jueves, 12 de agosto de 2010

REPORTE DESDE EL SALVADOR PARA RADIO HABANA CUBA DEL 13 DE AGOSTO DE 2010

AUDIO

Tal vez el acontecimiento que más seguimiento ha tenido por los medios de información en El Salvador, ha sido la visita que el presidente Mauricio Funes ha realizado desde inicios de semana a Brasil, en el que ha tenido fraternal encuentro con su homólogo Luiz Inacio Lula da Silva.

Lo que ha destacado este viaje presidencial ha sido la nutrida compañía de unos cincuenta empresarios salvadoreños, quienes han tenido la oportunidad de tener encuentros con colegas brasileños, y con quienes habrían podido comprobar la posibilidad de la coexistencia de sus intereses con un gobierno de izquierda. El presidente Lula les ha demostrado que es posible, y sus conciudadanos lo han ratificado. Como resultado les muestra una economía en crecimiento y la reducción de la pobreza.

Al parecer, dos conclusiones que les han agradado al señor Funes y a los empresarios, que en boca del presidente de la ANEP, Asociación Nacional de la Empresa Privada, Carlos Enrique Araujo, han declarado a los medios nacionales desde Brasil su satisfacción por esta experiencia, que aparentemente ha servido para que su actitud ante un gobierno de izquierda pueda cambiar, sobre todo ante las reiteradas demostraciones que se les ha dado para que inviertan en el país, y sobre todo, que paguen sus impuestos correctamente en base un pacto fiscal que garantice los recursos para el desarrollo del país, incluida la lucha contra la inseguridad que ellos también demandan.

Algo también notable es que a la comitiva empresarial y del gobierno se les han sumado un grupo de periodistas dirigentes de medios nacionales, que al parecer también regresan encantados del viaje, si tomamos en cuenta lo que han expresado al respecto. Habría que recordar que la mayoría de ellos se sumaron a la campaña mediática contra la elección de Mauricio Funes y el FMLN, el partido que lo llevó a la presidencia.

Al igual que la mayoría de empresarios más destacados y también ligados a la ex gobernante Arena, quienes se sumaron a la derecha, que en bloque, intentó detener la llegada del mandatario que desde el mismo día que anuncia su victoria electoral les ha dado la mano en la búsqueda de la gobernabilidad esencial para ejecutar sus programas.

Habrá que esperar a que pase esta especie de luna de miel que surge con el viaje a Brasil, pues a pesar de que estén convencidos de que les conviene favorecerse de las inversiones que sus congéneres del gran país del sur harían en El Salvador por mutua conveniencia, no es remoto que los intereses políticos partidarios de sus antiguos aliados puedan verse amenazados, y eso crear las condiciones para desencuentros y nuevas escaramuzas, como las que en los últimos días han escenificado todos ellos, intentando responsabilizar al FMLN de todos los males que ocurren en el país.

Sin embargo, ya el presidente Funes ha sido muy claro al respecto, y lo ha dicho en una entrevista concedida a la mayor cadena televisiva del país, que el FMLN no está obligado a enviar señales de confianza, ya que es su gobierno - que él dirige - quien toma las decisiones. Además, es el partido en el gobierno, en el que tiene altas cuotas de poder, pero no es el partido de gobierno, que además ha sabido adaptarse a los momentos.

Ante estas posiciones parece que muy poco hay espacio para las réplicas, pero como también les dice el presidente, que dependiendo del éxito o no de su gobierno saldrá beneficiado el partido de izquierda, sobre todo ante los próximos eventos electorales, nadie duda que la proposición para impedirlo será inevitable.

Para los amigos de Radio Habana Cuba, reportó desde El Salvador, Centro América, Mario Zavaleta.


"Temas actuales de universal importancia"

Por Lorenzo Gonzalo*

Foto © Virgilio PONCE

El Presidente Obama prometió cambios. Con este discurso logró una mayoritaria votación del ciudadano común de Estados Unidos, los cuales interpretaron sus palabras como una oportunidad de alcanzar una nueva sociedad que, si no presagiaba ser menos capitalista, al menos mostrara una mayor identificación con los urgentes problemas sociales del país.

El mundo en general, especialmente los países en desarrollo y emergentes, tradujeron su discurso como un anuncio del desmantelamiento del imperio.

Quizás podamos decir que pocos presidentes de Estados Unidos y quizás ninguno, ha cumplido con sus promesas electorales con mayor puntualidad que Obama. Los asuntos fundamentales de su programa político se referían básicamente a atender las cuestiones internas del país: reforma del sistema de salud, las finanzas, la emigración, retirada de las tropas de Irak, eliminar la prisión de Guantánamo y por último introducir un cambio en el manejo de la política internacional.

Sin embargo, el cumplimiento más fiel de sus promesas de campaña ha sido en el orden interno, con la aprobación de una reforma de salud que no responde a sus deseos de cobertura universal, introducir variantes al sistema financiero, que no lograron reflejar las limitaciones expresadas en su ideario, anterior a la presidencia y por último, el retiro parcial de tropas de Irak. Queda pendiente y seguramente obtendrá algún logro, la reforma migratoria. Las problemáticas de Guantánamo, Afganistán e Irán se han acentuado o sea, los pilares imperiales no han sido alterados.

En el orden internacional no ha podido instrumentar una política que se asemeje a su discurso en la universidad de El Cairo, en Egipto. El impedimento descansa en la dificultad que nace de los entramados creados en la formación de ese imperio.

