jueves, 26 de agosto de 2010

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 27 DE AGOSTO DE 2010

AUDIO

Como parte de los preparativos del Tercer Congreso de Solidaridad con Cuba, esta semana los miembros de la Coordinadora Salvadoreña que reúne a todos los comités del país, han iniciado una serie de eventos locales que a partir del 23 de agosto han de recorrer prácticamente todo el territorio, de oriente a occidente, en vistas de desarrollar las temáticas que se tratarán como plenarias el domingo 4 de septiembre, que es cuando se desarrollará el Congreso que ha sido nominado “Juventud, Solidaridad e Internacionalismo”.

Lo que llama la atención esta vez es que la participación es más amplia de los diversos sectores en comparación a los realizados en años anteriores. Asimismo se ha extendido la participación a otros pueblos y ciudades que hoy se incluyen más activamente. Habría que destacar que en la sesión final se han de analizar importantes temas como el Bloqueo contra Cuba, el caso de los Cinco, el terrorismo y las campañas mediáticas contra Cuba, y por último las relaciones entre Cuba y El Salvador, y los avances de la Revolución Cubana.

Se esperan también distinguidos visitantes que viene desde la mayor de las Antillas, en representación de familiares de los Cinco Héroes cubanos presos injustamente en Estados Unidos, y representantes del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, con las siglas ICAP.

Mientras tanto los salvadoreños esperarán un poco más a que el presidente Mauricio Funes viaje a Cuba, luego de la postergación de la fecha que inicialmente se había anunciado para la primera semana de septiembre. Ha sido el mismo mandatario quien ha aclarado que por las complicaciones de su agenda nacional, que incluye actividades en el país y en los Estados Unidos, se ha visto obligado a reprogramar la esperada visita, sin que se haya establecido la fecha específica.

Mientras tanto ha defendido su decisión de hacerlo ante la campaña adversa de los políticos y medios de la derecha más recalcitrante que se incomodan por que El Salvador tenga relaciones plenas con Cuba. Ha invitado a los empresarios a que lo acompañen y verifiquen las oportunidades de inversión y de negocios que favorecerían a nuestro país principalmente. También ha anunciado la posibilidad de que puedan establecerse los viajes aéreos directos desde La Habana a San Salvador y viceversa, y acuerdos de tipo administrativo que favorezcan a los empresarios que desde años sostienen negocios con Cuba, entre ellas la aerolínea TACA, que ha cumplido 15 años de hacerlo.

Pero para ello, habrá que esperar con paciencia un poco más.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta


NO HAY DEMOCRACIA SIN INDEPENDENCIA

Por Manuel E. Yepe

En América Latina, el control estadounidense de los medios de prensa logró que se identificara eufemísticamente el regreso a manos civiles a los gobiernos, luego de las cruentas dictaduras militares promovidas por Estados Unidos en las décadas de los 60, 70 y 80 del pasado Siglo XX, como “retorno a la “democracia” o “apertura democrática”.

Hay que reconocer que, técnicamente, esto ha sido un gran logro de la propaganda imperialista porque las dictaduras militares salientes habían sido impuestas en tiempos que presagiaban un período de rebeldía independentista, precisamente porque los pueblos no soportaban más el orden reinante.

Los pueblos no se rebelaban entonces contra democracias idílicas como podría pensarse ahora cuando se habla de “regreso a la democracia” sino contra la humillante subordinación a los dictados de Washington que había dado al traste con sus sueños patrióticos de independencia. El triunfo de la revolución socialista independentista en Cuba estimulaba la esperanza de que aquel objetivo de sentirse dueños de su soberanía fuera viable.

En realidad, salvo en momentos históricos gloriosos – que por regla general acabaron cruelmente reprimidos- lo que había en estas tierras antes de que los cuarteles impusieran su orden a las oligarquías, eran tristes caricaturas de democracia. Eran, en verdad, enclaves semicoloniales encabezados por oligarcas serviles a Estados Unidos que el propio imperio reemplazaba por tiranías militares cuando veía peligrar sus intereses en el país dado.

A escala regional, la estrategia trazada por la élite del poder estadounidense partió de la consideración de que las oligarquías no estaban en condiciones de frenar la lucha popular generalizada que se avecinaba entonces, por lo desgastado que se hallaba el modelo político diseñado a imagen y semejanza del norteamericano e impuesto como el único democrático y aceptable en el hemisferio.

Aquellos partidos tradicionales sin base popular alguna y lastrados por la corrupción y el bandolerismo que protagonizaban el modelo nada tenían que ver con un sistema democrático.

Las mayorías latinoamericanas deseaban el regreso de los civiles al gobierno. Las cruentas dictaduras militares solo tenían apoyo del reducido segmento de la sociedad que engordó sus arcas en las condiciones de seguridad e impunidad que le propiciaba la represión de los trabajadores, los estudiantes y los intelectuales.

Pero las mayorías laboriosas, no pueden ver un “regreso” a la democracia en la vuelta a la situación de carencia de oportunidades de educación, trabajo digno y atención médica o la continuidad de la pobreza, marginalidad, violencia, corrupción, emigración forzada y tantos otros males. En todo caso, lo positivo ha sido la oportunidad de retomar las luchas cívicas de quienes les precedieron, truncadas por los golpes militares.

No puede hablarse de democracia (poder del pueblo) en países donde operan impunemente en defensa de intereses ajenos a los del país, la CIA, la DEA y demás conocidos cuerpos de inteligencia, espionaje y contraespionaje; donde las embajadas, consulados y demás oficinas estadounidenses, abiertamente, pagan adeptos, reclutan mercenarios y corrompen funcionarios y políticos.

Si América Latina pudiera exhibir un panorama de progreso, libertad y justicia anterior a la toma de los gobiernos por los cuarteles, cabría hablar de retorno a la democracia. Pero nada más lejos de la verdad.

La democracia verdadera es la que está por venir, la que significará, para el conjunto de naciones de América Latina, su segunda y definitiva independencia.

De hecho, ya esa democracia popular ha empezado a llegar y los países del continente que marchan en la vanguardia por esa ruta son aquellos que enfrentan hoy las más poderosas campañas mediáticas de descrédito, demonización, intrigas y amenazas.

A los que avanzan con cautela les aplican los sutiles métodos de la diplomacia “suave” a fin de desmarcarlos del contingente de punta, aunque sin renunciar al tosco método del golpe militar cuando la puerta permanece entreabierta y las circunstancias son propicias, como ocurrió en el vergonzoso caso de Honduras.

En casi dos siglos que América Latina ha vivido bajo el signo neoliberal del capitalismo, se ha cosechado muy poco desarrollo económico y social, y muchos vicios y vergüenzas que la han estancado respecto al resto del mundo, haciendo de esta región la más desigual del planeta.

La “democracia representativa” que nos ha impuesto el imperio es falsa, no es racional, promueve las diferencias, agranda las brechas entre ricos y pobres, propicia las guerras, la desunión y la discriminación por motivos de raza, credo, etnias y genero.

