lunes, 13 de septiembre de 2010

FIDEL CASTRO: SEGUNDA TEMPORADA

Jorge Gómez Barata

No estoy sorprendido por los comentarios realizados por Fidel Castro en su encuentro con el periodista Jeffrey Goldberg, tampoco por las interpretaciones y la manipulación de sus palabras.

Los puntos de vista de Fidel respecto al pueblo hebreo y a su milenaria resistencia frente a la discriminación y la exclusión; así como la condena al holocausto son conocidos y, matices aparte, sus juicios suponen una asimilación de los eventos que condujeron al establecimiento del Estado de Israel. Ello no significa aprobar la partición de Palestina y mucho menos concordar con la expulsión de la población árabe. Entender la lucha del pueblo hebreo no conlleva la aprobación de la ejecutoria política del Estado de Israel.

Por haber nacido en 1926 la juventud de Fidel Castro se desplegó en un período de intensa actividad política que en Cuba siguió a la Asamblea Constituyente en 1940 en el cual, con más sombras que luces, funcionó la democracia, hubo tres elecciones sucesivas (1940,1944 y 1948) y tres presidente electos. En consecuencia tenía 22 años, era estudiante de Derecho y participaba de una intensa actividad política cuando en 1948, conocidos ya los horrores del holocausto, se proclamó el Estado de Israel.

Además de los sucesos locales, a la maduración de su pensamiento, contribuyeron los ambientes internacionales, matizados por la lucha contra el fascismo en la II Guerra Mundial, los acontecimientos asociados con la elección de Juan José Arévalo en Guatemala en 1944 y de Jacobo Arbenz en 1950 (derrocado en 1954), la solidaridad con la independencia de Puerto Rico y la lucha contra la dictadura de Trujillo, la participación en el Bogotazo y otros.

Con ese perfil y proclive a sumarse a la defensa de las causas justas, a lo que se añade una formación teológica e histórica adquirida en colegios católicos en los que se educó, es natural que Fidel Castro compartiera el clima de solidaridad con los judíos que predominaba en todo el mundo. No me resulta extraño que con la consecuencia que lo caracteriza, sostenga hoy sus juicios de entonces.

Conociendo su formación, su pensamiento y su honradez, a lo que se suma una impresionante experiencia política, siempre supe que Fidel no podía compartir las conclusiones de Mahmud Ahmadineyad sobre el holocausto y sus posiciones políticas extremas respecto a la existencia del Estado de Israel. Negar el derecho de Israel a existir o enarbolar la idea de que es preciso desaparecerlo del mapa no es justo ni políticamente realista.

En cuanto al lance relacionado con la Crisis de los Misiles de 1962 y la mentada carta a Nikita Kruzchov, son hechos conocidos explicados por el propio Fidel Castro. Con acentos y matices de opinión acerca de su propia actuación, lo dicho a Goldberg, no aporta nada sustancialmente nuevo.

Lo cierto es que aquel proceso de enorme complejidad que incluyó no sólo delicadas negociaciones políticas y decisiones históricas, sino también tensiones emocionales que llevaron no sólo a Fidel, sino también a los hermanos Kennedy a situaciones extremas, no puede ser esquematizado, expuesto en dos líneas o descrito en pocas palabras. Seguramente al propio Fidel le sería difícil recrear el clima bajo el cual escribió aquella carta, que además tuvo que ser traducida y es reinterpretada a veces con frivolidad y en ocasiones con mala fe.

En cuanto al tema de los temas: “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros…” No veo la novedad. Primero porque es algo obvio. No sólo no es funcional para Cuba sino que no lo fue tampoco en ninguna parte donde se instaló. A esa conclusión llegó Lenin en 1921 cuando aplicó la Nueva Política Económica (NEP) y Fidel en los años 80 cuando encabezó el llamado Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas.

Naturalmente que la critica a la funcionalidad del modelo no significa una recusación absoluta del mismo que no carece de otros meritos, ni supone un abandono del socialismo, sino la convicción de que requiere de profundas reformas, de flexibilidad y de un dinamismo que le permita el auto perfeccionamiento, elementos que el exceso de estatización no le proporciona. Desde mi punto de vista particular, lo que suele llamarse “modelo económico” no constituye un todo sino que es parte del sistema político, que es por donde debieran comenzar las reformas.

