabilitación de la senadora Piedad Córdoba, por la comunicadora de Radio Francia Internacional y RCN, de Colombia, Andreina Flores.

"No puedo inmiscuirme" declaró el presidente, puesto que no acepta tampoco que otros mandatarios se entrometan "en las decisiones de los poderes del Estado venezolano".

Lamentó que la senadora liberal este pasando por un proceso disciplinario, en el cual se le acusa de supuesta colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Si algo ama Piedad Córdoba es la paz (...) creo que es una infamia, además ha arriesgado su vida", en las liberaciones de los retenidos por la guerrilla.

"Sus lágrimas con familiares, con personas rescatadas de la selva, su angustia por Colombia, la negra Piedad es una colombiana integral, latinoamericana integral, una mujer en todo el sentido de la palabra", consideró el mandatario.

Recordó que el ex presidente Álvaro Uribe, lo acusaba de tener vínculos con las FARC y lo amenazó con denunciarlo ante la Corte Penal Internacional, por lo que pidió al actual gobernante, Juan Manuel Santos, que "siga cumpliendo su palabra" de respeto.

Hablará Fidel mañana en el Acto por el Aniversario 50 de los CDR

Publicado en Cubadebate el 27 Septiembre 2010

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz hablará mañana en el Acto Central por el Aniversario 50 de la fundación de los Comités de Defensa de la Revolución, el cual tendrá lugar a las 8:00 a.m. frente al antiguo Palacio Presidencial, lugar donde nuestro líder convocó, el 28 de septiembre de 1960, a la creación de la mayor organización de masas del país.

Miles de cederistas de la capital, convocados en representación de los millones de miembros de la organización, se reunirán allí para conmemorar la efeméride y escuchar las palabras de Fidel.

Cubavisión, Cubavisión Internacional, Radio Rebelde y Radio Habana Cuba transmitirán en vivo este importante acto y el Canal Educativo lo retransmitirá al final de su programación.


BOMBAS ATOMICAS: LA GRAN PARADOJA

Jorge Gómez Barata

En toda la historia humana no existe fiasco comparable a la fabricación de la bomba atómica, un instrumento ideado para salvar a la humanidad del fascismo y que se ha transformado en su contrario. La propuesta partió de Albert Einstein, un judío refugiado en Estados Unidos, el más renombrado científico de todos los tiempos y el más influyente pacifista del siglo XX, a quien se le propuso la presidencia de Israel, cosa que declinó.

La historia de las bombas atómicas norteamericanas comenzó cuando, el 2 de agosto de 1939, a instancias de Leo Szilárd, Einstein escribió una carta al presidente Franklin D. Roosevelt advirtiéndolo de probables avances de los científicos nucleares al servicio de fascismo. Einstein que no quería confiar la carta al correo ni magnificar la solicitud pidiendo una entrevista al presidente, la envió con un amigo común, el banquero Alexander Sachs, quien dos meses después, el 11 de octubre, la puso en manos del destinatario.

A diferencia de lo que suele ocurrir en las guerras, la bomba atómica no fue fruto de la competencia sino de la colaboración, no de la dispersión de la ciencia sino de su integración. En la década del 40, ningún país hubiera podido lograrla por sí solo. Conscientes de eso Gran Bretaña y Canadá detuvieron sus respectivos programas nucleares y cedieron sus resultados a Estados Unidos, lo mismo hizo la dirección de la resistencia francesa.

El primer paso de Roosevelt fue crear, en secreto, el Comité del Uranio presidido por Lyman James Briggs, quien, o bien porque no creyó en la viabilidad del proyecto, magnificó las dificultades o equivocó la estrategia, tratando de involucrar a las empresas privadas de armamento, las cuales no se interesaron en el asunto, avanzó poco; por tal motivo el 17 de septiembre de 1942 se creó el Proyecto Manhattan.