No obstante podríamos quizás decir. que el panorama mundial respecto a las tensiones creadas, especialmente por el contencioso Irán, Corea y Estados Unidos, es real y aparente al mismo tiempo.

El mundo se encamina hacia un nuevo balance de fuerzas, con características multipolares.

Estados Unidos se retuerce y esfuerza por inclinar a su favor la balanza. Luego del desmerengamiento soviético, Estados Unidos alcanzó cierta hegemonía. Para ello inventó tres grandes guerra: la primera fue la del Golfo por el contencioso de Irak con Kuwait, la segunda fue la invasión y ocupación de Irak y la tercera, la invasión y ocupación de Afganistán.

El proceso llamado “desregulación de la economía”, se sumó a los otros inconvenientes causados por los enormes recursos invertidos en esas guerras, al proceso de desmantelamiento acelerado de la manufactura nacional y al traslado de grandes capitales a China. Este último país ha sostenido durante años doble dígitos de crecimiento y su carácter socializado de la dirección política del estado, ha permitido sortear las crisis, principalmente a través del control de su instrumento de cambio, el remimbi, el cual mantiene fuera de la especulación del mercado, valiéndose para ello de los mismos mecanismos de compra y venta que aplican los estados capitalistas. O sea, con los propios mecanismos del mercado ha logrado el control de su moneda manteniéndola devaluada frente al dólar.

La jugada en el Consejo de Seguridad de la ONU para imponer sanciones a Irán, es un paso delicadísimo que puede provocar un desastre nuclear, pero las consecuencias inevitables de semejante evento, hacen improbable una acción unilateral estadounidense.

La requisa de barcos con destino a Irán en el Golfo Pérsico, serían un desencadenante inevitable al cual no se sumarían fácilmente, probabilísticamente hablando, los demás miembros de dicho Consejo. Especialmente Rusia y China, cuya votación a favor de las sanciones todavía permanece en el lado oscuro de esta historia. Estados Unidos, unilateralmente, con el cambio en la correlación de fuerzas económicas ocurridas desde el colapso soviético a la fecha, y el desgaste de dos grandes guerras y una mega crisis económica, es muy difícil que se decida a dar un paso de esta naturaleza, sin el apoyo material o al menos político, de los demás.

A lo anterior debemos agregar el peligro a una intensificación de las tensiones en el Asia, especialmente si una acción impensada provoca una respuesta airada de China.

Los pilares esenciales del imperio radican fundamentalmente en un control del Medio Oriente y la supremacía en los mares del Pacífico. Para resolver el primero se corren los riesgos de la confrontación nuclear y para conseguir lo segundo, se pone en juego un distanciamiento con China, con lo cual se rompería una complementariedad económica que seguramente el gigante asiático resolvería más fácilmente que un Norte en plena crisis económica.

Estados Unidos de algún modo intenta minar la hegemonía china en la región asiática. La política de dominar los mercados y obtener recursos, con el uso de la fuerza militar si fuese necesario, doctrina implementada por la Administración Clinton, obliga a Washington a desarrollar nuevas estrategias y en este sentido hay una intención de convertir a Vietnam en un supuesto aliado. Entre las concesiones para semejante alianza está la reciente concesión de favorecer que Vietnam enriquezca uranio para la fabricación de combustible nuclear. Este tipo de conducta imperial, que por un lado niega ese derecho a Irán y se lo concede a un país con un criterio social de Estado diametralmente diferente, vuelve a poner en evidencia una arrogancia que el mundo en general no acepta ya tan fácilmente.

Los acuerdos sobre energía nuclear firmados en la época de Bush en el año 2001, se han ampliado con Obama y contemplan incluso la posibilidad de que General Electric y Bechtel le vendan reactores a Hanoi. Esto sin dudas es un atentado contra los esfuerzos internacionales a favor de la no proliferación. La mejor de todas las propuestas para coadyuvar esos esfuerzos, fue el plan presentado por el entonces director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, el premio Nobel de la Paz Mohamed el-Baradei. Propuso éste, que el procesamiento de materiales utilizables para armas, se restringiera a exclusivas instalaciones bajo control multinacional. Por supuesto Estados Unidos se opuso, con esa capacidad irónica que tiene para imponer leyes y rechazar las provenientes de los colectivos internacionales.

No es la primera vez que enemigos de Estados Unidos se conviertan en todo lo contrario por razones de intereses de dominio o para garantizar la obtención de recursos.

El señor Henry Kissinger ha declarado que para “un productor petrolífero como Irán, la energía nuclear constituye un despilfarro de recursos”. Durante la época del Sah, criminal teocracia impuesta a Irán por Estados Unidos e Inglaterra, esta misma persona decía “que la introducción de energía nuclear cubriría las crecientes necesidades de la economía iraní a la vez que liberará las restantes reservas de petróleo para su exportación o transformación en productos petroquímicos”. Preguntado recientemente sobre el doble rasero contestó: “Era un país aliado antes de 1979, de modo que en consecuencia tenía una genuina necesidad de energía nuclear”. De modo que la no proliferación está relacionada con el sometimiento a los dictados de Washington.

A contrapelo de semejante hipocresía, responden ahora aceptando que Vietnam pueda enriquecer uranio a pesar de que todos sabemos que una alianza entre ambos países es casi imposible.

