martes, 21 de septiembre de 2010

Reflexiones del Compañero Fidel: El Invierno Nuclear y la Paz

Más de veinte mil armas nucleares están en manos de ocho países: Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, China, Israel, India y Pakistán; varios de ellos con profundas diferencias económicas, políticas y religiosas.

El nuevo tratado START, suscrito en Praga en el mes de abril entre las mayores potencias nucleares, no implica más que ilusiones, con relación al problema que amenaza a la humanidad.

La teoría del “invierno nuclear”, desarrollada y llevada al nivel actual por el eminente investigador y profesor de la Universidad de Rutgers, New Jersey, Dr. Alan Robock, - científico modesto que gusta de reconocer los méritos de sus compañeros más que los suyos propios-, ha demostrado su veracidad.

Para ellos la única forma de evitar el uso de las armas nucleares es eliminándolas. El pueblo norteamericano, ubicado en lugar privilegiado del planeta, que le permite disfrutar los más altos niveles de vida y riquezas en el mundo a pesar de los increíbles derroches de recursos no renovables, debiera ser el más interesado en la información que le ofrecen los científicos. ¿Cuánto espacio dedican a esa tarea los medios masivos de comunicación?

La teoría del “invierno nuclear” nos ha enseñado -expresa Robock- que: “Si tales armas no existieran, no podrían ser utilizadas. Y en estos momentos no existe un argumento racional para usarlas en lo absoluto. Si no pueden usarse, es necesario destruirlas y así nos protegeríamos de los accidentes, los errores de cálculo o cualquier actitud demencial.”

“…las computadoras que funcionaban con modelos ultramodernos se convirtieron en el único laboratorio de elección, y los acontecimientos históricos -incluidas las ciudades arrasadas por el fuego después de los terremotos y los bombardeos en tiempos de guerra, las columnas de humo de los incendios forestales y las nubes creadas por las erupciones volcánicas- se convirtieron en las piedras de toque de las evaluaciones científicas.”

La proliferación de las armas nucleares - en la que Israel, India y Pakistán se han integrado al club nuclear, y otros países, al parecer, aspiran a ser miembros del mismo,- obligó a Robock y sus compañeros a revisar las primeras investigaciones. Los resultados de estos estudios modernos, como ha sido detallado en una serie de artículos publicados recientemente, fueron sorprendentes.

Respecto a los Estados Unidos y Rusia, si bien cada uno se comprometió, en el mes de abril de 2010 en Praga, a reducir su arsenal nuclear operativo hasta aproximadamente 2000 armas, la única forma real de evitar una catástrofe climática global sería eliminar las armas nucleares.

“…cualquier país que en estos momentos esté considerando la vía nuclear necesita reconocer que estaría poniendo en peligro no sólo a sus propias poblaciones sino también al resto del mundo al adoptar esta vía. Es hora ya de que el mundo piense una vez más en los peligros de las armas nucleares, y que esta vez adopte el camino hacia la paz y elimine la posibilidad de una catástrofe climática global inducida por la energía nuclear, por primera vez desde mediados del pasado siglo.”

“…el uso de las armas nucleares en caso de un ataque total contra un enemigo sería una acción suicida debido al frío y la oscuridad anómalos provocados por el humo proveniente de los fuegos generados por la bomba. De hecho, se ha evidenciado que mientras más armas nucleares posea un país, menos seguro será.”

Albert Einstein dijo: “El poder desencadenado del átomo lo ha cambiado todo excepto nuestras formas de pensar, y es por ello que avanzamos sin rumbo hacia una catástrofe sin precedentes”. Carl Sagan había dicho que nuestra política de armas nucleares era “un camino donde ningún hombre pensaba”.

Al final de la conferencia magistral le pregunté al profesor Alan Robock: “¿Cuántas personas en el mundo conocen esos datos?” Me respondió que “muy pocas”. Le añadí: “¿En su país, cuántas?” “Igual -me respondió- no se conocen.”