No existe esfuerzo bélico ni empresa científica mejor respaldada que la idea de construir el arma atómica para liberar a la humanidad del fascismo: 150 000 científicos, ingenieros, matemáticos, especialistas y obreros altamente calificados, entre ellos casi 200 de los más reputados físicos del mundo, encabezados por 10 premios Nobel, trabajaron para lograrlo. Al empeño se vincularon además de las fuerzas armadas norteamericanas, más de 2000 empresas, los laboratorios de diez universidades y los servicios secretos aliados.

Para estos trabajos se desarrollaron tres ciudades: Oak Ridge en Tennessee, donde se levantó la enorme planta para el enriquecimiento de uranio, Hanford en el estado de Washington, en la cual se instalaron los reactores para producir plutonio 239 y Los Álamos, Nuevo México, sede del laboratorio para diseñar, fabricar y probar las tres primeras bombas atómicas.

Al frente de todo el trabajo estuvo el más brillante físico norteamericano del momento: Robert Oppenheimer. En Los Álamos, un campamento en medio del desierto, renunciando a sus proyectos personales, separados de sus familias, vigilados durante las 24 horas, con la correspondencia y las comunicaciones telefónicas censuradas, las lumbreras que dieron a Estados Unidos la superioridad nuclear, en su mayoría judíos y socialistas, algunos vinculados a los partidos comunistas, trabajaron con ejemplar consagración y lealtad. Ninguno recibió a cambio otro dinero que sus salarios.

No obstante, la mayor de todas las paradojas es que ya en 1943 se pudo comprobar que Szilárd y Einstein estaban equivocados y que Hitler no tenía la menor posibilidad de construir una bomba atómica. Al final de la guerra se verificó que no existía en Alemania ni en ninguna otra parte ocupada por ella planta alguna para enriquecer uranio, no habían rastros de reactores para producir plutonio y ni siquiera para investigaciones. De hecho, aunque algunos físicos realizaban investigaciones teóricas, no existía un proyecto nuclear alemán ni tampoco japonés.

Tan concluyentes fueron las evidencias que Leo Szilárd se dirigió nuevamente a Einstein para que dirigiera otra carta Roosevelt previniéndolo de la nueva situación creada. Einstein escribió una carta que Roosevelt no pudo leer porque falleció repentinamente el 12 de abril de 1945 y su sustituto Harry S. Truman nunca recibió a Szilárd.

La situación creada amenazó con dividir a la Administración Truman cuando Henry Stinson, Ministro de Guerra de Roosevelt, pidió que se convocara a los científicos. Finalmente en junio de 1945, el presidente aceptó que se reuniera a un selecto grupo de representantes de las mayores corporaciones norteamericanas para conocer su opinión acerca de la bomba atómica y su utilización. La mayoría estuvo de acuerdo en utilizarla.

En julio del mismo año, Arthur H. Compton, presidente del Comité de Defensa de los Estados Unidos, rector de la universidad de Washington, premio Nobel de Física en 1927 y director del laboratorio donde se produjo la primera reacción en cadena controlada, aplicó una encuesta que abarcó a 150 científicos.

A la pregunta de: ¿Cómo podemos utilizar la bomba atómica?, el 87 % estuvo a favor del uso militar, el 15 % opinó que se debía prohibir y la mitad de los aludidos coincidió en que, inicialmente se debía usar para una demostración de fuerza. Entre los militares consultados, el Comandante en Jefe en Europa y luego el presidente de los Estados Unidos, Dwight Eisenhower estuvo en contra del empleo de la bomba sobre Japón.

De todos modos, durante la Guerra Fría todos los países desarrollados, unos antes y otros después, por vía de la física atómica, hubieran llegado a los descubrimientos necesarios para producir la bomba, pero ya entonces no hubiera existido la guerra y su utilización no se habría justificado de ninguna manera.

En el presente, para asegurar la paz, sólo existe otro camino, eliminar las armas atómicas para lo cual ahora quedan dos recursos: la no proliferación y el desarme, ambos alcanzables mediante la movilización de la opinión pública y la diplomacia. Allá nos vemos.