En América Latina, la democracia debe ser precedida por la independencia y la unidad de las fuerzas antiimperialistas internas.

América Latina necesita de una democracia solidaria que descanse en la igualdad y la amistad entre sus naciones, no en la competencia y la codicia. Ya se le ve venir.

La Habana, Agosto de 2010

“La ingratitud es hija de la soberbia”.

Percy Francisco Alvarado Godoy

Me he servido de este refrán del ilustre escritor español Don Miguel de Cervantes y Saavedra para titular este artículo, y evaluar a la vez, el comportamiento de los grupos más recalcitrantes del autotitulado exilio cubano y de algunos de sus asalariados de la contrarrevolución interna, en torno a un hecho que ha alcanzado especial importancia mediática por estos días: la liberación de decenas de miembros de la quinta columna pro imperialista dentro de Cuba, como resultado de la decisión soberana del Gobierno de Cuba y de las gestiones hechas en torno a esta problemática asumidas por el gobierno español y la Iglesia Católica Cubana, particularmente por parte del cardenal Jaime Ortega Alamino y del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

La noticia del proceso de liberación de los 52 presos contrarrevolucionarios fue dada a conocer en los primeros días de julio del presente año, hecho que ha ido consumándose tal como fue previsto por las autoridades cubanas y españolas, así como la jerarquía eclesiástica de la Isla. Hasta el momento fueron excarcelados 26 contrarrevolucionarios que ya emigraron a España y un nuevo grupo de seis lo hará en los días venideros. Otro contrarrevolucionario marchó a Chile y otro, Ariel Sigler, viajó hacia los Estados Unidos, a la par que el propio vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley, no excluyó que aquellos contrarrevolucionarios que sean excarcelados puedan emigrar a los Estados Unidos si lo desean.

La República Checa, oficioso servidor de Washington, se sumó a los países que han ofrecido albergue a los contrarrevolucionarios cubanos excarcelados, proponiendo la aceptación de algunos de ellos y sus familiares, concediéndoles el estatus de refugiados políticos, permiso de residencia y trabajo, así como ayudas económicas y plazas escolares para sus hijos.

A pesar de los esfuerzos desinteresados de las partes en las conversaciones que condujeron a la excarcelación de los contrarrevolucionarios, respaldados por el propio Vaticano, los gobiernos de varias naciones como Estados Unidos y la propia Unión Europea, un grupo de miembros de la contrarrevolución interna, siguiendo indicaciones de los grupos intolerantes radicados en Miami e interesados en mantener a toda costa una actitud de hostilidad hacia Cuba, enviaron una carta al papa Benedicto XVI, en la que enjuiciaron injustamente los buenos oficios de la Iglesia Católica Cubana, empleando términos ofensivos y que muestran su catadura como personajes soberbios y malagradecidos. Valga también para retratar a estos ingratos otro refrán expresado por Duc de Levis, el cual reza: “La ingratitud no descorazona a la verdadera caridad, pero sirve de pretexto al egoísmo”.

En la tendenciosa misiva, cargada de mentiras y falsas acusaciones, tratan de denigrar el papel de la Iglesia, implicándola en la complacencia ante un supuesto incremento de la violación de los derechos humanos en Cuba. Tal fue la muestra de desagradecimiento expresado por la gusanera dentro de Cuba que la propia Iglesia respondió enérgicamente a dichos ataques. En una nota de prensa del Arzobispado de la Habana, emitida el pasado 20 de agosto en respuesta a la calumniosa carta de la contrarrevolución al Papa Benedicto XVI, se expresa:

“Cuando la Iglesia aceptó la misión de mediar entre los familiares de los presos o damas de blanco, y las autoridades cubanas, sabía que esta mediación podría ser interpretada de las más disímiles maneras y provocar diversas reacciones: desde el insulto y la difamación, hasta la aceptación y el agradecimiento. Permanecer inactiva no era una opción válida para la Iglesia por su misión pastoral.”

Más adelante, puntualizó: “La acción de la Iglesia a favor del respeto a la dignidad de todos los cubanos y la armonía social en Cuba no comenzó hace veinte años, y ha sido una acción que no se ha apoyado, ni se apoyará nunca, en tendencias políticas, ni en las del gobierno ni en las de quienes se le oponen, sino en su misión pastoral. La Iglesia en Cuba no desviará su atención de aquello que la motivó a actuar en este proceso: el reclamo humanitario de familias que han sufrido por el encarcelamiento de uno o más de sus miembros.”

Por su parte, el pasado 23 de agosto, la revista católica Espacio Laical puso en su cabal dimensión el papel de la contrarrevolución interna como saboteadora del proceso actual de diálogo promovido entre la Iglesia católica y el gobierno cubano. Sin tapujos, desnuda la mala intención de la carta enviada al Papa y la mala fe explícita al juzgar el papel de los jerarcas eclesiásticos cubanos, acusándolos de haber evitado, a lo largo de este tiempo, propiciar un posible diálogo político con las autoridades de la Isla.

Los mafiosos en el Congreso patalean contra Cuba.

La batuta de los ataques anti cubanos, contra el gobierno español y contra la Iglesia ha sido dirigida por los cavernarios congresistas de la mafia terrorista como Ileana Ros-Lehtinen, y los hermanos Lincoln y Mario Díaz-Balart, Albio Sires y el senador Robert Menéndez, ambos demócratas de New Jersey, quienes el 16 de agosto apoyaron a los participantes en una provocación contrarrevolucionaria realizada en las escalinatas de la Universidad de la Habana, con la clara pretensión de seguir alentando las campañas mediáticas contra la Isla y de agriar el ambiente de distensión surgido con posterioridad al inicio del proceso de liberación de los presos contrarrevolucionarios. Llegaron al extremo de expresar que los representantes de la Iglesia en Cuba “están constantemente en culto de alabanza a los hermanos Castro, y pidiendo recompensas monetarias para los Castro en gratitud a sus actos criminales”. Parte de sus ataques en el Congreso fueron dirigidos contra el propio gobierno de Obama, luego del anuncio de algunas medidas para flexibilizar su política hacia Cuba. En una carta a Obama, expresaron igualmente: “Queremos llamar su atención a las partes pertinentes de las leyes de Estados Unidos y, de acuerdo con estas, pedir respetuosamente que su administración reconsidere emitir cualquier determinación alterando políticas de los Estados Unidos que tienen como objetivo la dictadura cubana”.

Uno de los más enconados detractores de la Iglesia dentro de Cuba ha sido Oswaldo Payá, jefe del grupúsculo contrarrevolucionario conocido como Movimiento Cristiano Liberación, quien el 17 de junio pasado criticó a la misma en un comunicado denominado Transparencia para Cuba. A él se han sumado varios firmantes de la tendenciosa carta como Vladimiro Roca, Marta Beatriz Roque, Idania Yánez Contreras, Jorge Luís García Pérez ("Antúnez"), Pedro Arguelles Morán, Arnaldo Ramos Lauzurique, Roberto de Miranda y Marcelo López Bañobre. Por su parte, las llamadas Damas de Blanco se desmarcaron de los ataques lanzados por una parte de la contrarrevolución interna, respaldaron la labor de la Iglesia y expresaron su fe en la continuidad de las excarcelaciones.