La enorme diferencia existente sobre criterios de Estados y organización social, permiten cooperaciones, pero no alianzas y mucho menos integraciones. Por otra parte el caso de Irán presenta ángulos para una solución diplomática y política que no requiere de alianzas, sino precisamente de una cooperación racional. De hecho el Presidente de Brasil y el de Turquía, presentaron un plan posible que fue rechazado.

Estas inconveniencias, causadas por la debilidad de la economía estadounidense, la presencia de un competidor como China, la inminencia de una confrontación nuclear si se intentan imponer sanciones por la fuerza a Irán y las pocas probabilidades de controlar el mar de China Meridional, conspiran contra el sostenimiento habitual de las políticas imperiales de Washington.

Es importante destacar hasta el cansancio las consecuencias de una guerra nuclear si no se logra una solución política a la problemática de Irán. Debemos destacar las realidades existentes alrededor de este enfrentamiento y lo irreversible del caso una vez que estalle. Decimos irreversible porque la destrucción y muerte de millones sólo requerirá de una pocas horas.

El caso de Vietnam no tiene consecuencias para alimentar una probable confrontación entre ésta país asiático y China porque a pesar de la tirantez entre ambos países, los propósitos comunes de establecer estados socialmente orientados y otros intereses, hacen dudar de la efectividad que esta reciente alianza marítima con Estados Unidos pueda tener, hasta el punto de producir un alejamiento entre ellos. Fundamentalmente por esta razón, dicha alianza difícilmente inclinará la hegemonía de la región a favor de Washington y como consecuencia, la política imperial de Washington estará castrada. Esperar para ver.

Lo importante para impedir el contencioso Estados Unidos – Irán, es presionar por todos los medios para que el diferendum se resuelva pacíficamente. Entre otras cosas es importante prever los posibles pasos a seguir para que sobrevivan las áreas no afectadas directamente, en caso de un conflicto nuclear y concentrar esfuerzos para hacer verdaderamente efectivos el Tratados de no Proliferación. Prever por un lado y actuar por el otro.

Si el Presidente Obama se decide por una solución política del caso iraní, imponiéndose a la esquizofrenia y la corrupción de quienes ejercen dominio en las estructuras estatales de Estados Unidos, estaríamos ante los primeros pasos de una reforma al sistema imperial y más cerca a las puertas de un mundo de integraciones y no de dominación. El único aspecto de las propuestas de Obama, donde aún no vemos claro, es que pueda sortear los escollos imperiales del Estado que supone administrar y lograr una reforma de la política internacional del país. Irán podría ser un comienzo.

Hay temas sobre los cuales nunca se escribirá lo suficiente, hasta que no se logren avances concretos. Irán es uno de esos temas; La no proliferación es otro; y los cinco prisioneros políticos cubanos, injustamente condenados en Estados Unidos, es el tercero.

Miami, 10 de Agosto del 2010

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)


Bajas silenciosas

Por Juan Gelman

Se producen en soledad y secreto entre los efectivos estadounidenses que combaten o combatieron en las guerras que W. Bush lanzó y Barack Obama continúa. Junio fue el mes más cruel: se suicidaron 32 soldados, un número superior al de cualquier mes de la guerra de Vietnam. Once no estaban en actividad y siete de los restantes cumplían servicio en Irak y/o Afganistán. Son cifras oficiales (www.defense.gov, 15-7-10). En el 2009 segaron su propia vida 245 efectivos y la cifra se superaría este año: 145 se suicidaron en el primer semestre y 1713 lo intentaron sin éxito. La tasa es más alta que la correspondiente a la población civil de EE.UU.

El militar Tim Embree testimonió el 25 de febrero ante la Comisión de Asuntos relativos a los Veteranos de la Cámara de Representantes. Declaró en nombre de los 180.000 asociados de Veteranos Estadounidenses de Irak y Afganistán (IAVA, por sus siglas en inglés), países a los que fue enviado a combatir dos veces. “El año pasado se quitaron la vida con sus propias manos más efectivos de los que cayeron en combate en Afganistán –señaló–. La mayoría de nosotros conoce a un compañero que lo hizo al regresar a casa y los guarismos no incluyen siquiera a quienes se suicidan al terminar su servicio: están fuera del sistema y sus muertes suelen ser ignoradas” (//iava.org, 15-7-10). Tal vez no fueran seres humanos, apenas material desechable.

Embree recordó las cifras publicadas por el semanario Army Times, que divulga noticias del ejército y posibilidades de carrera en la institución: “18 veteranos se suicidan cada día y se registra un promedio mensual de 950 intentos suicidas entre veteranos que reciben del departamento federal correspondiente algún tipo de tratamiento (www.armytimes.com, 26-4-10)”. Se trata de veteranos de todas las guerras que EE.UU. desató en tierras extranjeras y padecen, en general, de PTSD. Antes se lo llamaba neurosis de guerra o fatiga de combate o shock y aun otros nombres. El PTSD los reúne a todos.

La publicación mensual Archives of General Psychiatry dio a conocer una investigación independiente sobre 18.300 soldados examinados a los tres meses y al año de ser enviados a Irak: del 20 al 30 por ciento sufrían de PTSD y una depresión profunda agobiaba al 16 por ciento (//archpsyc.amaassn.org, junio de 2010). Se explica la dificultad de los veteranos para reintegrarse a la vida civil, la violencia hogareña que protagonizan, los matrimonios rotos, la drogadicción y los suicidios. A fines del 2009, según cifras del Departamento de Veteranos del gobierno, más de 537 mil de los 2,04 millones que sirvieron en Irak y Afganistán pidieron atención médica (www.ptsd.va.gov, febrero 2010).

