viernes, 6 de agosto de 2010

EL ARBOL DE LA IRA

Jorge Gómez Barata

Es estos días de enormes tensiones en el Golfo Pérsico y la península de Corea, cuando la guerra parece inevitable, el incidente en una línea de demarcación entre Israel y el Líbano, provocado por la tala de las ramas de un árbol, me hizo recordar una anécdota que sirve para comprender la fragilidad de la paz y para deslindar las responsabilidades de las partes.

En cierta ocasión, en un punto de la frontera de la Alemania dividida, a la vista de los jóvenes soldados que bien armados y alertas montaban guardia a ambos lados de una cerca, alguien comentó:

—“No es de los jerarcas y estadistas del este y del oeste de quienes depende la paz mundial, sino de esos muchachos. En un momento de tensión, en este lugar, un tiro escapado de uno de ellos que hiera al otro puede provocar una guerra mundial”.

Otra persona lo corrigió:

—Se equivoca. Esos jóvenes no están en esas posiciones por su voluntad, no fueron ellos quienes dividieron a Alemania. Alguien con poder suficiente los sacó de sus escuelas, puso un fusil en sus manos y los trajo a esta frontera. Si ocurriera la tragedia que usted supone, los culpables serian aquellos jerarcas del este y el oeste de quienes, los soldaditos, usted, yo y millones de otras personas, somos rehenes.

Tal vez sea cierto que las ramas del abeto obstaculizaban la visibilidad de los centinelas de Israel y puede que algún diligente sargento se haya pasado de listo, agenciándose una grúa para superar la altura de la cerca y sin cruzarla, cortar las hojas que estorbaban. Los del otro lado, sin dar excesiva importancia al hecho se limitaron a realizar algunos disparos de advertencia. No hacía falta más para provocar un estallido. Beirut y Tel Aviv entraron en acción, incluso el Consejo de Seguridad actúo con extraña diligencia.

En el Medio Oriente todo comenzó cuando el 29 de noviembre de 1947, la ONU puso a votación la resolución 181 presentada por Gran Bretaña, en virtud de la cual se acordó partir a Palestina y entregar una porción a ciudadanos judíos europeos para que constituyeran así un Estado. La ONU de entonces estaba formada por 57 países, la votación fue de 33 votos a favor (58%), 13 en contra (23%) y 10 abstenciones (18%).

Entre los votos a favor estuvieron los de los miembros del Consejo de Seguridad: Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia. Por ser la ponente de la resolución Gran Bretaña se abstuvo, cosa que también hizo China. Todos los países árabes e islámicos: Afganistán, Arabia Saudita, Egipto, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Siria, Turquía y Yemen votaron en contra. A ellos se unieron Cuba y Grecia.

Por su parte Corea fue uno de los tres países que resultaron divididos por la II Guerra Mundial (Alemania y Vietnam se reunificaron) y entre 1950 y 1953, también por intermedio de la ONU y con la anuencia de las grandes potencias (la Unión Soviética se ausentó de la votación) se desarrolló la Guerra de Corea que, formalmente no ha concluido.

La división de la península, la diferencia entre los sistemas sociales instalados en el norte y en el sur y la presencia de tropas norteamericanas en la parte meridional son la causa del diferendo a lo que recientemente se añadió el debut de Corea del Norte como “Estado nuclear”.

La situación de Irán, tal como reconoció el presidente Barack Obama en su discurso en la universidad egipcia de al-Azhar, comenzó cuando en 1953, como parte de una conspiración en la cual tomaron parte Gran Bretaña y Estados Unidos fue derrocado el primer ministro Mohamed Mossadeg, lo que consolidó en el poder a la monarquía Pahlevi que se plegó a Estados Unidos, entregó el petróleo a las trasnacionales y con el pretexto de la modernización, (occidentalización), introdujo una desenfrenada corrupción.

Aquellas situaciones, acompañadas de una intensa represión que liquidó a las fuerzas progresistas laicas, permitió un extraordinario protagonismo del clero islámico de matriz chiita que capitalizó la resistencia y las protestas populares y bajo la orientación del ayatola Jomeini derrocó al Sha que huyó del país proclamándose una revolución islámica y un estado teocrático bajo la conducción espiritual de la jerarquía religiosa islámica.

Cuando en noviembre de 1979 el Sha fue acogido en los Estados Unidos, la embajada norteamericana en Teherán fue ocupada por elementos islámicos que tomaron como rehenes a 53 norteamericanos para cuya devolución fue exigida, entre otras cosas, la entrega del Sha. La fallida operación militar ordenada por el presidente James Carter para el rescate de los rehenes, agravó irremediablemente las tensiones entre ambos países.