No dudaba que esa era la triste realidad y le añadí: “No hacemos nada con conocerlo nosotros, lo que hace falta es que lo conozca el mundo. Tal vez haya que buscar a los psicólogos para que expliquen por qué las masas no entienden.”

“Yo tengo una respuesta - exclamó el científico- esto se llama negación. Es algo tan horrible, que las personas no quieran pensar en eso. Es más fácil simular que esto no existe.”

Sus palabras,- durante casi una hora que empleó en la conferencia, auxiliado por gráficos, datos y fotos proyectados en una pantalla-, fueron claras, precisas y elocuentes. Por ello expresé: “¿Qué es hacer conciencia, de la cual hablamos tanto? ¿Qué es crear cultura? ¿Y cuánto los desalienta a ustedes, a los científicos, que la gente ni se entere de lo que están haciendo, cuántas horas invierten?”

Le expresé que cuando no existían la radio, la televisión ni Internet, era imposible difundir una conferencia como esa en Cuba o en el mundo. Menos aún cuando muchas personas no sabían leer ni escribir.

Le prometimos al profesor divulgar la información que nos brindó sobre la teoría del “invierno nuclear”, con un lenguaje que hasta los niños cubanos de 8 años pueden comprender, de la cuala sólo conocíamos un poco, a partir de nuestra preocupación con relación al estallido de una guerra global nuclear, lo que originó nuestro deber de escuchar su conferencia.

Ninguna otra época de la historia humana guarda parecido con ésta. Con seguridad, si tales riesgos no se comprenden por los que toman decisiones desde las alturas del inmenso poder que la ciencia y la tecnología han puesto en sus manos, la próxima contienda mundial será la última, y transcurrirían, tal vez, decenas de millones de años antes de que nuevos seres inteligentes intenten escribir su historia.

Quiso el azar que, ayer lunes 20, recibiera la noticia de que con retraso de varias horas, por causa de los ciclones, al amanecer del día 21 arribaría al Puerto de La Habana, procedente de Islas Canarias, el crucero de “Peace Boat”, la Organización No Gubernamental Internacional con Estatus Consultivo Especial ante la ONU; que desde 1983 organiza viajes globales para la promoción de la paz, los derechos humanos, el desarrollo justo y sostenido y el respeto por el medio ambiente; la Organización, en 2009, fue nominada al Premio Nobel de la Paz por su campaña global para prevenir la guerra.

En carta que me dirigió el fundador y director del “Peace Boat”, Yoshioka Tatsuya, a través del jefe del colectivo de visitantes Nao Inoue, expresa: “Nuestra organización ha venido trabajando por años, recientemente en colaboración con países del ALBA. [...] que expresan claramente el compromiso con la abolición nuclear, la prohibición de bases militares extranjeras y la resolución pacífica de controversias internacionales [...] Japón, como es de su conocimiento, único país que ha sufrido un bombardeo atómico, mantiene aún hoy una Constitución pacifista que, a través de su artículo 9, renuncia formalmente a la guerra y prohíbe el uso de la fuerza en las disputas internacionales.

“…tema de especial interés en nuestro activismo es la remoción de bases militares extranjeras, una situación presente en Japón y diversas partes del mundo, considerando que bases extranjeras como las existentes en Guantánamo y Okinawa causan daños ambientales irreversibles y fomentan la guerra en lugar de la paz mundial.”

“Peace Boat” ha organizado, incluyendo este, 70 viajes alrededor del mundo desde 1983, con la participación de no menos de 40 mil personas que han visitado más de 100 países. Su lema es “Aprende de las Guerras Pasadas para Construir un Futuro de Paz”.

En 20 años, su barco ha visitado 14 veces nuestro país, venciendo obstáculos y escollos impuestos por Estados Unidos, promueve campañas de significativos donativos para los sectores de educación y salud fundamentalmente.

Están presentes en los numerosos foros internacionales y encuentros de solidaridad con Cuba. Son amigos verdaderamente probados de nuestra Patria. En mayo de 2009, la organización fue condecorada con la Orden de La Solidaridad que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba, a propuesta del ICAP.

