miércoles, 28 de julio de 2010

2030, LATINAM SE DESATA

Corre el año 2030 y el Imperio ya no aguanta más su patética situación social, económica, comercial y de credibilidad. Después de dos siglos de no solo engañar y saquear todas las culturas posibles sino también desatar guerras genocidas en muchas partes del mundo, el tirano se encuentra desarreglado y prácticamente aislado de la mayoría de los pueblos de África, Asia y América Latina.

En su casa; los recursos naturales de agua y petróleo se le acaban, el desempleo y los marginados ni se diga y su moneda a la altura del betún. Menos del 1% de su población controla más del 66% de las riquezas y la moral de su pueblo, cansado ya de trabajar duro por salarios insuficientes mientras que sus improductivos jefes gozan de exorbitantes sueldos, millonarias regalías y grandes cuentas en los bancos, está por el suelo. Aunque totalmente silenciada existe aún una muy humana, solidaria y lógica alternativa izquierdista, pero la elite millonaria y sus intransigentes sionistas continúan embargando los medios y la democracia. La autopista del garrote guerrerista así se perpetúa, no importa que esa sanguinaria vía de destrucción y bestial apuñalamiento de la Madre Tierra haya sido una de las principales causas del actual sombrío escenario.

Afuera de su casa; algunas de las bases militares imperiales al igual que incontables oficinas de sus tentáculos conspiradores alrededor del globo y en particular al sur del Rio Bravo, han sido liquidadas. También el libertador de la “dictadura del dólar” sucre está muy fortalecido y compite ya en los mercados mundiales. Además, la Fuerza de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (FALBA) creada allá en el año 2013 ya está cercana a convertirse en otro poder nuclear. La situación es casi desesperada y las transnacionales capitalistas, con su tradicional inculta dogma de que ‘todo al sur de sus fronteras no es más que su traspatio y basurero’, centralizan sus ojos en los vastos y cercanos recursos naturales de cerebros, agua, petróleo, minerales, tierra fértil y madera de Latinoamérica y el Caribe.

Tal pareciera que se aproxima el final de lo que comenzó alrededor de 1892 cuando la política imperial de dominación fue incitada por una pandilla de expansionistas que incluían al futuro Presidente Teodoro Roosevelt, al Senador Henry Cabot Lodge, al secretario de la Marina Ben Tracy y al jefe de inteligencia naval Charles Davis. Así, en marzo de 1895 Lodge envía nota a su íntimo amigo Roosevelt: ‘Desde el Rio Grande hasta el Océano Ártico debe ondear una sola bandera… cuando el canal en Nicaragua sea construido, la isla de Cuba con su casi ilimitada fertilidad se convertirá en una necesidad’; junio de 1898 otra nota: ’No nos olvidamos de Puerto Rico y nosotros por seguro la tendremos… la administración ahora está comprometida a la amplia política que nosotros dos deseamos’. Aun más, en 1898 bajo la sombra de una ceiba cubana firman el armisticio y la capitulación de Santiago de Cuba las autoridades norteamericanas y españolas, con la exclusión grosera e injustificada del Ejército Libertador Cubano. Ese día la única bandera que no se arrió allí fue la cubana.

Hace unos 15 años el comando sur de los halcones norteños fue trasladado a la estratégica Costa Rica donde unos años antes el imperio finalizó la construcción de una de las más modernas y grandes bases militares del planeta. Desde esa tierra centroamericana y simultáneamente desde bases en la ensangrentada Colombia (con la que años atrás todos los miembros del ALBA y RIO rompieron relaciones) ye se ha proyectado un futuro lanzamiento de los bestiales bombardeos que invariablemente prefijan sus aventuras bélicas. La fortalecida cuarta flota reforzada con naves británica y sionista sincrónicamente lanzaría ataques desde las costas del Atlántico del Sur. Todo se ha planeado y sus arrogantes generales aseguran que será fácil y rápido pues, ‘esos inferiores coloreados están atrasados, son muy espantadizos y aún duermen largas siestas’. Con idéntica inopia y soñando estilo Hollywood la enorme burocracia de los agresores fantasía con el factor sorpresa.

Mientras tanto CARICOM, RIO, UNASUR y ALBA, (que incluye ya gran parte de Centroamérica, Suramérica y el Caribe) fuertemente fusionados y acoplados con FALBA (cuyo primordial propósito es la custodia de aire, tierra, aguas y espacios de todas las soberanías del ALBA) ya operan bases guerrilleras y flotillas de submarinos en estratégicos puntos. La inteligencia de la FALBA ya sabe de antemano lo que el imperio y sus lacayos se traen entre manos y están listos y bien preparados. Así, la gran sorpresa estará no al lado de los agresores norteños sino con los defensores sureños. Esta vez la guerra no será como las tantas anteriores que siempre el imperio ha conducido en soberanías foráneas No, esta vez la sangre también se derramará en el mismísimo territorio del agresor, y el caos y la destrucción serán devueltos. En las ciudades, selvas, aguas, pantanos y montañas de Las Américas un gigantesco e imparable Latinam estilo Vietnam se desencadenará. Esta vez el avaricioso matasiete sabrá en carne propia lo que es una guerra infernal.