La mafia de Miami promueve la ingratitud

Hasta España, con las maletas cargadas de odio visceral contra Cuba y falsas promesas de apoyo, acudió presurosa Silvia Iriondo, presidenta de la Asociación Madres y Mujeres Antirepresión (MAR por Cuba), para encontrarse con algunos de los contrarrevolucionarios recientemente liberados y para frenar el descontento reinante entre ellos con un poco de dinero, y quienes se creían merecedores de toda la gloria del mundo y padecían de una obcecada y visible frustración ante el sencillo recibimiento propiciado por la Cruz Roja española. Allí, ante sus oficiosos y ahora dubitativos servidores, Iriondo lanzó una nueva clarinada de guerra ideológica contra Cuba, anunciando sabotear el levantamiento de la Posición Común hacia Cuba por parte de la Unión Europea, lo que se ha convertido en proyecto político ideológico de los intolerantes enemigos de la Revolución. Para cumplir este cometido, Iriondo anunció una gira de mafiosos anticubanos por varias ciudades de la vieja Europa.

La presidenta de MAR por Cuba esgrimió su verbo falaz para atacar el criticado “arreglo” entre el gobierno de Raúl Castro y la Iglesia Católica cubana, que favoreció la excarcelación, y posterior llegada a España, de más de 20 contrarrevolucionarios. Aunque fue cauta, dejó entrever una tácita acusación contra la Iglesia Católica Cubana.

El 12 de agosto de 2010, otro representante de la flor y nata del terrorismo anticubano, Ernesto Díaz Rodríguez, Secretario General de Alpha 66, declaró de forma descompuesta y golpeado por una rabia frustrante: “No sólo para mí, sino también para muchos luchadores por la libertad de Cuba, la máxima autoridad de la iglesia católica cubana, el cardenal Jaime Ortega Alamino, ha sido una figura gris, decepcionante en su actitud ante las injusticias de la dictadura comunista de Cuba.”

El junio 23 de 2010, la directiva de la recalcitrante organización Vigilia Mambisa lanzó igualmente enconados ataques contra Ortega Alamino, de quien expresó: “…en total vigilancia por los intereses de nuestra patria esclava. Hemos preparado este documento en el cual denunciamos ante el pueblo y la prensa varios puntos referentes a personas y entidades como en el caso del Cardenal Cubano Jaime Ortega Alamino que utilizan la tragedia de la familia cubana para sus propios propósitos y no está al lado de los justos y de los débiles.”

Luego continuó su enconado ataque, con la misma saña que cuando destruyó los discos de Juanes en la Calle 8 de Miami: “El Cardenal Cubano que radica en la iglesia en la Habana, Jaime Ortega Alamino, está muy vinculado a la política de los brazos abiertos a los hermanos Castro y sirve de ayuda y faro de guía, a un desgobierno que tiene como cargo criminal mas de 300,000 muertos y desaparecidos desde 1959 hasta 2010. (…) El Cardenal no es una persona sincera frente al dolor de sus feligreses, los presos políticos y opositores que languidecen en las mazmorras de las cárceles Cubanas.”

Por su parte, la terrorista organización Cuba Independiente y Democrática no se quedó atrás en la histeria anti eclesiástica en su Blogspot: “En Cuba hay todo un pueblo, secuestrado al que infames como Moratinos y seamos más suaves, el Cardenal Ortega cumpliendo tan urgentes misiones del generalato para el cual no se atreven a mencionar y reclamar derechos, libertades y justicia.”

Ninoska Pérez-Castellón, miembro del Consejo por la Libertad de Cuba, salió en defensa de los contrarrevolucionarios internos emisores de la carta al Papa, argumentando que: “Si la carta es ofensiva para ellos, las víctimas también tienen derecho a ofenderse”. No es la primera vez que el terrorista CLC ataca a la Iglesia cubana. Recuérdese que en marzo de 2008, el CLC criticó la política del Vaticano con respecto a Cuba en los momentos previos a la visita del Papa Benedicto XVI a Estados Unidos. Horacio Salvador García Cordero, presidente del CLC y consumado terrorista, explicó que su grupo imprimiría 20 mil postales criticando las declaraciones del Secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, en su visita a Cuba a finales de febrero de ese año.

La FNCA, actuando esta vez con extremada cautela y cuidado, evitó apoyar los ataques a la Iglesia, usando otra vez el disfraz de oveja, al declarar el terrorista Francisco José Hernández Calvo: “Comprendemos la frustración de los disidentes” (…) "Y comprendemos también que la influencia de la Iglesia es muy limitada con el régimen castrista, que aprovecha todas las posibilidades para adelantar su agenda”.

La intolerancia de la extrema derecha anticubana de Miami, el servilismo a ultranza de sus empleados contrarrevolucionarios dentro de la Isla, artífices de provocaciones y falsedades, han mostrado su verdadero rostro y la inconformidad enfermiza de los oportunistas, al tratar de boicotear el ambiente de franco diálogo entre la iglesia y el gobierno cubanos.

La verdad es que si Séneca estuviera vivo, no vacilaría en revivir aquella frase suya tan elocuente y que reza: “No puede el codicioso ser agradecido”, al conocer el contenido de la actual carta que un grupo de mercenarios del imperio, descontentos con el fruto de las gestiones de la Iglesia Católica y del gobierno español para lograr su excarcelación, gracias a la comprensión, buena voluntad y decisión soberana del Estado cubano, en la que expresan al Papa Benedicto XVI un malsano mal agradecimiento por las gestiones hechas por sus representantes en la Habana. El irrespetuoso tratamiento con que se tilda la buena fe de la Iglesia con epítetos “lamentable'' y "bochornosa”, sirve de marco para que casi un centenar de contrarrevolucionarios y oportunistas como Vladimiro Roca, Jorge Luís García, "Antúnez'', y Martha Beatriz Roque, pongan en tela de juicio los esfuerzos eclesiásticos por lograr la reconciliación nacional entre los cubanos, sobre la base del respeto de la legislación vigente y aprobada por la gran mayoría de los cubanos.

No cabe duda que en el trasfondo de esta misiva provocadora están las orientaciones de los representantes de la más cavernaria intolerancia contrarrevolucionaria radicada en Miami, quienes dirigen tras bambalinas a sus asalariados internos. Muchos de ellos, en abierta provocación han tratado de sabotear los acuerdos entre la Iglesia, el Gobierno español y el Estado cubano, unos creando nuevas provocaciones, falsas denuncias de represión por parte de las autoridades cubanas o tratando de apresurar el lógico proceso de excarcelación previamente acordado.

En abierto chantaje e infame soberbia, típica de los mafiosos, pretenden que la Iglesia asuma posiciones políticas ajenas a sus principios religiosos, presionándola a una ilógica radicalización en sus posiciones de diálogo y a la promoción de un indeseado y nocivo enfrentamiento con el gobierno.