Fue para mí un gran honor recibir la invitación de reunirme con una representación de los visitantes, y les propuse hacerlo, con el máximo posible, en el Palacio de las Convenciones. Hicieron uso de la palabra el Sr. Nao Inoue, y la sobreviviente, Sra. Junko Watanabe, que tenía sólo dos años de edad cuando la primera bomba atómica fue lanzada sobre la ciudad de Hiroshima. La niña se encontraba con un pequeño hermano en el patio de una casa a 18 kilómetros del punto donde fue lanzada la bomba, que hizo desaparecer la mayor parte de la ciudad, mató instantáneamente más de 100 mil personas y ocasionó graves daños al resto de los habitantes.

Ella narró sus dramáticos recuerdos cuando años más tarde fue conociendo las imágenes y los detalles de aquel hecho, que tantos sufrimientos ocasionó a tantas personas inocentes que nada tenían que ver con aquel brutal hecho. Fue un acto deliberado para aterrorizar al mundo con el uso innecesario de un arma de exterminio masivo, cuando el imperio japonés estaba ya derrotado. Se lanzó, no sobre una instalación militar, sino sobre un objetivo civil indefenso. Las imágenes divulgadas sobre aquel horripilante crimen no expresan lo que la voz de Junko Watanabe nos contó sobre los hechos. La ocasión fue propicia para exponer nuestros puntos de vista, y contarles a nuestros amistosos visitantes japoneses, luchadores por la abolición de las armas nucleares, las bases militares y la guerra, el esfuerzo que nuestra Patria lleva a cabo para evitar un conflicto nuclear que puede poner fin a la existencia de nuestra especie.











Fidel Castro Ruz

Septiembre 21 de 2010

7 y 12 p.m.


EL SISTEMA POLITICO CUBANO: EXPERIENCIAS Y OPORTUNIDADES (I)

Jorge Gómez Barata

En su reciente encuentro con el periodista Jeffrey Goldberg, al referirse al modelo cubano, Fidel Castro no improvisó ni erró. Nadie conoce como él las virtudes, defectos y potencialidades del sistema político cubano, sus ventajas y la necesidad de corregir las tendencias negativas. Admitir que un sistema no funciona no necesariamente significa abandonarlo, sino reconocer la necesidad y pertinencia de repararlo, sanearlo, perfeccionarlo o, como prefiere decir el presidente Raúl Castro, “actualizarlo”. Para eso existen las reformas.

EL SISTEMA POLÍTICO CUBANO

Aunque el sistema político vigente en Cuba es resultado del proceso revolucionario desplegado en la Isla en los últimos cincuenta años y constituye la base del poder popular; en el mismo son visibles herencias y elementos de carácter histórico.

1- El orden institucional cubano comenzó a construirse con la administración colonial española, que duró desde finales del siglo XV hasta principios del XX y se mantuvo durante más cuatrocientos años.

2- Debido a que en 1898, al finalizar la dominación de España, Cuba no obtuvo la independencia sino que fue ocupada por los Estados Unidos hasta 1902 bajo cuyas leyes y exigencias se diseñó institucionalmente la República de Cuba, se adoptó la primera constitución estatal, se instalaron las instituciones legislativas y judiciales, se redactó la ley electoral y se efectuaron las primeras elecciones.

Naturalmente los ocupantes norteamericanos también impusieron la política económica, marcaron el perfil del desarrollo nacional y crearon las instituciones militares y de seguridad, especialmente el ejército nacional y la policía.

Durante la ocupación estadounidense hubo en Cuba cuatro gobernadores quienes usaron la autoridad de la fuerza para crear vínculos políticos, económicos y jurídicos que sobrevivieran a la retirada de las tropas de ocupación. El más importante de ellos fue la Enmienda Platt que mutiló la independencia de Cuba y concedió bases militares a los Estados Unidos, convirtiendo a la Isla en una especie de factoría estadounidense.