No se puede culpar a Goldberg por no comprender esa dinámica ni conocer los entresijos de aquel proceso, que fue resultado de una acumulación de juicios críticos madurados a lo largo de años por Fidel Castro respecto al sistema soviético, con énfasis, entre otros aspectos a las políticas agrarias y sociales, el papel de los estímulos, los privilegios de la nomenclatura y la burocracia.

La crisis derivada de la desaparición de la Unión Soviética fue como un tsunami político que abortó la rectificación en Cuba y obligó a Fidel Castro y a la dirección cubana a adoptar la única posición posible: resistir para sobrevivir y salvar lo que pudiera ser salvado. Esos capítulos están a la vista y no dejan espacios a la especulación.

El modo como Fidel, a una edad en que el esfuerzo desgasta extraordinariamente, se consagró a la enorme tarea de encabezar la resistencia para salvar no un modelo ni una filosofía, sino simplemente las “conquistas del socialismo” es el más dramático y heroico de todos los episodios de la Revolución Cubana.

El accidente que lo envío al quirófano no lo sorprendió en el jardín de su casa ni la enfermedad gastrointestinal que lo obligó a declinar sus responsabilidades gubernamentales directas lo atacó mientras reposaba. Todo le ocurrió trabajando y luchando, tal como hace todavía.

Quien crea que Fidel Castro es un ortodoxo, un dogmatico o afiebrado fanático de alguna doctrina, se equivoca. Parafraseando al poeta, advierto: “No os asombréis de nada…” En mi opinión el líder cubano tiene mucho que decir, ideas que revelar, puntos de vista que retomar y tal vez secretos o evaluaciones que ahora pueda compartir. Lo que no hará será desmentirse. Como la generación que lo acompañó: “Se muere como vivió…” Hay más. Allá nos vemos.

La Habana, 13 de septiembre de 2010

The Washington Post: Estados Unidos es el vergonzoso suministrador de armas al narcotráfico

Publicado en Cubadebate el 13 Septiembre 2010

Los carteles de la droga mexicanos “tienen una fuente externa de financiación y armamento: vergonzosamente, esa es Estados Unidos”, escribió hoy el diario The Washington Post en un editorial.

El periódico recordó las recientes palabras de Hillary Cinton, quien comparó la situación de México con la que vivió Colombia hace dos décadas, y aseguró que la secretaria de Estado estadounidense “está en lo cierto en el sentido de que los carteles de la droga han llegado a tener el control de partes de ese país”.

En esas partes, “tratan de sustituirse al Estado, como el presidente mexicano Felipe Calderón dijo el pasado mes”, agregó.

The Washington Post citó además un nuevo estudio que refleja la “abundancia de armas estadounidenses” que llegan a manos de las bandas de narcotraficantes y la “insuficiencia de los esfuerzos de Estados Unidos por parar este tráfico ilegal”.

Según el estudio, al menos 62.800 de las más de 80.000 armas de fuego confiscadas por las autoridades mexicanas entre diciembre de 2006 y febrero de 2010 procedían de Estados Unidos.

“Los traficantes usaron estas armas para infligir bajas terribles a la policía y otras fuerzas de seguridad mexicanas”, escribió el periódico, que remarcó además cómo unas 7.000 armerías operan en la frontera entre Estados y México.

“A la mayoría de estos negocios de armas no se les exige notificar a las autoridades ni siquiera si un individuo compra decenas de fusiles de asalto en poco tiempo”, agregó The Washington Post.

Una vez que se compran las armas, éstas “se pasan fácilmente por la frontera”. El periódico señaló cómo los actuales gobiernos de Estados Unidos y México intensificaron sus programas para combatir el tráfico de armas pero indicó que los recursos destinados a ello son menores comparados a la amenaza.

“Pese al elocuente llamado de Calderón en su intervención ante el Congreso la pasada primavera, ni los líderes demócratas ni el presidente (Barack) Obama se han atrevido a presionar por una reinstauración de la prohibición de vender armas de asalto”, escribió el diario.