Debido a sus enormes diferencias con Irak, Irán se mantuvo al margen de la Guerra del Golfo y evitó cualquier confrontación con los norteamericanos, no obstante sin que presentara prueba alguna en 2001, tras los atentados del 11/S, el presidente George W Bush vinculó a Irán con lo que llamó un “eje del mal” al que virtualmente declaró la guerra.

En 2004, con la elección de Mahmud Ahmadineyad, el gobierno iraní decidió ejercer su derecho y dar un considerable impulso al programa nuclear civil que había comenzado en épocas del Sha y que entonces fue apoyado por los Estados Unidos.

Desde entonces y hasta hoy, sin mostrar evidencia alguna, Estados Unidos acusa a Irán de utilizar el uso pacífico de la energía nuclear para cubrir un programa de construcción de bombas atómicas que, a lo largo de siete años, ha sido una fuente de permanente conflicto y que hoy amenaza con originar un enfrentamiento militar de grandes proporciones, en el cual se teme incluso que puedan emplearse armas nucleares.

En cualquier caso no se trata de un árbol más o menos frondoso, de un soldado nervioso o de un sargento irresponsable. Las tensiones internacionales tienen siempre causas más profundas y los líderes no pueden evadir sus responsabilidades.

La Habana, 06 de agosto de 2010


SESION EXTRAORDINARIA EN PARLAMENTO PEDIDA POR FIDEL

LA HABANA, 6 (ANSA) - La asistencia de Fidel Castro en la Asamblea nacional (parlamento) es esperada mañana después de cuatro años de ausencia en esta institución para hablar en una sesión extraordinaria solicitada por él sobre la guerra nuclear que cree "virtualmente inevitable". El ex presidente cubano, que el 13 de agosto cumplirá 84 años, anunció el 26 de julio en un encuentro con intelectuales la petición de convocatoria de una sesión extraordinaria para hablar del riesgo de una guerra nuclear que existe, a su juicio, si Estados Unidos ataca a Irán o Corea del Norte.

Granma, órgano oficial del Partido comunista cubano (PCC), informó este miércoles de la celebración mañana, a partir de las 11.00 locales (15.00 gmt) de la sesión extraordinaria del parlamento "con el objetivo de analizar diversos temas de interés de situación internacional".

El asiento en el parlamento de Fidel Castro, que sigue siendo diputado y primer secretario del PCC, ha quedado vacío desde que delegó el poder en julio de 2006 a su hermano Raúl.

DFB
06/08/2010 19:35

Los mapuches no son cubanos

Por Atilio A. Boron

Quienes criticamos el sesgo ideológico conservador de la autodenominada “prensa libre”, o “independiente”, debemos luchar contra la convicción profundamente arraigada de que los medios informan y se limitan a “dar” la noticia, haciendo a un lado cualquier afán político. En realidad, salvo contadas excepciones, lo que ocurre es exactamente lo contrario: se informa o se desinforma en función de la perspectiva política por la que toma partido cada medio, y aquélla tiene sólo dos posibles registros: la conservación o la superación del orden social existente. En asuntos como éste la “imparcialidad” es imposible.

Un ejemplo luminoso de lo que decimos lo proporciona el escandaloso silencio de la “prensa seria” de las Américas ante la huelga de hambre que, desde hace más de 15 días, mantienen 31 mapuches en diversas cárceles de Chile donde se encuentran como producto de la aplicación de la Ley Antiterrorista aprobada por Pinochet. Gracias a esa monstruosa legislación, todavía en vigor, hay en las cárceles de la ejemplar democracia chilena 57 mapuches, y alrededor de un centenar han sido procesados por la Justicia de ese país. No sólo eso: el “estado de derecho” en Chile hace posible una aberración jurídica: que los detenidos sean juzgados por la Justicia civil y militar, por lo que corren el riesgo de ser condenados dos veces por los mismos delitos que supuestamente cometieron. Gracias a TeleSur nos enteramos de esta situación, algo que los “medios de confusión de masas” se empecinan en silenciar.