La dificultad se agrava porque regresan a un país con un desempleo cada vez mayor. Según una investigación de la IAVA, el 14,7 de los veteranos son desocupados, un 5 por ciento superior al promedio nacional (//iava.org, 2-4-10). Aumenta así el número de los que han perdido su vivienda. Un informe de la National Coalition for the Homeless indica que el 33 por ciento vive a la intemperie y que un millón y medio corre el riesgo de quedarse sin techo debido a la pobreza y la falta de apoyo oficial (www.nchv.org, septiembre 2009). Están ausentes de estas cifras los veteranos físicamente incapacitados para buscar y mantener un trabajo.

Kevin y George Lucey, padres de un soldado que se quitó la vida, contaron una de las tantas historias que los números ocultan. El 22 de junio del 2004, su hijo Jeff, de 23 años, se colgó en el sótano de la casa (www.democracynow.org, 9-8-10). Era cabo del cuerpo de marines y había regresado de Irak en julio del año anterior. La madre relató que al mes de participar en la invasión enviaba cartas a su novia en las que hablaba de las “cosas inmorales” que él estaba haciendo. Una vez en el hogar, Jeff comenzó a soltar frases inconexas sobre Nasiriya, la ciudad al sudeste de Bagdad en la que tuvo lugar la primera gran batalla de los invasores contra el ejército regular iraquí. Un día recibió a su hermana Amy con lágrimas en los ojos diciéndole que era un asesino. Antes de suicidarse, dejó sobre su cama las chapas de identificación de dos efectivos iraquíes que había matado aunque no portaban armas. Jeff solía mirarlas con frecuencia.

Los psiquiatras y psicólogos militares carecen de conocimientos para enfrentar estas dolencias. Mark Russel, comandante de la Marina especializado en enfermedades mentales, descubrió que el 90 por ciento del personal que cumple esas funciones no tiene la formación necesaria para atender el PTSD. Se limita a prescribir drogas como el Paxil, el Prozac o el Neurontin, que acentúan y hasta producen los síntomas, y a devolver a los soldados a sus unidades (www.usatoday, 17-1-07).

El lunes pasado, el presidente Obama declaró ante una convención de veteranos discapacitados en Atlanta que su gobierno estaba haciendo los máximos esfuerzos para prevenir el suicidio y otras consecuencias del PTSD. Para el padre de Jeff, eso es pura hipocresía.

Tomado de Página 12


Reflexiones del Compañero Fidel: El gigante de las siete leguas (Parte 1)

Lo supe por Aristóteles, el más famoso filósofo de la historia del hombre.

El ser humano es capaz de acciones maravillosas o de las peores iniquidades.

Su asombrosa inteligencia es capaz de usar las leyes inalterables de la naturaleza para hacer el bien o el mal.

Con mucho menor experiencia que la que hoy poseo, en los días en que se gestaba nuestra lucha armada en las montañas de Cuba, en la gran nación mexicana ―donde cualquier cubano vio siempre algo propio― vivimos un fugaz pero inolvidable período en que todas las maravillas se reunían en un rincón de la Tierra.

No tendría forma ni palabras para describir mis impresiones como lo hizo un mexicano que, no en balde, es la persona de más autoridad para hablar de la tragedia de ese país, ya que fue electo gobernador del importantísimo distrito electoral de la Ciudad de México, Capital de la República, y en las pasadas elecciones del 2006 fue el candidato de la “Coalición por el bien de todos”.

Se presentó a las elecciones y ganó la mayoría de los votos frente al candidato del PAN. Mas el imperio no le permitió asumir el mando.

Yo conocía, como otros dirigentes políticos, cómo Washington había elaborado las ideas del “neoliberalismo” que vendió a los países de América Latina y el resto de los países del Tercer Mundo como la quintaesencia de la democracia política y el desarrollo económico, pero nunca tuve una idea tan nítida de la forma con que el imperio utilizaba esa doctrina para destrozar y devorar las riquezas de un importantísimo país, rico en recursos naturales y hogar de un pueblo heroico que tuvo cultura propia desde antes de la era pre cristiana, hace más de dos mil años.

Andrés Manuel López Obrador, una persona con la que nunca hablé, ni sostuve con él relación de amistad, es el autor de un pequeño volumen que acaba de ser editado, a quien agradezco la brillante exposición que hace de lo que está sucediendo en ese hermano país. Su título es “La mafia que se adueñó de México… y el 2012”.

Llegó a mis manos hace cuatro días, el 7 de agosto, en horas de la tarde, después que regresé de mi reunión con los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba. Lo leí con enorme interés. Describe la forma en que Estados Unidos devora a dentelladas un país hermano de este hemisferio, al que ya una vez arrebató más del 50% de su territorio, las mayores minas de oro con altísima ley, y la riqueza petrolera explotada intensamente durante más de un siglo, de la que se extraen todavía casi tres millones de barriles diarios. Omito la referencia a su enorme extracción de gas, por ignorar los datos.

En el capítulo 1 explica el extrañísimo fenómeno de que en México haya desaparecido el ferrocarril, que fue creado en tiempos de Benito Juárez, cuando se inició el primer tramo de Ciudad México a Veracruz.

Durante la administración de Porfirio Díaz se extendió en más de 20 mil kilómetros, esfuerzo que con posterioridad la Revolución Mexicana amplió considerablemente.