Al término del editorial, The Washington Post volvió a las palabras de Clinton y subrayó que México libra “una desesperada batalla para preservar su orden civil y su democracia liberal”. Obama, por su parte, “debería convertir el acabar con el tráfico de armas en una de sus prioridades en materia de seguridad nacional”, concluyó.


Editorial CoLatino: Lo que la ciudadanía debe saber, luego del “paro decretado por las pandillas”

En primer lugar debemos reiterar lo que escribimos en nuestro editorial del viernes pasado, en el sentido de que, estamos convencidos de que la efectividad del paro no fue por la amenaza de los mareros y pandilleros, sino, por la decisión perversa de algunos empresarios del transporte colectivo, de que la medida se cumpliera al pie de la letra.

Es decir, si los empresarios hubiesen decidido sacar sus unidades, acompañando al pueblo que no se amilanó ni con las amenazas ni con el paro del transporte, pues, como pudo, salió de sus casas y llegaron hasta sus lugares de trabajo, el famoso paro no habría pasado de ser un rumor más.

Hoy, algunas gremiales que representan a algunos sectores empresariales se dan golpes de pecho, pero, no dicen que no hicieron nada por garantizar el transporte a sus trabajadores, pese a que fueron testigos de cómo millares tuvieron que caminar largos trayectos por cumplir sus labores o sus tareas.

La ciudadanía debe saber que, en tiempos de la guerrilla, cuando esta anunciaba paros al transporte, el gobierno de turno, al igual que los empresarios, hacía todo un esfuerzo conjunto para minimizar los efectos del paro, mientras, que en esta ocasión, se aprestaron a cerrar los negocios o fábricas, no sin antes garantizar que más de alguna cámara de televisión estuviera presente para que el impacto mediático del “terror” y el paro fueran más efectivos.

La ciudadanía debe saber que, muchos medios de comunicación, no solo contribuyeron a expandir rumores, en el formato noticia, sino que procuraron que las audiencias tuvieran la menor información de los esfuerzos que el gabinete de seguridad realizaba para hacer fracasar la amenaza de los grupos pandilleriles.

Las autoridades de seguridad pública han informado que hicieron del conocimiento a los empresarios del transporte público, desde el domingo por la noche, sobre los planes que se pondrían en marcha a partir del lunes pasado.

El Plan de la seguridad pública tenía cinco ejes, a saber: intervención para la seguridad del transporte público, intervención en Centros Penales, intervención en comunidades de alta persistencia de maras y pandillas, captura de cabecillas de mareros y pandilleros, y la movilización de vehículos del estado.

Según las autoridades de Seguridad, 5 mil policías más –luego de suspender licencias y permisos- y 2000 soldados más se incorporaron al plan de seguridad especial, que consistía en su presencia en terminales de buses, paradas o rutas de autobuses.

No obstante, pese a lo anterior, los empresarios prefirieron obedecer las amenazas de las pandillas. Mientras tanto, el partido ARENA, como muy bien lo dijo el Presidente Mauricio Funes, el jueves pasado, trataba de sacarle provecho político, sumándose así, a lo que este diario considera una verdadera conspiración.


Si la mezquita no se construye, esto no es EEUU

Michael Moore

MICHAELMOORE.COM

Me opongo a que se construya la mezquita a dos cuadras del “Ground Zero”1- Quiero que se construya en el “Ground Zero”

¿Por qué? Porque creo en un Estados Unidos que protege a las víctimas del odio y los prejuicios. Creo en una Estados Unidos que dice que usted tiene derecho a rendir culto a su dios, cualquiera que sea y en cualquier lugar en el que usted quiera rendirle culto. Y porque creo en un Estados Unidos que le dice al mundo que somos un pueblo amante y generoso y si un grupo de asesinos le roba su religión y la usa como excusa para matar a 3.000 almas, entonces yo lo voy a ayudar a recuperar su religión. Y yo quiero ponerla en el lugar de donde le fue robada.

