domingo, 15 de agosto de 2010

PORQUÉ LA DERECHA SIEMPRE A LA DERECHA?

Comité FMLN en Suecia

La resolución de la CSJ en cuanto a los candidatos independientes tiene todavía a versados y legos, partidarios y detractores en análisis y declaraciones que al común de los ciudadanos no lo involucran.

Esto no quiere decir que el tema no sea de gran importancia, pero no solo por el contenido de la resolución; sino por el incipiente ejercicio de independencia que un poder del Estado muestra por primera vez y en donde se pondrá a prueba el funcionamiento de la democracia al acatar un fallo de este alto tribunal, al margen de si es del gusto o no de los otros poderes del Estado.

Naturalmente que la discrepancia es también parte del ejercicio de la democracia, como lo es también el que los ciudadanos se vayan involucrando cada vez más en la cotidianidad política, solo que para esto se debe empezar a desarrollar la democracia participativa, en donde, si es necesario llamar a referendum para temas de nación, se haga, sin que en ningún momento esto lleve a la derecha a impulsar golpes de estado tal como lo hiciera en Honduras.

En fin es de suponer que en paralelo, es urgente una Ley de Partidos que transparente el funcionamiento de estos, pues no es cierto que las candidaturas independientes, van a ni siquiera disminuir el rol que los Partidos tienen en el quehacer político de El Salvador.

Bajo una mirada serena se puede afirmar, que los candidatos sin partido no van a marcar una gran diferencia en los resultados electorales; no obstante que la participación de estos supone una interpretación más democrática de nuestros procesos electorales, así como el saneamiento del padrón electoral, que es urgente para que las votaciones sean realmente el resultado de la participación de aquellos que por ley y derecho vayan a ejercer su voluntad por medio del voto, ya sea que éste sea para un Partido o un candidato sin partido.

En estos y otros temas es difícil para muchos con “chips” de viejo cuño aceptar que esto también es parte del cambio, especialmente aquellos que desde posiciones de derecha jamás han pensado en proyectos de Estado.

El reciente viaje que hiciera Mauricio Funes a Brasil, contó entre sus acompañantes a una fuerte delegación de empresarios, para que in situ, participaran del esfuerzo del gobierno salvadoreño por fortalecer y desarrollar vínculos con este gigante latinoamericano, que a mediano y largo plazo coadyuve a nuestro propio desarrollo. Hasta hoy, voceros de ANEP están entusiasmados con ese viaje. Esperemos que continúen así con la misma coherencia en otros temas de Estado.

Con igual esfuerzo y empeño de nación el 13 de marzo se firmó un Convenio Básico de Cooperación Técnica, Científica y Tecnológica entre El Salvador y Cuba, que abarcaría entre otras, las áreas de salud y educación. Dicho convenio esta entrampado en la comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Legislativa, pues la derecha con sus prejuicios ve fantasmas donde no los hay.

El anunciado viaje de Mauricio Funes a la isla, programado para estos días se pospone para septiembre, esperemos que a esa fecha, Funes pueda ratificar dicho convenio con Cuba.

En un comportamiento ambivalente, a menudo, personeros de la derecha en la Asamblea y ANEP, cuando se refieren a Mauricio Funes, lo ensalzan por sus dotes de estadista, o lo atacan por coincidir con el FMLN en el impulso del programa de gobierno.

En el fondo el verdadero sueño de la derecha sería el que sin objetivos definidos y divorciado del partido que lo llevó al ejecutivo el gobierno marchara sin brújula, para de esta manera asumir ellos el protagonismo que perdieron, al ser desplazado el partido ARENA.

Es a partir de ese dilema que la derecha salvadoreña navega contra corriente, pues su experiencia de Estado neoliberal, solo ha servido para hacer de los salvadoreños victimas, por ejemplo de Tratados de Libre Comercio, únicamente defendidos por sus creadores y que en la práctica desmantelaron nuestro tejido productivo, nos expusieron a la explotación minera sin escrúpulos en la defensa del medio ambiente; que hoy nos han dejado asesinatos de activistas y reclamos millonarios de empresas foráneas, o dieron paso a Zonas Francas con maquilas con practicas cuasi esclavistas en donde salario y derechos no compensan el esfuerzo del trabajador salvadoreño. A esto agreguemos que el arenero Hugo Barrera, alto dirigente de derecha y quien fuera recientemente nombrado empresario del año por ANEP, propone públicamente que los trabajadores de las maquilas por ley trabajen jornadas de doce horas y solo cuatro días a la semana. Propuestas como esta solo reflejan mentalidad feudal y voracidad patronal.

También está por verse que pasará con la Ley de Medicamentos, que claramente Arena defendiendo intereses de su grupo de empresarios, entorpece el procedimiento que concretará una nueva legislación para acabar con las prácticas monopólicas en la importación, fabricación, distribución y venta de los medicamentos, que ponen a El Salvador como el país en donde se venden más caras las medicinas.

En ese renglón, empresarios como el ex presidente Alfredo Cristiani, han incrementado abusivamente su patrimonio. Vaya tipo de empresarios de derecha!