Hoy existe un ferrocarril que “va de Chihuahua, Chihuahua a Los Mochis, Sinaloa. En un abrir y cerrar de ojos, los tecnócratas acabaron con la ilusión de los liberales del siglo XIX, que veían en la comunicación por ferrocarril la vía idónea para hacer progresar a México” ―relata el libro de Obrador.

“La llegada de Fox a la Presidencia de la República sólo sirvió para recomponer el viejo régimen y continuar con la misma corrupción. En realidad se trató del sexenio del gatopardismo, esa maniobra en que, en apariencia, todo cambia para que todo siga igual. Fox, desde antes de que tomara posesión de la presidencia, se subordinó a los organismos financieros internacionales y, obviamente, continuó sirviendo a los potentados del país. Es más, no sólo mantuvo inalterable la política económica, sino que se apoyó en el mismo grupo de tecnócratas que venía actuando desde la época de Salinas.”

Algunas páginas más adelante el autor señala “…hoy día, casi todas las instituciones bancarias pertenecen a extranjeros, no otorgan créditos para fomentar el desarrollo del país, invierten en valores gubernamentales, cobran las tasas de interés más altas del mundo, obtienen ganancias fabulosas y son fuente fundamental de traslado de recursos a sus matrices en España, Estados Unidos e Inglaterra.”

“Con Fox se siguieron entregando los bienes del pueblo y de la nación a particulares, nacionales y extranjeros […] con Fox se extendió sin límites la entrega del territorio nacional para la explotación del oro, la plata y el cobre […] se modificó la Ley Minera, para otorgar concesiones únicas en exploración y explotación con vigencia hasta de 50 años y con la posibilidad de prorrogarse […] hasta diciembre de 2008, se habían concesionado 24 millones 816 mil 396 hectáreas, 12 por ciento del territorio nacional, equivalente a la extensión del estado de Chihuahua, el más grande del país.”

Algo verdaderamente asombroso y sorprendente, incluso para los que tienen la peor opinión del neoliberalismo, son los datos que ofrece López Obrador en la parte final del capítulo 1 de su libro.

Durante el Gobierno de Fox, afirma: “…en 2005, durante el Foxismo, se volvió a modificar la Ley de impuesto sobre la renta, para de nuevo conceder el 100 por ciento de los beneficios a las grandes corporaciones. Para comprender mejor lo que eso significa, tengamos presente que, en 2008, según cifras oficiales, 400 grandes monopolios que obtuvieron ingresos por cinco billones de pesos, ―según cifras oficiales― más de la mitad del producto interno bruto de ese año, sólo pagaron 1,7 por ciento del impuesto sobre la renta y del impuesto empresarial a tasa única (IETU).”

“Adicionalmente, durante el Gobierno de Fox, fue cuando más devoluciones de impuestos se realizaron a favor de los llamados grandes contribuyentes y, como es obvio, tanto los gobiernos del PRI como los del PAN han querido justificar esta canonjía fiscal con la falacia del fomento a la inversión. Nada más que si esto fuese cierto, en los últimos 27 años habríamos tenido crecimiento económico y no la parálisis que ha prevalecido. Así mismo se puede demostrar que las devoluciones de impuestos son superiores al incremento de la inversión privada; sólo en el período 2001-2005, mientras que la inversión privada se incrementó en 279 000 millones de pesos, las devoluciones de impuestos alcanzaron 604 000 millones, o sea, más del doble. Está tan oficializada la corrupción en la cúpula del poder, que el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI) resolvió mantener en secreto por 12 años –hasta 2019– los nombres de las empresas que en 2005 resultaron beneficiadas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) con la devolución multimillonaria de impuestos.”

Esas fueron las palabras que pronunció exactamente Carlos Ahumada, cuando lo arrestamos en Cuba por violación de nuestras leyes. López Obrador las conoce porque le enviamos el acta junto al deportado Carlos Ahumada, el 28 de abril de 2004.

El hecho constituyó sin duda la estafa política más grande de la historia de América. Hay algunos puntos más que aclararé con total precisión.

En el propio capítulo 1, bajo el título “Los amos de México”, López Obrador escribe: “Durante el tiempo que fui Jefe de Gobierno de la ciudad de México (2000-2005), conocí a casi todos los integrantes de esta élite…”

La opinión de López Obrador sobre Carlos Slim, también la comparto. Yo también lo conocí. Me visitó siempre cuando fui a México y una vez me visitó en Cuba. Me obsequió un televisor –lo más moderno entonces– que conservé en mi casa hasta hace apenas un año. No lo hizo con intención de sobornarme. No le pedí nunca tampoco favor alguno. A pesar de ser el más rico de todos, con una fortuna que supera los 60 mil millones de dólares, es un hombre inteligente que conoce todos los secretos de las bolsas y mecanismos del sistema capitalista.

Habría multimillonarios, con Salinas y sin Salinas, con Fox o sin Fox, aunque desde luego, nunca tanto como lo fue bajo la mafia que se adueñó de México. López Obrador los va incluyendo en su libro e identificando el poder de la mafia que se adueñó del país.

El Capítulo 2 lo titula “Abandono, corrupción y pobreza”. Señala el PIB de los países del mundo en el período 1982-2009; con admiración se refiere al de China: 10,1. Es más, dice en párrafo aparte el PIB en el 2009. Señala que “por si fuese poco ―ese año― México ocupó, en esta materia, el último lugar entre todos los países del continente americano y, aunque parezca increíble, estuvimos por debajo de Haití”.