Uno de aquellos procónsules, William Taft quien sería luego el único presidente norteamericano que gobernó otras dos naciones: Cuba y Filipinas y que al presidir el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, rigió dos de los tres poderes de la Nación. Aunque no fue el de mejor apetito, ha sido el más gordo de todos los mandatarios estadounidenses.

3- El tercero de los elementos que por vigencia o herencia han contribuido a forjar el sistema político cubano es la experiencia republicana vigente entre 1902 y 1959.

Los primeros treinta años de vida republicana en Cuba, aunque se produjo una segunda intervención norteamericana (1906), fueron de relativa normalidad; hubo elecciones y gobernaron cinco presidentes, todos generales del Ejército Libertador; el último de ellos, Gerardo Machado convertido en dictador mediante una ilegal “prorroga de poderes” que provocó otra intervención norteamericana, esa vez no con ocupación militar sino en forma de “mediación”.

En 1933, mediante un levantamiento popular fue derrocado el dictador Gerardo Machado, iniciándose un una etapa de inestabilidad política en la cual, sin elecciones hubo 9 mandatarios, uno de los cuales gobernó un día y otro durante unas hora hasta que en 1939 fue convocada una Asamblea Constituyente que al año siguiente adoptó una nueva Carta Magna y llamó a elecciones.

Entre 1940 y 1952 hubo tres elecciones generales (1940, 1944, 1948) y tres presidentes electos.

El 10 de marzo de 1952, faltando tres meses para las elecciones, Fulgencio Batista protagonizó un Golpe de Estado frente al cual Fidel Castro llamó a la lucha armada iniciada el 26 de julio de 1952 con el salto al cuartel Moncada y culminada con la victoria revolucionaria de 1959.

El triunfo de la Revolución Cubana (1/1/1959) se considera una ruptura con los esquemas liberales de gobierno y el inicio de una nueva etapa histórica caracterizada por el desmontaje del sistema político vigente y la construcción de uno nuevo: el socialismo.

4- El hecho de que mediante un vertiginoso curso, para algunos analistas forzado por la violenta reacción de Estados Unidos y un acercamiento de la Unión Soviética, el proceso revolucionario cubano se radicalizara, adoptara el socialismo y se aliara con la Unión Soviética, introdujo el cuarto de los elementos que históricamente han estado presentes en la configuración del sistema políticos cubano que es la experiencia política e institucional de la Unión Soviética y de los países de Europa Oriental.

De esta amalgama, así como de las tensiones que la acompañan, resultaron experiencias políticas que ningún otro pueblo ha acumulado.

Cuba: uno de los sitios por donde Colón llegó al Nuevo Mundo y de donde partieron expediciones para colonizar México y Estados Unidos, última colonia española y primera neo colonia de norteamericana y espacio donde se forjó un pueblo que derroto dos dictadores en una misma generación, realizó una revolución socialista, se alió a la Unión Soviética, confrontó a Estados Unidos y no sólo sobrevive para contarlo, sino que se esfuerza para reformar o actualizar su modelo de sociedad.

El drama de algunos países es que le faltan opciones, el de Cuba es que le sobran. En la elección le va el futuro; su pueblo lo sabe. Luego les cuento.

La Habana, 21 de septiembre de 2010


Mensaje a nuestros colegas estadounidenses

Por Miguel Barnet

Foto © Virgilio PONCE

Tomado Cambios en Cuba

Nosotros, los escritores y artistas cubanos, que también amamos la justicia y la paz, les expresamos a través de este mensaje nuestro más profundo agradecimiento por su solidaridad con la causa de los cinco cubanos encarcelados ilegalmente en cárceles de los ESTADOS UNIDOS. Estamos convencidos de que la carta que enviaron al Presidente Barack Obama ha contribuido a romper el ultrajante silencio que pretende ocultar la verdad sobre esta noble causa.

Nuestros compatriotas han cumplido en estos días doce largos y tortuosos años de prisión sólo por proteger a su país de actos terroristas. Como bien expresan en su carta los Cinco no cometieron ningún crimen contra el gobierno de los ESTADOS UNIDOS ni sus acciones constituyeron amenaza alguna para su estabilidad.