La Habana, 27 de septiembre de 2010

Cuba: realidades, cambios, objetivos y retos

Orestes Martí*

En Cuba, comienzan a producirse los anunciados y no menos esperados "cambios" (para algunos) y/o "reformas" (tendentes a profundizar en el modelo de "socialismo a lo cubano", para otros); y lo hace por el llamado "reordenamiento laboral".

Diversas "fuentes de información" incursionan en los temas y cada una va destacando las "aristas" que considera más importantes; en unos casos empleando descaradamente la "Globalingua" -ya conocida por el lector-; en otros -desde las posiciones de la izquierda-, con un lenguaje poco claro y un abordaje -hasta el momento- parcial e insuficiente; en todos, el afán de que los destinatarios asuman sus puntos de vista.

Desde los laboratorios de guerra psicológica y los tanques pensantes, se elaboran planes y más planes; escritos, artículos, libros y nuevas modalidades de aquellos tipos de acciones mencionados en la obra de Eliades Acosta Matos
"Las guerras culturales", sobre la que en su momento, les conté.

También aparecen enfoques, comentarios y análisis de periodistas más realistas y generalmente mejor -aunque no necesariamente bien o suficientemente- informados.

En artículo escrito desde La Habana por Patricia Grogg, bajo el título "
Central sindical cubana llama a unidad ante reducción de empleos" la periodista de IPS aborda el tema de "la reorganización laboral en Cuba" y asegura que ésta "implica la eliminación de medio millón de plazas de aquí al primer trimestre de 2011, constituye uno de los aspectos más complejos y sensibles de las reformas asumidas por el presidente Raúl Castro".... Según recoge el mencionado artículo, un empleado de comercio -que no se identificó- respondió a una de sus preguntas de la forma siguiente: "durante años me estuvieron diciendo que el pleno empleo era una conquista de la Revolución y ahora me hablan de plantillas infladas. No entiendo nada". En el resto del escrito se hace una valoración y se brinda "la visión" de la periodista sobre el comunicado de la Central de Trabajadores de Cuba, aparecido en el periódico Granma. Como de costumbre, aconsejo al lector que lea ambos escritos y saque sus propias conclusiones; yo, siempre prefiero los "originales" a las interpretaciones; sin embargo, dejo que cada cuál asuma la estrategia que más le guste: comparar posicionamientos, tampoco es malo.

A mi "buzón electrónico" llegan diariamente muchos -en realidad, ¡muchísimos!- correos tocando estos temas: que si se tomaron o tomarán tales medidas; que si "ya comenzó el proceso de privatización"; que si el "Bloqueo" no tiene nada que ver -o todo lo contrario- con el asunto....

Un amigo me envía materiales publicados sobre los "Yutongs" chinos (REFORMAS | Un intento de semi privatización.
El Gobierno de Raúl Castro alquila autobuses a los chóferes), otros me mandan sus opiniones y hasta enlaces con Youtube para que aprecie un reportaje (Reordenamiento laboral).

Las opiniones más generalizadas, pueden sintetizarse como sigue:

-Uno de los problemas que tiene la economía cubana, es producto de su política económica, que ha privilegiado lo social, más allá de sus posibilidades, lo cuál es un error que ya es hora de corregir

-Esa "corrección" tendrá que passar por momentos difíciles porque las políticas de exceso de "protección" estatal tendrán que ser cambiadas y todo cambio -más aún en esa esfera- será doloroso y habrá resistencia.

-El principio de distribución en el Sociallismo ("de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo") ha sido históricamente violentado por la aplicación de políticas "igualitaristas" y "proteccionistas" que la economía del país, sometida además a un brutal bloqueo económico, no puede asumir

-Los problemas económicos que tiene Cuba, obedecen -entre otros factores, porque son "multifactoriales"- a la no aplicación adecuada del principio de socialización en la Esfera de la producción material ya que NO HA SOCIALIZADO LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN, sino que los ha "estatizado".

-Si en Cuba se quiere profundizar el socialismo -por dolorosas que sean las medidas que haya que aplicar-, no les quedará más remedio que desandar el trecho del camino equivocado por el que durante un tiempo transitó y regresar al lugar de la "bifurcación" desde dónde se parte para crear las condiciones básicas para su construcción. Lo anterior pasa por "trasvasar" fuerzas productivas del sobredimensionado e ineficiente sector estatal hacia sectores que se ubican en otras formas socialistas de producción, como pueden ser las cooperativas y la pequeña empresa familiar.