La Habana, 25 de agosto de 2010


Una suciedad chiquita

Por Juan Gelman

Julian Assange, coordinador del sitio WikiLeaks.

Hay guerras sucias de todo tipo, enormes como la que segó la vida de 30.000 personas inermes a manos de la más reciente dictadura militar argentina. Otras son chicas y, al parecer, el Pentágono habría desatado una contra Julian Assange, el coordinador del sitio WikiLeaks que difundió 75.000 mil documentos internos de las fuerzas armadas que combaten en Afganistán (ver Página/12, 29/7/10). Abundan en informes sobre matanzas de civiles y ejecuciones extrajudiciales, entre muchas otras cosas, y su publicación en periódicos importantes puso los pelos de punta a la Casa Blanca.

Assange, ciudadano australiano que reside actualmente en Suecia, fue acusado de violar a dos mujeres y todo resultó muy extraño. La fiscal María Häljebo Kjellstrand emitió en las últimas horas del viernes 20 una orden de arresto contra Assange en razón de la denuncia de las dos presuntas violadas, que afirmaban que lo fueron en un espacio de tres días. Eva Finné, la fiscal general, anuló la orden 24 horas después por falta de pruebas. Declaró que estaba en curso una investigación por acoso sexual, un delito mucho menos grave que la violación para la Justicia sueca (www.telegraph.co.uk, 22/8/10). Lo mejor vino después.

Una de las dos mujeres dio marcha atrás rápidamente: el domingo dijo al diario Aftonbladet que la sorprendía el cargo de violación propinado a Assange, negó que hubiera violencia en el encuentro que tuvieron y sugirió que, en realidad, habían discutido porque él se negaba a usar condón. En tanto, el ombudsman del sistema judicial ordenó que se investigue cómo se filtró la noticia a la prensa, ya que apenas habían transcurrido minutos entre la emisión de la orden de arresto y su aparición en un tabloide. Según el británico The Guardian, la información habría sido proporcionada por la policía sueca (www.guardian.co.uk, 22/8/10). Curioso, sí.

Assange se apresuró a señalar con el índice al Pentágono, que calificó de “absurda” esa pretensión. “El 11 de agosto –señaló Assange–, los servicios de inteligencia de Australia me advirtieron que debía esperar cosas de este tipo” (//news.smh.com.au, 24/8/10). Afinó luego esta imputación: “No tenemos evidencias directas de que esto viene de la inteligencia estadounidense o de alguna otra. Algo podemos sospechar pensando a quién beneficia la historia”. No parece casual que el escándalo estalle ahora: Assange había prometido publicar otros 15.000 documentos secretos de la guerra de Afganistán y ofreció al Pentágono que los leyera antes para borrar todo aquello que podía afectar el curso de la guerra y/o la seguridad de los informantes. El Pentágono se negó: su política es borrar a WikiLeaks de la faz de Internet.

Otra extravagancia. Una de las mujeres afirmó que había conocido a la otra en una conferencia impartida por Assange (www.telegraph.co.uk, 22/8/10). No existen estadísticas sobre el número de violadas que asisten a las conferencias de sus violadores, pero no deben ser muchas. Según The Telegraph, la segunda se acercó a la primera, le confió lo sucedido y logró que ésta la acompañara a la policía para presentar la denuncia. ¿Es que las mujeres que padecen esa bárbara violencia se reconocen a primera vista?

Algo interesante: la entrevistada por Aftonbladet “descartó la idea de muchos teóricos de la conspiración de que las incriminaciones de violación se debían a alguna ‘sucia trampa’ por la actitud de desafío al gobierno de EE.UU. asumida por WikiLeaks. Dijo: ‘Los cargos contra Assange no fueron, desde luego, orquestados por el Pentágono’”. Un “desde luego” que no puede evitar el olor a excusa anticipada. En particular, porque el Pentágono difundió las acusaciones por Twitter con bastante frenesí.

Scott Horton reveló hace meses la existencia de un documento clasificado del Centro de Inteligencia del Ejército que subrayaba la necesidad de no limitarse a anular los servidores y las bases de datos de WikiLeaks: además había que neutralizar a los individuos que operan el sitio (//file.wikileaks.org, 15/3/10). En las 32 páginas del informe se nombra a Assange a saciedad, se califica de “acto delictuoso” su labor y se aboga por incoar un proceso que “logre con éxito destruir el centro de gravedad” de WikiLeaks. Ese centro no es otro que Assange mismo.

Las denuncias contra el australiano fueron precedidas de una campaña contra Bradley Manning, analista de inteligencia preso en Kuwait por filtrar a WikiLeaks el video Asesinato colateral. Filmado desde un helicóptero Apache, muestra claramente el asesinato de un miembro de la agencia Reuters y el ataque a quienes acudieron a ayudarlo, entre ellos dos adolescentes que resultaron heridos. Manning es sospechoso de pasar los documentos que Assange difundió y la campaña se centró en su condición declarada de gay. Típico de EE.UU.: es notorio que las noticias, ciertas o falsas, sobre la sexualidad de un político, un candidato, un periodista, pueden acabar con su carrera. Casi le quitan la presidencia a Bill Clinton.

Tomado de Página 12


Reflexiones del Compañero Fidel: La opinión de un experto

Si me preguntaran quién es el más conocedor del pensamiento israelita, respondería sin vacilar que es Jeffrey Goldberg. Incansable periodista, capaz de reunirse decenas de veces para indagar sobre el pensamiento de un líder o un intelectual israelita.

No es neutral, desde luego, es pro israelita sin vacilación alguna. Cuando alguno de ellos no está de acuerdo con la política de ese país tampoco lo es en término medio.

Para mi objetivo, lo que interesa es conocer el pensamiento que guía a los principales líderes políticos y militares de ese Estado.

Me siento con autoridad para opinar, porque nunca fui anti judío y comparto con él, un profundo odio al nazifascismo y el genocidio cometido con niños, mujeres y hombres, jóvenes o ancianos judíos contra los que Hitler, la Gestapo y los nazis, saciaron su odio contra ese pueblo.

Por la misma causa, aborrezco los crímenes del gobierno fascista de Netanyahu, que asesina niños, mujeres y hombres, jóvenes y ancianos en la franja de Gaza y en Cisjordania.

En su ilustrado artículo “El punto tras el que no hay vuelta atrás”, que se publicará en la revista The Atlantic, en septiembre de 2010, ya conocido a través de Internet, Jeffrey Goldberg inicia su trabajo de más de 40 páginas del cual extraigo las ideas esenciales para conocimiento de los lectores.

“Es posible que en algún momento durante los próximos doce meses la imposición de sanciones económicas devastadoras contra la República Islámica de Irán convenza a sus líderes para que abandonen los esfuerzos por obtener armas nucleares. [...] Es posible asimismo que las ‘operaciones de frustración’ llevadas a cabo por los organismos de inteligencia de Israel, los Estados Unidos, Gran Bretaña y otras potencias occidentales [...] lleguen a desacelerar en alguna medida considerable el avance de Irán. También puede que el Presidente Obama, quien ha declarado en bastantes ocasiones que considera la perspectiva de un Irán nuclear como algo ‘inaceptable’, ordene un golpe militar contra las principales instalaciones de armamentos y enriquecimiento de uranio del país.”