“Los tecnócratas han actuado como fundamentalistas. No sólo acataron la ortodoxia de los organismos financieros internacionales, sino que convirtieron en ideología sus recomendaciones.”

“El México rural ha sido el más afectado con las llamadas políticas neoliberales. El abandono del campo es dramático. Todavía recuerdo que Pedro Aspe, secretario de Hacienda en el gobierno de Salinas, se ufanaba diciendo que no tenía importancia el fomento de las actividades productivas del sector agropecuario porque en un mundo globalizado era más económico comprar en el extranjero lo que consumimos.”

“El conjunto de políticas neoliberales aplicadas al campo ha originado un grave rezago productivo del sector agropecuario en relación con el crecimiento de la población. Del trienio 1980-1982 al de 2007-2009, el PIB agropecuario, forestal y pesquero por habitante se redujo en 15.2 por ciento. En otras palabras, en tanto la producción total de alimentos avanzó a un ritmo anual de 1.5 por ciento, la población del país creció, en el período de referencia, a una tasa de 1.7 por ciento anual.”

“A partir de 1996, la producción de petróleo siguió en aumento hasta llegar en el 2004 a la cifra récord demil 231 millones 145 mil barriles. Entre 1996 y 2004, las exportaciones de crudo se elevaron de 563 a 683 millones de barriles al año. Este incremento coincidió con la sobreexplotación del complejo Cantarell, que de 2000 a 2004 incrementó su producción de 47 a 61 por ciento de la producción nacional, convirtiéndose en el campo petrolero de mayor rendimiento en la historia del mundo.”

“Mientras la extracción de petróleo iba en aumento, las reservas probadas registraron una estrepitosa disminución: en 1982 éstas eran de 48 mil 300 millones de barriles; sin embargo, en el 2009 cayeron a 10 mil millones. Sólo durante el gobierno de Fox se consumió una tercera parte de las reservas probadas.”

“También esta absurda política tecnocrática produjo estragos en la refinación, el gas y la petroquímica. A las empresas vinculadas a estas actividades se les privó de recursos para su expansión y modernización. Desde 1979 no se construye una nueva refinería en el país. Recientemente, por nuestro movimiento, Calderón se vio obligado a decir que haría una; sin embargo, han pasado dos años desde que lo anunció y todavía no pegan un ladrillo.”

“Y al mismo tiempo se estableció como precio de referencia el asignado en Estados Unidos, que es el más caro del mundo. Por esta causa, nos hemos convertido en importadores de gas.”

“En el caso de la petroquímica, ante la falta de inversión y el abandono, lo único que se ha hecho es reducir ‘las pérdidas’ de los complejos petroquímicos mediante la suspensión de líneas de producción.”

“…las grandes corporaciones empresariales y financieras, han optado por confiscar a Pemex todos sus ingresos. De 2000 a 2009, esta empresa registró ventas acumuladas por ocho billones 841 mil millones de pesos y pagó impuestos por seis billones 185 mil millones de pesos, es decir, el equivalente a 70 por ciento de sus ventas. […] la inversión pública directa en Pemex (sin incluir deuda) fue de 437 mil millones de pesos, cifra que representa cinco por ciento de sus ventas totales.”

“Como es lógico, a partir de la adopción de la política neoliberal, se vinculó estrechamente al sector energético con los intereses externos. En este período se alejó más la posibilidad de integrarlo y utilizarlo como palanca de desarrollo nacional, y todos los gobiernos neoliberales han mantenido la idea y el propósito de privatizar tanto la industria eléctrica como la industria petrolera.”

“No aceptamos ninguna ocupación a nuestro territorio. México debe seguir siendo un país libre, independiente y soberano. No queremos convertirnos en colonia.”

“…en esa ocasión terminé recordándoles lo que una vez dijo el General Lázaro Cárdenas del Río: ‘Gobierno o individuo que entrega los recursos nacionales a empresas extranjeras traiciona a la Patria’. Sin embargo, en estos tiempos, desgraciadamente, puede más la corrupción que el patriotismo.”

“Uno de los negocios más jugosos en beneficio de funcionarios y contratistas ha sido la compra de gas a empresas extranjeras. Por esta razón, a los tecnócratas nunca les ha importado realmente ni extraer el gas ni evitar que se desperdicie. México es el país petrolero que más gas quema a la atmósfera.”

“En estos días lo que más preocupa a la gente es la falta de trabajo. El desempleo es alarmante. El rezago ha ido creciendo de manera exponencial. Se calcula que cada año ingresa al mercado de trabajo un millón de jóvenes y los nuevos puestos que se han venido creando en la economía formal no satisfacen ni siquiera 25 por ciento de la demanda.”

“Aún los que han podido conservar su empleo tienen ingresos que no les alcanza ni siquiera para lo más indispensable. En un reporte de investigación, de enero de 2010, el Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM sostiene que 17 millones 776 mil personas, que reciben menos de dos salarios mínimos y representan 41 por ciento de la población económicamente activa, perciben ingresos que no les permiten adquirir una canasta alimentaria recomendable, considerando aspectos nutritivos, culturales y económicos.”

“En cuanto a la educación, el rezago es impresionante: la población de 15 años o más sin primaria completa alcanza 34 por ciento y el analfabetismo es de 9.46 por ciento, pero en estados con mayor grado de marginación como Oaxaca, Guerrero y Chiapas llega a ser hasta de 23 por ciento.”