Se ha hablado mucho de esta provocada controversia. No quiero en este día de conmemoración perder realmente ni un poquito de tiempo hablando de eso. Pero odio la intolerancia y las mentiras y en el caso de que usted haya olvidado algo de la verdad perdida, déjeme mencionarle algunos hechos:

1: Me gusta la fábrica de abrigos Burlington. He comprado algunos abrigos de invierno allí a muy buen precio. Los musulmanes han dicho allí diariamente sus plegarias desde el 2009. Nadie se quejó por eso. No será una mezquita, será un centro comunitario. Permanecerá el mismo salón en que actualmente se reza. Pero como decir que “no va haber una mezquita” parece tan ofensivo yo ahora deseo que ellos construyan allí una mezquita de 111 pisos. Sería mucho mejor que el poco convincente agujero vacío que los planificadores han dejado hasta ahora en el Ground Zero. Todavía falta encontrar a 1.100 personas. Ese lugar es un sagrado camposanto y volver a construir en él un edificio comercial es un sacrilegio. ¿Por qué no lo transformamos en un Parque de la Memoria y la Paz? Hubo gente que murió allí, y muchos de ellos han permanecido esparcidos allí todo estos años.

2: ¿Adivinas quién ha ayudado a los musulmanes a organizar ese centro comunitario? La COMUNIDAD JUDIA CENTRAL de Manhattan! Su rabino ha venido asesorándolos desde el principio. Es la perfecta imagen de la clase de mundo en que quiero vivir. Peter Stuyvesant, el “fundador” de Nueva York trató de echar a los primeros judíos que llegaron a Manhattan. Pero entonces los holandeses dijeron, no, esto es demasiado. Entonces Stuyvessant dijo, bien pueden quedarse pero no podrán construir una sinagoga en todo Manhattan. Pasen su estúpida noche de viernes en su propia casa. La construcción del primer templo judío recién fue autorizada en 1730. Entonces se produjo una revolución, y los padres fundadores dijeron esta será una nación secular, nada de estado religioso. George Washington quiso dejar sentado esto (en su primer día de mandato) y les escribió a los judíos estadounidenses:

“Los ciudadanos de los Estados Unidos de América tienen derecho a sentirse orgullosos de haber dado a los seres humanos ejemplo de políticas amplias y liberales, políticas dignas de imitarse…"

Ya no es cosa de hablar de tolerancia como si se tratara de una cierta indulgencia de una clase de personas que han ejercido sus derechos inherentes hacia otras, ya que felizmente el Gobierno de los EEUU, que no sanciona la intolerancia, que no persigue la falta de ayuda, requiere que quienes viven bajo su protección se comporten solamente como buenos ciudadanos…

Permitan que los chicos de la estirpe de Abraham que viven en esta tierra puedan merecer y disfrutar el mismo bienestar que los demás habitantes, mientras cada uno pueda sentirse a salvo bajo su viña y su propia higuera, no habrá nada que los haga temer.

3. El Imán que está a cargo de este proyecto es el joven más encantador que jamás he conocido.

4. Alrededor de cinco docenas de musulmanes murieron el 11-S en el Wordl Trade Center. Cientos de miembros de sus familias todavía lloran y sufren. Los 19 asesinos no les preguntaron a qué religión pertenecian cuando les arrebataron la vida.

5. Nunca leí en el New York Times un título más triste que el de su portada del lunes pasado: los musulmanes estadounidenses se preguntan, ¿perteneceremos alguna vez a aquí? Esto debería avergonzarnos tanto aunque fuese sólo uno de nuestros conciudadanos el que se preocupara por saber si pertenece a este país.

6. Existe un Mac Donald’s a dos cuadras del Ground Zero. Créanme Mc Donald’s ha matado a mucha más gente que los terroristas.

7. Durante la gran depresión económica o en tiempos de guerra, los fascistas estaban muy preparados para temer y odiar y culpar a la clase trabajadora “los otros” por sus problemas. Los enemigos de Lincoln decían a los pobres blancos sureños que él era un “católico” Los adversarios de Franklin D. Roosevelt decían que era judío y lo llamaban “Jewsevelt”. Uno de cada cinco estadounidense cree que Obama es musulmán y el 41% de los republicanos no creen que haya nacido en este país.

8. Culpar a todo un grupo por las acciones que ha cometido un miembro del grupo es anti estadounidense. Timothy Mac Veight era católico. ¿Podría prohibir la ciudad de Oklahoma construir una iglesia católica cerca del sitio del antiguo edificio público en que fue herido Mc Veight?