“Al analizar la plausibilidad y las posibles consecuencias de un golpe israelí contra Irán, no me dedico a un ejercicio mental ni a un juego de guerra de un hombre. Israel ya ha atacado y destruido con éxito en dos ocasiones el programa nuclear de un enemigo. En 1981, los aviones de guerra israelíes bombardearon el reactor iraquí en Osirak y detuvieron (para siempre, según resultó) las ambiciones nucleares de Sadam Hussein; y en 2007 los aviones israelíes destruyeron un reactor de fabricación norcoreana en Siria. Por lo tanto, un ataque contra Irán sería sin precedentes sólo en cuanto al alcance y la complejidad.”

“Por más de siete años he estado estudiando la posibilidad de que al final se produzca ese golpe [...] En los meses transcurridos desde entonces (marzo de 2009), he entrevistado a alrededor de 40 decisores israelíes actuales y anteriores sobre un golpe militar, así como a muchos funcionarios estadounidenses y árabes. En la mayoría de estas entrevistas he formulado una pregunta sencilla: ¿Cuáles son las posibilidades porcentuales de que Israel ataque el programa nuclear iraní en el futuro cercano? No todos respondieron esta pregunta, pero hubo un consenso de que hay posibilidades por encima del 50% de que Israel lanzará un ataque en julio próximo. [...] puse a prueba el consenso hablando con muchas fuentes tanto dentro como fuera del gobierno y pertenecientes a distintos partidos políticos. Tras mencionar la sensibilidad extraordinaria del tema, muchos hablaron sólo a regañadientes y con la condición de que no se revelaran sus nombres [...] El razonamiento dado por los decisores israelíes no fue complicado: Irán, cuando más, necesita entre uno y tres años para lograr una capacidad nuclear real. [...] Y el elemento más esencial de la doctrina de seguridad nacional israelí, un principio que data del decenio de 1960 [...] es que no se debe permitir a ningún adversario regional alcanzar la paridad nuclear con el estado judío renacido y aún asediado.”

“En nuestra conversación antes de su toma de posesión, Netanyahu no abordó el tema en términos de la paridad nuclear [...] Por el contrario, definió el programa iraní como una amenaza no sólo para Israel sino para toda la civilización occidental.”

“‘…Cuando el creyente de ojos desorbitados se hace de las riendas del poder y las armas de muerte masiva, entonces el mundo debe empezar a preocuparse y eso es lo que está sucediendo en Irán’.”

“En nuestra conversación, Netanyahu se negó a analizar su cronograma para la acción, ni siquiera si pensaba en la acción militar preventiva contra el programa nuclear iraní. [...] La convicción de Netanyahu es que Irán no es sólo el problema de Israel sino que es el problema del mundo y el mundo, encabezado por los Estados Unidos, tiene el deber de enfrentarlo. Pero Netanyahu no tiene mucha fe en las sanciones, no en las sanciones relativamente débiles contra Irán aprobadas recientemente por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ni en las más fuertes impuestas por los Estados Unidos y sus aliados europeos.”

“Pero, según mis conversaciones con los decisores israelíes, este período de paciencia, durante el que Netanyahu espera para ver si los métodos no militares de Occidente pueden detener a Irán, terminará este diciembre.”

“El gobierno de Netanyahu ya intensifica sus esfuerzos analíticos no sólo con respecto a Irán, sino en lo tocante a un tema que a muchos israelíes les resulta difícil comprender: el Presidente Obama. Los israelíes se esmeran en responder lo que constituye la pregunta más acuciante para ellos: ¿Existen cualesquiera circunstancias en las que el Presidente Obama desplegaría la fuerza para impedir que Irán adquiriera una capacidad nuclear? Todo depende de la respuesta.”

“Irán exige la atención urgente de toda la comunidad internacional, y la de los Estados Unidos en particular, debido su habilidad sin igual para proyectar la fuerza militar. Esta es también la posición de muchos líderes árabes moderados. Hace unas semanas, en declaraciones inusualmente directas el embajador de los Emiratos Árabes Unidos ante los Estados Unidos Yousef al-Otaiba me dijo [...] que su país apoyaría un golpe militar contra las instalaciones nucleares de Irán [...] dijo. ‘Los países pequeños, ricos y vulnerables de la región no quieren ser los que provoquen al gran bravucón si nadie va a venir a apoyarlos’.”

“Varios líderes árabes han dicho que la posición de los Estados Unidos en el Medio Oriente depende de su disposición de enfrentar a Irán. Explican, pensando en sus intereses, que un ataque aéreo contra un puñado de instalaciones iraníes no sería tan complicado ni problemático como, digamos, invadir Irak. ‘Esto no es un debate sobre la invasión a Irán’, me dijo un ministro de relaciones exteriores árabe. ‘Esperamos la realización de golpes específicos contra varias instalaciones peligrosas. Los Estados Unidos podrían hacer esto con mucha facilidad’.”

“Barack Obama ha dicho en incontables ocasiones que un Irán nuclear le resultaría ‘inaceptable’. [...] Un Irán nuclear sería una situación que cambiaría el juego, no sólo en el Medio Oriente sino en todo el mundo. Pienso que cualquier cosa que quedara de nuestro marco de no proliferación nuclear comenzaría a desintegrarse. Habría países en el Medio Oriente que verían la posible necesidad de obtener armas nucleares también’.”

“Pero los israelíes tienen dudas de que un hombre que se situó como la antítesis de George W. Bush, el autor de las invasiones tanto de Afganistán como Irak, lanzaría un ataque preventivo contra una nación musulmana.”

“‘Todos escuchamos su discurso en El Cairo’, me dijo un alto funcionario israelí refiriéndose al discurso de junio de 2009 donde Obama trató de redefinir las relaciones con los musulmanes recalcando el espíritu de cooperación y el respeto de los Estados Unidos hacia el Islam. ‘No creemos que sea el tipo de persona que lanzaría un golpe osado contra Irán. Tememos que seguiría una política de contención hacia un Irán nuclear en vez de atacarlo’.”

“El funcionario israelí me dijo que ‘lo de Bush ocurrió hace dos años, pero el programa iraní era el mismo y la intención era la misma. Así que, personalmente, no espero que Obama sea más Bush que Bush’.”

“Si los israelíes llegan a la conclusión definitiva de que Obama bajo ninguna circunstancia lanzará un golpe contra Irán entonces comenzará la cuenta regresiva hacia un ataque unilateral israelí.”

“Los funcionarios de inteligencia israelíes consideran que un golpe contra Irán podría provocar una represalia total por parte del partidario de Irán en el Líbano, Hezbollah, el cual según la mayoría de las estimaciones de inteligencia posee ahora hasta 45 000 cohetes (no menos de tres veces los que tenía en el verano de 2006, durante la última serie de enfrentamientos entre el grupo e Israel.).”