Por eso el hecho no es noticia; ocurre, pero no llega al espacio público. El principal diario chileno, el archigolpista y pinochetista El Mercurio –inmortalizado en la denuncia de los estudiantes chilenos en 1967 que se sintetizaba en la frase “Chileno, El Mercurio miente”– miente otra vez y nada dice al respecto. Al buscar en su archivo “huelga de hambre” los resultados que arroja se refieren a los “disidentes cubanos”, o a un ayuno de algunos dirigentes de clubes de fútbol bolivianos, o a un par de episodios similares en su intrascendencia. Si uno persiste en la búsqueda surge una avalancha de informaciones sobre la huelga de hambre de Zapata y Fariña en Cuba, acompañada de estremecedoras fotografías. Si se continúa la búsqueda bajo el nombre de “mapuches” lo que aparece es una referencia a una ocupación de tierras realizada el jueves pasado; la presencia de un sol mapuche en el nuevo billete de $ 20.000 y la detención de un mapuche que habría participado en un ataque incendiario en La Araucanía.

Una búsqueda en La Nación de Buenos Aires sólo sirve para reafirmar su “desinteresada” solidaridad con Fariña y los disidentes cubanos, sobresaliendo en su empeño el inefable Marito Vargas Llosa, quien dando nuevas muestras de su ignominiosa capitulación ideológica exalta a aquéllos como verdaderos “héroes de nuestro tiempo”. Claro, de la huelga de hambre de los 31 mapuches no dice ni una palabra. Esos no son héroes sino indios cimarrones, que merecen pudrirse en la cárcel y enfrentar un doble juicio. ¡Imagínense lo que Marito diría si algo semejante ocurriera en Cuba, Venezuela, Bolivia o Ecuador! Pero para ganar la primera plana de la prensa libre no basta con una huelga de hambre. Hay que hacerla en Cuba. En otro lugar no es noticia. “Libertad de prensa”, que le dicen.


Bruno Rodríguez Parrilla: Nadie ha combatido más el terrorismo que Cuba


El canciller cubano rechazó la mendaz inclusión de nuestro país en las listas de EE.UU.

El Canciller cubano también se reunió con el presidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva. Autor: Getty Images

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
6 de Agosto del 2010 0:24:17 CDT

BRASILIA, agosto 5.— El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, rechazó enérgicamente aquí, este jueves, la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo internacional, reportó PL.


En declaraciones a la prensa luego de reunirse con el canciller brasileño, Celso Amorim, en el Palacio de Itamaraty, Rodríguez Parrilla señaló que hacía tan solo tres horas había expresado la disposición de Cuba a un diálogo con Estados Unidos y a negociar los problemas bilaterales pendientes «sin menoscabo de nuestra soberanía y sobre bases recíprocas».


Sin embargo, prosiguió, apenas tres horas después se produce este anuncio que se refiere a uno de los aspectos más irracionales de la política de Estados Unidos contra Cuba, y comentó que sería bueno saber por qué tardaron tres meses en revelar esta lista que habitualmente se presenta en abril.


Al reiterar el rechazo enérgico de Cuba, el Canciller aseveró que se trata de un acto injusto y mendaz, un acto de hipocresía, ya que no hay país que haya sido víctima, como Cuba, del terrorismo, originado históricamente en el territorio norteamericano.


No hay país que haya combatido más el terrorismo que Cuba, apuntó más adelante, y agregó que precisamente como consecuencia de actos terroristas organizados desde territorio norteamericano murieron 3 000 cubanos y otros 2 000 han quedado mutilados.


Esas acciones, señaló, se han mantenido hasta fecha tan reciente como el año 1997, y recordó que el único avión civil de pasajeros destruido en pleno vuelo en nuestro hemisferio como resultado de un acto terrorista, fue cubano.


Los autores de ese crimen, denunció, se pasean libremente en Miami: Orlando Bosch, bajo perdón del ex presidente Bush padre, y el otro, Luis Posada Carriles, bajo protección del Gobierno norteamericano que lo procesa en un juicio dilatado, bajo cargos secundarios y no como lo que es, un connotado terrorista internacional.


Rodríguez Parrilla sostuvo que además de permitir que los terroristas se paseen libremente en su territorio, Estados Unidos es el país donde se encarcela a cinco luchadores antiterroristas cubanos, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González.


Refirió que Gerardo Hernández acaba de salir de una celda de confinamiento en solitario y aún no ha sido explicado el motivo de esa medida, aplicada en el momento en que él agotaba su último recurso legal, que es la presentación de un hábeas corpus.


Encuentro con Lula


El canciller Bruno Rodríguez Parrilla también se reunió en Brasilia durante más de una hora con el presidente Luiz Inacio Lula da Silva, encuentro que calificó de excelente.


En declaraciones a la prensa al salir de la reunión, efectuada en el Centro Cultural Banco do Brasil, sede provisional de la presidencia brasileña, el Ministro cubano del Exterior indicó que conversaron sobre todos los temas de interés común. Brasil y Cuba tienen una relación histórica estrecha, afirmó.