También llegan propuestas, ideas, visiones, recomendaciones, sugerencias, críticas, en fin...

-Ha faltado un buen pensamiento económico, sobre la base de cálculos precisos y objetivos, sin derroches en áreas claves de la economía. ¿Por cuánto tiempo tuvimos detenidas las inversiones en el sector del turismo en nuestra preciosa isla bañada por el mar?, su gran apertura fue justamente en el período especial y llegamos en 10 años el 3er. destino turístico más importante de la región, imagina Ud. si hubiésemos potenciado el mismo cuando recibíamos de la antigua URRS todo tipo de materias primas, petróleo (13.5 millones de toneladas), teníamos aseguradas la venta de nuestros principales renglones como la azúcar...

-
Defiendo una tesis -que considero apliicable- y se basa en la posibilidad de que cubanos en el exterior (no Estados Unidos por lo que ya se sabe de prohibiciones, limitaciones, etc.) radicados en cualquier parte de este mundo y mira que hay cubanos por todas partes, que no han mantenido una actitud hostil contra la isla puedan contribuir al desarrollo e implementación de pequeños y medianos negocios en Cuba con la aportación de capitales, tecnologías, materias primas, capacitación, etc… e incentivar así el TPCP en aquellos sectores que irán poco a poco oxigenando la economía de la nación y de sus ciudadanos...

-Un holandés, está interesado en la artesaanía que hace un artista X y sin hacer tan horrendo el panorama de la negociación, con la burocracia excesiva y demás, sin tener que hacerlo a través del Fondo de Bienes Culturales u otra institución, este artista y este empresario puedan llegar a un contrato justo que finalmente tendrá como máxima, mayores ingresos en Euros u otra moneda al país y por consiguiente mayores aportes al fisco...

-Un Español, con posibilidades económicas quiere ayudar a un amigo o familiar en Cuba a establecer una tienda o mercado de productos de aseo para el hogar, alimentos, etc.., no quiere ni tan siquiera sacar de Cuba las utilidades que a él correspondan de la negociación, las quiere en Cuba para cuando venga de visita todos los años gastar ese dinero aquí...

-Un arquitecto cubano, ayudado económicamente por un empresario extranjero o a través de un préstamo bancario del BNC, quiere crear una pequeña empresa en el sector inmobiliario y trabajar directamente con los programas de desarrollo urbano establecidos por el país. Esto implicaría que el Estado funcionaría sólo como Inversionista, pero se quitaría de encima, todo lo que hoy ocurre en las obras con los problemas de calidad, robo de materiales, incumplimientos en los cronogramas, sobregiros en el presupuesto, etc., las obras tendrían mayor calidad, pues se generaría una competencia en el sector donde cada empresa buscaría tener mayor nivel de competencias y eficiencia...

En ocasión de conmemorarse el 50 aniversario de la Revolución cubana, entrevistamos a un grupo de destacados intelectuales cubanos. En aquella oportunidad -entre otras-, les hicimos la pregunta: "¿Cuáles considera son las "asignaturas pendientes" del proceso revolucionario cubano?". A continuación les ofrezco varias de las respuestas publicadas entonces y que seguramente serán abordadas, de alguna forma u otra, en el proceso que ha comenzado.

Manuel David Orrio: Más socialismo y más democracia socialista, en el verdadero sentido martiano y marxista de esas palabras y no en la terca posición de mantener un fracasado modelo de origen soviético que cada día demuestra con mayor intensidad su agotamiento en las actuales circunstancias de Cuba. Particularmente, en el ejercicio de libertades consagradas por la vigente Constitución de la República, como es el caso de la libertad de expresión e información, el derecho de viajar libremente, o el de vivir donde a uno le dé la gana, pues recuérdese que entre otras inconstitucionalidades aún existentes, se encuentra el Decreto-Ley 217,el cual “regula” la residencia en la capital de la República, para así devenir en un atentado a la Constitución cubana.Para mí, el primer paso para examinar y aprobar exitosamente “asignaturas pendientes” en la Revolución, es exactamente respetar ad literam a la Constitución. Por todos, sin excepción alguna, porque los “méritos históricos”, o el escaño de Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, no otorgan el derecho de violarla.