9. Dejenme decirles, todas las religiones tienen sus irracionales. Los católicos tienen a O'Reilly, Gingrich, Hannity y Clarence Thomas (los cinco conservadores que dominan la Corte Suprema son católicos). Los protestantes tienen a Pat Robertson y una larga lista más. Los mormones a Glenn Beck, los judíos a Crazy Eddie. Pero no juzgamos a las religiones por las acciones de sus dementes. Aunque sean metodistas.

10. Si yo llego a morir en un accidente terrorista, Dios no lo permita, y ustedes o algunos grupos duros usan mi muerte para justificar el ataque o discriminar a alguien en mi nombre, voy a regresar y los voy a atormentar más que Linda Blair casándose con Freddy Krueger.

John Lennon estaba en lo cierto cuando nos pedía imaginar un mundo “en que nadie matara o muriera por razones religiosas o no religiosas también”. Escuché a Deepak Chopra esta semana diciendo que “Dios dio a los seres humanos la verdad y vino el demonio y dijo 'Déjame darle un nombre', y la llamó religión”. Pero John Adams también estuvo muy bien cuando escribió una especie de carta al futuro (que llamó Posteridad): “Posteridad, ¡tú no sabrás nunca cuánto le cuesta a la presente generación preservar vuestra libertad! Espero que hagan un buen uso de ella. Si no lo hacen me arrepentiré en el cielo de la mitad de lo que he sufrido para preservarla. Supongo que John Adams ahora estará allí arrepintiéndose sin parar.

Amigos, todos tenemos AHORA la responsabilidad de asegurar que el centro de la comunidad musulmana se construya. Una vez más el 70% del país (la misma cantidad que apoyó inicialmente la guerra de Iraq) está equivocado y quiere que la “mezquita” se mude de lugar. Se ha hecho enorme presión sobre el Imán para que pare este proyecto. Debemos invertir este planteo.

¿Vamos a seguir dejando que los matones y los sinvergüenzas vuelvan a ganar? ¿No están hartos ya? ¿Cuándo llegará el momento para nuestro país de dejar atrás a los que odian?

Hagamos una donación para que el centro comunitario se construya. Se trata de una organización sin fines de lucro y ustedes pueden descontarla de sus impuestos. Pueden donar un dólar, diez o cien. Yo contribuiré personalmente con 10.000 dólares. Si cada uno de nosotros dona solo un par de dólares, podríamos aportar seis millones, mucho más que lo que le ofreció Donald Trump al Imán para que desistiera del proyecto. Nosotros podemos dar un enorme ejemplo de amor en esta solemne ocasión.

Yo perdí un colaborador el 11-S. Escribo esto en su memoria.

“El hombre que habla de enemigo, es en sí mismo un enemigo”

Bertold Brecht

Pronunciamiento de la Central de Trabajadores de Cuba

Trabajadores:

La Revolución cubana cumple 52 años de victoriosa existencia, y hoy, más que nunca están vivas e inconmovibles en la dirección de la nación y en nuestro pueblo la voluntad y la determinación de continuar la construcción del socialismo, avanzar en el desarrollo y la actualización del modelo económico que debemos seguir, consolidando las conquistas alcanzadas

La dirección del Gobierno ha venido trabajando en la elaboración de un conjunto de medidas que garantizan e instrumentan los cambios que resulta necesario e impostergable introducir en la economía y la sociedad, para transformar y hacer más eficiente el actual proceso productivo y laboral.

Cuba enfrenta la urgencia de avanzar económicamente, organizar mejor la producción, potenciar las reservas de productividad y elevarla, mejorar la disciplina y la eficiencia y ello solo será posible mediante el trabajo digno y consagrado de nuestro pueblo. Hoy, el deber de los cubanos es trabajar y hacerlo bien, con seriedad y responsabilidad, lograr un mejor aprovechamiento de los recursos de que disponemos, para así satisfacer nuestras necesidades.

En correspondencia con el proceso de actualización del modelo económico y las proyecciones de la economía para el periodo 2011-2015, se prevé en los Lineamientos para el año próximo la reducción de más de 500 000 trabajadores en el sector estatal y paralelamente su incremento en el sector no estatal. El calendario para su ejecución está concebido por los organismos y empresas, hasta el primer trimestre del 2011.