Ha sido un encuentro fructífero, al nivel de las excelentes relaciones que existen entre nuestros países, afirmó.


Rodríguez Parrilla refirió también que fue portador de un saludo del presidente cubano, Raúl Castro, a Lula.


Cuando los ciberterroristas nos acusan de terroristas

Rosa Miriam Elizalde

Publicado en Cubadebate el 6 Agosto 2010


Estados Unidos ni siquiera cuida las formas. Ayer pusieron a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo alegando circunstancias inverosímiles, y hoy anuncian que vence el plazo de una licitación del Departamento de Estado para que empresas privadas e instituciones académicas norteamericanas presenten proyectos para la Internet destinados al derrocamiento del gobierno de la Isla.

El premio es 445 000 dólares y el objetivo, crear cursos de educación a distancia en tecnología informática, no para beneficiar a la población cubana, sino para entrenar a ciudadanos que luego puedan sostener un servicio de enlace a la red Internet a la carta -solo para “disidentes”, blogueros y tuiteros de Washington- o convertirse en hackers de la red nacional.El plazo para entregar los proyectos al Departamento de Estado cierra el 16 de agosto.

El destinatario de esta plataforma es solo aquel que comparta las políticas de los Estados Unidos y sus sueños de doblegar a la Isla.

De acuerdo con la convocatoria, estos cursos serían impartidos para personas con diferentes niveles de conocimientos de la informática: principiantes, nivel medio y avanzado. Para poder garantizar que el servicio sea solo para cubanos, tienen que restringir el acceso al resto de los ciudadanos del planeta. No lo dice directamente, pero es obvio: el acceso a este portal de e-learning (educación a distancia) estaría protegido con contraseñas también a los cubanos y sería accesible solo a quien demuestre ante la Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana su filiación contrarrevolucionaria.

La obviedad viene de la práctica que ha impuesto el bloqueo de EEUU contra la Isla y sus “educativas” sanciones a las empresas que lo han violado. La llamada Ley Torricelli oLey de autorización y de defensa nacional para el año fiscal 1992, permitió la conexión de la Isla a la Red, por vía satelital, con el condicionamiento de que cada megabyte (rango de velocidad de conexión) debía ser contratado a empresas norteamericanas o sus subsidiarias y aprobado por el Departamento del Tesoro. Estableció limitar esa contratación y decidió sanciones extraordinarias -multas de 50 000 dólares por cada violación- para quienes favorezcan, dentro o fuera de EEUU., el negocio electrónico o el más mínimo beneficio al gobierno de la Isla y a los ciudadanos que lo apoyan. Por tanto, de más está decir que la empresa que quebrante esta disposición cae fulminada por una multa exorbitante.

Otro estándar es aplicado a las empresas e instituciones que se sumen a los esfuerzos de la administración norteamericana para derrocar la Revolución. En marzo de este año anunciaron con bombos y platillos que habían levantado ciertas restricciones dispuestas por esa misma Ley Torricelli. El nuevo reglamento del Departamento del Tesoro divulgado el pasado 8 de marzo -Sección 515 de las Regulaciones de los bienes cubanos, de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) -, levanta las sanciones contra las empresas que faciliten gratuitamente aplicaciones de correo electrónico, chat y similares.

La intención del gobierno de Obama con esta medida es estimular, mediante incentivos económicos a las empresas de telecomunicaciones, aquellos servicios para ciertos ciudadanos cubanos que estén dispuestos a defender los lineamientos de la diplomacia pública norteamericana. Con estas excepciones de la OFAC, ahora las empresas y el mundo académico de los EEUU pueden participar del botín dispuesto por el Departamento de Estado para la subversión contra Cuba a través de la Red de Redes, columna vertebral de lo que la Secretaria Hillary Clinton ha llamado la “Diplomacia del Siglo XXI”.

Pero ojo, esa excepciones prohíbe terminantemente:

La exportación directa o indirecta de los servicios de conectividad de la Internet o de facilidades de transmisión de telecomunicaciones (como enlaces satelitales o líneas para esos fines).

O sea, no es para mejorar nuestro acceso a la Internet ni beneficiar a los cubanos, sino solo a ciertos individuos que claramente se afilien a la política de EEUU contra la Isla. Y, por supuesto, a las empresas norteamericanas, como prueba esta licitación por casi medio millón de dólares, que reparte los fondos ocultos y no tan ocultos para la subversión en la Isla con el mundo empresarial y académico, clientes de un gobierno que provee los multimillonarios contratos para el desarrollo de tecnología militar que sostienen buena parte de las empresas informáticas y las Universidades en los Estados Unidos.