“En México, solo dos de cada 10 jóvenes tienen acceso a la educación superior, el 20 por ciento. La UNESCO ha establecido como parámetro de referencia para este nivel, entre 40 y 50 por ciento.”

“En febrero de 2010, el doctor José Narro Robles, rector de la UNAM, informó que de los 115 mil 736 estudiantes que presentaron examen de ingreso, sólo fueron seleccionados 10 mil 350: 8.9 por ciento.

“En los últimos 20 años como consecuencia del abandono de la educación superior por parte del Estado, la matrícula de escuelas privadas creció de 16 a 37 por ciento.”

En el capítulo 3 López Obrador reafirma: “…La oligarquía, la mafia del poder, se sintió amenazada y no le importó echar abajo lo poco que se había construido para establecer la democracia en México.”

“El tiempo y la realidad han demostrado que el fraude causó un daño inmenso: lastimó los sentimientos de millones de mexicanos, socavó a las instituciones, envileció por entero a la llamada sociedad política…”

“Hoy, 9 de marzo de 2009, aquí, en Tamazula, Durango, donde nació el primer presidente de México, Guadalupe Victoria, termino el recorrido por los dos mil 38 municipios de régimen de partido que existen en el país. Ahora, sólo me faltan los 418 municipios indígenas de usos y costumbres del estado de Oaxaca, que visitaré en el último cuatrimestre de este año.”

“Durante 430 días transitamos por 148 mil 173 kilómetros de caminos pavimentados y de terracería, para llegar a los pueblos más apartados de México.”

“Es notoria la carencia de infraestructuras y servicios básicos en los municipios. De los dos mil 38 que visité, 108 no cuentan con caminos pavimentados a sus cabeceras municipales. El estado más atrasado en este aspecto es Oaxaca; de sus 152 municipios de régimen de partido, hay 36 sin pavimento. Le sigue puebla con 15; allí y en la región de la montaña de Guerrero, constaté no solo el mal estado de los caminos, vi que los nuevos, los que apenas están construyendo, son de tan mala calidad que a más tardar en un año volverán a ser terracería.”

“Es ilógico que se consuma tanta Coca-Cola o su equivalente…”

“Creo que este consumo de refresco, calculado en un millón de litros diarios, se debe fundamentalmente a la publicidad y ha llegado a ser, en ciertas regiones, algo que da estatus.”

“Es indispensable eliminar la actual política económica que ni en términos cuantitativos ha dado resultado. México es uno de los países del mundo que menos ha crecido en los últimos años.”

“Es necesario cambiar la forma de hacer política. Este noble oficio se ha pervertido por completo. Hoy la política es sinónimo de engaño, arreglos cupulares y corrupción. Los legisladores, líderes y funcionarios públicos están alejados de los sentimientos del pueblo; sigue prevaleciendo la idea de que la política es cosa de los políticos y no asunto de todos.”

“La transformación que necesita el país no sólo debe tener como propósito alcanzar el crecimiento económico, la democracia, el desarrollo y el bienestar. Implica también y sobre todo, cristalizar una nueva corriente de pensamiento sustentada en la cultura de nuestro pueblo, en su vocación de trabajo y en su inmensa bondad; añadiendo valores como el de la tolerancia, el respeto a la diversidad y la protección al medio ambiente.”

“En marzo de 2009 concluí mi recorrido por los dos mil 38 municipios de régimen de partido del país, con ese motivo elaboré un texto llamado ‘El país desde abajo: apuntes de mi gira por México’. El 20 de noviembre terminé de visitar los 418 municipios indígenas, de usos y costumbres del estado de Oaxaca…”

“El pueblo de Oaxaca ha podido sobrevivir de esa cultura. De ella emanan su mística de trabajo, su talento y sus fuertes relaciones familiares y comunitarias. Les ayuda su vinculación con la tierra en el mantener una economía de autoconsumo sustentada en la producción de maíz, frijol y aves de corral, así como el cultivo del café, el aprovechamiento de los bosques, el tejido del petate y del sombrero, las artesanías y otras actividades. En las ciudades del país, en los campos agrícolas del norte y en el extranjero, es muy apreciada su creatividad y su fuerza de trabajo. En Estados Unidos los mixtecos se han ganado a pulso la fama de ser de los mejores obreros del mundo.”

“Por el abandono del gobierno, Oaxaca es el estado con más pobreza y marginación en el país. Y en estos tiempos lo están resintiendo más. Partamos del hecho de que la gente tiene tres fuentes fundamentales para el sustento: la economía de autoconsumo, los apoyos gubernamentales y el dinero que proviene de la migración. En el primer caso, lo principal es el cultivo del maíz. Esta bendita planta es lo que asegura que no falten los alimentos básicos, entre otros, la tortilla, que se complementa con frijol, chile, nopal y permite paliar el hambre. Sin embargo, en 2009, por el retraso de las lluvias, se perdieron las cosechas y han tenido que comprar el maíz.”

“Por último, la tercera fuente de ingresos son las remesas, que en 2009 han disminuido alrededor de 18 por ciento, debido a la crisis económica en Estados Unidos y en nuestro país. En 2008 por este concepto se recibieron en Oaxaca mil 456 millones de dólares y en 2009 se estima que apenas se obtuvieron mil 194 millones de dólares.”

“Me partió el alma ver a hombres llorando cuando me expresaban la difícil situación que padecen y el abandono en que se encuentran.”

“En materia de salud la constante también es el abandono. Hay municipios sin médico y aunque en las cabeceras haya clínicas de primer nivel, los médicos sólo trabajan de lunes a viernes y en todas partes se carece de medicamentos.”