Para el movimiento sindical y los trabajadores prestar la máxima atención a la reducción de plantillas, al proceso de disponibilidad laboral y al empleo, y lograr una adecuada utilización de los recursos humanos resulta una tarea insoslayable. Es conocido que el exceso de plazas sobrepasa el millón de personas en los sectores presupuestado y empresarial.

Nuestro Estado no puede ni debe continuar manteniendo empresas, entidades productivas, de servicios y presupuestadas con plantillas infladas, y pérdidas que lastran la economía, resultan contraproducentes, generan malos hábitos y deforman la conducta de los trabajadores. Es necesario elevar la producción y la calidad de los servicios, reducir los abultados gastos sociales y eliminar gratuidades indebidas, subsidios excesivos, el estudio como fuente de empleo y la jubilación anticipada.

El éxito del proceso que ahora se inicia dependerá del aseguramiento político que desde el movimiento sindical y bajo la dirección del Partido los dirigentes sindicales demos previamente a las acciones que se deben emprender, y del consenso social que alcancemos sobre la pertinencia económica y política de este paso. Estas medidas de disponibilidad laboral buscan la identificación de las plazas que no resultan indispensables y la reubicación en otro puesto de trabajo donde sea necesario y posible o la reorientación laboral de los trabajadores que las ocupan.

Para el tratamiento laboral de los trabajadores que en una entidad o puesto de trabajo resulten disponibles, se amplia y se diversifica el actual horizonte de opciones con nuevas formas de relación laboral no estatal como alternativa de empleo: entre ellas están el arrendamiento, el usufructo, las cooperativas y el trabajo por cuenta propia, hacia donde se moverán cientos de miles de trabajadores en los próximos años.

Dentro del sector estatal solo será posible ir cubriendo las plazas que resulten imprescindibles, en labores históricamente deficitarias de fuerza de trabajo, como la agricultura, la construcción, maestros, policías, obreros industriales y otros.

El país viene ejecutando en diversos sectores un importante proceso inversionista, en el petróleo, la construcción, la biotecnología, la industria farmacéutica y el turismo, asimismo se impulsan otras producciones de bienes y se ampliará la exportación de servicios, lo que también generará fuentes de empleo.

Estos cambios en la política de empleo se aplicarán de forma gradual y progresiva, se iniciarán de inmediato y por su magnitud e incidencia abarcarán a todos los sectores.

Todo este proceso se efectuará sobre bases y normas nuevas y se modificará el actual tratamiento laboral y salarial para los disponibles e interruptos, pues ya no será posible aplicar la fórmula de proteger o subsidiar salarialmente de forma indefinida a los trabajadores. En la identificación, traslado y ubicación hacia otras labores tendrá un papel muy importante la gestión y disposición personal del interesado.

La definición de quiénes cubrirán las plazas disponibles en cada colectivo laboral se aplicará tomando en consideración el principio de la idoneidad demostrada.

Un asunto de singular importancia lo constituye el salario. Hay que revitalizar el principio de distribución socialista, de pagar a cada cual según la cantidad y calidad del trabajo aportado. Los sistemas de pago por resultado, aplicados en centros con plantillas mejor ajustadas, continuarán siendo la vía para elevar la productividad y como consecuencia de ello, el ingreso de los trabajadores.

Favorecer que la organización sindical en cada nivel de dirección contribuya al cumplimiento de esta política garantizará la continuidad de la construcción del socialismo cubano; aplicando el concepto de Revolución a partir del sentido del momento histórico, y de cambiar todo lo que debe ser cambiado

La CTC y los sindicatos estamos comprometidos y velaremos por la más estricta observancia y aplicación del principio de idoneidad demostrada al determinar el mejor derecho para ocupar una plaza, así como por la transparencia en lo que debe ejecutarse.

Al sindicato le corresponde actuar en su sector con un alto nivel de exigencia y mantener el control sistemático de la marcha de este proceso, desde que se inicie hasta que concluya, adoptar las medidas que correspondan y mantener informados a sus organismos superiores y a la CTC.

La unidad de los trabajadores cubanos y de nuestro pueblo ha sido clave para materializar la gigantesca obra edificada por la Revolución y en las transformaciones que ahora emprendemos ella continuará siendo nuestra más importante arma estratégica.

Secretariado Nacional
de la CTC.