“…Netanyahu no es el único que comprende este reto; varios primeros ministros anteriores a él abordaron la amenaza de Irán en términos existenciales similares. [...] Michael Oren, el embajador de Israel ante los Estados Unidos me dijo que ‘él tiene un sentido profundo de su papel en la historia judía’.”

A continuación Jeffrey Goldberg emplea varias páginas relatando la historia del padre de Netanyahu, Ben-Sión a quien considera el historiador más destacado del mundo sobre la inquisición española y otros destacados méritos, que recién cumplió 100 años de edad.

“Benjamín Netanyahu no es conocido en la mayoría de los círculos por su flexibilidad en cuanto a los asuntos relacionados con los palestinos, si bien últimamente ha estado tratando de satisfacer algunas de las exigencias de Barack Obama de que haga avanzar el proceso de paz.”

Concluida esta parte de su artículo, Goldberg prosigue al análisis de la compleja situación. En ocasiones es bastante duro analizando un comentario del ex presidente iraní Hashemi-Rafsanjani el año 2001, en el que ciertamente éste habla de una bomba que destruiría a Israel; una amenaza que fue criticada incluso por fuerzas de izquierda que son enemigos de Netanyahu.

“Los desafíos que representa un Irán con capacidad nuclear son más sutiles que la propia posibilidad de un ataque directo, me comentó Netanyahu. [...] ‘los actores agresivos dentro de Irán podrían disparar cohetes y participar en otras actividades terroristas a la vez que tendrían cobertura para el uso del material nuclear. [...] En lugar de ser un suceso local, independientemente de lo doloroso que pueda ser, esto se convertiría también en un acontecimiento de carácter mundial. En segundo lugar, este acontecimiento envalentonaría a los activistas islámicos en todos los confines, en muchos continentes, que creerían que esto es una señal providencial, que este fanatismo conduce al camino supremo del triunfo’.”

“‘Se provocaría un gran cambio radical en la balanza de poder en nuestra zona’, añadió.”

“Otros dirigentes israelíes consideran que el sólo hecho de la amenaza de un ataque nuclear por parte de Irán, combinado con las amenazas crónicas que viven las ciudades israelíes hechas por las fuerzas coheteriles de Hamas y el Hezbollah, socavará gradualmente la capacidad del país de proteger a sus ciudadanos más creativos y productivos. [...] ‘La verdadera prueba que tenemos es lograr que Israel sea ese lugar tan atractivo, ese lugar de vanguardia en las esferas de la sociedad humana, la educación, la cultura, la ciencia, la calidad de vida, al cual incluso los jóvenes judíos que viven en los Estados Unidos quieran venir’.”

“Según varias encuestas, el patriotismo es un sentimiento que se lleva muy en alto en Israel, y me parece poco probable que el temor a Irán obligue a los judíos de Israel a buscar refugio en otro sitio. No obstante, uno de los principales promotores de un ataque israelí contra las instalaciones nucleares iraníes, Ephraim Sneh, otrora general y ex viceministro de defensa, está convencido de que si Irán cruzara el umbral nuclear, la propia idea de Israel se vería en peligro. ‘Estas personas son ciudadanos buenos y valientes, pero la dinámica de la vida es tal que si alguien tiene una beca para estudiar en una universidad de los Estados Unidos durante dos años y la universidad le ofrece permanecer un tercer año, los padres le dirán: ‘no hay problemas, quédate’,’ me comentó Sneh cuando me reuní con él no hace tanto tiempo en su oficina fuera de Tel Aviv. ‘Si alguien termina un doctorado y le ofrecen una plaza en los Estados Unidos, esa persona pudiera quedarse. Eso no quiere decir que la gente saldrá corriendo para el aeropuerto [...] Lo importante es que tendremos un robo acelerado de cerebros, y un Israel que no se fundamente en el emprendimiento, que no se base en la excelencia, no será el Israel de hoy’.”

“UN LUNES POR LA NOCHE a principios del verano, me senté en la oficina del decididamente detractor de los goyim, Rahm Emanuel, jefe de despacho de la Casa Blanca, y escuché a varios funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional reunidos en su mesa de conferencias explicar -en muchísimas palabras- por qué el estado judío debe confiar en el presidente no judío de los Estados Unidos para que estos eviten que Irán cruce el umbral nuclear.”

“Una de las personas sentadas a la mesa, Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional quien participó como autor principal del reciente material ‘Estrategia de seguridad nacional para los Estados Unidos’ así como en la preparación del discurso conciliatorio del Presidente en el Cairo, indicó que el programa nuclear de Irán constituía una amenaza clara para la seguridad estadounidense y que el gobierno de Obama responde a las amenazas a la seguridad nacional de la misma forma en que han respondido otras administraciones. ‘Estamos coordinando una estrategia multifacética para elevar la presión contra Irán, pero eso no significa que hayamos retirado alguna de las cartas de la mesa de discusión’, afirmó Rhodes. ‘Este presidente ha demostrado una y otra vez que cuando él considera que es necesario utilizar la fuerza para proteger los intereses estadounidenses de seguridad nacional, él lo ha hecho. No vamos a utilizar frases hipotéticas sobre cuándo utilizaríamos la fuerza militar o si vamos a usarla, pero sí hemos dejado bien claro que no hemos eliminado la opción del uso de la fuerza para ninguna situación en la que se afecte nuestra seguridad nacional’.”

“…Emanuel, cuyo estado de ánimo por defecto es exasperado. [...] (Un ex funcionario de la administración Bush me dijo que su presidente enfrentó el problema contrario, atascado en dos guerras y creyendo que Irán no estaba tan cerca de cruzar el umbral nuclear, se opuso al empleo de la fuerza contra el programa de Irán y dejo bien claro su punto de vista, ‘pero nadie le creyó’).”

“En un momento, expresé la idea de que debido a razones sumamente obvias, pocas personas creían que Barack Obama abriría un tercer frente en el gran Oriente Medio. Uno de los funcionarios respondió acaloradamente: ‘¿Qué hemos hecho que te permita llegar a la conclusión de que pensamos que un Irán con capacidad nuclear sería una situación tolerable para nosotros?’”

“Los funcionarios de la administración de Obama, en particular los del Pentágono, han señalado en varias ocasiones que no están conformes con la posibilidad de preferir un ataque militar. En abril, la subsecretaria de defensa para temas de política, Michele Flournoy, dijo a los periodistas que el uso de la fuerza militar contra Irán estaba ‘fuera de la mesa de negociaciones en un futuro cercano’. Ella se retractó después, pero el Almirante Michael Mullen, jefe del Estado Mayor General conjunto, ha criticado también la idea de atacar a Irán. [...] “En una región que es tan inestable en estos momentos, ya no necesitamos más inestabilidad’.”