“En cuanto a la educación, a pesar del esfuerzo de alumnos y maestros, es notable el rezago. Las escuelas están abandonadas, con techos en malas condiciones, faltan pizarrones, mesa-bancos, hay aulas construidas con materiales precarios. Y lo más lamentable es que muchos niños y adolescentes caminan hasta dos horas para asistir a la escuela y casi todos llegan sin desayunar.”

“En lo personal he sido tachado de mesiánico y de loco. Aquí abro un paréntesis para contar que recientemente participé en un ciclo de conferencias en El Colegio de México y el historiador Lorenzo Meyer me preguntó que si tenía pensado hacer algo para contrarrestar los ataques en mi contra, porque si en 2006 me habían asociado con Chávez, a quien ni conozco, no era descabellado pensar que, con miras a la elección presidencial de 2012, llegaran a compararme con Osama Bin Laden.”

“Ha llegado a tanto la campaña en contra de nosotros que muchos dieron por buenos los rumores de que tengo bastante dinero y lujosas residencias en el país y en el extranjero. Unos, ofuscados por su derechismo, y otros, de plano manipulados por completo, no pueden aceptar que no soy corrupto y que lucho por ideales y principios, lo que estimo más importante en mi vida.”

“Sin embargo, es motivo de orgullo que, a pesar de que han querido destruirnos, no lo han logrado ni lo lograrán. No sólo porque tenemos autoridad moral, sino porque las mujeres y los hombres que participamos en esta lucha, profesamos un profundo amor por nuestros semejantes y, más allá de alevosías y frente a todo tipo de adversidades, mantenemos la firme convicción de construir una sociedad más justa, más humana y más igualitaria.”

En ese capítulo final López Obrador señala 10 objetivos como síntesis de su pensamiento político:

“1. Rescatar al estado y ponerlo al servicio del pueblo y de la Nación.

“2. Democratizar los medios masivos de comunicación.

“3. Crear una nueva economía.

“4. Combatir las prácticas monopólicas.

“5. Abolir los privilegios fiscales.

“6. Ejercer la política como imperativo ético y llevar a la práctica la austeridad republicana.

“7. Fortalecer al sector energético.

“8. Alcanzar la soberanía alimentaria.

“9. Establecer el estado de bienestar.

“10. Promover una nueva corriente de pensamiento.”

Se pregunta: “¿Qué hacemos con la mafia?”

“…nuestra pregunta sobre qué hacemos con la mafia, o más bien, qué haremos con los oligarcas, va en otro sentido y parte de nuestra concepción de que el principal problema de México es, precisamente, el predominio de un puñado de personas que detentan el poder y son los responsables de la actual tragedia nacional. Y, como es obvio, si estamos empeñados en establecer la democracia y transformar al país, es mejor que desde ahora se sepa qué haríamos con los oligarcas al triunfo de nuestra causa.”

“…desgraciadamente, lo que ha predominado en el país es la codicia y el hacer dinero a toda costa, sin escrúpulos morales de ninguna índole. Es decir, prevalece la cultura del agandalle y la máxima de que ‘el que no tranza, no avanza’.”

Finaliza en la página 205, con las siguientes palabras:

“Está en marcha, pues, la revolución de las conciencias para construir la nueva República. La tarea es sublime, nada en el terreno de lo público puede ser más importante que lograr el renacimiento de México. Ninguna otra actividad produce más satisfacción que la de luchar en bien de otros. Es un timbre de orgullo vivir con arrojo y además tener la dicha de hacer historia.”

Su libro es una valiente e irrebatible denuncia contra la mafia que se apoderó de México.

1.- No se menciona el hecho de que en Estados Unidos se ha creado un colosal mercado de drogas y su industria militar suministra las más sofisticadas armas, que han convertido a México en la primera víctima de una sangrienta guerra en la que están muriendo ya cada año más de 5 mil jóvenes mexicanos. Aunque comprendo que un hombre que incesantemente recorre los más apartados municipios del país, no podría abordar ese asunto. No obstante, de mi parte, considero un deber recordarle al pueblo mexicano que este problema se suma a los hechos señalados en la valiente denuncia de López Obrador.

2.- No se consigna tampoco el hecho de que el cambio climático se ha convertido en un colosal peligro para la supervivencia de la especie, que ya, de hecho, está creando gravísimos problemas como el que sufre actualmente Rusia, donde el número de víctimas del calor y el humo de los incendios que provoca en los bosques y en la turba, han más que duplicado el número de personas que requieren los servicios funerales en Moscú y otras ciudades. México es, precisamente, el país donde tendrá lugar la futura Cumbre del Cambio Climático y otras muchas actividades relacionadas con este.

3.- Se omite toda referencia al inminente riesgo de una guerra nuclear que podría hacer desaparecer nuestra especie. Sin embargo, es justo señalar que el 24 de mayo de 2010, cuando López Obrador finalizó su libro, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no había adoptado la Resolución 1929 del 9 de junio de 2010, donde ordena la inspección de los buques mercantes iraníes y crea una situación de la que no podría ya escapar.

Sin embargo, López Obrador será la persona de más autoridad moral y política de México cuando el sistema se derrumbe y, con él, el imperio. Su contribución a la lucha por evitar que el Presidente Obama desate esa guerra será de gran valor.

Continuará mañana.











Fidel Castro Ruz

Agosto 11 de 2010

9 y 53 p.m.