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la organización de jóvenes escritores y artistas cubanos (AHS), agradecen ese gesto a Danny Glover, Ed Asner, Susan Sarandon, Oliver Stone, Sean Penn, Benicio del Toro, Pete Seeger, Noam Chomsky, Michael Moore, por sólo mencionar algunos entre muchos que han firmado esta carta.

Esperamos que el Presidente Obama tenga la cordura y el valor de ejercer su autoridad presidencial para que nuestros cinco hermanos puedan regresar a su país, a sus hogares y a sus familias.

Sabemos que ustedes representan los más puros sentimientos del pueblo de ESTADOS UNIDOS a favor de la justicia y la paz.


Fidel Castro dialoga con tripulantes de Crucero por la Paz


Al encuentro, que transcurre en el capitalino Palacio de Convenciones, asisten 620 tripulantes de dicha embarcación, que tiene previsto un recorrido por distintos países en defensa de la paz mundial

Fidel Castro se reunió con tripulantes del Crucero por la Paz en el Palacio de las Convenciones de la capital cubana. Autor: Juan Moreno

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
21 de Septiembre del 2010 9:21:33 CDT

El líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, se reunió este martes en La Habana con integrantes del Crucero por la Paz de Japón, que realiza su visita número 14 a la Isla, informa PL.


Al encuentro que transcurrió en el capitalino Palacio de Convenciones, asistieron 620 tripulantes de dicha embarcación, que tiene previsto un recorrido por distintos países en defensa de la paz mundial.


En la reunión también se encuentra Junko Watanabe, sobreviviente del ataque atómico norteamericano contra la ciudad japonesa de Nagasaki.


Como parte de un periplo por varios países que se completará con paradas en Jamaica, Guatemala, Nicaragua, Panamá y México para regresar a Japón, el crucero Peace Boat atracó esta madrugada en La Habana.


El buque sirve en esta ocasión como medio de transporte para donativos de grupos de solidaridad con Cuba en Japón, incluidos artículos sanitarios, implementos deportivos y 15 guitarras para el Instituto de la Música.


Divididos en grupos, el millar de pasajeros japoneses hará recorridos por el Centro Histórico de La Habana Vieja, declarado patrimonio de la humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).


Antes de partir esta noche visitarán centros especializados de educación, salud, agricultura y la marina.


Discurso de Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, en la Reunión Plenaria de Alto Nivel de la AGNU sobre


Foto © Virgilio PONCE

Señor Presidente:

En Cuba, las metas previstas en la Declaración del Milenio han sido cumplidas prácticamente en su totalidad, y en algunos casos superadas con creces. Nuestro compromiso rebasa las fronteras del país y ha permitido contribuir al desarrollo social de otras naciones del Tercer Mundo.

Ello es resultado directo de una Revolución que ha puesto como prioridad el bienestar de la población, en un clima de equidad y justicia social. Es fruto de la sociedad que construimos, basada en la solidaridad. Es, además, un éxito logrado a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto al pueblo cubano, durante medio siglo, por el Gobierno de los Estados Unidos.

Señor Presidente:

Nos alientan y alegran los altos índices alcanzados por la Revolución Bolivariana en Venezuela, gracias a profundas políticas sociales desarrolladas por el Presidente Chávez, pese a los intentos por desestabilizar a esa hermana nación que lucha y avanza. Sentimos honda satisfacción también por los significativos resultados presentados por Bolivia, Nicaragua y Ecuador a partir del compromiso y acción de sus gobiernos.

Los Estados miembros de CARICOM han alcanzado también avances. Los niveles de cooperación e integración solidarios en el ALBA han sido un factor positivo en este sentido. El gobierno del presidente Lula, en Brasil, ha cosechado asimismo resultados tangibles en materia social que merecen reconocimiento.

Sin embargo, estos progresos no han dependido de la ayuda internacional de los países desarrollados, la cual es casi inexistente, ni de cambios positivos en el orden económico global, que continúa siendo sumamente injusto y expoliador, a favor de los países ricos.