Será espantoso para todos, pero ésta ‘Inevitable y Necesaria Guerra’ pondrá punto final a la insaciable codicia y atroces agravios del gigante del norte y al fin reinará una paz e igualdad verdadera. Será como la Gran Tormenta antes del Gran Arcoíris de Emancipación Final. Y todavía más significativo; el pueblo norteamericano por casi dos siglos engañado, dominado y explotado por su oligarquía capitalista-militar será también verdaderamente libre para ocupar su lugar fraterno e igualitario al lado de todos sus hermanos y hermanas de “Nuestra América”.

Faltan exactamente 20 años.

Latinos sin Fronteras, Los Ángeles, EEUU.


El entramado mafioso anticubano en el Madrid de la “Esperanza” Aguirre

Por Antonio Muñiz

Publicado en Cubadebate el 27 Julio 2010

Mientras los madrileños ven cada día recortados los fondos de gastos públicos para los que ellos contribuyen, la presidenta de esa comunidad autónoma española, Esperanza Aguirre, desvía importantes sumas de dinero de ese presupuesto para financiar la subversión en Cuba, y a un grupo de mafiosos de origen cubano radicados allí.

Aguirre, afamada como el ex presidente del gobierno español José María Aznar por su enfermiza conducta anticubana, no escatima en malversar a costa de los contribuyentes madrileños con el propósito de mantener a la cada vez más debilitada y desprestigiada contrarrevolución interna en la mayor de las Antillas.

La red mafiosa liderada por la “Esperanza” para pretender subvertir el orden en la isla caribeña y destruir su Revolución es todo un pulpo con asentamiento en la capital española, cuyos tentáculos lo conforman conocidas organizaciones anticubanas como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID-por sus siglas en inglés), la cual a través de Freedon House financia la Fundación Hispano Cubana, Solidaridad Española con Cuba y la Federación Española de Asociaciones Cubanas, entre otras, como la polaca que encabeza Lesh Walessa.

De esa misma red son especialmente amamantados de la integrante del derechista Partido Popular (PP) y presidenta de la Comunidad de Madrid, además de su viejo amigo Carlos Alberto Montaner, otros connotados contrarrevolucionarios de origen cubano como Raúl Rivero, y su esposa Blanca Reyes.

Por cierto, que Reyes se considera una “vedette” y es la que decide en el tema de los conglomerados de cubanos en España, por sus muy estrechas relaciones personales con la Aguirre, y en los fondos que ésta ultima destina a la “causa”.

A todos los une el hecho de llenarse sus bolsillos a costa del viejo negocio de hacer la guerra contra Cuba, y con ese propósito celebraron en Madrid durante este año dos eventos, escandalosos por sus recepciones y comelatas, convocados por la fundaciones de Lesh Walesa, y la FAES (encabezada por Aznar), y que fueron pagados por la USAID, el PP y el gobierno Madrid.

Ambas reuniones tuvieron como objetivo intentar presionar a la Unión Europea (UE) para que no elimine definitivamente la fracasada Posición Común que impone a Cuba desde 1996, y lograr obtener más fondos para sus arcas personales y la subversión en la isla caribeña.

Claro está que ese dinero no se emplea, por ejemplo, para los presos denominados “disidentes” que recientemente Cuba excarceló y que viajaron días atrás a Madrid, previo acuerdo con las autoridades españolas, y donde no han recibido las atenciones que ellos esperaban, según sus propias declaraciones a la prensa en ese estado europeo.

Tales mercenarios liberados han protestado por sus actuales condiciones de vida en España, alegando en algunos casos que han sido hospedados en centros de acogida de inmigrantes de ciudadanos de otros países, en los cuales los “baños son colectivos” y las “comodidades” no existen.

Sus sueños de vivir en una lujosa residencia de la vistosa avenida madrileña de la Castellana no se han cumplido, mientras a la red mafiosa de la “Esperanza” parece no preocuparle mucho por la situación de esos ex presos también llamados “opositores” cubanos.

Mientras tanto, en La Habana las contrarrevolucionarias autotituladas “Damas de Blanco” están hoy más enfrentadas que nunca porque algunas de ellas, como Laura Pollán, persisten en buscar pretextos para mantener ese grupúsculo luego de la excarcelación de sus familiares.

Las “Damas de Blanco” están viendo venir que en cualquier momento pueden dejar de recibir el financiamiento que desde el exterior les suministran para sus actividades subversivas en Cuba, de lo que han hecho un modo de vida.

El mismo guión se repite nuevamente. Mientras los contrarrevolucionarios son utilizados como fichas para agredir a Cuba por las redes mafiosas como la de la presidenta de la Comunidad de Madrid, tienen respaldo monetario, sin embargo cuando dejan de servir porque, entre otras cosas, deciden abandonar por su propia voluntad la Isla son olvidados por sus patrocinadores en el basurero polvoriento de la historia.


Cubano residente en Praga, colaborador de Cubadebate. Es autor de “Reportaje al pie de la Horda”.