Luis Sexto: Cuba necesita recomponerse; revalorar todas las asignaturas. Porque las aprobadas se han deteriorado, han perdido valores, y las que aún estaban pendientes necesita aprobar definitivamente. No podemos vivir de la justificación de un pasado reciente en que pudo conquistarse una parte de la justicia. La revolución necesita revaluarse, renovarse, desechar lo que ya ha demostrado su desgaste, y mirar hacia delante, con visión contemporánea y a la luz del fracaso del socialismo del siglo XX. Ello implica un reajuste en el papel del Estado, de modo que se desplace de ser una especie de factótum, hacia una conducta que lo transforme en un regulador y un garante de los espacios de los sujetos económicos, concediéndoles a los individuos una autonomía que ahora no tienen. ¿Por qué los campos permanecen enyerbados; por qué la productividad en las industrias es baja, y los costos elevados, y la calidad productiva y de los servicios muy inadecuada; por qué la sociedad no se horizontaliza en vez de persistir en el verticalismo burocrático? Las fuerzas productivas necesitan desatarse. La democracia necesita revitalizarse. Esas son asignaturas pendientes. El futuro, me parece, no admite arrastres. La revolución tiene una obra incompleta y, por ende, una deuda con más de tres generaciones. Y sobre todo, la revolución está comprometida consigo misma: tiene que perdurar sobre la tierra y no en los sueños

Aurelio Alonso: La «asignatura pendiente» del proceso revolucionario cubano es tan grande que no cabe dentro de una respuesta. Y no se piense que lo digo en función de sus reveses, de sus errores, de sus deformaciones y de sus fracasos. Lo digo ante todo porque parto de la inmensidad de lo que tendría que llamar la «asignatura vencida», que hay que comenzar por tomar en cuenta para ser consecuentes con el enunciado de la pregunta. No haré el rosario de observaciones puntuales; me limitaré a esbozar un desafío de cuatro dimensiones interrelacionadas, con bloqueo o sin bloqueo sobre nuestras cabezas. En la dimensión económica todo el arco de reformas futuras debería armarse sobre la perspectiva de un cambio de estructura que rompa con la identificación de la socialización con la estatización, y con el fundamentalismo centralista de la administración: que admita la diversidad de formas de propiedad como un elemento orgánico de una economía socialista deseable, una revalorización del papel de la autogestión, y una descentralización hacia los niveles provincial y municipal. La institucionalidad política debe evolucionar hacia formas nuevas de democracia; digo nuevas, porque de ningún modo se trataría de retornar a las viejas. Pienso en un socialismo nacido de la democracia y una democracia nacida del socialismo. Y que el derrumbe del Este es la demostración de que el socialismo no se sostiene sin democracia. Esta implicaría un peso específico decisivo de la participación escalonada en los niveles de decisión, que está lejos de haberse logrado. Creo que la formación para la participación, para la eficiencia, para la desalienación deja mucho que desear si se comparar con lo logrado para la entrega y la solidaridad. En el plano ético coexisten avances y estancamientos. Hay que recomenzar la lucha por el hombre nuevo, y, entre muchas cosas, esto supone sacar el deseo del automóvil (que el siglo XX capitalista impuso como emblema del modo de vida) del centro de las aspiraciones del ser humano. E instalar la cultura del ambiente. Creo muchas más cosas pero no hay espacio ahora. Aclaro que sólo expreso mis opiniones, y de ningún modo hago vaticinios...

Volviendo al momento actual, le diré que -me parece- aún es muy pronto para opinar en profundidad sobre unas medidas que apenas se conocen.