Los hechos hablan por sí solos: el intercambio desigual se ha profundizado; la asistencia oficial al desarrollo se ha contraído en términos reales; la transferencia de tecnología sigue siendo muy limitada y altamente condicionada; los mercados de las economías más avanzadas permanecen restringidos para las exportaciones de los países pobres; la deuda externa se ha pagado varias veces pero se multiplica, y la desregulación y corrupción financiera en los países desarrollados ha provocado una crisis global con consecuencias especialmente negativas para las economías subdesarrolladas.

Como consecuencia, avergüenza reconocer que la cantidad de personas que viven en la pobreza extrema aumentó en unos 36 millones entre 1990 y el 2005. El número de personas que padecen hambre a nivel mundial se incrementó de 842 millones en el período entre 1990 y 1992, a la cifra record de 1.020 millones en el año 2009, mientras 2 mil millones de personas padecen carencias nutricionales. En África Subsahariana y en partes de Asia, la pobreza y el hambre permanecen a niveles tales que hacen muy difícil su reducción.

Cabe preguntarse, entonces, ¿a qué cooperación internacional nos estamos refiriendo cuando ni remotamente se alcanza el compromiso del 0,7 del Producto Interno Bruto de los países desarrollados como Asistencia Oficial al Desarrollo, mientras esos mismos países son los principales responsables de un gasto militar mundial que asciende a la cifra espeluznante de 1,4 billones de dólares, lo que representa el 2,4 % del PIB mundial?

¿De qué metas de desarrollo estamos discutiendo cuando, debido a la ausencia de voluntad política de los países desarrollados, no es posible siquiera llegar a compromisos sustanciales para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, que ponen en peligro el equilibrio climático del planeta y constituyen la amenaza más trascendental a la supervivencia misma de nuestra especie?

¿Acaso podría ignorarse el agravamiento de la crisis alimentaria y del agua en condiciones de explosión demográfica mundial?

¿Cómo hablar de desarrollo y examinar si las modestas metas del año 2000 se han cumplido, sin recordar que en la Cumbre del Milenio también asumimos un compromiso a favor de la paz? ¿Qué esperanza podemos albergar de cumplir esas metas para el año 2015, si como ha estado advirtiendo Fidel Castro, se incrementan las referencias a la posibilidad de una agresión militar contra Irán, que, de producirse, provocará millones de muertes, afectará la vida de miles de millones de personas y agudizará el hambre y la pobreza en el planeta?

¿Qué ha ocurrido con los compromisos sobre el desarme nuclear y completo, más allá de la manipulación destinada a reducirlos a la dimensión de la no proliferación? ¿Cuál es la lógica que dicta la conservación y permanente desarrollo de 25 mil ojivas nucleares con capacidad para multiplicar la destrucción de Hiroshima y Nagasaki en 440 mil veces? ¿Cuáles serían las consecuencias de un conflicto nuclear, incluso local o regional, para la vida en el planeta?

La ausencia de solución a los problemas más graves del desarrollo y a los padecimientos de los miles de millones de personas que viven en condiciones de pobreza y subdesarrollo, afectará también, como ya está afectando, a las sociedades industrializadas, donde los desempleados crecen y se expanden políticas migratorias salvajes. Tocará a las puertas de todos, sea por la vía de los flujos migratorios descontrolados e inmanejables, por medio de las enfermedades y las epidemias como consecuencia de los conflictos generados por la pobreza y el hambre, o como resultado de hechos hoy impredecibles.

Las Naciones Unidas traicionarán su razón de ser si no toman conciencia de estas realidades y actúan ahora. Tenemos la honda convicción de que, para que la especie humana sobreviva habrá que construir un nuevo orden económico y político internacional, basado en los principios de solidaridad, justicia social, equidad y respeto a los derechos de los pueblos y de cada ser humano. Aún es posible hacerlo aunando voluntades.

Para ello, Cuba hará hasta lo imposible.

Muchas gracias.