En cualquier lugar del mundo, y particularmente en los EEUU, si un gobierno enemigo entrena a especialistas nacionales en técnicas informáticas con fines subversivos, no solo supone una violación grave de la ley, sino un acto de guerra. Y la prueba es la persecución que ha desatado el gobierno norteamericano contra la red interna que apoyó a Wikileaks para filtrar los documentos sobre la guerra en Afganistán. No solo pusieron en la lista negra a Julián Assange, portavoz principal del sitio y ciudadano australiano, sino que han detenido a Bradley Manning, joven soldado que supuestamente entregó los documentos, y a varios estudiantes de informática del Instituto Técnico de Massachussets (MIT), acusados de haber facilitado la filtración.

Imagínese por un momento qué ocurría si Cuba anunciara algo similar para desarrollar habilidades informáticas de ciudadanos norteamericanos con sentimientos antiimperialistas, justo ahora que los EEUU han creado un ejército ciberespacial y han justificado su política ciberguerrerista con el pretexto de la ciberseguridad. Richard Clarke, alto funcionario encargado de la oficina antiterrorista de los EEUU durante décadas, acaba de publicar un libro donde desatada todos los fantasmas posibles en torno a posibles ataques a las redes, hasta el punto de decir que la guerra del futuro no será con bombas sino con bites, y ha solicitado endurecer hasta el delirio las políticas de control de la Internet.

Si eso ocurriera, si Cuba anunciara una licitación semejante para sus empresas con la mirada puesta en Estados Unidos, pueden ustedes estar seguros que el gobierno de Obama no demoraría ni cinco segundos no solo en ponernos en la lista de ciberterroristas, sino en desconectarnos de la red Internet, que al fin y al cabo controlan ellos. Y cinco segundo después, escucharíamos los aullidos en el Congreso para desaparecer a la Isla del mapa, como esos que estallan ahora para pedir que fusilen al soldado de 22 años que filtró a Wikileaks los partes de guerra de Afganistán.

Descripción de la Licitación del Departamento de Estado para plataformas de entrenamiento informático en Cuba

I. Sumario ejecutivo: El Buró para Asuntos del Hemisferio Occidental y su Diplomacia Publica del Departamento de Estado (WHA/PDA según sus siglas en inglés) se complace en anunciar una convocatoria abierta para optar por los premios de asistencia a través de esta solicitud de propuesta, para brindar entrenamiento en tecnología de información (IT) (Informática) a distancia, materiales para el curso, y materiales de información digital IT (Informática), software, y manuales que reflejan las tendencias actuales de la Informática, avances e información. La Oficina invita a las instituciones educacionales estadounidenses a enviar propuestas con una duración de 24 meses, para desarrollar un programa de Informática de 3 bandas para los usuarios cubanos. El programa de Informática debe incluir: 1) desarrollo y puesta en práctica de una serie de certificados de entrenamiento de Informática a distancia en idioma español, para estudiantes cubanos principiantes, de nivel medio, y avanzado; 2) desarrollo y provisión de materiales digitales para el estudio individual en idioma español, que simulen la serie de entrenamiento para los estudiantes incapacitados para asistir a las clases de Informática; 3) identificación, desarrollo y provisión regular de materiales de Informática (IT) en idioma español, software y manuales que reflejen las tendencias actuales de la Informática, sus avances, e información. WHA/PDA premiará con hasta $445,000 dólares al proyecto de 24 meses.

II- Resultados que se Esperan : El programa debe fomentar las habilidades informáticas de los participantes, así como su comprensión y conocimiento en múltiples niveles; inculcar una apreciación de las normas y el uso internacional de la Informática, brindar información actual, regular, y relevante de la Informática, y materiales para los usuarios cubanos que busquen información sobre este campo; así como equipar a los graduados de nivel avanzado con las habilidades necesarias para crear infraestructura informática, y utilizar herramientas informáticas para desarrollar las conexiones y las comunicaciones a nivel individual e institucional.

III- Prioridades para la Fundación: WHA/PDA persigue fundar un proyecto creativo y sostenible de enseñanza a distancia, coordinado por un programa internacional de entrenamiento de la Informática, de una institución educacional estadounidense, con apoyo de la Sección de Intereses de los EEUU en La Habana. Las instituciones educacionales estadounidenses con fuertes plataformas en la enseñanza a distancia, y experiencia en entregar entrenamiento informático similar, vía enseñanza a distancia, a estudiantes hispano hablantes en contextos hispano hablantes desafiantes, serán favorablemente consideradas.

(Traducido del original por Geleny Ramos, del Equipo de Cubadebate)