Me pregunto -porque no lo sé-, cuál va a ser el "rol" que jugará cada uno de los "actores implicados" en el proceso, especialmente en el escenario nacional, caracterizado por un estrechamiento y disminución del consenso de apoyo al Sistema, aunque siga siendo notoriamente mayoritario. Pongo un ejemplo de rol que pudiera no ser el adecuado (de hecho, mensajes recibidos así lo describen): ¿Correspondía realmente a la CTC ser quién anunciara el reordenamiento laboral?

Por otra parte, una de las mayores deficiencias de la sociedad cubana actual -en mi opinión-, es que los "medios" no cumplen cabalmente con su rol de informar adecuadamente sobre los eventos que tanto afectan al conjunto de esa sociedad. Sin embargo, no quiero hacer como "el cuento del guajiro (campesino) y el gato" -que cualquier cubano conoce- y antes de pedirlo prestado a un amigo para cambiar un neumático a mala hora ponchado, pensar que me lo van a negar y por consiguiente insultar a la persona a quién se lo solicitaría....

Busque más información, léala, contrástela y después... como siempre, no se deje influenciar por mis palabras y saque usted sus propias conclusiones.

Las Palmas de Gran Canaria, 27 de septiembre de 2010

*Orestes Martí, periodista cubano residente en Canarias.


Reflexiones del Compañero Fidel: Lo que quieren es el petróleo de Venezuela

Ayer dije lo que haría si yo fuera venezolano, expliqué que los pobres eran los que más sufrían con las catástrofes naturales y razoné por qué. Más adelante añadí: “…donde el imperialismo domina y la oligarquía oportunista recibe una parte jugosa de los bienes y servicios nacionales, las masas no tienen nada que ganar o perder y, al imperio, no le preocupa un bledo las elecciones” y que “En Estados Unidos, ni siquiera las elecciones presidenciales movilizan más del 50% de los que tienen derecho a votar.”

Hoy añadiría que, aún cuando en las mismas se elige la totalidad de la Cámara de Representantes, una parte del Senado y otros importantes cargos, no logran superar esa proporción.

Preguntaba por qué, en cambio, emplean sus enormes recursos mediáticos para tratar de hundir al Gobierno Revolucionario Bolivariano en un mar de mentiras y calumnias. Lo que los yankis quieren es el petróleo de Venezuela.

Todos hemos visto en estos días electorales a un grupo de bastardos personajes que, en compañía de mercenarios de la prensa local escrita, radial y televisiva, llegan a negar incluso la libertad de prensa en Venezuela.

El enemigo logró una parte de sus propósitos: impedir que el Gobierno Bolivariano contara con el apoyo de las dos terceras partes del Parlamento.

El imperio tal vez crea que obtuvo una gran victoria.

Pienso exactamente lo contrario: los resultados del 26 de septiembre constituyen una victoria de la Revolución Bolivariana y su líder Hugo Chávez Frías.

En estas elecciones parlamentarias la participación de los electores se elevó al record de 66,45 por ciento. El imperio con sus inmensos recursos no pudo impedir que el P.S.U.V., faltando 6 por adjudicar, obtuviera 95 de los 165 miembros del Parlamento. Lo más importante es el ingreso en esa institución de un elevado número de jóvenes, mujeres y otros militantes combativos y probados.

La Revolución Bolivariana tiene hoy el Poder Ejecutivo, amplia mayoría en el Parlamento y un partido capaz de movilizar a millones de luchadores por el socialismo.

Estados Unidos no cuenta en Venezuela más que con fragmentos de Partidos, hilvanados por el miedo a la Revolución, y groseras apetencias materiales.

No podrán acudir al golpe de Estado en Venezuela como hicieron con Allende en Chile y otros países de Nuestra América.

Las Fuerzas Armadas de ese hermano país, educadas en el espíritu y el ejemplo del Libertador, que en su seno incubó los jefes que iniciaron el proceso, son promotoras y parte de la Revolución.

Tal conjunto de fuerzas es invencible. No lo vería con tanta claridad sin la experiencia vivida durante más de medio siglo.












Fidel Castro Ruz

Septiembre 27 de 2010

3 y 24 a.m.