“…bajo ninguna circunstancia el presidente ha descartado la idea de evitar la proliferación mediante el uso de la fuerza. [...] Gary Samore, funcionario del Consejo de Seguridad Nacional que supervisa el programa de la administración contra la proliferación, me dijo que los israelíes están de acuerdo con las evaluaciones estadounidenses de que el programa iraní de enriquecimiento de uranio está plagado de problemas.”

“‘…podemos determinar, teniendo en cuenta los informes del OIEA, que a los iraníes no les va bien,’ expresó Samore. En particular, las máquinas centrifugas que están operando se basan en el uso de una tecnología inferior. Están enfrentando dificultades técnicas, en parte por la labor que hemos desplegado para negarles el acceso a los componentes extranjeros. Cuando ellos hacen las piezas, fabrican piezas que no son sometidas a ningún tipo de control de la calidad.’”

“Dennis Ross, ex negociador de paz en el Oriente Medio, quien se desempeña en la actualidad como funcionario de alto rango dentro del Consejo de Seguridad Nacional, afirmó durante la reunión que él cree que los israelíes entiendan ahora que las medidas instigadas por los Estados Unidos han desacelerado el avance de Irán y que la administración está trabajando para convencer a los israelíes ─y a otras partes en la región─ de que la estrategia de sanciones ‘tiene posibilidades de funcionar’.”

‘”El presidente ha dicho que él no ha retirado ninguna carta de la mesa de discusión, pero veamos por qué nosotros pensamos que esta estrategia podría funcionar’. [...] El pasado mes de junio ─como no habían respondido a nuestro llamado bilateral─ el presidente dijo que tomaríamos medidas en septiembre.”

“Ross [...] las sanciones que enfrenta Irán en la actualidad pudieran modificar la forma de pensar del régimen. ‘Las sanciones van a trascender. Están teniendo lugar en un momento en que los iraníes están teniendo una mala administración: los iraníes tendrán que recortar los subsidios [para los alimentos y el combustible]; ya están enfrentando la enajenación del pueblo; tienen división dentro de la élite y entre la élite y el resto del país…’”

“Una pregunta que al parecer ningún funcionario de la administración desea contestar es la siguiente: ¿qué harán los Estados Unidos si fracasan las sanciones? Varios funcionarios árabes se quejaron conmigo porque la administración de Obama no les ha comunicado cuáles son sus intenciones, ni siquiera de manera general.”

“‘A los electores de Obama les gusta saber que la administración haya demostrado que no desea iniciar una pelea con Irán, pero ese no es asunto de política interna’, expresó dicho canciller. ‘Irán se mantendrá en ese camino temerario a menos que la administración comience a hablar de forma no razonable. La mejor forma de evitar un ataque contra Irán es haciendo creer a Irán que los Estados Unidos están a punto de atacarlos. Tenemos que conocer cuáles son las intenciones del presidente en este asunto. Somos sus aliados’. De acuerdo con dos fuentes dentro de la administración, este asunto provocó tensiones entre el Presidente Obama y el recientemente depuesto director de inteligencia nacional, Almirante Dennis Blair. Según estas fuentes, Blair, quien se decía hizo mucho hincapié en la amenaza que representa Irán, le dijo al presidente que los aliados árabes de los Estados Unidos necesitaban más palabras tranquilizadoras. Se dice que a Obama no le gustó el consejo.”

“En Israel, por supuesto, a los funcionarios les cuesta mucho trabajo entender al Presidente Obama, a pesar de las palabras tranquilizadoras que han recibido de Emanuel, de Ross, y de otros.”

“Hace poco tiempo, el jefe de la inteligencia militar israelí, Mayor General Amos Yadlin, hizo una visita secreta a Chicago para reunirse con Lester Crown, el multimillonario cuya familia es dueña de una parte importante de General Dynamics, un contratista militar. Crown [...] ‘Comparto con los israelíes el sentimiento de que con toda seguridad nosotros contamos con la capacidad militar y que tenemos que tener la voluntad de utilizarla. El ascenso de Irán no es algo que le convenga para nada a los Estados Unidos’.”

“‘Apoyo al presidente’, dijo Crown, ‘pero me gustaría que [los funcionarios de la administración] fueran un poco más extrovertidos a la hora de hablar. Me sentiría más cómodo si supiera que ellos tienen la disposición de usar la fuerza militar, como último recurso. No se puede amenazar a alguien haciéndole creer un engaño. Tiene que haber disposición para hacerlo’.”

“Varios funcionarios incluso me preguntaron si yo consideraba que Obama era antisemita. Les respondí esta pregunta utilizando una cita de Abner Mikva, otrora Congresista, juez federal y mentor de Obama, quien afirmó en 2008: ‘Pienso que cuando todo esto termine, la gente dirá que Barack Obama fue el primer presidente judío’. Les expliqué que Obama estaba muy empapado con la obra de escritores, académicos legales y pensadores judíos y que una gran cantidad de sus amigos, partidarios y asesores era judíos. Sin embargo, el filosemitismo no es necesariamente lo mismo que estar de acuerdo con el Partido Likud de Netanyahu; por cierto, no es lo mismo tampoco entre los judíos que viven en los Estados Unidos que -al igual que el presidente por el que votaron en cantidades abrumadoras- apoyan, por lo general, la solución de la existencia de dos estados y tienen sus reservas en cuanto a los asentamientos judíos en la Ribera Occidental.”

“Rahm Emanuel indicó que la administración estaba intentando enhebrar una aguja: brindando un apoyo ‘inquebrantable’ a Israel; protegiéndolo de las consecuencias de una bomba nuclear iraní; pero presionándolo para que busque una fórmula conciliatoria con los palestinos. [...] los últimos seis primeros ministros de Israel, incluido Netanyahu que ─en su primer período electoral a finales del decenio de 1990, para disgusto de su padre─ buscó una fórmula conciliatoria con los palestinos, para defender su caso. ‘Rabin, Peres, Netanyahu, Barak, Sharon, Olmert ─cada uno de ellos buscó algún tipo de solución negociada que fuera conveniente para Israel desde el punto de vista estratégico’, apuntó. Ha habido muchas otras amenazas mientras los sucesivos gobiernos de Israel han intentado seguir un proceso de paz.”

“…Israel debe analizar cuidadosamente si un golpe militar valdría la pena por el gran problema que ello desataría. ‘No estoy seguro por el momento en que están, cualquiera que sea el momento, independientemente de lo que hagan, ellos no pararían’ el programa nuclear, añadió. ‘Ellos solo lo pospondrían’.”

“Fue entonces cuando me di cuenta que, en algunos temas, los israelíes y los estadounidenses no estaban hablando el mismo idioma.”

“EN MIS CONVERSACIONES con ex generales de la fuerza aérea y estrategas israelíes, prevaleció un tono moderado. Muchas de las personas que entrevisté estuvieron dispuestas, en condición de anonimato, a decir por qué sería difícil para Israel atacar las instalaciones nucleares iraníes. Algunos generales israelíes, al igual que sus colegas estadounidenses, cuestionaban la propia idea de emprender un ataque. ‘Emplearíamos mejor nuestro tiempo si nos dedicamos a hacer cabildeo con Barack Obama para que él lo haga, en lugar de intentar hacerlo nosotros’,afirmó un general. ‘Somos muy buenos en este tipo de operaciones, pero es un paso muy grande para nosotros. Sin embargo, los estadounidenses pueden hacer esto con un mínimo de dificultades. Es demasiado para nosotros’.”

“Estos aviones tendrían que regresar a su país con rapidez, en parte porque la inteligencia israelí considera que Irán le ordenaría de inmediato al Hezbollah que lance los cohetes contra ciudades israelíes, y se necesitarían los recursos de la fuerza aérea israelí para perseguir los grupos de cohetes del Hezbollah.”

“…en caso de un ataque unilateral israelí contra Irán, su misión sería combatir contra las fuerzas coheteriles del Hezbollah. [...] mantener en reserva ahora al Hezbollah hasta que Irán pueda cruzar el umbral nuclear.”

“…Hezbollah ‘perdió a muchos de sus hombres. [...] Esa es una de las razones por las que hemos tenido cuatro años de tranquilidad. Lo que ha cambiado durante los últimos cuatro años es que el Hezbollah ha aumentado su capacidad coheteril, pero nosotros hemos elevado también nuestra capacidad’. En relación con un posible ataque israelí contra Irán, Eisenkot terminó diciendo: ‘Nuestra disposición combativa significa que Israel tiene libertad de acción’.”

“Los Estados Unidos se verían también como cómplices de un ataque israelí, aún cuando estos no hubieran sido advertidos con antelación. La hipótesis -─que no siempre es correcta─ de que Israel sólo actúa con la aprobación de los Estados Unidos es un punto de vista habitual en el Oriente Medio, que los israelíes dicen que están teniendo en cuenta ahora. Conversé con varios funcionarios israelíes que están debatiendo esta interrogante, entre otras: ¿Qué pasa si los servicios de inteligencia estadounidense se enteran de las intenciones israelíes unas horas antes del inicio programado de un ataque? ‘Es una pesadilla para nosotros’, me informó uno de estos funcionarios. Qué pasa si el Presidente Obama llama a Bibi y le dice: ’sabemos lo que están haciendo. Paren eso inmediatamente’ ¿Acaso paramos? Pudiera ser que tengamos que parar. Se ha tomado la decisión de no mentirles a los estadounidenses sobre nuestros planes. No queremos informarles de antemano. Es por el propio bien de ellos y por nuestro bien. Entonces, ¿qué hacemos? Estas son las preguntas difíciles.”

“‘Muchos israelíes piensan que los iraníes están construyendo un Auschwitz. Tenemos que hacerles saber que hemos destruido ese Auschwitz, o tenemos que hacerles saber que lo intentamos, pero fracasamos’.”

“Por supuesto, hay dirigentes israelíes que piensan que un ataque contra Irán es demasiado arriesgado. [...] ‘No queremos que los políticos nos coloquen en una posición difícil debido a la palabra Shoah‘, dijo un general.”

“Después de haber observado, más de una decena de veces diferentes en más de una decena de oficinas diferentes, la fotografía de los aviones de la fuerza aérea israelí sobrevolando Auschwitz, fue que pude entender la contradicción que ello encerraba. Si los físicos judíos que crearon el arsenal nuclear israelí hubieran podido hacer un viaje en tiempo y espacio y enviar un escuadrón de cazabombarderos en 1942…”

“Benjamín Netanyahu considera, por razones de seguridad nacional, que si las sanciones fracasan, él se verá obligado a tomar medidas. Sin embargo, un ataque israelí contra las instalaciones nucleares iraníes ─sea exitoso o no─ puede hacer que Irán redoble sus esfuerzos ─esta vez contando con la solidaridad internacional─ para desarrollar un arsenal nuclear. Ello pudiera provocar también el caos para los Estados Unidos en el Oriente Medio. [...] Peres considera el programa nuclear iraní como algo potencialmente catastrófico. [...] Cuando le pregunté si él creía en la opción militar, me dijo: ‘¿Por qué yo debo declarar algo como eso?’.”

“Sobre la base de meses de entrevistas, he llegado a creer que la administración sabe que casi seguro que Israel pronto emprenderá acciones contra Irán si nada o nadie más detiene su programa nuclear [...] A principios de este año, yo estaba de acuerdo con muchos israelíes, árabes ─e iraníes─ que creían que no había posibilidades de que Obama recurriera al uso de la fuerza para detener a Irán: aún no creo que haya muchas posibilidades de que él recurra a las acciones militares en el futuro inmediato; por una sola razón: el Pentágono se ha mostrado particularmente poco entusiasta en torno a esa idea. No obstante, es evidente que Obama está atrapado en medio de este problema. [...] Denis McDonough, jefe del estado mayor del Consejo de Seguridad Nacional, me dijo: ‘lo que ves en Irán es el encuentro de una serie de prioridades importantes del presidente, quien ve una seria amenaza para el sistema de no proliferación a nivel mundial, una amenaza que puede conducir a otras actividades nucleares en una región tan volátil, y una amenaza para un amigo cercano de los Estados Unidos: Israel. Pienso que pueden verse varias corrientes que se están uniendo, lo cual responde a la interrogante de por qué esto es tan importante para nosotros’.”

“Cuando le pregunté a Peres lo que él pensaba sobre el esfuerzo de Netanyahu por presentar este caso ante la administración de Obama, Peres me respondió [...] que su país sabe cuál es su lugar, y que eso dependía del presidente estadounidense y que sólo el presidente de los Estados Unidos podía decidir finalmente cómo salvaguardar mejor el futuro de Occidente. Toda esta historia tiene más relación con su mentor: David Ben-Gurion.

“‘Poco después que John F. Kennedy fue electo presidente, Ben-Gurion se reunió con él en el hotel Waldorf-Astoria’ en Nueva York, me contó Peres. ‘Después de la reunión, Kennedy acompañó a Ben-Gurion al elevador y le dijo: ‘Señor Primer Ministro, quiero decirle que resulté electo presidente gracias a su gente, por eso, ¿qué puedo hacer por usted a cambio?’ Ben-Gurion se insultó por la pregunta y le dijo: ‘lo que puede hacer es ser un gran presidente de los Estados Unidos. Usted debe entender que tener un gran presidente de los Estados Unidos es un gran suceso”.”

“Peres continuó explicando lo que él veía como interés verdadero de Israel. ‘No queremos ganarle al presidente’, me dijo. ‘Queremos que el presidente gane’.”

“Jeffrey Goldberg”

“Jeffrey Mark Goldberg es un periodista norteamericano-israelí. Es uno de los autores y periodistas del staff de la revista The Atlantic. Trabajó previamente para la revista The New Yorker. Goldberg escribe principalmente sobre temas internacionales, con preferencia sobre el Medio Oriente y África. Algunos lo denominan como el más influyente periodista-blogguer en asuntos relacionados con Israel.”











Fidel Castro Ruz

Agosto 25 de 2010

6 y 18 p.m.